Páginas

miércoles, 28 de diciembre de 2011

TAROT RIDER-WAITE-COLMAN III

Para finalizar esta serie de entradas dedicadas al Tarot Rider-Waite-Colman, me gustaría incluir un breve listado de los 22 Arcanos Mayores con referencias extraídas del libro: “La clave de las cartas del Tarot” de Waite, tan sólo es una pincelada de cada carta, pero sumamente descriptiva y nos puede ayudar a entender el significado oculto tras la imagen.

El Mago: Esta carta significa el motivo divino en el hombre, reflejando a Dios, la voluntad en la liberación de su unión con aquello que está encima.

La Suma Sacerdotisa: De algún modo, ella misma es la Madre Suprema, es decir, es la reflexión brillante. Es en este sentido de la reflexión que su nombre más verdadero y elevado en simbolismo es Shekinah, la gloria cohabitante.


La Emperatriz: Es, por encima de todo, la fecundidad universal y el sentido externo de la Palabra.

El Emperador: Es el señorío del pensamiento, más que del mundo animal.

El Sumo Sacerdote: Es el poder dominante de la religión externa, como la Suma Sacerdotisa es el genio imperante del poder esotérico y reservado.

Los Enamorados: Es, con toda simpleza, la carta el amor humano, aquí exhibido como parte del camino, de la verdad y de la vida… En un sentido muy elevado, la carta es un misterio de la Alianza y el Sabbath.

El Carro: Es conquista en todos los planos: en la mente, la ciencia, el progreso, en ciertos procesos de iniciación.

La Fuerza: El valor, en uno de sus aspectos más exaltados, está conectado con el Divino Misterio de la Unión; la virtud, evidentemente, opera en todos los planos, y de aquí se extrae todo su simbolismo.

El Ermitaño: La verdad que los Misterios Divinos aseguran su propia protección de aquellos que no están preparados.

La Rueda de la Fortuna: La transliteración de Taro como Rota está inscrita en la rueda, contracambiada con las letras del Nombre Divino, para mostrar que la Providencia está implícita en todo.

La Justicia: La figura está sentada entre pilares, como la Suma Sacerdotisa, y por esto parece deseable indicar que el principio moral que se relaciona con cada hombre, según sus obras, mientras, evidentemente, está en estricta analogía con las cosas más elevadas, difiere en su esencia de la justicia espiritual que está implicada en la idea de la elección.

El Colgado: Expresa la relación, en uno de sus aspectos, entre lo Divino y el Universo.

La Muerte: El tránsito natural del hombre al siguiente estado de su ser es, o puede ser, una forma de su progreso, pero la exótica y casi desconocida entrada, mientras aún está en vida, al estado de la muerte mística es un cambio en la forma de consciencia y el paso a un estado en el que la muerte ordinaria no es ni el camino ni la puerta.

La Templanza: Es llamada Templanza de un modo fantástico porque, cuando su norma se obtiene en nuestra consciencia, templa, combina y armoniza la naturaleza psíquica y la material.

El Diablo: Lo que significa es el Guardián del Umbral sin el Jardín Místico cuando se conduce hasta aquí a aquellos que habían comido del futo prohibido.

La Torre: Estoy de acuerdo con Grand Orient en que esto es la ruina de la Casa de la Vida, cuando el diablo ha imperado dentro y, sobre todo, es el desgarro de una Casa de la Doctrina.

La Estrella: Se ha dicho exactamente, que las consignas de esta carta son “Agua de la Vida en Libertad” y “Dones del Espíritu”.

La Luna: La distinción entre esta carta y algunos de los tipos convencionales es que la luna está creciendo en lo que es llamado el lado de la Misericordia, a la derecha del observador.

El Sol: La carta significa el tránsito de la luz manifiesta de este mundo, representada por el gloriosos sol de la tierra, a la luz del mundo que ha de llegar, que va antes que la aspiración y es tipificado por el corazón de un niño.

El Juicio Final: Es la carta que registra el cumplimiento del gran trabajo de la transformación como respuesta al llamamiento del Supremo, y este llamamiento es escuchado y respondido desde dentro.

El Loco: Es el espíritu en busca de la experiencia.

El Mundo: Representa la perfección y el final del Cosmos, el secreto que guarda el éxtasis del universo cuando se entiende a sí mismo como Dios. Es también el estado del alma en la consciencia de la Visión Divina, reflejada del espíritu que se conoce a sí mismo.

