Páginas

lunes, 11 de febrero de 2013

LA INVASIÓN DE LOS ULTRACUERPOS

“La invasión de los ultracuerpos” es la adaptación dirigida por Philip Kaufman en 1.978 de la novela de Jack Finney “The body snacthers” (Los ladrones de cuerpos). Anteriormente ya había sido adaptada al cine por Don Siegel (1.956) con el título de “La invasión de los ladrones de cuerpos”. En 1.993 Abel Ferrara dirigió una nueva versión bajo el título “Secuestradores de cuerpos”, y más recientemente, en 2.007, Oliver Hirsbiegel, dirigió una más con el escueto título de “Invasión”.





Elizabeth Driscoll (Brooke Adams), empleada en el departamento de sanidad pública en San Francisco, lleva a su casa una extraña flor que ha encontrado volviendo del trabajo. Al día siguiente, observa que el carácter de su novio, Geoffrey (Art Hindle), ha sufrido una transformación que no logra entender. Preocupada, acude a pedir ayuda a su compañero Matthew Bennell (Donald Sutherland) quien la convence para que visite a un prestigioso psiquiatra David Kibner (Leonard Nimoy), amigo suyo.

Pero Elizabeth está convencida de que el de Geoffrey no es un problema psiquiátrico, ha estado siguiéndole y piensa que su comportamiento es extraño, ha estado recorriendo la ciudad para reunirse con distintos grupos de desconocidos a los que daba objetos sospechosos. Cree que existe algún tipo de conspiración, pues por toda la ciudad comprueba que la gente ha cambiado de un modo que no puede entender. En una reunión literaria conoce al doctor Kibner, al que trata de explicar que Geoffrey no es el mismo, pero el psiquiatra la disuade con argumentos psicológicos. Sin embargo los acontecimientos que suceden en la casa de baños de sus amigos Jack (Jeff Goldblum) y Nancy (Verónica Cartwright), demostrarán que algo mucho peor que una conspiración se está adueñando de los habitantes de San Francisco.

La posibilidad de que existan otras formas de vida fuera de nuestro planeta siempre ha fascinado al ser humano. Tanto la literatura como el cine han recogido este interés, presentándonos múltiples posibilidades que se podrían dividir en dos grandes grupos: los extraterrestres pueden ser amistosos o totalmente hostiles. Dentro del segundo grupo, se da la variante de los extraterrestres invadiendo la tierra de dos formas. Una sería la invasión ruidosa y espectacular, tipo “Independence day” o “La guerra de los mundos”, la otra mucho más sutil, casi imperceptible, en la que seres de otro mundo van infiltrándose poco a poco entre una población humana ajena a dicha invasión, como en “Faculty” o “La aldea de los malditos”.

“La invasión de los ultracuerpos” nos presenta esta modalidad de invasión silenciosa pero progresiva de entes provenientes del espacio. Curiosamente, no se trata de extraterrestres de ojos saltones, ni monstruos tipo Alien, sino de formas de vida de aspecto más bien simple que crean, por medio de unas vainas, una especie de doble de los humanos, solo que en una versión supuestamente mejorada, pues al carecer de emociones y sentimientos, no conocen el sufrimiento.

La verdad es que se me hace muy difícil pensar que en todo el Universo no existan más formas de vida; que nuestro planeta sea el único habitado. Otra cosa es cómo puedan ser los supuestos habitantes de otros mundos. La vida se presenta bajo muchas formas, no necesariamente el ser humano tiene que ser el único prototipo. No tenemos más que echar un vistazo a nuestro alrededor para ver la cantidad de seres vivos que nos rodean, algunos incluso tan diminutos que sólo podemos verlos por medio de determinados aparatos. ¿Por qué no pueden existir planetas habitados por seres muy distintos a los que estamos conocemos?




Otra cosa es el tema OVNI, los abducidos, contactados, etc. Sinceramente nunca me han interesado demasiado. Y aún menos me interesa una supuesta invasión extraterrestre, por lo que no soy muy dada a este género cinematográfico. Aunque, de vez en cuando hago excepciones, como en el caso de “La invasión de los ultracuerpos”, que me gusta porque no se centra tanto en la invasión, sino en cómo los humanos se resisten a ella. Después de verla, sería interesante pensar ¿cómo reaccionaría yo ante una invasión extraterrestre de estas características? ¿me resistiría a los invasores o preferiría unirme a ellos? ¿me limitaría a huir o lucharía para frenar su expansión? Os invito a hacer un ejercicio imaginativo sobre cómo actuaríais. En mi caso, conociéndome como me conozco, supongo que actuaría de la manera más cobarde posible, para qué voy a mentir.

Recomiendo absolutamente esta película. Quizás con la perspectiva de los años haya quedado un tanto desfasada, pero el ritmo es constante, no dejan de pasar cosas, por lo que no se hace pesada o monótona. Se dan algunos momentos memorables, como la terrorífica aparición del perro del vagabundo, la escena final (que no describiré por motivos obvios), el divertido soniquete: “Diríjanse a Sausalito” o el vertiginoso giro de ojos (cual Marujita Díaz) de Brooke Adams.

Seguro que los amantes de la ciencia ficción disfrutarán de ella, y para quienes, como es mi caso, no sienten demasiado interés por la temática extraterrestre, se verán compensados por esa emocionante invasión gradual. Además, los actores son estupendos, quien me lleva siguiendo desde hace tiempo, ya conoce mi adoración absoluta por Donald Sutherland, así que poco puedo decir de él. Casualmente también aparece otro de mis muchos actores favoritos, Jeff Goldblum, muy jovencito y tan peculiar como siempre. Siempre es un placer ver al inquietante Leonard Nimoy, el inolvidable sr. Spock de Star Trek y a una injustamente olvidada Brooke Adams a la que los seguidores de Stephen King recordarán de “La zona muerta” que interpretó junto al más inquietante aún Christopher Walken.

Por último, dos curiosidades con respecto a la película: Durante unos breves momentos podemos apreciar dos interesantes cameos: uno del actor Robert Duvall y el otro, del protagonista de la versión de 1.956, “La invasión de los ladrones de cuerpos”, Kevin McCarthy ¡a ver quién los localiza!

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/la-invasion-de-los-ultracuerpos-1978


No hay comentarios:

Publicar un comentario