Páginas

miércoles, 14 de julio de 2010

EL FANTASMA DE CHELTENHAM

La acción se sitúa en una pequeña localidad inglesa, Cheltenham, en el año 1.882. El capitán Frederick William Despard, recién retirado, se acababa de instalar con su familia en una hermosa casa en la calle Pittville Circus Road. Vivían con él su segunda esposa, Harriet Ann, y sus cinco hijos con edades comprendidas entre los 19 y los 9 años.

Una calurosa noche del mes de junio, cuando apenas llevaban tres meses instalados en su nueva casa, Rosina Clara, la hija mayor, escuchó unos pasos cerca de su puerta cuando se desvestía para acostarse. Creyendo que era su madre, abrió la puerta, pero no había nadie en el pasillo. Miró a lo largo del mismo y vio, en el rellano de la escalera, la silueta de una mujer enlutada. Parecía que enjugaba sus lágrimas con un pañuelo.

A los pocos segundos, la visión bajó las escaleras, desapareciendo en el piso inferior. Rosina reaccionó cuando la figura ya se había marchado; pero eso carecía de importancia, puesto que a partir de esa noche, el supuesto fantasma entró a formar parte de la vida de la familia Despard y Rosina decidió ser la cronista de todas y cada una de las manifestaciones paranormales que se sucedieron en la casa. Gracias a ella, el caso ha pasado a la historia como uno de los mejor y más documentados de la historia de la parapsicología.

Hasta el año 1.884, el fantasma enlutado se apareció de forma muy esporádica ante Rosina. Curiosamente, la joven, no contó a casi nadie lo que sucedía, tal vez pensó que no la creerían si no contaba con más testigos de las apariciones. Sólo habló del fantasma a unos pocos amigos de su entera confianza. Pero hubo más testigos: Una de las hermanas de Rosina vió a la mujer descendiendo por las escaleras principales de la casa, pero pensó que sería alguna visita de sus padres. También una doncella vio a la mujer pero ella, menos confiada que la joven Despard, alarmó a toda la casa convencida de que había visto a una intrusa que había entrado a hurtadillas para robar. Se registró la casa, pero no encontraron a nadie.

El otro testigo fue el hermano pequeño de Rosina que desde el jardín, mientras jugaba con un amiguito, vio claramente a una mujer vestida de negro, llorando desconsoladamente en una sala de la casa junto a una ventana. Cuando entró para ver quién era y qué la sucedía, la mujer ya no estaba.

A partir del verano de 1.884 el fantasma entró en una fase de hiperactividad; sus paseos nocturnos se multiplicaron y Rosina, en una ocasión, conmovida por la tristeza que veía en ella, trató de hablar con el fantasma, pero la figura desapareció instantáneamente. Fue entonces cuando decidió contar a su padre lo que estaba sucediendo.

Las apariciones se hicieron más frecuentes y empezaron a ir acompañadas de toda la fenomenología que rodea a este tipo de fenómenos: bajadas bruscas de temperatura, ruidos de origen inexplicable,… Cada vez eran más los testigos de las apariciones, puesto que el fantasma se iba desinhibiendo más y más; parecía que había ido ganando confianza en sí misma y ya no se sentía molesta por la presencia de los vivos. Sin duda eran Rosina y su padre sus testigos favoritos. Incluso, según anotó Rosina, en varias ocasiones en las que había un grupo de personas reunidas, sólo una o dos personas podían ver al fantasma.

Rosina fue anotando durante todos esos años cada una de las apariciones fantasmales y manifestaciones inexplicables de una forma rigurosa. Investigó la historia del pueblo y de la casa, intentando poner nombre al fantasma y, aunque no pudo corroborarlo, la candidata número uno pasó a ser una tal Imogen Swinhoe, que había sido la amante del inquilino que ocupó la casa antes que los Despard.

Según pudo averiguar, Imogen, tras una terrible disputa entre los amantes, había sido expulsada de la casa y muerto en la indigencia poco tiempo después, en el año 1.878, es decir, que se trataría de un fantasma muy reciente, en el caso de que se tratara realmente de Imogen, claro está.

El padre de Rosina, lejos de sentirse impresionado por las investigaciones de su hija, solo tenía un único deseo, y era librarse de la figura errante, así que solicitó que se hiciera un exorcismo a la casa para librarse definitivamente de su fantasmal inquilina. La ceremonia, realizada en el año 1.889, fue un éxito, al menos aparentemente, puesto que el fantasma no volvió a ser visto ni sentido en la casa.

El hecho había alcanzado una notoriedad enorme, no solo los curiosos rondaban la casa con la esperanza de ver al fantasma, la Sociedad para la Investigación Física, estudió el caso. Pero la desaparición radical del fenómeno, hizo que el tema cayera en el olvido y nadie volvió a acordarse del fantasma durante años.

Hay quien dice que al morir no perdemos nuestras características de personalidad más acusadas y, al menos en este caso, parece ser cierto, ya que este fantasma demostró una tenacidad a prueba de bombas, y es que bastantes años después, concretamente en 1.958, un hombre que vivía en la misma calle en la que vivieron los Despard, aunque en otra casa, se despertó una noche sobresaltado, junto a la ventana se distinguía claramente la figura enlutada de una mujer vestida con ropas de la época victoriana, que apretaba un pañuelo contra su rostro como si estuviera sollozando.

Este fue el pistoletazo de salida para una nueva serie de apariciones del fantasma de Cheltenham en su nueva ubicación y con un nuevo público, que no era precisamente entusiasta, como lo había sido Rosina. Al fantasma no pareció importarle la falta de interés de su nuevo “anfitrión”, prodigó sus apariciones por la casa durante el tiempo que el hombre ocupó la misma, hasta el año 1.961.

El fenómeno cesó cuando la casa, junto con varias otras de la calle, fue derribada para construir nuevas urbanizaciones. No consta que en las viviendas modernas, se hayan producido apariciones de ningún tipo, así que todo parece indicar que, tras haberse mudado de casa para seguir penando por el mundo de los vivos, el fantasma no se sintió cómodo con la moderna arquitectura y dio por terminadas sus rondas por el más acá. Una auténtica pena.

En esta página he conseguido las interesantes fotos que aparecen en la entrada: Se trata de una imagen de la casa donde originalmente se aparecía el fantasma y de uno de los investigadores que estudió el caso: Andrew McKenzie. Merece la pena visitarla, aunque lamentablemente está en inglés:

http://www.ufopsi.com/articles/cheltenham.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario