Páginas

jueves, 29 de octubre de 2009

EL COLGADO


La figura del Colgado, o el Ahorcado, pende invertida del tronco de un árbol por uno de sus pies. En la versión del Tarot de Marsella la figura se encuentra suspendida de una horca sostenida por dos árboles, en cuyos troncos se pueden apreciar 6 ramas cortadas en cada uno de ellos, representando los 12 signos zodiacales.

En el caso de la baraja Rider-Waite nos encontramos ante un solo tronco vertical que soporta otro horizontal, formando así la figura de la letra Tau, que representa la culminación de un ciclo, o la cruz Tau, símbolo de la salvación para los judíos y que más tarde adoptaría la Orden de los Franciscanos. Los troncos no están secos, por el contrario, han brotado hojas que nos recuerdan que nos encontramos ante una carta de vida, no de muerte como podría sugerir el título.

La figura del Colgado forma dos números: el cuatro y el tres. Sus piernas forman un cuatro invertido desde la cintura, el número de la razón, su pantalón es rojo como el elemento Fuego. Por otro lado sus brazos se alinean con el cuerpo formando un triángulo invertido cuyos vértices serían los codos y la cabeza, es el tres, el número de la imaginación creativa, su camisa es azul, el color del elemento Agua. Sólo cuando se utiliza la imaginación de forma racional, es cuando se deja de estar preso de los pensamientos y las autosugestiones, siendo el individuo quién los maneja de forma voluntaria y no al contrario. La posición del cuerpo del Colgado nos recuerda el símbolo del Azufre alquímico, el principio masculino creador.

El Colgado con la postura de su cuerpo nos habla de la inversión de los valores y de nuestra forma de ver y entender el mundo como vía para liberarse de todo aquello que nos ata a lo material y nos impide avanzar.

Sus manos a la espalda, intuimos que están atadas, pero no podemos verlo, por eso cabe preguntarse si estamos ante un sacrificio impuesto o libremente elegido. Su cabeza está rodeada de una aureola que representa la iluminación. Su rostro está relajado, no refleja dolor ni miedo, solamente aceptación y calma, lo que refuerza la idea del autosacrificio como vehículo para adquirir conocimiento y sabiduría.

Sería bueno recordar un pasaje de la leyenda de Odín, en el que se nos cuenta que durante nueve días permaneció colgado de una rama y atravesado por una lanza, hasta que tuvo la revelación que le proporcionó el conocimiento mágico de las runas. Este fragmento de leyenda resume el significado de la carta del Colgado: el sacrificio para adquirir conocimiento.

Al arcano del Colgado se le relaciona con el Elemento Agua y el planeta Neptuno.


SIGNIFICADOS GENERALES: La palabra clave podría ser Inversión, de una situación o de un rasgo de la personalidad. El Colgado marca un tiempo de espera, un período de inactivad. Es el arcano de la pasividad, es un momento de transición y es mejor no actuar. A veces resulta más difícil no hacer que hacer, por lo que esta carta personifica el sacrificio.

DERECHA: Estancamiento. Período de transición. Renuncia, sacrificio. No hay cambios. Misticismo, iniciación, iluminación. Sumisión a las circunstancias. Período de calma entre dos acontecimientos. Prueba que enriquece el espíritu. Liberación a través del sacrificio.

INVERTIDA: Ataduras, imposibilidad de actuar, estancamiento, sacrificio voluntario. Luchar por causas perdidas. Ingratitud, egoísmo, cargas pesadas, pérdidas. Problemas de adaptación al entorno.


AMOR:

DERECHA: Situaciones frías o estancadas. Amores platónicos. Separaciones temporales.

INVERTIDA: Encuentros repentinos que no podrán tener continuidad. Amor no correspondido.


TRABAJO:

DERECHA: Estancamiento. Falta de motivación en el trabajo. No es bueno asociarse en este momento.

INVERTIDA: Cambios en el trabajo. Renuncias. Despido. Proyectos que no se realizan. Posibles robos.


SALUD:

DERECHA: Pérdida de vitalidad.

INVERTIDA: Problemas de tensión, varices o gota.

Leer más...

lunes, 26 de octubre de 2009

FUENTES


Tal vez existan personas que sin necesidad de aprender, sin ningún tipo de adiestramiento, hayan sido capaces de entender la simbología del Tarot y de realizar lecturas completas, sólo con su intuición y alguna clase de inspiración, divina o humana. Enhorabuena, es algo impresionante. Pero en mi caso, como en el de la mayoría de los mortales, lo poco o mucho que se, es fruto de años de estudio y dedicación, pero sobre todo es el resultado de aplicar las enseñanzas que he ido recibiendo de distintas fuentes que a lo largo de este tiempo me han ido ofreciendo partes de un conocimiento que luego yo, con mi trabajo personal, he ido uniendo.

Podría compararlo con un inmenso puzzle del que poco a poco voy consiguiendo piezas y luego trato de encajarlas, el puzzle aún no está completo, me faltan muchas piezas, por eso sigo buscando y recopilando información, es una labor de años, de toda una vida o, quién sabe, de unas cuantas vidas. Son los Maestros que he ido encontrando a lo largo del camino y que, seguro, seguiré encontrando, pues nunca se deja de aprender y siempre hay algo o alguien que guarda una enseñanza y que se cruza en nuestro camino en el momento adecuado.

Sin duda hay una serie de fuentes a las que debo gran parte de lo aprendido hasta ahora, no sólo del Tarot, también de Magia y Ocultismo en general. Hay organizaciones, libros, cursos, personas, experiencias… que me ayudaron a sentar las bases de mi formación, que luego he ido ampliando con más organizaciones, más libros, más cursos, más personas, más experiencias y sobre todo, en estos últimos tiempos, con páginas web que me han hecho darme cuenta de lo importante que es, en la época que nos ha tocado vivir, el intercambio de comunicación.

A modo de ejemplo me gustaría citar aquellas fuentes de las que más he aprendido sobre Tarot, tanto de simbología como de adivinación. La principal sin duda para mí ha sido Paul Foster Case cuyos escritos, que conocí a través de la organización Constructores del Adytum (B.O.T.A.), para mí fueron fundamentales a la hora de entender que el Tarot es algo más que un oráculo, es un método de autoconocimiento de primer orden; sus conocimientos sobre simbolismo me hicieron acercarme al Tarot de una forma muy distinta, desde el ángulo de la introspección y el trabajo interior. Otra fuente también importante es FLAEPA (Facultad Libre de Altos Estudios Paracientíficos) cuyas enseñanzas sobre la otra vía del Tarot, la adivinatoria, resultaron esenciales para mí.
Por supuesto no puedo dejar de mencionar a dos autores de los que también he aprendido mucho, de Tarot y de otros temas, el primero es A. E. Waite y en especial su libro “Clave ilustrada del Tarot” y Gareth Knight con sus libros: “Guía práctica al simbolismo cabalístico I y II” y “El Tarot Mágico”. Podría citar una gran cantidad de autores más, pero pienso que estos dos para mí han sido fundamentales.
Por último quiero hacer mención al curso “El arte del Tarot” de la editorial Orbis, entretenido, ameno, muy práctico y excepcionalmente documentado. Totalmente aconsejable, tanto para principiantes como para personas con una cierta experiencia.

En sucesivas entradas iré hablando de todas estas fuentes y muchas otras más de las que me he ido alimentando a lo largo del tiempo. También haré una breve reseña de algunos de los personajes de la historia del ocultismo que más han influido en mí desde Papus hasta Alisteir Crowley, pasando por Eliphas Levi, Franz Bardon o Helena Blavatsky, todos ellos tienen cabida en esta sección. Espero que disfrutéis de ella y que os sirva de utilidad.

Leer más...

jueves, 22 de octubre de 2009

LA JUSTICIA

La Justicia, como ya vimos anteriormente, aparece intercambiada con la Fuerza en el Tarot de Rider-Waite. Entre dos macizas columnas que sujetan un oscuro velo aparece una regia figura femenina sujetando una balanza y una espada. Esta carta sugiere una versión más sobria de la Sacerdotisa. En esta ocasión las columnas son más sencillas, no necesitan ornamentos, pues representan la Justicia desnuda, sin matices ni atenuantes. Del mismo modo, el trono que apenas podemos adivinar, es austero y simple, carece de adornos, no es cómodo, es simplemente práctico.

También es sobria la cortina, muy lejos del diseño colorido que encontramos en la carta de la Sacerdotisa. Nada desentona en la imagen, todo es discreto y sencillo.

Leer más...

lunes, 19 de octubre de 2009

LA RUEDA DE LA FORTUNA


Una inmensa rueda naranja preside esta carta. Las cuatro esquinas están decoradas con las figuras del llamado Tetramorfos de Ezequiel: un Hombre alado, como si fuera un Ángel, en la esquina superior izquierda, según vemos la carta, que representa el signo de Acuario y por lo tanto el Aire, un Águila en la esquina superior derecha es el signo de Escorpio, Agua, un Buey alado en la esquina inferior izquierda es el signo de Tauro, Tierra y por último un León también alado en la esquina inferior derecha que es Leo, Fuego. Representan los cuatro elementos y a su vez a los cuatro evangelistas: Hombre-Ángel: Mateo, León: Marcos; Toro: Lucas y Águila: Juan.

Sobre la rueda encontramos una esfinge azul, la mitad superior de su cuerpo pertenece a una mujer, la parte inferior a un león, evocando ligeramente esta figura los dos elementos principales del Arcano de la Fuerza; la esfinge sostiene una espada en alto, es el símbolo del Aire, el intelecto y más en concreto de la discriminación, condición necesaria para comprender los ciclos cambiantes que representa la rueda, sólo podremos aprovechar la corrientes favorables si aprendemos a distinguir estas de las desfavorables.

A la izquierda de la rueda encontramos una serpiente que parece descender, en el lado opuesto una figura que bien podría ser el dios Anubis (o Hermes-Anubis) con el cuerpo de hombre y su cabeza de chacal. Ambas figuras nos recuerdan que nada es permanente, todo descenso conlleva un posterior ascenso que, después volverá a descender y así en un giro infinito, está carta hace referencia a la ley hermética de los ciclos.

Dentro de la rueda encontramos varios símbolos: en la parte externa cuatro letras que se pueden leer de varias maneras, pues no se marca ni el principio ni el final, así como tampoco la dirección: Tora, Taro, Rota, Orat. Entre las anteriores letras, encontramos intercaladas las letras hebreas del nombre de Dios: YHVH. En el círculo medio encontramos una rueda de 8 radios, en ella aparecen símbolos alquímicos: Bajo la letra T encontramos el símbolo del Mercurio alquímico, bajo la letra A el del Azufre, bajo la R el símbolo que unos han querido ver como de Acuario y otros como el de la Disolución alquímica y por último bajo la letra O el de la Sal. El círculo interior representaría el Quinto Elemento o Éter.

