Páginas

viernes, 30 de julio de 2010

EL PACTO DE LOS LOBOS

Es inevitable que una buena historia se convierta en una buena novela o una buena película, o en ambas cosas. Siempre me pregunté por qué nadie había tenido en cuenta la historia de la Bestia de Gevaudan, siendo tan intrigante y novelesca. Existían varios libros pero eran más de investigación, yo me imaginaba una novela o, especialmente, una película de acción… el argumento es fantástico y da para muchas recreaciones, puesto que se pueden manejar tantas hipótesis como se quiera.




Por fin alguien, tuvo la feliz idea de hacer una película tomando como referencia la historia de la Bestia de Gevaudan y dejando correr la imaginación. Y fue un director francés el que se atrevió en el año 2.001, Christophe Gans.
Basándose en los hechos acaecidos en la región francesa de Gevaudan a mediados del siglo XVIII, la película recrea una posible hipótesis para explicar la procedencia del monstruo que durante tres años sembró el pánico en la zona. La acción arranca en 1.765, la Bestia lleva un tiempo haciendo de las suyas y el rey Luis XV envía a un botánico, antiguo militar, Gregoire de Fronsac (Samuel le Bihan) para investigar de qué animal se trata y de esa forma saber cómo darle caza.

Fronsac no viene solo, se hace acompañar por un indio iroqués, Mani (Mark Dacascos), el último superviviente de su tribu. Su anfitrión es un simpático marqués que vive en la región, Thomas d’Apcher (Jerémie Renier). Pero nadie va a ofrecer facilidades, por el contrario, la rancia nobleza de la zona se burla de él y especialmente de Mani. Fronsac se enamora de Marianne de Morangias (Emilie Dequenne) y tendrá que soportar las chanzas del hermano de la joven aristócrata, Jean-François de Morangias (Vincent Cassel), herido en una cacería en África. Mientras, la Bestia sigue matando y no pueden acabar con ella.

No se puede contar más puesto que corro el riesgo de dar más pistas de las necesarias, pero si puedo decir que la película, que mezcla personajes reales como es el caso de Duhamel (Éric Prat), con otros totalmente ficticios, como son los principales protagonistas o una misteriosa prostituta muy amiga de las intrigas, Sylvia (Monica Belluci). Así que no conviene tomársela muy en serio en el sentido histórico.

La película no tuvo demasiada repercusión a nivel mundial, quizás algo más en Europa, pero se puede decir que pasó sin pena ni gloria por los cines durante muy poco tiempo. La crítica dijo en su momento que la ambientación histórica es muy rigurosa. Mi opinión personal es que podría clasificarla con lo que yo denomino: Las dos eles: Larga y Lenta. Como se suele decir, “Los árboles no dejan ver el bosque”, y en este caso, la obsesión por recrearse constantemente en los detalles, sean estos paisajes o prolongamientos excesivos de escenas, hace que la historia se acabe difuminando. Se hace pesada y se echa en falta más agilidad.

Me llaman especialmente la atención dos personajes. En el caso de Vincent Cassel, no es tanto el personaje de Morangias, sino el actor en sí, me parece totalmente fascinante esa cara totalmente imposible y llena de ángulos (muy difícil de dibujar), puedes acabar sintiendo verdadero odio hacia él como es el caso de esta película, o hacerte poco menos que fan suya de lo bien que te cae, como en el caso de “Los ríos de color púrpura”. ¡Ah! Para amantes del cotilleo, es el marido de Monica Belluci.

Por otro lado está el personaje del indio Mani, el toque absolutamente surrealista y friki de la película; nos encontramos al último indio de una tribu nativa norteamericana en plan experto en artes marciales a lo Steven Seagal (aunque sin sus indescriptibles chaquetas), resulta muy poco convincente y bastante anacrónico.


Por cierto, hace unos pocos días he sabido que un escritor francés: Patrick Bard, acaba de publicar una novela basada en esta historia y que se titula “El perro de Dios”, no sé nada más, así que tendré que seguir la pista y ya os contaré.

“El pacto de los lobos” tiene un efecto bastante radical, o gusta mucho o no gusta nada. Por eso, mejor verla para luego decidir. Aquí está el enlace para ver la película:

Leer más...

LA BESTIA DE GEVAUDAN

Lo primero que se debe hacer al hablar de esta historia, es agradecer la terquedad y decisión del Abate Pourcher, párroco de la abadía de Saint Martir de Bouchaux, en la región de Gevaudan. Su entusiasmo por este relato que formaba parte de la historia viva de la región, llevó al abate a recopilar datos sobre un caso que ocurrió casi siglo y medio atrás. Ningún editor quiso publicar su obra “Historia de la bestia del Gevaudan, auténtico azote de Dios”.

Pero él no se arredró, y decidió imprimirlo por su cuenta y riesgo el año 1.889. Gracias a él conocemos esta historia, que está perfectamente documentada y contrastada. El origen de estos hechos se remonta al año 1.764, se sitúa en la región francesa del Gevaudan, en la comarca de Auvernia. El verano acaba de comenzar y una campesina que regresa con sus bueyes de sus campos, en la localidad de Langogne, es sorprendida por el ataque de una inmensa “Bestia”, tal como ella describió; afortunadamente los bueyes ponen en fuga al monstruoso atacante.


Cuando cuenta su experiencia, nadie la cree; la opinión general es que se trata de un lobo, animal muy frecuente por la región. A los pocos días, cerca de Saint Etienne de Lugdarés, aparece el cadáver mutilado de muchacho de catorce años de la localidad. Un mes después será una niña la que muera devorada. A lo largo del mes de agosto, en los campos del Gevaudan se encuentran los cuerpos mutilados y tremendamente desfigurados de tres chicos, una niña pequeña y un campesino adulto.

En el mes de septiembre serán dos mujeres y un hombre los que desaparezcan, sus pertenencias se encontraron desperdigadas por los bosques, los cadáveres en cambio, nunca aparecieron. En octubre, un joven que vive en Pouget aparece en estado de shock y cubierto de sangre. Ha sido atacado por un enorme animal que no ha sido capaz de identificar. Al poco tiempo un niño sufre un ataque similar; por los mismos días aparece el cuerpo de una joven horriblemente destripada.

Las autoridades deciden tomar medidas y comienzan las batidas, puesto que la hipótesis con la que trabajan es con los ataques de algún lobo especialmente grande y agresivo. Los pocos testigos que han sobrevivido, aportan datos contradictorios y surrealistas, estos son algunos de los detalles que se recogen: tamaño de un burro o mayor, pecho de color blanco, cola larga y blanca, pelo rojizo, garras del tamaño de un oso,…

Las batidas son dirigidas por el Capitán Duhamel, de los Dragones de Langogne. Pero, salvo matar a un lobo increíblemente corpulento, no logra gran cosa. La casualidad quiere que sea un campesino de Julianges, que trabajando en su pajar, vea a la Bestia y, aunque presa del terror, nuestro intrépido amigo llamado Jean Pierre Pourcher, reúne el ánimo suficiente como para disparar a la Bestia, con el acierto suficiente como para herirla. El monstruo huye, pero la descripción que de él hace Pourcher hace que el pánico cunda por toda la región.

A las batidas se unen campesinos de la zona y nuevos refuerzos del ejército. Varias veces la Bestia es vista y recibe unos cuantos disparos, pero no logran abatirla, y parece que, en respuesta al acoso humano, se dedica con más ahínco a atacar a los habitantes de la región. Las noticias sobre las hazañas de la Bestia se extienden por todo el país y los periódicos empiezan a seguir con fruición cada novedad que proviene del Gevaudan. El rey Luis XV decide tomar cartas en el asunto, ordenando que se aumenten las batidas, extendiéndose por toda la zona.

Pero la Bestia sigue matando, estamos ya en el año 1.765 y se produce uno de los hechos más bochornosos para los soldados que ocupan la región, y es que un grupo de niños perfectamente organizados y armados con palos y piedras, logran acorralar y herir a la Bestia; algo que los adultos no han conseguido hasta el momento. De acuerdo, hay bajas, pero la aventura de los valientes muchachos llega hasta oídos del rey quien concede una pensión vitalicia a todos ellos. Por poner un ejemplo, el líder del grupo, André Portefaix, tiene doce años.

Las muertes no cesan, las batidas no obtienen los resultados esperados, y en el mes febrero se presenta Denneval, un cazador de lobos normando, de gran experiencia y un “curriculum lobero” impresionante. Se ha comprometido con el rey a matar a la Bestia y llevarla personalmente a Versalles. Denneval se muestra escrupuloso en su trabajo, estudia el terreno, las costumbres del monstruo, pero sobre todo no quiere soldados que puedan entorpecer sus pesquisas. Los enfrentamientos con Duhamel se multiplican.

Denneval no tiene éxito con sus emboscadas y batidas, incluso los métodos que utiliza, como poner como cebo cadáveres humanos, levantan ampollas en la región. El rey, harto de tanta ineficacia, ordena a su primer porta-arcabuz, Antoine de Bauterne que resuelva de una vez por todas el problema. Bauterne llega a finales de junio. Su primera medida es arrinconar a Denneval, para así poder emplearse a fondo para cazar al monstruo que, inasequible al desaliento, sigue matando sin freno.

Hasta que por fin, en una de las múltiples batidas, Bauterne, en los alrededores de la abadía de Chazés, se encuentra cara a cara con un enorme animal, sin pensárselo dos veces, dispara hasta matarlo. No hay duda, es un gigantesco lobo, mejor dicho loba, sus proporciones sorprenden a todos, pero no hay duda de la especie a la que pertenece el animal. Todos celebran la muerte del depredador. El cadáver es disecado y empalado. Lo llevan al rey, que en ese momento está en Fontainebleau. Bauterne es condecorado por su trabajo y recompensado con una pensión vitalicia sumamente generosa.


Pero la tranquilidad dura poco. Con la llegada del invierno empiezan las muertes; parece como si la Bestia se hubiera dado una tregua para que los campesinos se confiaran. Varias personas son testigos de los ataques, incluso un campesino, Pierre Blanc, tiene un enfrentamiento cuerpo a cuerpo con la Bestia y asegura que ésta lucha sosteniéndose sobre sus patas traseras, es decir, puede tratarse de un ser bípedo. Pero la Bestia de Gevaudan ya no interesa a las altas instancias; oficialmente fue abatida por Bauterne y el caso está cerrado. Es decir, la región de Gevaudan ha quedado sola a merced de una alimaña asesina.

En julio de 1.766 un noble de la zona, el marqués de Apcher, decide liderar una nueva serie de batidas con los lugareños y en ellas participa Jean Chastel quien, pese a sus sesenta años, es un hombre fuerte, valiente y honrado, a la vez que tremendamente piadoso, de él se dice que hace bendecir las balas de su escopeta. En una ocasión, estando sólo en una zona conocida como La Sogne d’Auvert se encuentra con la Bestia a la que mata sin grandes dificultades.

Según los testimonios no es un lobo. No pertenece a ninguna especie conocida, ni en esa zona ni en ninguna. Chastel se empeña en llevar los restos de la Bestia a la corte en de Versalles, pero el sofocante calor del verano acelera la descomposición del monstruo y cuando llega a su destino, los físicos del rey se niegan a examinarlo. Así que es enterrada sin más contemplaciones y Chastel poco menos que es echado con cajas destempladas. Nada que ver con lo que sucedió con Bauterne, quien por cierto, se dedicó a mostrar a su “Bestia” disecada por las ferias de toda Francia, ganando una fortuna.

Pero al bueno de Chastel no le importa, la región de Gevaudan no olvida su hazaña y en agradecimiento le es concedida una pensión, aunque modesta, pero de gran simbolismo. Gracias a los esfuerzos del abate Pourcher, ha llegado hasta nosotros el nombre del verdadero salvador de la región de Gevaudan. Y hasta aquí la historia. Por la estupidez de los físicos del rey, jamás sabremos qué era realmente la Bestia. Sus delicados estómagos no pudieron soportar el estudio de uno de los casos más increíbles con el que se podrían encontrar en toda su vida.

Huelga decir que las muertes cesaron tras la actuación de Chastel. Se han dado muchas hipótesis: desde que era una subespecie de lobo desconocida hasta el momento, hasta un lobo con una serie de deformidades que hacían que su apariencia fuera monstruosa, hay quien dice que podría ser una especie exótica traída de algún lugar lejano y que la gente de la zona no conocía (tigres, hienas, etc) también se habló de un ser demoníaco o de un “azote de Dios” consecuencia directa de los múltiples pecados de la humanidad. Este caso es tremendamente interesante, uno de mis favoritos, y no puedo dejar de dar las gracias al periodista Antonio Ruíz Vega, puesto que conocí esta historia gracias a un reportaje suyo.

Leer más...

jueves, 29 de julio de 2010

TAROT DE GUMPPENBERG

A finales del siglo XVIII y principios del XIX en Milán (Lombardía), las fábricas de naipes experimentaron un gran auge, tras una etapa francamente agónica. Los modelos se basaban, en gran medida, en el de Marsella. La instauración de la Regia Fabbrica marcó toda una época, principalmente por uno de sus jóvenes impresores, Ferdinando Gumppenberg, de origen alemán, que llegó con la idea de revolucionar la creación de las cartas e hizo lo imposible por conseguirlo.

Entre sus muchas creaciones se encuentra el Tarot Neoclásico (1.810), del que no se puede decir con seguridad si es obra suya o de alguno de los artistas a sus órdenes. Esta creación se componía de aguafuertes coloreados exclusivamente a mano. Las imágenes están inspiradas en la estética de la época, que vivía un renacimiento del gusto por las culturas clásicas.

Esta influencia se ve reflejada en todas las figuras. Cabe destacar la carta de los Enamorados, en la que la gran variación está en el sexo de los personajes, ya que nos encontramos con que es una mujer la que se ve en la tesitura de tener que elegir entre dos hombres, que podrían ser un rey y un soldado. El Ermitaño no se apoya en un cayado como es habitual, la mano izquierda sostiene un libro, con el que parece decirnos que su principal apoyo es el conocimiento.

En la carta de la Fuerza nos encontramos con un hombre fornido abriendo las fauces del león. La Muerte es un esqueleto cuya mueca parece indicarnos que se lo está pasando en grande, como si estuviera en posesión de un secreto que nadie más conoce; guadaña en mano y con un manto de tono rojizo, parece exactamente que está posando para hacerse una foto.

El Diablo aparece en una pose un tanto relajada, casi chulesca se podría decir, también parece que le van a fotografiar. Es curioso como su figura se humaniza bastante, salvo esos cuernos y orejas, han desaparecido las pezuñas, el cuerpo, incluso la cara, son de un hombre normal y común. Me llama especialmente la atención la Torre, puesto que aparece totalmente intacta, ningún rayo la sacude, nadie cae al vacío.

Y por último el Juicio, cuyos personajes humanos aparecen entre las llamas de un fuego quizás purificador. Los Arcanos Menores están basados en los de Marsella, aunque más elaborados y estilosos pero, por supuesto, se respetan los cuatro palos tradicionales. Las variaciones consisten sobre todo en la introducción de pequeños detalles en algunas cartas, de un tipo más bien recargado.

La Regia Fabbrica no terminaba de funcionar, no se acababan de ver resultados, hasta que Gumppenberg tomó las riendas de la gestión de la empresa. A su sensibilidad artística se unía un gran olfato para los negocios. Así que, viendo que no cuajaban del todo las versiones del Tarot Neoclásico, decidió adaptarse al gusto del público potencial. Las barajas de moda por la época, 1.820, eran las de tipo didáctico, así que ni corto ni perezoso, se lanzó a su impresión, nació así el Tarot de vistas y oficios de Milán.

Esta baraja estaba basada en esa duplicidad de la figura que ya vimos en algunas versiones del Piamonte y que su interés reside en que introducían imágenes del día a día cotidiano de la vida lombarda. De estos no he podido conseguir ninguna imagen… eso de que en internet encuentras todo, no es totalmente cierto.

Sólo he encontrado imágenes del Tarot Neoclásico:

http://www.aleph-tarot.com/tarot-cards/major-arcana/the-magician

Leer más...

miércoles, 28 de julio de 2010

NUEVE DE OROS

Cuando vimos la carta anterior, el Ocho de Oros, aprendimos que el trabajo metódico y continuado acaba, a la larga, dando frutos. La carta de hoy nos enseña algo más, a veces, sin esfuerzo, sin sudor, sin grandes desvelos, la Vida se muestra generosa con nosotros y nos allana caminos, nos facilita oportunidades, nos regala sus dones casi sin que lo hayamos pedido, simplemente DA. Tal vez porque hace mucho hicimos un esfuerzo (puede que en otra vida) y ahora estamos recibiendo la ganancia correspondiente.

Este Arcano es generoso y tremendamente agradable. Recibe el sobrenombre de “El Señor de la Ganancia Material” y así es, puesto que representa el éxito en el terreno material principalmente. La figura femenina que preside la imagen está en un jardín, rodeada de una exuberante planta que, parece ser una vid, desbordando los racimos, no se puede pedir más abundancia, es sin duda, la plenitud de lo que la Madre Tierra nos puede ofrecer.

Al fondo de la imagen, se dibujan unas montañas que se ven lejanas, son lo espiritual que está a gran distancia y que, de momento, no interesa a la mujer de la carta, ella está rodeada de los frutos que ofrece la tierra y no quiere saber nada más, con eso basta; ya llegará el momento de pensar en las montañas y, por lo tanto, lo espiritual. También a lo lejos se adivina una ciudad, está medio escondida, probablemente la mujer proviene de ella, pero ahora su ocupación está en el jardín, no tiene tiempo para más.

Dos árboles se alzan entre ella y las montañas, y es que para llegar a lo espiritual, primero tiene que pasar por la intención de elevarse espiritualmente, el deseo de conocer lo transcendente es el primer paso necesario y obligatorio para acceder a lo transcendente. La mujer, de momento, da la espalda a esa vía espiritual, pero los árboles siguen ahí, esperando que ella algún día se decida, del mismo modo, las montañas seguirán ahí, atentas a aquel momento en el que ella cambie sus prioridades y deje de ignorarlas.

La mujer es la parte pasiva-negativa de la creación, es la receptora, el subconsciente, en esta carta representa la fijación de nuestra parte más receptiva en lo material, rodeada de los pentáculos que hablan de riqueza material, en un jardín próspero y abundante, con unos ricos ropajes y con un halcón en la mano enguantada, es la personificación del ser humano ocupado exclusivamente en lo material. Recordemos en este punto que, en otras épocas, uno de los entretenimientos de las clases nobles y pudientes era la cetrería. Es una alegoría al tiempo de ocio ocupado en diversiones ligeras, en contraposición con el aprovechamiento del tiempo libre para el crecimiento espiritual, cuando lo material ha dejado de ser lo más importante.

Precisamente el halcón es un animal cazador, al que los antiguos egipcios adoraban como la representación del dios Horus; para ellos, la capucha que cubre su cabeza está relacionada con el renacimiento, con la esperanza de que la luz acabe iluminando las tinieblas. En occidente, en cambio, esa capucha representaría más el ocultamiento de los principios espirituales que representa el halcón. El halcón, al estar domesticado y, en cierto modo, cegado, tendría aprisionada la fuerza espiritual en beneficio de la material.

Los pentáculos, pendiendo de la vid, representan esa abundancia material que la mujer goza y que la tiene tan ocupada y entretenida. Podría decirse que los frutos del esfuerzo representado por el Ocho de Oros ahora están siendo plenamente disfrutados por el Nueve de Oros. La mano derecha de la mujer está posada sobre uno de los nueve pentáculos, no ha llegado aún el momento de alejarse de lo material y volverse hacia las montañas. Ya llegará, ahora ella parece decir: “Hoy disfruto de los frutos del trabajo espiritual, mañana puede que mire más allá, de momento, sólo me muevo en el mundo físico”.

Significados generales: Riqueza, estabilidad, buena situación económica. Ganancia material. Éxito en los negocios, inversiones seguras y rentables. Ganancia no trabajada. Ingresos de fuentes imprevistas: herencias no esperadas, loterías, regalos, etc. Adquisición de bienes inmuebles.
Disfrute de lo conseguido. Felicidad conyugal y serenidad en las relaciones. Bonanza en todos los aspectos, especialmente en lo material.
La mina. La abuela.

Invertida: Riesgos excesivos en temas financieros y en todos los ámbitos de la vida. Inversiones en peligro. Demasiado interés en lo material, en detrimento de otros asuntos. Estafa, inversiones falsas, engaños de supuestos amigos. Proyectos que no prosperan.

Leer más...

lunes, 26 de julio de 2010

ELIPHAS LEVÍ

Alphonse Louis Constant, que pasaría a la historia del ocultismo con el sobrenombre de Eliphas Leví, nació en París el 8 de febrero de 1.810. Su familia no era precisamente adinerada, así que siendo muy jovencito, con tan solo 15 años, ingresó en el seminario de Saint-Nicolas du Chardonnet, que era una salida bastante airosa para aquellos que no podían permitirse económicamente una educación en aquella época.

Después pasó por otros seminarios, Issy y Saint-Suplice, siendo ordenado subdiácono en este último. Sería precisamente allí, desarrollando su labor como catequista, donde conocería a Adele Allenbach. El joven Alphonse se enamoró de ella perdidamente. En junio de 1.836, antes de ordenarse sacerdote, abandona el seminario para estar con su amada… craso error, Adele había desaparecido.
A la “traición” de Adele, se unió la trágica muerte de su madre. Se trataba de una señora enferma y mayor, cuya mayor ilusión era la carrera eclesial de su hijo. Cuando Alphonse dejó el seminario, su madre se suicidó inhalando los vapores tóxicos del carbón de una estufa. La depresión amenazó con hacer presa del joven Alphonse, pero sus amigos decidieron que un cambio de aires sería muy positivo para que recuperara la alegría perdida.

Así fue como Alphonse se dedicó a la vida bohemia durante un tiempo, acompañando a una compañía de actores ambulantes y coqueteando con grupos políticos un tanto radicales de la época. Lo más importante de este periodo de su vida fue el descubrimiento de su habilidad como dibujante.

Trabajó para varias revistas de la época, pero no abandonó sus inquietudes religiosas. De hecho ingresó en la abadía de Solesmes con la intención de tomar los hábitos y, precisamente allí, se dice que fue donde se desarrolló su afición desmedida por el ocultismo. La abadía contaba con una impresionante biblioteca en la que Alphonse encontró abundante literatura gnóstica a cuyo estudio se entregó con entusiasmo.

Pero las desavenencias con sus superiores lo llevaron a abandonar la abadía. Durante un tiempo malvivió trabajando como inspector en un colegio, hasta que, en 1.841, la publicación de una obra sumamente crítica con la jerarquía eclesiástica, “La Biblia de la Libertad”, hizo que pasara casi un año en la cárcel de Sainte-Pélagie. A pesar de las condiciones inhumanas del presidio, sus amigos no se olvidaron de él, proporcionándole comida y todas aquellas cosas que pudiera necesitar, haciendo así su estancia carcelaria, un poco más llevadera; Alphonse dedicó ese tiempo a la lectura.

Al recuperar la libertad, decidido a reconducir su vida, adoptó el apellido de su madre, Beaucourt. Se dedicó a la pintura y a realizar esporádicas incursiones en la política de una época tan convulsa, también fue padre y esposo, aunque las penalidades parecían cebarse insistentemente en Alphonse: la muerte de su pequeña hija Marie, con tan solo siete años, sumió a Alphonse en una melancolía de la que nunca logró recuperarse completamente.

Sería a mediados de siglo cuando Alphonse empezó a escribir sobre esoterismo e inició la que sería su principal obra: “Dogma y Ritual de la Alta Magia”. Por aquel entonces adoptó el pseudónimo por el que pasaría a la posteridad: Eliphas Leví (Zahed) que no es más que la traducción literal al hebreo de su propio nombre. En esa época, abandonado por su mujer, se volcó en sus escritos y en el esoterismo. Conoció a Bulwer-Lytton (autor de “Zanoni”) y entró en contacto con el mundo ocultista de la época, vía Rosacruz principalmente.
La publicación de “Dogma y Ritual de la Alta Magia” se produjo en 1.854 y tuvo una gran repercusión, aunque no significó un reconocimiento económico para su autor, si que tuvo un efecto inmediato en su prestigio, que sufrió un importante impulso. A partir de ese momento, prácticamente todos sus esfuerzos se encaminaron al estudio y divulgación del ocultismo.

Hay una anécdota que circula sobre él y es que, en una estancia en Londres, consiguió conjurar con éxito a Apolonio de Tiana. En 1.859 publicó “La Historia de la Magia”. Esta obra fue la que consiguió su consagración como ocultista; tanto en el aspecto económico como en su prestigio en los círculos esotéricos. Por fin Alphonse era tomado en serio.

En el año 1.861 recibió su elevación a Maestro Masón en la logia Rosa del Perfecto Silencio. Pero las desavenencias hicieron que acabara abandonando la Masonería, aunque nunca renunció del todo a sus fundamentos, como sucede en muchas ocasiones, siguió practicando y creyendo en los principios, pero renegaba de la asociación en sí. También ese año publicó otra de sus grandes obras: “La Llave de los Verdaderos Misterios”. Desde entonces se multiplicaron sus escritos sobre ocultismo, Magia ritual y Cábala.

Su vida fue una constante montaña rusa en la que, según los acontecimientos, Eliphas estaba unas veces arriba para luego caer en picado, nunca logró una estabilidad en el ámbito profesional y mucho menos en el personal. Esa ley no escrita, pero que es común a muchos estudiosos del ocultismo, los constantes vaivenes y la inestabilidad crónica, se cumplió en el caso de Eliphas Leví con creces. En 1.875, tras meses de sufrimientos causados por una bronquitis crónica e incluso elefantiasis, murió en París el 31 de mayo.

Es imposible resumir el legado de Eliphas Leví para el ocultismo. Sñolo leyendo sus obras se puede comprender la magnitud de sus investigaciones mágicas y conclusiones. Su cultura esotérica era sorprendentemente variada aunque, sin lugar a dudas, su mayor fuente estaba en los autores clásicos como Jacobo Boheme, Saint-Martin o Swedenborg y, en especial, la Cábala hebrea. Según Werner F. Bonn dijo en su “Diccionario de Parapsicología” (Alianza Editorial 1.983), para Eliphas Leví la Magia se basaba en tres principios básicos, que él postuló como las tres leyes fundamentales de la Magia:

- La ley de la Fuerza de Voluntad. Hay un hecho material, una emanación del hombre, que origina circunstancias: la voluntad (concepto influido por la filosofía de los fluidos mesmeristas) los signos y ritos de la Magia son recursos para acrecentar esta voluntad.

-La ley de la Luz Astral, sería comparable con el éter universal, es una sustancia de materia fina, que llena el universo y que transmite efectos motores de esta manera explica Eliphas Leví el fenómeno de la Psicocinesis.

- La ley de la Correspondencia. En ella se recogen antiguas especulaciones sobre el macrocosmos y microcosmos: el ser humano es un espejo mágico del universo, cada objeto, cada factor en el universo, tiene su representación o correspondencia en el hombre. Por esto, en la Magia Ritual existe la posibilidad de llamar a estos representantes exteriores mediante la invocación; en cambio, en la evocación se hacen surgir los representantes interiores. Si existe una base material (por ejemplo la sangre), es posible que la representación evocada, que procede de lo más profundo del Mago, se manifieste físicamente.

Uno de los muchos dibujos sobre Magia que realizó Eliphas Leví, recreando la figura del Baphomet de los Templarios, es, sin duda, la representación del Macho Cabrío más conocida y utilizada desde su creación. El dibujo aparecía en el libro “Dogma y Ritual de la Alta Magia”. Seguro que en alguna ocasión habéis visto esta imagen, bueno pues, para quien no lo sepa, su autor es nuestro personaje de hoy Eliphas Leví.

Aquí podéis encontrar las sus principales obras:





 

Leer más...

jueves, 22 de julio de 2010

LA LLAMA ORO-RUBÍ

El color es de un tono anaranjado suave, pero recibe el precioso nombre de Oro-Rubí, que es algo tremendamente poético y sonoro. Su día es el viernes y es la Llama que nos proporciona Paz, Gracia y Suministro. Esta Llama es la representación del Espíritu Santo.

A esta radiación pertenecen los sacerdotes y sanadores y, por supuesto, son todas aquellas personas que sienten un firme deseo de servir a Dios y a la humanidad a través de la maestría de Cristo. Los miembros de la Llama o Rayo Oro-Rubí que aún no han evolucionado, presentan las características más negativas de la religiosidad, es decir, el fanatismo religioso.

Su directora es una hermosa mujer que recibe el curioso nombre de Lady Nada, cuyo Templo Etérico está en Arabia Saudita. Su predecesor es, nada más y nada menos que el Maestro Jesús, quien ahora, según parece, ocupa el cargo de Instructor Mundial. Lady Nada es conocida en la India como Lakshni (Luz Divina). Su imagen suele ser representada con las manos llenas de rosas.

Puedes acudir a ella para pedir Luz Divina sobre tu vida, hogar, seres queridos y cualquier asunto que te preocupe. Ella derramará prosperidad y amor en tu vida, incluso sanación. Además, Lady Nada, es miembro del Tribunal Kármico, el lugar en el que hemos de rendir cuentas tras haber desencarnado al final de cada existencia.
Su complemento no está muy claro, hay quien dice que es Lord Sananda (para algunos, una reencarnación de Jesús), otros dicen que es Juan, el discípulo amado de Cristo (también se dice que él es realmente el actual director de esta Llama); otra versión más osada dice que Lady Nada fue en una encarnación anterior María Magdalena y sería pues complemento divino de Jesús, y para rizar más el rizo, existe una corriente que afirma que realmente Lady Nada y María Magdalena son hermanas… Tras este auténtico galimatías “divino”, casi prefiero quedarme con la versión más aséptica y a la vez más extendida, que es aquella en la que no consta ningún nombre, entendiéndose pues que éste no ha sido revelado por algún motivo desconocido o simplemente porque es irrelevante.

El Arcángel de esta Llama es Uriel y su complemento Gracia. Uriel es el Ángel del suministro, de todo tipo de suministro. Bajo su mando está toda la hueste de Ángeles Guardianes que son asignados a cada una de las personas que habitamos la tierra; son ellos quienes se encargan de proporcionarnos aquello que necesitemos. Para ello solamente son precisos dos requisitos: pedir con la convicción de que se nos dará y creer en la existencia de nuestro particular Ángel Guardián; ahora bien, cabe hacerse una pregunta ¿realmente cumplo ambos requisitos?

En Metafísica se emplea una fórmula para realizar peticiones que es muy sencilla pero que implica una total Fe en la Gracia Divina como suministradora universal e ilimitada: “Pido….. de acuerdo con la voluntad de Dios, en armonía con todo lo creado, de manera perfecta y bajo la Gracia divina. Gracias Padre, porque ya me has escuchado”.

Esta oración, de forma anticipada, da por sentado que la petición ha sido escuchada y concedida, por eso se dan las gracias antes de que se materialice la realización, no después. Se necesita mucha Fe para llevar a cabo este tipo de peticiones, por eso, a pesar de su apariencia de sencillez, cuesta mucho trabajo cumplir los pasos que se enuncian. En su momento habrá que dedicar una entrada a este tipo de oraciones.

El Elohim de esta Llama es Tranquilino y su complemento Paz o Pacífica, como se prefiera. Tranquilino nos trae la Paz, que resulta imprescindible para encontrarnos bien con nosotros mismos y por ende con los demás. Tan importante es conseguir sentirnos en Paz que en algunas Escuelas Místicas, uno de sus saludos “oficiales” es “Paz Profunda”.

Puedes invocar a este Elohim y/o a su complemento cuando no haya Paz, tanto en tu vida en general, como en algún asunto puntual que te esté inquietando. Como ya sabemos, para que haya Paz en nuestros asuntos cotidianos y en nuestra vida en general, lo primero es estar en Paz con nosotros mismos, si esto se consigue, veremos cómo nuestro mundo se armoniza y pacifica, puesto que las circunstancias externas no son más que un reflejo de nuestro estado de ser interno.

Leer más...

lunes, 19 de julio de 2010

S.O.S., ESTE ARCANO NO CONTESTA III

Vamos a imaginar que nuestra conexión está limpia y nuestro nivel de Fe es óptimo; pero los Arcanos siguen sin hablarnos. No nos desanimemos, puesto que estos dos factores son los que más van a dificultar el posible diálogo con los Arcanos. Por un lado, es un esfuerzo inútil tratar de forzar un diálogo si no estamos listos para ello. Es exactamente como si intentásemos hablar por teléfono con alguien, pero no marcamos el número de esa persona, ¿cómo vas a hablar por teléfono sin hacer previamente una llamada? Así que sin relajación física y mental, no se puede entrar en contacto con el Arcano.

También hemos visto que si no creemos en lo que estamos haciendo, no podremos obtener ningún resultado. Si tienes serias dudas sobre la existencia de una dimensión espiritual, es muy poco probable que puedas entablar un diálogo con un arquetipo que se desenvuelve en dicha dimensión. Ya sabemos que son dos los problemas serios para contactar. Los demás impedimentos para dialogar con los Arcanos, si bien complicados, pueden ser superables con un tanto de esfuerzo y otro tanto de voluntad.


En nuestro intento de acercamiento a los Arcanos, nos podemos encontrar con una de las emociones más poderosas y que, con demasiada frecuencia, tienen un inmenso poder en nuestro subconsciente: el miedo. Este sentimiento es uno de los más paralizantes que existen y, por desgracia, el más extendido. Tenemos miedo a muchas cosas y nos enfrentamos a él de muchas maneras, una de ellas es la evitación, es decir: “me da miedo tal cosa, así que la rehuyo”. Pero esta estrategia, muy usada, para lo único que sirve es para alejar un poco más el momento inevitable en el que tenemos que encarar aquella situación que nos produce temor.

Veamos ejemplos: un miedo muy frecuente es lo que habita en nuestro propio interior. Hay sentimientos, pensamientos, impulsos, etc. que están enterrados, maquillados, disfrazados, disimulados… pero ahí están, aunque en apariencia no existan, y los Arcanos tienen el efecto de enfrentarnos a nuestros miedos, eso es algo para lo que no siempre estamos preparados. Ya vimos que hay Arcanos que nos producen un rechazo inexplicable y es porque nos confrontan con una parte de nosotros mismos que preferimos obviar.

Pero en esta ocasión debemos ir un paso más allá. Puesto que se trata de que tenemos que enfrentarnos a algo para lo que, de forma subconsciente, no nos sentimos en absoluto preparados, por lo tanto, haremos que el Arcano que representa ese “algo” pendiente, se negará a hablar con nosotros y así ese temor profundo y arraigado, seguirá escondido, puesto que el Arcano “no nos quiere hablar”. Y lo mejor de todo esto es que: ¡La culpa la tendrá el Arcano!

El subconsciente puede ser manipulador y buscar todos los vericuetos que considere oportunos con tal de seguir en una postura cómoda y que él cree segura. Una de sus principales estrategias es descargar nuestras propias culpas en otros; dará cien vueltas a lo que nos suceda para encontrar cualquier culpable en el exterior, lo importante es que nosotros jamás tengamos la culpa de lo que nuestros problemas, siempre hay alguien en quien pueda recaer el origen de nuestra desdicha. Una postura muy cómoda, muy frecuente y muy poco práctica, puesto que lo único que hace es dar una prórroga, pero no resuelve el problema, por el contrario, lo prolonga de forma indefinida.

Vamos a pensar en esa carta de los Enamorados que nos dice abiertamente que tenemos que tomar una decisión ante una encrucijada que la vida nos presenta. El miedo que nos produce tomar esa decisión sin posponerla un día más, hace que no podamos conectar con el Arcano, no porque sintamos rechazo hacia él, sino porque proyectamos nuestro miedo a su iconografía, de tal manera que descargamos nuestros temores en una carta y así, si la carta no me habla, no escucho su mensaje. Es decir, si el Arcano de los Enamorados no me habla, no me dirá que tengo que tomar una decisión, entonces yo me sentiré tremendamente feliz por esta infantil estrategia y si tengo que echar la culpa a alguien será al Arcano y no a mí.

Lógicamente, no es el Arcano de los Enamorados el que bloquea la comunicación sino yo, pero culpando a una carta yo me quedo tan contenta y relajada, puesto que he hecho todo lo posible por hablar con ella y captar su mensaje pero ella se ha negado a hablar conmigo. El origen de todo esto es el miedo a enfrentarnos con nuestra propia realidad y, si no somos conscientes de esta especie de autosabotaje al que nos sometemos, la observación nos hará darnos cuenta de lo que está pasando.

Cuando se trabaja en meditación con los Arcanos tenemos días mejores y días peores. En ciertas ocasiones la inspiración surge de forma rápida y espontánea, pero otras veces por más que lo intentamos no conseguimos ningún resultado. Estos altibajos son características propias del ser humano y no son en ningún modo preocupantes.

Las alarmas deben empezar a sonar cuando tenemos un bloqueo sistemático con un Arcano en concreto; cuando, nunca logramos sintonizar con él y, en cambio, con los otros Arcanos no tenemos grandes problemas. Cuando, pese a nuestra insistencia, no logramos establecer una relación mínimamente inteligible con él. Ese bache en la relación con un Arcano, quiere decir que existe un bloqueo con las fuerzas que encarnan los símbolos de dicha carta y tenemos que ponernos en acción para ver que nos está sucediendo.

No es inteligente ni práctico empeñarnos en forzar una relación con una carta que parece resistirse; es más inteligente autoanalizarse y tratar de llegar al fondo del problema. Los ejercicios más útiles, a mi entender, para detectar los bloqueos por miedo ante un Arcano, son los de tipo pasivo, como por ejemplo Visitar los Arcanos como Espectadores. Es importante hacer un acercamiento al Arcano de una forma más lejana e impersonal, puesto que es evidente que aún no nos sentimos preparados para enfrentarnos a sus enseñanzas.

También puede resultar útil, si ya hemos establecido diálogo con otros Arcanos, pedir ayuda a aquel que nos inspira mayor confianza, con el que sentimos una afinidad especial. Sería algo así como acudir a un intermediario que nos hace sentir seguros y cómodos, un tercero que medie en ese conflicto personal que tenemos con las fuerzas que anidan en el Arcano que nos incomoda y que nos da la espalda. Nunca es buena idea forzar las cosas en el Tarot, pero tampoco lo es no hacer nada cuando hemos detectado algún conflicto. El diálogo con nuestras cartas debería ser fluido y natural, si no lo es, estamos ante una clara señal de problema a resolver. Así que se nos presentan dos trabajos a realizar de forma consecutiva y por el siguiente orden:

1 Detectar el problema
2 Tratar de solucionarlo

En sucesivas entregas iré analizando otros impedimentos para tener una relación con los Arcanos. Somos muy complicados y nuestra tendencia natural es complicarnos la existencia más aún. A medida que vayamos haciendo ejercicios de esta naturaleza, podemos empezar a descomplicarnos, todo depende de lo sinceros que seamos con nosotros mismos y de la fuerza de voluntad y empeño que pongamos en la tarea. Los Arcanos nos avisan, pero hemos de ser nosotros los que hagamos el trabajo. Al fin y al cabo, se trata de nuestra vida y de nuestra propia evolución.

Leer más...

miércoles, 14 de julio de 2010

EL FANTASMA DE CHELTENHAM

La acción se sitúa en una pequeña localidad inglesa, Cheltenham, en el año 1.882. El capitán Frederick William Despard, recién retirado, se acababa de instalar con su familia en una hermosa casa en la calle Pittville Circus Road. Vivían con él su segunda esposa, Harriet Ann, y sus cinco hijos con edades comprendidas entre los 19 y los 9 años.

Una calurosa noche del mes de junio, cuando apenas llevaban tres meses instalados en su nueva casa, Rosina Clara, la hija mayor, escuchó unos pasos cerca de su puerta cuando se desvestía para acostarse. Creyendo que era su madre, abrió la puerta, pero no había nadie en el pasillo. Miró a lo largo del mismo y vio, en el rellano de la escalera, la silueta de una mujer enlutada. Parecía que enjugaba sus lágrimas con un pañuelo.

A los pocos segundos, la visión bajó las escaleras, desapareciendo en el piso inferior. Rosina reaccionó cuando la figura ya se había marchado; pero eso carecía de importancia, puesto que a partir de esa noche, el supuesto fantasma entró a formar parte de la vida de la familia Despard y Rosina decidió ser la cronista de todas y cada una de las manifestaciones paranormales que se sucedieron en la casa. Gracias a ella, el caso ha pasado a la historia como uno de los mejor y más documentados de la historia de la parapsicología.

Hasta el año 1.884, el fantasma enlutado se apareció de forma muy esporádica ante Rosina. Curiosamente, la joven, no contó a casi nadie lo que sucedía, tal vez pensó que no la creerían si no contaba con más testigos de las apariciones. Sólo habló del fantasma a unos pocos amigos de su entera confianza. Pero hubo más testigos: Una de las hermanas de Rosina vió a la mujer descendiendo por las escaleras principales de la casa, pero pensó que sería alguna visita de sus padres. También una doncella vio a la mujer pero ella, menos confiada que la joven Despard, alarmó a toda la casa convencida de que había visto a una intrusa que había entrado a hurtadillas para robar. Se registró la casa, pero no encontraron a nadie.

El otro testigo fue el hermano pequeño de Rosina que desde el jardín, mientras jugaba con un amiguito, vio claramente a una mujer vestida de negro, llorando desconsoladamente en una sala de la casa junto a una ventana. Cuando entró para ver quién era y qué la sucedía, la mujer ya no estaba.

A partir del verano de 1.884 el fantasma entró en una fase de hiperactividad; sus paseos nocturnos se multiplicaron y Rosina, en una ocasión, conmovida por la tristeza que veía en ella, trató de hablar con el fantasma, pero la figura desapareció instantáneamente. Fue entonces cuando decidió contar a su padre lo que estaba sucediendo.

Las apariciones se hicieron más frecuentes y empezaron a ir acompañadas de toda la fenomenología que rodea a este tipo de fenómenos: bajadas bruscas de temperatura, ruidos de origen inexplicable,… Cada vez eran más los testigos de las apariciones, puesto que el fantasma se iba desinhibiendo más y más; parecía que había ido ganando confianza en sí misma y ya no se sentía molesta por la presencia de los vivos. Sin duda eran Rosina y su padre sus testigos favoritos. Incluso, según anotó Rosina, en varias ocasiones en las que había un grupo de personas reunidas, sólo una o dos personas podían ver al fantasma.

Rosina fue anotando durante todos esos años cada una de las apariciones fantasmales y manifestaciones inexplicables de una forma rigurosa. Investigó la historia del pueblo y de la casa, intentando poner nombre al fantasma y, aunque no pudo corroborarlo, la candidata número uno pasó a ser una tal Imogen Swinhoe, que había sido la amante del inquilino que ocupó la casa antes que los Despard.

Según pudo averiguar, Imogen, tras una terrible disputa entre los amantes, había sido expulsada de la casa y muerto en la indigencia poco tiempo después, en el año 1.878, es decir, que se trataría de un fantasma muy reciente, en el caso de que se tratara realmente de Imogen, claro está.

El padre de Rosina, lejos de sentirse impresionado por las investigaciones de su hija, solo tenía un único deseo, y era librarse de la figura errante, así que solicitó que se hiciera un exorcismo a la casa para librarse definitivamente de su fantasmal inquilina. La ceremonia, realizada en el año 1.889, fue un éxito, al menos aparentemente, puesto que el fantasma no volvió a ser visto ni sentido en la casa.

El hecho había alcanzado una notoriedad enorme, no solo los curiosos rondaban la casa con la esperanza de ver al fantasma, la Sociedad para la Investigación Física, estudió el caso. Pero la desaparición radical del fenómeno, hizo que el tema cayera en el olvido y nadie volvió a acordarse del fantasma durante años.

Hay quien dice que al morir no perdemos nuestras características de personalidad más acusadas y, al menos en este caso, parece ser cierto, ya que este fantasma demostró una tenacidad a prueba de bombas, y es que bastantes años después, concretamente en 1.958, un hombre que vivía en la misma calle en la que vivieron los Despard, aunque en otra casa, se despertó una noche sobresaltado, junto a la ventana se distinguía claramente la figura enlutada de una mujer vestida con ropas de la época victoriana, que apretaba un pañuelo contra su rostro como si estuviera sollozando.

Este fue el pistoletazo de salida para una nueva serie de apariciones del fantasma de Cheltenham en su nueva ubicación y con un nuevo público, que no era precisamente entusiasta, como lo había sido Rosina. Al fantasma no pareció importarle la falta de interés de su nuevo “anfitrión”, prodigó sus apariciones por la casa durante el tiempo que el hombre ocupó la misma, hasta el año 1.961.

El fenómeno cesó cuando la casa, junto con varias otras de la calle, fue derribada para construir nuevas urbanizaciones. No consta que en las viviendas modernas, se hayan producido apariciones de ningún tipo, así que todo parece indicar que, tras haberse mudado de casa para seguir penando por el mundo de los vivos, el fantasma no se sintió cómodo con la moderna arquitectura y dio por terminadas sus rondas por el más acá. Una auténtica pena.

En esta página he conseguido las interesantes fotos que aparecen en la entrada: Se trata de una imagen de la casa donde originalmente se aparecía el fantasma y de uno de los investigadores que estudió el caso: Andrew McKenzie. Merece la pena visitarla, aunque lamentablemente está en inglés:

http://www.ufopsi.com/articles/cheltenham.html

Leer más...

martes, 13 de julio de 2010

(LA NOCHE DE) HALLOWEEN

A finales de los años setenta y principios de los ochenta, hubo un boom de películas de terror dirigidas principalmente a un público adolescente que disfrutaba, más que con el miedo, con el sobresalto. Invariablemente, el protagonista de estas historias es un asesino, víctima de algún terrible trauma infantil y que mata básicamente porque sí. Aunque, según la película, varían las características, en todas existe un factor común y es que el asesino parece imbatible, da igual que se le apuñale, dispare o atropelle… él siempre sobrevive, principalmente para protagonizar las secuelas posteriores. En caso de fallecer, da igual, siempre encontraremos a un hermano, primo o tío dispuesto a tomar el relevo.

Halloween (1.978) es un ejemplo perfecto de este tipo de cine. Los ingredientes son muy simples: adolescentes atontados que hacen justo aquellas cosas que a nadie con un mínimo de sentido común se le ocurriría hacer y que, irremediablemente, mueren uno tras otro víctimas del asesino y de su estupidez a partes iguales; asesino con incansables ansias de matar y que no se amilana ante las dificultades, sólo hay una idea en su cabeza y es asesinar, a este único objetivo van encaminados todos sus esfuerzos; su entusiasmo y dedicación son dignos de encomio, más aún cuando sus futuras víctimas, de forma irresponsable, se dedican con más entusiasmo aún a ofrecer todo tipo de facilidades.
Siempre sobrevive un único adolescente, que es un poco menos descerebrado que el resto de sus amigos y que acaba casi tan traumatizado como el asesino. Además, suele existir un personaje adulto que persigue al asesino y que siempre llega tarde, pero no le importa, él sigue con su persecución y siempre unos pasos por detrás, lo que nos asegura que jamás salvará a ninguno de los adolescentes arriba mencionados. Con estos mínimos ingredientes se han hecho películas verdaderamente interesantes y Halloween es una de ellas.

Tenemos además el aliciente de encontrarnos en esta ocasión con dos actores de bastante peso. El papel de la adolescente un poco menos torpe que el resto y que por eso se salva, lo interpreta una jovencísima Jamie Lee Curtis, que durante muchos años fue considerada como “La Reina del Grito” y viendo esta película comprenderemos por qué. El papel de adulto que persigue y nunca llega a tiempo, corre a cargo nada menos que de Donald Pleasence.

El director es el inefable John Carpenter y, debido a lo ajustado del presupuesto, la película se rodó en tres semanas. Es la noche de Halloween del año 1.963; la acción transcurre en una pequeña localidad norteamericana llamada Haddonfield (Illinois). Michael Myers es un niño que, disfrazado de payaso y con su rostro cubierto por una máscara, mata a su hermana mayor acuchillándola. No existe ningún motivo especial para el crimen, simplemente la mata.

Internado en un sanatorio mental, el psiquiatra que ha estudiado su caso, el Doctor Loomis (Donald Pleasence) está convencido de la peligrosidad del niño, además sabe que el supuesto estado catatónico en el que ha entrado, es simplemente una estrategia para ocultar su verdadera personalidad. Han pasado quince años y las autoridades que tutelan a Michael han decidido su traslado a un centro psiquiátrico de baja seguridad, pese a la oposición del Dr. Loomis. Nadie salvo el psiquiatra considera que un enfermo catatónico pueda constituir un peligro.


Así pues, la víspera de la noche de Halloween del año 1.978 es el día elegido para el traslado de Michael; el Dr. Loomis va al sanatorio con una enfermera para llevar a Michael a su nuevo destino. Pero, bajo una lluvia torrencial, los enfermos vagan a sus anchas. Michael se ha escapado y el Dr. Loomis sabe cuál es su objetivo: Llegar a Haddonfield para terminar lo que empezó quince años atrás.

Laurie (Jamie Lee Curtis) es una adolescente que vive en Haddonfield, la noche de Halloween trabajará como canguro de un niño, Tommy (Brian Andrews), como hace habitualmente. Laurie es una estudiante responsable y reservada. Sus amigas tienen planes más interesantes para esta noche, pero nos saben que Michael ya ha hecho planes por ellas.

Siguiendo el personaje de Laurie, vemos que su ingenuidad asusta casi tanto como Michael Meyers. Siempre me ha llamado la atención en las películas de terror el hecho de que se crean a salvo porque la ventana está cerrada ¿Cuánto cuesta romper el cristal de una ventana? Pero una y otra vez encontramos protagonistas que tienen las horas contadas porque no valoran esos pequeños detalles que hacen la vida mucho más segura y confortable.

Me gusta cuando Tommy, dentro de la ingenuidad de sus años dice, con gran acierto, que no se puede matar al hombre del saco, y no le falta razón, a juzgar por las múltiples secuelas, a cuál más disparatada, que se han hecho de esta película. Mención aparte merece el Dr. Loomis, con sus carreras por todo el pueblo y sus estrategias inútiles para capturar a Michael.
Michael Myers acaba resultando inquietante porque no muere de ninguna de las maneras posibles, no se trata de un fantasma o un ser de ultratumba, es una persona de carne y hueso, sólo que no hay forma de acabar con él. El hecho de que lleve una careta cubriendo su rostro le da un toque más siniestro aún y es que no hay nada más desagradable que no saber a lo que te enfrentas. Su habilidad como asesino psicópata es tal que, él andando, recorre la misma distancia en el mismo tiempo que otros corriendo, es un don que suelen tener los asesinos cinematográficos y que nos demuestran que la relatividad espacio-temporal es angustiosamente cierta, al menos en el cine.

Es una película altamente recomendable para pasar un rato estupendo y muy inspiradora para aquellas personas que trabajen cuidando niños. La música absolutamente genial. Las secuelas son para gente muy fan de Michael Myers. Aquí se puede encontrar toda la serie completa:

Leer más...

domingo, 11 de julio de 2010

LA CARTA DEL DIA: ACONTECIMIENTOS REALES

Existen múltiples tiradas para las que solo se precisa una carta. Una de las más conocidas es la Carta del Día o la Tirada del Día. O como quiera llamarse; el nombre es lo de menos. El mecanismo utilizado es de lo más elemental: Sólo tenemos que mezclar las cartas y extraer una. Eso es todo. Ahora bien, veamos los distintos tipos de interpretación que se pueden dar, que ahí es donde se dan variaciones sustanciales.

Si bien yo no soy demasiado partidaria de estos tipos de tiradas, me parece interesante darlas a conocer. Mucha gente las utiliza a modo de orientación y sienten que es una gran ayuda en el día a día, así que es importante ver como funciona y tal vez a alguien le pueda servir, que eso es lo único que realmente importa. Lo primero que debemos establecer es qué nos va a decir la carta.

Hay varias posibilidades: En primer lugar, podemos utilizarla para saber qué nos va a pasar a lo largo del día, cual será el hecho destacado, si es que lo hay, es decir, cosas que nos pueden suceder. También podemos saber que tendencia va a darse en el día de hoy: ¿Van a salirnos las cosas bien, o será un día complicado y espeso? ¿Los asuntos que se nos presenten se solucionarán de forma positiva o sufriremos trabas y dificultades?

Otra cuestión interesante sería averiguar qué cualidad necesitaré hoy: Paciencia, fe, mantenerme firme en mis convicciones, ceder, relajarme, sonreír más, mira hacia otro lado, hacer la vista gorda, implicarme… Estos son solamente tres ejemplos de interpretación para la carta del día.

Es bueno y saludable hacer uso de la imaginación y pensar en más variantes para esta tirada diaria. Los tres ejemplos que propongo hacen hincapié en distintas posibilidades. El que nos dice los acontecimientos relevantes del día es para temas más mundanos, para lo cotidiano. Los otros dos ejemplos: la tendencia del día y la cualidad del día están en otra esfera; se refieren más a lo mental y emocional. Si hoy el día se presenta guerrero o complicado, estaré avisada y me prepararé para afrontarlo de una manera positiva al tiempo que constructiva.

Y al hilo de esto, una breve explicación de porqué yo no uso este método: Pienso que me puede condicionar, si me sale una carta de un carácter no muy positivo, puede que ya me sienta predispuesta a estar todo el día a la defensiva, o a no emprender nada por temor a que “como es un día negativo, todo lo que haga va a salir mal, así que mejor me estoy quieta”, etc. Por supuesto es mi visión personal. Pero veamos el mecanismo de esta tirada para quien quiera hacer uso de ella. No hay nada mejor que probar para saber lo que nos conviene y lo que no, nunca ponderaré lo bastante las virtudes del comprobar por uno mismo las cosas. No te lo creas simplemente porque te lo cuenten; experimenta por ti mismo.

Cuando sacas una carta para ti, es algo personal, individualizado; el Tarot te habla a tí en exclusiva, nada de generalizaciones. No es como esos horóscopos diarios que podemos ver en una revista o en el periódico y que dice cosas tales como: Capricornio hoy corres el riesgo de hacerte un esguince” ¡Qué bien ¡ Todos los Capricornio del mundo, que somos unos cuantos millones, nos haremos un esguince. Ante todo, seamos sensatos.

La Carta del Día es algo distinto. Eres tú, es tu vida y lo que sólo a ti te concierne, por eso iremos viendo ejemplos según los distintos enfoques que vayamos a dar a esta tirada y así será más fácil de entender y de aplicar. Para empezar a explicar la tirada, vamos a enfocar el resultado en los sucesos más importantes del día. Por supuesto, como primer paso, dedicaremos el tiempo necesario a la realización de los pasos habituales de relajación y concentración.

Procederemos a mezclar las cartas sin ninguna idea preconcebida. Debe quedar muy claro que esta no es una tirada para resolver un problema en concreto, para eso hay otras tiradas, esta tirada simplemente tiene la función de recibir unas indicaciones generales sobre aquellos aspectos que las cartas quieran remarcarnos, puesto que ellas consideran que eso que nos van a contar es lo que nos interesa más en este momento. Si confiamos en las cartas, no lo hagamos a medias, sino al cien por cien. Imaginemos un momento que es una ayuda que pedimos a las cartas y ellas, muy amablemente, nos dan una cierta información que puede ayudarnos a enfocar el día de una manera más óptima.

También es importante establecer desde un principio las reglas del juego. En este caso, la tirada: ¿Vamos a usar Arcanos Mayores exclusivamente o todo el mazo? ¿Usaremos cartas invertidas o sólo derechas? Estas cuestiones técnicas deberían aclararse antes de la tirada, no improvisar durante la misma. A mí me parece más útil, en este caso en particular, hacer uso de la baraja completa, puesto que los Arcanos Menores son muy adecuados para hablar de situaciones concretas. Y los Arcanos Mayores, si bien nos dan indicaciones muy precisas a niveles más profundos, también pueden referirse a temas más terrenales. Así que en este tipo de tirada me parece muy interesante contar con las 78 cartas. Pero, esto es una apreciación personal. No hay formas mejores o peores de hacerlo, simplemente, hay variedad y cada uno elige la que más le gusta. Sé que soy pesada, pero no me importa, en Tarot, cuantos menos reglamentos mejor. La improvisación y la creatividad son muy importantes.

Empezamos por el ritual ya conocido: un ambiente tranquilo y propicio para favorecer la tirada, relajación, concentración y mezclamos las cartas sin ninguna idea en especial, simplemente en un estado expectante, la mente abierta a lo que las cartas nos quieran decir. Extraemos una sola carta. Empecemos con los ejemplos: primero vamos a imaginar que nos aparece un Arcano Mayor, en esta ocasión ha sido el Carro.


Siempre es bueno dejar que la carta nos transmita esa primera impresión, que brota directamente del subconsciente, antes de empezar a analizar, racionalizar y rebuscar significados en nuestra memoria. Ese chispazo de intuición, por lo general, suele desvelarnos las verdaderas claves de lo que el Tarot nos quiere decir, en el momento que analizamos e interpretamos, pierde espontaneidad y frescura. Cuanto más hagamos por sentirlo y experimentar con él, más fácil será conectar establecer una conexión. “La práctica hace al maestro”.

El Carro, como situación, nos habla de avances en los asuntos pendientes, de victorias ganadas con esfuerzo y tesón, del poder y la voluntad para solucionar problemas, también puede hacer referencia a desplazamientos, puesta en marcha de asuntos y proyectos, noticias imprevistas, hechos que suceden con rapidez… Hablando de forma muy general, es una carta de movimiento y acción. Las cartas que componen el Tarot, incluida la del Carro, no representan una única cosa, tienen varios significados y al extraer esta carta como Carta del Día, debemos tener en cuenta nuestras circunstancias personales.

¿Tenemos algún asunto en espera de resolución? Tal vez estemos pendientes de una llamada, un contrato, el visto bueno para iniciar algún tipo de acción… Con el Carro seguramente aquello que estaba en compás de espera se activar. Es una carta que nos anuncia que van a pasar cosas, y en muchas ocasiones, nos va a tocar ser protagonistas de la acción.

La Carta del Día es muy personal y su orientación está destinada a ser entendida íntimamente por la persona interesada. A mi juicio, es una tirada unipersonal y de muy difícil interpretación por una tercera persona. Es una carta que tiene cosas que contarte directamente; lo que hace precisamente atractiva para mucha gente este tipo de tirada es su sencillez y sobre todo la inmediatez, es algo para el día de hoy. Usada con sentido común, puede ser de ayuda al prevenirnos de posibles errores o conflictos.

Ahora bien, imaginemos que la carta extraída es un Arcano Menor, vamos a utilizar uno ya conocido, por ejemplo el Cinco de Oros… sí, hay veces que nos saldrán cartas un tanto antipáticas, la vida es así, hay días mejores y días peores. De nuevo, vamos a intentar antes de interpretar, dejar que la carta nos proporcione ese pequeño fogonazo de inspiración, demos una oportunidad a nuestro subconsciente para que se exprese, antes de que la parte consciente haga su erudita interpretación.




Nuestra intuición, seguro, nos dará alguna pista importante, tan sólo tenemos que dejar que hable, así que tratemos de acallar nuestra incesante cháchara mental y, acallando ese molesto murmullo, escucharemos lo que tiene que decirnos. Es probable que la información que nos transmita nuestro subconsciente sea suficiente, pero si no es así, o si no nos ha dicho nada (o no hemos entendido nada), entonces recurriremos a los conocimientos que poseemos sobre la carta para adquirir esa información.

De acuerdo, el Cinco de Oros es una carta de apariencia tristona y deprimente, pero en nosotros está en sacar una enseñanza provechosa de ella. Sus significados son los de carencia, sentimientos de no tener, “el dinero no me llega”; si esta es la Carta del Día, puede que nos esté advirtiendo de que hoy vamos a sentir estas ideas más reales que nunca, recordemos que en esta ocasión estamos utilizando la carta para ver situaciones concretas, no sentimientos, esto quiere decir que el dinero no nos va a llegar realmente, no que vamos a tener esa sensación de escasez. Pero no dramaticemos, lo más probable es que se nos presente la idea de comprar algo y no lo hagamos porque se saldría de nuestro presupuesto.

Muchas veces depende de la interpretación que demos a la Carta del Día, que nos preocupemos o que tomemos medidas ante posibles obstáculos. Tal vez no nos acepten la petición de ese crédito que hemos solicitado. Cuidado con esto, puede que a largo plazo sea beneficioso que no nos concedan ese crédito en concreto, es posible que el interés fuera abusivo y a la larga resultara demasiado gravoso… ¡quién sabe! Puede que dentro de unos días una carta nos diga que vamos a encontrar un crédito más justo y que es más asequible para nuestros intereses. A veces un negro presagio esconde una bendición, lo que sucede es que en un principio no somos capaces de ver con claridad.

Muchas personas se empeñan en interpretar las cartas que podríamos considerar más negativas, como augurios funestos de los que es imposible escapar, por el contrario, yo creo que es más sano tomar estas cartas como avisos que nos ponen en guardia y hacen que estemos más alerta que nunca, de tal forma que se acababa revirtiendo la situación y, una carta que se considera horrible, puede llegar a ser una estupenda aliada. Pero eso será en el caso de que utilicemos el Tarot como una guía orientativa, quien lo tome como un oráculo infalible e inamovible… bueno, va a pasarlo francamente mal.

Interpretemos algún significado más que nos puede sugerir esta carta. Podría ser que se nos deniegue ayuda de algún tipo, quizás ese compañero del trabajo que nos iba a cambiar el turno, se retracte en el último momento y no lo haga, o tu cuñado, que es tan manitas, y que se había comprometido a cambiar la rueda del coche, ahora pone excusas para no hacerlo. Realmente hay denegaciones que nos pueden suponer un fastidio, pero que tampoco nos van a herir mortalmente y esta carta puede abarcar toda la gama de negativas, desde la cosa más simple hasta asuntos más serios. Depende del grado de melodrama que tengamos incorporado y del nivel en el que se encuentre nuestro ego (que es la fuente de la inmensa mayoría de problemas que tenemos).

Así que, insisto, no nos quedemos siempre con lo más negativo que nos pueden decir las cartas, si siempre vamos a lo peor, tal vez sea porque, en el fondo, esperamos lo peor, y como ya sabemos que: “pide y se te dará” si estamos instalados en lo peor, será lo peor lo que encontremos. Lo que pedimos, aunque sea de forma inconsciente, es lo que recibiremos. Sería un buen ejercicio intentar encontrar más significados para estas cartas que he utilizado como ejemplo, o incluso encontrar el de otras cartas; mejor aún, intentar probar con esta tirada unos cuantos días… a ver que sucede.


Leer más...

sábado, 3 de julio de 2010

TAROTS DEL PIAMONTE II

En Turín, capital de Saboya y Piamonte, existían también fábricas de cartas, desde principios del siglo XVIII, pero no han llegado hasta nuestros días más que una baraja manufacturada en la Fabrique Royale que luego pasó a ser Ferme Royale, casa que gozó de gran prestigio y que, curiosamente, fue creada indirectamente por el duque Carlos Manuel III, que según parece era un entusiasta del Tarot y de cualquier cosa que tuviera que ver con las cartas.

Durante todo el siglo XVIII se siguieron fabricando barajas piamontesas siguiendo el modelo de Marsella. De hecho, fueron uno años en los que se reguló legalmente la fabricación de cartas, el control sobre la producción llegó a ser tan grande que se estableció un sistema de timbres o sellos distintos para determinar la zona de procedencia; esto vendría a ser algo similar a la denominación de origen que hoy conocemos para distintos tipos de productos especialmente del sector alimentario.


Los años comprendidos entre el final de siglo XVIII y el comienzo del XIX, estuvieron marcados por los acontecimientos políticos y bélicos que tuvieron como consecuencia que el Piamonte fuera anexionado a Francia. Lo que no mermó en absoluto la producción de naipes de la zona, por el contrario, no sólo siguió su curso sino que incluso aumentó. Las autoridades no son tontas y desde el punto de vista fiscal, era un campo de producción muy interesante.

En la fabricación de cartas de Tarot se establecieron dos corrientes en la primera mitad del siglo XIX. Por un lado estaban los productores fieles al modelo Marsella que no introdujeron ninguna novedad especial, por aquello de que “Para qué lo voy a cambiar si así funciona.

La otra corriente no se puede decir que fuera altamente innovadora, pero si que se dieron algunos cambios en su afán por distinguirse. Las modificaciones más sustanciales se aprecian en el idioma de las leyendas que aparecían en las cartas, que pasaron a imprimirse en italiano. También se dieron algunos cambios en la iconografía, como por ejemplo la aparición de una mariposa delante de la cara del Loco, dando la sensación de que éste sigue el trayecto que le marca el insecto.

Quizás la novedad más sorprendente la constituye, en torno al año 1.870, la aparición de barajas piamontesas en las que las figuras aparecían dobles. Esto es, tomar la mitad superior de la carta y duplicarla de tal manera que tanto derecha como invertida, la imagen es la misma.

A mí me llamó poderosamente la atención la carta del Colgado, como podéis observar la parte superior de la carta que, lógicamente es la parte inferior del cuerpo del personaje, es la que se duplica, así que la figura del colgado constituye algo tan sumamente surrealista como lo que se puede apreciar en la imagen.

El porqué de esta variación no se sabe con certeza, hay quien dice que era para agilizar el juego, otros piensan que se trata de la influencia del Tarot boloñés que ya practicaba esta duplicidad. El caso es que esta modalidad se asentó y fue utilizada como modelo durante décadas

En este enlace podéis ver una baraja piamontesa perteneciente al editor Giovanbattista Guala, del año 1.860 aproximadamente, cuando todavía no se estilaba la duplicidad en las cartas.

http://www.elbaulmagico.net/ligures.htm

En estos otros enlaces podéis conocer como son los Ligures de Piamontes, la versión más antigua, es decir, la original y la versión más moderna, la que se realiza hoy en día.

http://taroteca.multiply.com/photos/album/195/I_Tarocchi

Leer más...

jueves, 1 de julio de 2010

OCHO DE OROS

Paciente y metódicamente, un artesano trabaja unas piedras circulares. Graba pentáculos con precisión y según va terminando las piezas, las cuelga para su exhibición, como si nos quisiera decir:”¿Ves como el trabajo continuado acaba dando sus frutos?”

Este personaje recuerda a los artesanos masones que labran la piedra bruta, esculpiendo con su mazo y su cincel, hasta conseguir la piedra cúbica, es decir, la perfección y la excelencia. En este caso, está trabajando en pentáculos grabados dentro de círculos, la forma perfecta, sin aristas, ni lados. Además, el material utilizado es el oro, el más noble de los metales, el símbolo solar.

En la simbología ocultista, el mazo y el cincel representan la voluntad y la inteligencia respectivamente. Solo los esfuerzos constantes y dirigidos de forma inteligente hacia un fin concreto, dan frutos. Por eso, este artesano emplea la fuerza precisa, ni más ni menos, en la dirección exacta, para conseguir modelar la figura que tiene en mente.

Probablemente, para llegar a conseguir el resultado deseado, ha cometido muchos errores, ha utilizado el mazo con más fuerza de la necesaria, con resultados desastrosos, es muy probable que haya tenido que desechar algunas piezas como inservibles, hasta que un día, a base de ensayos y de tesón, consiguió realizar el pentáculo perfecto. Así es el aprendizaje del ser humano, adquirimos conocimiento, sobre todo, aprendiendo de nuestros errores. Ese aprendizaje en el mundo material, nos sirve de escuela para desarrollarnos después en mundos más elevados.

Si observamos con atención, veremos que, si bien es un trabajo material hecho con elementos muy materiales, enraizado por completo en lo físico, lo que cincela el artesano es un símbolo mágico que traspasa todas las dimensiones y que se refleja en todos los mundos posibles. Si bien el resultado de su obra aparece colgado de un árbol, recalcando así que se trata de un trabajo material, no podemos pasar por alto que esos pentáculos ya terminados se van elevando en dirección ascendente. Eso quiere decir que, ese trabajo material nos ayuda a elevarnos.

Si queremos dominar mundos más elevados, primero debemos adquirir la maestría en el más denso y material, que es el que en este momento de nuestro evolución nos corresponde, si no, no estaríamos en él. ¿Por qué no penden todos los pentáculos terminados del árbol? Tal vez sea debido a que el artesano quiere repasar y pulir detalles antes de colgar definitivamente su obra.

Pensemos que la precipitación, las ganas de terminar cuanto antes, nos llevan a menudo a dar por acabadas las cosas cuando aún no lo están. Muchos errores tontos que cometemos, se deben a que no repasamos el trabajo para corregir y subsanar fallos antes de darlo por bueno. Esa coma que olvidamos poner en una cuenta y que, por no repasarla, hace que la operación de errores.

Esa errata en un examen que, por no hacer una última revisión antes de entregarlo, nos baja un punto la nota… Estos fallos no los comete el Ocho de Oros, porque es puntilloso en su trabajo y prefiere tardar más tiempo buscando la perfección, que precipitarse y fallar.

Del mismo modo que para hacer un trabajo con el Tarot, sea meditativo o adivinatorio, necesitamos un cierto aislamiento de interferencias externas, que nos puedan molestar, el artesano de esta carta también ha preferido aislarse durante el tiempo que sea necesario para completar su obra.

Se ha alejado convenientemente del ruido de la ciudad y ha buscado un lugar en plena naturaleza que le asegure tranquilidad y mínimas distracciones. Este es un mensaje muy importante que nos transmite el Ocho de Oros: Aléjate del bullicio externo para poder concentrarte.

Recordemos que el Principio Hermético de la Correspondencia: “Como es arriba, es abajo”, nos recuerda que esa condición de aislamiento es básica para el trabajo en todos los planos, igual sirve para estudiar un examen de matemáticas que para hacer un trabajo meditativo. El principio es el mismo.

Significados generales: Situaciones positivas fruto del trabajo. Lo conseguido estará en proporción al esfuerzo realizado. Recuperación o mejora económica que requiere esfuerzo.
Aprendizaje, denuedo, tesón. Mentalidad práctica y prudente. Destreza manual, habilidad en actividades artesanales.
Prudencia, ahorro, inversiones conservadoras.
Seguridad más en la amistada que en el amor.

Invertida: La actividad profesional no genera beneficios, los esfuerzos no son reconocidos.
Carencia de iniciativa, falta de ambición. Desilusiones.
Codicia, astucia, vanidad. Incluso usura. Podría indicar que el consultante se comprometerá en un préstam

Leer más...