Por último, no puedo por menos que hacer referencia, una vez más, al libro “La clave de las cartas del Tarot”, para poder leer lo que Waite nos dice sobre los Arcanos Menores; él argumenta que una de las principales razones para ilustrar las 56 cartas de la forma en que lo hizo fue para facilitar la comprensión de los significados adivinatorios de las mismas.
“Algunos de los que están dotados con facultades brillantes y perspicaces, más que en el sentido ordinario (y no estoy hablando de clarividentes), pueden observar que en muchos de los Arcanos Menores hay insinuaciones vagas transmitidas por los dibujos que parecen exceder los valores adivinatorios establecidos. Es deseable evitar la concepción falsa especificando definitivamente que, excepto en casos extraños (y solo por casualidad), las variaciones no son vistas como sugerencias del simbolismo más elevado y adivinatorio. He dicho que estos Arcanos Menores no han sido traducidos a ningún lenguaje que trascienda el de la adivinación. No debería estar dispuesto a verlos como si perteneciesen, en sus formas existentes, a otro reino que no sea éste; pero el campo de las posibilidades adivinatorias es inmenso, por las hipótesis del arte, y los sistemas combinados de cartomancia han indicado sólo los encabezamientos desnudos relacionados con los emblemas en uso. Si los dibujos del presente caso van más allá de los significados convencionales, deberían ser tomados como pistas de posibles desarrollos a lo largo de las mismas líneas; y ésta es una de las razones por las que los recursos pictóricos aquí adjuntados a las cuatro decenas proporcionarán una gran ayuda a la intuición. Los simples poderes numéricos y las palabras desnudas de los significados son insuficientes por sí mismos; pero los dibujos son como puertas que se abren a salas inesperadas; o como un giro en el camino abierto con un amplio panorama más allá”.

No quiero dar por terminada esta reseña del Tarot ideado por Waite e ilustrado por Pixie, sin hacer aunque sea una breve mención a Rider, el editor londinense que publicó la versión original del famoso mazo en 1.909 y que, curiosamente, en muchas ocasiones se menciona adoptando su apellido: Tarot Rider.

http://taroteca.multiply.com/photos/album/84/Rider_Waite

Leer más...

sábado, 24 de diciembre de 2011

FELIZ NAVIDAD

Mis mejores deseos navideños para todos los que visitáis este blog, tanto los habituales como los que por casualidad recaláis en él. Espero que todos los buenos propósitos que suelen inundarnos en estas fechas se hagan realidad y que disfrutéis del verdadero espíritu de la Navidad. Gracias por estar ahí y Felices Fiestas:

Leer más...

viernes, 23 de diciembre de 2011

BAD SANTA

Hay algunas películas que parecen de obligado visionado en estas fechas. Está el clásico entre clásicos: “¡Qué bello es vivir!” dirigida por el genial Frank Capra e interpretada por el más genial todavía James Stewart. Aquí, en España, al menos durante muchos años, en televisión podíamos ver cualquiera de las versiones de “Mujercitas” y, por supuesto, alguna adaptación del “Cuento de Navidad” de Dickens. A ello podemos añadir múltiples telefilmes lacrimógenos navideños. No podía dejar pasar la oportunidad de dulcificar esta sección con una película adecuada a la época. Y, aunque Capra me tienta, me decantaré por algo más afín a mi idiosincrasia, la película elegida es una que vi hace dos o tres Navidades y que me entusiasmó: “Bad Santa”.




Willy (Billy Bob Thorton) es un ladronzuelo de poca monta que vive en una nube etílica de forma casi permanente. Junto a su amigo Marcus (Tony Cox), un enano con bastantes malas pulgas, se han especializado en robar en centros comerciales en la época navideña. La estrategia es cutre pero eficaz: Willy trabaja en el centro elegido como Papa Noel y Marcus es uno de sus duendes, cuando se cierra el centro comercial, logran desactivar la alarma, algo para lo que la corta estatura de Marcus es sumamente útil y el resto es pan comido.

En esta ocasión el centro comercial elegido es uno cualquiera en Phoenix, Arizona. Se acerca el día de Navidad y un ejército de niños nerviosos hace cola esperando llegar hasta Papá Noel para pedir sus regalos. Pero no parece ser el Papa Noel que todos imaginamos. Para empezar no parece ser un abuelito risueño y amable, pendiente de los deseos de cada niño que a él se acerca. Apestando a alcohol y con un genio endiablado atiende a los niños de una manera muy sui generis. Hasta que llega un niño muy peculiar, Thurman (Brett Kelly) que, de forma inocente, complicará su existencia… más aún.


Desde luego no es la típica película navideña de carácter familiar; es más bien una película para adultos, de humor muy negro, lenguaje de lo más soez y sumamente divertida. Y, aunque parezca imposible viendo el trascurso de la historia, contiene una cierta moraleja. En la producción están los hermanos Coen, y eso se nota.

