Páginas

jueves, 1 de julio de 2010

OCHO DE OROS

Paciente y metódicamente, un artesano trabaja unas piedras circulares. Graba pentáculos con precisión y según va terminando las piezas, las cuelga para su exhibición, como si nos quisiera decir:”¿Ves como el trabajo continuado acaba dando sus frutos?”

Este personaje recuerda a los artesanos masones que labran la piedra bruta, esculpiendo con su mazo y su cincel, hasta conseguir la piedra cúbica, es decir, la perfección y la excelencia. En este caso, está trabajando en pentáculos grabados dentro de círculos, la forma perfecta, sin aristas, ni lados. Además, el material utilizado es el oro, el más noble de los metales, el símbolo solar.

En la simbología ocultista, el mazo y el cincel representan la voluntad y la inteligencia respectivamente. Solo los esfuerzos constantes y dirigidos de forma inteligente hacia un fin concreto, dan frutos. Por eso, este artesano emplea la fuerza precisa, ni más ni menos, en la dirección exacta, para conseguir modelar la figura que tiene en mente.

Probablemente, para llegar a conseguir el resultado deseado, ha cometido muchos errores, ha utilizado el mazo con más fuerza de la necesaria, con resultados desastrosos, es muy probable que haya tenido que desechar algunas piezas como inservibles, hasta que un día, a base de ensayos y de tesón, consiguió realizar el pentáculo perfecto. Así es el aprendizaje del ser humano, adquirimos conocimiento, sobre todo, aprendiendo de nuestros errores. Ese aprendizaje en el mundo material, nos sirve de escuela para desarrollarnos después en mundos más elevados.

Si observamos con atención, veremos que, si bien es un trabajo material hecho con elementos muy materiales, enraizado por completo en lo físico, lo que cincela el artesano es un símbolo mágico que traspasa todas las dimensiones y que se refleja en todos los mundos posibles. Si bien el resultado de su obra aparece colgado de un árbol, recalcando así que se trata de un trabajo material, no podemos pasar por alto que esos pentáculos ya terminados se van elevando en dirección ascendente. Eso quiere decir que, ese trabajo material nos ayuda a elevarnos.

Si queremos dominar mundos más elevados, primero debemos adquirir la maestría en el más denso y material, que es el que en este momento de nuestro evolución nos corresponde, si no, no estaríamos en él. ¿Por qué no penden todos los pentáculos terminados del árbol? Tal vez sea debido a que el artesano quiere repasar y pulir detalles antes de colgar definitivamente su obra.

Pensemos que la precipitación, las ganas de terminar cuanto antes, nos llevan a menudo a dar por acabadas las cosas cuando aún no lo están. Muchos errores tontos que cometemos, se deben a que no repasamos el trabajo para corregir y subsanar fallos antes de darlo por bueno. Esa coma que olvidamos poner en una cuenta y que, por no repasarla, hace que la operación de errores.

Esa errata en un examen que, por no hacer una última revisión antes de entregarlo, nos baja un punto la nota… Estos fallos no los comete el Ocho de Oros, porque es puntilloso en su trabajo y prefiere tardar más tiempo buscando la perfección, que precipitarse y fallar.

Del mismo modo que para hacer un trabajo con el Tarot, sea meditativo o adivinatorio, necesitamos un cierto aislamiento de interferencias externas, que nos puedan molestar, el artesano de esta carta también ha preferido aislarse durante el tiempo que sea necesario para completar su obra.

Se ha alejado convenientemente del ruido de la ciudad y ha buscado un lugar en plena naturaleza que le asegure tranquilidad y mínimas distracciones. Este es un mensaje muy importante que nos transmite el Ocho de Oros: Aléjate del bullicio externo para poder concentrarte.

Recordemos que el Principio Hermético de la Correspondencia: “Como es arriba, es abajo”, nos recuerda que esa condición de aislamiento es básica para el trabajo en todos los planos, igual sirve para estudiar un examen de matemáticas que para hacer un trabajo meditativo. El principio es el mismo.

Significados generales: Situaciones positivas fruto del trabajo. Lo conseguido estará en proporción al esfuerzo realizado. Recuperación o mejora económica que requiere esfuerzo.
Aprendizaje, denuedo, tesón. Mentalidad práctica y prudente. Destreza manual, habilidad en actividades artesanales.
Prudencia, ahorro, inversiones conservadoras.
Seguridad más en la amistada que en el amor.

Invertida: La actividad profesional no genera beneficios, los esfuerzos no son reconocidos.
Carencia de iniciativa, falta de ambición. Desilusiones.
Codicia, astucia, vanidad. Incluso usura. Podría indicar que el consultante se comprometerá en un préstam

2 comentarios:

  1. Saludos Cristilof,

    Ignoro si llego el otro comentario que escribí, ya que no estaba asociado a una cuenta de correo.

    Quería comentar que al leer esta entrada, siento nuevamente la sincronicidad con lo que estoy haciendo en el momento, y que hace parte de este apasionante estudio con el tarot, en este caso.

    Gracias y GRACIAS !.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Onacra

      No sé qué pasaría con tu otro comentario, para mi blogger es un auténtico misterio.
      Me agrada leer lo que comentas, el Tarot no es solo teoría, es práctica y conseguir entenderlo y vivirlo en nuestro día a día es el verdadero Arte.

      Saludos y gracias a ti

      Eliminar