Páginas

lunes, 23 de abril de 2012

EDGAR CAYCE. EL PROFETA DURMIENTE

Para empezar, he de hacer una aclaración ya que muchas personas consideran a Edgar Cayce como un profeta, al estilo de Nostradamus o Jeane Dixon, pero nada más lejos de la realidad. Si bien es cierto que son famosas sus profecías, a las que dedicaré la próxima entrada de El Baúl, Edgar Cayce fue conocido sobre todo por la información que proporcionó sobre las antiguas civilizaciones en estado de trance, así como por su diagnósticos y tratamientos de enfermedades y por sus recomendaciones sobre temas variados como reencarnación, bienestar espiritual, alimentación y salud, etc.

Edgard Cayce era conocido como el profeta durmiente, porque realizaba sus lecturas psíquicas en estado de trance mientras estaba tumbado como si durmiese una siesta. Nació en una granja cercana a la localidad de Hopkinsville (Kentucky – U.S.A.) el 18 de marzo de 1.877. Es muy difícil desligar la biografía, estrictamente hablando, de la leyenda que se ha tejido en torno a su figura, pues se entremezclan los datos de una manera impresionante. En cualquier caso, pocos psíquicos han estado rodeados de una aureola casi sobrenatural como Edgar Cayce.

Leer más...

martes, 10 de abril de 2012

LA MUERTE. MEDITACIÓN

Tarot Universal
Son muchas las personas que se asustan ante la visión de esta carta. La Muerte; el Arcano número XIII, es sin duda el peor comprendido del Tarot. Probablemente esto es debido al miedo a la muerte física, tan arraigado en nuestra sociedad, especialmente para aquellas personas que no tienen un concepto espiritual de trascendencia, ya que sienten que la muerte es sinónimo de final. Así que esta carta se ve como algo inquietante al asociarse de forma automática con negros augurios.

Sin embargo, para quienes creemos que la vida en la tierra no es más que una de las muchas etapas por las que atravesamos a lo largo de nuestra existencia, la Muerte representa el cambio, la transformación, el fin de un ciclo para iniciar otro nuevo y esos son los significados esenciales de este Arcano del Tarot. Esta idea quedó magistralmente simbolizada por Waite con el nacimiento del Sol. Las cartas tienen una iconografía muy precisa y la orientación de los elementos representados nos revela mucho sobre sus significados.

En una carta de Tarot se ubica el norte en la parte superior, el este en el lateral derecho, el sur en el pie y el oeste en el lateral izquierdo. Teniendo en cuenta esta regla, en la lámina de la Muerte podemos apreciar que el sol se ubica en el este, es decir, el lugar por el que sale el sol no por donde se pone, en ocultismo sabemos que la Luz siempre proviene de Oriente (es decir, el este). Esto ya nos da una pista de lo que nos está diciendo la Muerte: habla de un amanecer, no de un ocaso, es comienzo, no final, o para puntualizar aún más es el final necesario para que se produzca un nuevo comienzo.

El Arcano de la Muerte del Tarot se relaciona con el signo Astrológico de Escorpio cuya casa es la VIII, la casa de la muerte, de las grandes crisis y de la transformación, entre otras cosas. Sus regentes son Marte y Plutón. Los dioses de la lucha y la muerte respectivamente.

Es fundamental entender el concepto de Muerte en el Tarot para poder hacer ejercicios de meditación con este Arcano. La idea básica es cambio y por eso ese será el principio con el que trabajaremos. Si nos damos cuenta, a lo largo de nuestra vida estamos sometidos a una sucesión ininterrumpida de cambios, desde los más sencillos a los más complejos y trascendentes.

Ejemplos de cambios más simples pueden ser cambiar de sitio un mueble, de marca de aceite, de supermercado, de gafas, de sofá, etc. Cambios más trascendentes pueden ser cambiar de vivienda, de país, de estado civil, de profesión, etc. Esto quiere decir que en nuestra vida, por diversas circunstancias, nos vemos sometidos a cambios que, unas veces buscamos y otras simplemente nos encontramos. A veces podemos optar por cambiar, o bien por seguir como estamos. Pero en ocasiones, el cambio se produce pese a nuestro deseo de inmovilidad, lo que produce conflictos, a veces dolorosos.

Muchas veces pequeños cambios externos, aparentemente sin importancia, reflejan una transformación interna de mayor envergadura; uno de los ejemplos más fáciles de observar es el del cabello de las mujeres, normalmente un corte de pelo radical o un cambio de color, va mucho más allá de lo estético, puede deberse al reflejo de un cambio de etapa en su vida o a un deseo de “cortar” con algo, por nombrar sólo uno: es muy frecuente que cuando una mujer siente que entra en una etapa de madurez se deshaga definitivamente de la melena larga optando por el cabello corto, por no hablar de los cambios drásticos de estilo de peinado que se producen tras una ruptura sentimental. Se dan muchos ejemplos en la vida cotidiana, os animo a que observéis y saquéis vuestras propias conclusiones.

Tarot Scapini

El trabajo meditativo con esta carta nos puede ayudar a entender los cambios que se producen en nuestra vida, a aceptarlos y asumirlos en vez de luchar contra ellos. Si entendemos la Muerte como una transición entre etapas, esta carta nos ayudará a sobrellevar el desajuste lógico que se produce en nuestra vida al enfrentarnos al final de algo que a su vez es principio de otro algo. Aunque no lo queramos reconocer, todos sabemos cuando un cambio nos conviene y es necesario en nuestra vida; el problema está en que por miedo, pereza, comodidad o lo que sea, nos resistimos a aceptarlo. Meditar sobre la carta de la Muerte nos ayudará a entender el proceso y a hacerlo más llevadero.

También podemos trabajar con este Arcano en el sentido contrario, es decir, para propiciar el cambio deseado cuando la situación de estancamiento se vuelve insostenible. Si bien es cierto que los cambios asustan, no lo es menos que cuando un problema, una relación, etc. se enquistan y no se ve salida alguna, tendemos a paralizarnos. Los motivos pueden ser de naturaleza variada. Tal vez de forma consciente queremos cambiar, pero inconscientemente no, por eso, sin saberlo, saboteamos todos los intentos por avanzar. Puede ser que nuestras energías estén bloqueadas o que necesitemos vivir esa situación por cuestiones kármicas. O quizás nos obcequemos en solucionar el problema de una manera concreta, que puede que no sea la más adecuada, cegándonos a otras posibles salidas.

Sea cual sea el origen del estancamiento, el trabajo con la carta de la Muerte nos puede abrir los ojos (y la mente), haciendo que veamos nuestra situación bajo una nueva perspectiva, y se nos presenten nuevas alternativas. No necesariamente la solución tiene que llegarnos en la meditación, aunque no es raro que esto suceda, pero si puede ser plantada una semilla en nuestro interior que al poco tiempo germine en forma de idea, consejo, clave…

Tarot Crowley

Otro uso francamente interesante de este Arcano para el trabajo espiritual es precisamente para comprender la idea de la muerte. Nos servirá de ayuda no solo para reflexionar sobre el sentido de nuestra propia existencia y el inevitable paso por esa etapa de transición que todos hemos de dar, sino también para entender y aceptar el fallecimiento de los nuestros seres queridos. Esto no quiere decir que vayamos a suprimir la etapa de duelo necesaria para elaborar el sentimiento de pérdida, pero sí puede ser útil para no aferrarnos demasiado a la negación de la ausencia y dejar “marchar” a la persona fallecida.

La Muerte se asocia con la letra hebrea Nun, cuyo significado es pez. Para algunos la asociación es con la letra Mum.
En Alquimia, según las versiones, se relaciona con la Obra al Negro (el descenso a los infiernos), la Desintegración o la Floración.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Tipheret y Netzach.
La relación astrológica es con el signo de Escorpio.
Color: Azul verdoso.

Leer más...