Páginas

viernes, 23 de diciembre de 2011

BAD SANTA

Hay algunas películas que parecen de obligado visionado en estas fechas. Está el clásico entre clásicos: “¡Qué bello es vivir!” dirigida por el genial Frank Capra e interpretada por el más genial todavía James Stewart. Aquí, en España, al menos durante muchos años, en televisión podíamos ver cualquiera de las versiones de “Mujercitas” y, por supuesto, alguna adaptación del “Cuento de Navidad” de Dickens. A ello podemos añadir múltiples telefilmes lacrimógenos navideños. No podía dejar pasar la oportunidad de dulcificar esta sección con una película adecuada a la época. Y, aunque Capra me tienta, me decantaré por algo más afín a mi idiosincrasia, la película elegida es una que vi hace dos o tres Navidades y que me entusiasmó: “Bad Santa”.




Willy (Billy Bob Thorton) es un ladronzuelo de poca monta que vive en una nube etílica de forma casi permanente. Junto a su amigo Marcus (Tony Cox), un enano con bastantes malas pulgas, se han especializado en robar en centros comerciales en la época navideña. La estrategia es cutre pero eficaz: Willy trabaja en el centro elegido como Papa Noel y Marcus es uno de sus duendes, cuando se cierra el centro comercial, logran desactivar la alarma, algo para lo que la corta estatura de Marcus es sumamente útil y el resto es pan comido.

En esta ocasión el centro comercial elegido es uno cualquiera en Phoenix, Arizona. Se acerca el día de Navidad y un ejército de niños nerviosos hace cola esperando llegar hasta Papá Noel para pedir sus regalos. Pero no parece ser el Papa Noel que todos imaginamos. Para empezar no parece ser un abuelito risueño y amable, pendiente de los deseos de cada niño que a él se acerca. Apestando a alcohol y con un genio endiablado atiende a los niños de una manera muy sui generis. Hasta que llega un niño muy peculiar, Thurman (Brett Kelly) que, de forma inocente, complicará su existencia… más aún.


Desde luego no es la típica película navideña de carácter familiar; es más bien una película para adultos, de humor muy negro, lenguaje de lo más soez y sumamente divertida. Y, aunque parezca imposible viendo el trascurso de la historia, contiene una cierta moraleja. En la producción están los hermanos Coen, y eso se nota.

Además de la genial actuación de Billy Bob Thorton, lo más destacable es el niño. Un hallazgo totalmente fascinante. Algunas escenas como el interrogatorio al que somete a Willy, a quien cree Santa Claus, en el coche o las lecciones de boxeo para que aprenda a defenderse, que son absolutamente geniales.

Como nota negativa, debo avisar que aparece el irritante John Ritter en el papel director del centro comercial, algo inevitable, aunque se muestra más contenido de lo que suele ser habitual en él. Creo que se le dedicó la película puesto que falleció antes de que se estrenara.

En cualquier caso, que disfrutéis de esta gamberrada navideña, no muy aconsejable para niños, pero muy entretenida para adultos:

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/bad-santa-2003


2 comentarios:

  1. deliciosamente cutre!!!!! feliz año. Besos Isaac

    ResponderEliminar
  2. Jajaja sí que lo es, pero estupenda para pasar un buen rato.

    Mil besos y mis mejores deseos para 2012

    ResponderEliminar