Además de la genial actuación de Billy Bob Thorton, lo más destacable es el niño. Un hallazgo totalmente fascinante. Algunas escenas como el interrogatorio al que somete a Willy, a quien cree Santa Claus, en el coche o las lecciones de boxeo para que aprenda a defenderse, que son absolutamente geniales.

Como nota negativa, debo avisar que aparece el irritante John Ritter en el papel director del centro comercial, algo inevitable, aunque se muestra más contenido de lo que suele ser habitual en él. Creo que se le dedicó la película puesto que falleció antes de que se estrenara.

En cualquier caso, que disfrutéis de esta gamberrada navideña, no muy aconsejable para niños, pero muy entretenida para adultos:

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/bad-santa-2003


Leer más...

jueves, 22 de diciembre de 2011

AVERIGUAR CUÁL SERÁ EL SEXO DEL BEBÉ

Uno de los grandes sueños del ser humano siempre ha sido saber con anticipación lo que va a suceder, para así adelantarse a los acontecimientos. A pesar de los avances tecnológicos de los que disfrutamos hoy en día, y que nos permiten saber cuál será el sexo del futuro bebé con un elevado índice de aciertos, hay muchas madres que no pueden esperar hasta que la ecografía lo desvele y acuden a algunos métodos populares para obtener la primicia.

Es muy conocido el método del péndulo. Se trata de colocar un péndulo suspendido sobre la tripa de la embarazada y esperar para ver cómo se comporta. Si el péndulo realiza movimientos lineales, será niño, en cambio, si gira de forma circular, será niña. Hay también una variante por la que el péndulo se dejaría caer por encima de la palma de la mano de la embarazada. Para esto no hace falta tener un péndulo, se puede improvisar uno casero con una cadena de la que colgaremos un objeto que tenga cierto peso, como podría ser un colgante o un anillo.
 
De un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda la famosa tabla china. Su utilización es muy sencilla, simplemente hay que buscar en las columnas verticales el mes de la concepción y en la filas horizontales la edad que tenía la mujer al quedarse embarazada, en el punto que coincidan, se encontrará una letra que es la que determina el sexo del bebé. Así de sencillo, al final de la entrada os pongo un enlace a esta tabla, por si alguien tiene interés o solamente curiosidad.

En el caso del Tarot, que es lo que realmente nos interesa, una de las formas más extendidas y tradicionales es la de utilizar los Arcanos Menores, haciendo una división por palos. Los palos de Oros y Copas, al ser de carácter femenino indican que se trata de una niña, mientras que los de Espadas y Bastos, al ser masculinos, dicen que será niño. Sobre esta base, la forma de extraer las cartas puede variar, según los gustos, pero siempre respetando la clasificación que antes he mencionado.

La variante más corriente es la que utiliza los Ases. Simplemente se separan los cuatro Ases de la baraja y se entremezclan, procurando mantener la mente totalmente neutra. Cuando se crea oportuno se extraerá una de las cartas y esa será la que determine el sexo. Tengo que recalcar que es importante tratar de vaciar la mente de pensamientos, pues muchas veces sucede que, sobre todo cuando nos afecta por tratarse de alguien cercano, podemos influir en el resultado por nuestra preferencia personal.

Imaginemos, por ejemplo, que vamos a realizar la tirada a una mujer que tiene ya tres hijos varones, podemos, casi de forma inconsciente, pensar que ella preferiría que el nuevo bebé sea una niña; esto puede desencadenar un resultado confuso y aparecer un As de Oros o de Copas porque así, sin darnos cuenta, lo hemos deseado, no porque realmente se trate de una niña. Esto también puede aplicarse a la lectura con péndulo que antes mencionaba.



Tarot Morgan Greer

Siguiendo la misma línea, podemos, si así se prefiere, utilizar todos los Arcanos Menores. Pero la norma sería la misma: Oros y Copas para niña, Espadas y Bastos para niño. Quizás al ser más cartas, la tirada puede tener más emoción, pero las probabilidades serán las mismas.

También se puede hacer uso de las cartas de la Corte. En este caso separaremos las Sotas, los Caballos, las Reinas y los Reyes de los cuatro palos. Procederemos como en el caso anterior, primero intentaremos vaciar la mente de cualquier pensamiento sobre cuál puede ser el sexo, y luego sacaremos una carta. Las Sotas y las Reinas nos indicarán que se trata de una niña, los Caballos y los Reyes que es un niño. En esta ocasión, no importa el elemento al que pertenezca la carta, sólo tendremos en cuenta la figura que ha salido.

Hay quien utiliza para estos asuntos los Arcanos Mayores. Aquí sí que no hay consenso. Las cartas tradicionales suelen ser Estrella para niña y Sol para niño. Pero también hay otra modalidad que amplía el número de cartas:
Niña: Emperatriz, Estrella o Luna.
Niño: Mago, Emperador o Sol.
En este caso, lo que se suele hacer es barajar los Arcanos Mayores y se van sacando las cartas una a una, la primera que salga de las arriba mencionadas será la que nos diga el sexo del bebé.

Lógicamente, si utilizamos este último método de los Arcanos Mayores, es importante establecer con anterioridad cuáles van a ser las cartas que representen cada uno de los sexos. Yo creo que con asignar una a cada sexo es más que suficiente; normalmente, como he mencionado más arriba, las más utilizadas son Estrella para niña y Sol para niño, pero eso queda a criterio de quien vaya a realizar la tirada. Pero, repito, debe decidirse cuáles serán las cartas que representarán cada uno de los sexos antes de sacar las cartas.

Antes de finalizar, me parece importante aclarar que para estas tiradas no se diferencian cartas derechas e invertidas, da igual. Con estas tiradas no se pretende averiguar cómo va a ser el embarazo, si va a ser normal o se presentarán complicaciones. Ya hemos visto que hay cartas que pueden anunciar problemas en el embarazo, incluso abortos, pero para conocer estos aspectos se realizarán tiradas destinadas a estas cuestiones, las que he apuntado hoy son sólo y exclusivamente para saber el sexo del bebé.

Leer más...

viernes, 16 de diciembre de 2011

RITUALES NAVIDEÑOS

Se acerca una de las épocas más mágicas del año: la Navidad. Más que rituales específicos, me gustaría apuntar hoy algunas costumbres y prácticas muy adecuadas para estas fechas, unas muy conocidas, otras quizás no tanto, pero que son tan sencillas e inocuas que merece la pena llevarlas a cabo porque, nunca se sabe, tal vez nos ayuden. Se supone que este es el tiempo de los buenos deseos, el compañerismo, la alegría,… pero sobre todo es el Solsticio de Invierno (Yule o San Juan de Invierno), el día más corto del año, en el que el Sol morirá, para volver a renacer como un niño.

A partir de ese momento, los días irán paulatinamente alargándose, hasta llegar al Solsticio de Verano y así sucesivamente. La iluminación va a ser fundamental en estos días. En Navidades podemos llenar de luces nuestras casas: puertas, habitaciones, si se tiene porche o terraza… Se trata de disipar tanta oscuridad al tiempo que alumbramos el camino para que el Sol renazca. Por supuesto son imprescindibles las velas, todas son bienvenidas, aunque en esta época son especialmente aconsejables las rojas (energía), las verdes (la Naturaleza), y las doradas (el Sol).

Hay algunos objetos decorativos que, al tiempo que adornan, protegen nuestro hogar de influencias negativas y atraen energías benéficas. Las campanillas son imprescindibles, es muy bonita esa leyenda que dice que cuando suena una campanilla es que un ángel ha conseguido sus alas. Pueden colgarse en el árbol, en caso de que se ponga, pero también por las paredes, cuadros, estanterías, etc. La ramita de acebo es un imán para la buena suerte al igual que la herradura. Además, el acebo y el muérdago, así como en menor medida la hiedra y el musgo, mantendrán alejadas las visitas indeseables de nuestra casa.

El árbol es un elemento natural y mágico, especialmente indicados para esta fecha son el pino y el abeto. En la inmensa mayoría de los hogares, los árboles navideños son artificiales y pienso que tal vez sea mejor así, para que no se cometan las barbaridades contra la Naturaleza por desgracia tan habituales, lo importante es la intención, el valor simbólico que se da al acto de decorar nuestro hogar con un árbol. Por supuesto, las piñas también son mágicas, así que podemos hacer un centro de mesa con ellas Realicemos un ejercicio imaginativo para integrar estos elementos en la decoración de la casa, la Magia no está reñida con el buen gusto.

Siguiendo con elementos que nos proporciona la Tierra, la manzana es una fruta siempre mágica, en estas fechas más aún; quien tenga un altarcito dispuesto en su casa puede decorarlo con varias manzanas, no importa que sean verdes o rojas. También es tradición utilizar sidra dulce, no la achampañada, en los rituales. Se dice que regando con sidra las plantas, propiciamos la abundancia, tanto de la planta como de quien la posee.

Una costumbre muy simbólica es la de quemar el leño de Yule, podríamos establecer un paralelismo entre los dos Solsticios: en el de verano, el Sol está en su apogeo, así que los rituales son más exteriores, más abiertos, se prenden hogueras y se realizan bailes, en cambio en el de Invierno, al estar el Sol en su momento más bajo, todo se celebra en el interior, se hacen reuniones hogareñas, se enciende la chimenea ( el que la tenga) y junto al fuego se cantan canciones (Villancicos). Así que podríamos decir que el tronco o leño de Yule es un equivalente a la hoguera de San Juan. Para quien no tenga, como es mi caso y el de mucha gente, chimenea en su casa, puede conseguir el mismo efecto con la llama de las velas.


Las personas habilidosas con la repostería tal vez se podrían animar a preparar un tronco de Yule comestible, que en realidad no es más que un pastel de chocolate con forma de leño.

En estas fechas también es bueno destinar breves momentos para la reflexión y el recogimiento. Se puede hacer balance del año que va a terminar, repasar los deseos y objetivos que teníamos al comienzo del año y ver los que se han cumplido y los que no, y pensar cuáles han sido las causas tanto de los aciertos como de los errores, no para reprocharnos sino para aprender. También es tiempo de plantearnos nuevos retos para el próximo año. Podemos redactar una lista sobre lo que queremos en nuestra vida y otra sobre lo que queremos que desaparezca. La primera se puede enterrar en una maceta o se puede guardar en alguna caja o bolsita especial, la segunda podemos quemarla, para favorecer que todas esas cosas que nos molestan salgan definitivamente de nuestra vida.

Y por último, un detalle que no todo el mundo tiene en cuenta, es que en estas festividades hay que arreglarse especialmente, aún cuando no se haga una gran comida y/o cena con muchos invitados, eso es lo de menos, se está celebrando el nacimiento simbólico del Sol, así que vistámonos para festejarlo. No se trata de ponerse el traje de noche o el smoking, me refiero a no vestirse con el pantalón viejo del chándal o llevar las pantuflas a cuadros. Ya me entendéis.

Leer más...

miércoles, 14 de diciembre de 2011

PSICOMETRÍA

Cuando se habla de lo oculto, de vez en cuando se utilizan expresiones raras, algunas veces son palabras de dificultosa pronunciación y que nos parece que deben significar cosas sorprendentes e increíbles, pero en la inmensa mayoría de los casos definen conceptos que, si nos interesan mínimamente estos temas, conocemos a la perfección. He pensado que, de vez en cuando, dedicaré entradas del apartado de Ocultismo para conocer esas palabras extrañas que ya veréis cómo no lo son tanto. Hoy hablaré de la Psicometría.

Este término en concreto puede llevar a confusión, puesto que es muy utilizado en Psicología, ya que es una disciplina que se ocupa de la medición de datos: estadísticas, tests, etc. Desconozco por qué la otra Psicometría, la que hoy nos ocupa y que tiene que ver con lo oculto, posee el mismo nombre. Este término define esa capacidad, que algunos parapsicólogos engloban dentro de los fenómenos de Clarividencia, para percibir información sobre una persona por el contacto físico con un objeto que la pertenece o que ha estado en contacto con ella.

La expresión Psicometría comenzó a ser utilizada por Joseph Rhodes Buchanan, un médico y fisiólogo estadounidense, que realizó algunos experimentos bastante exitosos con sus alumnos a mediados del siglo XIX. Después de leer sus trabajos, su compatriota William Denton, geólogo, se interesó por la naturaleza de los mismos y los desarrolló, utilizando a su esposa como “conejillo de indias”. Bueno, no es cuestión de hacer un repaso de la historia de la Psicometría, sólo me interesa situar el origen de la utilización del nombre para definir un fenómeno que se conoce desde los orígenes del hombre.

La forma más habitual de trabajar con esta técnica es sostener el objeto en cuestión en las manos, es decir, que se podría entender que en este caso la percepción de la información sería por vía táctil. Pero hay gente que prefiere apoyar el objeto contra su frente. Podría apuntar una tercera opción, menos habitual que las anteriores, que consiste en colocar el objeto sobre el plexo solar.

Los psicómetras aseguran que la información la captan, sobre todo, por medio de imágenes; se trataría de una especie de ensoñación en la que se ven retazos de información que guardan relación con el dueño del objeto que se quiere estudiar. Son pocos los que dicen percibir dicha información por sonidos. En cualquier caso, se entiende que lo que perciben no es algo físico, sino una serie de visiones internas, lo que nos llevaría a plantearnos: ¿es un hecho mental o espiritual? ¿Lo capta la mente o el espíritu? Algunos estudiosos de la Parapsicología apuntan a la glándula pineal como responsable de los fenómenos de clarividencia, pero esto no tiene una base comprobada, es una hipótesis más.

En este punto cabe hacerse la pregunta habitual: ¿el psicómetra nace o se hace? Como en todos los tipos de Videncia, no hay acuerdo, hay quienes defienden que es un don natural con el que se nace y hay quienes son partidarios del desarrollo de estas habilidades por medio del entrenamiento adecuado. Esta última opinión respaldaría la teoría de la Psicometría como una facultad mental, por lo tanto accesible a cualquier persona que lleve a cabo el entrenamiento adecuado.

