Páginas

lunes, 6 de diciembre de 2010

LOS ORÁCULOS DE MADEMOISELLE LENORMAND

Dentro del mundo de la cartomancia hay personajes que resultan francamente fascinantes, o bien por sus obras o bien por su personalidad e incluso, en ocasiones, por ambas cosas. En este último apartado hay que hacer mención de honor a Marie Anne Adelaide Lenormand, una emprendedora vidente francesa nacida aproximadamente en el año 1.768 (en algunas biografías figura el año 1.772) y que se autoproclamó a sí misma como La Sibylla des Salons (la Sibila de los Salones) y es que nuestra protagonista de la entrada de hoy se codeó con altas personalidades de la corte y la política francesa de la época.

No voy a entrar en demasiados detalles biográficos, puesto que lo interesante de esta sección es conocer diferentes tipos de barajas, pero su vida es apasionante. El mismo Napoleón contó en diversas ocasiones que una pitonisa, Lenormand le hizo esta predicción cuando no era más que un ambicioso militar de baja graduación: “Vos podréis ejercer un poder soberano en el ejército y quizá más allá en la sociedad”. Como puede verse, no estaba muy desencaminada.


Pero eso no es todo, ella misma relató que, por la lectura de las cenizas de una chimenea, pronosticó a un joven Napoleón la que sería su trayectoria vital de este modo: “El puesto que deseáis os será concedido por vuestro matrimonio con una hermosa mujer que ya tiene dos hijos. Haréis la guerra en Italia y obtendréis tal gloria que os convertiréis en el más ilustre de Francia. No puedo deciros más, sólo daros un consejo: desconfiad del orgullo. Si os puede llevar muy alto, os puede sobre todo hacer caer más bajo de lo que nunca estuvisteis”.

Esta y otras muchas anécdotas relacionadas con sus dotes adivinatorias y su relación con la familia Napoleón, fueron relatadas por la propia Lenormand en sus dos obras: “Les souvenirs prophétiques d’une sibylle” (1814) y “Mémoires historiques et secrets de l’Impératrice Joséphine” (1820). Por cierto que caería en desgracia ante los ojos de Napoleón cuando vaticinó su divorcio de Josefina.

Nos encontramos ante una mujer que trabajaba la videncia con distintos elementos, no solo con las cartas; era lo que hoy en día se llamaría multidisciplinar. Por supuesto, un personaje así no deja indiferente a nadie, así que al mismo tiempo que tuvo, y tiene, una legión de seguidores, también se granjeó muchas antipatías y la fama de impostora y timadora la acompañó a lo largo de su existencia.

El oráculo Lenormand es muy polémico, por la sencilla razón de que hay quien dice que es obra de Marie Lenormand y hay quien dice que no, que se creó después de fallecida y se utilizó su nombre para vender, ya que era un personaje enormemente popular. En este asunto yo no tengo ninguna opinión, ya que es un oráculo con el que nunca he trabajado y por el que no he sentido demasiado interés, así que no puedo decantarme por una teoría u otra.


A nuestros días han llegado dos clases de oráculos que reciben su nombre, por un lado tenemos Le Grand jeu de Mlle Lenormand que consta de 54 cartas y que, según parece, fue editado en el año 1.845, es decir, dos años después del fallecimiento de Lenormand, se vendía conjuntamente con cinco libros en los que se explicaban los significados de las cartas así como la forma de usar el oráculo, además de temas astrológicos y cabalísticos. Como curiosidad, en el mazo aparecen dos cartas específicas que representan a la persona consultante según su sexo.

Por otro lado está Le Petit Lenormand, cuya primera edición podría ser del año 1.850, y que es más reducido, puesto que consta de 36 cartas y realmente es el más popular, al menos a día de hoy.

Ahora bien, hay personas que sitúan la edición de estas cartas del año 1.824, Lenormand vivía en esa época, así que si podría haber sido ella la autora del oráculo; en cualquier caso, es muy difícil saber qué versión es la correcta ya que no existe documentación escrita que acredite que Lenormand utilizara estas cartas para sus sesiones adivinatorias. Por lo tanto, y mientras no se demuestre una de las dos teorías, cualquiera de ellas es válida.

Sobre las cartas en sí, hay que decir que existen muchas ediciones que difieren estéticamente entre sí; cada editor ha ido dejando su impronta. De hecho hay algunas versiones circulando que tienen incluidas una leyenda impresa en cada una de las cartas con lo que la lectura de las cartas se ve facilitada enormemente, ya que literalmente se lee el significado. También está la modalidad en la que figuran los palos de la baraja francesa.

Al no tratarse de Tarot, sino de oráculos, no me voy a parar a analizar las cartas. Pero me parecía imprescindible dedicar una entrada para hacer una mínima referencia a una baraja tan conocida y usada. Aquí encontrareis versiones de este oráculo, aviso que existen múltiples versiones, aunque la base sea la misma:

http://www.tarotistas.com/secciones/tarot/bar-Grand_Lenormand


Os dejo el enlace para una página estupendamente trabajada y sumamente interesante por sus contenidos, en la que podéis encontrar cada una de las cartas de Lenormand explicadas de forma exhaustiva:

http://magiadeltarot.blogspot.com/2008/01/oraculo-lenormand.html

También, para quien sienta fascinación por este oráculo, existe un foro en el que se estudian las cartas, sus posibles combinaciones, etc., seguro que va a resultar muy interesante e instructivo:

http://lascartaslenormand.foroactivo.com/forum.htm

2 comentarios:

  1. este pequeño reportaje està SUPER!
    que mujer màs interesante,que ganas de ser su amiga....
    Linda encontrè tu blog y no he parado de leer,debo acostarme, estoy muerta de sueño y sigo de entrada en entrada jajaaj te adorè... nos estamos leyendo...
    besitos.. Jòse...

    ResponderEliminar
  2. Hola, si que era una mujer increíble, muy adelantada para su época. Y por cierto ¡qué maravilla empezar el día con este baño de autoestima! Gracias por tu comentario y espero que sigas disfrutando con lo que aquí leas.

    Saludos XD

    ResponderEliminar