Páginas

miércoles, 11 de noviembre de 2009

TAROT VISCONTI-SFORZA


A principios del siglo XV, la nobleza italiana era muy aficionada a los juegos de salón, especialmente a los naipes, que encargaban a artistas de la época haciendo, por decirlo de algún modo unos mazos personalizados por familia. El duque de Milán, Filippo Visconti sentía pasión por el juego, tanto el ajedrez como las cartas eran sus entretenimientos preferidos. Los documentos que aún se conservan de él, reflejan su afición a coleccionar barajas hechas de encargo en las que se insinúan ya las líneas maestras de lo que más tarde sería el Tarot tal como lo conocemos en nuestros días.

Lamentablemente, de muchas de estas barajas solo queda la referencia escrita. Sin embargo hasta nuestros días han llegado varias cartas pertenecientes a dos juegos de naipes, de los que podemos ya afirmar que se tratan de barajas de Tarot.
Estas dos barajas son las llamadas: Visconti-Modrone y Brambilla, cuya autoría es desconocida y, podrían ser consideradas como las precursoras del Tarot moderno.




Sin embargo, el Tarot conocido como Visconti-Sforza se lo debemos al sucesor de Filippo: Francesco Sforza, casado con Bianca María, hija ilegítima de Filippo. Gran aficionado a las cartas, encargó varios juegos de cartas, a mediados del siglo XV. De nuevo la autoría es desconocida, hay quien se la atribuye al pintor Bonifacio Bembo y hay quien se decanta por alguna escuela de miniaturistas lombarda.

Estas bellas cartas ya reproducen en gran parte los Arcanos Mayores que hoy conocemos y los Arcanos Menores se corresponden con los cuatro palos de las barajas modernas. Hay que destacar varias singularidades: en primer lugar, todos los indicios apuntan a que seis cartas son de otro autor, quizás las originales se deterioraron y tuvieron que ser reemplazadas, o se unieron dos barajas distintas en una sola en determinado momento, estas son: la Fuerza, la Templanza, la Estrella, la Luna, el Sol y el Mundo.


En segundo lugar hay un dato tremendamente peculiar, y es el hecho de que en las barajas de Sforza de la época no aparecen las cartas del Diablo y la Torre, tal vez no se retiraron del mazo original por superstición o quién sabe cuál es el motivo, en el famoso Tarot Visconti-Sforza faltan a parte de estas dos cartas el 3 de Espadas y el Caballo de Oros.

Lógicamente y debido al interés que esta baraja despierta en los interesados y coleccionistas de la actualidad, el juego se comercializa completo, siendo el diseño de las cuatro cartas ausentes en el original, invención exclusiva del artista que realiza la reproducción para cada fabricante.

Se dice que el matrimonio Visconti-Sforza es el modelo de alguna de las imágenes de estas bellas cartas, por ejemplo se cree que son las figuras que aparecen en la carta del Enamorado, la Fuerza, el Carro… Tiene su lógica, eran sus cartas así que ¿qué mejor modelo que uno mismo para sus propias cartas?

Os animo a que os deis un paseo por la Taroteca, una estupenda página que recopila una gran colección de mazos de Tarot, en ella podéis ir viendo una a una las cartas del Visconti-Sforza, evidentemente las cartas del Diablo y la Torre son recreaciones del artista de turno, yo conozco varios modelos según la casa que comercializa la baraja. Una observación atenta revela que las similitudes de estas figuras del siglo XV con las barajas actuales son innegables:

http://taroteca.multiply.com/photos/album/104/Visconti_Sporza

No hay comentarios:

Publicar un comentario