Páginas

lunes, 31 de mayo de 2010

LA LLAMA ROSA

La de hoy es la tercera componente de la Triple Llama. Su día es el martes, su directora Lady Rowena y su complemento Víctor. Según parece el anterior director fue Pablo el Veneciano, en cuya última encarnación sería el pintor Pablo el Veronés. Las características que encarna esta Llama son el amor divino, la adoración y la abundancia.

Al ser el Amor uno de los aspectos principales de esta Llama, podemos entender que trabajar con ella nos ayuda a acrecentar en nosotros el sentimiento cohesivo del Universo. Sabemos que el Amor cohesiona, es constructivo, une y armoniza, por el contrario el Odio, que es lo mismo pero en el polo opuesto, desliga, destruye, desune y enfrenta.

Al repasar las Leyes Herméticas, veíamos como los sentimientos contrapuestos no son más que el mismo sentimiento, colocado a ambos extremos de una línea imaginaria que va marcando sus distintos grados. El Odio se contrapone al Amor, es su lado opuesto.

Esta Llama tiene aplicaciones muy prácticas. Se utiliza cunado existe inarmonía en las relaciones. Cuando se tienen problemas con una persona, se aconseja visualizarla rodeada de una intensa luz rosada y proyectar buenos sentimientos hacia ella, no olvidemos que la visualización sin emociones, no sirve para nada.

Se puede bendecir lo bueno que hay en esa persona pues, aunque no lo creamos, incluso en el ser más abyecto y despreciable, existe algo bueno, tal vez no sea más que una semilla minúscula en estado embrionario más, conviene recordar que dentro de cada uno de nosotros habita la chispa divina (cada uno la llama de una forma distinta) que nos recuerda que somos mucho más que unos simples animales racionales.


Si seguimos con las Leyes Herméticas, aquello en lo que fijamos nuestra atención crece, por lo tanto, empeñándonos en ver lo bueno del otro, aunque nos cueste muchísimo, ayudaremos a que lo positivo crezca, por eso se dice que la Llama Rosa sirve para armonizar relaciones, porque con nuestro esfuerzo conscientemente dirigido, nos centramos en lo bueno del otro y, a la vez, lo bueno que hay en nosotros aumenta al ser utilizado. No hay nada mejor para que crezca lo positivo que hay en nosotros, que ponerlo trabajar, utilizarlo.

Otra de las aplicaciones prácticas de esta Llama es la de “arregla-todo”, según se dice, cualquier aparato que deje de funcionar, se arreglará si se rodea de la luz rosa y se apela a su perfección. Se supone que cualquier aparato es una idea divina que ha sido inspirada a algún hombre, por lo tanto no puede presentar imperfección. Así que, hemos de recordar a dicho aparato que está confundiéndose… no puede estropearse, puesto que es una idea divina.

¿Nos cuesta hablar con una cafetera o una televisión? ¿Nos sentimos ridículos diciéndole a nuestro ordenador que es perfecto y debe arreglarse el solito? Bueno, siempre podemos recurrir a toda una hueste de Ángeles, encabezados por el Arcángel Chamuel, que inmediatamente se pondrán en acción y harán el trabajo por nosotros. No es muy difícil hacerlo, tal vez te preguntes por qué falla, por qué no se te arregla el mp4 o lo que quiera que se haya estropeado, puede que sea el momento para dar un repaso al estado actual de tu capacidad de creer en los milagros, ¿no te parece? Si no crees en lo que estás haciendo, es complicado que consigas nada.

Como ya hemos visto, el Arcángel de Llama Rosa es Chamuel y su complemento es Claridad. El Elohim es Orión y su complemento es Angélica. Por supuesto, la parte menos desarrollada de esta Llama se traduce en el libertinaje y las pasiones más bajar y elementales. Se dice que los que pertenecen a esta Llama son estupendos árbitros, pacificadores, mediadores… en definitiva, todos aquellos capaces de crear un puente de entendimiento entre dos partes en conflicto.

Hablaba antes del poder cohesivo del Amor, no solo cohesiona, sino que además atrae, es magnético, así que esta Llama es muy adecuada para atraer a tu vida todas esas cosas que quieres que habiten en ella. ¿Qué necesitas? ¿Dinero? Bien, visualiza tu cartera rodeada de la luz rosa, bendice lo que ya tienes para que esto se multiplique y, sobre todo, da por sentado que ya lo has conseguido dando las gracias por adelantado y, en especial, creyendo que lo obtendrás.

Si quieres atraer a alguien a tu vida, rellena el espacio que os separa con la Llama Rosa. Rodea tu casa, a ti mismo y a tus seres queridos por su luz rosa y estaréis protegidos. Nada mejor para conocer la aplicación de las Llamas que practicar con ellas.

Leer más...

sábado, 29 de mayo de 2010

EL SUBMARINO U-65

Muchas veces, cuando hablamos de gafes, nos referimos a personas que parece que van llevando la mala suerte a donde quiera que vayan. Pero ¿qué sucede cuando el gafe no es una persona, sino un objeto? Se podría decir que el submarino alemán U-65, protagonista del post de hoy, estaba absolutamente gafado. Sus comienzos ya auguraban una historia que, en su corta vida, acumuló la suficiente cantidad de muertes y desgracias como para considerar que la suerte y el U-65 discurrían por caminos paralelos que jamás se encontraron.

Su carrera “gafística” empieza el año 1.916 en el astillero de Brujas (Bélgica) durante su construcción; una viga destinada a la eslora de cubierta mató a un obrero al caerle encima. En las pruebas iniciales de navegación, tres miembros de la tripulación murieron asfixiados al llenarse de gas la sala de máquinas. El Almirantazgo mantuvo estos hechos en secreto, no olvidemos que Alemania estaba inmersa en la Primera Guerra Mundial.

Se realizaron pruebas con dos submarinos idénticos sin que se produjera ningún accidente, así que el capitán del U-65 dio la orden para su primera inmersión. Todo transcurría con normalidad, el mar estaba en calma y el capitán envió a un marinero a proa para que hiciera una inspección rutinaria de las escotillas. Incomprensiblemente, el marinero saltó por la borda, siendo arrastrado por las turbulencias propias de la nave.

Aún no había comenzado la inmersión y ya se había producido una tragedia. Habría que imaginarse la cara del resto de la tripulación cuando el capitán dio la orden de descender el submarino. De nuevo el U-65 produciría un disgusto. La orden de inmersión era de 10 metros de profundidad, pero el submarino, como si tuviera vida propia, continuó descendiendo hasta chocar contra el fondo del mar, permaneciendo durante 12 horas inmóvil, mientras lenta, pero inexorablemente, el agua se iba filtrando en el interior.

Afortunadamente, en esta ocasión, y a pesar de que los gases de las baterías empezaron a inundar el submarino por segunda vez, el U-65 comenzó a ascender a la superficie, consiguiendo que, por esta vez, no se produjeran más tragedias. Evidentemente el submarino recién estrenado volvió a Brujas para una inspección a conciencia, no se encontró ningún fallo, así que se consideró apto para el servicio.


No se perdió tiempo, había una guerra y era necesaria su utilización, así que se procedió a la carga de armamento, pero en medio del proceso, un torpedo estalló, elevando la cifra de muertos a once; en esta ocasión una de las víctimas sería el segundo oficial, cuyo fantasma, según se dice, quedó a partir de ese momento vinculado irremediablemente al submarino.

En el tiempo que duró la reparación de los daños causados por la explosión, fueron dos los marineros que, en distintos momentos, juraron haber visto claramente de pie en la proa del barco al segundo oficial con los brazos cruzados. De hecho, uno de los dos marineros, aterrado, desertó.

Una vez reparado el submarino, zarpó rumbo al estrecho de Dover en misión de guerra, durante todo el trayecto, fueron varios los tripulantes que confesaron haber visto el fantasma del segundo oficial. La vuelta a la base parecía tranquila, hasta que se produjo un intenso ataque aéreo que alcanzó al capitán, acabando con su vida.

La Marina Imperial, decidió tomar cartas en es asunto y ordenó que un sacerdote realizar un exorcismo al submarino. Pero no surtió ningún efecto, en la siguiente misión, un artillero enloqueció, el primer maquinista se rompió una pierna y un marinero se suicidó.

La mañana del 10 de julio de 1.918, un submarino norteamericano L-2 navegaba a la altura del cabo Clear, en la costa sudoeste de Irlanda. Avistaron al U-65 que parecía ir a la deriva, el capitán del L-2 miró por el periscopio y pudo contemplar, sorprendido, la figura de un oficial alemán de pie, con los brazos cruzados en la proa del submarino.

Antes de que el submarino norteamericano pudiera maniobrar para atacar a los alemanes, una gigantesca explosión sacudió al U-65, enviándolo al fondo del mar con todos sus tripulantes, incluido el fantasma del segundo oficial. Este fue el final del U-65, al menos que sepamos… tal vez se haya unido a la flota fantasmagórica que, muy de vez en cuando se deja ver por todos los mares del mundo, como es el caso del Holandés Errante. Y es que los fantasmas se mueven por todo tipo de ambientes.

Leer más...

viernes, 28 de mayo de 2010

AFINIDAD Y RECHAZO POR LOS ARCANOS II

De igual modo que sentimos ese rechazo ante la visión de algún Arcano (o pueda que de algunos Arcanos), es muy frecuente que experimentemos sentimientos en el sentido contrario, a favor de uno o más arcanos. Repito que el desagrado o la simpatía no se basan en los significados, sino en las impresiones que nos transmite el dibujo que vemos en la carta.

Ahora pensemos en lo que para nosotros puede representar la atracción hacia uno o varios Arcanos. Las cartas siempre nos hablan, pero lo hacen de forma simbólica, hay veces que captamos con rapidez su mensaje, pero en otras ocasiones, nos cuesta entender qué nos quieren decir. Por eso es vital trabajar con el Tarot a nivel meditativo.


Podría decirse que el Tarot tiene dos caras o facetas, una sería la material, más cercana al día a día del ser humano, que abarca toda la gama de asuntos que afectan al mundo físico. En ella se reflejan los hechos cotidianos, las vivencias de las personas y aquel que está convenientemente entrenado puede interpretar con el lenguaje común.

Por otro lado está la cara espiritual, la que afecta a lo más elevado de la persona, y por lo tanto escapa a los sentidos más elementales del hombre, es un trabajo individual y totalmente personal. Se basa en destellos de conocimiento y sensaciones que el lenguaje humano no está capacitado para describir. Provoca reacciones a unos niveles superiores al material, por eso escapa a cualquier intento de racionalización. No puede escribirse en ningún libro, ni contarse a otra persona, puesto que entra en el dominio del espíritu.

Todos estos ejercicios y trabajos que propongo en esta sección de Tarot Espiritual, están destinados a experimentar en esa dimensión espiritual del Tarot, por lo tanto afectan a los planos más sutiles de cada uno de nosotros, así pues las sensaciones y experiencias que vamos a tener no son aplicables a otra persona. Aunque cada uno de los Arcanos representa una serie de arquetipos universales muy concretos, estos llegan a cada ser de forma individual, y resuenan en él de una manera muy concreta, para que nos entendamos: “nos hablan de tú a tú”. Personalizan el mensaje, diciendo a cada uno de nosotros lo que en ese momento necesitamos saber.

Tal vez alguien pueda preguntarse ¿por qué ha de realizar este tipo de trabajos para poder conectar con los Arcanos a niveles más profundos? La explicación es muy sencilla. Por poner un símil, podríamos pensar que los Arcanos trabajan a un nivel de onda determinado, es una vibración sumamente sutil y perfeccionada. Nosotros, en nuestra condición de seres humanos que se mueven y funcionan en varios niveles, pero preferentemente en el más denso, en el material, intentamos conectar con la vibración de las cartas. Pero la diferencia de vibración es muy grande.

Nosotros estamos rodeados de cientos de interferencias que hacen difícil la comunicación. El mundo material en el que principalmente nos desenvolvemos está, por decirlo de algún modo, varias octavas por debajo del mundo que habita el Tarot, así que hemos de elevarnos a su nivel si queremos establecer un diálogo con él. Nunca será el Tarot el que descienda hasta llegar a nuestra altura; eso sería involución y el Tarot es evolutivo.

De ahí que el trabajo espiritual sobre el Tarot cobre gran relevancia, porque es una forma de elevar nuestra vibración hacia el nivel del Tarot. Necesitamos alcanzar una cierta paz mental para poder amortiguar esas interferencias que entorpecen la conexión, después, según sea el tipo de ejercicio, iremos poco a poco tomando contacto con los distintos Arcanos, de una manera más directa o más indirecta, más activa o más pasiva. Pero, y esto es lo verdaderamente importante, cada ejercicio que realicemos nos irá acercando un poco más a ellos, puesto que es un trabajo de tipo acumulativo.

Retomando el tema de la afinidad por los Arcanos, de igual modo que estudiamos el rechazo que determinados Arcanos nos producían, podemos también tratar de averiguar a qué se debe una simpatía especial por alguna carta en concreto. Como ejemplo creo que voy a elegir al Loco, una de las cartas favoritas de mucha gente y esto tiene un por qué.

Tomando al Loco como la carta que nos gusta, nos hace sentir cómodos, despierta una simpatía especial, etc. en primer lugar habrá que preguntarse qué representa para nosotros el Loco. Sabemos que es la carta de la ausencia de ataduras, de la libertad, de la ingenuidad sin malicia, de los deseos de experimentar sin barreras ni impedimentos. Acto seguido podemos pensar si estas características se dan en nuestra vida, si la respuesta es no… ya tenemos el porqué de esa simpatía: el Loco representa todo aquello que anhelamos y que no logramos encontrar, esas cualidades que nos gustaría poseer… pero que no tenemos.

Y es que, en muchas ocasiones, las cartas que nos atraen especialmente, nos están advirtiendo sobre aquellas carencias que tenemos o sobre aquellas cualidades que hemos de desarrollar en nuestra vida. La vida nos pone muchas veces en esas situaciones que podríamos calificar como espejos, que se repiten constantemente y que su única función es que aprendamos algo que necesitamos aprender.

Un ejemplo. Aquella persona que en esta encarnación tenga que desarrollar la paciencia, se verá constantemente abocada a situaciones que pongan una y otra vez a prueba su paciencia. No es que la vida se empeñe en hostigarnos, todo lo contrario, nos está ofreciendo cientos, miles de oportunidades para que cumplamos con esa misión que hemos venido a llevar a cabo, una vez que logramos entender esto y aprendemos la lección, esa situación espejo desaparecerá de nuestra vida, pues ya no tendrá sentido.

En cierto modo, ese Arcano que nos atrae especialmente, nos está diciendo qué es lo que necesitas aprender en esta vida, cuál es aquella condición que tu espíritu busca. Elegí el ejemplo del Loco porque sus cualidades son las que mucha gente busca: independencia, libertad, confianza… el ser humano es esclavo de muchas cosas y en el fondo anhela más libertad, pero insertado en un engranaje tan cerrado como es el de la sociedad actual, es muy complicado que pueda acceder a esa libertad absoluta que personifica el Loco. El que intenta vivir al margen del sistema no lo tiene nada fácil. Por supuesto hay esclavitudes materiales, pero no olvidemos que también existen las mentales y las emocionales.

De nuevo, como en el caso de las cartas que producen rechazo, se impone profundizar en lo que la carta a nivel personal nos dice, indaguemos en sus significados y sincerémonos; vamos a localizar esos fallos, dónde se suelen dar, en qué situaciones, con qué personas, si es algo puntual o arrastramos esta condición desde que somos capaces de recordar, etc. Por supuesto, como siempre digo, si nos mentimos a nosotros mismos, no haremos sino perder el tiempo.

Una vez que tengamos acotado el defecto y su localización, hemos de emprender la tarea siguiente, que es trabajar sobre él, para tratar de corregirlo. Tenemos muchas armas a nuestra disposición, tantas como personas hay en este planeta, cada uno tiene la suya, la que será eficaz en su caso.

Puede que alguien piense que tal vez esa simpatía por esa carta sea precisamente por que se ve reflejada en la carta y sienta que esas cualidades que representa el Arcano ya las posee. Bueno, yo animo a cualquiera que piense esto a que trabaje durante un tiempo con esa carta en concreto, que medite sobre ella y lleve a cabo los trabajos que aquí propongo u otros similares…. Y luego que nos lo cuente, seguramente se llevará una sorpresa. Por lo que he ido experimentando y conociendo de otras personas a lo largo de los años, son aquellas cartas que no nos dicen nada en especial, que no nos conmueven de una manera incomprensible e inexplicable, las que nos reflejan. O bien porque sus cualidades ya las poseemos o bien porque, de momento, no necesitamos desarrollarlas en nosotros. No podemos abarcar en una sola existencia todos los arquetipos existentes, literalmente enloqueceríamos. Vamos aprendiendo las lecciones paso a paso, nunca recibimos más de lo que estamos preparados para asimilar, aunque algunas veces pueda parecernos lo contrario.

Lo importante de esto no es creer lo que digo sin más, sino experimentar por uno mismo y llegar a conclusiones basándose en las vivencias propias.

Leer más...

lunes, 24 de mayo de 2010

DARKNESS

Hay películas cuya clasificación según el tema es muy sencilla: película de vampiros, de zombies, de fantasmas… pero luego nos encontramos con esas otras que son verdaderamente inclasificables, puesto que amalgaman unos cuantos géneros y no puedes decidirte por uno sólo. Es el caso de “Darkness” o “La séptima víctima”, como se prefiera. Dirigida por Jaume Balagueró en 2.002, toca varios palos: fantasmas, sectas, enfermedades mentales…



Mark (Iain Glen) nació y vivió parte de su infancia en España, pero el divorcio de sus padres hizo que se trasladara con su madre a Estados Unidos. Allí ha vivido durante años y ha formado una familia. Después de mucho tiempo, Mark vuelve a España con su esposa (Lena Olin) y sus hijos Regina (Anna Paquin) y Paul (Stephan Enquist). Tienen la intención de instalarse definitivamente con la ayuda del abuelo paterno, Albert (Giancarlo Giannini) director de un hospital en el que comienza a trabajar como enfermera.

Pero la adaptación de toda la familia a su nueva vida es un auténtico desastre. El padre es víctima de una enfermedad crónica que le provoca episodios violentos, la madre está demasiado preocupada con el traslado, el trabajo y la enfermedad del marido como para pensar en nada más, Paul sufre los incomprensibles ataques de algo que se oculta en la oscuridad y Regina intenta entender lo que está sucediendo en la casa con la ayuda de su novio, Carlos (Fele Martínez).


El origen de los problemas viene del escabroso pasado de la casa, en el que se entremezclan asesinatos, sectas y rituales no consumados, ahora una fuerza maligna se ha puesto en marcha y hay un plazo para frenarla, antes del eclipse de sol.

La película es bastante inquietante, quizás un poco lenta, tal vez canse a quienes prefieren la acción. Pero la atmósfera está muy bien lograda, no cuesta contagiarse del desasosiego que produce la casa. Además Balagueró es muy listo, puesto que juega con uno de los mayores miedos infantiles: la oscuridad. ¿Cómo no va a inquietarnos revivir un miedo que casi todos hemos tenido en nuestra infancia?

De niña me daba miedo lo que se podía esconder en el armario y debajo de la cama. Este último asunto quedó solucionado, no por que superase ese miedo, sino por que nos pusieron literas, de tal modo que la que dormía en la cama de abajo era mi hermana pequeña, así que el problema se lo traspasé a ella.

Realmente hay dos tipos de oscuridad: por un lado esta esa oscuridad amable, acogedora, la que nos ayuda a conciliar el sueño y nos relaja. Aquella que invita al descanso y también favorece la meditación. Es el sosiego y la calma, es buena cuando la buscamos y provocamos.

Luego está la otra oscuridad, la que es la negación de la luz, la que miente y engaña, oculta cosas que desconocemos y que intuimos desagradables. La que nos pone nerviosos. Esa es la verdadera protagonista de esta película. Como dice Paul: “es distinta” y claro que es distinta, por que está habitada, densamente poblada, diría yo.

Para los amigos del cine del terror, propongo un reto: encontrar un par de secuencias descaradamente “inspiradas” en el Resplandor y el Sexto Sentido. Por último, si alguien quiere sentir verdaderas pesadillas que se recree en la visión de los tres personajes de la foto antigua que el padre se empeña en colgar de la pared. ¡Eso si que es escalofriante! En cuanto al final… aconsejo verlo con calma y repetir las veces que sean precisas.

Leer más...

domingo, 23 de mayo de 2010

EMPATÍA

Leer el Tarot no es difícil, basta con tener cierta práctica y memoria. Ahora bien, interpretar lo que nos dice el Tarot es un tema bien distinto, pues ya tratamos de algo mucho más profundo y complejo. Ante una misma tirada, distintos lectores darán interpretaciones distintas. Si son personas con cierta experiencia en el Tarot, el fondo de la lectura será básicamente el mismo, pero lo que cambia es la forma de enfocar lo que las cartas están diciendo a cada una de ellas.

Una lectura de Tarot es algo muy concreto e individual, hemos de interpretar para la persona que consulta, no para el que lee. Esto, que puede parecer una perogrullada, no lo es. Es muy frecuente que quien lee el Tarot a otra persona, esté volcando, de forma involuntaria la mayoría de las veces, sus propias opiniones o su forma de ver y entender la vida. Craso error, pero muy frecuente.

El lector debería ser lo suficientemente flexible como para amoldarse al consultante y adoptar su punto de vista. Olvidarse de sí, para ser el otro Aquí entra en juego una palabra que hoy está muy de moda y no siempre es bien usada: la Empatía. La definición literal según la RAE es: Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

A esto es a lo que nos referimos cuando decimos: ponerse en el sitio de otro, o si se quiere, en el pellejo del otro. Cuando no somos capaces de empatizar con el consultante, corremos el riesgo de proyectar en la tirada nuestros miedos, frustraciones, complejos y puntos de vista; consiguiendo, por tanto, una tirada muy pobre, puesto que los consejos que podamos dar a la otra persona, van a estar muy mediatizados por nuestras propias creencias y experiencias, no por las del consultante.

Pongamos un ejemplo concreto. Vamos a imaginar que nos consulta una persona, a quien llamaremos Nuria. Ella sospecha que su marido ha tenido una aventura con una compañera del trabajo, no tiene pruebas, pero si la certeza de que algo ha sucedido entre ellos dos. En nuestra tirada las cartas confirman este hecho. Efectivamente, el marido de Nuria, en un pasado reciente tuvo algo con una compañera de su trabajo, pero las cartas nos dicen que ese algo ya no existe. Fue asunto pasajero. En ese aspecto son tajantes y no dan lugar a equívocos. Con vistas al futuro, este se ve despejado de problemas, los nubarrones quedan atrás.

Sigamos con este ejemplo. Hemos sacado una carta que nos aconseje qué puede hacer Nuria al respecto y ha salido el Colgado. Siendo objetivos, esta carta nos indica que es mejor no hacer nada, dejar que las cosas vuelvan por sí solas a su cauce normal. Es una carta pasiva, de inacción, que nos recuerda que hay momentos en los que debemos tomar la iniciativa y momentos en los que es mejor esperar a que los acontecimientos se vayan desarrollando por si solos. Nuria entiende que es mejor así, de hecho se siente capaz de perdonar ese desliz y aunque dolida, ha elegido pasar página y olvidar el episodio.


Ahora bien, para entender en este caso qué es y qué no es la empatía, daremos dos lecturas diferentes. Una lectura desde la empatía, nos llevaría a aconsejar a Nuria lo que exactamente nos dice el Colgado; dejarlo pasar. Independientemente de lo que nosotros podamos pensar al respecto, la lectura hace referencia a la vida y circunstancias de Nuria, por lo tanto, debemos leer las cartas pensando en Nuria, no en nuestra forma de ver las cosas. Las cartas nos hablan del momento existencial de Nuria, lo que ella necesita ahora mismo vivir y experimentar, es su evolución y su vida, tal vez en esta etapa de su vida, necesita sentir esta clase de desengaño para su propia evolución, y una parte importante de esa evolución es precisamente cómo debe reaccionar ante este desafío, puede que en este momento de su desarrollo espiritual, necesita desarrollar el perdón; puede que, hablando en términos de karma, tenga que ajustar algún tipo de cuenta pendiente. Las cartas nos dicen: en este momento que lo aconsejable para Nuria es lo que representa la carta del Colgado, así que eso debemos interpretar.

Pero podemos hacer una interpretación dejando a un lado la empatía. El resultado sería un tanto distinto. Imaginemos que yo interpreto las cartas de Nuria dejándome llevar por mis opiniones, creencias y forma de entender las cosas. Pongamos, por caso que yo soy una persona que no tolera la infidelidad ni el engaño, en ningún área de la vida. Así que observo y entiendo la tirada según mi forma de ser, y mi interpretación será sesgada, ya que volcaré mis sentimientos ante este caso juzgando desde mí, no desde Nuria. El resultado podría ser algo parecido a:”El consejo que te dan las cartas es el Colgado, por lo tanto tendrás que resignarte ante lo que tu marido haga, porque no podrás hacer nada al respecto, él te va a engañar siempre que quiera y tú tendrás que aceptarlo pasivamente. El Colgado dice que tendrás que aguantar, porque es sacrificio, renuncia. Tendrás que sacrificarte si quieres seguir con él. Ahora bien yo te aconsejo que dejes a tu marido, porque quien te engaña una vez, te puede volver a engañar, tú te mereces algo mejor, una persona en la que puedas depositar tu confianza, y no preguntarte constantemente si te volverá a engañar… bla bla bla…”

Este último ejemplo, habrá quien lo vea como un tanto exagerado, pero no sólo no es exagerado, sino que se queda corto. Cuando interpretamos desde nuestras creencias y nuestros valores, no hacemos lo correcto. Todo lo contrario, estamos interfiriendo en las decisiones y la vida de una persona que ha depositado su confianza en nosotros. Por eso el Tarot precisa de una ética y de cierta honestidad en el enfoque. Si interpretamos las cartas como si nos hablaran a nosotros, cuando estamos haciendo una lectura a otra persona, estamos cometiendo una deslealtad con quien consulta, con nosotros mismos y con el Tarot.

Volviendo al caso de nuestra consultante imaginaria, Nuria, si nosotros la aconsejamos que abandone a su marido, estamos dando nuestra opinión subjetiva sobre el problema, estamos diciendo que haga lo que nosotros haríamos en su caso, pero da la casualidad de que Nuria no ha acudido a nosotros a preguntarnos nuestra opinión sobre su marido, sino que ha venido a pedir consejo y claridad a las cartas, y el Tarot no nos ha dicho que Nuria deba dejar a su marido, esa ha sido una opinión propia.

El Tarot es listo, tremendamente listo, pero no sabe hablar, así que precisa de alguien que traduzca en voz alta lo que sus imágenes nos están indicando, pero si nosotros decimos lo que queremos, no lo que realmente dice el Tarot, entonces, le estamos fallando. Yo me imagino al Tarot susurrando: Oye, quiero decirle algo a Nuria, pero te necesito como intermediaria, ¿me prometes que explicarás las cosas tal y como yo las refleje y no vas a inventar? No podemos comprometernos con él y luego decir lo que nos venga en gana.


Si queremos que nuestras interpretaciones se ajusten a lo que el Tarot quiere decir, tenemos que hacer un esfuerzo por empatizar con la persona que nos consulta. Olvidarnos de nosotros mismos durante el tiempo que dura la lectura es difícil, pero no imposible, ponernos en su sitio, ver con sus ojos y sentir como ella piensa se consigue a base de practicar. Hay una diferencia muy sutil entre lo que es aconsejar según lo que las cartas realmente nos dicen y aconsejar lo que creemos que es mejor para la persona tomando como excusa las cartas (y diciendo lo que nos parezca, que no necesariamente tiene que ser lo que digan las cartas).

Tal vez nos parezca que Nuria se está equivocando totalmente al aguantar a su marido, pero esforcémonos por “meternos en su piel” y entender esa relación desde su punto de vista, no desde el nuestro. No es nuestra vida, es la de Nuria, son sus errores y sus aciertos, no los nuestros. Por lo tanto, es mejor dejar que sean las cartas quienes hablen. Quién sabe, tal vez, un día quedemos con Nuria para tomar un café y nos aventuremos a expresar nuestra opinión subjetiva sobre su marido; pero si Nuria nos pide el consejo del Tarot, mejor abstenernos de apreciaciones personales.

Leer más...

viernes, 21 de mayo de 2010

COURT DE GÉBELIN I

En nuestro recorrido por la evolución del Tarot, resulta imprescindible detenernos en este personaje para entender lo que es el Tarot hoy en día. Él dotó a los Arcanos de una dimensión absolutamente esotérica. Aunque dedicaré una entrada a su biografía en el apartado correspondiente; la influencia de Gébelin en la evolución del Tarot es tal que, he decidido dividir en dos partes la entrada de hoy, para que no resulte excesivamente larga.

Empecemos por situar al personaje en la Francia de mediados del siglo XVIII, el contexto histórico es convulso, el clima pre-revolucionario marca todos los acontecimientos de la época. Gébelin pertenecía a una logia masónica, Las Nueve Hermanas, de la que también eran miembros: Diderot, Danton, D’Alambert, La Fayette… sólo por citar a unos cuantos.


Gebelin era ante todo un investigador nato, y como tal, intelectualizaba todo. Tenemos que entender que nos encontramos en la época de la razón, el saber era lo más importante y debía ser recopilado. Gébelin, como no podía ser menos, dedicó todos sus esfuerzos a hacer acopio de conocimientos, para luego llevar a cabo su gran creación, una enciclopedia que recibió un largo título: “El mundo primitivo, analizado y comparado con el mundo moderno”.

En síntesis, esta obra, en general, plasmaba la teoría que sostenían las logias masónicas de la época, y era que en el principio de los tiempos, se dio una era dorada en la que los hombres poseían unos conocimientos y costumbres infinitamente superiores a los actuales. Pero esa civilización portentosa fue degenerando hasta autodestruirse. La idea masónica era recuperar ese conocimiento para retornar al esplendor de la civilización perdida.

Estamos en el siglo XVIII cuando empezó la efervescencia ocultista en Europa que estallaría definitivamente en el siglo XIX. La atracción de la masonería por la civilización egipcia era notoria, incluso se tradujo en una corriente ritual basada en los misterios egipcios. Es lógico que Gébelin volviera sus ojos al antiguo Egipto para buscar una explicación al nacimiento del Tarot.

En uno de los volúmenes de su enciclopedia, Gébelin se centra en el Libro de Thot y su supuesta conexión con el Tarot. A partir de este momento, cobró fuerza inusitada la teoría del origen egipcio del Tarot, que aún hoy en día goza de muchos defensores. Su percepción era muy clara: el Tarot tenía un origen egipcio (no olvidemos que todavía no había sido descubierta la piedra Rosetta y los jeroglíficos carecían aún de una interpretación medianamente fidedigna).


Para Gébelin, la palabra tarot era una derivación de los términos egipcios Ta-Rosh, que podrían traducirse como “Camino real de la vida”. Aquí he de reseñar que Gébelin era lingüista, así que es lógico que intentara hallar el origen de la palabra Tarot.

La teoría de Gébelin era la siguiente: los sacerdotes egipcios habrían resumido el mítico “Libro de Thot” en los Arcanos Mayores del Tarot. Constituyéndose, pues, en una especie de compendio del saber oculto egipcio. Dichas láminas habrían viajado de forma secreta en dirección a Roma, según unos con el objeto de evitar su destrucción en el incendio de Alejandría, según otros, por las buenas relaciones que los primeros cristianos tuvieron con los sacerdotes egipcios.

Según esta teoría, el traslado del papado a Avignon, causó la expansión del Tarot por toda Francia. Aunque quienes más hicieron por la propagación del Tarot a través de toda Europa fueron los zíngaros, descendientes directos de aquellos sacerdotes egipcios para Gébelin.

Gébelin sostenía que el Tarot estaría estructurado sobre el número siete, de tal modo que en los Arcanos Mayores tendríamos tres veces siete más el Loco que no sería numerado para no romper la armonía numérica. Así también se estructurarían los Arcanos menores, con 4 series de palos, cada uno de ellos compuesto por dos sietes. En total, y siempre dejando de lado la carta del Loco, tendríamos una baraja de 77 cartas.


Lámina a lámina, Gébelin va estableciendo un paralelismo entre los Arcanos Mayores y el panteón egipcio. Por poner un ejemplo, en la carta del Diablo, veríamos en realidad la representación de Tifón, el monstruo que provoca la muerte de Osiris cada año, es decir, la representación mitológica del invierno.

Próximamente concluiré la entrada de Gébelin. En este enlace se pueden ver las imágenes originales en el libro original, es un documento sumamente interesante:



Leer más...

jueves, 20 de mayo de 2010

CINCO DE OROS

Sin duda, esta es otra imagen que nos remite a una novela de Dickens; dos indigentes caminan hundiendo sus pies en la nieve, tras la cortina blanca aparece una vidriera con los consabidos cinco pentáculos, parece pertenecer a una casa importante, tal vez a una iglesia o una catedral. Pero los mendigos pasan de largo, ni siquiera miran a esa ventana que parece desprender una luz cálida, casi acogedora.

La nieve simboliza la pureza, la inocencia y los altos ideales, pero para los protagonistas de este Arcano, parecen constituir un factor más de sufrimiento, podrían elegir maravillarse de su belleza y de lo bueno que representa, pero ellos han optado por sentir únicamente sus aspectos más inclementes y desagradables. La bendición que representa la pureza de la nieve, ellos la perciben como un frío desolador.

Los mendigos representan la parte masculina y femenina de la pobreza. Él es la pobreza material, se apoya en unas muletas, así que entendemos que está tullido. Quizás esas muletas representan a lo material cuando se apoya en lo material, la consecuencia es la pobreza, puesto que la limitación física que posee el personaje, simboliza las limitaciones y barreras que nosotros mismos nos ponemos al anclarnos exclusivamente en la esfera de lo material, olvidando que no es la única existente.

La mujer representaría otro tipo de pobreza, la del espíritu. Una vez que asumimos nuestras limitaciones y barreras, podemos hacer dos cosas: la deseable sería que luchemos por enfrentarlas y sobrepasarlas, pero la otra, que es la que ha elegido la figura femenina del Arcano, se reconcentra en su propio mal, mirando hacia el suelo, tal vez lamentando su mala suerte, sigue su penoso camino, hundiendo sus descalzos pies en la nieve, sin ver la luz que emana de la vidriera.

Habría que preguntarse si los mendigos no ven las vidrieras porque están ensimismados en sus penurias, por el orgullo de no tener que pedir auxilio o porque dan por descontado que, si pidieran cobijo, nadie les atendería. Puede que, en el fondo, sea una combinación de todas esas cosas.

Y ¿qué simbolismo se esconde tras la vidriera? La primera idea que me viene a la cabeza cuando miro esta carta, es la de una casa acogedora, con una chimenea encendida. Nos hablaría, pues, del refugio contra el frío, de la comodidad y la abundancia, en contraste con el frío y la oscuridad del exterior.

Si la vidriera representase algún recinto sagrado, una iglesia, nos podría hablar de un lugar que nos brinda calor y refugio, pero en este caso de tipo espiritual. Creo que el gran acierto de Waite, y también de Pamela (por favor, no nos olvidemos de ella), fue insinuar, pero no aclarar qué tipo de edificio es, el que dejan atrás los mendigos.

Algunas personas han querido ver en esta imagen, una crítica velada a la Iglesia como institución; al no aparecer una puerta en la imagen, se nos haría ver que no hay posibilidad de auxilio para los mendigos, puesto que éstos no tienen acceso al interior del recinto. Bueno, es una teoría más, aunque conociendo las creencias religiosas de Waite, me sorprendería bastante que este fuera el significado.

Muchas veces cometemos el error de pensar que la necesidad es sólo económica. Pero hay veces que las necesidades pueden ser de otro tipo: tal vez necesitamos que nos cuiden, que nos protejan, que nos defiendan, que piensen y decidan por nosotros… en una palabra, la dependencia de los demás que nos puede llevar a mendigar no tanto cosas materiales, sino también emocionales o mentales. Es la pobreza de espíritu, más difícil de enfrentar que la material.

Significados generales: Problemas materiales y económicos. Pérdidas de dinero. Deseos irrealizables, exceso de ambiciones. No ver el final ni la solución a un conflicto. Centrarse en los problemas y no ver las soluciones. Sentimientos de rechazo. El orgullo nos impide pedir ayuda. Denegación de ayuda.
Curiosamente esa carta, en situaciones muy concretas, y rodeada de cartas muy buenas, puede indicarnos un giro inesperado hacia lo positivo en la economía, concreción de proyectos. Consolidación de sentimientos.

Invertida: Situación económica precaria, denegación de ayuda o bien es el consultante el que la niega o es a él a quien no prestan ayuda (las cartas cercanas nos aclararán este término). Deudas, preocupaciones, malos negocios. Se pierden los afectos y las amistades.
Cuando está rodeada de cartas positivas, podemos ver que es una mala racha temporal, que acabará pasando.

Leer más...

sábado, 15 de mayo de 2010

PAMELA COLMAN SMITH

Esta entrada podría subtitularse: Reivindiquemos a Pixie. Sin duda debemos mucho a su creatividad, pues dio vida a las ideas revolucionarias que sobre el Tarot tenía Waite. Supo plasmar con sus trazos, el simbolismo que en cada uno de los Arcanos veía el genial autor.

No seríamos justos si dijésemos que el único mérito profesional de Pamela fue realizar los grabados del Tarot que ideó Waite (aunque para mí ya es bastante mérito). Pero lo cierto es que si ese hecho no se hubiese producido, a día de hoy, Pamela Colman Smith sería una perfecta desconocida, que probablemente habría caído en el más absoluto de los olvidos. Así que propongo que descubramos un poco más de este personaje, que por mérito propio se ha hecho un hueco en la historia del Tarot.

El 16 de febrero de 1.878, nació Pamela, o Pixie, como la solían llamar sus allegados, en Inglaterra. Era hija de un comerciante estadounidense que trabajaba para una empresa con intereses en las Indias Orientales, por eso los constantes viajes y mudanzas de la familia. Su padre era un enamorado del arte y su madre lo era del ocultismo.

Su vida cambió cuando su madre murió siendo ella aún una niña, tan solo tenía 10 años. Por motivos que se desconocen, tal vez por amistad o algún grado de parentesco, fue tutelada por los miembros de una compañía de teatro, Lyceum Theatre Group. Su padre viajaba constantemente y no podía ocuparse de ella. Su relación principal se estableció con la actriz Ellen Terry. Como anécdota, uno de los directores de la compañía era, por entonces, el escritor Bram Stoker, archiconocido por ser el autor de la novela “Drácula”, y del que hablaré algún día por su intensa relación con el ocultismo de la época.

Tras cinco años de viajes constantes con la compañía teatral, Pamela se instaló definitivamente en Brooklyn con su padre y se matriculó en el prestigioso Instituto Pratt, donde estudió Arte. Tras su graduación, se trasladó a Londres y trabajó principalmente como ilustradora.

La vida de Pixie se centró especialmente en el arte, en todas sus formas posibles. Ella misma declaró que se inspiraba en la música de diferentes compositores para pintar. Es decir, que cada uno de sus cuadros era la respuesta a lo que en ella provocaba una pieza musical.

El año 1.903 sería trascendental para Pamela, puesto que se inició en la Golden Dawn, en el seno de la Orden conoció a Waite. Pero, sin lugar a dudas, el año 1.909 sería su año, ya que fue entonces cuando recibió de Waite el encargo de realizar las ilustraciones de la baraja que, con el tiempo, cambiaría la historia del Tarot por completo.


No hace falta decir que una gran parte de los mazos de Tarot que se han hecho posteriormente, están basados en las ideas de Waite y, sobre todo, en los dibujos de Pamela, por eso me da pena cuando se habla de la baraja de Waite, que era el ideólogo, o de Rider, que era el editor, pero nadie habla de la baraja de Colman, que era la artista (reconozco que yo soy la primera que no lo hace). Y va siendo hora de que reivindiquemos el papel decisivo de Pixie.

Al contrario que su amigo Waite, Pamela no centró su vida exclusivamente en el ocultismo, puesto que se mostró como una persona muy polifacética. Expuso de forma intermitente sus obras en galerías de arte, ilustró libros, incluso escribió algunos sobre el folclore Jamaicano puesto que en los múltiples viajes de niñez, frecuentó Jamaica y era una conocedora entusiasta de sus leyendas y tradiciones.

Aunque en su obra estaban muy presentes las enseñanzas que aprendía en las distintas sociedades a las que perteneció, para ella lo primero era el arte.
Se sabe que a principios del siglo XX recibió una herencia que permitió su asentamiento definitivo en Inglaterra y una cierta tranquilidad monetaria, que sería más bien temporal. No consta en ninguna parte que se casara o tuviese hijos.

Siguió dedicada a sus pinturas con muy poco éxito, hasta que falleció en septiembre de 1.951, en una situación bastante precaria. Pixie no tuvo demasiado reconocimiento en vida y tampoco lo tuvo tras su muerte. Sin embargo nunca se quejó, estaba tan convencida de lo que hacía que no consta en ninguna carta o documento, que se arrepintiera de la vida que llevó.


Este enlace lleva a una página fantástica que nos habla de Pamela, pero lo que más valor tiene es que podemos acceder a una serie de links que nos conducen a páginas muy completas con imágenes de la obra de Pamela. Así podemos juzgar su pintura en general, no solo por las cartas de Tarot que diseñó:

Leer más...

viernes, 14 de mayo de 2010

LA LLAMA AMARILLA

Seguimos nuestro recorrido por las Llamas. Hoy nos encontramos con la Llama Amarilla o Dorada, como se prefiera decir. El día correspondiente es el lunes y sus principales atributos son la inteligencia, la iluminación y la sabiduría.

Más adelante, cuando hayamos conocido las tres primeras Llamas, podremos saber lo que es la Tríple Llama y sus aplicaiones, de momento baste con decir que la que hoy conoceremos es la central de esa Triple Llama que, teóricamente, todos tenemos en nuestro corazón.
Con esta Llama tengo un pequeño conflicto, y es que son tres los maestros que la dirigen, según las fuentes que consultes. Yo siempre oí hablar del Maestro Confucio, hasta que vi que en algunos sitios se hablaba del Maestro Lanto, y hace poco supe de una Maestra Soo Shee, que para las fuentes que hablan de Confucio, sería su complemento.

En semejante asunto, es francamente complicado decantarse por uno de los tres. ¿Cómo saber con seguridad de quién se trata, a no ser que el interesado en cuestión te lo comunique? Yo, ante la duda, he optado por quedarme con aquel que conocí primero, el Maestro Confucio. Su refugio estaría en el Tibet.

Como ya hemos visto, los atributos principales son la inteligencia, la sabiduría y la iluminación. No se trata tanto de la sabiduría meramente intelectual, sino del conocimiento interior y más elevado.

Hay personas que han acumulado muchos estudios y títulos, que carecen de sabiduría. Por el contrario podemos encontrarnos con personas con grandes deficiencias de formación, incluso analfabetas, pero que poseen en cambio una gran sabiduría. El hecho de recolectar datos y experiencias, no otorga la sabiduría, ésta se consigue cuando se extrae de lo aprendido y lo vivido una enseñanza útil, incorporándola a tu vida, interiorizándola.

Se dice que sólo el amor, como contrapeso de la inteligencia, conducirá a la sabiduría. Por eso se nos conmina a no criticar, ni juzgar a los otros, y también a desarrollar la compasión, puesto que cada uno hace las cosas lo mejor que puede, estando en el punto evolutivo en el que está, si estuviera más elevado, probablemente, lo haría mejor.

Podemos pedir ayuda a esta Llama cuando necesitemos iluminación, en esas encrucijadas en las que nos encontramos y no sabemos que camino tomar. Se dice que a esta llama pertenecen las personas que sienten predilección por la enseñanza y el aprendizaje.

El Elohim es Casiopea y su complemento Minerva. Por otro lado, el Arcángel es Jofiel y su complemento, de nuevo, representa un cierto conflicto, pues para unos es Constancia y para otros Cristina.
El director de esta Llama, en su momento, fue Kuthumi durante muchos siglos. Se dice que en sus reencarnaciones, entre otras, fue: El rey Gaspar (uno de los Reyes Magos), Pitágoras, San Francisco de Asís y San Martín de Porres. Este Maestro es uno de los más conocidos, puesto que se cree fue uno de los inspiradores de la Escuela Teosófica, puesta en marcha por Helena Blavatsky.

Como contrapunto a las habilidades que se desarrollan en esta Llama, se puede caer en el orgullo y la acumulación nada provechosa de conocimientos, cuando el individuo es poco desarrollado.

Las Llamas se nos han dado para servirnos, así que se puede invocar, según el problema a resolver o la cualidad a desarrollar, a la Llama correspondiente, los seres que la habitan acudirán en nuestra ayuda. Se dice que “la llamada obliga a la respuesta”, así que… por probar, no se pierde nada.

Leer más...

jueves, 13 de mayo de 2010

HIJO, POR ESTO SOMOS DEL ATLETI

Me vais a disculpar por hablar de fútbol en un blog de ocultismo. Pero no lo he podido evitar; después de catorce años de la sequía más absoluta, hemos vuelto a conseguir un título. Durante varios años, el Atleti empezaba la temporada anunciándose de una manera bastante original (abajo tenéis un ejemplo). El más recordado de todos los anuncios, era el de un niño que, después de presenciar la enésima derrota del Atleti en su campo, preguntaba a su padre: ¿Papá, por qué somos del Atleti?


No conozco a un solo rojiblanco que no se haya hecho la misma pregunta varias veces a lo largo de su vida. Ayer ganamos la antigua copa de la UEFA, la Europa Ligue como se llama ahora, que es el 2º trofeo a nivel de clubes europeos. El partido discretito, los jugadores más nerviosos que una adolescente en el baile de debutantes. Tuvimos que llegar al final de la prórroga para que Forlán consiguiera el gol de la victoria. Y es que esta es nuestra manera de ganar, sufriendo lo indecible hasta el último minuto, forma parte de la idiosincrasia rojiblanca.

Tal vez por eso saboreamos más las victorias, porque son escasas, muy trabajadas y horriblemente sufridas. ¿Ganar de forma cómoda y fácil? ¡Eso jamás! Nosotros siempre estaremos bordeando el paro cardiaco, que es más emocionante y divertido. Si no, no seríamos nosotros.

Somos capaces de ganar la copa y la liga una temporada, y dos años después bajar a segunda división. Es nuestra forma de ser, va en nuestro código genético. Uno no se hace del Atleti, es del Atleti. No lo eliges; es lo mismo que ser alto o bajo, tener los ojos verdes o marrones… tu adn tiene impreso el cromosoma atlético, es una especie de alteración genética irreversible.

Si hay alguien que no tiene claro el concepto de resiliencia, solamente ha de buscar a un seguidor del Atleti de pura cepa, que hable con él, que analice y estudie su comportamiento, y lo comprenderá. Estoy segura que en todos los países hay un equipo similar y con una afición similar.

El próximo miércoles 19 de mayo, tenemos otra final, en este caso la Copa del Rey contra el Sevilla. Esperemos lograr la hazaña de terminar la temporada con un doblete, y si no, no pasa nada. Así somos, una hora de tristeza y luego, a disfrutar durante unos añitos de la victoria que ayer conseguimos ante el Fulham. Con esto ya tenemos combustible, para una década como mínimo. ¡FORZA ATLETI!


 

Leer más...

domingo, 9 de mayo de 2010

AFINIDAD Y RECHAZO POR LOS ARCANOS

Hagamos un pequeño alto en los ejercicios de meditación con los Arcanos, para analizar un tema que, tomado en serio, puede resultar sumamente esclarecedor. A medida que vamos conociendo los distintos Arcanos Mayores, con frecuencia empiezan a surgir fobias y también filias hacia una o más cartas. No me refiero a aquellas cartas que nos gustan o disgustan por su significado. El Sol tiene unos significados, por lo general, estupendos, en cambio la Torre no suele traer buenos augurios.

Así que, hasta cierto punto, es normal que cuando nos aparece el Sol en una tirada, sintamos una absoluta alegría y en cambio, se nos tuerce el gesto si quien nos sale es la Torre. Yo me refiero a algo más profundo y complejo; imaginemos, por ejemplo, que el Sol me desagrada profundamente, sus significados son muy positivos, pero no soporto esa carta. Hay cartas, que independientemente de su significado, nos resultan desagradables, no lo podemos evitar, puede que en una tirada sean muy positivas, pero sentimos un rechazo instintivo que no somos capaces de explicarnos… o tal vez sí.


En el otro extremo, nos encontramos con esa carta que nos resulta especialmente agradable, que nos “cae bien”, no por nada en particular, simplemente porque genera en nosotros un sentimiento de afinidad difícil de explicar. Incluso puede que sus significados no sean muy buenos, pero sentimos un algo especial que no nos provocan las demás cartas.

Es raro, aunque no imposible, claro, encontrar una persona que no ha experimentado sensaciones parecidas. Y, como nada ocurre por casualidad, es bueno hacerse unas cuantas preguntas al respecto: ¿Por qué? ¿Qué tiene esta carta que no tengan las demás? ¿Por qué esta y no otra? ¿Siempre me gustó/disgustó esta carta, o es un fenómeno reciente?... Estas y otras muchas cuestiones similares nos pueden aclarar mucho, no tanto sobre el Tarot, que también, sino sobre nosotros mismos.

Cuando una carta nos hace sentir algo, sea positivo o negativo, es que está removiendo algo en nuestro interior, así de simple. El rechazo a un arcano puede indicarnos que tenemos un miedo, un bloqueo. Tal vez algo que no acabamos de aceptar en nuestra vida o en nuestra personalidad. Retos que no sabemos como afrontar, pero que hemos de superar. O puede que sea justo lo contrario, nos indica que sufrimos una carencia. Las imágenes de ese arcano en concreto, conectan directamente con esas emociones que tenemos perfectamente escondidas y guardaditas en el subconsciente, pero que, al contemplar la iconografía simbólica del arcano, se sacuden y desperezan.

Busquemos ejemplos: Imaginemos que siento rechazo hacia el Ermitaño. Sus significados no son malos, pero cada vez que sale en una tirada me pone nerviosa, me inquieta. Es una carta que me resulta lúgubre, deprimente. Esa figura solitaria me produce desasosiego, intranquilidad; el fondo oscuro del decorado me parece claustrofóbico, puede que incluso tétrico. Curiosamente, siempre que hago una tirada para mí, más tarde o más pronto, acaba apareciendo el Ermitaño, así que me cae aún peor si cabe, porque siento que me acosa. ¡Pobre Ermitaño! Él no me ha hecho nada, pero no lo puedo soportar. La simple visión de este arcano me pone de mal humor.

Bien, ya tenemos localizada nuestra fobia. Es evidente que esta carta nos quiere decir algo. El Tarot es muy amable, siempre está dispuesto a ayudarnos, otra cosa es que nos dejemos ayudar. Jamás nos va a obligar a aceptar su ayuda, solo nos propone y nosotros decimos: sí o no. La insistencia del Tarot, cuado la carta objeto de nestro rechazo sale con demasiada frecuencia para nuestro gusto, es una llamada de atención;nos está diciendo: ¡Cuidado con lo que te dice esta carta! En este caso concreto el Tarot me ofrece la oportunidad de revisar mi interior y ver qué es lo que no marcha bien. El Ermitaño personifica una serie de cosas, mi labor será averiguar cuáles son las que me producen malestar.

El Ermitaño representa la soledad, no tanto la impuesta sino la buscada, Quizás deba preguntarme si es que me asusta la soledad, tal vez sea que no me encuentro a gusto conmigo misma, ¿prefiero el ruido externo para acallar la voz interna? Puede que tenga miedo a enfrentarme a lo que soy, a lo que pienso, a lo que siento. ¿Es el Ermitaño un espejo que me devuelve mi verdadera imagen, lejos de la que me he creado de cara al exterior?

Cuando una carta nos provoca desagrado, quiere decir que nos muestra algo en nosotros que no queremos admitir, o bien nos enfrenta con un miedo que está hondamente arraigado, y lo suficientemente escondido como para que nos creamos a salvo de él. La contemplación de la carta, de su carga simbólica, remueve lo que está dormido, latente en nuestro interior. Por eso, muchas personas que empiezan a trabajar con el Tarot con un enfoque más espiritual, abandonan pronto disgustadas. Por que la meditación con los arcanos saca a la superficie cosas que no queremos admitir, que resultan incomodas y desagradables.

Pero, el hecho de que no nos gusten, no quiere decir que no estén ahí. Por eso es importante que, ante el menor indicio de malestar ante una carta, nos pongamos en acción y estudiemos detenidamente ese conflicto. Los pasos a seguir son muy simples y lógicos. He puesto de ejemplo al Ermitaño, así que voy a seguir con él.

Lo primero es entender lo que la carta nos dice. Como mi rechazo es hacia el Ermitaño, intentaré averiguar todo lo que pueda sobre él; no me refiero sólo a significados adivinatorios, me interesa más a nivel simbólico. Indagaré en el arquetipo que representa para entender a la perfección lo que este arcano me dice en todos los planos. Es inútil tratar de entender lo que este arcano me está diciendo a mí en concreto, si no conozco a fondo lo que quiere decir a nivel general.

Una vez que he hecho esa primera averiguación, ya puedo delimitar lo que el Ermitaño intenta decirme. Sabemos que el Ermitaño tiene varios significados, ya lo hemos visto en el apartado correspondiente, pero para centrar el ejemplo, tomaré en concreto el que he mencionado más arriba: la soledad, o mejor dicho, el rechazo a la soledad. Por supuesto, para llegar a este punto, se precisa un ejercicio de introspección pero, por encima de todo, de sinceridad. Si he detectado un problema y quiero solucionarlo, no me sirve de nada mentirme a mí misma.

Una vez localizado el problema y, sobre todo, reconocido y aceptado, llega un paso muy interesante, que consiste en analizarlo. Necesito saber si es algo puntual o me acompaña desde hace mucho tiempo, si es algo de lo que yo era consciente anteriormente o para mí ha constituido una sorpresa su descubrimiento. Tal vez alguien se sorprenda al leer esto último y piense que es imposible no darse cuenta. Nada más lejos de la realidad; del mismo modo que el que ronca o tiene un tic nervioso, es el único que no es consciente de tal hecho, en cuestión de defectos, fobias o manías, es muy frecuente que el interesado no sea capaz de verlos, y cuando los que le rodean se lo comentan, se revuelve muy ofendido y a la defensiva.

Así que, si queremos eliminar ese miedo o suplir esa carencia, estudiemos sus efectos en nosotros, de dónde creemos que puede venir. No es lo mismo que estemos pasando una mala racha, algo temporal y cíclico, que tengamos un miedo profundamente arraigado que nos paraliza y no nos permite desarrollarnos de acuerdo con nuestras expectativas. Sólo analizando a fondo la situación, podremos empezar a pensar en términos de soluciones, puesto que de eso se trata.

Así que el siguiente paso en la secuencia lógica será resolver el problema. A nadie más que a mí concierne la solución de mis conflictos internos, puede que los que me rodean sean víctimas colaterales de los derivaciones que en mí producen estos defectos (serán víctimas de mi mal humor, de mi frustración, de mis deseos de manipular…). Pero sólo yo puedo poner solución, así que yo debo decidir que tipo de tratamiento será el preciso. Puede que no necesite más que centrarme y prestar un poco de atención a determinadas cuestiones de mi vida que quizás estaban un poco abandonadas. Tal vez deba reforzar mis carencias con un poco de voluntad, puede que la meditación, el control mental o cualquier disciplina sean suficientes. Si el problema es más profundo y complicado, puede que sea el momento para pedir ayuda especializada. Nadie mejor que uno mismo para saber lo que necesita.

Aquí llegamos a uno de los momentos más importantes de este trabajo. Ir a la raíz del problema, no a la manifestación que tiene como consecuencia el problema. Este es un punto vital, puesto que muchas veces confundimos los términos. Tomemos como ejemplo el tabaco. Si yo fumo, no debo atacar la adicción al tabaco sin más, lo primero será conocer las razones que me llevan a fumar, es decir el porqué de mi necesidad de fumar. Puede que fume porque me siento relajada, o porque me da una sensación (falsa) de seguridad en mí misma. Así que si yo erradico el tabaco, pero no ataco el problema subyacente, pongamos que es la inseguridad, encontraré otra forma de conseguir esa supuesta seguridad, tal vez lo consiga supliendo el tabaco por la comida (algo que suele suceder con mucha frecuencia).


Esto quiere decir que no habré atacado la raíz del problema, sino solo su manifestación, por lo tanto el problema sigue ahí, entonces no debo atacar al tabaco en sí, sino a ese defecto que me impide dejar de fumar. Si trabajo para acrecentar la autoestima, el tabaco no será tan necesario en mi vida y no me costará tanto trabajo dejar esa adicción y, además, no buscaré otro sustituto al tabaco. Por eso es fundamental detectar el problema raíz, no el efecto secundario.

No hace falta llevar mucho tiempo estudiando Tarot, para darse cuenta de la antipatía o la simpatía que sentimos por algunas cartas, empecemos a analizar cuáles son y por qué sentimos eso. En sucesivas entradas iremos viendo como podemos trabajar sobre aquellas cosas que esas cartas en concreto nos están sugiriendo. Y, por favor, nadie tiene por qué enterarse, así que seamos sinceros con nosotros mismos.

Leer más...

sábado, 8 de mayo de 2010

POLTERGEIST 2. EL OTRO LADO

El enorme éxito que tuvo la película Poltergeist, se tradujo en una consecuencia lógica: secuelas y, como suele suceder en las sagas cinematográficas, salvo honrosas excepciones, la idea original va degenerando de forma proporcional al número de secuelas (no hablemos ya de pre-cuelas, que esto ya se suele convertir en algo delirante). En el caso de hoy, tengo que reconocer que esta segunda parte me gustó casi tanto como la primera, algo que no puedo decir de la tercera, pero ya hablaré de ella en su momento.



La empresa no iba a resultar nada fácil, para empezar Tobe Hooper rechazó la dirección de la película y Steven Spielberg tampoco se encargó de la producción, lo que hizo pensar que la película saldría perjudicada. Eso si, Jerry Goldsmith volvió a encargarse de la música. El estreno se produjo en el año 1.986 y, para sorpresa de muchos, de nuevo constituyó un éxito.

El argumento retoma la historia de nuestra familia protagonista, los Freeling, tras los sucesos acaecidos en la urbanización Cuesta Verde. Se han trasladado a vivir a casa de la abuela materna, Jess (Geraldine Fitzgerald). El padre, Steven (Craig T. Nelson), que ha perdido su trabajo, intenta dar un giro a su carrera profesional vendiendo aspiradoras. La familia vive feliz, puesto que se cree a salvo de los ataques fantasmales, además, la ausencia de la televisión crea en ellos una sensación de alivio.

Por su parte, Tangina (Zelda Rubinstein), participa en la excavación que se está llevando a cabo en los terrenos en los que estuvo la casa de los Freeling. Bajo su suelo no sólo existía el cementerio, sino que mucho más abajo se abre una red de galerías subterráneas en las que encuentran los cadáveres momificados de un numeroso grupo de gente de todo tipo: niños, adultos de todas las edades.

Acompañando a Tangina se encuentra un chamán indio llamado Taylor (Will Sampson, al que recordareis por su actuación en “Alguien voló sobre el nido del cuco”), que decide encargarse de proteger a la familia Freeling, sabe que hay “algo” que no descansa y que quiere conseguir a la pequeña Carol Anne (Heather O’Rourke).
 
A raíz de la muerte de la abuela, los sucesos inexplicables vuelven a asustar a la familia, con el añadido de la presencia inquietante del predicador Kane (Julian Beck) un individuo absolutamente terrorífico, que empezará a rondar la casa con un único objetivo: apoderarse de Carol Anne.

En líneas generales, ese es el argumento de la película. Los efectos especiales no desmerecen de su antecesora y los actores, salvo las nuevas incorporaciones, son los mismos en lo que se refiere a la familia protagonista, la madre, Diane, sigue siendo la actriz JoBeth Williams y el sufrido Robbie de nuevo es Oliver Robins (los que hayan llevado un aparato corrector de ortodoncia, se van a sentir muy solidarios con él en algún momento de la película).

Me pareció un mal detalle el hecho de no justificar de algún modo la ausencia de Dana, la hermana mayor. Ha desaparecido (la actriz Dominique Dunne murió asesinada por su novio al finalizar el rodaje de la primera parte) pero no nos dan una explicación, simplemente es como si jamás hubiera existido. Habría bastado con introducir alguna escena en la que su madre habla con ella por teléfono, o algún comentario de lo bien que le va estudiando en la universidad de tal ciudad… no se, me parece un poco torpe por parte de los guionistas.

Sin lugar a dudas, el personaje que me resulta más interesante en esa segunda parte de Poltergeist es Taylor. Curiosamente en la primera película recurren a la “ciencia” para resolver el problema representada por los tres parapsicólogos, cuya labor, sinceramente, es bastante discretita; sin embargo en la segunda parte será la “creencia” la que preste su ayuda a la familia. Esa espiritualidad la representa un chamán indio que vive en un mundo totalmente inmerso en la Magia.


La relación de Taylor con la naturaleza es permanente, además se trata de un individuo animista, lo que quiere decir que otorga alma a todo lo existente (genial su idea de que el coche está enfadado). Para él no existe una línea divisoria tan clara entre la vida y la muerte, algo que resulta difícil de entender para la mente racional de la familia Freeling, especialmente para Steven. En palabras de Taylor: “La muerte nos transforma en otro estado de ser”. Esa idea de transformación, no de final, es una idea muy sugerente y con la que comulgo al cien por cien.

Mención especial merece el reverendo Kane, para mí es uno de los personajes más siniestros que he visto en el cine. Mucho después supe que el actor, Julian Beck, estaba muy enfermo de cáncer y prácticamente no necesitó caracterización para interpretar al reverendo. Falleció al poco de terminar la película.

Mucha gente critica esta película, argumentando que el final es demasiado blandito y ñoño. Todas esas alusiones al amor que se tienen unos a otros y que es su mejor arma contra el mal, a mucha gente le parecen aburridas y poco emocionantes, pero precisamente a mi eso me gusta. Taylor propone a la familia la única defensa posible que es el Amor, como la fuerza cohesiva universal. Un principio alquímico de primer orden.

En esta entrega de Poltergeist, se nos van a desvelar las causas por las que Carole Anne es perseguida y también vamos a conocer a sus acosadores. Y encima, sabremos que la niña pertenece a una saga familiar de mujeres dotadas de facultades sobrenaturales. Es interesante ver la relación que cada una de ellas tiene con sus “dones” mientras la abuela Jess los acepta como un regalo y convive con ellos con gran naturalidad, Diane los niega y rechaza, por miedo y desconocimiento.

Diane no es escéptica, como su marido, pero el hecho de que crea, no quiere decir que acepte; son términos distintos. En la película, los personajes representan a la perfección los grados de creencia y descreimiento que existen en el ser humano.

Hay personas muy escépticas y descreídas, como es el caso de Steven, luego están las personas que creen o que quieren creer, pero a la vez recelan de la creencia, que sería Diane y por último está el caso de quienes creen y aceptan plenamente aquello en lo que creen, que estaría representado por la abuela, Tangina y Taylor. La abuela quiere que Carole Anne aprenda a no temer sus facultades y a incorporarlas a su vida cotidiana, como una habilidad más, sin dar mayor importancia al fenómeno. Está muy bien la escena en la que vemos como la niña acierta los colores sólo por el tacto.



Por último, no nos olvidemos de Robbie, que ni cree, ni deja de creer, pero está abierto a todo lo que suceda, acepta lo que pasa y no se lo cuestiona. No pierde tiempo en sesudas meditaciones, ni rechaza en pleno ningún planteamiento, vive al día, mejor dicho, al momento, si tiene que actuar, actúa, si se tiene que enfrentar a lo desconocido, lo hace. Pero no indaga en la esencia de lo que no conoce, no le interesan las causas, sino los efectos. De vez en cuando intenta entender, pide que le expliquen, pero siente que las explicaciones escapan a su etendimiento, así que no se complica la existencia.

Vuelvo a poner el enlace en el que encontrareis la trilogía completa, que lo disfrutéis:

Leer más...

jueves, 6 de mayo de 2010

TIRADA DE PROS Y CONTRAS

Si hay algo que resulta más complicado aún que ser capaz de interpretar una tirada, es saber elegir la más adecuada a la cuestión que nos interesa. Por eso, se hace imprescindible tener nuestro arsenal de tiradas, perfectamente conocidas y trabajadas, de distinto tipo: más simples, más complejas, más específicas, más generales. De tal modo que, según el caso, podamos elegir la que nos resulte más conveniente para cada ocasión.

Cuando digo conocidas, me refiero a eso precisamente, a conocerlas, es decir, saber a la perfección el significado de cada posición, la estructura general e individual de las cartas en dicha tirada; y al decir trabajadas, me refiero a que se necesita haber practicado un cierto tiempo con cada tirada para conocerla a fondo, cada una de ellas posee su propia estructura, su correlación entre unas y otras posiciones, y la única forma de alcanzar soltura y destreza con las tiradas es practicar, no importa si con consultas inventadas o reales, lo importante es adquirir esa naturalidad y seguridad que únicamente otorga la práctica. Leer muchos libros al respecto, no nos da experiencia, solamente nos da más conocimientos, pero el conocimiento que no se utiliza, no sirve para nada. Equilibremos conocimiento y práctica.


Las tiradas son, por decirlo de algún modo, líneas de fuerza que trabajan en conjunto a la vez que de forma individual. Sobre todo en las tiradas más complejas, nos encontramos que las cartas enlazan unas con otras de forma concreta, de tal modo que no se pueden interpretar de forma aislada. Hay posiciones que se refuerzan entre sí, otras se matizan. Al ser una estructura un tanto compleja, es mejor empezar con tiradas sencillas que, una vez dominadas, nos servirán de trampolín para tiradas más elaboradas y barrocas.

Hoy propongo continuar con tiradas sencillas. Para la que vamos a ver, de nuevo se utilizan tres cartas. Es la tirada de los Pros y los Contras, o la tirada de A Favor y en Contra, como se prefiera. Se trata de una tirada sumamente simple y concreta. La podemos utilizar, sobre todo, para casos en los que necesitamos tomar una decisión. En esta tirada se estudian los factores a favor y en contra de una acción o resolución, y la consecuencia que la suma de ambos puede producir La estructura es la misma que vimos en la tirada de Pasado-Presente-Futuro, aunque el orden de colocación es distinto, son tres cartas alineadas de esta forma:


La posición 1 los Contras: es decir, lo que se nos opone, son los obstáculos, impedimentos, tanto los reales como los imaginarios, que nos está impidiendo lograr nuestro objetivo o qué peculiaridad negativa nos va a estorbar. Es lo negativo de la situación y por lo tanto es lo que debemos tener en cuenta.
 La posición 2 los Pros: lo que tenemos a favor, las ayudas con las que contamos, aquellos recursos que nos van a facilitar conseguir nuestros propósitos, recursos que pueden ser externos o internos. Las habilidades que poseemos y que podremos utilizar.

La posición 3 es el Resultado: teniendo en cuenta lo que tenemos a favor y en contra, nos da una aproximación de lo que es más que probable que suceda, pero, vuelvo a repetir, nunca está dicha la última palabra y esta posición es susceptible de cambio en la medida en que seamos capaces de tomar decisiones al respecto, sabiendo lo que opera a nuestro favor y los obstáculos que nos traban. Nunca me cansaré de repetir que el futuro está por escribir y que lo único que hay es el presente, que con rapidez se convierte en pasado. Por lo tanto, con respecto al futuro, la última palabra siempre está por ser dicha.

Veamos un ejemplo simple de cómo funciona esta tirada. Doy por sentado que ya hemos dado los pasos necesarios para relajarnos, concentrarnos, etc. siempre es imprescindible sintonizar nuestra mente con un estado de recepción óptimo, de lo contrario, la sesión de lectura no será tan fructífera como sería deseable. Ahora viene el paso más decisivo, la formulación de la consulta, y es que si este paso no se da bien, los demás irán mal encaminados. Ha de ser una pregunta que pueda ser contestada por este tipo concreto de tirada. No podemos preguntar como nos va a ir en nuestra vida en general en los próximos seis meses, se trata de una tirada específica para un problema muy concreto.

Recurramos a un consultante imaginario, al que llamaremos Ismael. La cuestión que nos plantea es la siguiente: Desde hace muchos años trabaja en una empresa informática multinacional, tiene un puesto importante, buen sueldo, interesantes incentivos… aunque el trabajo le resulta cada vez más mecánico y falto de alicientes. Lleva un tiempo dando vueltas a la idea de instalarse por su cuenta, montando una pequeña empresa dedicada a servicios informáticos y piensa que este es el momento, tiene 45 años y posee un colchón económico importante, en caso de que las cosas no fueran tan bien como espera. No quiere emprender aventuras teniendo cierta edad, puesto que piensa que si espera más tiempo, puede pasar su momento y quiere saber si debe dar el paso ahora.

Bien, ya tenemos la pregunta formulada: ¿Es el momento adecuado para que Ismael inicie su negocio? No debemos nunca dejar de preguntar tanto como precisemos, hay veces que los consultantes dan tan pocos datos que la lectura resulta confusa, deben ayudar un poco más. En este ejemplo concreto, es bueno que Ismael nos cuente que está haciendo ahora, que es lo que le preocupa, etc. Cuando alguien consulta al Tarot es porque está indeciso, Ismael no tiene claras las cosas, puesto que nos está preguntando; así que tiene miedos, dudas, indecisiones… vamos a ver si las cartas nos pueden aconsejar.



1.- Contras: El Ermitaño. Si bien Ismael parecía tener recelos al tema de la edad, el Ermitaño delata que realmente lo que le da miedo es la soledad, es decir, en su trabajo actual tiene un respaldo sólido, toda una empresa internacional, cuenta con compañeros de trabajo, supervisores, las decisiones realmente importantes las toman otros, el se limita a seguir las directrices que otros le marcan, pero no recae sobre él el peso de toda la empresa. Si él se instala por su cuenta, lógicamente, los beneficios y laureles serán para él, pero también los quebraderos de cabeza, las decisiones, las responsabilidades, los riesgos… todo recaerá sobre sus hombros. Como en la película de Gary Cooper, estará “Sólo ante el peligro”.

También podríamos preguntarle: ¿quién te está aconsejando erróneamente? Y es que, en ocasiones, hay consejos muy bien intencionados, pero pésimos. Ahora se nos plantea la eterna cuestión: ¿qué significado es el correcto: miedo a la soledad, mal consejo o los dos? Mi respuesta es clara: Intuición, ella es la que hará que elijamos entre los posible significados. En el caso de Ismael, yo me decanto por lo primero, aunque es mejor, cuando tengamos alguna duda, siempre preguntar al interesado para dar un enfoque correcto.

2.-Pros: El Mundo: Ahora bien. No hay más que ver esta carta para entender que está perfectamente capacitado para asumir el riesgo: es un comunicador nato, así que va a vender estupendamente el producto, tiene contactos y sabe utilizarlos, tiene ambición, apoyos y ese pequeño toque de inspiración que facilita mucho todas las cosas y allana los caminos. Esta carta nos refuerza la idea de que lo del Ermitaño no es más que un miedo ficticio, inseguridad no justificada.

3.- Resultado: La Justicia. Es una buena predicción, y podemos analizar esta carta desde dos ángulos, que no son excluyentes, sino más bien complementarios. En primer lugar, Ismael recibirá la justa retribución a su esfuerzo, a más dedicación, más éxito. Esta carta no es una carta de suerte, no le van a regalar nada, todo su trabajo recibirá la compensación exacta. En términos más técnicos, es una carta de rellenar y firmar papeles, de burocracia, papeleo en general, legalizar asuntos… cuando en una pregunta referente a montar un negocio, sociedad, etc., aparece esta carta, nos indica que se ejecutan todos los trámites burocráticos para hacer realidad ese negocio. Como se ve, un significado no anula al otro, lo complementa.

En consecuencia, vemos a Ismael inscribiendo en el registro su negocio, eso sí, debemos recordarle que no le va a regalar nadie nada y tendrá que trabajar en serio. Tal vez convendría incitar a nuestro consultante a pensar si ese miedo a emprender el vuelo solo, representado por el Ermitaño, puede llegar a ser una traba real, o es simplemente un miedo sin importancia. El Ermitaño no es mala carta, y aunque está en la posición de los obstáculos, no parece un problema insuperable, otra cosa habría sido si, por ejemplo, nos hubiera salido invertida.

Evidentemente es una tirada sumamente amable, ya nos encontraremos suficientes ocasiones en las que las cartas son menos generosas y las perspectivas son complicadas. Haremos alguna práctica para contemplar esta posibilidad y ver como, hasta cierto punto, incluso las tiradas menos positivas, se pueden mejorar dando un enfoque de ayuda. Se trata de ser constructivos, realistas, pero también constructivos.


Con respecto a lo que he comentado brevemente sobre el Ermitaño en esta tirada, es la pregunta del millón: ¿Cómo se cuál es el significado correcto? Y yo insisto en la única respuesta que puedo dar: Intuición. ¿Cómo desarrollamos la Intuición? Muy sencillo, a base de trabajo y constancia. Por un lado, realizando ejercicios destinados a acrecentarla: meditaciones con los Arcanos o del tipo que cada uno prefiera. Por otro lado el trabajo puro y duro, realizar muchas tiradas y confundirse y rectificar. Es lo que llamamos prueba – error, es una pena, pero es así, aprendemos más de nuestros errores que de nuestros aciertos. Cuanto más practiquemos, más desarrollaremos la Intuición y menos fallos cometeremos.

Un atleta no bate marcas mundiales viendo en la televisión como corren otros en las olimpiadas o en cualquier campeonato, lo consigue entrenando a diario y superando sus limitaciones poco a poco. Con la lectura del Tarot sucede lo mismo, porque leas en un libro unas tiradas, recopiles cien significados de cada Arcano o veas como otra persona realiza lecturas, no quiere decir que aprendas, hasta que no “entrenes” del mismo modo que el atleta, no conseguirás absolutamente nada.

Leer más...