Páginas

viernes, 1 de marzo de 2013

SIETE DE ESPADAS

Ante un llamativo cielo amarillo, aparece una figura masculina que porta cinco espadas dejando otras dos tras de si. Por detrás, a la derecha de la imagen, vemos unas tiendas de campaña de lo que parece ser un asentamiento militar; haciendo un cierto esfuerzo visual, en el lado izquierdo se puede apreciar un grupo de personas, quizás soldados, que parecen dar la espalda al personaje principal, sentados en un semicírculo. A pesar del paisaje, que sugiere un lugar desértico y caluroso, el hombre lleva ropas de abrigo. 

El color del cielo no es capricho, estamos ante una carta perteneciente al palo de Espadas, así que es natural que predomine el amarillo, el color asociado al elemento Aire, la esfera mental. Entre otros significados, esta carta indica astucia, picardía, más que inteligencia, es la agilidad mental para saber aprovechar la ocasión en el momento más propicio. El paisaje es seco, no se aprecian árboles, arbustos, plantas,… quizás nos sirva para recordar que no siempre la astucia produce los frutos deseados, a veces incluso es improductiva. 

En la parte derecha de la carta vemos un grupo de tiendas de campaña, que parecen constituir un campamento militar, en el lado opuesto, se ven unas diminutas figuras alejadas del asentamiento, da la impresión que están sentadas en torno a una hoguera, por el humo gris. La tienda suele representar la seguridad, la protección, y más si es una tienda de carácter militar, pero los supuestos soldados han descuidado su campamento alejándose de él lo suficiente como para que el personaje principal de la carta, haya aprovechado la ocasión para robar sus armas. 

La clave principal de este Arcano es la expresión del rostro de la figura central. Su sonrisa pícara evoca la satisfacción del que piensa:”¡Pero qué listo soy!”. También es descriptiva la postura de su cuerpo. Anda de puntillas, sigilosamente, tratando de no ser visto ni oído, mira vigilante por encima del hombro mientras abandona el lugar del robo. El botín consiste en cinco espadas, lleva dos en la mano derecha y tres en la izquierda. Curiosamente dos espadas más quedan atrás, parece que clavadas en la tierra. 

Hace ya tiempo sostuve una conversación muy interesante con un auténtico estudioso del Tarot Rider-Waite-Coleman, sobre la interpretación de este personaje. Este colega me habló sobre las dos hipótesis que manejaba, ambas a cuál más interesante. Una versión sería que el personaje habría robado las siete espadas y se conformaba con quedarse con cinco, mientras las otras dos las dejaba así clavadas en la tierra, como su firma de autor, como un testimonio de que estuvo allí y, estando el campamento ocupado, había sido capaz de robar las espadas sin ser visto, de ahí la sonrisa sardónica en su rostro, anticipando la cara que pondrían las víctimas de su tropelía cuando las descubrieran. 

La otra versión consistía en un abandono forzoso, simplemente el hombre no podría abarcar más que cinco espadas y se vería obligado a dejar las otras dos, la mueca de su rostro no sería entonces de satisfacción, sino de disgusto, al mirar con cierta rabia la parte del botín que no podía llevarse. Si bien, la primera explicación está más acorde con mi línea de pensamiento, ni por un momento se me ocurriría desdeñar la segunda, pues me parece sumamente sugerente. 

En este punto, me gustaría introducir un apunte para la reflexión: Pensemos por un momento en quién puede ser este personaje. Tal vez sea un individuo ajeno al campamento, quizás un enemigo, que aprovecha un momento de distracción para robar al contrario, pero puede que se trate de un miembro del campamento que ha decidido traicionar a sus compañeros llevándose sus armas. Reflexionemos qué nos sugiere esta figura. 

Siguiendo con más interpretaciones, en varios lugares he leído una interesante teoría, aunque no comulgue demasiado con ella, sobre la procedencia del protagonista del Siete de Espadas. Se trataría de un soldado moro que robaría las armas de un campamento cristiano, algo que nos puede retrotraer a las épocas de las Cruzadas. No sé muy bien cuál es el fundamento de esta explicación, tal vez se base en el gorro que porta el personaje, que podría tomarse como un fez, aunque es un gorro que podemos encontrar en muchos cuadros de personajes medievales europeos. Tampoco el resto de la vestimenta, ni los rasgos faciales, me parecen elementos que puedan avalar dicha teoría. No es más que una hipótesis, y como tal puede tomarse. 

Un elemento que mucha gente pasa por alto, pero que a mí me ha llamado siempre poderosamente la atención en esta carta, es la especie de pasarela o tarima elevada por la que transita el personaje. Parece un poco absurdo utilizar algo semejante en este lugar, a no ser que sea para realizar algún tipo de celebración ¿tal vez una victoria? En cualquier caso, se supone que las tiendas de campaña se colocan en lugares en plena naturaleza, alejados de construcciones urbanas, por lo que una tarima parecería fuera de lugar. Pero analizando el conjunto de la carta podemos ver que no es tan descabellado. Una tarima o estrado, representa elevación, es una estructura que nos coloca en una situación de mayor altura física con respecto al resto. Cuando obramos astutamente nos sentimos inteligentes, como si estuviésemos por encima de los demás, les hemos tomado la delantera. 

Significados generales: Esta carta suele conocerse como “El Señor del esfuerzo inútil”. Representa el éxito a través de la lucha aunque con resultados parciales. Luchar para apenas equilibrarse. Astucia, inteligencia, persona taimada, para bien o para mal según nos indiquen las otras cartas. Esta carta puede hablar de un robo de cualquier naturaleza: dinero, objetos, ideas, afectos… nuestra intuición y las cartas adyacentes nos indicarán si el consultante es el autor o la víctima del robo. Situaciones en las que hay que ceder. Cuando esta carta aparece como consejo, sin dudarlo, nos está apremiando a que actuemos de forma astuta y sibilina. 

Invertida: Éxito temporal y parcial. Lucha sin resultados. Indecisión, pereza. Murmuraciones, calumnias. Trabajos deshonestos. Desconfianza. Traición, huida deshonrosa y cobarde. Decepción con una persona cercana.

Leer más...