Páginas

jueves, 4 de noviembre de 2010

TRES DE COPAS

Resulta casi inevitable, cuando se contempla esta imagen, evocar el cuadro de las Tres Gracias de Rubens. Evidentemente las tres jóvenes que aparecen en la carta son ligeramente más estilizadas y su vestuario es más recatado. Al igual que en la obra de Rubens, las tres forman con sus cuerpos un triángulo en el que una de ellas da la espalda al espectador y las otras dos están prácticamente de frente. Pero en este caso no entrelazan sus brazos en una apretada danza, sino que alzan tres copas como si estuviesen brindando. Y así es, pues el significado principal de esta carta es precisamente el de Celebración.

Según la mitología griega, las tres gracias o las Cárites son hijas de Zeus y de la ninfa Eurínomo. Eran diosas que encarnaban la Gracia, la Belleza y la Fertilidad. Son: Aglaya o Áglae (la brillante o el resplandor), Eufrósine (la alegría del corazón) y Talía (la que hace florecer las plantas). Aparecían en distintos cortejos acompañando a dioses como Hermes, Afrodita o Apolo. No había banquete o celebración en la que no estén presentes, ya que traían la alegría el sentido de la diversión tanto a dioses como a mortales. Waite, un hombre instruido, tal vez tuvo en cuenta el arquetipo mitológico a la hora de contemplar la simbología de este Arcano.

En la imagen, el cielo que vemos es limpio, de un azul claro. No hay nubes que nos puedan hacer temer la llegada de una tormenta; todo es claridad, nada amenaza con estropear un día de celebración. Las tres jóvenes celebran su alegría al aire libre y rodeadas de frutos, es una especie de canto a la generosidad de la Naturaleza. Podría parecer que están en una fiesta de la vendimia o similar, por la cantidad de racimos de uva. Simbólicamente representan la vida y la abundancia. Destaca también una calabaza, símbolo de la fertilidad por el gran número de semillas que contiene.

Las protagonistas de esta carta aparecen vestidas de distinta forma. La que aparece a la izquierda de la imagen, lleva un vestido blanco, que representa la pureza espiritual. La que está a la derecha se viste también con un vestido blanco sobre el que aparece una túnica de un tono entre amarillo y anaranjado, lo que nos podría llevar al terreno mental.

En primer término, de espaldas al espectador, vemos a la tercera joven que no nos muestra su rostro, cubre su cuerpo con una túnica roja, que nos remite al fuego vital que todo lo anima. Se pueden sacar muchas conclusiones por la observación de estas tres figuras, yo sólo he apuntado una de tantas.

Las tres jóvenes brindan para celebrar y agradecer los dones obtenidos; también la elevación de las copas hacia lo alto guarda la bella simbología de la actitud de recibir. Cuando te abres a lo alto y tu mentalidad es la de aceptar, recibes. Esto es algo que los metafísicos conocen bien. Por eso celebras, porque has recibido, y así se podría perpetuar el ciclo.


Significados generales: Fiesta, alegría, diversión, vitalidad. Banquetes, bailes, fiestas, reuniones. Celebración de un triunfo, un nacimiento, un bautizo, una boda. Matrimonio, embarazo. Es, sobre todo, festejar algo de carácter familiar y/o sentimental. Buena relación entre padres e hijos. Se realiza un proyecto valioso. Cartas, citas, encuentros. Ascenso en la carrera profesional. Buena carta para estudios, oposiciones, etc. Prestigio. Se superan las dificultades. Logros, éxitos, abundancia. Salud y vitalidad, curación.

Invertida: En este momento no hay nada que celebrar. Puede suceder que una celebración se desluce porque pasa algo inesperado: una boda que acaba en pelea, un banquete en el que hay una intoxicación, una celebración al exterior que se suspende por la tormenta, etc. Nos sentimos excluidos de una celebración del grupo. Problemas amorosos, infidelidades, falta de aprecio.
Embriaguez, los excesos que traen consigo las celebraciones. Persona dada a los placeres físicos. Autoindulgencia. Enfermedades que son consecuencia de los excesos: abuso de tabaco, alcohol, drogas, obesidad, etc.
Ingratitud. Se pierde prestigio. Problemas con los hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario