Páginas

viernes, 29 de abril de 2011

SIGNIFICADOS OCULTOS DE I.N.R.I.

Hace unos días, cuando escribía la entrada sobre el Tarot de Oswald Wirth, hacía mención a este acrónimo al comentar el Arcano de la Torre. Generalmente, casi todas las personas que hemos sido educadas en el cristianismo, conocemos el significado de I.N.R.I. que nos enseña el Nuevo Testamento; en el Evangelio de San Juan (19,19) se explica que Poncio Pilatos colocó en la cruz, sobre la cabeza de Jesús, la inscripción: “Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum" Jesús de Nazaret Rey de los Judíos.

Pero el ocultismo nos desvela otros significados además del arriba mencionado para estas cuatro letras. Esta palabra se ha utilizado especialmente en la Alquimia. Entre sus muchos significados hay algunos más conocidos y otros que lo son menos. En cualquier caso es bueno tener materia para la reflexión, así que expondré unos cuantos.


Sinceramente yo siempre he conocido la primera traducción, así que a ella me atengo, reconozco que mi relación con el latín, en mis años de estudiante, fue un tanto “dramática”, así que no me siento capacitada para defender una u otra versión. Lo importante es el significado que encierra la frase y no es más que la energía del elemento Fuego como el gran purificador y transmutador de la existencia. Es la renovación espiritual. Hay que pensar que no se está hablando del fuego de forma literal, no se quiere decir que para renovar algo o a alguien, haya que prenderle fuego. En ocultismo siempre se lee entre líneas.

Para dar una pista de la función del Fuego, podría decir que el calor en sus distintos grados de actividad, facilita las operaciones, físicas y químicas, en todos los estados: sólido, líquido y gaseoso. Ahora bien, apliquemos este principio al terreno espiritual; no es difícil sacar conclusiones.

Otra aproximación que podemos hacer al término I.N.R.I. es desde el punto de vista cabalístico, tomando para ello el alfabeto hebreo: la I (Yod) es Iamaim (Agua), N (Nun) es Nour (Fuego), R (Resch) es Ruasch (Aire) y la última I (Yod) es Iabeshah (Tierra). Es decir, sería la representación de los cuatro elementos, presentes en todos los niveles de la Creación.

Existía una antiguo ritual Rosacruz para las iniciaciones de determinado grado, en que se llevaba a cabo un diálogo con una inmensa carga cabalística; se planteaban en él las cuatro cuestiones siguientes:

“¿De dónde venís?” de I-udea
¿Hacia dónde vais? a N-azaret.
¿Quién es vuestro guía? (el Arcángel) R-afael
¿De qué tribu sois? de I-udá”

Según nos dice Denys Roman en su libro: “René Guénon y los destinos de la Franc-masonería”: “Las dos primeras respuestas, tienen evidentemente un carácter cristiano pronunciado. La tercera, comporta un sentido hermético, pues Rafael (“Remedio de Dios”) hace alusión al elixir de larga vida, es decir, a la “verdadera medicina” (la veram medicinam del acróstico Vitriolum). En cuanto a Iudá, era la tribu real de los Judíos”.

Existen muchas más versiones, por ejemplo la conocida: “Igne Nitrium Roris Invenitur” que podría traducirse como: Por medio del fuego se descubre el nitro del rocío. Según Wirth, “el rocío es el agua celestial que se condensa en la superficie de los cuerpos. Es el depósito del espíritu universal de la naturaleza, que se concentra en el nitro, que se nos presenta así como una sustancia esencialmente activa, vehículo de las energías más activas. En la entidad humana, es lo que podría llamarse el Alma Motriz, que estimula todos los impulsos irresistibles”.

Pero hay muchas más interpretaciones, conozcamos alguna más. “Intra Nobis Regnum Iehova” que significa: Dentro de nosotros está el Reino de Jehová. Otra sería “In Nobis Regnat Ille” que podría traducirse como Él triunfa en nosotros. También tenemos la versión “Ineffabile Nomen Rerum Initium” que significaría El Nombre inefable es el inicio de todas las cosas, en este último caso estaríamos ante una clara alusión al uso de la Palabra Creadora.

Propongo meditar sobre estas frases y, también tratar de inventar nuevas. Sí, lo habéis leído bien. Partiendo de estas cuatro letras: I.N.R.I., se puede hacer un trabajo de creación de frases. Es un ejercicio que bien conocen los estudiantes de la Cábala más ortodoxa. En el fondo, algunas de las frases anteriormente mencionadas, y otras que no he creído oportuno apuntar, son producto de la reflexión de alguien. Sólo pido que hagáis un intento serio, en estado de relajación… seguro que os sorprenderán los resultados.

Leer más...

miércoles, 27 de abril de 2011

EL RITO

Hoy toca una de posesiones. Tenía verdaderas ganas de ver una película que tratara este tema y a ser posible, que no cayese en lo ridículo. Y francamente no es nada fácil. Al oír hablar de “El Rito” y saber que estaba protagonizada por Anthony Hopkins y por Rutger Hauer pensé: “Merecerá la pena, seguro”. Mi intuición ese día debía estar de vacaciones.



“El Rito” se basa en una novela de un periodista absolutamente desconocido para mí, Matt Baglio, que a su vez se inspiró en un hecho, supuestamente, real.

Michael Kovak (Colin O’Donoghue) lleva un tiempo trabajando junto a su padre Istvan (Rutge Hauer) en la funeraria familiar. Como el propio Michael dice, en su familia sólo hay dos salidas laborales: trabajar en la funeraria u ordenarse sacerdote y él, cansado ya de la primera opción, ha decidido inclinarse por la segunda. Pero tiene un pequeño problema: la falta de fe. En el seminario no se encuentra a gusto, de hecho está pensando seriamente en abandonar, pero le proponen hacer un curso en la Escuela de exorcismo de El Vaticano. Michael acepta aunque con poca convicción.

Durante el curso conoce a Angelina (Alice Braga), una periodista que realiza el curso para escribir un artículo y con la que establece una cierta amistad. Su instructor en Roma, el Padre Xavier (Ciaran Hinds), no ve a Michael demasiado interesado, así que decide que tal vez podría suponer un revulsivo para él conocer al Padre Lucas (Anthony Hopkins), un avezado exorcista y recibir unas clases “prácticas”. Y en efecto, el Padre Lucas actualmente está exorcizando a una joven embarazada, Rosaria (Marta Gastini) y Michael será testigo de unos rituales con los que no se siente identificado.


Se cree que el personaje del Padre Lucas está inspirado en el Padre Gabriele Amorth, exorcista durante más de 25 años de El Vaticano. Recuerdo una entrevista que se le realizó, por intermediación de la periodista Paloma Gómez Borrero, en el programa de misterio “Cuarto Milenio” de Iker Jiménez. Independientemente de si crees o no crees en las posesiones demoniacas, me pareció un hombre totalmente convencido de lo que decía y lo que hacía, una personalidad absolutamente fascinante.

En esa entrevista contó una historia escalofriante, en la que la persona poseída que estaba siendo exorcizada por él, escupió uno clavos de hierro de enormes proporciones, exactamente lo mismo que vemos en la película.

Cuando desde el periódico italiano “30 Días”, le preguntaron por los motivos que pueden llevar a una persona a ser poseída por el demonio, contestó lo siguiente: “Uno puede ser objeto de los ataques del demonio, en cuatro casos. Bien porque esto es una bendición para la persona (como en el caso de muchos santos), bien por la persistencia irreversible, en el pecado, bien por una maldición que alguien hace invocando el nombre del demonio, o bien, cuando uno se dedica a practicar el ocultismo”.

Cuando, en la misma entrevista quisieron saber si no tenía miedo del demonio respondió de forma tajante: “¿Yo miedo de ese animal? Es él quien tiene que tener miedo de mí: yo actúo en nombre del Señor del mundo, mientras que él, es sólo el simio de Dios”.

Volviendo a la película, no me parece que haya paralelismos entre la personalidad del exorcista interpretado por Hopkins y el Padre Amorth. En el primer caso vemos como la fe fluctúa, parece que el Padre Lucas quiere creer pero para conseguirlo tiene que realizar verdaderos esfuerzos, por decirlo de algún modo, se obliga a sí mismo a creer; en cambio, en el caso del Padre Amorth, se podrá estar de acuerdo con él o no, pero hay algo innegable, y es que su fe parece no tener fisuras.

Y ese va a ser el eje argumental de la película, el enfrentamiento entre fe y ciencia, perfectamente representado por las dos posturas encontradas que sostienen Michael y el Padre Lucas con respecto al caso de Rosaria. Mientras el sacerdote sostiene la tesis de la posesión, Michael encuentra una explicación mucho más terrenal, aunque no por eso menos inquietante, a los ataques que sufre la muchacha.

La posesión o la enfermedad mental, son los argumentos que centran las diferencias entre los dos protagonistas, las posiciones son antagónicas, hasta que vemos como la fe del Padre Lucas empieza a tambalearse, y aquí es cuando yo sospecho que en algún momento determinado del rodaje, alguien debió recordar que estaban haciendo una película sobre exorcismo y se dejan de lado las discusiones metafísicas o teológicas para centrarse en las posesiones demoniacas.



De los actores poco puedo decir a Colin O’Donoghue, un actor completamente novato (sólo ha trabajado en la serie Los Tudor, que no tengo el gusto de conocer), le deseo una larga carrera y espero que con los años vaya adquiriendo algo más de expresividad. En cuanto a Anthony Hopkins, me ha decepcionado un poco, aunque actúa bien (creo que el bueno de Hopkins es incapaz de actuar mal), tiene unos momentos en el último tramo de la película, que no concretaré por no desvelar nada, que me parece literalmente un actor de cine mudo: gesticulante y sobreactuado, entre eso y la obsesiva oscuridad, se me hizo cargante.

