Páginas

jueves, 31 de diciembre de 2009

TERCERA LEY HERMÉTICA: LEY DE LA VIBRACIÓN


“Nada está inmóvil, todo se mueve; todo vibra”.

Todo lo creado tiene movimiento, nada, absolutamente nada está en reposo total. Hay distintos grados de vibración, por supuesto. El espíritu vibra a la más alta intensidad, por el contrario, una piedra tiene una intensidad tan baja que parece algo estático, pero solo es apariencia, vibra pero de manera imperceptible.

Desde el electrón o el átomo hasta los planetas, todo se encuentra en perpetua vibración. Cada cosa, por minúscula o inmensa que sea, tiene su propia intensidad o frecuencia, como queramos llamarlo. Pero todo se mueve. Todo lo que es tiene movimiento.

Es muy conocido el ejemplo que se suele aplicar para entender este principio: la rueda que gira, a medida que aumenta la velocidad de su giro, va produciendo un sonido que se irá haciendo gradualmente más agudo, elevándose en la escala musical, hasta que llega a un punto en que las notas no son perceptibles para el ser humano pues escapan de su capacidad de audición; el hecho de que no podamos percibir el sonido no significa que no suene, es sólo que su vibración es tan rápida que excede la capacidad de nuestro sentido del oído.

Lo mismo podríamos decir de los colores de nuestra rueda giratoria, a medida que aumenta la intensidad del giro, dejamos de percibir los colores hasta que llega un punto en el que percibimos la ausencia de color, algo que no es real, pero sucede que el ojo humano no es capaz de registrar esa escala vibratoria, aunque no lo parezca, el color sigue estando ahí

Viendo esto, la cuestión es como aplicar este principio a la vida práctica de tal modo que reporte algo positivo. Es muy sencillo, el hermetismo nos dice con esta ley que todo vibra, por lo tanto cualquier emoción, pensamiento, deseo, sentimiento, etc., implica vibración. La vibración más alta es la que se acerca a lo espiritual y a todo tipo de emociones y pensamientos positivos, la más baja es la que se acerca a lo más denso y negativo.

Se trataría de trabajar sobre la calidad de los estados mentales, de modo que la mente se fuera polarizando en los estados más positivos, es decir, los de más alta intensidad; recordemos que las leyes que llevamos vistas hasta ahora nos dicen que todo es mente, por lo tanto el trabajo que hay que realizar es esencialmente mental y por otro lado también hemos visto que lo que existe en un plano se ve reflejado en los demás, así que este tercer principio nos dice que todo vibra a escalas distintas por lo tanto debemos subir la escala fijando nuestro pensamiento en la vibración más elevada.

Evidentemente las leyes no se contradicen unas a otras, sino que son partes de un todo que se debe aplicar en conjunto para obtener resultados positivos.

Leer más...

miércoles, 30 de diciembre de 2009

TAROT DE MANTEGNA


Nos encontramos ante una baraja atípica, hay mucha confusión en cuanto a su autor y a su función. Hay quien dice que los niños de las clases altas utilizaban estas cartas para su educación; es decir, estaríamos hablando de unas cartas que guardarían una función pedagógica. No se puede constatar puesto que no se ha encontrado ningún documento escrito que avale esta teoría, claro que bien mirado, tampoco se ha encontrado ningún documento que diga lo contrario.

Al mirar estas cartas, es interesante recordar que se ha dejado atrás el medioevo para entrar en el Renacimiento, período en el que la cultura de la época hizo suyos los modelos de la antigüedad clásica, en estas cartas vamos a encontrar elementos de ambos períodos.
Existen dos versiones: la primera data del año 1460 aproximadamente y es una versión en blanco y negro, parece como si hubieran realizado un boceto que más tarde se perfeccionaría, la segunda es la más conocida y se sitúa cercana al año 1490, esta ya aparece llena de colorido y con un fondo mucho más elaborado.


Durante bastante tiempor se creyó que el verdadero autor era el pintor Francesco del Cossa (1436-1477) de Ferrara (Italia), pero no hay nada claro, pues son muchos los que aseguran que las dos versiones pertenecen a autores distintos, y se dan varios nombres: entre los que también figura el de Andrea Mantegna (1431-1506), que es quien da nombre a la baraja, aunque si bien es cierto que durante mucho tiempo nadie creía que fuera el verdadero autor, ahora resulta que cada vez son más los que vuelven a reclamar su autoría. En cualquier caso, del Cossa no podría haber sido el autor de la segunda versión por una lógica incompatibilidad de fechas. A no ser que desde el más allá…

Es difícil precisar hasta que punto podemos hablar de Tarot propiamente dicho cuando nos referimos a esta baraja, aunque es innegable que muchos de los Arcanos Mayores que nosotros conocemos hoy en día ya aparecían en ella.

Se trata de 5 palos de 10 láminas cada uno que enumeran:

- Las Clases Sociales que abarcan desde el Mendigo hasta el Papa.

- Las 9 Musas clásicas, con el añadido de la figura del “Príncipe de las Musas”, Apolo.

- Las Artes y las Ciencias: desde la Gramática hasta la Teología, pasando por la Retórica, la Filosofía o la Astrología.

- Las Virtudes y los Principios Cósmicos: las virtudes teologales se mezclan aquí con las cardinales de Platón: entre ellas nos encontramos a la Templanza, la Fuerza y la Justicia. Pero hay una curiosidad más y es que en esta serie se introducen a tres personajes de difícil clasificación que son Iliaco (se le relaciona con la Astronomía). Crónico (con la Cronología) y Cosmico (con Cosmología), hay quien ve en su inclusión un trasfondo pagano, pero como se dice en “El Arte del Tarot” edit. Orbis: “Puesto que en la Edad Media, las virtudes eran concebidas como cualidades angelicales, es evidente que estas tres figuras deben referirse a conceptos idénticos”. Imposible saber quién tiene razón.

- Los 7 planetas conocidos en aquella época a los que se añaden para completar la serie de diez: La Octava Esfera, el Poder Celestial o Primer Impulso y la Luz Divina o Primera Causa.


El orden de las cartas lleva a pensar que está de acuerdo con el orden universal para la creencia de la época. La baraja empieza con los más bajo de la escala social que es el Mendigo (que recuerda muy sospechosamente al Loco de las barajas más convencionales), para ir ascendiendo poco a poco por la escala hasta llegar a la causa primigenia que sería Dios: la Prima Causa o Primera Causa, o también la Luz Divina, como la han llamado en alguna traducción un tanto cursi.

A quien le guste esta baraja especialmente tal vez le interese saber que existe un libro dedicado a ella: “El Tarot de Mantegna” Raimon Arola edit. Alta Fulla. He leído algunos extractos nada más, así que no voy a dar una opinión sobre algo que no conozco.
Y por supuesto nada mejor que visitar sus imágenes en:

http://www.consultacartas.com/tarot_mantegna.html

Por cierto, hay un pdf muy interesante y resumido sobre la obra de Andrea Mantegna:

Independientemente de que sea o no el autor de esta baraja, siempre está bien conocer algo más.

Leer más...

martes, 29 de diciembre de 2009

LA TORRE


Siempre se ha dicho, y no sin razón, que no se puede construir un edificio nuevo sin derribar antes el viejo. Y eso es lo que representa esta carta. Es esa sacudida que afecta hasta los cimientos, pero no destruye por el simple hecho de destruir, sino que da la oportunidad de empezar desde cero. Todo eso significa la Torre, que en algunas barajas se llama la Casa o la Mansión de Dios.

Esta carta no se puede decir que sea alegre, su fondo es negro. Al ver la imagen de la Torre es muy difícil no establecer una relación con la Torre de Babel, representación de la soberbia y de la ignorancia del ser humano. Es por eso que la Torre aparece solitaria en un pico aislado y abrupto, el ser humano aunque lo crea, no vive aislado en su torre de marfil, sino que pertenece a un algo mucho mayor que no entiende, pero que está ahí, por lo tanto esa filosofía errónea que habla del ser humano como entidad separada del resto es falsa. Por eso un rayo procedente de lo más alto viene a sacudir la Torre para proporcionarle la Iluminación.


Ese rayo incide directamente en la Corona que preside la Torre, dicha corona no es más que una falsa Kether (primera esfera del Árbol de la Vida). Es ese falso conocimiento, la espiritualidad engañosa que salta por los aires en cuanto el rayo de la verdadera iluminación entra en contacto con ella.

Flotando en el oscuro fondo vemos veintidós llamas con la forma de la letra hebrea YOD (10ª letra del alfabeto hebreo que simboliza al origen y al padre), no es un número elegido de forma caprichosa: es el número de letras hebreas y también es el número de cartas que conforman lo que denominamos Arcanos Mayores dentro del Tarot. Estas llamas se dividen por un lado en doce: los signos astrológicos y por otro en diez que podrían representar las diez esferas que conforman el Árbol de la Vida.

En algunas barajas la Torre está formada por 22 hileras de ladrillos, hay que recordar que el ladrillo es una construcción humana, por lo tanto simboliza el uso erróneo del lenguaje creado por el hombre. No vemos este detalle en la carta de Rider-Waite, pero es interesante conocerlo. En cuanto a las tres ventanas, que en esta versión aparecen llameantes, existen varias versiones: una dice que representan las aperturas al exterior es decir, la receptividad, otra dice que correspondería a un rostro humano y la que más me gusta es la que dice que representan los tres planos principales de la existencia humana: material, mental y espiritual. Cada cuál puede escoger su favorita.

Vemos que a ambos lados de la Torre, unas figuras humanas caen por la sacudida del rayo. Estas figuras representan a un hombre y una mujer, son la consciencia y la subconsciencia respectivamente. Podríamos recordar al ver estos personajes a Adán y Eva, pero en esta ocasión vemos que son figuras vestidas, tal vez porque sus ropas son los disfraces con los que se ocultan.

Para quien sienta un desagrado profundo por esta carta, habría que recordarle que siempre tras el necesario despertar violento que provoca el rayo de la iluminación, viene la claridad que simboliza la Estrella.

Indudablemente el planeta que representa la Torre, como no podía ser de otro modo, es Marte.

SIGNIFICADOS GENERALES: La Torre representa la destrucción brusca de algo estructurado, de lo que teníamos por seguro e inamovible, del mundo y la realidad tal como los concebíamos. En determinados momentos sabemos que es urgente realizar un cambio en nuestra vida o en nuestros pensamientos, pero nos aferramos a lo ya conocido, no porque sea mejor, simplemente porque es lo que conocemos y creemos que podemos manejar, es entonces cuando la Torre irrumpe para recordarnos que nada es eterno e inamovible y el universo y la vida están en permanente movimiento; por eso la Torre puede producir dolor, porque nos aferramos a lo antiguo mientras lo nuevo invade nuestra vida arrasándolo todo. Cuanto más grande es la resistencia, mayor es el dolor. La Torre nos enseña a aceptar lo nuevo y aprovechar la corriente para fluir con ella, no contra ella.

DERECHA: Destrucción brusca de algo estructurado, cambio repentino, acontecimiento súbito y devastador, conmoción. Ruina, rupturas de todo tipo. Encarcelamiento, hospitalizaciones, accidente, catástrofe. Renuncia de un cargo público.

INVERTIDA: Ruptura, caída, destrucción. Callejón sin salida. Miseria, indigencia, catástrofe imprevista, mala racha continua. Terrorismo, atentado.


AMOR:

DERECHA: Interferencias de familiares que pueden acabar mal. Rupturas. Pelea con la pareja. Tragedia familiar.

INVERTIDA: Ruptura, separación, divorcio. Prácticas de magia negra. Viudez.


TRABAJO:

DERECHA: Cambio radical. Conflictos, malentendidos en el trabajo. Ruptura con un socio. Quiebra de negocio. Embargos.

INVERTIDA: Buscar apoyos fuera del círculo habitual. Ventas que no se cobran. Despido. Pérdidas. Quiebra.


SALUD:

DERECHA: Hospitalizaciones, operaciones. Accidentes y caídas. Aborto espontáneo. Enfermedad grave repentina.

INVERTIDA: Problemas psíquicos o emocionales. Caídas, lesiones, contusiones. Operación quirúrgica. Aborto.

Leer más...

lunes, 28 de diciembre de 2009

SEGUNDA LEY HERMÉTICA: LEY DE LA CORRESPONDENCIA


“Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba”.
Este principio opera en todos los planos: material, mental o espiritual. Estos tres planos a la vez se dividen en varios subplanos. Existen muchos Planos del Ser, muchos subplanos de la vida, muchos grados de existencia en el Universo. Pero estas tres grandes divisiones sirven para entender, aunque sea en líneas generales, que hay varios planos de existencia que, lejos de estar separados unos de otros, se interpenetran e interactúan unos con otros.

Este principio se refiere a la similitud o sintonía entre los diversos planos vibratorios del universo. Las mismas leyes que actúan en los planos más densos y materiales, actúan en lo sutil y viceversa. El Principio de Correspondencia actúa haciendo que lo similar atraiga a lo similar por una sintonización de la frecuencia vibratoria y explica la constante relación entre los acontecimientos internos y externos. Tal vez al axioma que encabeza este comentario deberíamos añadirle una frase más: “Como es adentro es afuera, como es afuera es adentro”.



Hay una influencia recíproca entre el ser humano y la naturaleza y entre nuestro mundo interno y nuestra realidad material. De esta manera, operando en nuestra realidad externa influiremos en nuestro mundo interno y viceversa.

Es más fácil entender este principio si se ha comprendido el principio anterior: La Ley del Mentalismo. Ahora que ya sabemos que todo es mente, que toda creación es mental, este principio va un paso más allá y nos enseña que todo lo que nos sucede en cualquier plano de nuestra existencia se refleja en los demás planos. Y aún más, nos pone ante la ley del libre albedrío puesto que escogemos pensar lo que pensamos y por lo tanto en el plano físico encontramos situaciones y personajes afines a los pensamientos escogidos.

Hay un ejemplo al que se suele recurrir para explicar esta ley y, creo yo, resulta bastante explícito: Una persona que en sus objetos personales, su lugar de trabajo, sus armarios, cajones, etc. está inmersa en el caos y el desorden más absoluto, verá esta situación del plano material reflejada en otros planos, por ejemplo en el plano mental, su mente estará sumergida en un desorden total, por lo tanto veremos que hay una correspondencia en ambos planos. Al contrario puede suceder también que aquella persona que es muy desordenada mentalmente, que no es capaz de fijar su atención en nada concreto y salta constantemente de una cosa sin ningún sentido ni hilazón, será una persona tremendamente desastrosa con sus pertenencias materiales.

Casos como estos podemos ir aplicando a todo lo que vemos en nuestra vida, nuestros actos reflejos, las cosas que hacemos y la forma de hacerlas, son el espejo de lo que anida en nuestra mente. Una persona de manías fijas, tremendamente rutinaria y que no deja absolutamente nada a la improvisación, será una persona que esté reflejando en el mundo material una rigidez e inflexibilidad residentes en el mundo mental Todo tiene su correlación en todos los planos de la existencia.

Esta ley además, guarda muchos paralelismos con la Física Cuántica. Según nos dice esta disciplina, los pensamientos moldean los electrones, formando su estado y precipitando en el mundo material la concretización de lo pensado. En resumen se podría decir que la Física Cuántica es la Física de las Posibilidades y nos enseña que como nada es estable y todo está en un estado de potencialidad, cualquier cosa es posible, puesto que esas probabilidades dependen del observador y según lo que éste piense, así será lo manifestado.

Amit Goswani, profesor de física en la universidad de Oregón, lo explicó de una forma muy simple pero tremendamente clara: “Las micropartículas se comportan según lo que hace el observador: cuando el observador mira se comporta como una onda, cuando no lo hace, como una partícula”.

Toda esta energía mental contiene una poderosa fuerza que atrae todo lo que le es afín. Por lo tanto la cualidad de nuestros pensamientos es la que trae circunstancias, personas y objetos que están en consonancia con ellos. Pensamientos de tristeza crearán situaciones que refuercen esa emoción, personas que nos provoquen esa emoción y cosas que nos anclen en esa emoción.



Por lo tanto sería muy interesante que empezásemos ya mismo a atraer cosas y elementos más acordes con lo que nos gustaría ver crecer en nuestra vida. La Ley de Correspondencia nos asegura que lo que exista en nuestro plano mental se reflejará en el físico, así que no está de más recordar el axioma con el que comencé este post: “Como es arriba es abajo, como es abajo es arriba” y, por supuesto, a ponerlo en práctica.


Leer más...

miércoles, 16 de diciembre de 2009

EL HOMBRE MÁS FELIZ DE LA TIERRA


Se habló de él pero poco. No interesaba. Este hombre no era el amante de nadie famoso, no era el protagonista de ningún reallity, ni había estafado, engañado, robado, matado,… o cualquier cosa que se nos pueda pasar por la imaginación. No estaba implicado en asuntos de drogas o de sexo, no era un famoso que iba a la cárcel o que protagonizaba un escándalo, no estaba rodeado de morbo ni de sangre. Precisamente se trataba de una persona completamente ajena a todo lo que hoy importa a la inmensa mayoría de las personas: Es un hombre feliz, por lo tanto aburrido y carente de interés.

Su nombre es Matthieu Ricard y en el año 2007 varios reportajes dieron a conocer a este hombre con el título del “hombre más feliz de la tierra”. Fue un nombre del que se habló durante poco tiempo, luego no se volvió a hablar de él en los medios de comunicación.

¿Y cuál fue el motivo de ese fugaz interés por los medios? Tras haber sido objeto de estudio de varias universidades de Estados Unidos durante años; su cerebro fue sometido a todo tipo de mediciones constantes resonancias magnéticas nucleares, en sesiones de hasta tres horas de duración. Su cerebro fue conectado a múltiples sensores con el objeto de medir sus niveles de diversas sensaciones: estrés, tristeza, satisfacción, ira, etc.

Estableciendo una tabla de niveles de felicidad cuyos parámetros se establecían entre el nivel de muy infeliz que se situaría en 0.3 muy feliz que se sitúa en -0.3. Esta tabla recibió el curioso nombre de “felizómetro” Estos criterios se constituían a través de los mismos estudios realizados con cientos de voluntarios.

Los resultados de Matthieu Ricard superaron todas las expectativas puesto que logró una puntuación de -0,45

Sin entrar en demasiados detalles se podría resumir la biografía de Ricard diciendo que fue una persona educada y criada en un ambiente intelectual y artístico; su descubrimiento de la filosofía budista hizo que su vida sufriera un cambio radical.
Matthieu Ricard nació en el año 1946 en París en un ambiente intelectual. Su padre era un escritor y filósofo, miembro de la Academia Francesa, su madre era pintora. A los 20 años viajó a la India sintiendo curiosidad por los reportajes que sobre los maestros espirituales vio en la televisión. Durante varios años realizó varios viajes en verano a la India.

Matthieu se doctoró en genética celular en el Instituto Pasteur junto a un premio Nobel: Françoise Jacob. En 1972, con tan solo 26 años, recién conseguido el doctorado y con un brillante futuro profesional y social por delante, decidió abandonarlo todo y marcharse definitivamente al Himalaya.
Durante años estudio con diversos maestros budistas hasta que en el año 1989 se convirtió en interprete del Dalai Lama, lo que le llevó a viajar por occidente de nuevo.

Sería en el año 2000 cuando se involucró en un ambicioso estudio sobre la meditación y el poder de la mente sobre el cerebro, que aún continúa. Las conclusiones ya las hemos visto: Ricard sobrepasó con creces el límite del “felizómetro”. Y la explicación que da para conseguir semejante record es muy simple: la plasticidad mental para sustituir los pensamientos negativos por otros positivos, para él la felicidad puede aprenderse, desarrollarse y mantenerse, es cuestión de poner en práctica los principios que él ha seguido: desapego y contemplación.
Así se simple, así de complicado. Os animo a investigar más sobre esta figura, es un persona que merece la pena conocer.
Este enlace os lleva a un video muy interesante y debajo de la pantalla podéis elegir el idioma de los subtítulos.

Leer más...

viernes, 11 de diciembre de 2009

PRIMERA LEY HERMÉTICA: LEY DEL MENTALISMO (II)

"El TODO es Mente; el universo es mental".

Todo existe dentro del todo y nada existe fuera del todo. Eso quiere decir que todo lo existente está dentro de esa infinita mente pensante que es el Todo, por lo tanto todos tenemos una conexión con todo lo existente. Es un error pensar que estamos separados unos de otros, el Todo es un inmenso mosaico de vasos comunicantes de tal forma conectados entre sí que cualquier pensamiento, cualquier acto que se origina en uno de nosotros afecta a resto de los componentes del Todo.

Cada uno de los pensamientos que tenemos, cada emoción, sea de la cualidad que sea, afecta a la inmensa red interconectada en el Todo. El sentimiento de ira que alguien siente a 6.000 km de distancia, afecta a todo el colectivo del mismo modo, aquel sentimiento de gratitud que otra persona emite a 10.000 km contrarrestará al anterior y así de forma infinita.

Puesto que integramos el Todo, participamos de sus características, somos infinitos y eternos, simplemente desaparecemos de un plano de existencia para aparecer en otro; lo que llamamos final es a la vez principio de otra cosa, de otro estado del ser que no es ni mejor ni peor, es simplemente distinto. Quizás la enseñanza más interesante que esconde esta Ley del Mentalismo es la creación mental, pues como ya hemos visto, es la clave para crear las condiciones de vida y mente deseables. Lo que pensamos y lo que creemos dan forma a la vida que tenemos actualmente, por lo tanto el cambio de pensamiento y de creencias crearía nuevas condiciones en nuestra vida más acordes con aquello que anhelamos.

Creer que somos unos incapaces nos convierte en verdaderos ineptos, creer que no nos merecemos ser felices, es una apuesta segura al fracaso y la desgracia. Pero muchas veces no somos conscientes de que nuestras creencias influyen decisivamente en nuestras vidas. O tal vez sería mejor decir que puede que sí seamos conscientes de este hecho, pero decidimos no hacer nada al respecto. Quien quiere estudiar las leyes del Kybalion pero no tiene intención de ponerlas en práctica será como aquel que compra un carísimo Ferrari para luego encerrarlo en un garaje y jamás usarlo, ¿para qué sirve? El conocimiento hay que utilizarlo, la acumulación de conocimientos no sirve absolutamente de nada si no se pone en práctica.

Mucha gente pone excusas: “Si fuera tan fácil cambiar el pensamiento cientos de miles de personas lo habrían logrado. Hay mucha gente que lee este tipo de libros, que hace cursos, que participa en talleres, que practica disciplinas de meditación, etc. y no lo logran”.
A las personas que piensa estas cosas me gustaría decirlas que el leer libros o asistir a cursos no te convierte en experto en nada, lo único que te hace adquirir un conocimiento es trabajar en ello de forma constante y sin desanimarse, hasta que de pronto un día empiezas a sentir que algo ha cambiado en ti y que ya no te resulta tan difícil calmar tu mente y llevarla a pensamientos y sentimientos más positivos. Es un conocimiento que se adquiere por trabajo constante, en una palabra: por acumulación.

En breve en el apartado de Fuentes y Biografías dedicaré una entrada a la figura de Matthieu Ricard a quien se le ha dado el sobrenombre de “el hombre más feliz de la tierra”, no sin motivos. Es una biografía especialmente interesante puesto que es un ejemplo claro y, medido científicamente, del poder positivo que tiene la mente sobre el cuerpo y sobre la personalidad. Hasta entonces, animo a quien lea esto a empezar a trabajar con la mente de una manera más positiva.



Leer más...

lunes, 7 de diciembre de 2009

FRANZ BARDON

Si Franz Bardon hubiese vivido unos cuantos años más, estoy convencida de que se habría convertido en una de las grandes figuras del ocultismo del siglo XX. De su biografía personal poco se puede contar, pues hay muchos datos confusos y muy pocas certezas. Nació en Opava en lo que hoy es la República Checa en 1909 y murió en 1958. Según reza la leyenda, en realidad era un Adepto que encarnó en el cuerpo de Franz, cuando era un adolescente, a ruegos del padre de éste, que pedía la guía de un maestro espiritual.

En su juventud trabajó con el pseudónimo de Frabato, en espectáculos en los que demostraba sus dotes ocultistas, pues era mucho más que un simple ilusionista o mentalista; en aquella época eran muy comunes esta clase de entretenimientos.


Cuando Checoslovaquia fue tomada por el ejército alemán en la Segunda Guerra Mundial, Franz fue internado en un campo de concentración durante más de tres años. Después de su liberación volvería a sus espectáculos ocultistas y escribiría sus libros, auténticas obras maestras del ocultismo, poco conocidas pero muy apreciadas por los estudiosos del hermetismo, por su aplicación práctica.

El régimen comunista checoslovaco de nuevo le encarcelaría, por motivos que no están demasiado claros, en la década de los cincuenta. Sería en prisión donde moriría de una pancreatitis.
Franz Bardon nos dejó solamente tres libros escritos por él:

“Iniciación al Hermetismo” (1956): Este libro es el primero de la serie y hace referencia al desarrollo de los poderes que representa la primera carta del Tarot, es decir: el Mago. No es un libro teórico, ni mucho menos, todo lo contrario, es un compendio de Magia práctica perfectamente estructurado de forma progresiva; como entrenamiento en el ocultismo existen pocos manuales tan claros y completos. Merece la pena al menos leerlo y, para aquellos realmente interesados, seguir sus indicaciones paso a paso. Son ejercicios que tienen incidencia en los planos mental, astral y físico. Es importante decir que Bardon ofreció su programa de ejercicios sin basarse en ningún tipo de religión o creencia filosófica u ocultista.

“La Práctica de la Evocación Mágica” (1956): Este libro constituiría un paso más allá en el adiestramiento ocultista. El desarrollo del secreto de la segunda carta del Tarot: La Sacerdotisa. El arte de la evocación y contacto con los Seres Espirituales de las distintas Jerarquías, con los rituales precisos para cada caso en concreto. Eso sí, hay un requisito imprescindible para tener éxito y es el haber desarrollado las habilidades y cualidades que proporciona el libro anterior. Es un entrenamiento gradual, por lo tanto se debe seguir el orden de los libros para que el dicho entrenamiento resulte productivo.

“La Clave de la Verdadera Cábala” (1957): Este libro desvela los secretos más profundos de la Cábala, de una forma muy práctica y fácil de entender. El uso de las letras con su correspondiente color, sonido, etc. tanto de forma individual como combinada, es explicado de una manera bastante asequible, teniendo en cuenta lo farragoso que puede resultar a veces el estudio Cabalístico. En este libro lo práctico prima sobre lo teórico, no hace referencia a la cosmología hbrea que puede resutar bastante complicada, se centra en las letras y sus múltiples usos. Para Bardon, la Cábala sería el secreto de la tercera carta del Tarot: la Emperatriz.


Este enlace os llevará a los tres libros escritos por Franz Bardon directamente:

http://www.quedelibros.com/autor/3170/Bardon-Franz.html

Tras su muerte aparecieron una serie de libros que hacían referencia a su personalidad o a hechos de su vida, pero no están escritos por él, aunque en algún caso pudiera parecerlo. Sin duda el más conocido y fácil de encontrar es la novela “Frabato el Mago”, en ella se nos relata la vida del mago Frabato, representante de la Magia Blanca en lucha permanente contra los representantes de una logia de Magia Negra. Huelga decir, que Frabato es el alter ego de Bardon, pero en contra de lo que encontraremos en la portada de este libro, no está escrita por el propio Bardon, sino por su secretaria y alumna Otti Votavova, aunque el esquema inicial fue obra del propio Bardon quien dio a Otti sus apuntes e impresiones para que escribiera su biografía, pero por los motivos que fueran, ella prefirió novelar los hechos y no se puede reconocer a Franz Bardon totalmente en el personaje central. Simplemente es una novela entretenida.

También existe un libro escrito por su hijo Lumir titulado: “Recuerdos de Fanz Bardon” que es de tipo biográfico y por lo tanto desde el punto de vista ocultista no es demasiado interesante.

Siento decir que en el caso de estos dos últimos libros, no he podido encontrar ninguna versión para descargar. De todas formas, todos los libros que he mencionado pueden encontrarse en la editorial Mirach.




Leer más...

jueves, 3 de diciembre de 2009

EL DIABLO


Sin duda es una imagen odiada, temida y también adorada por ser mal entendida. El Diablo del Tarot no representa la figura del Ángel Caído, no es el rival de Dios. Muy al contrario, representa algo mucho más terrenal y mundano: nuestro lado más oscuro. Es esa sombra que todos tenemos y que, en la mayoría de las ocasiones, no queremos reconocer en nosotros mismos pero si que detectamos rápidamente en los demás.

Esta figura un tanto desagradable se yergue sobre un remedo de la piedra cúbica, que es en realidad un rectángulo oscuro (el conocimiento incompleto) ante un fondo negro que representa nuestra ignorancia. Esta piedra está adornada en su parte frontal con una gruesa argolla de la que cuelgan las cadenas que aprisionan a dos personajes que recuerdan, de forma sospechosa, a las figuras que ya vimos en la carta de los Enamorados.

Efectivamente, aquí volvemos a encontrarnos con Adán y Eva, desnudos, pero en esta ocasión uno cuernos adornan sus cabezas, a la vez que vemos sendas colas asomando por detrás de ellos, en el caso de Eva se remata con un racimo de uvas y en el de Adán con una llama prendida por la antorcha que porta el Diablo, representan el materialismo y los placeres más carnales. La parte más baja y más instintiva del ser humano es lo que simbolizan.

Las cadenas que aparentemente les retienen aprisionados junto al Diablo son ficticias, están tan flojas que perfectamente podrían liberarse de ellas, no hay más que ver la holgura de las mismas en sus cuellos. Pero no se liberan porque este arcano el la ilusión del cautiverio, son las cadenas que nosotros mismos nos ponemos y, aunque podríamos hacerlo, nos negamos a quitar, pensamos que al no apretar nuestro cuello no nos hacen daño, sin darnos cuenta de que no dejan de ser cadenas en nuestro cuello.

La figura central de la carta es el Diablo visto en su forma más tradicional. Sobre su frente encontramos el pentagrama invertido, que simboliza el uso negativo de la Magia. Siempre conviene recordar que existe la Magia, el tono blanco o negro se lo ponemos nosotros según sean nuestras intenciones al utilizarla. El pentagrama invertido representaría la Magia negra. Su cabeza de macho cabrío nos recuerda esas representaciones medievales de los aquelarres y el Baphomet de los Templarios.

Una alas extendidas de murciélago surgen de su espalda, recordándonos que su reino es la noche, la oscuridad. Sus repulsivas patas peludas acaban en unas garras que recuerdan las de un águila, lo que reflejaría el elemento Agua presente en esta carta, y es que las emociones están en todo lo oculto, todo lo oscuro que hay en el ser humano, evidentemente, las emociones más turbias y densas.

El gesto de sus brazos nos recuerda levemente el que ya vimos en la carta del Mago. Su mano derecha alzada está extendida mostrándonos el símbolo astrológico de Saturno, recordemos que este planeta es el regente del signo Capricornio que representa esta carta. Saturno es el planeta que limita y restringe. Su mano izquierda porta una antorcha encendida pero hacia abajo, son los poderes de Marte cuando se usan de forma invertida. Su luz es escasa, pues la luz que procede de la ignorancia humana siempre es débil y falsa.

Como ya hemos visto, el signo astrológico asociado al Diablo es Capricornio.


SIGNIFICADOS GENERALES: Esta carta es una de las peor entendidas del Tarot, tiene un significado negativo, por supuesto, pues hace referencia a aquellas obsesiones y esclavitudes que nos atan a algo o a alguien, pero son dependencias que nosotros elegimos libremente, nadie nos obliga salvo nosotros mismos, por eso mismo la liberación de dichas sumisiones depende de nosotros mismos: elegimos atarnos así que también podríamos elegir liberarnos. Hay otro significado al que se le da menos importancia, un error, y es aquel que rompe con las reglas establecidas, cuando la persona se siente impulsada a hacer algo que probablemente no está bien visto, pero necesita hacerlo para su propia liberación.

DERECHA: Maldad, astucia, violencia, fatalidad. Vicios, obsesiones, adicciones. El ego. Éxito por procedimientos dudosos, el fin justifica los medios. Falsos amigos. Venganza, autodestrucción. La persona dominada por la materia.

INVERTIDA: Revolución, hacer algo a pesar de los demás. Liberación, alivio. Los demonios del pasado. Desorden, abuso, prostitución crimen, suicidio. Magia negra.


AMOR:

DERECHA: Relaciones pasajeras, promiscuidad, sexualidad.

INVERTIDA: Celos. Abusos, escándalos, prostitución.


TRABAJO:

DERECHA: Éxito abusando de los demás. Honestidad dudosa. Ambición desmedida. Aumento de sueldo, de ganancias, de beneficios en las inversiones.

INVERTIDA: Inversiones que no traen beneficios. Negocios turbios: tráfico armas, blancas, droga, etc. Traiciones. Timos, engaños.


SALUD:

DERECHA: Enfermedades venéreas hereditarias (hemofilia, etc.). SIDA, tumores.

INVERTIDA: ETS, accidentes, virus, suicidio.

Leer más...

jueves, 26 de noviembre de 2009

EL TAROT DE CARLOS VI


Esta baraja se conoce como Tarot de Carlos VI o Tarot Gringonneur. A principios del siglo XVIII se encontró el libro de contabilidad de un individuo llamado Charles Poupart. Lo verdaderamente interesante de esta historia es que este caballero era el tesorero del rey francés Carlos VI el loco (1.368-1.422) y que en dicho libro se hacía mención al pago de 56 “sols parisis” (sueldos parisinos) por la adquisición de tres barajas de cartas en oro y ricamente decoradas, a un pintor de la época llamado Jacquemin Gringonneur en el año 1.392. En estas cartas destaca la utilización de la técnica conocida como “le trompe d'oleil” que crea la ilusión óptica de que la figura central se sale de la imagen.

Lo interesante de esta historia es que durante mucho tiempo se creyó que esta anotación en el libro del contable real Poupart hacia referencia a un mazo de Tarot que en el año 1.711 Roger de Gaignères donó a la Biblioteca Nacional de París. Esta baraja consta de 17 cartas, sin una numeración o algún tipo de inscripción que pudiera dar una indicación de su orden.


La aparición de estas cartas resulta interesante ya que estaríamos hablando de una de las primeras barajas de Tarot de la que se tienen constancia, ya que por la fecha de la inscripción del pago, recuerdo que es el año 1392 sería anterior incluso al Tarot de Visconti-Sforza. El rey Carlos VI recibía el sobrenombre del rey loco por sus delirios violentos que, tal vez a la luz de la psiquiatría moderna, podrían clasificarse como esquizofrénicos. Precisamente el primero de esos brotes de locura se produjo en el año 1.392 así que probablemente esas cartas fueron un esfuerzo para sacar al rey de los estados melancólicos que se sumía tras uno de sus brotes violentos.

Pero a día de hoy se sabe que, casi con total seguridad, estas 17 cartas no guardan relación con ninguna de las barajas del rey Carlos VI. Se cree que su origen pudiera ubicarse en el norte de Italia: tal vez Ferrara o Venecia, incluso hay quien dice que podría ser Bolonia, todos ellos lugares con tradición manufacturera de barajas de Tarot. Han sido fechadas a finales del siglo XV, dato que si es cierto, desbancaría esta baraja como la más antigua conocida.

He encontrado una página muy bien hecha y sumamente interesante que os recomiendo que visitéis, se ve claramente que las pocas cartas que quedan de la baraja de Carlos VI son cartas de Tarot, no hay más que ver las figuras para reconocer a nuestros viejos y entrañables amigos: La Fuerza, el Carro, la Luna, la Torre, etc.



Aunque ya hemos descubierto que este Tarot de Carlos VI no debería recibir tal nombre pues, según todos los indicios, no es ninguno de los suyos, pienso que después de haber sustentado tanto tiempo el nombre, bien merece que lo sigamos utilizando.

Leer más...

miércoles, 25 de noviembre de 2009

PRIMERA LEY HERMÉTICA: LEY DEL MENTALISMO (I)


"El TODO es Mente; el universo es mental".
Esta es la primera Ley Hermética y, en cierto modo, este principio resume todo lo que es Magia, es la base de la filosofía hermética, todo es mental, somos producto de nuestra mente. Todo aquello que nos pasa, todas las cosas con las que nos encontramos a lo largo de nuestro camino, sea para bien o para mal, provienen de nuestra mente. La sustancia que todo lo compone es mental. Desde la más minúscula bacteria hasta el más complejo sistema planetario, todo absolutamente existe en la mente del TODO.

Así pues la sustancia única sería la mental, esto quiere decir que pensamos a la vez que somos pensados. ¡Qué lío!, ¿verdad?. Este principio puede parecer demasiado complicado, pensar en sus implicaciones realmente da cierto vértigo, pero por otro lado resulta prometedor ya que esto significaría que al ser todo mental, la creación es también mental, por lo tanto el cambio de aquellas condiciones que no nos gusten o convengan, será mental puesto que crearemos mentalmente otras que sustituyan a las originales.


Entraríamos aquí en la definición de la transmutación mental que sería: “El arte de cambiar o transformar las condiciones del universo, trátese de la materia, de la energía o de la mente”. En el fondo, la transmutación mental no sería otra cosa que el verdadero objetivo de los alquimistas. Y esta transmutación consiste en el cambio gradual de aquellas cualidades o condiciones que el ser humano quiere variar, dentro de sí o de otra persona: de negativo a positivo, de odio a amor, de tristeza a alegría, etc.


Muchas corrientes de la llamada Nueva Era, escuelas psicológicas y libros de autoayuda, en el fondo tratan de trabajar este concepto de transmutación mental utilizando una serie de afirmaciones, visualizaciones y diversos ejercicios cuya base se apoya en esta primera Ley Hermética, el problema es que no suelen dar grandes resultados porque en la inmensa mayoría de los casos ignoran las otras Leyes y, como ya iremos viendo, a una Ley no se la puede eliminar, pero si se la puede neutralizar con otra Ley. Esto nos indica que unas Leyes se apoyan y complementan con las otras, por lo tanto se necesita conocer el conjunto para poder aplicar cualquiera de las Leyes. Otra cuestión que interesa conocer es cuál es la sustancia de ese TODO del que estamos hablando; según se nos dice en el Kybalion:

“Más allá del Cosmos, del Tiempo, del Espacio, de todo cuanto se mueve y cambia, se encuentra la Realidad Substancial, la Verdad Fundamental”.

Desde el comienzo de nuestra historia como seres pensantes, el ser humano siempre ha reconocido la existencia de ese “algo”, esa “sustancia” que se esconde detrás de todas las cosas. Por más que se ha intentado entender, nombrar, clasificar y emular a esa sustancia que conforma el TODO, no ha sido hasta la fecha de hoy posible, teorías hay muchas, especulaciones para todos los gustos, pero sigue siendo como los hermetistas de todos los tiempos han asegurado: incognoscible. ¿Y qué significa semejante palabra? Pues simplemente que nuestra mente en el nivel actual de evolución en que se encuentra es demasiado limitada y pobre para poder abarcar semejante misterio que; por inmenso y profundo, se nos escapa totalmente.

Leer más...

viernes, 20 de noviembre de 2009

LA TEMPLANZA


Este arcano representa una de las virtudes cardinales de las que hablaba Platón en su “República” y que también encontramos en la doctrina católica. Un Ángel de rubios cabellos va trasvasando agua de una copa a otra sin prisa, es una imagen tranquila y sosegada pues es lo que significa la palabra Templanza: Moderación.

En el fondo de la imagen, entre dos montañas que nos recuerdan vagamente a esas torres que ya hemos visto anteriormente, y que volveremos a ver más adelante, vemos brillar un sol que tiene forma de corona, es Kether, la corona cabalística, la séphira superior, el origen espiritual de todo lo existente. De entre las montañas surge un camino que lleva directamente al agua y es que, de forma inexorable, todo lo creado en la esfera de Kether ha de manifestarse a través de la vida, que es lo que representa el agua: el fluir de la vida. Pero no debemos creer que es sólo un camino de ida, pues una vez que se ha llegado, queda la siguiente etapa, que es el camino de retorno al principio. De este modo Kether es a la vez el origen y el destino del alma.


La figura de la Templanza se identifica habitualmente con el Arcángel Miguel; es el Ángel correspondiente al elemento Fuego, el Ángel solar, por eso vemos ese disco sobre su frente representando el símbolo alquímico del sol. Sobre el pecho de sus vestiduras blancas entrevemos grabado el nombre divino: YHVH. Bajo éste el Septenario que nos recuerda la condición espiritual (el triángulo) dentro de la material (el cuadrado). Sus alas rojas desplegadas nos recuerdan su conexión con el elemento Fuego.

Nuestro Ángel está trasvasando de forma paciente un líquido que parece ser agua, de una copa a otra, es la combinación perfecta y exacta del mundo material con el mundo espiritual, no se mezclan, se combinan y armonizan. Esta carta tradicionalmente representa la Gran Obra, es la verdadera Alquimia. Los pies del Ángel también reflejan esa doble permanencia entre el mundo material (la Tierra) y el mundo espiritual (el Agua). Y es que en eso consiste la Gran Obra, en la transformación de los procesos mentales para que esos cambios se reflejen en el reino material; la verdadera transmutación de los metales no es física, pues trata de transmutar el plomo de las más bajas pasiones en el brillante oro espiritual.

Tradicionalmente el signo astrológico que se relaciona con la Templanza es Sagitario.


SIGNIFICADOS GENERALES: El aguador mezcla con paciencia dos elementos aparentemente opuestos: lo intuitivo y la razón, es un transmutador interior que representa la verdadera alquimia, que no consiste en transmutar metales, sino el interior, haciendo que la piedra bruta que somos se vaya transformando en el oro alquímico, grado a grado, no tiene prisa, todo llegará en el momento justo, ni antes ni después. Por eso esta carta es la personificación de la paciencia y la moderación.

DERECHA: Moderación, equilibrio, sobriedad, autodisciplina, tolerancia, acuerdos, solidaridad, cooperación, diplomacia. Paciencia, estabilidad, serenidad, capacidad para enfrentarse a los conflictos. Combinación de fuerzas. Consolidación de proyectos.

INVERTIDA: Falta de autocontrol, impaciencia. Conflictos, acuerdos que se rompen, discordia, incompatibilidades, incapacidad de colaborar con los demás. Frustración, pereza, hostilidad hacia el entorno. Ansiedad. Excesiva influencia de las opiniones ajenas. Mezclar cosas que no se deben mezclar. Glotonería, abuso de bebidas y drogas.


AMOR:

DERECHA: Armonía en las relaciones, fidelidad, franqueza en la amistad. Reconciliaciones, amores correspondidos.

INVERTIDA: Enfriamiento de las relaciones, distanciamiento. Puede anunciar una ruptura sentimental. Matrimonio con un ex -sacerdote.


TRABAJO:

DERECHA: Evolución lenta pero segura. Buena carta para hacer contratos, pactos o relaciones con nuevos socios. Tranquilidad financiera.

INVERTIDA: Mal momento para buscar empleo o negociar contratos. Los proyectos se estancan.


SALUD:


DERECHA: Muy buena salud. Equilibrio físico.

INVERTIDA: Molestias de estómago. Problemas circulatorios.

Leer más...

miércoles, 18 de noviembre de 2009

EL KYBALION

Sin duda es uno de los libros más importantes para aquellos que nos interesamos por el ocultismo. Curiosamente no se conoce el nombre de su autor, o mejor dicho, de sus autores, puesto que lo único que sabemos es que fue escrito por Tres Iniciados. Esta obra vio la luz a principios del siglo XX, una época sin duda apasionante en la historia del ocultismo, cuando estaban en plena ebullición la Golden Dawn, la Francmasonería, la Orden Rosacruz, la Teosofía y tantas corrientes esotéricas que animaban el panorama de un mundo occidental que avanzaba de forma vertiginosa hacia el progreso tecnológico y científico, pero que a la vez se negaba a deshacerse de sus más arraigadas creencias espirituales y mágicas.

En esa época se crearon multitud de sociedades secretas, se publicaron libros de carácter hermético y el interés por lo sobrenatural se extendía por todas las capas de la sociedad. En ese caldo de cultivo se escribieron muchos libros, gran parte de ellos francamente delirantes, otros ingenuos, pero también algunos muy interesantes, entre estos últimos sin duda destaca “El Kybalion” cuya autoría hay quien atribuye, entre otros, a Paul Foster Case, pero simplemente son conjeturas, no hay nada seguro al respecto.



Lo importante de “El Kybalion” es su contenido. Los Tres Iniciados nos muestran las Leyes Herméticas que resumen y explican la sabiduría de Hermes Trimegisto “el tres veces grande”. Y si nada cierto sabemos sobre los autores de la obra, otro tanto se puede decir del personaje que supuestamente inspira dicha obra, Hermes Trimegisto. Se cree que es una fusión entre las figuras de los dioses Thot y Hermes, para algunos tras ese nombre tan historiado se escondería un grupo de sabios de la antigüedad dispuestos a explicar “la verdad” a quienes estuvieran dispuestos a escucharla, en cualquier caso, lo interesante del libro es su contenido. Para quien quiera saber más sobre este personaje, y sobre muchos temas más, aquí tiene el enlace a una estupenda página que obliga a pensar, algo muy recomendable y no muy de moda en nuestros días:


http://laposadadehermes.eresmas.com/Hermes_Trismegisto.htm

Volviendo a nuestro libro, me gustaría hablar del contenido. En realidad es muy sencillo y conciso, lo mismo que la Magia. Se trata de una filosofía o forma de ver y entender la vida. Esta filosofía hermética se resume en 7 Leyes o Principios Herméticos:

1. El Principio del Mentalismo
2. El Principio de Correspondencia
3. El Principio de Vibración
4. El Principio de Polaridad
5. El Principio de Ritmo
6. El Principio de Causa y Efecto
7. El Principio de Generación

En estos principios se resume toda la Magia, así de simple; nada de densos tratados indescifrables o fórmulas complicadísimas. Como podemos leer en el libro:
“Los principios de la verdad son siete: el que comprende esto perfectamente posee la clave mágica ante la cual todas las puertas del Templo se abrirán de par en par”.

En el apartado de Ocultismo, en días sucesivos iré comentando cada uno de los principios con más detalle, de todas formas si hay un libro imprescindible, a mi entender, para el estudiante ocultista es este, no sólo por los conocimientos que de él podemos extraer, sino por la aplicación práctica de estos principios, me parece una buena idea tenerlo.


El siguiente enlace te permitirá descargarte el libro, aunque en este caso yo recomiendo comprarlo, pues es un libro de cabecera, para toda la vida, no es difícil de encontrar pues se reedita constantemente y por su reducido tamaño no es demasiado caro. En la editorial Edaf se encuentra una excelente edición. El enlace es para una página increíble y con muchos libros para descargar y artículos sumamente interesantes:

http://www.upasika.com/tresiniciados.html

Y una última recomendación: está bien leer el libro, pero lo verdaderamente inteligente y práctico es aplicar lo que en él se dice.
Por probar…….

Leer más...

jueves, 12 de noviembre de 2009

LA MUERTE


He aquí sin duda, la carta más temida de todas las que componen el Tarot, y el caso es que provoca terror por el simple hecho de que no ha sido nunca bien entendida. La imagen es muy distinta según la baraja utilizada, en la mayor parte de los mazos conocidos, como es el caso del Tarot de Marsella veremos la imagen del esqueleto segador, sin embargo, la versión de Rider-Waite, que es la que yo utilizo, introduce muchos cambios.

Sobre un imponente caballo blanco cabalga un esqueleto embutido en una armadura negra. Es una carta repleta de figuras, cada una con una posición distinta, pues distinta es su función. Entre dos torres que se alzan en la lejanía, y que volveremos a ver en la carta de la Luna, asoma un brillante sol, pero no nos confundamos, el sol no se está poniendo en el horizonte simbolizando el ocaso de la vida, por el contrario, el sol comienza a elevarse anunciando un nuevo día, un nuevo comienzo… Esta es una carta de Transformación, de Muerte sí, pero del Nacimiento que sobreviene tras la Muerte, no es final sino comienzo.


El paisaje es fértil y rico, un río desciende entre las torres, incluso un barco de vela navega tranquilamente y es que, repito no es la idea de la muerte como final triste y estéril, es la fertilidad, la riqueza de lo nuevo, la vida sigue fluyendo tras los cambios pertinentes, se emprenden nuevos viajes, nuevos recorridos.

Rodeando a la Muerte vemos varios personajes, todos ellos representan las distintas formas que tiene el ser humano de enfrentarse a los cambios: un rey yace derrotado por completo, ha perdido su corona y es que la Muerte nos iguala a todos, de nada sirve poseer una corona y un cetro, esta figura nos recuerda que ante los cambios no debemos aferrarnos a lo que creemos seguro, a lo material, al ego, nada permanece eternamente. Una joven doncella arrodillada aparta su cara, no presta resistencia pero tampoco quiere enfrentarse a ella, aún es pronto, está perdiendo la inocencia de la infancia, pero aún no ha llegado al descreimiento del adulto. En cambio el niño en plena ingenuidad, no solo se enfrenta a la Muerte sino que le ofrece unas flores, no hay temor, es la osadía y la curiosidad de la inocencia. Por último un religioso, probablemente un obispo, se enfrenta a ella de forma serena, su fe y su espiritualidad le hacen encarar sin miedo la visión de la Muerte, incluso con sus manos parece hacer un ofrecimiento de sí mismo.

Por último, la figura central, ese esqueleto que en las primeras barajas aparecía guadaña en mano, ahora se nos representa cubierto con una armadura negra, cabalgando a lomos de un caballo blanco y portando un estandarte de fondo negro con una rosa blanca de cinco pétalos, que bien pudiera ser la Rosa-Cruz mística. Avanza desde el Norte hacia el Sur, desde la oscuridad de la noche hacia la luz del mediodía, desde la Muerte hacia la Vida. Es un viaje eterno, sin descanso, puesto que la Muerte es cambio, transformación, por lo tanto nada deja de existir, todo sufre un una evolución. Ese es el verdadero significado de esta carta: la eterna transformación de la vida.

El signo astrológico que se asocia con la Muerte es: Escorpio.


SIGNIFICADOS GENERALES: Es la carta que sin duda provoca más respeto, tal vez debido al sentido de final que le da el ser humano a la muerte. Pero este arcano el del cambio, es la muerte simbólica de una situación o un estado para dar lugar a algo diferente. Por tanto su significado va más encaminado a la renovación, la regeneración y la purificación. Es el final necesario para que se de un nuevo comienzo.

DERECHA: Renovación, regeneración, muerte simbólica de una cosa o estado, transformación, limpieza, purificación, desprendimiento, progreso, fin necesario. Cambio: de trabajo, vivienda, pareja, etc. Renovación de las ideas y el concepto que se tiene del mundo.

INVERTIDA: Pérdida de algo importante, final de algo. Miedo al cambio. Victimismo. Fracaso, fatalidad, desengaños. Destrucción. Estancamiento, pesimismo. Situaciones que terminan de forma dolorosa. Tendencia al suicidio. Muerte.


AMOR:

DERECHA: Cambios en la pareja. Rupturas, separación.

INVERTIDA: Engaños, separación dolorosa incluso violenta.


TRABAJO:

DERECHA: Nuevos proyectos. Aumento de la consideración profesional. Cambio radical: jubilación, despido. Crisis financiera.

INVERTIDA: Pérdida de tiempo, estancamiento. Prudencia a la hora de prestar dinero, no se recuperará. Traslado o cambio, laboral o de estudios, que no agrada.


SALUD:

DERECHA: Desenlaces positivos de la enfermedad. Esqueleto frágil.

INVERTIDA: Error médico en diagnóstico, lesión crónica, evolución negativa. Suicidio.

Leer más...

miércoles, 11 de noviembre de 2009

TAROT VISCONTI-SFORZA


A principios del siglo XV, la nobleza italiana era muy aficionada a los juegos de salón, especialmente a los naipes, que encargaban a artistas de la época haciendo, por decirlo de algún modo unos mazos personalizados por familia. El duque de Milán, Filippo Visconti sentía pasión por el juego, tanto el ajedrez como las cartas eran sus entretenimientos preferidos. Los documentos que aún se conservan de él, reflejan su afición a coleccionar barajas hechas de encargo en las que se insinúan ya las líneas maestras de lo que más tarde sería el Tarot tal como lo conocemos en nuestros días.

Lamentablemente, de muchas de estas barajas solo queda la referencia escrita. Sin embargo hasta nuestros días han llegado varias cartas pertenecientes a dos juegos de naipes, de los que podemos ya afirmar que se tratan de barajas de Tarot.
Estas dos barajas son las llamadas: Visconti-Modrone y Brambilla, cuya autoría es desconocida y, podrían ser consideradas como las precursoras del Tarot moderno.




Sin embargo, el Tarot conocido como Visconti-Sforza se lo debemos al sucesor de Filippo: Francesco Sforza, casado con Bianca María, hija ilegítima de Filippo. Gran aficionado a las cartas, encargó varios juegos de cartas, a mediados del siglo XV. De nuevo la autoría es desconocida, hay quien se la atribuye al pintor Bonifacio Bembo y hay quien se decanta por alguna escuela de miniaturistas lombarda.

Estas bellas cartas ya reproducen en gran parte los Arcanos Mayores que hoy conocemos y los Arcanos Menores se corresponden con los cuatro palos de las barajas modernas. Hay que destacar varias singularidades: en primer lugar, todos los indicios apuntan a que seis cartas son de otro autor, quizás las originales se deterioraron y tuvieron que ser reemplazadas, o se unieron dos barajas distintas en una sola en determinado momento, estas son: la Fuerza, la Templanza, la Estrella, la Luna, el Sol y el Mundo.


En segundo lugar hay un dato tremendamente peculiar, y es el hecho de que en las barajas de Sforza de la época no aparecen las cartas del Diablo y la Torre, tal vez no se retiraron del mazo original por superstición o quién sabe cuál es el motivo, en el famoso Tarot Visconti-Sforza faltan a parte de estas dos cartas el 3 de Espadas y el Caballo de Oros.

Lógicamente y debido al interés que esta baraja despierta en los interesados y coleccionistas de la actualidad, el juego se comercializa completo, siendo el diseño de las cuatro cartas ausentes en el original, invención exclusiva del artista que realiza la reproducción para cada fabricante.

Se dice que el matrimonio Visconti-Sforza es el modelo de alguna de las imágenes de estas bellas cartas, por ejemplo se cree que son las figuras que aparecen en la carta del Enamorado, la Fuerza, el Carro… Tiene su lógica, eran sus cartas así que ¿qué mejor modelo que uno mismo para sus propias cartas?

Os animo a que os deis un paseo por la Taroteca, una estupenda página que recopila una gran colección de mazos de Tarot, en ella podéis ir viendo una a una las cartas del Visconti-Sforza, evidentemente las cartas del Diablo y la Torre son recreaciones del artista de turno, yo conozco varios modelos según la casa que comercializa la baraja. Una observación atenta revela que las similitudes de estas figuras del siglo XV con las barajas actuales son innegables:

http://taroteca.multiply.com/photos/album/104/Visconti_Sporza

Leer más...

domingo, 8 de noviembre de 2009

LA MAGIA


Existen múltiples definiciones para intentar explicar lo que es la Magia. Voltaire dijo: “La Magia es el secreto de hacer lo que la naturaleza no puede hacer”. Para Franz Hartmann es “El arte de emplear los agentes invisibles, llamados espirituales, en la obtención de determinados resultados visibles”. A mí me gusta definirla como el conocimiento y la aplicación de leyes espirituales para conseguir efectos en el mundo material.

La Magia ha estado presente en la vida de los hombres desde sus orígenes; todos hemos visto imágenes de los restos arqueológicos que se han ido encontrando a lo largo del tiempo en distintos asentamientos prehistóricos, muchos son piezas de carácter mágico. Tanto amuletos para asegurarse protección o propiciar una buena caza, como elementos funerarios para facilitar el tránsito al más allá de los fallecidos, pasando por las misteriosas pinturas con las que decoraban sus cuevas… hasta los arqueólogos más escépticos reconocen que nuestros antecesores tenían un sistema de creencias que iba más allá del mundo material.

Tal vez, la observación directa de los fenómenos de la naturaleza, de los que no comprendía ni su origen ni su causa, llevó al hombre antiguo a pensar que existían una serie de fuerzas que estaban más allá de su entendimiento y que sólo podían provenir de un “algo” superior a él.

Se cree que en el Paleolítico ya se contaba con un sistema de creencias en la Magia Simpática que, basándose en el principio que dice que lo semejante atrae a lo semejante, se utilizaba para favorecer la caza o atraer la fertilidad. Por lo que se sabe hasta ahora, el hombre de Neandertal fue el primero en enterrar a sus muertos; más tarde sería el hombre de Cro-Magnon quien dotaría de cierto ritual a esos enterramientos, acompañando al muerto de un ajuar funerario así como de ofrendas funerarias. Esto quiere decir que ya en esta época existía la creencia en una vida después de la actual. Cómo imaginaban que era dicha vida, es imposible saberlo, pero lo importante es que se demuestra que el hombre desde los albores de su existencia ha tenido un sentido de la trascendencia, ha creído en un algo sobrenatural que sobrepasaba el mundo que captaban sus sentidos físicos.

Según fue avanzando la evolución humana, ese sistema de creencias se fue convirtiendo en algo mucho más sofisticado perdiendo por lo tanto su espontaneidad. Las primeras civilizaciones no solo no desecharon sus creencias mágicas sino que, apoyándose en ellas, crearon un sistema jerarquizado de dogmas que serían las religiones.

La idea principal de todo esto es que el hombre siempre ha creído que había un “algo más” y ese “algo más” produce fenómenos que en apariencia escapan a toda lógica material y, sobre todo, asegura una existencia tras la aparente muerte física. Como dice Jacques Alexander: “El hombre ha querido siempre creer en la supervivencia de su alma, hasta el extremo de preferir una eternidad de suplicios al horror de no existir más”.

A través de la historia, una serie de hombres y mujeres dotados de una sensibilidad especial, han consagrado su vida a tratar de entender y dominar esas fuerzas, son los brujos, magos, alquimistas nigromantes…, en definitiva ocultistas que en secreto y sin descanso trabajaron para desvelar los muchos misterios que rodeaban la existencia del hombre y fueron legando para posteriores generaciones sus descubrimientos. ¿Logró alguno de ellos descubrir los secretos de la verdadera Magia? Algunos aseguran que sí. Solo hay un modo de saber si esto es cierto: aprender lo que ellos aprendieron y ponerlo en práctica por medio del conocido axioma: “Saber, Querer, Osar y Callar”. Es decir: primero hay que conocer, después tener el convencimiento de que se quiere aplicar el conocimiento adquirido, el siguiente paso es hacerlo y por último guardar el secreto de lo que se sabe ante aquellos que no están aún preparados.

Leer más...

jueves, 29 de octubre de 2009

EL COLGADO


La figura del Colgado, o el Ahorcado, pende invertida del tronco de un árbol por uno de sus pies. En la versión del Tarot de Marsella la figura se encuentra suspendida de una horca sostenida por dos árboles, en cuyos troncos se pueden apreciar 6 ramas cortadas en cada uno de ellos, representando los 12 signos zodiacales.

En el caso de la baraja Rider-Waite nos encontramos ante un solo tronco vertical que soporta otro horizontal, formando así la figura de la letra Tau, que representa la culminación de un ciclo, o la cruz Tau, símbolo de la salvación para los judíos y que más tarde adoptaría la Orden de los Franciscanos. Los troncos no están secos, por el contrario, han brotado hojas que nos recuerdan que nos encontramos ante una carta de vida, no de muerte como podría sugerir el título.

La figura del Colgado forma dos números: el cuatro y el tres. Sus piernas forman un cuatro invertido desde la cintura, el número de la razón, su pantalón es rojo como el elemento Fuego. Por otro lado sus brazos se alinean con el cuerpo formando un triángulo invertido cuyos vértices serían los codos y la cabeza, es el tres, el número de la imaginación creativa, su camisa es azul, el color del elemento Agua. Sólo cuando se utiliza la imaginación de forma racional, es cuando se deja de estar preso de los pensamientos y las autosugestiones, siendo el individuo quién los maneja de forma voluntaria y no al contrario. La posición del cuerpo del Colgado nos recuerda el símbolo del Azufre alquímico, el principio masculino creador.

El Colgado con la postura de su cuerpo nos habla de la inversión de los valores y de nuestra forma de ver y entender el mundo como vía para liberarse de todo aquello que nos ata a lo material y nos impide avanzar.

Sus manos a la espalda, intuimos que están atadas, pero no podemos verlo, por eso cabe preguntarse si estamos ante un sacrificio impuesto o libremente elegido. Su cabeza está rodeada de una aureola que representa la iluminación. Su rostro está relajado, no refleja dolor ni miedo, solamente aceptación y calma, lo que refuerza la idea del autosacrificio como vehículo para adquirir conocimiento y sabiduría.

Sería bueno recordar un pasaje de la leyenda de Odín, en el que se nos cuenta que durante nueve días permaneció colgado de una rama y atravesado por una lanza, hasta que tuvo la revelación que le proporcionó el conocimiento mágico de las runas. Este fragmento de leyenda resume el significado de la carta del Colgado: el sacrificio para adquirir conocimiento.

Al arcano del Colgado se le relaciona con el Elemento Agua y el planeta Neptuno.


SIGNIFICADOS GENERALES: La palabra clave podría ser Inversión, de una situación o de un rasgo de la personalidad. El Colgado marca un tiempo de espera, un período de inactivad. Es el arcano de la pasividad, es un momento de transición y es mejor no actuar. A veces resulta más difícil no hacer que hacer, por lo que esta carta personifica el sacrificio.

DERECHA: Estancamiento. Período de transición. Renuncia, sacrificio. No hay cambios. Misticismo, iniciación, iluminación. Sumisión a las circunstancias. Período de calma entre dos acontecimientos. Prueba que enriquece el espíritu. Liberación a través del sacrificio.

INVERTIDA: Ataduras, imposibilidad de actuar, estancamiento, sacrificio voluntario. Luchar por causas perdidas. Ingratitud, egoísmo, cargas pesadas, pérdidas. Problemas de adaptación al entorno.


AMOR:

DERECHA: Situaciones frías o estancadas. Amores platónicos. Separaciones temporales.

INVERTIDA: Encuentros repentinos que no podrán tener continuidad. Amor no correspondido.


TRABAJO:

DERECHA: Estancamiento. Falta de motivación en el trabajo. No es bueno asociarse en este momento.

INVERTIDA: Cambios en el trabajo. Renuncias. Despido. Proyectos que no se realizan. Posibles robos.


SALUD:

DERECHA: Pérdida de vitalidad.

INVERTIDA: Problemas de tensión, varices o gota.

Leer más...

lunes, 26 de octubre de 2009

FUENTES


Tal vez existan personas que sin necesidad de aprender, sin ningún tipo de adiestramiento, hayan sido capaces de entender la simbología del Tarot y de realizar lecturas completas, sólo con su intuición y alguna clase de inspiración, divina o humana. Enhorabuena, es algo impresionante. Pero en mi caso, como en el de la mayoría de los mortales, lo poco o mucho que se, es fruto de años de estudio y dedicación, pero sobre todo es el resultado de aplicar las enseñanzas que he ido recibiendo de distintas fuentes que a lo largo de este tiempo me han ido ofreciendo partes de un conocimiento que luego yo, con mi trabajo personal, he ido uniendo.

Podría compararlo con un inmenso puzzle del que poco a poco voy consiguiendo piezas y luego trato de encajarlas, el puzzle aún no está completo, me faltan muchas piezas, por eso sigo buscando y recopilando información, es una labor de años, de toda una vida o, quién sabe, de unas cuantas vidas. Son los Maestros que he ido encontrando a lo largo del camino y que, seguro, seguiré encontrando, pues nunca se deja de aprender y siempre hay algo o alguien que guarda una enseñanza y que se cruza en nuestro camino en el momento adecuado.

Sin duda hay una serie de fuentes a las que debo gran parte de lo aprendido hasta ahora, no sólo del Tarot, también de Magia y Ocultismo en general. Hay organizaciones, libros, cursos, personas, experiencias… que me ayudaron a sentar las bases de mi formación, que luego he ido ampliando con más organizaciones, más libros, más cursos, más personas, más experiencias y sobre todo, en estos últimos tiempos, con páginas web que me han hecho darme cuenta de lo importante que es, en la época que nos ha tocado vivir, el intercambio de comunicación.

A modo de ejemplo me gustaría citar aquellas fuentes de las que más he aprendido sobre Tarot, tanto de simbología como de adivinación. La principal sin duda para mí ha sido Paul Foster Case cuyos escritos, que conocí a través de la organización Constructores del Adytum (B.O.T.A.), para mí fueron fundamentales a la hora de entender que el Tarot es algo más que un oráculo, es un método de autoconocimiento de primer orden; sus conocimientos sobre simbolismo me hicieron acercarme al Tarot de una forma muy distinta, desde el ángulo de la introspección y el trabajo interior. Otra fuente también importante es FLAEPA (Facultad Libre de Altos Estudios Paracientíficos) cuyas enseñanzas sobre la otra vía del Tarot, la adivinatoria, resultaron esenciales para mí.
Por supuesto no puedo dejar de mencionar a dos autores de los que también he aprendido mucho, de Tarot y de otros temas, el primero es A. E. Waite y en especial su libro “Clave ilustrada del Tarot” y Gareth Knight con sus libros: “Guía práctica al simbolismo cabalístico I y II” y “El Tarot Mágico”. Podría citar una gran cantidad de autores más, pero pienso que estos dos para mí han sido fundamentales.
Por último quiero hacer mención al curso “El arte del Tarot” de la editorial Orbis, entretenido, ameno, muy práctico y excepcionalmente documentado. Totalmente aconsejable, tanto para principiantes como para personas con una cierta experiencia.

En sucesivas entradas iré hablando de todas estas fuentes y muchas otras más de las que me he ido alimentando a lo largo del tiempo. También haré una breve reseña de algunos de los personajes de la historia del ocultismo que más han influido en mí desde Papus hasta Alisteir Crowley, pasando por Eliphas Levi, Franz Bardon o Helena Blavatsky, todos ellos tienen cabida en esta sección. Espero que disfrutéis de ella y que os sirva de utilidad.

Leer más...

jueves, 22 de octubre de 2009

LA JUSTICIA

La Justicia, como ya vimos anteriormente, aparece intercambiada con la Fuerza en el Tarot de Rider-Waite. Entre dos macizas columnas que sujetan un oscuro velo aparece una regia figura femenina sujetando una balanza y una espada. Esta carta sugiere una versión más sobria de la Sacerdotisa. En esta ocasión las columnas son más sencillas, no necesitan ornamentos, pues representan la Justicia desnuda, sin matices ni atenuantes. Del mismo modo, el trono que apenas podemos adivinar, es austero y simple, carece de adornos, no es cómodo, es simplemente práctico.

También es sobria la cortina, muy lejos del diseño colorido que encontramos en la carta de la Sacerdotisa. Nada desentona en la imagen, todo es discreto y sencillo.

Leer más...

lunes, 19 de octubre de 2009

LA RUEDA DE LA FORTUNA


Una inmensa rueda naranja preside esta carta. Las cuatro esquinas están decoradas con las figuras del llamado Tetramorfos de Ezequiel: un Hombre alado, como si fuera un Ángel, en la esquina superior izquierda, según vemos la carta, que representa el signo de Acuario y por lo tanto el Aire, un Águila en la esquina superior derecha es el signo de Escorpio, Agua, un Buey alado en la esquina inferior izquierda es el signo de Tauro, Tierra y por último un León también alado en la esquina inferior derecha que es Leo, Fuego. Representan los cuatro elementos y a su vez a los cuatro evangelistas: Hombre-Ángel: Mateo, León: Marcos; Toro: Lucas y Águila: Juan.

Sobre la rueda encontramos una esfinge azul, la mitad superior de su cuerpo pertenece a una mujer, la parte inferior a un león, evocando ligeramente esta figura los dos elementos principales del Arcano de la Fuerza; la esfinge sostiene una espada en alto, es el símbolo del Aire, el intelecto y más en concreto de la discriminación, condición necesaria para comprender los ciclos cambiantes que representa la rueda, sólo podremos aprovechar la corrientes favorables si aprendemos a distinguir estas de las desfavorables.

A la izquierda de la rueda encontramos una serpiente que parece descender, en el lado opuesto una figura que bien podría ser el dios Anubis (o Hermes-Anubis) con el cuerpo de hombre y su cabeza de chacal. Ambas figuras nos recuerdan que nada es permanente, todo descenso conlleva un posterior ascenso que, después volverá a descender y así en un giro infinito, está carta hace referencia a la ley hermética de los ciclos.

Dentro de la rueda encontramos varios símbolos: en la parte externa cuatro letras que se pueden leer de varias maneras, pues no se marca ni el principio ni el final, así como tampoco la dirección: Tora, Taro, Rota, Orat. Entre las anteriores letras, encontramos intercaladas las letras hebreas del nombre de Dios: YHVH. En el círculo medio encontramos una rueda de 8 radios, en ella aparecen símbolos alquímicos: Bajo la letra T encontramos el símbolo del Mercurio alquímico, bajo la letra A el del Azufre, bajo la R el símbolo que unos han querido ver como de Acuario y otros como el de la Disolución alquímica y por último bajo la letra O el de la Sal. El círculo interior representaría el Quinto Elemento o Éter.

Júpiter, el gran benéfico, es el planeta que se relaciona con La Rueda.


SIGNIFICADOS GENERALES: Es aquello que llamamos azar, cuando no dominamos las circunstancias y lo único que podemos hacer es dejarnos llevar por ellas. Pero en realidad el azar no existe, nada es inamovible, la vida es constante movimiento y los ciclos se suceden de forma imparable, está en el ser humano adaptarse a la situación y remar con la corriente a favor o bien decidir ir contracorriente y luchar contra lo inevitable. Las Leyes Herméticas nos enseñan como adaptarse al constante fluir del universo para aprovechar sus corrientes favorables y esquivar las desfavorables.

DERECHA: El azar, oportunidades que se aprovechan, destino, avance, saber adaptarse a los cambios. Éxito, beneficios, premios, ascensos. Final de los problemas. Actividad y rapidez en todos los ámbitos. Altibajos, repetición de cosas que ya sucedieron, ciclos que se renuevan. Se aceleran mudanzas, estudios, desplazamientos, viajes, exámenes… cualquier actividad.

INVERTIDA: Final del ciclo positivo. Mala suerte, asuntos que se retrasan, regreso de una mala experiencia, involución. Mala experiencia kármica. Obstáculos, adversidades. Rutina. Falta de oportunidades.


AMOR:

DERECHA: Nuevas relaciones, buenas perspectivas matrimoniales para las relaciones ya existentes. Encuentros decisivos

INVERTIDA: Cambios, intromisión del entorno en la pareja con consecuencias negativas. Elecciones difíciles a nivel familiar.


TRABAJO:

DERECHA: Buen momento para novedades: presentar proyectos, ideas, etc. Suerte en juegos de azar. Aumento de sueldo, ascensos, reconocimientos. Dinero fácil.

INVERTIDA: Problemas en el trabajo por causas externas. Mal momento para invertir o para el juego.


SALUD:

DERECHA: Buena salud. Recuperaciones rápidas y exitosas.

INVERTIDA: Recaída, molestias intestinales. Fuertes constipados. Ciática.

Leer más...