Júpiter, el gran benéfico, es el planeta que se relaciona con La Rueda.


SIGNIFICADOS GENERALES: Es aquello que llamamos azar, cuando no dominamos las circunstancias y lo único que podemos hacer es dejarnos llevar por ellas. Pero en realidad el azar no existe, nada es inamovible, la vida es constante movimiento y los ciclos se suceden de forma imparable, está en el ser humano adaptarse a la situación y remar con la corriente a favor o bien decidir ir contracorriente y luchar contra lo inevitable. Las Leyes Herméticas nos enseñan como adaptarse al constante fluir del universo para aprovechar sus corrientes favorables y esquivar las desfavorables.

DERECHA: El azar, oportunidades que se aprovechan, destino, avance, saber adaptarse a los cambios. Éxito, beneficios, premios, ascensos. Final de los problemas. Actividad y rapidez en todos los ámbitos. Altibajos, repetición de cosas que ya sucedieron, ciclos que se renuevan. Se aceleran mudanzas, estudios, desplazamientos, viajes, exámenes… cualquier actividad.

INVERTIDA: Final del ciclo positivo. Mala suerte, asuntos que se retrasan, regreso de una mala experiencia, involución. Mala experiencia kármica. Obstáculos, adversidades. Rutina. Falta de oportunidades.


AMOR:

DERECHA: Nuevas relaciones, buenas perspectivas matrimoniales para las relaciones ya existentes. Encuentros decisivos

INVERTIDA: Cambios, intromisión del entorno en la pareja con consecuencias negativas. Elecciones difíciles a nivel familiar.


TRABAJO:

DERECHA: Buen momento para novedades: presentar proyectos, ideas, etc. Suerte en juegos de azar. Aumento de sueldo, ascensos, reconocimientos. Dinero fácil.

INVERTIDA: Problemas en el trabajo por causas externas. Mal momento para invertir o para el juego.


SALUD:

DERECHA: Buena salud. Recuperaciones rápidas y exitosas.

INVERTIDA: Recaída, molestias intestinales. Fuertes constipados. Ciática.

Leer más...

viernes, 16 de octubre de 2009

EL ERMITAÑO


En lo alto de un pico nevado se eleva la figura del Ermitaño. Un oscuro fondo de un gris azulado domina la carta. Sus ropas son grises, un color neutro, porque representa la unión equilibrada de los dos polos: el positivo y el negativo. El gris es el color de la austeridad pero también de la sabiduría.

Si bien en barajas antiguas, como la de Visconti-Sforza o la de Carlos VI, el Ermitaño portaba en su mano un reloj de arena, puesto que era el Señor del Tiempo o el Señor de los Días, en la mayor parte de barajas que se conocen, lo que lleva en su mano es una lámpara, cuya iluminación toma la forma de una estrella de 6 puntas, símbolo de la sabiduría, pues une los dos triángulos de la realización: en el mundo espiritual y en el físico. Su otra mano sostiene un báculo, símbolo de poder pero también del contacto con la naturaleza y el mundo de la materia.

La barba larga y blanca representa la sabiduría y la experiencia; él sabe y por eso no necesita nada, pues el conocimiento le otorga todo aquello que pudiera necesitar, sin embargo el Ermitaño ya no necesita cosas materiales, de ahí la austeridad de su vestimenta y de la carta en general. Es el desapego del que no necesita nada porque lo tiene todo.

El Ermitaño representa la sabiduría y la experiencia, él ha llegado a la cima, pero ha optado por iluminar a los que vienen detrás, por eso la estrella de su lámpara permanece a la vista, él no esconde su sabiduría, por el contrario, la muestra para que cualquiera pueda acceder a ella,

Tradicionalmente el signo que se asigna al Ermitaño es Virgo.


SIGNIFICADOS GENERALES: Representa la sabiduría de la experiencia y la soledad buscada por sentirla necesaria, no por imposición. El Ermitaño, ya en la cima, decide no seguir hacia delante, por el contrario, ilumina con su experiencia a los que vienen detrás; su consejo es sabio y desinteresado. Enlentece las situaciones pues no tiene prisa, sólo observa como otros avanzan siguiendo las huellas que él fue dejando a su paso.

DERECHA: Sabiduría y soledad propias de la vejez. Conocimiento, sabiduría, elevación interior, madurez. Capacidad de comprender y aconsejar sabiamente. Consejo, poseedor de secretos. Prudencia, recogimiento, búsqueda interior, desapego material, frugalidad, austeridad, espiritualidad, paciencia. Sabio aislado del mundo, retiro temporal.

INVERTIDA: Debilidad, decrepitud, misantropía, huraño, ideas anticuadas, aferrarse al pasado. Incapacidad para relacionarse, soledad, aislamiento. Imposibilidad para enfrentarse a los hechos. Pesimismo, desánimo, inercia, inactividad, tendencia a la depresión. Fanatismo, beatería, profeta desequilibrado, secta.


AMOR:

DERECHA: Interiorización de los sentimientos. Soltería, celibato. Necesidad de un período de distanciamiento.

INVERTIDA: Ruptura por incomunicación. Dificultad para encontrar pareja por miedo al compromiso. Frialdad, aislamiento. Alejamiento de la familia y los amigos.


TRABAJO:

DERECHA: Lentitud, retrasos. Buen momento para estudios, para trabajos de investigación. No es momento de ir a una selección laboral. Época de ahorro y austeridad.

INVERTIDA: Falta de concentración. Trabajo pesado y mal pagado. Problemas por no ser capaz de asumir responsabilidades. Período de escasez. No invertir, no prestar dinero.


