Páginas

sábado, 8 de octubre de 2011

ACTIVIDAD PARANORMAL

Estamos en la época de los llamados “reallities” o eso que se ha bautizado como “tele-realidad”, en la que se nos vende la idea de que estamos siendo testigos de la realidad pura y dura, supuestamente en tiempo real y sin ningún tipo de truco. Quizás sea por eso que gozan de muy buena acogida películas que se presentan como documentales grabados por sus propios protagonistas. En el género del terror fue “El proyecto de la bruja de Blair” la primera que inauguró de forma triunfal este tipo de películas. Años después llegarían “El experimento de St. Francisville” o la saga “Paranormal Activity” o “Actividad Paranormal”, como se prefiera.



Las normas de estas películas son similares a las de un “reallity”: una cámara grabando el día a día de una persona, familia, o grupo de personas, en su vida cotidiana o en una situación especial (como puede ser el encierro en una casa, isla, etc.), sin censura, sin actuar aunque se sea consciente que una cámara está grabando (como si eso fuese posible). El resultado en ambos casos es el mismo, un entretenimiento que desprende un indescriptible tufillo a falso, pero no deja de ser entretenido.

La película de “Actividad Paranormal” se vendió, como en el caso de “El proyecto de la bruja de Blair” como una grabación auténtica, hecha por una pareja que sufría los ataques sobrenaturales de una entidad no definida en su casa. La campaña de marketing, como en el otro caso, estuvo tan bien orquestada que dio resultado, ¡vaya que lo dio!. Pero luego hablaré de esto, primero conozcamos el argumento:

Micah (Micah Sloat) y Katie (Katie Featherson) son una joven pareja que vive en una casa en San Diego. Él trabaja como inversor y ella estudia. Katie vivió un episodio paranormal siendo niña y siente que la entidad que lo produjo, ha ido acompañándola a lo largo de su vida y que en la actualidad se ha vuelto a hacer presente. Micah decide comprar una cámara para grabar cualquier actividad fuera de lo común que pueda producirse en la casa.

Katie contacta con un psíquico, el señor Fredrichs (Michael Fredrichs), quien tras un breve estudio del caso, declara que la entidad que persigue a Katie no es un espíritu sino un demonio y eso excede sus conocimientos, por lo que declina ocuparse del fenómeno y aconseja a la pareja que se ponga en contacto con un demonólogo, algo a lo que Micah se niega tajantemente. El joven está convencido de que, gracias a sus grabaciones, podrá desvelar cuál es la verdadera naturaleza del ser que habita supuestamente en la casa y acabar con él.

Pero las imágenes grabadas no arrojan ninguna pista, simplemente se aprecian objetos que se mueven sin una causa natural aparente. Así que, contraviniendo las recomendaciones de Fredichs, decide realizar por su cuenta y riesgo una sesión de ouija para intentar contactar con la presencia y averiguar qué es lo que quiere de ellos. Pero la sesión no solo no arroja luz al caso, por el contrario, parece avivar el fenómeno de una forma alarmante.

La película está realizada de una manera inteligente. Si en “El proyecto de la bruja de Blair” se nos mostraba el caso de un grupo de chicos va a la caza de una aventura paranormal en un pueblo remoto, en “Actividad Paranormal” nos meten el terror en la propia casa, es decir, el director, Oren Peli, apela a uno de los miedos más instalados en el inconsciente colectivo y es el de ser atacados en nuestro propio terreno. Todos creemos que nuestro hogar es nuestro refugio, el lugar donde nos sentimos seguros y protegidos de los males del exterior. Pero Peli introduce el miedo en la propia casa y de este modo, nuestro único refugio, se convierte en algo hostil y peligroso.

Aquello que nos amenaza, lo que nos asusta ya no se queda afuera mientras nos ponemos a salvo dentro, protegiéndonos con alarmas, pestillos, cerrojos y demás elementos de seguridad, lo malo, ha entrado con nosotros y se ha quedado a vivir a nuestro lado, no podemos desprendernos de ello por más que huyamos, en ningún sitio estamos libres porque nos va a acompañar a donde quiera que huyamos.

Realmente es una película muy entretenida, estás constantemente en tensión esperando que pase algo, no pasa nada y bajas la guardia y entonces… es cuando pasa algo y casi te pegas un susto. Se agradecerían unos cuantos sobresaltos más, pero están muy dosificados, los fenómenos van in crescendo, de menos a más. Aquí se emplean los recursos propios de los “supuestos documentales”: actores desconocidos, ausencia de música (si grabas la realidad no vas a introducir banda sonora), diálogos sin sustancia, propios de la vida cotidiana, etc. De este modo se pretende que tengamos la sensación de estar asistiendo a algo real… con algunas personas lo consiguen, con otras no.

El rodaje duró una semana aproximadamente y contó con un presupuesto de unos 15.000$ aproximadamente, así que fue un éxito si se tiene en cuenta la cantidad de millones que ha recaudado. Lo importante, a mi entender fue el marketing, todo un acierto. En primer lugar se dijo que era un documental real. Después entró en acción la leyenda urbana sobre Steven Spielberg. Resulta que la película se estrenó en el Festival de Cine Independiente Slamdance, en 2.008, el éxito fue tal que Spielberg y Dreamworks compraron tanto la película como los derechos para hacer una nueva versión más sofisticada, vamos, lo que se suele denominar remake. Según la historia que se cuenta, Spielberg se llevó una copia de la película a su mansión californiana.

Mientras la estaba viendo, la puerta de su dormitorio se cerró inexplicablemente por dentro, algo que al director le dio tanto pavor que sacó la película de su casa, no quería tenerla cerca, aunque eso le hizo pensar que sería un gran éxito, de tal modo que, antes de preparar el remake, decidió organizar un pase público para calibrar la reacción del público en Burbank. La leyenda dice que fueron tantas las personas que abandonaron la película a la mitad, por miedo, no por aburrimiento, que Spielberg renunció a hacer ninguna versión y decidió comercializarla tal como estaba.


A todos aquellos que creen a pies juntillas la “leyenda Spielberg”, yo preguntaría ¿de verdad creéis que una persona con una cabeza tan privilegiada para los negocios puede ser tan sumamente simple? Más bien suena a una burda operación de marketing, algo así como: “Si Spielberg se impresionó tanto, tiene que ser una película genial”. Pensando en el público que supuestamente abandonó en masa el pase de la película, me siento un tanto preocupada por el elevado grado de impresionabilidad de personas que, se supone, son aficionadas al cine y que han visto unas cuantas películas de miedo.

En cuanto a quienes aún están convencidos de que la película es un documental real, que haberlos haylos, les pediría que me explicaran cómo es posible que, si es una grabación real, se rodaran tres finales alternativos y que se han utilizado de forma indistinta. Y más aún, que me expliquen cómo puede ser que se hayan rodado dos películas más en fechas posteriores, teniendo en cuenta el final. En fin, el cine es ficción, no hace falta que nos creamos todo lo que veamos, simplemente es entretenimiento y, ¿quién sabe? Tal vez en algún lugar alguien esté viviendo situaciones similares a las de los protagonistas, porque no siempre nuestra casa es un lugar seguro…

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/paranormal-activity-2009-dvdscreener

Para conocer los tres finales:

http://www.youtube.com/watch?v=NQ_EjGSXsQ0

6 comentarios:

  1. Cris ayer justamente ví la segunda entrega de Paranormal Activity II que es más de lo mismo...quizás algo más lenta que la primera entrega pero como tú dices aunque con un formato que trata de que olvidemos que estamos ante una película, esto ya va cogiendo matiz de saga :)

    Un besotee

    ResponderEliminar
  2. Hola Cristalof

    Madre mía, lo que tenemos que ver, ajajajaja. La verdad no se qué pensar si reirme o llorar. mejor reir que alegra el alma.

    ¿Todo tiene que ser un reallity en esta vida? ¿Acaso no queda espacio para la intimidad? En fin que a estas horas ya no doy mucho de sí.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maria Eugenia ¡que gusto que vengas a visitarme! Si, tienes razón esto del reallity empieza a ser una plaga y lo pero es que todos son tan falsos como esta película, en fin, espero que la moda pase y volvamos pronto a la normalidad.
    Tienes razón: siempre reir, que la risa además de alegrar el alma, contagia de luz a todo lo que está cerca

    Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Elohem. Si esto amenaza en ser algo peor que la saga Freddie Krugger (que tiene su gracia). Creo que van a a estrenar ahora la 3ª parte que es lo que ahora llaman precuela, es decir, de dónde viene todo, me parece que es la historia de las dos hermanas. Si tiene éxito nos contarán la historia de los padres y después los abuelos, etc., etc. Ahora que a ver como justifican la grabación en video cuando nos pongan la historia de los tatarabuelos jajaja

    Mil besos, amiga

    ResponderEliminar
  5. hola Cristina, no he visto esta película porque honestamente no se me antoja, pero creo que un fenómeno similar hubo en los setentas con el caso de el horror de Amityville , no sé si lo recuerdas?, si si te acuerdas, ¿qué opinas de ese caso?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Paris, un placer saludarte.
    Esta película es para pasar el rato y poco más. Para mi gusto, sale perdiendo en la comparación con la de Amityville, claro que cada una hay que verla entendiendo la época en la que se hizo, son muchos años de diferencial, y también las circunstancias.
    Actividad paranormal es más tramposilla: nos intentan colar una película de pocos medios como un documento real, en cambio Amityville contó con más presupuesto, mejor guión y actores y además, parece ser, está basada en un hecho real, en cambio A. P. mezcla un batiburrillo de hechos paranormales buscando el susto fácil, más bien diría el sobresalto.
    Un día hablaré de la película de Amityville y de los hechos que la inspiraron porque es algo francamente interesante. Prometido.
    Pero aún así, te recomiendo que veas Actividad Paranormal, yo creo que vas a pasar un buen rato.

    Un fuerte abrazo y... este fin de semana te devuelvo el correo

    ResponderEliminar