No puedo evitar mencionar a Rutger Hauer puesto que es un actor que entró en mi particular “Olimpo de actores” desde el momento en que le vi en la película “Patria” (la historia de una Alemania gobernada por el Tercer Reich, pues Hitler ganó la Segunda Guerra Mundial. Altamente recomendable). Su actuación es breve, pero magnífica. He leído una crítica en la que argumentaban, para despreciar su intervención, que a pesar de ser unos 10 años más joven que Hopkins, podría parecer su padre. Bueno si ese es el argumento para calibrar una actuación, se ve que carecen de argumento.

Como habréis podido deducir de mis palabras, no me ha entusiasmado la película, pero animo a que se vea, puesto que no tenemos por qué pensar todos lo mismo. Y de paso, para quien se sienta interesado por el tema, adjunto más abajo un enlace a la entrevista realizada en “Cuarto Milenio” al Padre Amorth.

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/el-rito-2011/

http://www.youtube.com/watch?v=aYj2g820s5A

Leer más...

lunes, 25 de abril de 2011

EL HOLANDÉS ERRANTE


Vista aérea del Cabo de Buena Esperanza

Mucho antes de que Wagner compusiera su obra “El Holandés Errante” o “El Buque Fantasma”, la leyenda del misterioso barco ya era conocida por marineros de distintos lugares y generaciones. Es un mito fascinante por lo que tiene de arquetípico. Esporádicamente, a lo largo del tiempo, aparecen testimonios de personas que aseguran haber visto surcando los mares, la figura de un misterioso barco antiguo envuelto en neblina que aparece de la nada para volver a desaparecer en el mismo sitio.

Aunque existen distintas versiones sobre el origen de la leyenda, yo relataré la primera que conocí. Se cuenta que a finales del siglo XVII, un barco de origen holandés había partido del puerto de Amsterdam (Holanda), iba a realizar una travesía con destino a la colonia de Batavia, en las Indias Orientales holandesas. Su capitán, Hendrick Van der Decken, era un hombre conflictivo, dado a las aventuras escandalosas y con un sentido de la moralidad más que dudoso.

El barco emprendió el viaje sin grandes contratiempos, parecía que iba ser otra travesía tranquila, pero cuando iban aproximándose al cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica), un repentino temporal causó serios destrozos en el barco. Las velas acabaron hechas jirones y el timón completamente inservible. De este modo, el barco se vio zarandeado durante días a merced de los fuertes vientos, sin que la tripulación pudiese hacer gran cosa al respecto.

Van der Decken, enfurecido al ver que la situación había escapado por completo de su control e inspirado por el Diablo, maldijo y retó a Dios para que no intentara detenerle. La respuesta divina fue instantánea, el barco se hundió y la tripulación se ahogó, sólo sobrevivió Van der Decken, condenado a surcar los mares sin ningún descanso hasta el día del Juicio Final.

Otras versiones nos dicen que Van der Decken pactó con el Diablo para que siempre pudiera navegar sin que los fenómenos de la naturaleza le importunasen, pero Dios se enteró del diabólico acuerdo y en castigo condenó al capitán a surcar los mares sin tocar tierra eternamente.

También existe una variante, en la que se nos cuenta que una furiosa tormenta sorprendió al barco cuando doblaba el cabo de Buena Esperanza, la tripulación, rogó al capitán que se refugiara en el primer puerto que encontrasen, pero Van der Decken, burlándose de sus miedos, se mantuvo firme frente al timón, dispuesto a no dejarse doblegar por el temporal y cantando a voz en grito canciones plagadas de blasfemias. Los marineros se amotinaron, pero los fieles al capitán sofocaron el amago de rebelión y su líder fue arrojado por la borda.

El Holandés Errante del pintor George Grie

Los hombres, atemorizados rezaban pidiendo a los cielos que, de alguna milagrosa forma, la situación se solucionase. De pronto una imponente figura luminosa se presentó ante ellos y condenó al capitán a navegar eternamente, anunciando que pesaría sobre él la terrible maldición de provocar la muerte de aquellos que tuvieran la desgracia de avistar el barco. Tras estas palabras, la visión desapareció, llevándose a todo el pasaje consigo, salvo al capitán. Esta versión no nos especifica qué sucedió con el resto de las personas, algo que habría resultado sumamente interesante.

Hay muchas variantes más sobre el tema. Por ejemplo, la que dice que la maldición sobrevino por un crimen horrendo que supuso la condena de toda la tripulación. En otra fue una epidemia que infectó a todo el pasaje y que condenó al barco a navegar constantemente sin poder entrar ningún puerto, para no propagar la enfermedad tierra adentro.

En el relato de este barco fantasma, algunas personas han querido ver reflejado el mito del Judío Errante (personaje que se negó a dar agua a Jesús en su camino a la Crucifixión, por lo que fue condenado a errar eternamente por la tierra sin descanso). Como dije en el encabezamiento de esta entrada, estaríamos ante un arquetipo, y es que el desafío a los poderes superiores trae aparejada la consecuente condena. Pero lo más interesante del caso es que existen testimonios, algunos de personajes francamente relevantes, que aseguran haber visto a El Holandés Errante.

¿Vió Jorge V un barco fantasma?


En 1881, el joven príncipe Jorge, que más tarde se convertiría en el rey Jorge V de Inglaterra, tenía 16 años y servía como cadete en el buque HMS Inconstant. Escribió en el cuaderno de bitácora, el 11 de julio lo que él y su hermano el príncipe Alberto Víctor, duque de Clarence( de quien hablaré en su día como uno de los sospechosos de ser Jack el Destripador), vieron mientras navegaban bordeando la costa australiana: "A las 4 de la mañana El Holandés Errante cruza ante nuestra proa. Emite una extraña luz incandescente. También ha sido visto por el oficial de guardia. Lo ha visto desde el puente, desde donde también lo ha visto el guardiamarina del alcázar". Este testimonio fue corroborado por más testigos, en total fueron 13 miembros de la tripulación del HMS Inconstant, así como algunos de los tripulantes de los otros dos buques, el Tourmaline y el Cleopatra, que formaban la escuadra.

Otro relato conocido es el avistamiento que tuvieron unas 50 personas que pasaban el día en la playa de Glencairn (Sudáfrica), en el año 1.939. En esta ocasión fueron numerosos los testigos y todos declararon que sin duda se trataba de un barco antiguo, indudablemente un buque mercante del siglo XVII, con las velas henchidas aunque no soplaba ni la más leve brisa.

Karl Dónitz, comandante en jefe de la flota alemana durante la Segunda Guerra Mundial, redactó un informe en el que aseguró haber visto el barco fantasma mientras se encontraba al este de Suez en misión de guerra. En septiembre de 1.942, en Mouille Point, en Ciudad del Cabo, cuatro personas que almorzaban en una terraza, pudieron divisar el barco que navegaba rumbo a la bahía de Table.

La leyenda de El Holandés Errante no sólo inspiró la ópera de Wagner, también hay libros que se basan en el mito, alguna película, canciones como por ejemplo la de Jethro Tull y constantes referencias en distintas películas y novelas. La tradición de barcos fantasmas que aparecen y desaparecen ante varios testigos es extensa, en su día hablaré de algunos de los casos más conocidos y, por supuesto, no podrían faltar algunas islas que también aparecen y desaparecen a voluntad. Para regocijo de los amantes del misterio, no solo se ven fantasmas de personas, pues el abanico de posibilidades es muy amplio.



Leer más...

domingo, 24 de abril de 2011

NICOLÁS FLAMEL

Los seguidores de Harry Potter reconocerán el nombre de Nicolás Flamel, pues es mencionado en varios momentos de la saga. Pero no se trata de un personaje de ficción, Nicolás Flamel existió, fue un alquimista francés del siglo XIV. En su biografía se entremezclan realidad y leyenda, hasta tal punto que resulta sumamente difícil distinguir dónde empieza una y acaba la otra.

Se sabe que nació en Pontoise (Francia) hacia el año 1.330. Fue escribano público, copista y librero jurado en el Cementerio de los Inocentes, en París. Según él contó, un Ángel se le apareció en sueños mostrándole un libro misterioso y extraordinario del que pudo solamente ver la cubierta, más no el contenido. Ese sueño marcó a Flamel que deseaba encontrar, esta vez en el mundo real ese libro. Sabía que su contenido era vital para él y pasó a ser su prioridad más absoluta.

Tiempo después, allá por el año 1.357, un hombre entró en su librería para ofrecerle el mismo libro con el que había soñado. Flamel quería obtenerlo como fuese, así que pagó los dos florines que el visitante exigía, un precio abusivo para la época. El libro estaba recubierto de tapas de cobre, las hojas, hechas de corteza de árbol, estaban divididas en tres partes de siete páginas cada una, de las que la última representaba, la una, una vara y unas serpientes, la otra una cruz con una serpiente crucificada y la tercera, desiertos poblados de fuentes de las que salían serpientes.

Estaba escrito en la primera página, en letras mayúsculas doradas: “Abraham el judío, príncipe, sacerdote, levita, astrólogo y filósofo, a la nación de los judíos, por el ojo de Dios, dispersará a los galos. Salud D.I.” Luego numerosas maldiciones estaban destinadas a los que leyeran esta obra sin ser sacrificadores o escribas.

El libro estaba escrito con una serie de letras y figuras completamente ininteligibles para él. Durante mucho tiempo trató de descifrar los escritos sin conseguirlo, así que decidió hacer una peregrinación a Santiago de Compostela para ganar el favor tanto de Dios como del Apóstol y encontrar a alguien que le ayudara a desentrañar los misterios ocultos en el libro.

Parece ser que su peregrinación tuvo efecto y sus plegarias fueron escuchadas, puesto que en el camino a Santiago conoció a un sabio judío, el Maestro Canches, quien sin duda identificó el contenido de la obra en términos cabalísticos. Una vez completada la peregrinación y de regreso a París, Flamel y su nuevo amigo se dedicaron en cuerpo y alma al estudio del libro. El Maestro Canches murió poco después de su vuelta, pero si vivió lo suficiente como para dar a Flamel las claves que servirían para comprender el manuscrito.

Así que Flamel, junto con su fiel esposa Perenelle, siguieron trabajando durante tres años en el texto. Se trataba de un complejo y completo tratado de Alquimia en el que se desvelaban los secretos de la transmutación alquímica y, cómo no, la obtención de la tan codiciada Piedra Filosofal. Por fin Flamel tuvo su primer éxito, o al menos eso es lo que dejó escrito, concretamente el 17 de enero de 1.382 consiguió la transmutación de media libra de mercurio en plata. Tras otros experimentos exitosos esta vez utilizando cobre, llegó, el 25 de abril del mismo año la consecución deseada por todo alquimista: la transmutación del plomo en oro y… la Piedra Filosofal.

A partir de ese momento la situación económica de Flamel también sufre una completa transmutación, pues pasa de ser una persona que vive de forma holgada sin grandes excesos, a acumular una auténtica fortuna. Hay que reconocerle un mérito y es que la inmensa mayoría de su riqueza la compartió con los más necesitados y donó importantes cantidades para mejoras tanto de carácter civil como religioso en su ciudad. También se cree que el rey Carlos VI se benefició de las habilidades transmutadoras del oro de Flamel.

Evidentemente, es imposible comprobar si la riqueza de Flamel se produjo a raíz de la consecución de la Gran Obra, están documentadas las cuantiosas aportaciones económicas que realizó en vida y tras su muerte por medio de sus disposiciones testamentarias. Existe documentación, por ejemplo, en la que consta que gracias a él se construyó el pórtico de Saint Genevieve des Ardents y el de Saint Jacques de Boucherie, o la casa del Grand Pignon, que era un asilo para menesterosos o su gran aportación para la construcción del hospital Saint Gervais.

En su testamento dejó mucho dinero tanto a fundaciones y agrupaciones, como a sus sirvientes, a los inquilinos que vivían en las numerosas casas que tenía en propiedad, familiares, amigos, conocidos, etc. Además perdonaba las deudas que habían contraído con él muchas personas. Supuestamente falleció en el año 1.413 y fue enterrado en el cementerio de Saint Jacques de Boucherie, uniéndose así a su amada compañera, Perenelle, quien había fallecido poco antes que él.

Ahora bien, y aquí es cuando comienza la leyenda pura y dura, durante años corrió el rumor sobre la supuesta inmortalidad que ambos habrían adquirido gracias al descubrimiento de la Piedra Filosofal. Así que se produjeron saqueos en su tumba, en un intento de encontrar tan valioso objeto. Puede ser, también, que las profanaciones simplemente tuvieran la intención de robar cualquier objeto de valor: cadenas, anillos, etc. puesto que se sabía que habían amasado una gran fortuna.

Lo interesante del caso es que, según se dijo, ambos ataúdes estaban vacíos. ¿Dónde estaba el matrimonio Flamel? ¿Realmente habían alcanzado la inmortalidad y siguen aún viviendo con otras identidades? De hecho, tanta fama tiene la supuesta inmortalidad de la pareja, que durante siglos, son varios los testimonios de personas que aseguran haberse encontrado con ellos en diferentes puntos geográficos y en distintas épocas. De ahí que algunos autores hayan aprovechado la fama de la inmortalidad de los Flamel para mencionarlos en sus obras como es el caso de J. K. Rowling en “Harry Potter”, Dan Brown en “El código Da Vinci” o Michael Scott con la colección de libros juveniles en los que son personajes importantes tanto Nicolás como Pernelle Flamel.

En cualquier caso, no conviene olvidar que Flamel existió realmente, de él dijo otra auténtica leyenda alquímica, Fulcanelli: “Fue el más famoso y popular de los filósofos franceses”. Toda la parte biográfica de Flamel que es ya leyenda: la obtención del misterioso libro y sus peripecias vitales para descifrarlo, así como lo que aprendió de él, viene reflejada en su obra: “El libro de las figuras jeroglíficas”.

Fachada de la casa de Flamel


La figura de Flamel es polémica, hasta el mismísimo Feijoo, en su “Teatro Crítico Universal” (s. XVIII) tuvo palabras para él, bastante duras por cierto:

“Nicolás Flamel, vecino de París, que vivió al principio del siglo decimoquinto, y se jactó también de poseer el secreto de la Piedra Filosofal, fue quien, entre todos los pretendidos adeptos, tuvo derecho más aparente para ser creído. La Croix Dumanine, citado en el Diccionario de Moreri, pinta muy hábil a este hombre, pues dice que era poeta, pintor, filósofo, matemático y sobre todo gran alquimista. En el cementerio de los Santos Inocentes, donde fue enterrado, dejó una tabla pintada al óleo, donde debajo de figuras enigmáticas, dicen están representados los secretos que había alcanzado de la Alquimia. Lo principal, y lo que más hace al caso es, que al paso de los que se jactan de saber el gran secreto de la Piedra Filosofal, por lo común son unos pobres derrotados, que en su desnudez traen el testimonio de su falsedad. De Nicolás Flamel se sabe que llegó a tener el caudal de más de quinientos mil escudos, suma prodigiosa para aquella edad. Sin embargo, algunos autores franceses de buen juicio descubrieron en esta adquisición de bienes otro secreto muy distinto del de la Piedra Filosofal. Dicen que Flamel, teniendo manejo en las finanzas, ganó tan grueso caudal con robos y extorsiones, especialmente sobre los judíos del Reino, y para ocultar los inicuos medios por donde había llegado a tanta riqueza, y evitar el castigo merecido, fingió deber aquellos tesoros al secreto de la Piedra Filosofal”.

Bueno, que cada cual decida con qué versión se queda: alquimista o timador. En el siguiente enlace se puede encontrar su libro: “El libro de las figuras jeroglíficas”.

Leer más...

sábado, 23 de abril de 2011

EL PAPA. MEDITACIÓN.

Tarot Hanson Roberts
El Papa, el Sumo Sacerdote, el Maestro o el Hierofante, incluso en algún caso el dios Júpiter, es la representación arquetípica del gran instructor, el sabio poseedor del conocimiento, dispuesto a instruir y guiar a aquellas personas que lo deseen y se sientan preparadas para seguir la directrices que él marca. Su sabiduría no es sólo terrenal o espiritual, abarca los tres mundos en los que a un mismo tiempo nos desenvolvemos: el material, el mental y el espiritual, lo que vemos simbolizado por su triple tiara.

Al estudiar los temas ocultos, se puede caer en el error de creer que ha de dejarse a un lado el mundo físico para centrarse exclusivamente en esferas cada vez más elevadas, pero nunca insistiré bastante en este punto: si habitamos el mundo material es por alguna buena razón, de la que quizás no somos demasiados conscientes, pero el hecho de estar en él es prueba más que suficiente que alguna misión hemos de realizar, algo debemos aprender, aún tenemos trabajo por delante… nada de lo que sucede es producto de un caprichoso azar, todo tiene su razón de ser.

Este sabio instructor no es nadie externo, es el maestro interior existente en cada uno de nosotros. No precisa de grandes ruidos, ni discursos grandilocuentes, muy al contrario, en él se hace cierta la frase del salmo 46: “Aquietaos y sabed que soy Dios”, es precisamente cuando cesa todo ruido, externo e interno, cuando realmente podemos percibir la voz del maestro interior. Lo saben bien las Escuelas de Misterios que en sus grados más inferiores, establecen el silencio de forma obligatoria, para que el neófito aprenda a escuchar.

Pero no se trata de adoptar una inmovilidad pasiva, sino más bien de volver los sentidos hacia el interior y mantener una actitud expectante, es disponerse a escuchar sin ideas preconcebidas, sin una línea maestra previamente establecida, simplemente escuchar. Nada más eso. Por decirlo de algún modo, es una quietud activa. Nos relajamos, pero al tiempo nos ponemos en estado de receptividad.

Tarot Della Rocca

La función relacionada con esta carta, como ya habrá podido entenderse, es Oír, y aquí reside la verdadera clave: se trata de escuchar la voz interior. Acallar lo externo para poder escuchar la voz que proviene de nuestro interior. Solemos buscar siempre fuera de nosotros las respuestas a las grandes preguntas trascendentales, esperamos que algún maestro o gurú venga a decirnos lo que hay que pensar, cómo se debe pensar, incluso que se debe sentir. Este error, muy común, precisamente representa los peores aspectos del Arcano: el falso maestro, el supuesto gurú, el fanático… todos aquellos personajes que buscamos para que nos instruyan, y nos digan lo que tenemos que hacer y pensar, que nos lo den todo hecho.

En cambio, el Papa nos invita a buscar la voz interior, la intuición, esa sabiduría que aguarda paciente en nuestro interior, sepultada bajo innumerables capas de miedos y condicionantes externos, esperando que tan sólo la demos una oportunidad para mostrarse. Nos llama a la emancipación espiritual, no a la dependencia de un grupo, líder o ideología condicionante.

Y llegará un momento en el que la voz hable y casi seguro, pues somos humanos y, a la hora de la verdad, todos acabamos cometiendo casi los mismos errores, nos preguntaremos cómo distinguir si realmente es la Voz o es simplemente ruido mental. ¿Me habla la intuición o soy yo con mi cháchara insustancial que pretende pasar por inteligente? Esa duda se puede decir que es universal. Ante esta cuestión, aunque no se puede asegurar nada al cien por cien, existen algunas pistas inequívocas para desvelar la verdadera procedencia de esa Voz.

La Voz no exige, ni juzga, ni increpa. Tampoco deja una sensación de angustia interna. No grita, ni insulta, ni menosprecia. Si es ruidosa y molesta, no es la Voz. La Voz es suave, sugiere, aconseja de forma muy sutil. No hay que temer, no oiremos un imponente vozarrón que surge de las alturas entre truenos y relámpagos, y que nos dejará temblando. Más bien se introducirá en nuestra mente como una idea o pensamiento que se nos ocurre de pronto.

Recordemos que “Como es arriba es abajo”, todos los planos se corresponden, así que hay algo en el mundo físico que podemos hacer para potenciar la voz interna y es intentar escuchar. Sí, simplemente eso, algo que parece tan sencillo, no lo es tanto. En el día a día cotidiano, escuchamos muy poco a los demás. Cada persona está más pendiente de lo que va a decir que de lo que el otro le está contando. Muchos pensarán al leer esto: ¡Yo sí que escucho siempre! Bueno, hagamos la prueba. Empecemos a observar una conversación entre varias personas. Veamos si respetan la palabra de cada uno, o se interrumpen constantemente. Comprobemos que en un diálogo entre dos personas, una de ellas guarda silencio atento mientras la otra expone su opinión, y una vez que ha terminado de hablar, es cuando habla, manteniendo el hilo de la conversación… ¿a que pocas personas lo hacen?

Y ahora, prosigamos con la prueba, observando, con la intención de ser sinceros y honestos con nosotros mismos, si nosotros somos respetuosos con los demás, si dejamos hablar al otro y solo contestamos cuando ha terminado. Vamos a ver si nos interesamos realmente por lo que cuenta la otra persona o si nuestra conversación es un monólogo sobre nosotros, nuestros problemas y nuestros intereses, mientras que lo que nos pueda decir el otro nos importa bastante poco, por no decir nada. A medida que aprendemos a escuchar en el mundo externo, lo hacemos en el interno. Y esto tiene un valor añadido, ya que al escuchar al otro, aprendemos a empatizar con lo que piensa y lo que siente, lo que nos facilita entender mejor otros puntos de vista, algo que a la hora de realizar una lectura de Tarot es de vital importancia.

En el Árbol de la Vida, se suele situar al Papa en el sendero que va desde Chockmah hasta Hesed, es decir, desde la Sabiduría hasta la Compasión. Aquel que realmente es sabio, quien ha adquirido verdadero conocimiento, no mera acumulación de datos, es capaz de compadecerse de los demás, de entender sus fallos y miedos, sin juzgar, ni condenar. Aprender a escuchar ayuda a desarrollar esa capacidad de entendimiento del otro.
Gran Tarot Esotérico

Tengamos siempre presente que la carta del Papa desarrolla su escenografía dentro de un recinto religioso, lo que nos lleva a pensar en el “templo” que es cada ser humano, así que el Papa habla en el interior de ese “templo”, no en el exterior. Detalle interesante para meditar sobre él. Un detalle muy gráfico es el que se representa en la baraja del Gran Tarot Esotérico en la que vemos una mano divina que irrumpe desde lo alto apuntando directamente al Papa que a su vez con su mano se dirige a los acólitos, simbolizando así su papel de intermediador divino.

En “El Libro de los Signos” Paul Foster Case escribe esto sobre el Papa:

“Cierra tus oídos
a la confusión del mundo que te rodea.
Abre tu oído interno”.

Este Arcano, por lo tanto, puede utilizarse para ayudarnos a escuchar nuestra voz interior, a trabajar con la intuición. Cuando sentimos desorientación, no sabemos qué camino hemos de tomar, pidamos consejo al Papa en meditación y dejemos que la voz interior nos guíe.


El Papa se suele asociar con la letra hebrea Vav, cuyo significado es clavo. Para algunos la asociación es con la letra Heh
En Alquimia se relaciona con el Gran Animador.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Chockmah y Hesed
La relación astrológica es con el signo Tauro.
Color: Anaranjado.

Leer más...

miércoles, 20 de abril de 2011

TAROT DE OSWALD WIRTH

El intenso siglo XIX se apasionó con el enfoque ocultista del Tarot, de tal manera que surgían de los sitios más insospechados, cientos de estudios sobre la materia, desde todos los ángulos posibles. Convivían felizmente las teorías más delirantes con las más serias. El caso es que da la sensación, visto desde la perspectiva actual, que los ocultistas de entonces no sentían que sus estudios estaban completos si no proponían una o varias teorías sobre el origen y significado último del Tarot.

El suizo Oswald Wirth (1.860 – 1.943) era un masón dedicado en cuerpo y alma al magnetismo, tan de moda en aquella época. Siendo muy joven, entró en contacto con Stanilsas de Guaita, quien le inició en la orden que había creado, la O.C.R.C. (Orden Cabalística de la Rosa Cruz) e inculcó en él la pasión por el Tarot y la Cábala. De esta amistad e intereses comunes nacería un proyecto ambicioso, que sería la creación de una baraja de Tarot que recuperase el espíritu original del mismo (según sus propias creencias, evidentemente).
La base sobre la que se sustentó el proceso creativo de su Tarot, hay que encontrarla en los escritos de Eliphas Lévi. Wirth era un excelente dibujante, así que el peso de la reproducción cayó sobre él; podría decirse que Guaita fue simplemente el promotor, al tiempo que supervisor, de la obra. En un principio, la idea original era diseñar los 22 Arcanos Mayores, para ello, según se nos cuenta en “El Arte del Tarot” (ed. Orbis), los referentes pictóricos fueron una baraja italiana y la de Besançon. La primera edición saldría al mercado el año 1.888.

Wirth hizo en el año 1.926 una revisión de su Tarot, aprovechando la publicación de su libro “El Tarot de los imagineros de la Edad Media”, en la que introduciría el color en las láminas, siguiendo las pautas de sus conocimientos alquímicos y cabalísticos. Sería a mediados del siglo XX cuando algunas empresas dedicadas a la reproducción de naipes, como la U.S. Games, incluyeron los Arcanos Menores.

A lo largo de los años se ha ido reeditando el Tarot Wirth, con la peculiaridad de una tendencia sorprendente a alterar los colores de una forma un tanto anárquica. Lo más llamativo es que precisamente Wirth coloreó sus cartas utilizando colores y tonos muy concretos para incidir en las analogías que él encontraba entre la Alquimia y el Tarot. Pero, lamentablemente eso escapaba ya de sus manos.

En cualquier caso, me gustaría aunque sea sólo de forma superficial, comentar algunos detalles que me parecen sobresalientes. En general, este mazo se basa en las figuras de los Marsella, el nombre de cada figura aparece en francés en la parte inferior, teniendo a un lado el número y al otro una letra hebrea. Los diseños son engañosamente simples, pero la realidad es muy distinta, puesto que cada Arcano posee un gran número de referencias al proceso alquímico.

Podemos encontrar dos niveles de aproximación a esta baraja, uno es el superficial, en el que apreciamos las figuras ya conocidas dotadas del toque personal del autor, pero a un nivel profundo, estamos ante un auténtico compendio de los principios básicos de la Alquimia. Para entender por completo los Arcanos Mayores de Wirth, es recomendable consultar su libro “El simbolismo hermético (y su relación con la Alquimia y la Francmasonería”).

Empezando la secuencia por el Loco, que no lleva ningún número, podría decir que la cara a mí me resulta francamente desagradable, del mismo modo que inquietante el animal que muerde su pierna. Prestando un poco de atención, veremos en el ángulo inferior derecho el animalito que apenas asoma la cabeza, curioso ¿verdad? También es interesante observar la flauta de Pan de la que cuelga su hatillo. Por otro lado tenemos a la Papisa sosteniendo el libro de la sabiduría en cuya portada apreciamos el símbolo del yin-yang y en el trono parece vislumbrarse el dibujo de una esfinge alada.

Especialmente llamativa me resulta la Emperatriz con enormes alas y cuyo pie izquierdo se posa sobre lo que parece una media Luna. En realidad, Wirth establece un paralelismo entre este Arcano y la Reina de los Cielos o la Virgen Alada de la Apocalipsis. La carta del Ermitaño incluye una pequeña serpiente roja que parece acompañar en su camino al personaje. La Rueda de la Fortuna está cargada de simbolismo, sólo hay que observar las figuras que giran y las serpientes al pie de la base.

El Colgado es fascinante, vemos que en los huecos que forman sus brazos, sostiene dos bolsas con monedas (¿Judas?), pero hay que prestar atención, unas son plateadas y otras doradas. La Muerte carece de número, letra y título, pero no es necesario, es demasiado representativa la imagen. En cuanto a la Torre, podemos ver que es una imagen bastante convencional, Wirth la relaciona con el “Igne Natura Renovatur Integra” (La Naturaleza es renovada por el fuego íntegramente) resaltando el significado de cataclismo renovador que tiene este Arcano.

En la Estrella vemos un sorprendente cambio, en vez del pájaro habitual posado en una rama, encontramos una mariposa sobre una flor, es llamativa la simbología oculta de la mariposa, la transformación. Por último me resulta de lo más simpático el león del Arcano del Mundo, da la sensación de que está empujando al buey para poder salir en la foto ¿a que sí?

En líneas generales, puede decirse que esta baraja está llena de simbolismo; no olvidemos que Wirth y Guaita eran estudiosos de la Alquimia, la Cábala,… el Hermetismo en general, además estaban iniciados en Escuelas de Misterios y eso es algo que se nota. En concreto, la pertenencia a la Masonería de Wirth es evidente en toda su obra, tanto en su Tarot como en sus escritos (además el lo remarca de forma clara). Espero que disfrutéis de la vista de estas cartas desde sus dos perspectivas, más abajo encontrareis un par de enlaces para ver las imágenes y otro para ver el libro antes mencionado de Wirth, muy útil para aquellos que quieran profundizar más en la simbología de las cartas, aunque advierto que es un tanto denso.


Leer más...

martes, 19 de abril de 2011

MÁS EJEMPLOS CON LA CRUZ SIMPLE

Retomando la tirada de la Cruz Simple, me gustaría poner más ejemplos, puesto que nada ayuda más para adquirir seguridad en la lectura de las cartas que la práctica. Esta tirada es muy sencilla y concreta. A veces sucede con las tiradas que requieren muchas cartas, que la información obtenida es tanta que no se sabe muy bien cómo asimilarla, en cambio las tiradas para las que bastan unas pocas cartas, dan resultados directos, quizás un tanto escuetos, pero la probabilidad de múltiples interpretaciones es menor.

Una de las mayores ventajas que encuentro en esta modalidad de Cruz Simple es la inclusión de una carta que aconseja. Muchas veces, preguntamos al Tarot sobre un tema que nos preocupa y las cartas nos dicen lo que tenemos a favor, lo que tenemos en contra y un posible vaticinio, pero la pregunta que nos viene a la cabeza es inmediata ¿y entonces qué hago?. Por eso me gusta especialmente esta tirada, porque el Tarot te sugiere una posible acción a seguir, teniendo en cuenta la situación actual, por decirlo de algún modo, no te presenta los hechos sin más y deja que tú te las ingenies, sino que te sugiere sutilmente: “Tal vez podrías hacer esto y lo otro”. Por supuesto, son sugerencias, no imposiciones.

En esta tirada por tanto, todas las posiciones son importantes, ninguna sobra. Las dos primeras, los pros y contras nos van a dejar muy claros los apoyos y los obstáculos con los que contamos, los beneficios y los prejuicios. La carta que marca la situación es fundamental para entender en qué momento estamos exactamente y a veces aquí encontramos sorpresas, puesto que no siempre somos capaces de ver con claridad y tenemos ideas un tanto equivocadas de cuál es el estado de cosas, suele pasar con cierta frecuencia que no es necesario que venga a contaminar nadie nuestra percepción, ya nos encargamos nosotros mismos de hacerlo. Por eso esta carta nos va a dar una visión más objetiva y realista del tema a tratar. E insisto, aquí nos llevamos muchas sorpresas.

En cuanto a la posición de la carta de futuro posible, es muy reveladora, puesto que nos indica la consecuencia lógica de lo visto anteriormente: si tienes esto a favor y esto en contra y estás haciendo estás determinadas cosas, lo más probable es que pase esto. Así de sencilla es la interpretación. Ahora bien, para mí la carta estrella, la más importante, la que destaco por encima de las demás es la última, el consejo. Aquí está el meollo de la cuestión. Sobre todo cuando el resultado no es demasiado alentador, esta carta te está diciendo: “Oye, recuerda que hay otra forma de hacer las cosas, no es necesario obcecarse en seguir el plan A, si no te va a dar resultados, te propongo un plan alternativo, el B, quizás pensabas que no existía nada más pero yo, si quieres te voy a enseñar algo distinto, tal vez no sea ni mejor ni peor, pero es una nueva posibilidad”.

Nos encontraremos situaciones en las que el consejo quizá no ayude a enderezar una tirada poco favorable, pero muchas veces lo que realmente nos está ofreciendo es una luz para nuestro interior, una idea para que, a pesar de los contratiempos, podamos alzar la cabeza y seguir nuestro camino. Algo así es lo que vamos a ver en el ejemplo de hoy.

Así que sigamos pues practicando la Cruz Simple con esta tirada complicada tirada. Vamos a realizar una lectura a una de nuestras amigas imaginarias, Mónica, que tiene un problema laboral. Lleva cerca de 25 años trabajando en la misma empresa, productora y distribuidora de productos alimenticios. Ella ha llevado, de forma bastante competente toda la labor administrativa y de relaciones públicas de la empresa, hasta el punto de ser algo así como la mano derecha de sus jefes. Sentía que era imprescindible, o eso creía, hasta que hace unos días uno de sus superiores la ha anunciado que no queda más remedio que negociar una reducción de jornada, puesto que las ganancias de la empresa han disminuido significativamente y deben darse recortes en todos los niveles.

Mónica está pensando si aceptar sin más o negarse a negociar, ya que esto supondría una mengua importante en sus ingresos. Así que su pregunta al Tarot es si debe aceptar la negociación. Realizamos pues la Cruz Simple para Mónica y este es el resultado:


En primer lugar nos encontramos con el Ermitaño invertido en la posición a favor, algo que nos tiene que poner en estado de alerta, puesto que esas dudas que Mónica tiene con respecto a la honestidad de la propuesta que ha recibido, tienen un fundamento. Puede que nuestra amiga al ver esta carta piense ¿cómo puede ser esto favorable? La respuesta es muy simple, hay una gran diferencia entre sospechar que te quieren engañar y saber que te quieren engañar ¿no? Ahora Mónica sabe a qué atenerse, no la están diciendo la verdad sobre la situación de la empresa, tal vez sus superiores han pensado que la excusa de la crisis económica puede aprovecharse para hacer recortes que les beneficien a ellos.

En la posición en contra tenemos la carta del Carro, lo que nos indica que se van a acelerar los acontecimientos, uno de los problemas a los que se puede enfrentar Mónica es la falta de tiempo, puesto que el Carro habla de inmediatez, de sucesos que se ponen en marcha irremediablemente. El hecho de encontrar este Arcano en posición desfavorable, avisa a nuestra consultante para que no se descuide ni un segundo, no hay tiempo para sentarse a reflexionar, hay que tomar decisiones rápidas y efectivas.

En la posición que indica la situación de Mónica a día de hoy tenemos la carta del Diablo; no es una situación fácil, teniendo en cuenta lo que hemos visto en las dos cartas anteriores, se está sintiendo totalmente engañada. De hecho aquí veo un cierto componente masoquista, Mónica se siente “encadenada” a la empresa, tal vez se ha implicado en demasía, algo que también es lógico si se tiene en cuenta la cantidad de años que lleva unida a ella, puede que la sienta como algo propio, lo cual es un error, ya que ella no es más que una empleada, veterana, eso sí, pero esa es su única vinculación. Quizás por eso se siente más dolida aún.

La conclusión a la que se llega es el Mago invertido, algo totalmente lógico después de ver lo que ya hemos visto, no se ven perspectivas demasiado positivas para Mónica, en cierto modo, los acontecimientos se van a escapar a su control. Hay veces, y esto vale para todos los ámbitos de la vida, en el que no tenemos el dominio de las cosas, puesto que en todo lo que sucede se dan múltiples variables y no siempre las podemos controlar todas, en el caso de Mónica, parece que no las tiene todas consigo.

Pero, y esto es lo que más me gusta de esta tirada, llega el consejo, y nada menos que nos encontramos con la Fuerza, que viene a iluminar la tirada un tanto sombría que hemos visto. La Fuerza nos habla de coraje, de afán de superación. No se trata de la fuerza bruta, de hacerse valer a base de gritos y de puñetazos en la mesa, sino de la fuerza interior que te lleva a luchar por aquello que tú consideras que es justo. ¿Mónica cree que realmente es injusta la reducción del sueldo? Pues la Fuerza dice: “Lucha, no te dejes llevar por el derrotismo. Has estado enfocando mal tu relación con la empresa, creíste que habías adquirido unos derechos por tiempo y dedicación, pero acabas de ver que no es así, en cuanto que han visto la ocasión, han intentado beneficiarse en perjuicio tuyo. El Carro te dice que el tiempo corre en tu contra así que, si no quieres que la agorera predicción del Mago invertido se haga realidad, ponte en marcha ¡ya!”.

Esta tirada es muy interesante, puesto que presenta una marcada tendencia derrotista. Hay que entender algo. Puede que si Mónica presenta lucha contra esa negociación favorable, pierda esa batalla, tal vez legalmente no pueda hacer nada, pero el hecho de que aparezca la carta de la Fuerza, me parece algo positivo, pues está transmitiendo a nuestra consultante una actitud combativa, aconseja que no baje los brazos, que intente hacer algo al respecto. Las cosas no siempre nos salen como queremos y a veces luchamos por causas perdidas de antemano, pero la sensación que deja en nosotros una derrota después de haber intentado ganar, no es ni mucho menos tan amarga, como la derrota del que no hace nada por intentar cambiar su suerte y se deja llevar absolutamente por los acontecimientos.

Por supuesto, esta es una tirada completamente inventada, una situación irreal sobre una persona inexistente, así que se puede interpretar de muchas maneras, ya que todas son válidas. Es simplemente una práctica, animo a todos a recrear muchas consultas y realizar consultas como si fueran ciertas, haciendo esto, cuando llega una consulta real, sentimos que es simplemente una más y no nos impresiona demasiado.

Leer más...

sábado, 16 de abril de 2011

SOTA DE COPAS

Llegamos a las Cartas de la Corte. El palo de Copas equivale al elemento Agua, por lo tanto hace especial hincapié en los sentimientos y las emociones. Como podemos ver, el diseño de esta carta es muy sencillo. Ante un fondo gris, en el que se recorta el mar, moderadamente ondulado, vemos la figura de un joven sofisticadamente vestido. Su mano derecha sostiene un cáliz dorado por el que vemos asomar la cabeza de un pez.

El primer dato que llama la atención es el cielo de un tono grisáceo y el mar que, si bien no está embravecido, tampoco vemos por completo sosegado. Debemos recordar que las Sotas o los Pajes, como se prefiera, generalmente, suelen hacer referencia a niños, adolescentes o personas muy jóvenes, es decir, habla de edades en las que la persona está en formación, expectante, plena de vitalidad (no hay más que recordar la revolución hormonal que se produce en la adolescencia), por eso el cielo está algo revuelto y por eso el mar está intranquilo.

Podría decirse que las Copas, estableciendo un símil entre las estaciones del año y la vida del ser humano, representan la primavera, por eso, las Copas tienen un cierto componente de ingenuidad, de ausencia de malicia que se relaciona con las edades más tempranas, cuando aún la vida no ha maleado a la persona y las esperanzas están casi intactas. Y por esa misma relación, son bastantes los que interpretan la aparición de cartas de Copas en una tirada como el anuncio de sucesos que acontecerán concretamente en primavera. Esta imagen pictórica parece reforzarse en algunas barajas del Tarot de Marsella, en las que vemos a la Sota de Copas adornando su cabeza con una guirnalda de flores absolutamente primaveral.

El movimiento del mar nos habla de emociones que fluctúan y también de la actividad del subconsciente, esa corriente que jamás descansa y que, aunque pueda aparentar calma, siempre está en acción. Sin embargo, nuestro personaje tiene los pies firmemente asentados en un suelo amarillo que, recordemos, es el color representativo del elemento Aire, uniendo así el componente mental al emocional, y es que la gente más joven tiene los sentimientos en plena actividad, y otro tanto sucede, lógicamente con sus pensamientos.

El joven de la carta está vestido en un estilo renacentista. El sombrero es del color del elemento Agua, azul, y es que, como ya he dicho, la mente en estas edades está en plena actividad y especialmente muy ocupada en sus sentimientos, ya que, hasta que no entre en una edad más adulta, el mundo lo percibe de una forma más visceral que racional. La vestimenta está dividida en dos cuerpos, por un lado la parte interior que es de tonos rojizos, indicando vitalidad y actividad, por otro lado está la parte superior, de tono azul, de nuevo emocional, adornado con unas flores, que podrían ser lirios o quizás tulipanes, rojas en la parte superior y blancas en la parte inferior.

Leamos la breve descripción que hace Waite sobre esta carta:” Un paje rubio, agradable, un poco afeminado, de aspecto atento y estudioso, contempla un pez que sale de una copa para mirarlo. Es el dibujo de la mente tomando forma” (“Las claves de las cartas del Tarot”). El concepto de un paje un poco afeminado, ha sido resaltado en algunas barajas, como por ejemplo la que yo suelo utilizar, que es la versión del Roberto de Angelis; este detalle ha hecho que muchas personas vean en esta carta el anuncio de una posible homosexualidad.

Por último, no hay que olvidar la dorada copa de la que surge un pececillo, un potente símbolo de lo emocional, de hecho se asimila el pez con el signo zodiacal de Piscis, que para muchos sería el más cercano a esta carta. Piscis es un signo especialmente emotivo, de hecho se dice que la era que estamos dejando atrás es de Piscis, representada por el pez, que ha estado basada, sobre todo, en lo emocional y lo místico, y estaríamos entrando en la era de Acuario, completamente mental y comunicativa.

Significados generales: Para aquellos a quienes les gusta establecer rasgos físicos en las Cartas de la Corte, se suele relacionar esta Sota con personas de cabello castaño claro o rubio y ojos claros, con rasgos de personalidad representativos del signo de Piscis. Se refiere a personas de ambos sexos: niños, adolescentes o jóvenes que afectan al consultante especialmente en el área emocional: hijos, nietos, amigos novios, hermanos, etc.
Su carácter es dulce, tímido, soñador, romántico, voluntarioso, con ganas de agradar, imaginativo, creativo. Estudioso, capaz de reflexionar y meditar.
Noticias, mensajes que se refieren a temas amorosos o familiares, por ejemplo una boda, un compromiso o un nacimiento.
Ideas geniales, trabajo recompensado. Intuición y sensibilidad, tanto psíquica como artística. El amor adolescente, ingenuo y muy apasionado.

Invertida: Persona aduladora, engañosa. Déspota, egoísta y bastante perezosa. Hijo desleal. Emociones incontroladas. Irreflexión. Tendencia a la evasión mental. Autocompasión.
Ataduras afectivas; persona muy influenciable. Desprotección. Obstáculos de todo tipo. Falta de ideas. Dudas.

Leer más...

martes, 12 de abril de 2011

¿POR QUÉ LA MAGIA NO FUNCIONA?

Hace unos días recibí un correo de una amiga del blog en el que me planteaba una de las preguntas más habituales que, en relación con la Magia, nos solemos hacer ¿por qué no siempre funciona? Aunque he contestado de forma personal a esta amiga, no me puedo resistir a dedicar una entrada en la que daré mi visión personal sobre este tema. He de aclarar, antes de seguir, que no poseo la verdad absoluta, ni mucho menos, así que lo único que puedo hacer es tratar de explicar la opinión que me he formado al respecto, según mi experiencia y lo que he ido conociendo a través de los años. Que quizás sea otra dentro de unos años. Si alguien puede aportar datos y argumentos para aclarar esta cuestión, espero que tenga la generosidad de compartirlo con el resto. De todo y de todos se puede aprender.

Dicho esto, creo que es primordial saber qué entendemos por Magia. Muchas personas creen que simplemente con agitar una varita y decir unas palabras misteriosas, se producirán fenómenos increíbles, verdaderos portentos. Eso pasa en las películas de Disney o en la saga de Harry Potter, pero la realidad no funciona así, al menos para la inmensa mayoría de los simples mortales. Para mí la Magia es el conocimiento y aplicación de leyes espirituales para conseguir efectos en el mundo material. Es decir, que hay una serie de normas que, si se siguen, tienen consecuencias afines a nuestros deseos.

Generalmente, la Magia precisa de una serie de herramientas y requiere que se realicen una serie de acciones, en un orden muy concreto y de una forma determinada, tanto en el plano externo como en el interno. Y aquí es donde se produce la confusión y, como consecuencia, el fracaso, puesto que no se da un equilibrio entre las realizaciones externas y las internas. Generalmente, las primeras se cumplen de una forma bastante completa, mientras que las otras son totalmente descuidadas.

Antes de profundizar en este punto que, creo yo, es la principal fuente de fracasos mágicos, no hay que desdeñar algunas posibles causas para que no se culminen con éxito nuestros trabajos de Magia. Una de ellas, y bastante poderosa, sería que aquello que estamos pidiendo no nos conviene, hablaríamos aquí de una especie de protección o autoprotección. En muchas ocasiones nos encaprichamos con algo que realmente no queremos, no necesitamos o nos puede perjudicar. Por eso el Universo, nuestros guías o quien quiera que sea, nos protege de nosotros mismos, evitándonos conseguir algo que a la larga podría ser contraproducente. Puede que también nosotros, de forma totalmente inconsciente, autosaboteemos (si se me permite la expresión) nuestros deseos por nuestro propio bien.

Otro motivo, a tener en cuenta, podría ser la protección de los otros. Puede ocurrir que aquello que queremos, sea capaz de dañar a una tercera persona, aunque nosotros lo ignoremos (si lo sabemos y aún así lo hacemos, ya estaríamos hablando de Magia Negra), o bien porque queramos algo en contra de su voluntad o bien porque para conseguir una cosa, la otra persona ha de perderla primero. Esto ocurre con mucha frecuencia en los trabajos de Magia de atracción, con los que intentamos atraer a alguien sin tener en cuenta sus sentimientos y/o su libre albedrío. En realidad, es una bendición que estos trabajos prácticamente siempre fallen, pues de lo contrario, tendríamos que enfrentarnos más tarde o más pronto a las consecuencias kármicas.

Después de ver estos dos posible factores, me interesa profundizar en el motivo más frecuente de fracaso en la Magia y que anteriormente apunté. La Magia es un proceso externo, sí, pero sobre todo es un proceso interno y quien ignore este hecho está condenado a fracasar en su consecución. El primer escollo que nos vamos a encontrar es la falta de fe. Si se realiza un estructurado ritual, se cumplen a la perfección todos los pasos, pero en lo más profundo de nuestro ser dudamos del éxito del mismo, entonces hemos perdido el tiempo. No puede funcionar.

Muchas personas creen que por encender unas velitas, canturrear unas frases muy rimbombantes e inundar la estancia con incienso, van a conseguir todo lo que se propongan. Pero dejan de lado lo más importante, y mucho más fundamental es el proceso ritualístico interno que el externo. Es muy frecuente que se busquen hechizos y ritos, se cumplan a rajatabla todas las indicaciones: la vela tiene que ser de color verde pero verde claro, no vale otro tono, el incienso tiene que ser de jazmín, hay que buscar tres manzanas, pero del tipo reineta, no vale otro, se necesita una rama de avellano, pero tiene que haber sido cortada en Luna Llena, etc., etc., etc. Lo importante es la forma, pero el contenido… Craso error, más bien es todo lo contrario.

Para que la Magia funcione se necesitan una serie de elementos básicos. En primer lugar hay que creer en lo que se hace, si no, no tiene sentido lo demás. No es lo mismo QUERER CREER que CREER. También en la Magia se da un orden lógico, que es mucho más importante que el color de la vela o si se utiliza una vara de sauce o de chopo. Se tiene que pedir aquello que se desea, creer que se va a conseguir eliminando cualquier sentimiento negativo o de duda que pueda anular el pedido y hacer todo lo posible para que el deseo se materialice.

La Magia funciona de acuerdo con las Leyes de Herméticas, es importante conocerlas y aplicarlas. Muchos libros de la denominada literatura de autoayuda, han hecho un flaco favor a la Magia y a las personas que la practican. Aunque hay que separar el trigo de la paja y existen libros absolutamente fabulosos dentro de ese género, lo cierto es que hay otros muchos, algunos con un impresionante éxito de ventas, que son francamente dañinos por una sencilla razón y es que prometen que con el mínimo esfuerzo, se conseguirá absolutamente todo lo que se quiera y más.

Generalmente basta con repetir muchas veces una frase y se materializa nuestro deseo. En uno de ellos se asegura que sólo con pensar que la comida no engorda, se puede comer todo lo que se quiera, puesto que no sólo no se engordará, sino que además se adelgazará. Reto a las personas que tengan problemas de sobrepeso a que lo hagan y luego nos cuenten el resultado. Un auténtico detractor de este tipo de literatura me dijo un día, con bastante lógica, refiriéndose en concreto a uno de estos libros que lleva varios millones de ejemplares vendidos, haciendo alusión a una de sus muchas promesas: “Si este libro te dice que solo con querer ser millonario y repetir muchas veces que lo vas a ser, y lleva varios millones de ejemplares vendidos que, supongo, son varios millones de personas que lo leen y llevan a la práctica estos principios tan básicos, ¿por qué no han aumentado en varios millones el número de millonarios que hay en el mundo?”. Buena pregunta.

Para empezar, la Magia es creación mental, si seguimos el primer Principio Hermético que nos dice que “Todo es mente”, en nuestra mente hay varios niveles o estratos, que van de lo más profundo a lo más superficial. Por lo tanto no son sólo los pensamientos más superficiales los que determinan la realidad, sino nuestras creencias y nuestros sentimientos, que están en niveles mucho más internos. Podemos repetir como un loro tantas veces como queramos que vamos a ser millonarios, si nuestra creencia es que no nos merecemos tener dinero, que somos unos fracasados, etc., anularemos la orden por medio de una contraorden. Como ya sabemos, por medio del estudio y la aplicación de las Leyes Herméticas, se pueden sustituir las creencias negativas por otras más positivas. Es cuestión de constancia y dedicación.

Alguien puede argumentar que, sin hacer caso de estos Principios Herméticos, han conseguido, algunas veces resultados realizando rituales mágicos. Bien, puede ser, tal vez algunas cosas que pidieron, las han obtenido porque kármicamente correspondían, o tenían una fe absoluta en la consecución de ese deseo en concreto; pero si realmente trabajasen con la Magia de forma correcta, siempre tendrían resultados positivos, no unas veces sí y otras no, de forma aleatoria. Como suele decirse, el movimiento se demuestra andando, así que, nada mejor que poner en práctica la teoría para comprobar si es cierta o no.

Leer más...

lunes, 11 de abril de 2011

SABBATS Y ESBATS III

Se habla menos de los Esbats, pero son fechas también importantes en el calendario festivo de los practicantes de Wicca, de hecho son días muy especiales, puesto que se trata de fiestas lunares que se realizan en honor de la diosa. Se celebran en Luna Llena, aunque hay personas que también celebran Esbats en Luna Nueva. Como veremos más adelante, hay distintas tendencias, según las zonas y las escuelas.

La Luna tiene una importancia capital en la Magia pagana que ha recuperado la Wicca, según la fase, se pueden realizar unos trabajos u otros, ya que la energía lunar no es algo fijo y estático, sino que es cambiante según avanza en su ciclo. Conociendo las influencias predominantes en cada una de las fases, podremos aprovecharlas para ir a favor del flujo y no en contra. Veamos, aunque sólo sea muy por encima, lo que nos puede aportar cada una de las fases lunares:
La Luna Llena favorece los trabajos de Magia amorosa, así como la creatividad y la inspiración. Esta fase es francamente poderosa, por eso se suele trabajar con la adivinación y los trabajos de Alta Magia. También es el momento óptimo para trabajar con los sueños.

La Luna Menguante hace que las cosas mengüen, se reduzcan. Por eso se realizan trabajos encaminados a liberarnos de lo que no queremos en nuestra vida y a que disminuyan los problemas de todo tipo. Se dice que si se cortan el pelo o las uñas en esta fase, crecerán más despacio. También tradicionalmente se cree que las operaciones quirúrgicas que se realizan en estos días, son más óptimas de cara a disminuir el riesgo de hemorragias.

La Luna Nueva es la fase adecuda para que se comiencen nuevos proyectos, relaciones, etc. Se cree que es más fácil neutralizar los trabajos negativos que se hayan podido hacer. En algunas escuelas de conocimiento, esta fase es una etapa de descanso y no se realiza ningún tipo de trabajo, solo ejercicios de introspección. Como puede verse, no hay nada fijo, según la corriente espiritual que se siga, se dan una serie de pautas acordes con su filosofía e idiosincrasia.

La Luna Creciente podría considerarse como la antítesis de la Menguante, favorece el crecimiento, el fortalecimiento y el desarrollo de cualquier cosa que nos propongamos. Además es idónea para trabajos de protección.

Tras este breve apunte de las distintas fases lunares, es el momento de conocer los Esbats. En el año se dan 12 o 13 Lunas Llenas, no es algo fijo. Hay variaciones de nombres según las distintas corrientes wiccanas, así que he decidido reproducir el listado que más circula por internet:

Esbat de Luna Fría o de Lobos (Enero): Es la primera Luna del año, así que es propicia para trabajar con en la confección de los deseos que queremos ver materializados a lo largo del año que empieza. Vale la pena dedicar el tiempo que sea necesario para tener claro lo que queremos y lo que no queremos en nuestra vida.

Esbat de Luna Acelerada (Febrero): Ya sabemos lo que queremos, así que llega el momento de trabajar, de ser creativos para enfocar nuestros esfuerzos de forma inteligente en nuestros objetivos. Es una fecha interesante para consagrar las herramientas mágicas.

Esbat de Luna Tormentosa (Marzo): Las tormentas revolucionan el ambiente, de vez en cuando no viene mal que se remuevan pensamientos y sucesos, si eso nos empuja a ponernos en marcha. Siempre hay que tener presente que la primavera llega para que todo crezca y empiece a florecer.

Esbat de Luna de Viento (Abril): Aunque el refranero suele achacar los grandes vientos a Marzo y las fuertes lluvias a Abril, lo cierto es que el viento al que se refiere esta Luna puede ser huracán o suave brisa, según como nos lo tomemos, puesto que es el momento propicio para dejar ir todo aquello que ya no nos sirve, esos recuerdos y objetos que tenemos arrinconados, que ya no utilizamos, pero que nos resistimos a soltar definitivamente, pueden y deben salir de nuestra vida. Es una Luna de limpieza.

Esbat de Luna de las Flores (Mayo): Mayo es el mes de la belleza, del amor, de la fertilidad. Buen momento, pues, para realizar rituales encaminados a tales fines. Quien tenga un altar mágico, que se esmere en adornarlo con flores, que impregne la estancia con inciensos y perfumes que evoquen la naturaleza.

Esbat de Luna de la Fuerza Solar (Junio): Esta Luna puede aprovecharse para establecer un contacto a nivel físico, pero sobre todo espiritual, con el Sol y al mismo tiempo con la Tierra, se pueden hacer rituales destinados a contactar con las energías que ambos nos ofrecen, es una manera de llenarnos de vitalidad y de buenas vibraciones.

Esbat de Luna Bendita (Julio): En esta ocasión se pueden realizar rituales de agradecimiento por todas las bendiciones que la Naturaleza y la Vida nos han ofrecido.

Esbat de Luna de Maíz (Agosto): Se acerca el otoño y los campos están a punto de ser recolectados. En esta Luna se pueden ofrecer sacrificios para que la cosecha sea abundante. En nuestra vida podemos sacrificar aquello que no nos deja avanzar y que no permite que los frutos de nuestros esfuerzos sean positivos.

Esbat de Luna de la Cosecha (Septiembre): Es el momento de celebrar los frutos recogidos. Es el momento de compartir con los demás, una cena, una fiesta, hay que alegrarse y bailar, puesto que pronto vendrá la oscuridad y la introspección.
.
Esbat de Luna Sangrienta (Octubre): Esta Luna es para limpiar, nuestras herramientas físicas y mentales. Se aproxima el cierre de ciclo, así que muchos wiccanos aconsejan que aquellos trabajos mágicos que iniciamos a lo largo del curso y que no han tenido éxito o que ya no tienen sentido, sean cerrados definitivamente.

Esbat de Luna de Duelo o de Luto (Noviembre): Período interesante para contactar con el mundo espiritual, también para rendir homenaje a nuestros seres queridos ya desencarnados y enviar nuestros mejores deseos para que alcancen el pleno desarrollo en su actual existencia.

Esbat de Luna de las Noches Largas (Diciembre): Se termina el ciclo… para volver a comenzar uno nuevo, pero hasta que esto se produzca, es momento de descansar, reponer fuerzas y prepararnos para un nuevo renacimiento.

Según el año, hay ocasiones en las que en un mismo mes se dan dos lunas llenas, si por ejemplo, la primera es el día 1, la siguiente será 28 días después, es decir, que aún entraría dentro del mismo mes. Cuando este hecho se produce, decimos que la segunda Luna es el Esbat conocido como Luna Azul.

La Luna Azul es especial, puesto que es altamente poderosa, aunque para algunos, los menos, es una Luna que trae desgracias. Se dice que hay que aprovechar esta ocasión para hacer trabajos destinados a conseguir objetivos más complicados de lo normal.

A grandes rasgos este es el listado de los Esbats que veo con más frecuencia por internet. Hay algunos que tienen variaciones de nombres, pero básicamente son muy similares. Por supuesto, yo tengo mi favorito, y es el de la Sirona Knight, en su libro “Magia y Sueños” (ed. Edaf), propone un listado de Esbasts basado en la tradición celta que me parece muy atractivo. Para empezar, cuenta las Lunas a partir del Solsticio de Invierno, independientemente de que se de en diciembre o en enero, esa será la primera Luna del año y a partir de ahí van las demás, siguiendo el orden del listado.

Estos son los Esbats que propone :

Luna de Lobos: Unidad, letargo, potencial, sueños clarividentes.
Luna de Tormentas: Intensidad, dualidad y polaridad (como es arriba, así es abajo).
Luna de Castidad: La triple trinidad de la doncella, la madre, la bruja y su hijo, el padre y el abuelo; purificación.
Luna de Semillas: Los cuatro elementos de la manifestación y la utilización de energías elementales; plantar semillas.
Luna de la Liebre: Control del yo y de la realidad física.
Luna de la Diada: Tiempo y espacio, multidimensiones, transformaciones y ventajas.
Luna de Aguamiel: Fertilidad lunar, sueños lúcidos, conexión espiritual.
Luna de Wort: El ciclo anual; el comienzo, la mitad y el final.
Luna de Cebada: Sabiduría, conocimiento, cosecha y habilidad.
Luna de Vino: Profecía y adivinación, inspiración y sanación.
Luna de Sangre: Maternidad, fecundidad, comunicación con los ancestros.
Luna de Nieve: Propósito e intención divinas, reales o nobles.
Luna de Roble: El ciclo lunar, renacimiento y transmigración.

Como en todo lo tocante al ocultismo, aconsejo investigar y luego decidir.

Leer más...

jueves, 7 de abril de 2011

ERZSÉBET BÁTHORY, LA CONDESA SANGRIENTA.


Erzsébet Báthory

Mae West dijo: “Cuando soy buena soy muy buena, pero cuando soy mala soy mejor”, y más o menos ese debió ser el lema de la protagonista de El Baúl de hoy. La condesa de Báthory se propuso superar en todo a los varones sanguinarios que pueblan la historia, tipo Gilles de Rais, y lo consiguió con creces. Se dice que desde niña mostró cierto desequilibrio; tal vez sea así. En cualquier caso, la mujer del retrato que vemos aquí al lado, con ese rostro aniñado y tímido, es una de las mayores asesinas en serie documentadas de la historia.

Erzsébet Báthory (o Isabel Báthory), nació en Nyírbátor, Hungría, el año 1.560. Su familia pertenecía a la alta aristocracia húngara, así que como excusa de sus actividades tan peculiares, no puede esgrimirse el argumento de ser una pobre desdichada, analfabeta y de nula erudición, muy al contrario, recibió una esmerada educación y dominaba varios idiomas a la perfección. Como era costumbre en aquella época, desde niña fue prometida a un joven noble con el que se casaría a los quince años, el Conde Ferencz Nádasdy.

El flamante matrimonio se instaló en el castillo Csejthe, en Nyitra. Realmente, la condesa no veía demasiado a su marido, puesto que era un noble guerrero que la mayor parte del año estaba lejos del hogar, peleando en alguna batalla. Por lo que se cuenta debía ser un fiero luchador puesto que era conocido como “El héroe negro de Hungía”. Se dice que poseía tanto valor como crueldad; su especialidad era empalar a sus enemigos.

La condesa pasaba mucho tiempo en el castillo, criando a sus hijos, soportando a su suegra Úrsula, con quien mantenía una relación espantosa y administrando sus bienes con mano de hierro. Tal vez fuera por resentimiento por su situación, por algún problema mental o simplemente por pura maldad, el caso es que empezó a sentir un insano placer haciendo daño a las doncellas a su servicio. Comenzó con pequeñas crueldades, que justificaba como castigo por negligencias o perezas, por ejemplo, embadurnar a la sirvienta a castigar con miel y obligarla a pasar la noche a la intemperie para que todo tipo de insectos, o lo que fuese, dieran buena cuenta de ella.

Tal vez por la impunidad que sentía por su situación privilegiada, la condesa fue aumentando la variedad y malignidad de sus castigos, pero la muerte de su esposo el año 1.604 tuvo en ella una especie de efecto liberador, algo así como destapar la caja de los truenos, y a partir de ese momento fue cuando decidió dar rienda suelta a su maldad y lo hizo con todas las consecuencias.

La condesa se había rodeado tiempo atrás de una serie de personajes poco recomendables. La que fuera su nodriza, Jo Ilona, fue una de sus secuaces más fieles, pero también hay que destacar a su mayordomo, Thorko especialmente sanguinario del que se dijo, la introdujo al ocultismo, y una bruja del lugar conocida como Dorkó.

Cuenta la leyenda que un día, mientras una doncella cepillaba los largos cabellos de la condesa, la dio un tirón, furiosa la aristócrata, se abalanzó sobre la muñeca de la pobre muchacha, apretando tan fuerte que la hizo sangrar. Se dice que la condesa notó que inmediatamente la piel salpicada por la sangre adquiría una tersura instantánea. Este descubrimiento fue decisivo para que la condesa adoptara su particular tratamiento de belleza: la sangre humana. Leído así, parece una historieta un poco traída por los pelos.
Ferencz Nádasdy

Aunque es difícil saber qué es lo que ocurrió realmente, lo más probable es que la condesa, una mujer bella que había atravesado la crucial barrera de los cuarenta años, comenzara a temer los efectos físicos y estéticos de la edad, (hay que entender que los cuarenta de ahora no son los de hace más de cuatrocientos años, que ya era casi vejez), si a eso se suma que siempre estaba rodeada de gente que trabajaba con la Magia, y no precisamente en su vertiente más blanca, estos ingredientes unidos a su natural falta de escrúpulos y compasión por el dolor ajeno, el cóctel estaba servido.

La condesa, ayudada por sus cómplices, atraía a campesinas jóvenes, tanto de Hungría como de los Cárpatos, con la promesa de trabajar en un castillo para la nobleza, saliendo así de la pobreza. El reclamo era irresistible, pero lo que allí encontraban superaba con creces la peor de las pesadillas que alguna vez hubiesen tenido. Bathory era francamente imaginativa para el mal y diversificaba los “usos” de las muchachas a su servicio. El primer paso, decisivo para poder maniobrar a sus anchas, fue trasladar a su suegra a otro castillo.

Una vez que se sintió libre, dio rienda suelta sus peores instintos. Según cuenta el escritor y periodista Jesús Palacios en su inquietante pero a la vez magnífico libro “Psicokillers”, las torturas a las que sometió a las pobres muchachas eran inimaginables: las hacía trabajar desnudas para luego apalearlas y clavarlas alfileres y cualquier objeto punzante. También disfrutaba obligando a salir, en pleno invierno, a alguna chica y vertía sobre su cuerpo desnudo cubos de agua helada hasta que moría por congelación. Creó un diseño diabólico de jaula, recubierta en su interior por numerosos pinchos afilados, de tal modo que la “elegida” que entraba en ella sólo podía mantenerse en posición de cuclillas, al más mínimo movimiento, se clavaba los pinchos.

Se hizo construir una “dama de hierro”, que es un sarcófago con las medidas de un cuerpo humano, tapizado por clavos, de tal forma que al cerrarlo con una persona dentro, la persona era atravesada por completo en distintos puntos de su anatomía, preferentemente los órganos vitales, lo que producía una lenta y horrible agonía. Un tenebroso instrumento de tortura muy de moda en la época. Evidentemente, la condesa, estaba muy al tanto de las tendencias.

Leamos un estremecedor fragmento extraído de “La condesa sangrienta” de Alejandra Pizarnick (1.967), para hacernos una idea de las “distracciones” de la condesa:

“Se escogían varias muchachas altas, bellas y resistentes -su edad oscilaba entre los 12 y los 18 años- y se las arrastraba a la sala de torturas en donde esperaba, vestida de blanco en su trono, la condesa. Una vez maniatadas, las sirvientas las flagelaban hasta que la piel del cuerpo se desgarraba y las muchachas se transformaban en llagas tumefactas; les aplicaban los atizadores enrojecidos al fuego; les cortaban los dedos con tijeras o cizallas; les punzaban las llagas; les practicaban incisiones con navajas (si la condesa se fatigaba de oír gritos les cosían la boca; si alguna joven se desvanecía demasiado pronto se la auxiliaba haciendo arder entre sus piernas papel embebido en aceite). La sangre manaba como un geiser y el vestido blanco de la dama nocturna se volvía rojo. Y tanto, que debía ir a su aposento y cambiarlo por otro (¿en qué pensaría durante esa breve interrupción?). También los muros y el techo se teñían de rojo”.

Sin duda, su ocupación principal era tomar baños de sangre procedente de muchachas jóvenes y, a poder ser, vírgenes, convencida de que su piel se mantendría así tersa y luminosa y el reloj se pararía para siempre, algo así como el elixir de la eterna juventud. Evidentemente, se requerían muchos litros de sangre para rellenar con cierta frecuencia una bañera, así que el número de las mujeres desaparecidas se fue elevando de forma alarmante. Lo que empezó a llamar la atención.


Castillo de Cachtice

Si bien la condesa comenzó a realizar sus fechorías con jóvenes pobres, muchas de ellas no mantenían contacto con su familia, lo que hacía que se sintiera muy segura, su avidez de sangre, hizo que empezará a incluir en su elenco de futuribles víctimas a miembros de la nobleza de la zona; para lo que, a su ya larga lista de delitos, habría que añadir el secuestro. Los rumores que siempre habían existido en torno a la enigmática condesa y lo que sucedía entre las paredes de su castillo, se hicieron cada vez más insistentes.

A finales del año 1.610, el rey Mathias de Hungría ordenó al Conde Thurzo, un primo de la condesa con quien mantenía, por cierto, una pésima relación, que realizara una investigación en el castillo de Csejthe. Unas fuentes cuentan que hasta él habían llegado rumores, otras que fue un pastor protestante de la zona quién le informó y otras que una de las muchachas que había logrado escapar de su torturadora consiguió escapar y contar lo que allí acontecía; en cualquier caso, el rey estaba sobre aviso y decidió intervenir.

Se procedió al registro del castillo y lo que salió a la luz sobrepasaba con mucho a todos los rumores que hubiesen podido escucharse. Instrumentos de tortura bañados en sangre, restos humanos, cadáveres mutilados tanto dentro como fuera del castillo… y alguna joven muy malherida, pero aún con vida, en los calabozos. Unos meses después se inició el juicio al que la condesa se negó a presentarse, puesto que consideraba que era una indecencia que ella, miembro de la nobleza, fuese tratada como una persona normal y común.

Los cómplices de sus fechorías sí que fueron juzgados y condenados a muerte. Algunos de ellos, como es el caso de el mayordomo o la nodriza, reconocieron sus crímenes y dieron a la justicia datos concretos, otros no. La sentencia fue relativamente benévola con la condesa, su linaje pesó más que su ilimitada capacidad para el mal, así que fue condenada a un encierro domiciliario de por vida. Se la emparedó, tapiando puertas y ventanas, dejando tan sólo un pequeño hueco por el que se introducía la comida.

En agosto de 1.614 falleció Erzsébet Báthory, un cronista de la época escribió: “Murió al anochecer, abandonada de todos”. En el aposento de la condesa, escrito de su puño y letra, se encontró un cuaderno con la relación de los nombres de sus víctimas… 610.

¿Esa cifra es exagerada? ¿Se achacaron a la condesa desapariciones de jóvenes que nada tenían que ver con ella? Como suele ocurrir con individuos de este tipo, Jack el Destripador o Ted Bundy son un ejemplo, surge una fascinación en torno a ellos increíble, muchas personas sucumben a sus más que dudosos encantos y son elevados a categoría de ídolos. La condesa cuenta con una legión de seguidores. Tal vez estos fans apasionados, pretenden ignorar que su fama se debe a la muerte (terriblemente cruel) de un buen número de personas), así que no hay que equivocarse, esta entrada no es un recuerdo para la condesa sangrienta, sino para sus víctimas.

Leer más...

martes, 5 de abril de 2011

LA COSA

John Carpenter iba para músico, o al menos eso quería su familia, pero desde muy jovencito se decantó por el cine, y con bastante fortuna, pues tenía sólo 22 años cuando ganó un Oscar por un cortometraje, “La resurrección de Bronco Billy”. Sin duda son el terror y la ciencia ficción sus géneros preferentes. Por enumerar algunas de sus películas: “Starman”, “Christine”, “La Niebla”, “Fantasmas de Marte”, “La noche de Halloween” o “La cosa”, a la que dedico la entrada de hoy.




Leer más...