Páginas

jueves, 22 de diciembre de 2011

AVERIGUAR CUÁL SERÁ EL SEXO DEL BEBÉ

Uno de los grandes sueños del ser humano siempre ha sido saber con anticipación lo que va a suceder, para así adelantarse a los acontecimientos. A pesar de los avances tecnológicos de los que disfrutamos hoy en día, y que nos permiten saber cuál será el sexo del futuro bebé con un elevado índice de aciertos, hay muchas madres que no pueden esperar hasta que la ecografía lo desvele y acuden a algunos métodos populares para obtener la primicia.

Es muy conocido el método del péndulo. Se trata de colocar un péndulo suspendido sobre la tripa de la embarazada y esperar para ver cómo se comporta. Si el péndulo realiza movimientos lineales, será niño, en cambio, si gira de forma circular, será niña. Hay también una variante por la que el péndulo se dejaría caer por encima de la palma de la mano de la embarazada. Para esto no hace falta tener un péndulo, se puede improvisar uno casero con una cadena de la que colgaremos un objeto que tenga cierto peso, como podría ser un colgante o un anillo.
 
De un tiempo a esta parte se ha puesto muy de moda la famosa tabla china. Su utilización es muy sencilla, simplemente hay que buscar en las columnas verticales el mes de la concepción y en la filas horizontales la edad que tenía la mujer al quedarse embarazada, en el punto que coincidan, se encontrará una letra que es la que determina el sexo del bebé. Así de sencillo, al final de la entrada os pongo un enlace a esta tabla, por si alguien tiene interés o solamente curiosidad.

En el caso del Tarot, que es lo que realmente nos interesa, una de las formas más extendidas y tradicionales es la de utilizar los Arcanos Menores, haciendo una división por palos. Los palos de Oros y Copas, al ser de carácter femenino indican que se trata de una niña, mientras que los de Espadas y Bastos, al ser masculinos, dicen que será niño. Sobre esta base, la forma de extraer las cartas puede variar, según los gustos, pero siempre respetando la clasificación que antes he mencionado.

La variante más corriente es la que utiliza los Ases. Simplemente se separan los cuatro Ases de la baraja y se entremezclan, procurando mantener la mente totalmente neutra. Cuando se crea oportuno se extraerá una de las cartas y esa será la que determine el sexo. Tengo que recalcar que es importante tratar de vaciar la mente de pensamientos, pues muchas veces sucede que, sobre todo cuando nos afecta por tratarse de alguien cercano, podemos influir en el resultado por nuestra preferencia personal.

Imaginemos, por ejemplo, que vamos a realizar la tirada a una mujer que tiene ya tres hijos varones, podemos, casi de forma inconsciente, pensar que ella preferiría que el nuevo bebé sea una niña; esto puede desencadenar un resultado confuso y aparecer un As de Oros o de Copas porque así, sin darnos cuenta, lo hemos deseado, no porque realmente se trate de una niña. Esto también puede aplicarse a la lectura con péndulo que antes mencionaba.



Tarot Morgan Greer

Siguiendo la misma línea, podemos, si así se prefiere, utilizar todos los Arcanos Menores. Pero la norma sería la misma: Oros y Copas para niña, Espadas y Bastos para niño. Quizás al ser más cartas, la tirada puede tener más emoción, pero las probabilidades serán las mismas.

También se puede hacer uso de las cartas de la Corte. En este caso separaremos las Sotas, los Caballos, las Reinas y los Reyes de los cuatro palos. Procederemos como en el caso anterior, primero intentaremos vaciar la mente de cualquier pensamiento sobre cuál puede ser el sexo, y luego sacaremos una carta. Las Sotas y las Reinas nos indicarán que se trata de una niña, los Caballos y los Reyes que es un niño. En esta ocasión, no importa el elemento al que pertenezca la carta, sólo tendremos en cuenta la figura que ha salido.

Hay quien utiliza para estos asuntos los Arcanos Mayores. Aquí sí que no hay consenso. Las cartas tradicionales suelen ser Estrella para niña y Sol para niño. Pero también hay otra modalidad que amplía el número de cartas:
Niña: Emperatriz, Estrella o Luna.
Niño: Mago, Emperador o Sol.
En este caso, lo que se suele hacer es barajar los Arcanos Mayores y se van sacando las cartas una a una, la primera que salga de las arriba mencionadas será la que nos diga el sexo del bebé.

Lógicamente, si utilizamos este último método de los Arcanos Mayores, es importante establecer con anterioridad cuáles van a ser las cartas que representen cada uno de los sexos. Yo creo que con asignar una a cada sexo es más que suficiente; normalmente, como he mencionado más arriba, las más utilizadas son Estrella para niña y Sol para niño, pero eso queda a criterio de quien vaya a realizar la tirada. Pero, repito, debe decidirse cuáles serán las cartas que representarán cada uno de los sexos antes de sacar las cartas.

Antes de finalizar, me parece importante aclarar que para estas tiradas no se diferencian cartas derechas e invertidas, da igual. Con estas tiradas no se pretende averiguar cómo va a ser el embarazo, si va a ser normal o se presentarán complicaciones. Ya hemos visto que hay cartas que pueden anunciar problemas en el embarazo, incluso abortos, pero para conocer estos aspectos se realizarán tiradas destinadas a estas cuestiones, las que he apuntado hoy son sólo y exclusivamente para saber el sexo del bebé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada