Páginas

miércoles, 20 de enero de 2010

EL CONDE DE SAINT-GERMAIN


He aquí un personaje polémico pero terriblemente interesante a la vez. Para empezar hay que hacer una distinción clara, por un lado está la persona que existió y de la que queda constancia. Por otro lado tenemos el personaje que es considerado para muchos como maestro ascendido, director de la Llama Violeta e inspirador de la Metafísica actual.

Es muy difícil encontrar una biografía completa del conde de Saint Germain. Se cree que nació a finales del siglo XVII o principios del XVIII, pero no se sabe cual es su país de origen, tampoco se tienen datos de su familia, su infancia, su educación… la nada más absoluta. Es un auténtico enigma su origen, como lo fue el resto de su vida.


Si se sabe seguro que irrumpió en la vida de la corte francesa a mediados del siglo XVIII. Si bien sus orígenes eran un misterio, se le acepto de buen grado ya que era un hombre de modales refinados y aristocráticos, hablaba varios idiomas con fluidez y sus conocimientos sobre diversas ciencias y artes eran demasiado sólidos como para que se tratara de un simple charlatán. Durante varios años viajó por toda Europa y se dejo ver por las cortes europeas codeándose tanto con la realeza como con la nobleza. Igual entablaba amistad con el rey francés Luis XV o charlaba con Casanova, como más tarde desplegaba sus encantos por la corte de Catalina la Grande.

De qué vivía, cuál era su verdadero nombre, cómo era posible que con el paso de los años siguiera teniendo el mismo aspecto, cómo era posible que fuera visto en varios sitios a la vez… todos estos y muchos interrogantes más nunca fueron resueltos. Muchos aseguran que realmente era el hijo del último rey de Transilvania, Ferenz II Rakoczy y que habría nacido en mayo de 1696 y fallecido en Prusia en 1784, pero entonces es imposible lo que afirman los testimonios que aseguran que fue visto en la corte francesa de Maria Antonieta y durante la Revolución Francesa (comenzó en 1789) con el aspecto de un hombre de menos de cuarenta años. ¿O sí que es posible?

Ahora viene la segunda parte, el personaje mítico y misterioso que ha trascendido en el ocultismo. Hace muchos años que he oído hablar del conde o maestro Saint-Germain, pero quien me hizo realmente interesarme por su figura fue la metafísica y cantante venezolana Conny Mendez. Es complicado resumir una biografía tan fecunda, extensa y variopinta, además por Internet circulan versiones para todos los gustos; pero si que hay algunos datos que me llaman poderosamente la atención.

Empecemos con sorpresas. En realidad Saint-Germain sería una de las muchas reencarnaciones de un adepto con larga trayectoria en nuestro mundo. Algunas de sus encarnaciones más conocidas serían:

- Saint Albans, primer mártir ingés que murió en el año 303 d.C.
- Proclus, filósofo neoplatonista (410-480).
- Roger Bacon, el monje médico (1.214-1.294).
- Christian Rosenkreutz, teórico fundador de la Orden Rosacruz y autor de la decisiva “Fama Fraternitates” (1.378-1.484).
- Francis Bacon, político y escritor inglés, (1.561-1.626).

Por otro lado también habría ocupado temporalmente cuerpos de otras personas para misiones concretas, como sería el caso del príncipe Rakoczy. Sus apariciones, como conde de Saint-Germain en Europa y que se sabe son ciertas, toman desde el punto de vista ocultista otro color: se habla de bilocación (ser visto en dos sitios a la vez), nadie le vio comer ni beber jamás a pesar de que asistía a largas veladas y fiestas (los maestros ascendidos no necesitan alimento físico), hablaba con desparpajo y profusión de datos de sucesos que habían acaecido siglos atrás y sostenía que el había sido testigo directo (por poner un solo ejemplo: las bodas de Canaan), se dice que también ante testigos (no consta documentalmente) transformó varias monedas de cobre en oro, era pues un alquimista.

Según la tradición murió en el castillo de su amigo y gran ocultista Carlos de Hesse-Cassel, duque de Schleswig en 1784, pero no sería más que una forma de abandonar una vida que ya no le resultaba útil para sus propósitos. Pues después de su muerte oficial, fue visto en varias ocasiones por gente que le había conocido en el pasado, son famosos sus episodios en la Revolución Francesa.




En la metafísica se le considera el maestro director de la llama violeta que se utiliza para el perdón y la transmutación y sería uno de los avatares o hermanos mayores, miembro de la Hermandad Blanca, que frecuentaba nuestra amiga Madamme Blavatsky. Las enseñanzas “Yo soy” que a él se atribuyen son un pilar fundamental en la metafísica moderna. Os animo a que investiguéis sobre él y sobre sus supuestas obras. Más adelante habrá que dedicarle algún post más, tanto a Saint-Germain como a sus “enseñanzas”, a la Hermandad Blanca, a Conny Méndez y al movimiento metafísico que tanta repercusión tiene desde hace varias décadas. Pero todo a su debido tiempo.

Aquí encontrareis algunas obras atribuidas a Saint-Germain:

http://www.quedelibros.com/autor/1671/Saint-Germain-Conde-de.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario