Páginas

miércoles, 27 de abril de 2011

EL RITO

Hoy toca una de posesiones. Tenía verdaderas ganas de ver una película que tratara este tema y a ser posible, que no cayese en lo ridículo. Y francamente no es nada fácil. Al oír hablar de “El Rito” y saber que estaba protagonizada por Anthony Hopkins y por Rutger Hauer pensé: “Merecerá la pena, seguro”. Mi intuición ese día debía estar de vacaciones.



“El Rito” se basa en una novela de un periodista absolutamente desconocido para mí, Matt Baglio, que a su vez se inspiró en un hecho, supuestamente, real.

Michael Kovak (Colin O’Donoghue) lleva un tiempo trabajando junto a su padre Istvan (Rutge Hauer) en la funeraria familiar. Como el propio Michael dice, en su familia sólo hay dos salidas laborales: trabajar en la funeraria u ordenarse sacerdote y él, cansado ya de la primera opción, ha decidido inclinarse por la segunda. Pero tiene un pequeño problema: la falta de fe. En el seminario no se encuentra a gusto, de hecho está pensando seriamente en abandonar, pero le proponen hacer un curso en la Escuela de exorcismo de El Vaticano. Michael acepta aunque con poca convicción.

Durante el curso conoce a Angelina (Alice Braga), una periodista que realiza el curso para escribir un artículo y con la que establece una cierta amistad. Su instructor en Roma, el Padre Xavier (Ciaran Hinds), no ve a Michael demasiado interesado, así que decide que tal vez podría suponer un revulsivo para él conocer al Padre Lucas (Anthony Hopkins), un avezado exorcista y recibir unas clases “prácticas”. Y en efecto, el Padre Lucas actualmente está exorcizando a una joven embarazada, Rosaria (Marta Gastini) y Michael será testigo de unos rituales con los que no se siente identificado.


Se cree que el personaje del Padre Lucas está inspirado en el Padre Gabriele Amorth, exorcista durante más de 25 años de El Vaticano. Recuerdo una entrevista que se le realizó, por intermediación de la periodista Paloma Gómez Borrero, en el programa de misterio “Cuarto Milenio” de Iker Jiménez. Independientemente de si crees o no crees en las posesiones demoniacas, me pareció un hombre totalmente convencido de lo que decía y lo que hacía, una personalidad absolutamente fascinante.

En esa entrevista contó una historia escalofriante, en la que la persona poseída que estaba siendo exorcizada por él, escupió uno clavos de hierro de enormes proporciones, exactamente lo mismo que vemos en la película.

Cuando desde el periódico italiano “30 Días”, le preguntaron por los motivos que pueden llevar a una persona a ser poseída por el demonio, contestó lo siguiente: “Uno puede ser objeto de los ataques del demonio, en cuatro casos. Bien porque esto es una bendición para la persona (como en el caso de muchos santos), bien por la persistencia irreversible, en el pecado, bien por una maldición que alguien hace invocando el nombre del demonio, o bien, cuando uno se dedica a practicar el ocultismo”.

Cuando, en la misma entrevista quisieron saber si no tenía miedo del demonio respondió de forma tajante: “¿Yo miedo de ese animal? Es él quien tiene que tener miedo de mí: yo actúo en nombre del Señor del mundo, mientras que él, es sólo el simio de Dios”.

Volviendo a la película, no me parece que haya paralelismos entre la personalidad del exorcista interpretado por Hopkins y el Padre Amorth. En el primer caso vemos como la fe fluctúa, parece que el Padre Lucas quiere creer pero para conseguirlo tiene que realizar verdaderos esfuerzos, por decirlo de algún modo, se obliga a sí mismo a creer; en cambio, en el caso del Padre Amorth, se podrá estar de acuerdo con él o no, pero hay algo innegable, y es que su fe parece no tener fisuras.

Y ese va a ser el eje argumental de la película, el enfrentamiento entre fe y ciencia, perfectamente representado por las dos posturas encontradas que sostienen Michael y el Padre Lucas con respecto al caso de Rosaria. Mientras el sacerdote sostiene la tesis de la posesión, Michael encuentra una explicación mucho más terrenal, aunque no por eso menos inquietante, a los ataques que sufre la muchacha.

La posesión o la enfermedad mental, son los argumentos que centran las diferencias entre los dos protagonistas, las posiciones son antagónicas, hasta que vemos como la fe del Padre Lucas empieza a tambalearse, y aquí es cuando yo sospecho que en algún momento determinado del rodaje, alguien debió recordar que estaban haciendo una película sobre exorcismo y se dejan de lado las discusiones metafísicas o teológicas para centrarse en las posesiones demoniacas.



De los actores poco puedo decir a Colin O’Donoghue, un actor completamente novato (sólo ha trabajado en la serie Los Tudor, que no tengo el gusto de conocer), le deseo una larga carrera y espero que con los años vaya adquiriendo algo más de expresividad. En cuanto a Anthony Hopkins, me ha decepcionado un poco, aunque actúa bien (creo que el bueno de Hopkins es incapaz de actuar mal), tiene unos momentos en el último tramo de la película, que no concretaré por no desvelar nada, que me parece literalmente un actor de cine mudo: gesticulante y sobreactuado, entre eso y la obsesiva oscuridad, se me hizo cargante.

No puedo evitar mencionar a Rutger Hauer puesto que es un actor que entró en mi particular “Olimpo de actores” desde el momento en que le vi en la película “Patria” (la historia de una Alemania gobernada por el Tercer Reich, pues Hitler ganó la Segunda Guerra Mundial. Altamente recomendable). Su actuación es breve, pero magnífica. He leído una crítica en la que argumentaban, para despreciar su intervención, que a pesar de ser unos 10 años más joven que Hopkins, podría parecer su padre. Bueno si ese es el argumento para calibrar una actuación, se ve que carecen de argumento.

Como habréis podido deducir de mis palabras, no me ha entusiasmado la película, pero animo a que se vea, puesto que no tenemos por qué pensar todos lo mismo. Y de paso, para quien se sienta interesado por el tema, adjunto más abajo un enlace a la entrevista realizada en “Cuarto Milenio” al Padre Amorth.

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/el-rito-2011/

http://www.youtube.com/watch?v=aYj2g820s5A

No hay comentarios:

Publicar un comentario