Páginas

martes, 18 de diciembre de 2012

LA TEMPLANZA. MEDITACIÓN

Tarot Roberto de Angelis
Del mismo modo que cuando utilizamos el Tarot como herramienta predictiva, encontramos que cada uno de los Arcanos posee varios significados, en el ámbito de la meditación con el Tarot, podemos observar que una misma clave posee diferentes aplicaciones prácticas. Para esta clase de trabajos es importante conocer primero las distintas posibilidades que nos ofrecen los Arcanos y luego decidir en cuál de ellas queremos centrarnos. 

En el Arcano de hoy, la Templanza, también vamos a encontrar varias aplicaciones. Conviene reflexionar sobre cada una de ellas y, algo que me parece fundamental, estudiar la carta, sus significados y simbología para descubrir de forma individual nuevos usos meditativos. Es importante destacar que el mayor valor de los Arcanos del Tarot es el que se halla de forma individual, a base de trabajo, tanto intelectual como intuitivo, de este modo se puede acceder a mucha más información. Yo solo doy unas nociones, un punto de apoyo, el verdadero conocimiento vendrá del esfuerzo personal que se realice posteriormente. 


Quienes hayan seguido las entradas sobre los distintos Arcanos, seguramente habrán detectado la línea secuencial que se establece partiendo del Loco, así que les será fácil encontrar totalmente lógico que tras el Arcano XIII, la Muerte, aparezca la figura de la Templanza. Una vez que se ha producido un cambio importante en nuestra vida, llega el proceso por el que nos adaptamos a la nueva situación y nos asentamos en ella. 

En su libro “Tarot y Cábala. Caminos espirituales” (edit. Índigo) J. A. Portela describe la Templanza dentro del Camino de actividad espiritual de la siguiente manera: “Después de la muerte, la visión del túnel de luz, el encuentro con el Ángel Guardián y la comprensión de todas las pruebas que se superaron y de todo lo bueno y ético que se realizó en la pasada encarnación”. Ya sabemos que la Muerte, en su más amplio sentido, se entiende como un fin de ciclo y comienzo de otro nuevo. El concepto que nos ofrece Portela con referencia a la muerte física, es aplicable a todas las “muertes” que se producen a lo largo de la existencia. Recordemos que “Como es arriba es abajo”. 

Tras ese cataclismo interno representado por la Muerte, la Templanza sosiega y modera, haciendo bueno el conocido proverbio: “Tras la tempestad viene la calma”. La Templanza restaura el equilibrio de las energías, restableciendo el orden natural de las cosas. Por eso, cuando atravesemos una época de desconcierto por los cambios que se han producido en nuestra vida, cuando nos veamos incapaces de adaptarnos a una nueva situación, cuando sintamos cierta resistencia a abandonar antiguas estructuras mentales, el trabajo con la Templanza nos servirá para aceptar lo nuevo y desasirnos de lo anterior. 

El Ángel que representa la Templanza (probablemente el Arcángel Miguel), sostiene en su mano izquierda una copa de la que vierte agua a otra copa en la mano derecha; hay quien dice que ese líquido es el Conocimiento que se transforma en experiencia. En realidad, el alado personaje combina y armoniza los distintos elementos que componen la constitución de la personalidad humana, mezclándolos sabiamente en un todo. La Templanza representa la idea del equilibrio entre esos distintos elementos. 

Tarot de Marsella
Es interesante constatar que el ser humano suele considerar que su vida está formada por compartimentos estancos perfectamente delimitados: por un lado el trabajo, por otro la familia, por otro las aficiones, etc., y muy a menudo, el peso que da a cada uno de esos apartados es enormemente desproporcionado, centrando su atención en unos y descuidando otros, el efecto es doble, por un lado se profundiza en la escisión del ser y por otro el desequilibrio crea desarmonía y conflicto, puesto que puede suceder que distintas áreas entren en oposición entre sí. Pensemos, por ejemplo en aquella persona que dirige todo su esfuerzo y dedicación a su trabajo, descuidando otras áreas como puedan ser los hijos, el cultivo personal, etc. O aquella persona que se centra exclusivamente en su pareja olvidando todo lo demás. 

