Páginas

martes, 15 de junio de 2010

LA LLAMA BLANCA

Ya sabemos que el color blanco, en el mundo físico, contiene en sí todos los colores; atendiendo al axioma hermético que nos dice “Como es arriba es abajo”, podemos entender que en el mundo espiritual nos encontramos el mismo fenómeno, la Llama Blanca contiene en sí misma todas las demás Llamas con sus correspondientes dones y atributos.

Hay quien también la conoce como la Llama Cristal. Su día es el miércoles y en muchas ocasiones recibe el nombre de la Llama o el Rayo de la Ascensión, puesto que uno de sus principales atributos es precisamente propiciar la Ascensión del espíritu.

La creación se basa en la vibración, cuanto menor sea esta, más densa será la materia; por el contrario la alta tasa vibratoria corresponde con lo más sutil. Esta Llama tiene el poder de acelerar la vibración y por lo tanto, purificar. Recordemos que las vibraciones más bajas corresponden a las características y emociones más negativas del ser humano: el odio, la envidia, el miedo, la rabia, etc.

En cambio, las vibraciones más elevadas son las que se corresponden con los sentimientos más nobles y deseables: el amor, la comprensión, la bondad, la alegría, la fortaleza, etc. Una de las misiones que entran en el ámbito de esta Llama, es la de acelerar las vibraciones para elevarnos cada vez mas en la escala imaginaria de las condiciones humanas, recordemos que se sube poco a poco, grado a grado.

La meta final de todas las almas es su Ascensión definitiva, trascendiendo así la rueda de reencarnaciones. El uso de la Llama Blanca ayuda a la purificación, por lo tanto, a medida que nos vamos limpiando de impurezas y cristalizaciones, nuestra vibración se va elevando y nos vamos aproximando a la meta final.

También es la Llama de la Resurrección, entendiendo este concepto de manera global. Si nos damos cuenta, el término Resurrección no necesariamente se tiene que referir en exclusiva a la Resurrección de la carne. A lo largo de nuestra vida resucitamos muchas veces.

De hecho, a diario seguimos un claro proceso: Somos concientes de que alguna idea o concepto que tenemos, o algún acto que solemos realizar, no nos conviene y decidimos que vamos a cambiar, en este proceso primero hemos Crucificado el concepto, hemos Resucitado o Renacido a un nuevo concepto que lo sustituirá (recordemos que el vacío no existe, lo que borras tienes que sustituirlo inmediatamente) y hemos Ascendido un paso en nuestro crecimiento personal.

El concepto Crucificar siempre trae a la mente ideas de dolor o sufrimiento, y no necesariamente ha de ser así, simplemente acabamos con un concepto o idea que nos perjudicaba, lo erradicamos de nuestra vida, hacemos que muera para que Resucite algo nuevo, y probablemente mejor, en su lugar.

El director de la Llama Blanca es el Maestro Serapis Bey, del que se dice es complemento la diosa Isis, y cuyo centro de operaciones radica en el Templo de Luxor. Serapis Bey habría actuado como director de los Serafines cuando éstos vinieron a la Tierra para velar por los primeros hombres. Sería también él quién llevó la Llama Blanca desde la Atlántida a Egipto, evitando que desapareciera junto con el perdido continente.

El Elohim es Claridad y su complemento es Astrea. El Arcángel asociado a esta Llama es Gabriel, el anunciador, y su complemento es Esperanza. A esta radiación pertenecen los artistas, puesto que desarrolla la belleza de las ideas divinas, por eso mismo, escasamente desarrollados, los atributos y cualidades de esta Llama devienen en lo grosero y lo chabacano.

Cuando conozcamos la existencia y uso de la Llama Triple, también conoceremos la función de esta Llama que aloja la presencia crística en nosotros. Podemos utilizar esta Llama para purificarnos y limpiarnos de negatividades y discordias, cuando el ánimo está decaído, cuando nos sentimos tristes, deprimidos, cuando sentimos que los problemas nos sobrepasan y no nos creemos capaces de afrontarlos.

Esta Llama nos impulsa a ascender de las limitaciones a la armonía, de la escasez a la prosperidad, de la tristeza a la alegría… Antes de dejarse llevar por el abatimiento, intentemos trabajar con la Llama Blanca, puede que los resultados nos sorprendan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario