Páginas

domingo, 11 de julio de 2010

LA CARTA DEL DIA: ACONTECIMIENTOS REALES

Existen múltiples tiradas para las que solo se precisa una carta. Una de las más conocidas es la Carta del Día o la Tirada del Día. O como quiera llamarse; el nombre es lo de menos. El mecanismo utilizado es de lo más elemental: Sólo tenemos que mezclar las cartas y extraer una. Eso es todo. Ahora bien, veamos los distintos tipos de interpretación que se pueden dar, que ahí es donde se dan variaciones sustanciales.

Si bien yo no soy demasiado partidaria de estos tipos de tiradas, me parece interesante darlas a conocer. Mucha gente las utiliza a modo de orientación y sienten que es una gran ayuda en el día a día, así que es importante ver como funciona y tal vez a alguien le pueda servir, que eso es lo único que realmente importa. Lo primero que debemos establecer es qué nos va a decir la carta.

Hay varias posibilidades: En primer lugar, podemos utilizarla para saber qué nos va a pasar a lo largo del día, cual será el hecho destacado, si es que lo hay, es decir, cosas que nos pueden suceder. También podemos saber que tendencia va a darse en el día de hoy: ¿Van a salirnos las cosas bien, o será un día complicado y espeso? ¿Los asuntos que se nos presenten se solucionarán de forma positiva o sufriremos trabas y dificultades?

Otra cuestión interesante sería averiguar qué cualidad necesitaré hoy: Paciencia, fe, mantenerme firme en mis convicciones, ceder, relajarme, sonreír más, mira hacia otro lado, hacer la vista gorda, implicarme… Estos son solamente tres ejemplos de interpretación para la carta del día.

Es bueno y saludable hacer uso de la imaginación y pensar en más variantes para esta tirada diaria. Los tres ejemplos que propongo hacen hincapié en distintas posibilidades. El que nos dice los acontecimientos relevantes del día es para temas más mundanos, para lo cotidiano. Los otros dos ejemplos: la tendencia del día y la cualidad del día están en otra esfera; se refieren más a lo mental y emocional. Si hoy el día se presenta guerrero o complicado, estaré avisada y me prepararé para afrontarlo de una manera positiva al tiempo que constructiva.

Y al hilo de esto, una breve explicación de porqué yo no uso este método: Pienso que me puede condicionar, si me sale una carta de un carácter no muy positivo, puede que ya me sienta predispuesta a estar todo el día a la defensiva, o a no emprender nada por temor a que “como es un día negativo, todo lo que haga va a salir mal, así que mejor me estoy quieta”, etc. Por supuesto es mi visión personal. Pero veamos el mecanismo de esta tirada para quien quiera hacer uso de ella. No hay nada mejor que probar para saber lo que nos conviene y lo que no, nunca ponderaré lo bastante las virtudes del comprobar por uno mismo las cosas. No te lo creas simplemente porque te lo cuenten; experimenta por ti mismo.

Cuando sacas una carta para ti, es algo personal, individualizado; el Tarot te habla a tí en exclusiva, nada de generalizaciones. No es como esos horóscopos diarios que podemos ver en una revista o en el periódico y que dice cosas tales como: Capricornio hoy corres el riesgo de hacerte un esguince” ¡Qué bien ¡ Todos los Capricornio del mundo, que somos unos cuantos millones, nos haremos un esguince. Ante todo, seamos sensatos.

La Carta del Día es algo distinto. Eres tú, es tu vida y lo que sólo a ti te concierne, por eso iremos viendo ejemplos según los distintos enfoques que vayamos a dar a esta tirada y así será más fácil de entender y de aplicar. Para empezar a explicar la tirada, vamos a enfocar el resultado en los sucesos más importantes del día. Por supuesto, como primer paso, dedicaremos el tiempo necesario a la realización de los pasos habituales de relajación y concentración.

Procederemos a mezclar las cartas sin ninguna idea preconcebida. Debe quedar muy claro que esta no es una tirada para resolver un problema en concreto, para eso hay otras tiradas, esta tirada simplemente tiene la función de recibir unas indicaciones generales sobre aquellos aspectos que las cartas quieran remarcarnos, puesto que ellas consideran que eso que nos van a contar es lo que nos interesa más en este momento. Si confiamos en las cartas, no lo hagamos a medias, sino al cien por cien. Imaginemos un momento que es una ayuda que pedimos a las cartas y ellas, muy amablemente, nos dan una cierta información que puede ayudarnos a enfocar el día de una manera más óptima.

También es importante establecer desde un principio las reglas del juego. En este caso, la tirada: ¿Vamos a usar Arcanos Mayores exclusivamente o todo el mazo? ¿Usaremos cartas invertidas o sólo derechas? Estas cuestiones técnicas deberían aclararse antes de la tirada, no improvisar durante la misma. A mí me parece más útil, en este caso en particular, hacer uso de la baraja completa, puesto que los Arcanos Menores son muy adecuados para hablar de situaciones concretas. Y los Arcanos Mayores, si bien nos dan indicaciones muy precisas a niveles más profundos, también pueden referirse a temas más terrenales. Así que en este tipo de tirada me parece muy interesante contar con las 78 cartas. Pero, esto es una apreciación personal. No hay formas mejores o peores de hacerlo, simplemente, hay variedad y cada uno elige la que más le gusta. Sé que soy pesada, pero no me importa, en Tarot, cuantos menos reglamentos mejor. La improvisación y la creatividad son muy importantes.

Empezamos por el ritual ya conocido: un ambiente tranquilo y propicio para favorecer la tirada, relajación, concentración y mezclamos las cartas sin ninguna idea en especial, simplemente en un estado expectante, la mente abierta a lo que las cartas nos quieran decir. Extraemos una sola carta. Empecemos con los ejemplos: primero vamos a imaginar que nos aparece un Arcano Mayor, en esta ocasión ha sido el Carro.


Siempre es bueno dejar que la carta nos transmita esa primera impresión, que brota directamente del subconsciente, antes de empezar a analizar, racionalizar y rebuscar significados en nuestra memoria. Ese chispazo de intuición, por lo general, suele desvelarnos las verdaderas claves de lo que el Tarot nos quiere decir, en el momento que analizamos e interpretamos, pierde espontaneidad y frescura. Cuanto más hagamos por sentirlo y experimentar con él, más fácil será conectar establecer una conexión. “La práctica hace al maestro”.

El Carro, como situación, nos habla de avances en los asuntos pendientes, de victorias ganadas con esfuerzo y tesón, del poder y la voluntad para solucionar problemas, también puede hacer referencia a desplazamientos, puesta en marcha de asuntos y proyectos, noticias imprevistas, hechos que suceden con rapidez… Hablando de forma muy general, es una carta de movimiento y acción. Las cartas que componen el Tarot, incluida la del Carro, no representan una única cosa, tienen varios significados y al extraer esta carta como Carta del Día, debemos tener en cuenta nuestras circunstancias personales.

¿Tenemos algún asunto en espera de resolución? Tal vez estemos pendientes de una llamada, un contrato, el visto bueno para iniciar algún tipo de acción… Con el Carro seguramente aquello que estaba en compás de espera se activar. Es una carta que nos anuncia que van a pasar cosas, y en muchas ocasiones, nos va a tocar ser protagonistas de la acción.

La Carta del Día es muy personal y su orientación está destinada a ser entendida íntimamente por la persona interesada. A mi juicio, es una tirada unipersonal y de muy difícil interpretación por una tercera persona. Es una carta que tiene cosas que contarte directamente; lo que hace precisamente atractiva para mucha gente este tipo de tirada es su sencillez y sobre todo la inmediatez, es algo para el día de hoy. Usada con sentido común, puede ser de ayuda al prevenirnos de posibles errores o conflictos.

Ahora bien, imaginemos que la carta extraída es un Arcano Menor, vamos a utilizar uno ya conocido, por ejemplo el Cinco de Oros… sí, hay veces que nos saldrán cartas un tanto antipáticas, la vida es así, hay días mejores y días peores. De nuevo, vamos a intentar antes de interpretar, dejar que la carta nos proporcione ese pequeño fogonazo de inspiración, demos una oportunidad a nuestro subconsciente para que se exprese, antes de que la parte consciente haga su erudita interpretación.




Nuestra intuición, seguro, nos dará alguna pista importante, tan sólo tenemos que dejar que hable, así que tratemos de acallar nuestra incesante cháchara mental y, acallando ese molesto murmullo, escucharemos lo que tiene que decirnos. Es probable que la información que nos transmita nuestro subconsciente sea suficiente, pero si no es así, o si no nos ha dicho nada (o no hemos entendido nada), entonces recurriremos a los conocimientos que poseemos sobre la carta para adquirir esa información.

De acuerdo, el Cinco de Oros es una carta de apariencia tristona y deprimente, pero en nosotros está en sacar una enseñanza provechosa de ella. Sus significados son los de carencia, sentimientos de no tener, “el dinero no me llega”; si esta es la Carta del Día, puede que nos esté advirtiendo de que hoy vamos a sentir estas ideas más reales que nunca, recordemos que en esta ocasión estamos utilizando la carta para ver situaciones concretas, no sentimientos, esto quiere decir que el dinero no nos va a llegar realmente, no que vamos a tener esa sensación de escasez. Pero no dramaticemos, lo más probable es que se nos presente la idea de comprar algo y no lo hagamos porque se saldría de nuestro presupuesto.

Muchas veces depende de la interpretación que demos a la Carta del Día, que nos preocupemos o que tomemos medidas ante posibles obstáculos. Tal vez no nos acepten la petición de ese crédito que hemos solicitado. Cuidado con esto, puede que a largo plazo sea beneficioso que no nos concedan ese crédito en concreto, es posible que el interés fuera abusivo y a la larga resultara demasiado gravoso… ¡quién sabe! Puede que dentro de unos días una carta nos diga que vamos a encontrar un crédito más justo y que es más asequible para nuestros intereses. A veces un negro presagio esconde una bendición, lo que sucede es que en un principio no somos capaces de ver con claridad.

Muchas personas se empeñan en interpretar las cartas que podríamos considerar más negativas, como augurios funestos de los que es imposible escapar, por el contrario, yo creo que es más sano tomar estas cartas como avisos que nos ponen en guardia y hacen que estemos más alerta que nunca, de tal forma que se acababa revirtiendo la situación y, una carta que se considera horrible, puede llegar a ser una estupenda aliada. Pero eso será en el caso de que utilicemos el Tarot como una guía orientativa, quien lo tome como un oráculo infalible e inamovible… bueno, va a pasarlo francamente mal.

Interpretemos algún significado más que nos puede sugerir esta carta. Podría ser que se nos deniegue ayuda de algún tipo, quizás ese compañero del trabajo que nos iba a cambiar el turno, se retracte en el último momento y no lo haga, o tu cuñado, que es tan manitas, y que se había comprometido a cambiar la rueda del coche, ahora pone excusas para no hacerlo. Realmente hay denegaciones que nos pueden suponer un fastidio, pero que tampoco nos van a herir mortalmente y esta carta puede abarcar toda la gama de negativas, desde la cosa más simple hasta asuntos más serios. Depende del grado de melodrama que tengamos incorporado y del nivel en el que se encuentre nuestro ego (que es la fuente de la inmensa mayoría de problemas que tenemos).

Así que, insisto, no nos quedemos siempre con lo más negativo que nos pueden decir las cartas, si siempre vamos a lo peor, tal vez sea porque, en el fondo, esperamos lo peor, y como ya sabemos que: “pide y se te dará” si estamos instalados en lo peor, será lo peor lo que encontremos. Lo que pedimos, aunque sea de forma inconsciente, es lo que recibiremos. Sería un buen ejercicio intentar encontrar más significados para estas cartas que he utilizado como ejemplo, o incluso encontrar el de otras cartas; mejor aún, intentar probar con esta tirada unos cuantos días… a ver que sucede.


2 comentarios:

  1. Hola Cris!!!tal cual como dices,es muy útil este ejercicio,pero puede ser condicionante,sobre todo cuando salen cartas "dificiles".
    Una buena manera de hacerlo y al terminar el día comprobar la relación entre la carta diaria y nuestro día,es dejarla boca abajo(no mirarla)hasta la noche.
    Ahi es otra cosa...una anecdota breve,un dia me habia salido el as de espadas,y fue ese dia que me hice un analisis de sangre,pues...yo lo tome como una analogia de la aguja,jeje,y yo soy impresionable con ellas XD
    Podria haber establecido muchisimas otras asociaciones,pero "se" que a eso se referia...como dices,uno intuye y el tarot le "habla" a cada uno.
    Para hacer este ejercicio con la carta tapada hay que tener un mazo alternativo,que no vayamos a usar,asi no hay problema con la carta faltante.
    El tini tarot,ese pequeñito que es tipo llavero,viene muy bien para esto!
    uf,que latosa me siento con mi laaaaaaaaaaaaaargo comentario! :P
    Un abrazote y mil felicitaciones por la copa!!!!! :D
    Olé!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, nada de latosa, todo lo contrario, cuantos más ejemplos mejor se entienden las cosas, así que ¡bienvenidas sean las experiencias en primera persona!. Yo no soy demasiado partidaria de esta tirada así que no la utilizo, pero entiendo que a otras personas les gusta y les resulta útil, así que yo la doy a conocer y para que puedan decidir si la utilizan o no.
    Ufffff gracias por la felicitación... ¡qué nervios pasé! Menos mal que estas competiciones no son muy a menudo proque si no dudo mucho que pudiera resistirlo.
    Besos

    ResponderEliminar