domingo, 11 de marzo de 2018

CÓMO PROTEGER TU ENERGÍA AL LEER LAS CARTAS

Una de las cuestiones que más preocupan a las personas que leen el Tarot, bien sea de forma esporádica, bien de forma profesional, es el temor a que su energía se vea afectada negativamente.
Y esto tiene su lógica. No porque vayas a abrir una puerta “dimensional” que pueda atravesar cualquier entidad oscura, o incluso maligna. Sinceramente, yo no creo que esto pueda llegar a suceder. A no ser que inicies la lectura de Tarot con invocaciones raras o que realices sofisticados y arriesgados rituales, no hay ningún peligro.

Yo entiendo una lectura de Tarot como un intercambio de energías entre la persona que lee y la que consulta, emisor y receptor, y ahí, en ese intercambio es donde sí puede haber algún problema.
Cuando lees el Tarot, entras en un estado receptivo y pasivo para, de ese modo, dejar que la intuición actúe sin restricciones ni obstáculos. Por lo tanto, es más fácil que la energía circundante te afecte de manera especial. Por otro lado, tu consultante, por lo general, acude a ti con sus miedos, problemas, dudas, iras, tristezas, angustias, resentimientos…., en fin, que es una fuente de energía de baja vibración en ebullición. Así que, es muy fácil que te impregnes de parte de esa negatividad.
Hay formas de protegerse y limpiarse para que toda esa negatividad no nos afecte y, si llega a afectarnos, poder deshacernos de ella de forma eficaz.


Empezaré por lo más obvio (y más sensato también). Lo primero es la prevención, vamos a intentar que nuestros cuerpos físico, mental, emocional y espiritual estén fuertes y sanos.
Dormir las horas necesarias y una alimentación sana y equilibrada son las normas más elementales que deberíamos seguir para que nuestro estado vital sea el adecuado. A esto deberíamos sumar el practicar ejercicio con regularidad. No estoy hablando de machacar el cuerpo en un gimnasio o correr maratones, simplemente una caminata diaria de al menos media hora, es un ejercicio excelente, tanto a nivel físico como mental. Por supuesto aquellas personas que practiquen cualquier disciplina deportiva o física, tienen mucho ganado, sea ciclismo, pilates, tenis, baloncesto, etc. Mejor aún si se trata de disciplinas que abarcan aspectos más allá del físico, como es el caso del taichí o el yoga.
También es importante procurar siempre que sea posible, estar en contacto con la naturaleza. Ya sé que es más difícil para quienes viven en ciudades, sobre todo en grandes ciudades, pero siempre se puede pasear por un parque o, en su defecto, alguna avenida cercana en la que haya árboles.
Sé que parecen unas normas muy elementales pero…. ¿Las llevamos a la práctica habitualmente?

Bien, esta es la base. Luego hay algunas acciones que podemos llevar a cabo altamente beneficiosas a la hora de protegernos de energías negativas de todo tipo y en todo momento, no sólo en una lectura, sino en el día a día.
Por ejemplo, meditar regularmente es uno de los “ejercicios” más enriquecedores que conozco para conectar con tu fuerza interior y, además de facilitar la concentración con las cartas en una lectura, es una fuente de bienestar para todos los ámbitos de nuestra existencia. Nunca insistiré lo bastante en las inagotables bondades de la meditación. Quince o veinte minutos diarios de meditación, marca una diferencia notable en nuestra vida, y si podemos meditar dos veces al día, entonces la diferencia no es notable, sino sobresaliente.

Otra acción a realizar es cultivar una actitud positiva ante la vida. Mucho se ha hablado del pensamiento positivo y, aunque hay mucho tópico e incluso muchas tendencias que han desvirtuado en demasía esta práctica, lo cierto es que encarar la vida con optimismo y positividad es mucho más provechoso que dejarse llevar por el derrotismo y el pesimismo. Procuremos vigilar nuestra forma de hablar y pensar, veamos si utilizamos términos negativos, despectivos, pesimistas, etc de forma habitual y tratemos de trabajar en ello, contraponiendo lo positivo a lo negativo. Es cuestión de ejercitación y constancia. La actitud negativa es un poderoso imán que atrae energías que vibran en la misma sintonía.

La práctica devocional puede ser de mucha ayuda, siempre y cuando tengamos un sentimiento sincero. Lógicamente para aquellas personas que no crean en la existencia de una entidad superior, no tendrá ningún sentido, pero para quienes sí creemos en ese Algo, llámalo como quieras, el dedicar unos momentos al día para establecer una comunicación íntima con ese ser superior (cada cual a su forma y estilo), representa un verdadero alimento para el espíritu.
En esta línea, se puede hacer una oración a aquella entidad, o entidades, por las que sentimos una especial afinidad, pidiendo su guía y protección. Puedes utilizar tus propias palabras, nada más sincero y directo que lo que surge del interior de forma espontánea.
A muchas personas les gusta tener cerca, para sus lecturas u otro tipo de prácticas, imágenes inspiradoras, piedras, figuras o amuletos que sienten que les ayudan a canalizar su intuición y a la vez a protegerse.

Podemos también realizar una visualización en la que nos rodeemos de un escudo protector que repela cualquier carga negativa. Aquí existen muchas posibilidades. Por ejemplo: visualizar que una luz dorada intensa desciende desde el Universo y que te baña completamente, por dentro y por fuera. También puedes visualizar que tu cuerpo queda rodeado por una luz protectora que crea una especie de burbuja impenetrable a todo lo que no sea energía de elevada vibración.

Y por último algo que quizás sorprenda, pero que es muy práctico: la limpieza. No me refiero solamente a la higiene personal (que doy por sentada), sino a la limpieza física del lugar en el que vayamos a realizar la lectura. Y es que cualquier energía negativa, se siente cómoda entre el desorden y la suciedad. Es más, aquellas entidades de carácter negativo que se crean a partir de las energías negativas, como pueden ser las larvas, encuentran el caldo de cultivo más adecuado para su crecimiento en ambientes mal ventilados, en rincones oscuros y llenos de polvo, en estancias abarrotadas de objetos que acumulan suciedad. Así que, la estancia debería estar bien ventilada, limpia y ordenada, y no es muy buena idea disfrazar la mugre con inciensos y difusores de aromas, eso lo único que hace es enmascarar. Primero limpia y luego ya llenas de olores, velas, adornos y todo lo que se te ocurra.

Estas acciones son solo algunas ideas que puedes realizar a modo de prevención, no está de mal que pienses si se te ocurre alguna más que puedas realizar, haz un pequeño esfuerzo creativo, seguro que puedes hacer más cosas.
Una vez que hemos hablado de cómo podemos prevenir, veamos algunas sugerencias para llevar a cabo en la lectura en sí y, en especial, después de la misma.

Una de las ideas más recurrentes es el uso del agua. En primer lugar, lavarse las manos, a ser posible con agua fría, antes de la lectura y, sobre todo, después de la lectura. Podemos potenciar este acto visualizando como el agua limpia y arrastra cualquier resto de negatividad.
También hay mucha gente que durante la lectura coloca cerca de las cartas un vaso o recipiente con agua para que sea ésta la que absorba las energías que puedan desprenderse a lo largo de la sesión. Por supuesto, si se van a realizar varias lecturas seguidas a distintos consultantes, mejor renovar el agua para cada lectura, arrojando el agua al inodoro, importante no reutilizar esa agua para regar plantas o usos similares. Es agua cargada de suciedad, por lo tanto hay que deshacerse de ella.


Más arriba mencionaba las piedras y lo cierto es que hay algunas, como por ejemplo el cuarzo, que son verdaderos imanes para las energías. Puede ser una buena idea tener sobre la mesa en que utilizamos para la lectura, un trozo de cuarzo que luego podemos limpiar para descargar, pues es un gran “absorbente”.
El incienso es muy útil para este propósito. Encender una varita de incienso, durante la lectura y/o después nos puede ayudar a evitar acumulaciones de energías no deseadas. Algunos de los aromas más recurrentes suelen ser: Mirra, sándalo, ruda, romero, salvia y, por supuesto, el incienso, que es un multitareas. Otro tanto se puede decir de los aceites esenciales, si son 100% puros no utilizar un quemador, pues perdería sus propiedades, es mejor un difusor de aceites. Mi consejo es preguntar primero a tu consultante si tiene algún problema con el uso de estos aromas, no todo el mundo los soporta y puede entorpecer la fluidez de la consulta; en el caso de que prefiera que no utilices inciensos o aceites, espera a que termine la sesión y, cuando se haya ido, puedes encenderlos para eliminar la energía remanente.
Otra idea es utilizar flores y/o plantas.
Encender una vela blanca durante o después de la consulta, también es un buen recurso, ya que absorbe la energía al tiempo que crea un ambiente acogedor y de recogimiento.

Algunas indicaciones prácticas para después de la última consulta, además de lo ya dicho, es abrir las ventanas para facilitar la ventilación de la sala donde se haya realizado, dejando que entre aire puro. Si alguna de las lecturas ha sido especialmente tensa o conflictiva, podemos fregar el suelo de la sala con agua, a la que añadiremos un chorro generoso de vinagre.

Conozco a una persona, gran lectora de Tarot, que tras una sesión que ha sido especialmente agotadora, se sienta a descansar en su sofá con su gato en el regazo y le acaricia tranquilamente durante unos minutos. Los gatos son unos animales misteriosos y mágicos, tienen una gran capacidad para detectar y transmutar la energía negativa. Además, sentir el calor y el afecto de tu mascota es una de las terapias más relajantes y curativas que existen, pero las capacidades de los gatos para limpiar sobrepasan las de cualquier otro animal. Un día haré una entrada sobre este tema porque es sumamente interesante.

Estas son solamente algunas ideas para que tus lecturas de Tarot sean seguras y no te afecten energéticamente. Te animo a que si tú realizas alguna práctica destinada a la limpieza y protección la compartas en los comentarios, será de beneficio para quien lea este artículo y siempre es un placer aprender cosas nuevas. En otra ocasión, trataré el tema de la limpieza de las cartas, pues creo que merece un artículo entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te informo que los datos personales que proporcionas al rellenar este formulario tienen como única finalidad gestionar los comentarios, por lo que no son recogidos ni guardados en ningún fichero.
Más información en la página de Aviso legal y Política de privacidad.