Páginas

domingo, 19 de febrero de 2012

TIRADA DE LOS CUATRO ELEMENTOS

La tirada de los Cuatro Elementos es muy conocida y, aunque existe alguna versión que difiere un poco, en líneas generales, el esquema es similar. La estructura es muy simple, se trata de una cruz con cuatro posiciones: superior, derecha, inferior e izquierda; cada una de ellas representa uno de los cuatro elementos vitales: Fuego, Aire, Agua y Tierra. Hay una variación, que ya veremos más adelante, que introduce el quinto elemento, el Éter, situando su posición en el centro de la cruz. También existe otra versión que introduce una carta que representa al consultante.

No está de más recordar las equivalencias de los elementos con los distintos aspectos de la vida humana. El Fuego representa la energía, la vitalidad, así como los temas profesionales. El Aire el intelecto, la mente, los proyectos y planes. El Agua los sentimientos, las emociones, en resumen, las relaciones que mantenemos con los otros. Por último, la Tierra es la esfera de lo material, el dinero, el trabajo y, al ser lo más físico, también se puede referir a los temas de salud.

Lo interesante de esta tirada reside en que podemos ver, de una forma más concreta o más general, la situación del consultante en la actualidad, en los principales ámbitos de su vida. Cuando digo de forma más concreta o general, me refiero a la cantidad de información que utilizaremos para indagar en estos aspectos. En esta tirada, como en muchas otras, podemos destinar una carta para cada posición, con lo que obtendremos datos muy específicos sobre el tema a tratar, pero también podemos utilizar varias cartas para cada una de las posiciones, de este modo la lectura será más detallada.

Una vez que hayamos conocido todos los Arcanos Menores, podremos repasar algunas de las tiradas ya vistas pero de una forma más ampliada. Se pueden destinar dos o tres cartas a cada una de las posiciones, tampoco conviene utilizar muchas más puesto que el exceso de información podría hacer que la lectura se complicase resultando demasiado vaga e imprecisa. Pero, de momento, me parece más práctico utilizar solamente una carta por posición, ya que sólo estamos utilizando los Arcanos Mayores.

La disposición de las cartas en la Tirada de los Elementos suele ser la misma en todas las versiones, lo que puede variar es el orden de colocación, yo voy a mostrar la variante que conozco, lo que no quiere decir que sea ni la única ni la mejor, es simplemente la que utilizo. Colocaremos, cuatro cartas comenzando por la superior, siguiendo el orden horario, es decir, el sentido de las agujas del reloj, quedando este dibujo:



La carta superior (1) equivale al elemento Fuego.
La carta derecha (2) equivale al elemento Aire.
La carta inferior (3) equivale al elemento Agua.
La carta izquierda (4) equivale al elemento Tierra.

La Tirada de los Elementos se puede utilizar para tener una idea general del momento vital que está atravesando el consultante, más que para preguntas o temas concretos. Por eso resulta muy útil para complementar tiradas más específicas. Hay veces en las que ni nosotros mismos sabemos en qué punto de nuestra vida estamos; con esta tirada se puede realizar una primera aproximación general a las circunstancias actuales del consultante y una vez que tenemos lo que podríamos denominar una visión panorámica de su momento actual, podemos realizar tiradas que indaguen sobre temas más concretos.

Recurramos a una de nuestras consultas imaginarias para así conocer mejor el mecanismo de la tirada de los Cuatro Elementos. Nuestro consultante de hoy se llama José Ramón, cuya edad situaremos en la cincuentena, es un cargo directivo medio en una empresa relativamente grande, casado y con un hijo adolescente. Lo que pretendemos con esta tirada es obtener una información general de la vida de José Ramón en este momento. La colocación será como hemos visto anteriormente: empezando por la posición superior, iremos depositando las cartas en el sentido de las agujas del reloj. El resultado ha sido el siguiente:



Siempre me gusta analizar la impresión general que me produce la tirada. En un vistazo rápido podemos ver que nos encontramos con tres cartas derechas por sólo una invertida. Vemos que son cartas que podríamos llama “tranquilas”, no hay agitación ni grandes movimientos. Todo esto nos indica que la vida de José Ramón ahora mismo posee estabilidad y tranquilidad.

Carta de Fuego: En primer lugar nos encontramos con la Templanza. Al tratarse de la posición que nos da una idea de cómo está utilizando sus energías nuestro consultante, podemos ver que José Ramón vive un momento de equilibrio absoluto, está haciendo un uso coherente y muy medido de sus energías. Probablemente, tanto en su trabajo como en las cuestiones más generales, dosifica y utiliza sus fuerzas de una manera inteligente, actuando cuando debe y reservándose cuando puede hacerlo.

Carta de Aire: El Colgado invertido en el área mental me sugiere que José Ramón está en un momento de inactividad en cuanto a proyectos y creatividad. Resultaría muy interesante preguntar a nuestro consultante si esa pasividad viene dada por un simple acomodamiento a una situación que resulta manejable y previsible, o si, por el contrario, deriva de una sensación de estancamiento. La tirada general habla de una situación cómoda y confortable, son cartas amables y positivas, por lo tanto suavizan bastante los significados más negativos del Colgado invertido, así que lo que podría ser una imposibilidad de desarrollar sus proyectos e ideas por imposición ajena, en este caso podría deberse a una pasividad por pereza o comodidad. Nunca insistiré bastante en la importancia de leer las cartas teniendo en cuenta el carácter general de la lectura. Si esta carta estuviese rodeada de cartas negativas, sus significados se endurecerían bastante, pero no es el caso.

Carta de Agua: La Emperatriz. En la esfera de los sentimientos, vemos que José Ramón está en una etapa muy feliz. Es evidente que los afectos son sólidos, quiere y se siente querido. Esta carta no tiene que referirse exclusivamente a la pareja, engloba los afectos más cercanos: pareja, hijos, familia y amigos cercanos.

Carta de Tierra: El Papa. En el mundo más material vemos que José Ramón está muy bien asentado, es evidente que económicamente goza de estabilidad y tanto su experiencia como sus aptitudes son valoradas. Si pensamos en el terreno de la salud no se ven problemas relevantes.

Como podemos ver, la tirada en general es bastante tranquila y positiva. Vemos solidez y estabilidad en todos los ámbitos de la vida del consultante, tal vez podríamos animar a José Ramón a profundizar en el terreno mental, ya que ese Colgado invertido nos habla de cierto estancamiento, ahí sería interesante realizar una tirada más concreta para, de este modo aclarar si se trata de un acomodamiento, un dejarse llevar por la tranquilidad o puede estar gestándose una cierta insatisfacción o una sensación de incapacidad para introducir novedades o desarrollar proyectos. Para esto nos podría valer una Cruz Simple.

Leer más...

jueves, 9 de febrero de 2012

CINCO DE ESPADAS

El número cinco en el Tarot suele mostrar conflictos y tensiones, tanto externas como internas. En concreto el Cinco de Espadas nos muestra a tres personas que parecen haber mantenido una contienda y la figura principal ha derrotado a las otras dos que se alejan en un segundo plano. En el suelo vemos caídas dos espadas, mientras que el vencedor lleva tres. Al fondo de la carta, apreciamos el mar y un cielo azul rasgado por nubes grises.

Podría parecer, a simple vista, que el mar que vemos de fondo está tranquilo, puesto que no hay oleaje ni turbulencias, pero debemos tener en cuenta un detalle: la superficie en calma muestra manchas ensangrentadas. Las emociones que son representadas por el elemento Agua, aquí aparecen mansas, pero la sangre nos habla de heridas, en este caso en el terreno de las emociones; simbólicamente la sangre representa la fuerza vital que anima la vida, lo que nos lleva a pensar que los combatientes han perdido una gran cantidad de energía en la lucha.


Se puede apreciar que las oscuras nubes se retiran, abriendo paso a un limpio cielo. Del mismo modo que tras un momento de tensión o un conflicto personal, poco a poco el problema se va despejando y vamos asimilando la victoria o la derrota, las nubes que probablemente antes oscurecían por completo el cielo, van deshaciéndose, pero no de forma instantánea, sino poco a poco y, aunque ahora no lo vemos, llegará un momento en el que el cielo esté completamente azul.

Con un rápido vistazo a las figuras humanas que componen la imagen, podemos percibir que se ha producido una lucha de la que uno ha salido victorioso y dos derrotados. El personaje en primer plano exhibe una sonrisa, un tanto malévola, de satisfacción, mientras observa cómo sus contrincantes se baten en retirada. La mano derecha empuña aún la espada con la que ha luchado, aunque el filo hacia el suelo demuestra que la lucha ha concluido definitivamente. Con la mano izquierda sostiene dos espadas, que suponemos que son la que ha arrebatado a los perdedores. Constituye el botín fruto de su hazaña bélica, la prueba inequívoca de su victoria.

Tras el vencedor, se encuentran los vencidos. Cada uno de ellos muestra una actitud distinta; en el fondo de la imagen, junto al mar, vemos como uno parece llorar desconsoladamente, en cambio el otro se mantiene más erguido, diríase que se aleja aceptando su derrota con cierta dignidad. Son dos formas muy características de asumir las pérdidas, las derrotas, los embates de la vida. Hay personas más emocionales (por eso la figura está muy cerca del agua) que se dan al llanto y la desesperación, pero otras tratan de asimilar el golpe y se niegan a caer en el derrotismo y la desesperación.

No siempre se habla de dos piezas para mí fundamentales en el simbolismo de esta carta. Las dos espadas que quedan en el suelo parecen sobrar. Si la contienda fue entre tres personas ¿por qué cinco espadas y no tres? Se dan varias explicaciones a este hecho, yo voy a apuntar algunas de ellas y dejo a vuestro criterio cuál es la interpretación que más os convence.

Hay quien dice que las dos espadas de más fueron descartadas para la lucha por los perdedores, es decir, cada uno de ellos llevaba dos espadas para la lucha y eligieron la que creyeron más adecuada desechando la otra. También se dice que las dos espadas sobrantes pertenecerían a dos luchadores que antes de la lucha huyeron abandonando sus armas. Esta teoría es interesante, porque nos ofrece una forma muy común de encarar los conflictos: rehuyéndolos.

Otra explicación sería que, en un principio, existirían cinco espadachines y que dos de ellos, en determinado momento de la contienda, habrían sido heridos mortalmente cayendo al mar, de ahí las manchas de sangre que vemos en la superficie del agua. Si esto fuera así, podría representar a aquellas personas que, ante un conflicto, presentan batalla pero resultan heridas gravemente.

Como veis hay varias hipótesis, todas ellas sugestivas y que pueden llevar a la reflexión. En cualquier caso, conviene recordar que en los conflictos personales, ponemos todas nuestras fuerzas, todo nuestro empeño para defendernos y también para atacar. Siempre que se da una contienda, hay vencedores y vencidos, para que alguien gane, alguien tiene que perder. Esto es lo que representa el Cinco de Espadas, son las luchas que se nos van presentando a lo largo de nuestra existencia.

No caigamos en el simplismo de pensar que esta carta significa únicamente una pelea en el sentido literal de la palabra; por supuesto que puede representar una discusión que acaba a puñetazo limpio, pero es mucho más que eso. Representa conflictos, tanto con otras personas como con nosotros mismos (por ejemplo el conflicto entre lo que quiero y lo que debo hacer) e incluso con situaciones que se nos presentan.

Por último, me gustaría reseñar que hay algunos autores que ven un interesante mensaje en esta carta y es que, en un problema, debe prevalecer el intelecto sobre lo emocional para su resolución. Por eso la figura vencedora da la espalda al mar y se mantiene lo más lejos posible de él, es decir, lejos de las emociones.

Significados generales: Enfrentamiento de ideas. Fallo, derrota, deshonor. Descubrimiento de algo desagradable. Enemigos, ataque a los bienes del consultante, litigios. Puede tratarse de un conflicto de tipo legal en el que la parte más fuerte derrota a la más débil, y muchas veces de forma injusta. Degradación, se pierden los privilegios. Fracaso. En ocasiones nos puede hablar de una persona cercana que disfruta sembrando la discordia.
Insatisfacción laboral y profesional. Mala relación con los superiores, puede representar a un jefe que abusa de su superioridad. Desavenencia con la pareja. Conflictos sentimentales. Bloqueo en la comunicación.
Rodeada de cartas positivas y en una situación favorable puede representar a una persona decidida, que lucha para llevar a cabo nuevos proyectos.

Invertida: Lucha sin resultado, opiniones encontradas, discusiones. Calumnia. Malicia, rencor, enemigos. Futuro incierto. Indecisión. Paro. La indecisión lleva a la inactividad, a la apatía. A veces esta carta anuncia la desgracia para un ser querido y cercano.
En posiciones desfavorables y con cartas negativas, esta carta puede representar a una persona que tiene actitudes que rozan la paranoia. Las enfermedades se agudizan. En muchas ocasiones, esta carta implica un gran sufrimiento.

Leer más...