SALUD:

DERECHA: Longevidad. Frugalidad.

INVERTIDA: Enfermedades crónicas no necesariamente graves: reumatismo, artrosis. Problemas de columna vertebral. Faltas de memoria. Problemas seniles. Manía persecutoria.

Leer más...

lunes, 12 de octubre de 2009

LA FUERZA


En el Tarot Rider-Waite, la Fuerza y la Justicia intercambian posiciones con respecto a otras barajas como puede ser la de Marsella. Waite no dio mayor importancia al tema y no dejó explicaciones exhaustivas, no consideró que fueran necesarias, aunque se cree que las motivaciones para este intercambio fueron de carácter astrológico, ya que la Fuerza representa las característica del signo de Leo y la Justicia las del signo de Libra, por lo tanto, para seguir la secuencia astrológica de los Arcanos Mayores sin alteraciones, optó por recolocar ambas cartas.

En algunas barajas antiguas como la de Visconti-Sforza o el Tarot Neoclásico, La Fuerza está representada por un hombre fuerte, en cambio en la inmensa mayoría de juegos de Tarot, como es el caso del Rider-Waite, es representada por la figura de una mujer dominando a un león sin ningún esfuerzo aparente, con suavidad. Todo sucede en un ambiente exterior, en la naturaleza, pues este arcano representa el dominio de la naturaleza por medio del poder subconsciente.

Suspendida sobre su cabeza la Lemniscata, al igual que en la carta del Mago, simboliza el infinito y la imperecedera capacidad de quien utiliza de forma inteligente las posibilidades de los elementos para cristalizar sus deseos en el mundo material. La mujer adorna su cabeza con una corona de flores, la Fuerza reina sobre la materia por el dominio de su subconsciente. Su túnica es blanca, representando la pureza y la inocencia de intenciones necesarias para poder conseguir ese dominio del subconsciente.

Una cadena de rosas rojas ciñe su cintura, ya vimos que son flores que simbolizan los deseos, dichos deseos, cuando son cultivados de forma armónica con las leyes de la naturaleza, se verán satisfechos pues el poder del subconsciente es inmenso y cuando es convenientemente encauzado, no conoce el fracaso. La cadena de rosas enlaza también el cuello del león, reforzando así el significado del dominio por el conocimiento.

El león rojo de los alquimistas representa la parte instintiva y animal que anida dentro del hombre, solo por medio del dominio consciente de nuestro subconsciente podemos someter la parte más instintiva de nuestra personalidad.

Como ya hemos visto, el signo que representa a la Fuerza es Leo.


SIGNIFICADOS GENERALES: Esta carta hace referencia a la fuerza interior, no a la física, es aquella fortaleza de carácter y espíritu que hace superar cualquier obstáculo que se presente. No necesita elevar la voz, ni tensar sus músculos, le basta con su determinación combinada con una gran dosis de dulzura para amansar cualquier bestia interior o exterior que le haga frente.

DERECHA: Fortaleza interior, valor, dominio, autocontrol, coraje, determinación, intrepidez. Éxito que viene del propio esfuerzo, inteligencia que vence la fuerza bruta. Fuerza a la vez que disciplina y sometimiento a las normas establecidas.

INVERTIDA: Debilidad, cobardía, mezquindad, miedo, falta de voluntad. Discordia, despotismo, crueldad, arrogancia, violencia, brutalidad, enfrentamientos. Obstáculos, rendición ante las dificultades. Sequía. Incendios.


AMOR:

DERECHA: Matrimonio. Un gran amor. Reconciliación con un amigo. Sinceridad en las relaciones. Potencia y energía sexual.

INVERTIDA: Conflictos con la pareja y con la familia. Pasión enfermiza.


TRABAJO:

DERECHA: Éxito en los asuntos, buenas oportunidades, inversiones interesantes. Facilidad para exponer con éxito las ideas y proyectos.

INVERTIDA: Conflictos con compañeros y/o jefes. Reformas costosas en el hogar. Estancamiento o retroceso en la progresión profesional. Pérdida de empleo. Mal estudiante, mal trabajador.


SALUD:

DERECHA: Excelente para temas de salud. Muy buena salud. Recuperación total.

INVERTIDA: Falta de energía. Riesgo de enfermedades repentinas. Operaciones quirúrgicas. Recuperaciones lentas, convalecencia larga.

Leer más...

domingo, 11 de octubre de 2009

EL CARRO


Si tuviésemos que escoger una sola palabra para definir esta carta, ésta sería, sin duda, Voluntad. Detrás del Carro queda la ciudad amurallada, ha atravesado un río, el auriga parece dejar atrás el pasado para adentrarse en el presente. Cuatro columnas que representan los cuatro elementos, sostienen un dosel adornado con estrellas que nos recuerdan que el poder viene de lo más alto, del reino del espíritu, y es a través del dominio de los elementos como se manifiesta en el mundo de la forma, que sería la parte inferior del Carro.

De la piedra cúbica, símbolo del orden y lo material, que es el cuerpo del Carro, surge el auriga, como si estuviese fundido con la piedra. En el frente, un escudo con el Lingam y el Yoni (masculino – femenino) es coronado por unas alas que nos recuerdan a Mercurio.


El joven conductor adorna su cabeza con una corona rematada con una estrella de ocho puntas, símbolo de la regeneración de la vida, de su incesante movimiento. Su coraza tiene dos Lunas en los hombros, planeta regente del signo de Cáncer que es el que personifica la carta, además de representar los dos pilares del Árbol de la Vida Cabalístico: la Misericordia y la Severidad. Sobre la coraza un cuadrado que nos habla otra vez del orden y el equilibrio.

Las faldillas que asoman bajo el peto, tienen un estampado de símbolos alquímicos y astrológicos. En su mano un cetro, que recuerda la vara del Mago, es el símbolo del dominio, de la fuerza controlada y dirigida con un sentido, un fin. Su otra mano sujeta unas bridas inexistentes, él no necesita tanto su voluntad exterior como la interior para dirigir sus esfuerzos conscientes hacia la meta elegida.

Las bridas imaginarias sujetan dos esfinges, una negra y otra blanca, de nuevo los pares de opuestos imprescindibles para toda acción. Sin embargo las esfinges no están tirando del Carro, sino que yacen en reposo, pues de nuevo nos recuerdan, que el poder que realmente crea y genera resultados es más el interior que el exterior, ellas no necesitan exteriorizar esfuerzo para crear un movimiento. Así pues, su reposo no es más que aparente y no hacen sino recordarnos que el verdadero dominio de los instintos es el que hace que giren las ruedas del Carro.

El Carro tradicionalmente se asocia con el signo de Cáncer.


SIGNIFICADOS GENERALES: A pesar de la apariencia estática de las figuras, el Carro es una carta de movimiento, nos indica que una vez conocemos nuestro camino, debemos seguirlo con decisión y voluntad. El dominio de los miedos internos y el deseo de triunfo serán los que dirijan el Carro hasta nuestro objetivo. Es una carta de logro y triunfo, pero solo se logrará a través del esfuerzo propio.

DERECHA: Avance, triunfo, victoria con esfuerzo. Problemas que se superan. Autocontrol para dominar las situaciones. Cambios que se suceden con rapidez. Movimiento, activación de asuntos, rapidez, dinamismo. Dominio de las situaciones. Viajes cortos, traslados, desplazamientos. Conducir el coche, carnet de conducir. Longevidad.

INVERTIDA: Lucha, venganza, tensión, conflictos. Oportunismo. Litigios legales, querellas, disturbios, disputas. Obstáculos. Malas noticias, viajes frustrados. Problemas con el coche, multas. Accidentes, agitaciones sindicales, terrorismo.


AMOR:

DERECHA: Empuje para relaciones que acaban de empezar. Posible encuentro en un viaje o desplazamiento. Reaparición de personas del pasado. Reconciliación. Movimiento en lo sentimental. Conquistas.

INVERTIDA: Monotonía. Posible infidelidad, rupturas. Disputas por el fuerte carácter de uno de los miembros de la pareja.


TRABAJO:

DERECHA: Progreso. Firmeza y seguridad en lo que se hace. Éxito por el propio esfuerzo. Pago de deudas o atrasos pendientes. Viajes por trabajo o estudios. Éxito para los deportistas. Favorable para las exportaciones e importaciones.

INVERTIDA: Falta de empuje. Fracaso. Conflictos con los compañeros de trabajo. Pérdida de empleo. Derrota deportiva.


SALUD:

DERECHA: Muy buena salud.

INVERTIDA: Rebrote de enfermedad, recaída. Problemas en las piernas.

Leer más...

jueves, 8 de octubre de 2009

LOS ENAMORADOS


El Arcano VI recibe varios nombres: los Amantes, los Enamorados, el Enamorado. Según la baraja, la imagen es muy distinta, no estamos hablando de pequeños detalles sino de cambios sustanciales (como ya veremos que también sucede en la carta XIX, El Sol). En la versión de Waite encontramos la representación de un hombre y una mujer desnudos, Adán y Eva en el Jardín del Edén, sobre sus cabezas aparece la figura de un inmenso Ángel.

Evidentemente, para quienes conozcan el Tarot de Marsella, la representación de esta carta les puede confundir, es lógico, en la versión de Marsella un Cupido sobrevuela las figuras de un hombre rodeado por dos mujeres que representan el vicio y la virtud, remarcando la elección que el hombre ha de hacer, y es que esta carta representa principalmente la Elección.

En la versión de Waite vemos la parte superior de la carta dominada por un refulgente sol amarillo que representa la iluminación, ante el cual se alza, surgiendo de una nube, un Ángel de grandes proporciones; se dan varias versiones sobre identidad de dicho Ángel y las más repetidas son las que apuntan a dos Arcángeles: Rafael y Miguel.

En cualquier caso resulta una figura espectacular, sus cabellos son llamas de colores rojo y verde, haciendo alusión a los poderes de Marte y Venus respectivamente, son la razón y la intuición necesarias para realizar una correcta elección. Su piel refleja el sol, dando un tono amarillo que nos recuerda al elemento aire. Su actitud es serena y parece que bendice la unión del hombre y la mujer confirmando el segundo significado principal de la carta: La Unión.

Las dos figuras humanas representan a Adán y Eva, ambos están desnudos porque no tienen nada que ocultar, no sienten vergüenza ni hay secretos entre ellos, no necesitan cubrirse para disfrazar nada. Junto a la figura de la mujer nos encontramos con el Árbol del Bien y del Mal, una serpiente enroscada alrededor del tronco tienta a la mujer con su sabiduría, podría también representar a la Kundalini. Junto al hombre se alza el Árbol de la Vida, cuyos frutos son llamas representando cada uno de los doce signos del zodiaco.

El signo que se relaciona con esta carta es Géminis.


SIGNIFICADOS GENERALES: Esta carta es principalmente una carta de elección. Su aparición en una tirada suele indicar un dilema que exige una decisión, por lo tanto también hace alusión al libre albedrío. Representa la encrucijada que condicionará nuestras circunstancias posteriores en gran medida, pues de aquel camino que elijamos se derivará lo que venga después. Por supuesto, el otro gran significado es el Amor aunque siempre estará condicionado por las cartas que aparezcan junto a él en la tirada.

DERECHA: Decisión, elección, dilema, hay que escoger entre dos alternativas, encrucijada, prueba, examen. Libre albedrío. Pruebas superadas. Amor, unión, juventud, belleza, encuentros, armonía, fuerte emotividad.

INVERTIDA: Elección difícil, elección equivocada, dudas, proyectos irrealizables. Aparición de tercera persona, matrimonio frustrado, interferencias ajenas en todos los ámbitos, fracaso en la prueba.


AMOR:

DERECHA: Atracción, comienzo de una relación, armonía. Matrimonio. Necesidad de elegir entre dos personas. Rivalidad en amor, adulterio.

INVERTIDA: Crisis sentimental. Tercera persona, infidelidades. Problemas con la pareja que se resuelven si no interfiere la familia y entorno próximo. Posible ruptura.


TRABAJO:


DERECHA: Buen momento para creación de negocios o sociedades familiares. Oferta de trabajo o estudio. Socio favorable. Momento idóneo para hacer pequeñas inversiones.


INVERTIDA: Malos entendidos con compañeros y/o jefes, gastos imprevistos, hay que ajustarse el cinturón.


SALUD:

DERECHA: Buena salud. Tomar vitaminas.

INVERTIDA: Anemia, problemas de hígado.

Leer más...

lunes, 5 de octubre de 2009

EL PAPA


Sentado en un trono, entre dos sólidas columnas de color gris, el Papa, el Sumo Sacerdote o el Hierofante, bendice a dos sacerdotes. En algunas barajas el Papa es un noble anciano, pero Waite se decantó por un hombre adulto, mucho más joven.

De nuevo dos columnas que representan, como en el caso de la Sacerdotisa, las que flanqueaban la entrada del Tempo del Rey Salomón, Jakim y Boaz, los pares de opuestos. Pero en esta ocasión se trata de columnas sobrias, sin símbolos ni colores que distingan una de la otra. Están ocultas bajo una capa de uniformidad y será el Papa quien revele lo que aparece oculto, al fin y al cabo es el Instructor, el que revela los misterios a aquellos que están preparados.

Sobre su cabeza reposa una triple tiara representando su calidad como pontífice y el dominio sobre los tres mundos (físico, mental y espiritual). La cruz papal que remata el báculo que sostiene su mano izquierda, es de tres brazos remarcando así el significado de la triple tiara.

Así mismo, en el frente de sus vestimentas de nuevo se ve reflejada la triplicidad de los mundos en las tres cruces que, esta vez verticalmente, rematan su pechera. A sus pies las llaves cruzadas representando las llaves del cielo y el infierno, lo interno y lo externo, lo consciente y lo subconsciente. En el estrado, de forma muy discreta, entrevemos dos listones ajedrezados a los lados de cada uno de los pies del Papa, que de nuevo, con su combinación de blanco y negro, nos llevan a recordar la Ley de la Polaridad, la dualidad en todo lo que existe.

El Papa bendice a dos figuras tonsuradas, son dos sacerdotes, cada uno de ellos lleva un ropaje que recuerda a las flores que adornaban el jardín del Mago, las rosas y los lirios, los deseos de conocer y el conocimiento en sí. Ellos son los que reciben la iniciación del Papa que con ese gesto de bendecir en realidad está transmitiendo sus conocimientos a los dos neófitos que ante él se arrodillan.

Tradicionalmente el signo que representa al Papa es Tauro.


SIGNIFICADOS GENERALES: El Papa es considerado el Instructor, el mediador entre el mundo material y el espiritual. Por lo tanto es el consejero, el experto; primero escucha y luego asesora, pero no impone. Se mueve por valores morales, por eso tiende a la bondad y al perdón; es comprensivo, no severo.

DERECHA: Consejero, sabiduría, alguien con experiencia y conocimientos. Reflexión, inspiración, respetabilidad. Alianza, matrimonio, unión, conciliación. Cumplimiento del deber. Vocación espiritual o religiosa. Bondad, perdón. La tradición.

INVERTIDA: Fanatismo (sobre todo religioso), falsa moral, conflictos, Necesitamos consejo de especialista. Desunión, falta de armonía. Servilismo, deslealtad, desengaño. Peligro de secta, falsos maestros.


AMOR:

DERECHA: Sinceridad en los sentimientos. Legalización de uniones. Reconciliaciones. Soltería, celibato.

INVERTIDA: Desunión, rupturas. Impotencia.


TRABAJO:

DERECHA: Austeridad, sentido común. Éxito en profesiones de servicio a los demás. Firma de contratos, fusiones, alianzas.

INVERTIDA: Buscar ayuda de alguien experto y fuera de nuestro círculo. Bloqueo en un examen o entrevista laboral. Retrasos. Desunión en sociedades. Corrupción, codicia.


SALUD:

DERECHA: Puede representar al médico o al especialista. Calvicie. Necesidad de equilibrar cuerpo y mente.

INVERTIDA: Posibles dolores de cuello, cervicales, nuca. Cuidado con las articulaciones.

Leer más...

EL EMPERADOR


El Emperador es un hombre maduro de barba blanca, sentado en un sólido trono de piedra. Tras él un fondo rojo, el color que representa a Marte. La aridez del terreno podría recordar las imágenes que conocemos del paisaje marciano, esa rocosidad habla de lo estéril del principio masculino si no se acompaña del fértil principio femenino (La Emperatriz), su complemento.

En algunas barajas el trono es una piedra cúbica, símbolo del orden, sin ningún ornamento. Waite dotó al trono del Emperador de un respaldo y de unos reposabrazos adornados con la cabeza del carnero, que representa el signo de Aries, cuyo regente es Marte. Son cuatro cabezas para recordarnos que el cuatro es el número del equilibrio y el orden.

La corona simboliza la condición de mando y la larga barba blanca le otorga virilidad a la vez que refleja la experiencia de la madurez. Sus regias vestiduras, adornadas con la cabeza del carnero de nuevo, dejan entrever la armadura del guerrero, ya que su dignidad regia va unida a su condición de hombre de acción. De nuevo una clara referencia a Marte.

Su mano derecha sostiene un cetro coronado por la cruz Anshata o Ank, símbolo de la vida para los egipcios quienes decían que contenía la sangre de Isis; en su mano izquierda una esfera dorada que representa el poder mundano.

El signo astrológico que representa al Emperador es Aries


SIGNIFICADOS GENERALES: Dos términos definen perfectamente al Emperador: el orden y la razón. Nos habla de la voluntad y la realización material; es el que construye con el ánimo de que perdure. Es la autoridad tanto moral como jerárquica. Simboliza las leyes de la sociedad, tanto las buenas como las malas y el poder que las administra.

DERECHA: Organización, orden, equilibrio, razón, el que dirige y controla. Persona competente, autoridad, emprendedor, luchador, cabeza de familia, jefe, empresario. Arquetipo del padre. Razón, protección, poder, firmeza, seguridad, agresividad, solución de problemas.

INVERTIDA: Tiranía, abuso de poder, autoritarismo. Padre o superior dominante, machista. Agresividad, testarudez. Carácter débil, falta de voluntad, inseguridad, impedimentos. Pérdida de apoyos o influencias. Problemas con el padre o superiores.


AMOR:

DERECHA: Vínculos sólidos. Poco romántico, conquistador.

INVERTIDA: Dominado por las bajas pasiones. Peleas. Inseguridad. Falsa moral.


TRABAJO:

DERECHA: Capacidad de mando, el jefe, el empresario. Buena organización. Obtener metas, conseguir contratos, fusión de sociedades. Ganancias, beneficios.

INVERTIDA: Pérdida o falta de apoyos, no iniciar nada si no hay un buen equipo de trabajo. Enfrentamientos con superiores o con subordinados. Pérdida de bienes, propiedades, negocios o incluso de empleo.


SALUD:

DERECHA: Excelente salud, curación total en caso de enfermedad.

INVERTIDA: Riesgo de presión arterial, obesidad. Esterilidad, impotencia.

Leer más...

domingo, 4 de octubre de 2009

LA EMPERATRIZ


De nuevo una figura femenina sentada en un trono, pero hasta aquí las similitudes con la Sacerdotisa. La Emperatriz es una mujer bella y su alegre vestido decorado con granadas apenas disimula su embarazo, símbolo de fertilidad. Los contrastes con la Sacerdotisa son evidentes. Todo en esta carta nos habla de vida y de abundancia, su simbolismo nos remite tanto a Venus-Afrodita como a Ceres-Deméter.

El decorado de la carta es un paisaje en plena naturaleza. Al fondo los cipreses, los árboles que representan lo perenne. El arroyo es el fluir de la conciencia pero también es el elemento que riega y alimenta la vegetación, generando y sosteniendo la vida; hay quien dice que riega el jardín del Edén.

En primer plano el trigo ya maduro simboliza el final de un ciclo, pero también el comienzo de uno nuevo, pues el trigo será cosechado para dejar paso al crecimiento bajo tierra de la semilla que a su vez dará paso al brote posterior desarrollo y maduración, para perpetuar así el ciclo. El trigo también nos lleva a pensar en Ceres o Deméter, la “Diosa Madre”, diosa de la agricultura que proporcionaba a los hombres su sustento.

La Emperatriz adorna su cabeza con la corona que, al mismo tiempo que anuncia su dignidad real, sus doce estrellas nos recuerdan los meses del año, los signos del zodiaco, de nuevo los ciclos que no cesan de repetirse. Con su mano derecha sostiene un cetro que, en algunas barajas viene rematado con una cruz. A sus pies, reposa un escudo en forma de corazón en el que aparece el símbolo astrológico de Venus. Reposa sobre un trono adornado con lujosos cojines, muy diferente del sobrio trono de la Sacerdotisa y es que la Emperatriz personifica la comodidad y la belleza, el disfrute de lo terrenal.

La Emperatriz se relaciona astrológicamente con el planeta Venus.


SIGNIFICADOS GENERALES: La Emperatriz es una carta llena de creatividad y fecundidad, es el crecimiento de todo lo sembrado. En ella encontramos el interés por los temas más mundanos y cercanos, la familia y el bienestar. Representa a la madre, la estabilidad doméstica. Se impone por su encanto y sus sentidos maternales. Esta carta hace bueno el refrán que dice: “Se atrapan más moscas con miel que con vinagre”, pues consigue los objetivos a base de mucha mano izquierda, aunando la inteligencia con la dulzura.

DERECHA: Fecundidad, creatividad, felicidad, dotes artísticas, elegancia, encanto, feminidad, comprensión, interés por las cosas materiales, preocupación por lo próximo y lo cotidiano. Armonía, belleza, placer. Logros, prosperidad. Maternidad. Madre de familia. Ternura. Poder ejercido con dulzura.

INVERTIDA: Materialismo, problemas familiares, síndrome del “ama de casa”, insatisfacción, vacío interior, apatía. Amor por el lujo, vanidad, alguien obsesionado por la apariencia, superficialidad, malicia, medrar a costa de otros, egoísta. Deseos incumplidos.


AMOR:

DERECHA: Felicidad, alegría. Embarazo. Muy buena relación de pareja. Asuntos amorosos que evolucionan favorablemente.

INVERTIDA: Problemas por falta de confianza, riesgo de infidelidad, celos. Embarazo no deseado. Madre castradora.


TRABAJO:

DERECHA: Prosperidad, abundancia. Se concretan proyectos, negocios, acuerdos, etc. Trabajo creativo. Grandes beneficios a través del trabajo. Posibilidad de aumento de sueldo y/o ascenso.


INVERTIDA: Proyectos que no dan beneficios. Despilfarros. Posible rescisión o no renovación de contrato. Creatividad que no puede expresarse.


SALUD:

DERECHA: Buena salud. Embarazo.

INVERTIDA: Agotamiento. Aconseja un chequeo con especial atención a manos, pies y caderas. Esterilidad.

Leer más...

jueves, 1 de octubre de 2009

LA SUMA SACERDOTISA


La Sacerdotisa, la Papisa o la Suma Sacerdotisa, según que baraja utilicemos, es una figura femenina pasiva. Su apariencia transmite una inmensa calma a la vez que una sabiduría que transciende el tiempo y el espacio, ella atesora el conocimiento oculto y lo guarda celosamente tras el velo de Isis, disponible para todo aquel que se atreva a descorrer dicho velo.

La Sacerdotisa está sentada en un trono flanqueada por las dos columnas del templo del Rey Salomón, Jakim y Boaz que simbolizan los dos pares de opuestos que residen en todo lo existente. Entre ambas columnas el velo de Isis adornado por palmas (masculino) y granadas (femenino) que de nuevo nos recuerdan la dualidad de todo lo que existe. Tras el velo está el conocimiento accesible pero a la vez oculto.

Su corona es una Luna en sus distintas fases, que representa las actividades del subconsciente al mismo tiempo que nos habla de los ciclos cambiantes y constantes. Su pie reposa sobre otra Luna, esta vez en fase creciente que simboliza el dominio del conocimiento sobre el subconsciente. Su túnica blanca representa la pureza y la virginidad, un manto azul cubre parcialmente dicha túnica, representando el fluir del agua, no sólo nos recuerda la fertilidad, también hace alusión directa a una de las leyes herméticas: La Ley de la Vibración.

Sobre su pecho una cruz, con los cuatro brazos del mismo tamaño, que recuerda que para adquirir conocimiento se requiere un sacrificio, pero la cruz es blanca y nos anima a seguir el camino emprendido pues el conocimiento es Luz. En sus manos sujeta la Tora (la Ley) que aglutina todo el conocimiento que pueda existir. No lo esconde, pero ella será quien dictamine quién es digno de leerlo.

Sin duda la Sacerdotisa tiene su correspondencia en la Luna.


SIGNIFICADOS GENERALES: Su campo de acción se encuentra en la interiorización de los problemas y allí es donde hallamos respuestas: en la intuición, la meditación, la memoria. La Sacerdotisa es amistosa, pero no afectiva, las emociones quedan en un segundo plano, su frialdad es más aparente que real, pero nunca demostrará abiertamente sus emociones. Su rica vida interior no se evidencia en el exterior. La Sacerdotisa es fertilidad silenciosa y lenta, pero constante y discreta.

DERECHA: Interiorización, meditación análisis, memoria, serenidad. Persona intuitiva, imaginativa, gran vida interior, sexto sentido. Secretos, cosas ocultas, lo que se guarda en el interior. Discreción. Consejo de una mujer anciana o de sabiduría profunda. Dotes pedagógicas, sentido común, responsabilidad. Austeridad, soltería. No es afectuosa pero es práctica y siempre dispuesta a prestar su ayuda Receptividad en la adivinación. Valores espirituales y esotéricos. Videncia, luz interior. Búsqueda del conocimiento.

INVERTIDA: Introversión, incapacidad de comunicarse con los demás, aislamiento. Engreimiento, crueldad, hipocresía, superficialidad, difamadora, enferma, drogada, intrigas, intenciones ocultas, secretos. Falta de equilibrio entre lo físico y lo espiritual. Persona que representa una carga para su entorno.


AMOR:

DERECHA: Equilibrio entre el amor espiritual y el físico. Relación más maternal que amorosa. Amor idealista y platónico. Soltería voluntaria.

INVERTIDA: Relación secreta u oculta, inmoralidad, segundas intenciones, divulgaciones de secretos íntimos o familiares. Frigidez


TRABAJO:

DERECHA: Prudencia en decisiones laborales. Período de espera. Continuidad. Buenos resultados en temas de estudios u oposiciones. Rendimiento de las inversiones.

INVERTIDA: Mal estudiante. Prudencia en temas laborales o de inversiones. Mal momento para concebir nuevos proyectos.


SALUD:

DERECHA: Problemas linfáticos. A veces embarazo.

INVERTIDA: Problemas intestinales y gástricos. Molestias ginecológicas. Drogadicción.

Leer más...