Páginas

martes, 10 de agosto de 2010

POSESIÓN INFERNAL

Todos tenemos un pasado, y el director Sam Raimi no iba a ser una excepción. En el año 1.982 realizó esta película, un tanto delirante pero imprescindible para los incondicionales del subgénero dentro de las películas de terror en el que podríamos encasillar “Posesión Infernal”: Películas Inclasificables.



Raimi (director y guionista), junto con sus amigos Bruce Campbell (protagonista y productor) y Robert G. Tapert (productor) creó la productora Reinaissance Pictures, cuando eran solamente unos novatos veinteañeros. La película se hizo con muy bajo presupuesto, pocos actores y medios muy modestos. A pesar de todo esto, es sin duda un clásico.

Un grupo de amigos va a pasar el fin de semana a una cabaña escondida en un bosque en Tennessee. Son tres chicas: Cheryl (Ellen Sandweiss), Linda (Betsy Baker) y Shelly (Theresa Tilly, aunque en los créditos aparece como Sarah York) y dos chicos: Ash (Bruce Campbell) y Scott (Hal Delrich). Mientras están cenando, la trampilla que da acceso al sótano se abre de golpe. Cuando bajan a investigar, encuentran, entre el polvo y las telarañas, un magnetófono, un cuchillo de extraña forma y un libro antiguo. Deciden escuchar el contenido de la grabación.

En ella, un hombre que dice ser científico, cuenta que el libro que han encontrado, es en realidad un grimorio lleno de ritos y hechizos mágicos relacionados con la muerte. Su encuadernación está hecha de piel humana y las letras escritas con sangre. Si se siguen al pie de la letra las fórmulas allí descritas, se puede devolver a la vida a toda una serie de seres malignos que se encuentran actualmente en letargo. La voz comienza a recitar los conjuros del libro y… algo sucede en el bosque. Parece que una fuerza misteriosa ha tomado vida y está dispuesta a acabar con todos ellos.

En esta película, sin duda Ash, el protagonista, brilla con luz propia. Esa mezcla de simpleza y cobardía resultan altamente conmovedoras. Es inexplicable como no es el primero en caer.

Además cumple con uno de mis tópicos favoritos de las películas de terror: ¿por qué en la inmensa mayoría de estas películas, se empeñan en bloquear la puerta con cien muebles y luego las ventanas, que suelen ser muchas, quedan al aire cubiertas tan solo por unos simples cristales, ninguna contraventana, ni persiana, nada que las haga más seguras (algunos se quedan tan satisfechos echando las cortinas)?. ¿Realmente creen que los demonios o vampiros o fantasmas o lo que sea que esté atacando, son tan educados que exclusivamente entrarán por la puerta?
Un detalle que me encanta es la referencia, velada, que hacen con ese libro misterioso, llamado Libro de los Muertos, encontrado en el sótano, al Necronomicón.

“Posesión Infernal” tuvo una repercusión moderada en los cines. En muchos países fue censurada o incluso no se exhibió por la violencia de algunas escenas (sin comentarios). Pero ya sabemos que el ser humano siente un morbo increíble por lo prohibido, así que se convirtió en un auténtico éxito en el mercado negro. También fue un auténtico fenómeno en el alquiler de videos, de hecho arrasó, y ese hecho fue uno de los factores decisivos que contribuyeron a forjar la fama de película de culto que tiene desde entonces. Como curiosidad, los pescadores que aparecen al principio son Sam Raimi y Robert Tapert.

La película tiene dos secuelas hechas con más medios, pero han perdido el encanto casero y algo chapuza de la original. Aunque el paso del tiempo ha sido un poco cruel con ella, hay que reconocer que esa mezcla de humor y charcutería es entrañable. Aquí podéis verla. ¡A disfrutar!

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/posesion-infernal-1982/

No hay comentarios:

Publicar un comentario