La Templanza nos enseña que no tiene por qué haber confrontación, ella posee la capacidad de mezclar sabiamente los distintos elementos formando así un todo, lo que podríamos representar como un puzle en el que las piezas encajan perfectamente para representar un cuadro completo. De este modo nos enseña que las partes son complementarias, no opuestas, que por medio de la armonización se consigue el equilibrio.

Otro ejemplo muy ilustrativo de esta cualidad conciliadora de la Templanza lo podemos encontrar en la división que se da en muchas personas que aspiran al Conocimiento. Entre los estudiantes de lo Oculto se da frecuentemente un conflicto entre lo espiritual y lo material, se puede caer en la tentación de desatender los asuntos más mundanos a favor de lo espiritual, lo que constituye un grave error, ya que somos seres espirituales desarrollándonos en un mundo físico, por lo que ambas esferas deben equilibrarse. Cuando sintamos que estamos volcándonos en exceso en el terreno espiritual en detrimento del material, o viceversa, podemos acudir a la Templanza para recuperar el equilibrio. Ella nos ayudará a conciliar armónicamente los dos mundos. 

En el texto de Portela, se hizo una breve referencia al Ángel Guardián. Con esta clave podemos trabajar para recuperar el contacto con nuestro Guía, Ser de Luz o como queramos llamarlo, a mi me gusta la denominación clásica del Ángel de la Guarda. He usado intencionadamente la expresión “recuperar el contacto”, porque parto de la idea de que esa Entidad Protectora nunca nos abandona, simplemente somos nosotros quienes descuidamos esa conexión de forma unilateral. Él nunca nos obligará a nada, simplemente espera de forma paciente a que nosotros queramos retomar esa relación. 

Tarot Morgan Greer
Este es un tema muy delicado de tratar puesto que existen demasiados prejuicios e ideas preconcebidas sobre la naturaleza y existencia de estos seres. Se trata simplemente de energía benéfica cuya misión es protegernos, guiarnos, animarnos, ayudarnos… totalmente ajena a cualquier pensamiento dogmático. Es una luz protectora deseosa de servirnos, siempre y cuando queramos reconocerla y dejemos de lado conceptos negativos sobre ella. 

No quiero terminar esta entrada, sin hacer mención a la función curativa de la Templanza, ya que ésta ayuda a recuperar el equilibrio interno, al favorecer la moderación y la armonización de las energías en conflicto, lo que se traduce en una ayuda a los tratamientos terapéuticos. En este punto quiero hacer una advertencia. No podemos olvidar que el ser humano es un todo armónico y que la enfermedad es una alteración que afecta a todas las áreas de su existencia, por lo que todas esas áreas deben recibir el tratamiento adecuado según su naturaleza, es muy importante comprender que un mal físico ha de ser tratado en el ámbito físico, por eso ante cualquier enfermedad se debe acudir al médico de la especialidad que corresponda y seguir las pautas médicas que nos indique. Los trabajos que realicemos con las cartas, visualizaciones, etc. operan a nivel especialmente mental, emocional y espiritual, aunque lógicamente tengan su repercusión en lo físico, pero deben ser un complemento nunca un sustitutivo del tratamiento médico convencional. 

La Templanza se asocia con la letra hebrea Samekh que significa apoyo, sustento. Para algunos la asociación es con la letra Nun. 
En Alquimia, según las versiones, se relaciona con el Agua Celestial y también con los cuerpos luminosos que surgen tras la muerte y la putrefacción. Para otros sería la Destilación. 
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Tipheret y Yesod. 
La relación astrológica es con el signo de Sagitario. 
Color: Azul.

4 comentarios:

  1. Sencillamente maravilloso...querida Cris,un abrazo inmenso..tkm!!!!!!besos,y mas besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amiga

      Me alegra mucho que te haya gustado. El sentimiento es recíproco, ya sabes. Mil besos

      Eliminar
  2. Empiezo a conocer tu blog por este articulo, tiene pero que muy buena pinta. Enhorabuena por tu trabajo.
    Lamatista

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Lamatista ¡qué bien tenerte por aquí! Espero que disfrutes de los contenidos.

      Saludos

      Eliminar