Páginas

sábado, 28 de enero de 2012

LA EMPERATRIZ SEGÚN AHIMSA LARA RIVERA

Tarot Morgan Greer
De nuevo recurro al maravilloso libro de Ahimsa Lara Rivera llamado “La sanación con el Tarot” (editorial Edaf en su 4ª edición), en esta ocasión para conocer lo que la autora nos comenta sobre la carta de la Emperatriz. No dejará de sorprenderme, por más veces que lea y relea el libro, la visión tan sencilla y novedosa que nos ofrece del Tarot y que no siempre es bien entendida por aquellas mentes menos flexibles que no ven con buenos ojos la flexibilidad en el estudio del Tarot o que creen que el trabajo espiritual necesita de alharacas y ruido para ser efectivo.

En un momento determinado A. L. Rivera defiende su método diciendo que es: “Demasiado simple quizá para cierto tipo de humanos que sostienen la opinión de que nada puede ser efectivo a menos de estar lleno de ruido, furia y acción. Mas yo sé que las potentes fuerzas del Universo trabajan sin ruido y sin fricción, como lo hace una maquinaria en sus más perfectas condiciones”. Teniendo en cuenta su postura, leamos su visión sobre la Emperatriz:

Cuando observamos la lámina denominada La Emperatriz en cualquier Tarot de los existentes, vemos una mujer sentada en un trono con los atributos de la realeza. Fundamentalmente, esta lámina representa para mí, al menos en su aspecto psicológico, a la mente creadora. En algunos tarots se puede apreciar el estado de gestación en el que esta emperatriz se encuentra; todo su simbolismo se refiere a multiplicación, reproducción y crecimiento; así que para mí es la naturaleza en pleno, viviendo dentro y fuera de lo humano, y, sobre todo, representa la actividad consciente en la mente inconsciente, que es lo que hemos dado en llamar imaginación. En el Árbol de la Vida, la Emperatriz está en el sendero que une Hokhmah con Binah, nuestra imaginación es tal vez la encargada de unir lo tradicional con lo intelectual, lo adquirido con lo aprendido.

La lámina anterior (La Papisa) se correspondía con la Luna y la podíamos relacionar, en las mitologías griega o romana, con la virginal y casta Diana; esto no es una mera fantasía elucubrativa, porque es obvia la relación entre los actos de la memoria y la acción de “cazar” asociada con Diana, señora de la Luna, pues podemos decir que pescamos o cazamos la idea o el recuerdo que en determinados momentos necesitamos. Bien, la lámina que estudiaremos ahora la relacionaremos con Ceres, señora de todo lo fértil y creativo, y, si la anterior representaba a la mente subconsciente que asumía el plano de la consciencia, ésta nos hablará del uso de la imaginación, hija de la unión entre el Uno (Mago, voluntad consciente) y el Dos (Sacerdotisa, subconsciente virgen).

El Mago representa el lado izquierdo de nuestro cerebro, relacionado con el pensamiento racional, consecuente con la facultad de escribir; leer y hablar; o sea, el más analítico de los dos y que opera de modo progresivo; la Suma Sacerdotisa representa al lado derecho de nuestro cerebro, relacionado con la visión espacial, con la belleza estética emotiva y con lo intuitivo; más sintético que el izquierdo, opera de forma integradora. Pues bien, la Emperatriz es la representación de la naturaleza o el amplio marco en el que estas dos actividades cerebrales se recrearán. La imaginación actúa desde el poder mental de hacer nuevas combinaciones de experiencias extraídas del almacén de la memoria del presente de ambos hemisferios.

Asociada correctamente a ambos, la imaginación es verdaderamente la entrada a una nueva vida y a un nuevo mundo. Podemos observar la exactitud de lo que representa la imaginación a través de mirar esta lámina: La naturaleza en todo su esplendor, donde la Emperatriz (imaginación) rige con armonía; las formas que asume nuestra vida son producto de su real majestad. Si tú fijas tu atención en imágenes de pobreza, miseria y debilidad, tarde o temprano serás parte de todo ello. Tu mago personal, es decir, tu plano consciente, no debe, por tanto, trabajar construyendo negras perspectivas resultantes del temor y la duda que aniden en el subconsciente por diversas razones, pues, de ser esto así, la imaginación creadora, hija de la razón y la intuición, sólo te dará imágenes de lo mismo, que dañarán todos los planos de tu mente, de los cuales te será muy difícil abstraerte.
Tarot Crowley
Hasta este momento el ser humano pone más énfasis en hacer y en realizar imágenes destructivas par sí mismo y el entorno que en ninguna otra actitud. Muchas veces me he preguntado si esta lámina, en la que vemos a una mujer en todo su esplendor, nos estará diciendo que el plano femenino, perceptivo e imaginativo, demasiado relegado, debe de obtener su puesto para que, además de hacer y realizar, el ser humano pueda “ser”. Hoy está demostrado que las imágenes son más fuertes y perviven más tiempo incluso que las palabras. La imaginación constructiva es el verdadero poder de todo ser humano.

Leonardo da Vinci sabía mucho del poder de imaginar; ¿quién nos dice que no fue su mente portentosa la que nos dio los maravillosos vuelos en aparatos que surcan hoy ya nuestros cielos, o que navegan por encima y por debajo de nuestros mares?; cuando medité por primera vez en esta lámina, me encontré con la Gioconda, y ella me contó cómo poder elevar mi vuelo descendiendo primero a mi interior más privado y me contó algún que otro secreto primordial de mi querido Leonardo.

Todos los sabios han comprendido el poder de la imaginación y ninguno lo ha expresado mejor que Eliphas Levi, cuyas palabras fueron inspiradas por esta figura de la Emperatriz. Querido lector: quizá a ti pueden parecerte muy lejanos estos, llamémosles, poderes, pero nunca vivió genio alguno que no hubiese estado algún tiempo donde tú te hallas ahora. Fíjate en el genio einsteniano y en cómo lo calificaron sus primeros profesores. Ninguno de los que pisamos la tierra hoy hemos dejado de pasar por todo ello, siendo acosados por los mismos, fuertes y problemáticos razonamientos. Sólo la paz, la serena felicidad y la habilidad de ordenar sincrónicamente todas las ondas mentales, nos ha salvado a algunos de la locura.

Si haces que la contemplación de esta lámina te penetre, tu vida interna comenzará un proceso de renovación. No importa lo que hayas sido en tu pasado, pues sólo cuenta tu presente desde el que puedes crear un mejor futuro. Establecer el sentido de la clave Emperatriz en tu carne y en tu sangre será como poner en movimiento fuerzas que, aunque en principio trabajen casi imperceptiblemente bajo la superficie, en el presente inmediato o futuro próximo te traerán efectos reales.

Ya lo sé, ya sé que mi método es quizás demasiado simple: ¡tan sólo sentarse delante de estas láminas y, mirándolas, dejar que nos “visiten y vistan por dentro”! Demasiado simple quizá para cierto tipo de humanos que sostienen la opinión de que nada puede ser efectivo a menos de estar lleno de ruido, furia y acción. Mas yo sé que las potentes fuerzas del Universo trabajan sin ruido y sin fricción, como lo hace una maquinaria en sus más perfectas condiciones. La invención humana requiere tremendas temperaturas y ruidos extremos, índice, por otra parte, del tremendo desperdicio de energía.

¿Para qué? Para producir transformaciones físicas y químicas altamente mecánicas y energéticas, que la más insignificante maleza o el más pequeño gusano llevan a cabo en esencia sin excesos de ningún tipo o percepción de grandes sonidos. Los seres humanos estamos lejos, muy lejos, en la escala ascendente de evolución con respecto a la naturaleza, pero caminamos sobre la Tierra como verdaderos dioses. Dioses que, en realidad, somos, pero dormidos e inconscientes de nuestro verdadero privilegio. Para algunos ya es un hecho que existen dioses que, bien despiertos, se mezclan entre todos los demás, quienes, sumergidos en profundo letargo, no los distinguen. Las claves del Tarot son uno de sus muchos regalos para que con su uso correcto (y no prostituyéndolo) hollemos el sendero que conduce a las cimas de la liberación.
Tarot Esotérico
La Emperatriz es esa parte del “ello” donde habitan los sueños, las leyendas y los mitos de todas las edades. A esta altura de nuestro particular encuentro, debo comunicarte que, sobre todo, las cuatro primeras láminas nos hablan de los sentidos del olfato, verbo, oído y vista. Es en la zona nuestra cabeza donde residen estos cuatro sentidos importantes, y es en nuestro cerebro donde todo lo que sentimos, pensamos o hacemos se elucubra y se autodescubre. En nuestra cabeza están cuatro de las nueve importantes puertas de nuestro santuario interior; cuyos velos sólo serán rasgados con la muerte o trasmutación del Yo inferior; cada uno de nosotros debe ser capaz de despertar al Cristo interno, aceptando cada Getsemaní particular como una esperanza de renovación y cambio.

En algunas culturas, lo relacionado con el hemisferio izquierdo se compara simbólicamente a lo masculino, a las formas de actuar activa e intelectualmente, mientras que el lado derecho es el símbolo de lo femenino o actuación pasiva, receptiva e intuitiva. Hoy se sabe, tras las muchas experiencias de meditación trascendental, que alcanzar niveles profundos meditativos provoca una sincronía que lleva al mayor equilibrio de estas dos fuerzas o formas de pensamiento. Meditando se alcanza el llamado estado luminoso, en el que se puede llegar a ser sintético y analítico, intuitivo e intelectual, receptivo y activo”.

Leer más...

domingo, 22 de enero de 2012

EL HOMBRE DE MIMBRE

Hoy cedo el testigo a un buen amigo del blog, Jorge, que ha tenido la gentileza de darnos a conocer una película sumamente interesante y que nos ofrece su comentario personal sobre la misma. Se trata de “The Wicker Man” traducida como “El hombre de mimbre”, dirigida en 1.973 por Robert Hardy y de la que se haría una posterior versión protagonizada por Nicholas Cage, bastante inferior.




Leamos lo que Jorge nos cuenta sobre “The Wicker Man” y aprovecho la ocasión para invitar a todos los amigos del blog a comentar aquellas películas terroríficas que deseen compartir con el resto. Serán siempre bienvenidas.

“The Wicker Man” es ampliamente considerada como una de las mejores películas de terror jamás hecha, y es regularmente sacada a relucir en el top 10 de la lista de todos los críticos de cine. No está mal para una película de suspenso pero sin sangre. Pero es más que una película de terror, más bien es un film transgresor.

Comienza con un hidroplano rumbo a la Isla de Summerisle, con una música agradable de fondo. El avión es pilotado por el sargento de policía Howie (Edward Woodward), quien de inmediato tiene problemas con la gente del lugar cuando se niegan a enviar un bote a recogerlo.

Cuando finalmente llega a tierra firme, comienza su búsqueda de una niña desaparecida, Rowan Morrison. Pero nadie ha oído hablar de ella - ni siquiera su supuesta madre.


Esa noche entra en el pub local, donde, en la mejor tradición del género, todos están en silencio. Sin embargo, no se necesita mucho tiempo para que los parroquianos comiencen a cantar a coro una lujuriosa canción como preámbulo para que haga su entrada Willow, la hija del dueño de la posada-pub (Britt Ekland).

Después el Oficial Howie se dirige al exterior, donde encuentra gran cantidad de parejas al aire libre haciendo el amor. De vuelta en el pub (donde aloja), se va a la cama y empieza a escuchar a Willow que desnuda en la pieza contigua da golpes en la pared y baila mientras una canción folk resuena, pero Howie se niega rotundamente a ceder a su canto y a la tentación de la carne.

"Yo pensé que ibas a venir a verme ayer por la noche", le dice Willow, a la mañana siguiente. Sin embargo, Howie explica que no cree en "eso" antes del matrimonio.

A estas alturas ya nos hemos dado cuenta que Howie representa el statu quo, el conservadurismo, la moral protestante y que sus principios son intransables. Por otro lado, la Isla es un mundo autónomo, regido por otras normas y costumbres (las de Lord Summerisle), lo que se ve reforzado por el hecho de que allí, por ser un lugar de difícil acceso y cuya existencia aparece como casi irreal (atmosfera muy bien lograda con identidad propia de los lugareños, complicidad de miradas, ausencia de representantes del Gobierno Ingles, ceremonias no ortodoxas, etc) lo que causara sorpresa en Howie y una sensación de conspiración lo cual, en vez de hacerlo retroceder en su investigación lo impulsa aun mas a resolver el misterio y a desencadenar un drama del cual será la víctima.

Después de descubrir que el paganismo se enseña en la escuela local ya que la profesora está enseñando los símbolos fálicos ("donde quiera que vaya en esta isla, veo que hay degeneración"), Howie se encuentra que el nombre de Rowan está en el registro de la escuela exclama: "¡Ustedes son unos mentirosos!"

Pero lo que no sabe es que se él ha visto a sí mismo atrapado dentro de uno de los bancos de la escuela - en la forma de un escarabajo unido por una cuerda de un alfiler. "Pequeño escarabajo de edad da vueltas y vueltas", dice una chica. "¡Pobre viejo."

De vuelta en la tienda de dulces, la señora Morrison le pregunta: "¿Puedo ayudarle, sargento?"

"Oh, lo dudo", responde: "Viendo como está todo loco."

Lo notable es que, hasta ahora, muy poco ha sucedido, sin embargo, la película lleva más de la mitad y ya nos ha cautivado. No hay violencia explicita, el sexo es mas sugerido que mostrado, no se ven escenas “gore”. Por eso decía antes que más que una película de horror clásica es más bien un thriller, un enfrentamiento de culturas. El contrapunto es muy interesante ya que el poderío del Reino Unido en cuanto a sus tradiciones es resumido en un insignificante sargento de policía mientras el pueblo de la isla es capaz de jugar como el gato con el ratón con el pobre Howie haciéndole ir donde ellos quieren.
Por último, Howie viaja para ver a Lord Summerisle (cuando Howie ve las vírgenes desnudas bailando alrededor de hogueras la cara que pone no tiene precio). "Ellos están desnudos." Dice Howie.




"Naturalmente, es demasiado peligroso saltar a través de las hogueras con la ropa puesta", le responden.
En sus conversaciones con el Lord, es que Howie aparece como el fanático. En cuanto a Dios, Summerisle (Christopher Lee) explica: "Él tuvo su oportunidad - y, en términos modernos - se echo a perder."

Después de descubrir que la tumba de Rowan está vacía y que la cosecha de este año no será buena, Howie salta a la conclusión de que los isleños tienen planes para sacrificar a la joven con el fin de apaciguar a sus dioses. Después de leer sobre las celebraciones del Primero de Mayo, Howie se precipita hacia su destino.

Hasta los últimos minutos, el hombre de mimbre no es relevante. Es sólo cuando Rowan, finalmente aparece que todo empieza a cuadrar. Y no importa cuántas veces el espectador lo vea, la expresión del rostro de Howie cuando se da cuenta de lo que los isleños le tienen preparado (sus gritos inútiles, la misericordia y la absolución ausentes realmente aterradoras se quedaran con el espectador mucho después de que el hombre de mimbre haya inclinado la cabeza hacia el sol poniente).

En resumen, un imperdible. No es una película fácil de conseguir pero vale la pena intentarlo. Por último, no vean por ningún motivo el remake de este film hecho por Nicolas Cage o sino correrán el riesgo de perder 90 minutos de su vida y, más aun, de sufrir un soponcio”.

Hasta aquí el comentario de Jorge, sólo advierto de un detalle técnico, de los enlaces para descargar la película, los de 28 pertenecen a la versión original mientras que los de Monycr son para la versión moderna (por si alguien se atreve después de leer las advertencias de Jorge). Gracias a Jorge por su aportación y espero que paséis un buen rato con esta película.

Aquí tenéis los enlaces, si es que aún siguen vigentes:

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/the-wicker-man-el-hombre-de-mimbre-1973

Leer más...

jueves, 19 de enero de 2012

LOS FANTASMAS DEL VUELO 401


Restos del vuelo 401

Existe una gran tradición, a nivel mundial, de objetos y lugares a los que se asocian supuestas apariciones espectrales. Es como si algunos fantasmas estuviesen inevitablemente ligados a ellos. Uno de los casos más conocidos es el de los fantasmas de un piloto y un ingeniero de vuelo que, a raíz de un accidente aéreo, empezaron a aparecerse en distintos aviones de la compañía para la que trabajaban en vida.

Como suele suceder en este tipo de historias, existe una versión real y documentada de los hechos y luego está la parte más misteriosa y prácticamente imposible de probar, puede que menos objetiva pero, qué duda cabe, mucho más entretenida. Así que empecemos por los datos fríos de lo que sucedió en el vuelo 401 para después recrearnos en lo que, aparentemente, vino después.

Nos situamos en el día 29 de diciembre de 1-972. El vuelo 401 de Eastern Air Lines, un Lockheed L-1011-1 Tristar, había despegado del Aeropuerto John F. Kennedy, en Nueva York a las 21,20 horas. Se trataba de un vuelo comercial rutinario con destino al Aeropuerto Internacional de Miami. En el avión viajaban 176 personas: 163 pasajeros y 13 miembros de la tripulación. A los mandos del avión estaban un piloto experimentado, Robert (Bob) Loft, el primer oficial, Albert Stockstill y el ingeniero de vuelo Donald (Don) L. Repo.

Las condiciones climatológicas eran normales. No había tormentas ni temporales que pudiesen suponer un riesgo para la circulación aérea; así que el viaje transcurrió sin incidentes. Cerca de las 23,30 horas el avión se aproximaba al aeropuerto de destino, por lo que comenzaron las maniobras de aterrizaje. Fue entonces cuando se presentaron problemas con el tren de aterrizaje. El primer oficial comprobó que la luz verde que debía encenderse cuando el tren de aterrizaje bajaba, estaba apagada.

El piloto comunicó el incidente a la torre control desde donde dieron orden de abortar el aterrizaje y tomar rumbo hacia el oeste, la zona pantanosa de Florida, conocida como los Everglades, mientras se solucionaba el problema. Según todos los indicios, de forma accidental, el piloto automático fue desactivado. Nadie se dio cuenta de dicha circunstancia y el avión se precipitó sobre los pantanos sin que el personal de vuelo tuviese tiempo para reaccionar.

El recuento de víctimas mortales resultó escalofriante: 99 pasajeros y 5 tripulantes murieron en el acto o al poco del accidente, cifra a la que habría que añadir dos personas más que morirían después a consecuencia de las graves heridas sufridas en el choque. Las investigaciones posteriores descartaron cualquier pieza defectuosa o avería. La conclusión final fue que se cometió un fallo humano: el piloto habría ordenado al ingeniero de vuelo Don Repo averiguar dónde se encontraba la avería del tren de aterrizaje y pudieron suceder dos cosas, o bien Repo, al levantarse para bajar a investigar el fallo, habría desactivado accidentalmente el piloto automático o el propio piloto, al girarse hacia el ingeniero, lo habría desactivado con su brazo.

La autopsia que se realizó al piloto descubrió un dato desconocido hasta el momento, en su cabeza se apreciaba un tumor que no había sido diagnosticado. Se barajó la posibilidad de que el choque se hubiese producido por una momentánea visión borrosa de Loft a consecuencia del tumor. Pero tanto los datos que se extrajeron de la caja negra como el testimonio de los miembros de la tripulación que sobrevivieron al choque, descartaron esta hipótesis.

Hasta aquí los hechos sucedidos y constatados oficialmente. A partir de este momento llega la otra historia, la cara B del vuelo 401. Después del accidente, tanto pasajeros como varios miembros del personal de vuelo de la Eastern Air Lines, aseguraron haber presenciado la aparición de los fantasmas de Bob Loft y Don Repo, el primero fallecido durante el rescate y el segundo al ser trasladado al hospital.

Estos hechos llamaron poderosamente la atención del escritor John G. Fuller, quien realizó una investigación a fondo del accidente y recogió los testimonios de varios empleados de Eastern Air Lines quienes aseguraban haber visto a Loft y a Repo, este último parecía mostrarse más activo y comunicativo que su compañero. La información recogida fue publicada en el libro “El fantasma del vuelo 401” en 1.976.
Bob Loft y Don Repo
Se dan varios ejemplos de apariciones de las que fueron testigos tanto pasajeros como personal de vuelo, algunos conocieron en vida a los fallecidos, otros no pero no dudaron en reconocerlos cuando les fueron mostradas sus fotos. En marzo de 1.973, las azafatas Denisse Woodfrud y Ginny Packard aseguraron ver a Don Repo en la cocina del avión que cubría el mismo trayecto que el 401. En otra ocasión, un capitán y dos asistentes de vuelo afirmaron haber recibido la visita de Loft en la cabina minutos después del despegue, para después, ante sus ojos, desvanecerse por completo.

Una pasajera del vuelo Nueva York Miami, Emily Parker, se acercó a una de las azafatas para pedir su ayuda. El misterioso caballero vestido con uniforme de la compañía que tenía como compañero de viaje mostraba un extraño semblante, ella pensaba que podía estar enfermo, pero cuando le había preguntado si necesitaba algo, el hombre había guardado un silencio absoluto, ignorándola por completo. Ambas mujeres se aproximaron al hombre y la azafata trató de entablar conversación con él pero, al igual que en el caso anterior, desapareció ante el pasmo de azafata y pasajera. Más tarde reconocieron sin titubear a Don Repo al ver una foto del ingeniero fallecido.

Uno de los ingenieros de la compañía informó a sus superiores que cuando realizaba la inspección rutinaria de uno de los aviones, se encontró con Repo quien le aseguró que no tenía que preocuparse puesto que él ya había hecho la inspección. También el capitán de un vuelo que hacía el recorrido entre San Juan de Puerto Rico y Newark informó que durante uno de los viajes, había tenido un encuentro con Repo quien le había dicho: “Nunca más habrá otro accidente de un L-1011, no lo permitiremos”.

Estos son unos pocos ejemplos de las 20 ocasiones en las que los fantasmas de Repo y Loft fueron vistos Según las investigaciones que llevó a cabo Fuller, las apariciones siempre se produjeron en aviones de la compañía Eastern Air Lines que llevaban piezas recuperadas del avión siniestrado. Gran parte de los testigos de las apariciones, mostraron su convencimiento de que los fantasmas velaban para que no ocurriera ningún incidente en el vuelo.

Entre el personal de la compañía circuló el rumor que los libros de vuelo en los que se que mencionaban las apariciones habían sido retirados, y que varios de los testigos de las apariciones habían sido amenazados con una visita del psiquiatra de la compañía. En cualquier caso, los testimonios de las fantasmales visitas fueron espaciándose hasta desaparecer. ¿Surtieron efecto las amenazas o simplemente los fantasmas, una vez cumplida su misión, decidieron no aparecerse más? ¿Quizás, a medida que se fueron retirando los aviones en los que se habían reutilizado piezas del vuelo 401, los fantasmas fueron perdiendo su nexo de unión con los vivos hasta desaparecer?

Como dato curioso, me gustaría destacar la forma tan diferente en la que las familias de los supuestos fantasmas afrontaron los rumores de las apariciones. Mientras que la familia de Loft demandó a Fuller, la de Repo colaboró gustosamente con él y accedió a participar en sesiones espiritistas para contactar con su fantasma, cosa que, según Fuller, se consiguió.

EL libro de Fuller se puede encontrar en:

Leer más...

lunes, 9 de enero de 2012

LA SANACION CON EL TAROT

Ante el interés que varios amigos del blog han mostrado por el libro de Ahimsa Lara Rivera “La sanación con el Tarot” (ed. Edaf), he decidido cambiar el tema que pensaba publicar hoy por una breve reseña de esta obra. Supongo que la publicación que hice en su día en este blog de la visión que la autora incluía de la carta del Colgado, ha despertado el deseo de conocer más.

Realmente es un libro que me fascinó desde el primer día, no solo por la perspectiva que utiliza A. L. Rivera para acercarse al Tarot, sino también por la manera tan directa y sencilla de explicarse, algo que hace que te atrape desde el comienzo hasta el final. Leamos una pequeña muestra de cómo ve el Tarot nuestra autora de hoy tal como podemos encontrar en su introducción:

“Su simbología habla directamente a nuestra psique; por ello, no es casualidad que cuando se hace una pregunta al Tarot salga tal o cual lámina, y tampoco lo es el que ésta salga al derecho (lado holístico) o al revés. Conozco mucha gente, sin embargo, que cuando saca una lámina del mazo de cartas y no les gusta, la vuelven a introducir, diciéndose: “Es que no las he barajado bien…”; en realidad, lo que ocurre es que esa persona quizá no está preparada aún para conocerse y por eso rechaza aquello que, aún teniendo gran importancia, no es lo que quería ni “oír” ni “ver”, ocurriendo, como en el cuento de la zorra, que, al no poder alcanzar las sabrosas uvas, se dice así misma con desprecio de éstas: ¡Bah, están verdes!”

En la primera frase del párrafo anterior ya podemos entrever la forma de entender el Tarot de A. L. Rivera. Para ella es más, mucho más que un simple método adivinatorio, es una auténtica herramienta de transformación personal. Pido especialmente, por su interés, reflexionar profundamente sobre lo que, en otro párrafo de la introducción, podemos leer:

“Los símbolos, las metáforas y la analogía del Tarot funcionan en la psique provocando enlaces entre estados y niveles de conciencia diferentes, llenando el vacío existencial y haciéndonos entrar en los dominios de lo REAL, lo cual provoca transformaciones progresivas tanto ordinarias como extraordinarias. Cada uno debe encontrar su propio camino y cada uno debe descubrir su propio destino; por ello, el Tarot original era la herramienta de enseñanza para saber llegar a la meta de un modo equilibrado y armónico; puedo asegurarte que jamás en la Antigüedad fue usado el Tarot para el arte mántico tan inferior como ahora observo se usa por la mayoría; puede ser que el Tarot sea tan perfecto que no se ha librado de su opuesto”.

La obra tiene una separación de contenidos muy definida. Aclaro que me baso para este comentario en la 4ª edición, que es la que tengo, puede que en ediciones posteriores se de alguna variación en dedicatorias, prólogo o introducción, pero supongo que se conservará igual lo esencial.

En primer lugar encontramos la Dedicatoria, seguida del Prólogo escrito nada menos que por mi admirado Fernando Jiménez del Oso, la Introducción y una Fórmula meditativa para la dedicación de tu “espacio y centro de meditación y sanación personal”. Este último es un apartado muy interesante pues nos ayuda a crear un espacio para el trabajo que la autora propone realizar con los Arcanos Mayores del Tarot durante 22 días y que después se podrá seguir utilizando para todos los trabajos meditativos que se hagan con el Tarot.
El grueso de la obra es la parte en la que A. L. Rivera va analizando, una a una, las 22 láminas de los Arcanos Mayores. Primero explica lo que significa cada carta, pero no se trata de los significados adivinatorios más superficiales, sino los más profundos, escondidos tras el simbolismo pictórico. Después especifica cuáles son las aplicaciones prácticas de cada carta, haciendo hincapié en su función sanadora, tanto en el plano físico como en el mental. Por último, nos ofrece una fórmula meditativa ideada para el Arcano de turno.

Tras el análisis pormenorizado de cada uno de los Arcanos Mayores, se incluye un muy práctico resumen, carta por carta, de las distintas aplicaciones curativas, así como nos propone para el trabajo meditativo música, velas, colores y aromas que pueden ayudarnos a potenciar la meditación.

Como colofón una serie de recomendaciones como utensilios para utilizar en el espacio meditativo, colores de velas más adecuados para cada día de la semana, colores para meditar con los chakras, ejemplos de lecturas de Tarot destinadas a la salud, algunos datos que nos pueden ayudar a entender por qué utilizamos determinados colores al pintar las láminas del Tarot, una oración creada por la autora para meditar sobre los Arcanos y la serie de láminas del Tarot de Marsella para ser coloreadas en las meditaciones. Por último, un breve Epílogo que merece ser leído. Puedo asegurar que hasta la última página de este libro es aprovechable.

Para quienes no suelan trabajar con el Tarot fuera del ámbito adivinatorio, puede resultar muy sorprendente “La sanación con el Tarot”, puesto que se encontrarán con una visión totalmente novedosa; por otro lado, quienes estudian el Tarot tratando de descubrir diferentes ángulos, seguro que se complacerán con esta perspectiva tan enriquecedora. En cualquier caso, espero que disfrutéis de este libro y que sus enseñanzas os sirvan de acicate para querer saber más y más sobre el Tarot. Más adelante, presentaré el libro que S. L. Rivera dedica al trabajo en exclusiva con los Arcanos Menores.

Si alguien tiene interés en conocer más sobre esta autora, puede visitar su página:

Leer más...

lunes, 2 de enero de 2012

EL COLGADO. MEDITACIÓN.



Tarot Lewellyn
 
La vista de la figura del Colgado sobrecoge. Se trata de un hombre que cuelga cabeza abajo, pero esa primera impresión de algo violento y desagradable desaparece cuando vamos observando con detenimiento los detalles de la carta. Su cara refleja la tranquilidad más absoluta, no parece sufrir demasiado, no se nota tensión en el cuerpo, parece que se deja caer sin ninguna resistencia y rodeando su cabeza vemos una aureola como las que aparecen en los cuadros de santos. Sí, realmente no parece que lo esté pasando demasiado mal.

En el aspecto meditativo, el Colgado ayuda a profundizar en los procesos subconscientes por los que se rigen nuestros pensamientos, emociones y acciones. Aunque a primera vista parece una carta pasiva, incluso estática, en el fondo es una llamada a la acción interna. Podríamos decir que si hay una palabra clave para entender el significado más profundo de este Arcano esa es Inversión. Y, aunque la figura central de la carta cuelga boca abajo, no nos pide que hagamos contorsiones ni malabares, lo que nos dice es que demos un giro de 180º a nuestros procesos internos.


En los manuales de los Constructores del Adytum (B.O.T.A.) nos explican de forma magistral la Ley de la Inversión: “Para invertir las condiciones de miseria, enfermedad y fracaso y sustituirlas por sus opuestos de salud, felicidad y éxito, es necesario pensar, hablar y actuar en formas que son el inverso de aquellas en que la mayoría de las personas piensan, hablan y actúan”.

Sabemos que el origen de nuestra estructura básica de pensamiento y actuación viene de los procesos del subconsciente, el cual no discrimina, ni distingue bien-mal, correcto-incorrecto, positivo-negativo, etc. Simplemente se limita a absorber como si fuera una esponja todo tipo de información y estímulos que nos llegan de la interacción con el medio y con otras personas, los almacena y clasifica en función del contexto. Ese archivo oculto es el que nos hace reaccionar como lo hacemos ante las distintas situaciones que se nos presentan en el día a día.

Si llega un momento en el que comprendemos que nuestra forma de pensar, sentir y actuar no nos resulta satisfactoria, no queda más remedio que hacer reajustes en ese inmenso archivo que es el subconsciente. No podemos vaciar los contenidos que no nos gustan, no funciona así. La vida no conoce el vacío, todo aquello que desaparece ha de ser necesariamente sustituido por algo nuevo y de similar naturaleza. Es decir, no podemos eliminar de nuestra vida la tristeza para introducir en su lugar un sentimiento de calor, salud o simpatía, hemos de sustituirlo por el opuesto de su misma escala, esto es por alegría, que sería su antagonista natural.
 
Tarot Wirth

La imagen del Colgado nos enseña además, que en este proceso de inversión, se requiere abandono consciente del cuerpo, es decir el autosacrificio que representa el Arcano. Cuando se habla del sacrificio voluntario que representa el Colgado, no se trata de inmolarse en una pila ardiente, flagelarse hasta la extenuación o cualquier barbaridad por el estilo, es el sacrificio como renuncia consciente y voluntaria, el abandono de algo obsoleto para acceder a algo superior. El ejemplo más claro es el sacrificio Crístico representado alegóricamente por la Crucifixión: la muerte para dar paso a una nueva vida. Puede ser, por ejemplo, la muerte de una forma de pensamiento para que renazca en su lugar otra más elevada y positiva.

Esta analogía con la Crucifixión, nos lleva a otro de los grandes significados que contiene esta lámina y es el de la Iluminación, que necesita previamente una renuncia y un sacrificio. Se necesita un esfuerzo para abrirse camino entre las sombras hasta llegar a la luz. Evidentemente, cada peldaño que subimos en la escala evolutiva, apareja una renuncia, puesto que debemos dejar atrás aquellas herramientas que eran adecuadas a ese nivel pero que ahora han de ser sustituidas por otras más acordes con el nivel superior al que se va a acceder, por eso, lo que ayer nos fue de utilidad, hoy ha quedado obsoleto, y lo que ahora nos sirve, mañana no tendrá sentido.
Tarot Cristal
En resumen, la lámina del Colgado se utiliza en meditación para comprender el verdadero funcionamiento del subconsciente, algo imprescindible para después tratar de modificarlo. También es una ayuda importante para aquellas personas que están en la búsqueda de lo trascendente. Y, sobre todo, para invertir hábitos negativos, tanto mentales como emocionales.

Hay una última aclaración que me parece imprescindible. El hecho de meditar sobre una carta no sirve de gran cosa si no hacemos un esfuerzo por encaminar todos los actos y pensamientos de nuestra vida en la misma dirección. Si, por ejemplo, queremos modificar nuestra tendencia al pesimismo, no haremos gran cosa si nos limitamos a meditar sobre el Colgado con ese fin, pero luego en la rutina diaria no cesamos de descalificar a todo y a todos, si vivimos en la crítica y el insulto constantes, nos recreamos en los aspectos negativos de nuestra vida, etc. Vivimos una existencia en distintas dimensiones pero que están de algún modo interconectadas, ya que lo que pasa en cada una de ellas afecta a las otras. Si trabajamos en una de esas esferas buscando un resultado positivo, pero en el resto nos aferramos a lo negativo, estamos enfrentando fuerzas opuestas anulando así los posibles resultados. La inversión por tanto no se producirá a todos los niveles, lo que constituirá un fracaso.

Por eso cuando realicemos un trabajo meditativo para conseguir un determinado propósito y veamos que, por más empeño que pongamos en ello, no obtenemos ningún resultado, tal vez debamos empezar a plantearnos si el fracaso no será porque anulamos el efecto de dicho trabajo porque persistimos en comportamientos, pensamientos y emociones que nos estancan en aquello que precisamente queremos borrar.

El Colgado se asocia con la letra hebrea Mum, cuyo significado es agua. Para algunos la asociación es con la letra Lamed.
En Alquimia, según las versiones, se relaciona con el Agua, la Sal Vital o el Azufre (quizás esto último es por la postura del cuerpo que recuerda claramente el símbolo del Azufre).
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Gevurah y Yod.
La relación astrológica es con el planeta Neptuno.
Color: Azul oscuro.

Leer más...