Páginas

lunes, 9 de enero de 2012

LA SANACION CON EL TAROT

Ante el interés que varios amigos del blog han mostrado por el libro de Ahimsa Lara Rivera “La sanación con el Tarot” (ed. Edaf), he decidido cambiar el tema que pensaba publicar hoy por una breve reseña de esta obra. Supongo que la publicación que hice en su día en este blog de la visión que la autora incluía de la carta del Colgado, ha despertado el deseo de conocer más.

Realmente es un libro que me fascinó desde el primer día, no solo por la perspectiva que utiliza A. L. Rivera para acercarse al Tarot, sino también por la manera tan directa y sencilla de explicarse, algo que hace que te atrape desde el comienzo hasta el final. Leamos una pequeña muestra de cómo ve el Tarot nuestra autora de hoy tal como podemos encontrar en su introducción:

“Su simbología habla directamente a nuestra psique; por ello, no es casualidad que cuando se hace una pregunta al Tarot salga tal o cual lámina, y tampoco lo es el que ésta salga al derecho (lado holístico) o al revés. Conozco mucha gente, sin embargo, que cuando saca una lámina del mazo de cartas y no les gusta, la vuelven a introducir, diciéndose: “Es que no las he barajado bien…”; en realidad, lo que ocurre es que esa persona quizá no está preparada aún para conocerse y por eso rechaza aquello que, aún teniendo gran importancia, no es lo que quería ni “oír” ni “ver”, ocurriendo, como en el cuento de la zorra, que, al no poder alcanzar las sabrosas uvas, se dice así misma con desprecio de éstas: ¡Bah, están verdes!”

En la primera frase del párrafo anterior ya podemos entrever la forma de entender el Tarot de A. L. Rivera. Para ella es más, mucho más que un simple método adivinatorio, es una auténtica herramienta de transformación personal. Pido especialmente, por su interés, reflexionar profundamente sobre lo que, en otro párrafo de la introducción, podemos leer:

“Los símbolos, las metáforas y la analogía del Tarot funcionan en la psique provocando enlaces entre estados y niveles de conciencia diferentes, llenando el vacío existencial y haciéndonos entrar en los dominios de lo REAL, lo cual provoca transformaciones progresivas tanto ordinarias como extraordinarias. Cada uno debe encontrar su propio camino y cada uno debe descubrir su propio destino; por ello, el Tarot original era la herramienta de enseñanza para saber llegar a la meta de un modo equilibrado y armónico; puedo asegurarte que jamás en la Antigüedad fue usado el Tarot para el arte mántico tan inferior como ahora observo se usa por la mayoría; puede ser que el Tarot sea tan perfecto que no se ha librado de su opuesto”.

La obra tiene una separación de contenidos muy definida. Aclaro que me baso para este comentario en la 4ª edición, que es la que tengo, puede que en ediciones posteriores se de alguna variación en dedicatorias, prólogo o introducción, pero supongo que se conservará igual lo esencial.

En primer lugar encontramos la Dedicatoria, seguida del Prólogo escrito nada menos que por mi admirado Fernando Jiménez del Oso, la Introducción y una Fórmula meditativa para la dedicación de tu “espacio y centro de meditación y sanación personal”. Este último es un apartado muy interesante pues nos ayuda a crear un espacio para el trabajo que la autora propone realizar con los Arcanos Mayores del Tarot durante 22 días y que después se podrá seguir utilizando para todos los trabajos meditativos que se hagan con el Tarot.
El grueso de la obra es la parte en la que A. L. Rivera va analizando, una a una, las 22 láminas de los Arcanos Mayores. Primero explica lo que significa cada carta, pero no se trata de los significados adivinatorios más superficiales, sino los más profundos, escondidos tras el simbolismo pictórico. Después especifica cuáles son las aplicaciones prácticas de cada carta, haciendo hincapié en su función sanadora, tanto en el plano físico como en el mental. Por último, nos ofrece una fórmula meditativa ideada para el Arcano de turno.

Tras el análisis pormenorizado de cada uno de los Arcanos Mayores, se incluye un muy práctico resumen, carta por carta, de las distintas aplicaciones curativas, así como nos propone para el trabajo meditativo música, velas, colores y aromas que pueden ayudarnos a potenciar la meditación.

Como colofón una serie de recomendaciones como utensilios para utilizar en el espacio meditativo, colores de velas más adecuados para cada día de la semana, colores para meditar con los chakras, ejemplos de lecturas de Tarot destinadas a la salud, algunos datos que nos pueden ayudar a entender por qué utilizamos determinados colores al pintar las láminas del Tarot, una oración creada por la autora para meditar sobre los Arcanos y la serie de láminas del Tarot de Marsella para ser coloreadas en las meditaciones. Por último, un breve Epílogo que merece ser leído. Puedo asegurar que hasta la última página de este libro es aprovechable.

Para quienes no suelan trabajar con el Tarot fuera del ámbito adivinatorio, puede resultar muy sorprendente “La sanación con el Tarot”, puesto que se encontrarán con una visión totalmente novedosa; por otro lado, quienes estudian el Tarot tratando de descubrir diferentes ángulos, seguro que se complacerán con esta perspectiva tan enriquecedora. En cualquier caso, espero que disfrutéis de este libro y que sus enseñanzas os sirvan de acicate para querer saber más y más sobre el Tarot. Más adelante, presentaré el libro que S. L. Rivera dedica al trabajo en exclusiva con los Arcanos Menores.

Si alguien tiene interés en conocer más sobre esta autora, puede visitar su página:

No hay comentarios:

Publicar un comentario