Páginas

miércoles, 21 de abril de 2010

TRES DE OROS

Llegamos al número de la creación. Recordemos ese triángulo que representa el resultado de la combinación de lo activo con lo pasivo. La aplicación de estas dos fuerzas contrapuestas, genera un resultado. La imagen de hoy nos retrotrae a los constructores de las catedrales, los maestros masones que combinaban el saber técnico con el oculto de forma magistral. En la parte superior de la imagen encontramos un triángulo que contiene los tres pentáculos esculpidos en la piedra.

Este es uno de mis temas favoritos con respecto al palo de Oros en la versión de Waite. Es interesante observar como en las cartas pertenecientes a este palo, nos vamos a ir encontrando siempre los pentáculos representados por monedas doradas de gran tamaño, salvo en esta carta, la número tres. En esta ocasión las monedas son de piedra, puede que el autor quisiera reflejar con este material, la idea de duración a través del tiempo.


Las monedas físicas pasan por nuestras manos de forma incesante, vienen y van según la oferta y la demanda, pero la construcción en la piedra es duradera, pensemos en las catedrales, en los siglos que han contemplado sus muros. La creación tiende a extenderse en el tiempo, pero ¡cuidado! No son eternas, la construcción humana es duradera pero acabará pasando, puesto que todo lo existente está sujeto a las Leyes Herméticas y el movimiento es perpetuo, continuo. Nada de lo material es eterno.

Curiosamente, el mazo que utilizo yo, que es una versión que el maestro Roberto de Angelis hace de las originales de Waite, no refleja este detalle, y las monedas son doradas como en el resto del mazo. No debemos olvidar la pertenencia de Waite a logias masónicas y rosacruces, ambas escuelas estudian y dan importancia trascendental a la simbología. Por eso, a mi entender, no creo que sea casual la aparición de esta imagen en una catedral ni de los tres personajes que en ella vemos reflejados. ¿No serán la representación pictórica de los tres grados principales masónicos?

Por un lado tenemos al sacerdote, representa la parte espiritual del trío, desea que se construya pero no sabe cómo hacerlo, es totalmente neófito en la materia (¿Aprendiz Masón?) así que tenemos la parte pasiva de la creación: idea, deseo. En segundo lugar tenemos al arquitecto, que sería esa figura de traje tan pintoresco y que sostiene los planos (que algunas personas ven como bufón), él sabe cómo se debe llevar a la práctica lo que la mente del sacerdote ha ideado así que se pone en marcha y diseña los planos, el posee conocimientos técnicos para poder construir, qué materiales emplear, las medidas, el orden que debe llevar la construcción… tiene los conocimientos teóricos, pero él no sabe llevarlos a la práctica, no es ese su cometido (¿Compañero Masón?).

En último término está el obrero, el que lleva a cabo la idea del sacerdote a través de los conocimientos del arquitecto. Es el brazo ejecutor, es la fuerza que crea, que plasma en lo concreto lo que antes existía primero en la mente del sacerdote, después en el plano del arquitecto (¿Maestro Masón?). Nos encontraríamos en esta carta con las directrices básicas de cualquier creación, sea en el plano que sea, que sería: la idea, el conocimiento y la ejecución.

Dejemos los personajes y veamos lo construido. Llama la atención la contraposición de dos triángulos. En simbología, siempre se diferencian los triángulos según la base y el vértice. Cuando la base está hacia arriba y el vértice apunta hacia abajo, se trata de las fuerzas espirituales que llegan al mundo material. Por el contrario, la base hacia abajo y el vértice hacia arriba, nos indican el mundo material esforzándose por elevarse hacia el espiritual. De ahí que la unión de los dos triángulos represente el equilibrio absoluto entre ambos mundos.

Si nos fijamos en el triángulo que representa lo material, veremos que contiene los tres pentáculos, es decir, lo material intentándose elevar hacia lo espiritual, al fin y al cabo, las catedrales se construían con la idea de elevarse hacia Dios. En el triángulo de lo espiritual nos encontramos la Rosa-Cruz mística, y es que cuando el hombre trata de elevarse a lo espiritual, lo espiritual también se acerca a él. Ambos triángulos se apoyan en una columna que, hundida su base en el suelo, nos da la idea de solidez y firmeza.

Significados generales: Lógicamente el significado principal de esta carta es: Construcción especialmente en el plano material: una empresa, un negocio, una casa, una sociedad…. Es creación, crecimiento, materialización de nuestras ideas y proyectos. Aumento material, ganancia financiera. Oficio, habilidad, trabajo minucioso y realizado con maestría. Trabajo en equipo, colaboración.
Buena carta en temas de salud. En el terreno sentimental las relaciones son armoniosas. Al ser una carta de construcción y creación podría anunciar la creación de una pareja, familia, relación… aunque como es una carta de temas muy materiales, estos últimos significados dependerán en buena medida de la pregunta realizada y de las cartas circundantes.
Puede representar la empresa, el trabajo en equipo, pero también la nobleza, la aristocracia. Reconocimientos, distinciones.

Invertida: Mediocridad, falta de habilidad, incluso chapuza. Mezquindad y tacañería. Contrariedades y obstáculos a la hora de emprender cualquier actividad. Mercancías de baja calidad. Descoordinación entre los miembros de un grupo o colectivo.

2 comentarios:

  1. Hola me llamo Zitlaly y me pregunto por qué en tu explicación de los arcanos menores no aparecen los bastos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Zitaly

      Evidentemente porque no he completado la explicación de todos los Menores, si te has fijado me he quedado en los de Espadas. Espero, con el tiempo, poder completar todos los Arcanos Menores.

      Saludos

      Eliminar