Páginas

miércoles, 25 de agosto de 2010

TIRADAS CORRIDAS

Bajo esta denominación se agrupan un sinfín de tiradas, unidas por un denominador común: el criterio de quien interpreta. Se trata de utilizar un número de cartas que variará según la necesidad del momento y su característica principal es que, salvo que interese lo contrario, no se asignarán posiciones concretas. Quien vaya a interpretar la tirada, debe ser el que decida qué cantidad de cartas utilizará.

Tal vez la mejor forma de decidir el número de cartas que se extraerán del mazo, es el de adecuarlo al tipo de pregunta que se realice; para ello, nada como el sentido común y la sensatez. Si realizamos una pregunta concreta, bastarán tres cartas para tal fin, no tiene sentido utilizar diez; en cambio, si el tema planteado es más complejo, será oportuno aumentar la cantidad de cartas, siempre con coherencia.

Muchas personas, que no siempre son inexpertas, se empeñan en contestar a una cuestión breve utilizando muchas cartas; el resultado suele ser desolador, por la sencilla razón de que al recibir más información de la necesaria, no son capaces de encontrar la línea argumental que plantean las cartas. Por lo tanto, lejos de aclarar dudas, el uso inadecuado del Tarot enmarañará más el problema. Es muy frecuente culpar al Tarot cuando no nos ha servido de ayuda, pero jamás reconocemos que somos nosotros los que no hemos usado con inteligencia las grandes posibilidades que éste nos ofrece, pues nos empeñamos en hacer las cosas a nuestra manera desordenada e incoherente.

Si pregunto, por ejemplo: ¿Voy a aprobar tal examen? No creo que sea preciso utilizar hasta doce cartas como algunas personas hacen. En cambio, si pregunto: ¿Por qué Antonio, tras diez años de relación, ha decidido abandonar a Marisa sin ninguna explicación? La respuesta quedará un tanto escasa si utilizo un par de cartas, generalmente en un caso así han pasado cosas complejas, quizás se trata de un proceso que se viene gestando de tiempo atrás y puede ser la suma de muchos factores… o tal vez no, pero lo normal es que se necesiten varias cartas para conocer matices.

Lo mejor es recurrir a varios ejemplos para conocer mejor esta tirada. En el primero de ellos nos haremos una pregunta de respuesta corta. Podemos recrear mentalmente el rostro de nuestro consultante imaginario. Vamos a pensar en una señora ya mayor que se llama Beatriz, ha decidido afrontar una pequeña reforma en el baño de su casa para adecuarlo a su edad y estado físico. Beatriz nos confiesa que está un poco preocupada, no tanto por los resultados, sino por los trastornos que la obra pueda ocasionar en su vida cotidiana.

Una vez que tenemos clara la pregunta: ¿Cómo va a afectar a Beatriz el proceso de la reforma? Es cuando decidimos cuantas cartas emplearemos en la tirada. Para una pregunta tan breve, no necesitamos muchas. Bastará con hacer uso de dos o tres como mucho. Recordemos que este tipo de tiradas son sumamente flexibles, no asignamos posiciones concretas, ni pasado y futuro, etc. Simplemente dejemos que las cartas que aparezcan en la tirada, nos digan lo que tengan que decirnos; estamos ante una tirada especialmente intuitiva, puesto que serán los Arcanos los que nos hablen con total libertad. Ellos serán los que determinarán si nos están aconsejando o nos están contando una sucesión de hechos tal como es probable que pasen. Para quien no confíe en su intuición, puede decidir qué cariz tomará la tirada antes de iniciarla y después, atenerse a ella.

Después de haber decidido cuantas cartas utilizaremos, para este caso serán dos; mezclaremos las cartas, nos concentraremos en la pregunta de Beatriz y extraeremos las correspondientes cartas. Vamos a imaginar que las cartas que nos han aparecido son las siguientes: Emperador y Estrella:


Evidentemente, una tirada a una persona existente arroja más datos, puesto que estamos “leyendo” circunstancias reales a personas reales con conflictos reales, pero cuando hagamos estos ejercicios ficticios, es conveniente esforzarse como si todo fuera verdad, tratemos de hacerlo lo mejor posible y de ese modo, cuando llegue la hora de leer para personas de carne y hueso, ya habremos creado en nosotros el hábito de la concentración total y, puedo asegura, que no notaremos prácticamente la diferencia, puesto que habremos adquirido la soltura y la espontaneidad que da el hábito. Por ahora, podemos conformarnos con nuestros amigos imaginarios.

Al ver la combinación Emperador y Estrella, se me ocurre que nuestra amiga Beatriz va a tener que hacer uso durante la obra, de su autoridad, pero dulcificada con eso que suele llamarse mano izquierda. Se tendrá que imponer, pero con sutileza. El Emperador por un lado nos habla del concepto de mando y autoridad, es lógico, es una obra que se realiza en su casa y con su dinero, por lo tanto tiene el derecho, y también el deber, de exigir trabajo serio y efectivo: que se haga la reforma que ella ha contratado, con los plazos acordados, etc.

La aparición de la Estrella sirve para matizar, y es que es un Arcano que hace bueno el refrán que dice: “Se atrapan más moscas con miel que con vinagre”. La colocación de las cartas, primero el Emperador y después la Estrella, puede sugerir a Beatriz que empiece siendo más autoritaria y luego, una vez que haya dejado claro el lugar de cada uno en la obra, puede relajar el trato suavizándolo. Sinceramente, para una pregunta como esta, no creo que se necesiten más cartas.

Podemos tranquilizar a Beatriz, puesto que son cartas positivas y no se ven grandes desgracias. Ahora bien, imaginemos por un momento que las cartas que han salido, para la misma pregunta fueran cartas menos “agradables”. Olvidemos el resultado anterior y vamos a suponer que las cartas que han aparecido son: Torre y Colgado.


Bien, es difícil edulcorar algo así. La Torre puede augurar literalmente algún desastre físico, del tipo: agujeros en la pared, rotura de tuberías, etc. Por su parte el Colgado nos puede señalar la demora en los plazos prefijados que se pueden producir como consecuencia de esos fallos; evidentemente el Colgado nos está hablando de estancamientos, algo que lleva directamente a los retrasos, pero estos escapan del control de Beatriz. Evidentemente si, por ejemplo, se hace un agujero que atraviesa la pared del vecino, la obra del cuarto de baño tendrá que pararse hasta arreglar los desperfectos causados, con el consiguiente atraso. Eso es algo en lo que Beatriz no puede hacer nada.

Llegados a este punto, tratemos de sacar una lectura positiva entre tanto supuesto “desastre”. Evidentemente errores cometemos todos, y esos inconvenientes pueden pasarle a cualquiera. Una buena forma de hacer un uso inteligente de la lectura del Tarot es que, puesto que Beatriz está sobre aviso, se incluya una cláusula en el contrato en la que se contemple esta clase de contingencia. Por ejemplo, especificando que se revisará el precio a la baja en caso de retraso por algún fallo o negligencia por parte de la constructora.

Debe quedar claro que no debemos decir a Beatriz lo que ha de hacer, ni mucho menos ponernos a redactar su contrato (al menos que seamos especialistas en el tema y ella nos lo pida). Simplemente tenemos una misión, que es interpretar lo que las cartas dicen y dejar que sea Beatriz la que tome la decisión. Se pueden sugerir cosas, más que nada para exponer ejemplos de las salidas que tiene, pero nunca decir: “Lo que tienes que hacer es esto y lo otro”. Dejemos que Beatriz escriba su propia historia, que se confunda o que lo haga todo bien, pero que todo sea obra suya. Al convertirnos en lectores de Tarot, somos simplemente anotaciones al margen, pero nunca deberíamos escribir la historia de las personas. ¡Bastante tenemos con la propia!

4 comentarios:

  1. hola cristi, espero este muy bien, el otro dia te henbie un saludo,pero no se por donde lo puse, si me contestate, olvide la pajina oh el lugar. por favor interpretame estas cartas. que siente laura por luis???????? sacerdotiza al revez,enamorado al revez, y para finalizar, saque otra carta, la torre al revez.. no estoy claro, con la interpretacion, pero creo dentro de esta mujer hay engano, acerca de su amor por luis, y no sea Buena conbinacion para luis, estar con ella, y al final todo se buelva un cao.... aveces como que me sargo, del tema de la pregunta..
    besos amiga, te cuida mucho.... edmundo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Edmundo

      Pues no sé si llegó el comentario, no lo recuerdo.
      En cuanto a las cartas que salieron no son muy buenas. Creo que Laura tiene unas intenciones poco claras, más bien manipuladoras y bastante poco afectivas; tampoco se ve que tenga un interés especial por Luis.

      Saludos

      Eliminar
  2. gracias amiga, por tu allude, te lo agradesco. besos
    edmundo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edmundo,
      Me alegra ver que sigues practicando, ya sabes que no tengo ningún inconveniente en comentar las tiradas que me enviéis (si son cortas, claro) siempre que vengan con la interpretación propia. La constancia siempre da sus frutos, recuerda que al interpretar las cartas hay que tener muy presente la pregunta que se ha hecho, ciñéndote a ello, poco a poco, irás viendo que te cuesta menos centrarte en la interpretación.
      Y no olvides que "la práctica hace al maestro"

      Un abrazo

      Eliminar