Otra cuestión que merece la pena plantearse es ¿qué capta el psicómetra? Si partimos del principio por el cual se dice que todo es energía, podríamos pensar que los objetos que utilizamos habitualmente captan nuestra energía quedando impregnados de la misma, y por lo tanto, en el momento en el que una persona sensible y convenientemente entrenada, entre en contacto con esos objetos, podrá “leer” la información que tienen almacenada. Lo cual plantea un problema, puesto que muchos objetos han pasado por distintas manos, así que debe ser bastante complicado discernir a quien pertenece la visión recibida.

Tampoco hay consenso en cuanto a la ubicación temporal de la información, es decir, si lo percibido hace referencia a hechos y sensaciones del pasado, o bien se pueden hacer proyecciones de futuro, o incluso, si es posible captar qué está haciendo o sintiendo el dueño del objeto en el momento presente.
Pensando en qué tipo de objetos se prestarían más a la psicometría, por lógica y una cuestión meramente práctica, pienso que es preferible que estos sean de un tamaño manejable, a ser posible que sólo hayan sido utilizados por una persona, o que sólo haya tenido un dueño, y si puede ser, que haya estado en contacto con su piel. Por ejemplo: un reloj, una pluma o bolígrafo, unas gafas, prendas de vestir,… es decir, objetos que no se presten o compartan, que sean de uso personal del interesado. No son convenientes las monedas, puesto que pasan por infinidad de manos.

Existe otra modalidad dentro del campo de lo que podemos denominar Clarividencia que se asocian frecuentemente con la Psicometría, aunque yo no sé si esto es del todo correcto. Es lo que se puede denominar Psicometría geográfica, que consiste en captar información de un sitio: puede ser una habitación, una casa, un paraje en medio de la naturaleza, etc. Se dice que en este caso toda la piel se convertiría en una especie de antena receptora, algunos especifican que más bien sería por las plantas de los pies por donde se recibiría la información. En esta definición se explicarían fenómenos como las impresiones psíquicas que algunas personas perciben en aquellos lugares en los que han acontecido sucesos dramáticos o violentos.

Por último, circulan varios ejercicios en teoría destinados a desarrollar esta habilidad. En realidad todos siguen pasos similares: primero relajarse tanto física como mentalmente, para propiciar un estado receptivo, después sostener el objeto de estudio y tratar de no forzar nada, simplemente dejar que las imágenes surjan de forma espontánea en la mente. Hay quien que recomienda, practicar asiduamente en la vida cotidiana, por ejemplo, cuando llega el correo, sin mirar el remite, intentar averiguar quién nos ha escrito la carta que tenemos entre las manos. Reconozco que hoy en día se recibe poco correo postal, y el que llega suele normalmente consiste en comunicados del banco o facturas, pero aprovechando estas fechas en las que los últimos nostálgicos aún mandamos tarjetas navideñas, no estaría mal intentarlo con estas.
Como en todos los ámbitos de la vida, la práctica hace al maestro.

Leer más...

viernes, 9 de diciembre de 2011

CUATRO DE ESPADAS

También se conoce esta carta como: “El señor del descanso de la lucha”. De nuevo nos encontramos ante un Arcano de aspecto inquietante. A primera vista podría parecer el sepulcro de algún guerrero medieval bajo una colorida vidriera, lo que tal vez nos indicaría que se encuentra en una catedral o al menos en algún recinto de carácter religioso. Junto a la vidriera se observan tres espadas colgando de la pared. Si nos fijamos, en la parte inferior del supuesto sepulcro, podemos ver otra espada, esta vez en posición horizontal.

En la vidriera vemos reflejada una imagen bíblica. En la mitad izquierda vemos la figura erguida de Cristo que bendice con su mano derecha (la mano de otorgar) a una figura arrodillada en la parte derecha. Parece representar una de las muchas curaciones que el Maestro realizó a lo largo de su periplo apostólico. Esta vidriera da un carácter espiritual a la imagen, que más que contrastar, compensa la materialidad que puede sugerir la piedra del sepulcro. Junto a la vidriera encontramos tres espadas alineadas con la punta hacia abajo.

Podríamos pensar que nos encontramos aquí con las tres espadas que atravesaban el corazón del anterior Arcano (el Tres de Espadas). Formarían así las dos cartas seguidas, una representación pictórica de la Ley del Péndulo, veríamos la oscilación activa – pasiva. Las tres espadas ya realizaron una acción, que en la lámina se refleja en ese corazón atravesado, esta segunda carta nos mostraría el siguiente paso que sería la inacción. Las espadas actuaron y ahora están en estado de reposo. Si tenemos en cuenta que estamos hablando de las espadas que simbolizan el intelecto, la actividad mental, es fácil extraer conclusiones aplicables para la vida cotidiana. Por ejemplo: tras un dolor muy grande que alguien o algo nos causa (Tres de Espadas), sigue ese período en el que necesitamos reponernos para superarlo (Cuatro de Espadas). Es la calma que viene después del duelo.

He hablado de 3 espadas cuando esta carta es el Cuatro de Espadas, por supuesto encontraremos una espada más, en posición horizontal, en la base del sepulcro. Si tomamos la idea de que la figura yacente es la de un caballero guerrero, podríamos decir que la espada ha de estar irremediablemente cerca de él, porque identifica su condición de soldado. Llama la atención que la figura tiene una posición orante. Esto podría estar en consonancia con la teoría que dice que se trata de la figura de un caballero Templario, es decir, un guerrero religioso, por eso conviven la actitud de rezo con la espada. Algo que a mí no me acaba de convencer, pues no veo ningún signo templario apreciable.

Yo tengo otra idea al respecto, claro que es una apreciación mía. En muchos grupos esotéricos que trabajan con las energías, esta postura de la manos orantes constituye lo que podríamos definir como un circuito cerrado de flujo energético, esto significa que al unir las yemas de los dedos, la energía no sale del cuerpo por uno de sus canales de salida habituales: la punta de los dedos, por lo tanto queda retenida dentro del cuerpo. Estos ejercicios tienen distintas aplicaciones según los casos, pero una de ellas es reponer el cuerpo y la mente cuando nos encontramos en estados de agotamiento. Precisamente este es uno de los significados principales de esta carta: un descanso, una tregua para reponer fuerzas.

Si llamativa es la posición de la figura, no lo es menos el color del conjunto funerario. El amarillo puede tener varias interpretaciones. La primera que se me viene a la mente es el color representativo del elemento Aire, es decir, la esfera de la mente. Pero también podría representar la energía solar, o una explicación interesante que nos apuntan en “El Arte del Tarot” (edit. Orbis): “Esta figura, una especie de estatua yacente de extraño color amarillo, se entronca con la alquimia, y el héroe se convierte, así, en la materia prima de los alquimistas, en el estado de nígredo, o “fase de la obra al negro”, en la que se produce la extinción de los deseos”. Esto último nos recuerda otro de los significados del Cuatro de Espadas: la renuncia, el abandono como acto voluntario. Curiosa es la relación que Rachel Pollack en su libro “Los setenta y ocho grados de sabiduría del Tarot” (edit. Urano) establece entre la figura y dos mitos tan dispares como son el Rey Pescador de la leyenda del Grial y la Bella Durmiente.


Significados generales: Suele hacer referencia a un descanso que nos tomamos para tomar decisiones, o para elegir una opción entre varias. La calma tras la lucha. Reposo, período de inactividad. Etapa de quietud para reponerse física, mental y/o emocionalmente. Tregua. Soledad, retiro, descanso. Abandono voluntario y consciente. Año sabático. En temas de salud suele indicar convalecencia, reposo necesario o un período de hospitalización. Económicamente refleja tranquilidad financiera.
En sus aspectos más negativos podría significar: Cansancio emocional, también se podría referir a una persona que se esconde de los problemas e incluso podría indicar una separación pactada.
El consejo que nos ofrece esta carta sería algo así como: “Párate y piensa”.

Invertida: Retiros forzosos. Abandono. Alejarse de todo y de todos, aislamiento de los demás. Abatimiento, apatía, tristeza, ansiedad, incluso depresión. Convalecencia, pequeñas operaciones quirúrgicas. Enfriamiento de las emociones, puede que de las relaciones. Situada en posición negativa y acompañada de malas cartas puede significar encarcelamiento, enfermedad grave, incluso muerte. En cambio, en posición favorable y con cartas positivas: Deseo de romper con la inercia negativa, cambio para mejor, una vez nos hemos recuperado, debemos actuar.

Leer más...

viernes, 2 de diciembre de 2011

EL DIABLO SEGÚN JOSÉ ANTONIO PORTELA

Tarot de Marsella
Portela es un estudioso del Tarot que trabaja con las cartas desde una perspectiva global, estableciendo relaciones entre los Arcanos, la Cábala y la Astrología. También se distingue por enfocar estos conocimientos desde un punto de vista meditativo y espiritual. Son muy conocidas sus meditaciones guiadas con las distintas esferas del Árbol de la Vida. En esta ocasión quiero presentaros la visión que nos ofrece del Arcano XV, el Diablo, en su libro “Tarot y Cábala. Caminos espirituales” edit. Índigo.

Para el trabajo con el Tarot en este libro en concreto, Portela utiliza el Tarot de Marsella tradicional. En el siguiente párrafo veremos la interpretación de la carta a través de su simbología, podréis comprobar que es una versión muy interesante y particular, como en cada uno de estos extractos que os voy presentando, no se tratan de explicaciones dogmáticas ni nada parecido, simplemente es la visión personal de gente que ama el Tarot y nos lo explica a su manera. Veamos qué nos dice Portela sobre el Diablo:


“El Diablo con la testuz de Cernunos y con alas de murciélago o vampiro, se halla subido en lo alto de un yunque rojo pisando una masa amorfa de color carne.
Sus extremidades terminan en garras, y la cruz le produce tanto pavor que hasta la ha quitado de la espada, dejando sólo la hoja. Un hombre y una mujer cornudos de pies palmeados, como las ocas, se encuentran bajo la potestad del Diablo, atados por el cuello.

Simbolismo: El Diablo significa la idea del mal, donde quiera que éste se exprese, pero el mal que siempre es producto de la ignorancia acaba inevitablemente generando sufrimiento. En este sufrimiento se forja la personalidad nueva que a golpe de dolor va aprendiendo que el bien es más rentable y beneficioso que la satisfacción pueril de los caprichos a costa de otros. Por eso, el Diablo se asienta en el yunque rojo sobre el que una masa de carne amorfa aparece destinada a ser golpeada y transformada.

El Diablo, cornudo como sus víctimas, con cuernos postizos, simboliza así mismo, el mundo de los instintos que aún no han sido dominados por la mente concreta (la razón) y menos aún por la mente moral. Es como el Dios Pan de quien procede la palabra pánico, el Diablo igual que el Dios campestre de la mitología griega, vive agazapado en nuestros buenos deseos, en nuestra moral convencional, hasta que a veces saltando a la conciencia, nos produce el pánico de descubrir que los instintos más crueles y salvajes también se encuentran en nosotros. El Diablo tiene alas, pero no puede volar, representa la falsa espiritualidad, aquella que tras bellas palabras y liturgias sólo buscan el poder temporal y económico.

La mano del Diablo extendida, parece un saludo y una despedida e insinúa la idea de que el tiempo es como la materia con el que este arcano se relaciona, totalmente evanescente. Su mano izquierda lleva el emblema del dolor de la raza humana, la espada sin la empuñadura cuya cruz podría hacer creer que alguna vez fue justificado su uso. En este caso la verdad es clara, la espada siempre ha sido maligna e irracional y procede de los instintos más primarios tales como el odio y la ambición.

Los dos personajes representan la pasión carnal, que ata a la materia y que puede transformar a los seres humanos como a los protagonistas del dibujo en semejantes animales.
El Diablo parece proteger su pecho con una ingenua coraza, porque jamás mostrará ningún sentimiento. Saca su lengua en un gesto burlón y sus ojos bizcos carecen de un objetivo fijo.

El hombre y la mujer encadenados manifiestan diferentes estados de ánimo, la mujer parece aceptar de mejor grado su suerte, mientras que en el hombre se observa un gesto angustiado y sus cuernos aparecen caídos.
La mujer representa el hábito, la fuerza que generan las dependencias que transforman a los hombres en seres enfermos incapaces de deshacerse de sus adicciones y así quedan como por el hechizo de Circe, convertidos en bestias.

Tarot Wirth

Las extremidades del Diablo acaban en garras, porque Él no desea construir nada con sus manos, sólo despedazar, desgarrar y destruir.
En algunas versiones del Tarot de Marsella el Diablo aparece con unos ostensibles órganos genitales, no porque Él represente nada relacionado con la sexualidad, salvo la neurosis tanto de promiscuidad como de castidad, sino porque el mal siempre busca la ocasión propicia para reproducirse a sí mismo y llenar de sombras la Tierra.

Sendero: El arcano conecta Tiphareth (belleza) con Hod (esplendor) y este sendero representa todo aquello que el universo desea expresar. La dualidad de la luz y las tinieblas, el frío y el calor, lo que construye y lo que destruye y siendo Hod la esfera de la mente, el Diablo no es sino la obra de Dios no comprendida por la mente humana (dada la miope perspectiva con la que ésta cuenta). Sólo el Colgado del Tarot ha resuelto el enigma.”

Recomiendo este libro especialmente a aquellos que se interesan tanto por el Tarot como por la Cábala y las relaciones que pueden establecerse entre ambas disciplinas. Como el mismo Portela nos dice: “En el Tarot de Marsella cabalístico y astrológico, figuran la totalidad de las conexiones que existen entre la cábala literal, la mística, la astrología y el Tarot de Marsella, que forman el entramado de la sabiduría arcana, destinada a ser estudiada y practicada por la raza de occidente”.

Leer más...