Páginas

domingo, 21 de marzo de 2010

COROS ANGÉLICOS. UNA BREVE CLASIFICACIÓN

Quiero aclarar que esta es la clasificación de los tipos de Ángeles que yo he aprendido, existen cientos de ellas, algunas bastante similares otras tremendamente distintas. Como siempre digo, lo mejor es investigar y cada cuál que llegue a sus propias conclusiones. En concreto esta jerarquía se la debo a Elia, mi primera maestra de Cábala.

Los Ángeles son seres espirituales que están al servicio de Dios, o el Ser Supremo o el nombre que tú quieras darle. El término Ángel viene de una traducción griega que a la vez procede del hebreo “mal’akh”: la cara oculta de Dios. Estos seres se reparten en diversas áreas o coros que van de lo más cercano a lo más alejado de Dios, pero eso sí, siempre están mucho más cerca de Él de lo que podamos estarlo los seres humanos.


Empezamos por los más elevados, el Primer Coro: Los Serafines o “Hayot Ha Kadosh”. Son los Ángeles de Fuego. Ese fuego nos purifica y limpia, su lugar es el más cercano a Dios, puesto que están rodeando su trono. Según dejó escrito el profeta Isaías son seres que poseen 6 alas con las que esconden su rostro, pues se dice que es tal su belleza, que sólo Dios puede contemplarla directamente.

En el Segundo Coro se situarían los Querubines, los llamados Ophanim.
Tienen la velocidad del rayo y se dice que dentro de sí contienen la energía de los astros. La iconografía popular, con el paso del tiempo les adjudicó la imagen de los angelotes regordetes que todos conocemos, aunque por poner un ejemplo, Ezequiel se refería a ellos como animales con cuatro alas.

En el Tercer Coro encontramos los Tronos, también llamados Aralim. Se dice que son los que sostienen el trono de Dios, de ahí reciben su nombre. Son símbolos vivientes de la justicia y la autoridad de Dios. Son descritos como gigantescas ruedas llenas de ojos.

En el Cuarto Coro están los Dominios o Dominaciones, también reciben el nombre de Hashmalin. Su principal característica es la Misericordia. Distribuyen el trabajo que encomienda Dios entre los Ángeles de categoría inferior. Por lo tanto estamos ante una suerte de mediadores, es por eso que rara vez entran en contacto directo con los hombres.

En el Quinto Coro vemos las Virtudes o Melchim. Aquí si que nos encontramos con Ángeles que entran en contacto directo con los humanos, aunque no adoptan forma humana, son los conocidos angelitos representados con cara y alas únicamente. Según la tradición son los Ángeles que acompañaron a Jesús en su Ascensión.

En el Sexto Coro nos encontramos con los Poderes o las Potestades. Son Ángeles guerreros y con frecuencia se representan con armaduras. Entre sus muchas responsabilidades está la de mantener el equilibrio entre el bien y el mal, además son los Ángeles que nos acompañan en los dos momentos más importantes de nuestra existencia terrena: el nacimiento y la muerte.

En el Séptimo Coro están los Principados o Elohim. No solo son los guardianes de los reinos elementales, sino también de las naciones, ciudades, pueblos … es decir, los distintos núcleos bajo los que se agrupan los seres humanos.

En el Octavo Coro encontramos a los Arcángeles. Sin duda son los intercesores más activos entre Dios y los hombres. Trabajan en todos los niveles de la creación. Podríamos decir que son seres de luz multimedia puesto que sus ocupaciones abarcan casi todos los campos que se nos puedan ocurrir. Si bien circulan muchos nombres de Arcángeles, los cuatro más conocidos son: Miguel, Rafael, Gabriel y Uriel, quienes a su vez comandan diversos coros celestiales.

En último lugar, el Noveno Coro, en el que encontramos a los Ángeles. Dicen que cada uno de nosotros tiene encomendado su propio Ángel, que le acompaña en todo momento. Es el conocido como Ángel Guardián. Puede que los Ángeles ocupen el último lugar en la jerarquía angélica, pero son los que están más cercanos a los seres humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario