Páginas

jueves, 29 de marzo de 2012

TAROT DE CAGLIOSTRO

Antes de nada he de aclarar que esta baraja no tiene ninguna relación con el conde Cagliostro, personaje importante dentro del ocultismo europeo del siglo XVIII. Los motivos por los que se ha dado este nombre a este mazo escapan a mi entendimiento, tal vez sea porque la evocación de un mago y ocultista tan famoso, resulta atractiva de cara al marketing o puede que, por una asociación mental un tanto libre, el precursor de la idea relacionase el rito egipcio que Cagliostro introdujo en la Masonería con la iconografía egipcia en el Tarot. Sea como fuere, yo utilizaré este nombre ya que es con el que se conoce este mazo.

En cualquier caso, la baraja de la que hoy hablaré era de origen italiano y seguía la línea de los Tarots Egipcios. Fue publicada por primera vez en el año 1.912 en la fábrica de naipes Modiano (Trieste). Su autor era uno de los ilustradores de la casa, Bruno Sigeon. Originalmente este juego se llamó “Il Destino Svelatto dal Tarocco”, en el año 1.975 la fábrica de Modiano hizo una reedición de la baraja que se llamó “Cartomanzia 184” y por último en el año 1.981 se publicó una versión inglesa que ya pasó a denominarse “Tarot de Cagliostro”.

Aunque hay quienes ponen en duda la autoría de Sigeon, según parece, la fábrica sufrió un incendio en 1.913 y un bombardeo en 1.944, ambos sucesos dañaron seriamente los archivos de la casa, pero aún así, la documentación que demuestra que la baraja es obra de Bruno Sigeon se conservó intacta. En realidad, Sigeon no creo la baraja, más bien tomó prestados elementos de otros mazos e introdujo algunas variaciones de cosecha propia.

El mazo se estructura por dos influencias muy claras: la primera sería para los Arcanos Mayores los dibujos que Gabriel Goulinat realizó para “El Tarot adivinatorio de Papus”, la segunda para los Arcanos Menores las habituales barajas de doble figura que en aquella época se utilizaban en las cartas italianas.

Según nos cuentan en “El Arte del Tarot” de la editorial Orbis, Sigeon recreó las imágenes de Goulinat dotándolas de volumen y color, pero ocho de los Arcanos Mayores son obra del propio Sigeon: El Loco, la Emperatriz, el Enamorado, el Colgado, el Diablo, la Luna, el Sol y el Juicio.

Los 22 Arcanos Mayores nos muestran en el ángulo superior izquierdo una casilla con el símbolo astrológico correspondiente a la carta. También podemos apreciar en el pie un breve significado de la carta derecha y en la parte superior el significado de la carta invertida. Cabe resaltar que la carta del Loco figura aparece como la número 22.
Haciendo un superficial recorrido por los Arcanos Mayores, podemos apreciar la figura del Loco que es una figura que parece más bien femenina, con una torsión de muñecas inverosímil, acompañada de un perro. El Mago aparece con la lemniscata y portando su varita, si bien se ven reflejados los elementos, la mesa de trabajo ha desaparecido, tal vez sugiriendo una imagen de Magia en acción. La Papisa es una sacerdotisa egipcia que conserva los atributos característicos: las dos columnas, el libro y la luna (en sus distintas fases) en el tocado de su cabeza, aunque no vemos el velo tras ella.

La Emperatriz porta un cetro y con su pie derecho pisa una media luna, detrás de ella vemos dos enormes representaciones iconográficas de la diosa Isis: la vaca con una luna entre sus cuernos. El Emperador es un faraón que conserva la postura clásica de este Arcano formando el 4 con sus piernas; en el ángulo inferior izquierdo aparecen lo que podrían ser unas tablillas con jeroglíficos. Una carta altamente llamativa es la del Papa o Sumo Sacerdote que en esta ocasión se trata de una Sacerdotisa ante la que se postran dos hombres, significativo es el símbolo de la Magia, la estrella de cinco puntas, grabada en una columna.

La carta de los Enamorados nos muestra a una pareja enlazada, mientras vemos que el Carro, arrastrado por dos esfinges, es conducido por una mujer joven. La Fuerza es similar a otras barajas, con la lemniscata sobre la cabeza y dominando a un león, igual que el Ermitaño, que porta un candil y se apoya en un cayado. En la Rueda de la Fortuna me llama la atención especialmente el enorme tamaño de las figuras entre las que destaca la esfinge en la parte superior portando una espada.

La Justicia nos muestra los dos atributos principales que distinguen a este Arcano: la espada y la balanza, mientras el Colgado impacta por su crudeza, ante un fondo rojo, un hombre cuelga ahorcado de un árbol, os aconsejo que miréis con detenimiento esta imagen porque es sobrecogedora. La Muerte, comparada con la carta anterior, resulta hasta amable, se trata del habitual esqueleto portando su guadaña y envuelto en un colorido manto.

La Templanza, que me recuerda a una bailarina, trasvasa el contenido de las jarras como de costumbre. El Diablo asoma su cara desde una esquina de la carta observando a una pareja desnuda. En la Torre vemos solamente parte de las piedras de lo que fue una construcción golpeadas por un rayo, también nos encontramos con las dos figuras humanas: una yace en el suelo, la otra está en plena caída describiendo con el cuerpo un curioso arco. La Estrella nos muestra una mujer de cuerpo joven aunque el rostro parece pertenecer a una persona más mayor, vertiendo el contenido de dos jarras.

En la Luna aparecen los dos perros junto a una construcción que podría ser un templo egipcio. El Sol muestra a dos niños que parecen elevarse hacia el astro rey. La del Juicio es mi imagen favorita, si la del Colgado me resulta impactante, ésta me inquieta más aún. Presenta la figura de un hombre alzándose de su tumba, mientras en la parte superior vemos una especie de desfile de almas. Por último, en el Mundo encontramos la figura desnuda de una mujer que porta una vara en cada una de sus manos; las figuras que se ven en las esquinas de la lámina, por fuera de la guirnalda, son representativas de los cuatro elementos.

Añadir leyenda

En cuanto a los Arcanos Menores, como más arriba indiqué, se basan en las barajas clásicas italianas que presentan dobles las figuras de corte. Los palos son los habituales: Oros, Copas, Espadas y Bastos. En concreto el juego que aparece en el enlace al pertenecer a la edición inglesa muestra en las esquinas el equivalente de los palos de las barajas francesas (y por lo tanto inglesas).

En el pie y la cabeza de la carta vemos, al igual que en los Arcanos Mayores, unos breves significados adivinatorios. Además en el pie de la carta encontraremos una curiosidad y es que cada naipe tiene asignado un período de tiempo, algo que hará las delicias de aquellas personas que buscan en las lecturas del Tarot fechas concretas para los acontecimientos que muestran las cartas.

Leer más...

viernes, 23 de marzo de 2012

USO DE LAS VELAS SEGÚN SU COLOR I

Las velas tienen una enorme importancia en la práctica de la Magia ritual. Encender una vela simboliza que estamos haciendo uso de las potencias y energías asociadas al elemento Fuego. Siempre es bueno recordar que los utensilios que utilizamos en los trabajos mágicos son herramientas, apoyos de los que nos valemos para conseguir un fin. Las velas son mágicas en el momento que las otorgamos esa cualidad.

Se pueden utilizar las velas para realizar ejercicios de introspección. La contemplación de su llama ayuda a calmar la mente y favorece la concentración. También sirven para canalizar peticiones a entidades elevadas, para agradecer los dones recibidos, para enviar energías a otros seres, encarnados o desencarnados, que las necesiten, etc. Sus usos son múltiples aunque hoy me gustaría centrarme en un aspecto especialmente interesante a la vez que práctico y es la utilización de las velas para peticiones concretas según su color.


No hay más que echar un vistazo en cualquier tienda esotérica o incluso de decoración, para ver la inmensa variedad de velas que podemos encontrar. Distintos colores y formas que ofrecen muchas posibilidades de cara a los trabajos mágicos. También se venden velas y velones ya preparados (o eso nos dicen) para rituales concretos. Yo soy partidaria de que sea la propia persona que va a realizar el ritual quien la cargue y prepare la vela, porque de esta forma la dota de sus propias energías. De hecho, la ceremonia de preparación de las velas ya es en sí un ritual, si se hace de forma consciente y con un claro propósito en la mente, no cuando se colocan y encienden de forma mecánica, sin pensar en lo que se está haciendo.

Como dije antes, una vela no es más que un objeto como otro cualquiera, pero somos nosotros mismos quienes la convertimos en un utensilio mágico al impregnarla con nuestra intención. Es importante tener este concepto claro para poder realizar la práctica que voy a proponer hoy. Ya sabéis que yo prefiero poca teoría y mucha práctica, me gusta que cada persona piense y actúe de forma independiente, aunque se den unas pautas, desearía que cual desarrolle su manera personal de entender la Magia y trabajar con ella.

En realidad, la Magia no tiene cientos de normas rígidas que se deban cumplir de forma estricta, sino que da total libertad de acción a sus practicantes; si bien es cierto que se rige por unos principios básicos que ya conocemos: las Leyes Herméticas (a las que dediqué sus correspondientes entradas en el apartado de Ocultismo), todo lo demás queda al libre albedrío del practicante. En el caso concreto del uso de las velas según su color, sucede lo mismo. En realidad no hay una regla escrita en ningún lado que nos diga que tal color sólo se puede utilizar para un tipo específico de petición, de hecho es fácil comprobar que para un mismo propósito, distintas personas utilizan diferentes colores, y no por eso sólo una acierta y las demás se equivocan.

Hoy os voy a proponer algo que me parece fundamental para quienes queráis trabajar con velas y es que os creéis vuestros propio código de colores. Presentaré una relación de colores y usos, una de las tantas que puede utilizarse, pero no es la “correcta” simplemente es una más, os animo a que investiguéis un poco y luego decidáis qué correlación es la que más os gusta. Por poner un ejemplo, yo relaciono el color azul con los estudios, sin embargo sé de personas que para este tema utilizan el verde, el naranja o incluso el amarillo. ¿Quiere decir esto que hay alguien que lo hace bien y el resto mal? No, simplemente cada uno de nosotros hemos elegido el color que más nos ha inspirado para establecer esa relación. En mi caso, yo asocié en su momento el color azul con el estudio y desde entonces es lo que he utilizado, si ahora alguien me tratase de convencer para utilizar un color distinto en temas de estudio, no me sentiría cómoda y me costaría mucho trabajar con una asociación distinta a la que siempre he tenido.



Veamos pues la relación de colores y usos que yo propongo:

Amarillo: Para cualquier tema relacionado con el dinero: sueldo, deudas, pagos, cobros, etc.

Naranja: Negocios, trabajo, todo tipo de transacciones económicas, ascensos, etc.

Marrón: Todo lo relacionado con la casa, la tierra y cualquier tipo de propiedad. La conservación.

Azul: Temas del ámbito intelectual: estudios, exámenes, oposiciones, etc. Claridad mental, reflexión, concentración… 

Verde: Principalmente para temas relacionados con la salud.

Rosa: Temas que afectan en el ámbito emocional: pareja, familia, amigos, etc.

Rojo: Para asuntos que requieren energía y empuje. Para temas que afecten a la sexualidad. Podré un ejemplo para distinguir en el ámbito de las relaciones entre el rosa y el rojo, el primer color sería para encontrar una pareja amorosa y afín, el segundo para una conquista pasajera. Es decir, el rosa es emocional y el rojo físico.

Violeta: Protección, trabajos de carácter espiritual y contemplativos.

Gris: Para adquirir sabiduría y conocimiento, para los estudios de carácter más elevado.

Negro: Limpieza de energías negativas. Nunca utilizo una vela negra sola, siempre acompañada de una blanca para equilibrar.

Blanca: Purificación, protección, limpieza… En realidad la vela blanca es un “comodín”, del mismo modo que el color blanco absorbe y comprende todos los colores, la vela blanca contiene todas las posibilidades de las otras velas. Si queremos hacer una petición concreta y no sabemos con exactitud qué color utilizar o si no tenemos una vela del color adecuado, con una vela blanca podremos solventar el problema.

Esto no es más que una sugerencia. Es importante no creer lo primero que se nos dice, esta lista que habéis leído puede ser tan válida como otra cualquiera, por ejemplo, hay personas que utilizan los colores siguiendo las pautas indicadas en los estudios de las 7 Llamas o Rayos que difieren un tanto de lo que yo aquí he propuesto. Se trata de que cada persona busque información y luego establezca su propia relación de usos y colores.

En una siguiente entrada indicaré algunos modelos de ritual para peticiones muy sencillos y que se puedan realizar según los colores de las velas. Hasta entonces podéis establecer vuestro listado personal siguiendo vuestro criterio que no necesariamente tiene que coincidir con el mío.

Leer más...

domingo, 4 de marzo de 2012

LOS SIETE PLANETAS

Podríamos definir la Astrología como el estudio del carácter de una persona así como la predicción de los acontecimientos que vivirá, por medio de la observación de las posiciones y movimientos de determinados cuerpos celestes, así como de las combinaciones que se producen entre ellos. Para realizar estos estudios, la Astrología maneja una serie de elementos como son los signos zodiacales y los planetas y cómo interactúan entre sí. La Astrología no es una moda pasajera, por el contrario, desde hace siglos el hombre la ha estudiado y ha ampliado sus conocimientos sobre la misma incorporando los hallazgos que en materia celeste se han ido dando.

Los planetas son elementos básicos en el estudio y la aplicación de la Astrología. En la antigüedad sólo se utilizaban los 7 planetas que se conocían: Sol, Luna, Marte, Mercurio, Júpiter, Venus y Saturno, a los que se fueron añadiendo los descubiertos con posteridad: Urano, Plutón y Neptuno. Hoy me gustaría hacer un breve acercamiento a los 7 planetas principales, puesto que su conocimiento resulta muy útil tanto para la simbología como para complementar el estudio de algunas disciplinas esotéricas, como por ejemplo el Tarot.


Leer más...