Páginas

martes, 12 de octubre de 2010

NOCIONES FUNDAMENTALES I

En su día hablé de lo que para mí representa la Magia, definiéndola como el conocimiento y la aplicación de leyes espirituales para conseguir efectos en el mundo material. Al inaugurar esta sección lo que pretendo es compartir con aquellas personas que estén interesadas, algunos rituales y trabajos mágicos que he ido conociendo a lo largo del tiempo y también prácticas mágicas que se pueden incorporar a la vida cotidiana, como parte de nuestra rutina diaria.

Creo que es oportuno aclarar algunas ideas básicas sobre la Magia, mejor dicho, de cómo concibo yo la Magia, de esa manera, podréis haceros una idea de lo que se puede y lo que no se puede encontrar aquí. La idea fundamental es que la Magia es un hecho mental ya que todo es mente; partiendo de la base de la Ley Hermética del Mentalismo, los resultados que se obtienen realizando este o aquel ritual, no son más que producto de un cambio positivo y sostenido en nuestra mente. El uso de la ritualística material, sirve solamente de apoyo para propiciar esos movimientos necesarios a nivel mental, de cara a obtener los objetivos que nos hemos marcado.

Esa es toda la base en la que se sostiene la Magia práctica (insisto, siempre desde mi punto de vista). Quien piense que va a conseguir algo por encender dos velitas y un incienso aromático y decir cuatro frases, creo que se va a decepcionar. Por supuesto, no hay nada como hacerlo para constatarlo. Si ese ritual no va acompañado de un trabajo mental, no conseguirá resultados. Llegados a este punto, puede que alguien se pregunte: “¿Entonces para qué tanta parafernalia? Y la contestación es muy sencilla: son apoyos psicológicos necesarios para que la mente entre en un nivel de funcionamiento determinado y realice una serie de operaciones muy concretas de cara a obtener resultados óptimos.

Determinados objetos, colores, formas, olores, frases, movimientos etc. causan un impacto psicológico que predispone a los procesos mentales que estamos buscando. Por ejemplo, el color blanco activa una serie de resortes en nosotros al contemplarlo o al rodearnos de él. El blanco tradicionalmente se relaciona con la limpieza, la pureza, la inocencia, etc. por eso es que en muchos rituales que tienen como objetivo la limpieza de una persona, cosa o lugar, se utilizan velas blancas, los altares para trabajos mágicos se suelen cubrir con telas blancas, etc. Durante siglos en Magia se ha trabajado con el referente de la asociación blanco=limpieza, de tal modo que el subconsciente relaciona ambos términos automáticamente.

Este ejemplo es aplicable a cualquier elemento que se utiliza tradicionalmente en la Magia: se usa la miel para hechizos de endulzamiento por la relación obvia que existe entre la miel y el dulce (el azúcar), se utiliza la sangre de la menstruación para trabajos de fertilidad, etc. Pero todos estos elementos no son más que muletas, apoyos que utilizamos para el verdadero trabajo que es el mental y que por convencimiento y reiteración se hace efectivo. Una persona que ha entrenado su mente y que tiene un gran poder mental, no necesitaría ningún elemento externo para provocar resultados gracias a los poderes creativos de la mente. Pero nosotros, simples mortales, que todavía somos falibles, necesitamos todas las ayudas posibles y más aún. Si hay alguien que piensa que no necesita estos elementos mágicos como apoyo mental para realizar Magia, propongo unos ejercicios muy sencillos para comprobar de forma fehaciente que esto es cierto, si supera estas pruebas, es evidente que no necesita recurrir a ningún apoyo físico:

Delante de una televisión apagada, ha de conseguir que esta se encienda sola, sin ninguna participación física, por supuesto, solo con el poder de su voluntad. Una vez que haya logrado encender la televisión con su mente, que vaya cambiando de cadena mentalmente. Con cuatro veces basta.
Otro ejercicio: sentado cómodamente, en un estado de relajación, haz que, por el poder de tu mente, se abran y cierren las ventanas de la estancia en la que te encuentras. Realiza esta operación dos o tres veces, no hace falta más.
Ahora vas a colocarte frente a un tiesto con tierra en el que plantarás una semilla, da igual, pueden ser de geranios, rosas o claveles, lo único importante es que plantes la semilla. Muy bien, por el poder de tu mente, vas a hacer que la planta crezca hasta dar frutos en el plazo máximo de media hora. No es difícil, solo tienes que acelerar mentalmente el proceso de crecimiento de la planta.
Un último ejercicio. Depositarás un vaso de cristal lleno de agua a un metro de ti. Por el poder de tu voluntad mental, sin ninguna participación física, vas a transmutar el agua en vino. Este ejercicio debe realizarse en un tiempo no superior a doce minutos.

Muy bien, hay miles de ejercicios que se pueden realizar, pero me conformo con estos cuatro, si has logrado llevarlos a buen término sin realizar ninguna acción física, entonces enhorabuena, y por supuesto, no hace falta que sigas leyendo lo que aquí escribo, puesto que no está destinado a ti. Tu poder mental es tan fuerte que no necesitas ningún apoyo externo, solo con desearlo, lo consigues... ¡Bravo! y, por favor, no dejes de escribir al blog para contarnos como has llegado a tal estado de evolución mental, sin duda será una ocasión única para que los demás aprendamos mucho de ti. Pero si no has conseguido realizar ninguno de los ejercicios (ni siquiera uno) que he propuesto más arriba, entonces quizás te interese leer las entradas que van a aparecer en esta sección.

Hay un hecho muy simple, y es que los seres humanos nos desenvolvemos principalmente en el plano material, por lo tanto el mundo que más peso ejerce sobre nosotros es el mundo físico. Esto no quiere decir que este sea el único plano existencial en el que vivimos, todo lo contrario, por decirlo de algún modo, los demás mundos: mental, emocional y espiritual conviven e interactúan con el material de tal modo que es imposible decir dónde empiezan y acaban los límites de cada uno de ellos. Muchos de los problemas que tenemos se deben a la incapacidad de asumir este hecho y aprender a convivir con todos estos mundos.

Cuando sólo nos centramos en el mundo físico (que es lo más común), descuidamos los otros y se produce un desequilibrio que afecta a todos los campos de nuestra existencia, puesto que solo en nuestra vida tiene peso lo material y tangible, pasando a un segundo plano todo lo demás. De igual modo pasa cuando nos centramos en otro de los mundos, la persona que solo vive para alimentar sus emociones, desconectándose de los otros tres mundos, sufrirá el mismo desequilibrio, en este caso será de distinto signo que el anterior, pero el hecho es que sentirá los efectos de esa falta de armonía.

Visto esto, lo inteligente será conocer lo que cada uno de estos mundos nos puede ofrecer y favorecernos de las posibilidades. Si en el mundo material tenemos una serie de objetos que nos pueden ayudar como palanca para facilitar una serie de cambios beneficiosos en nuestras vidas, me parecería una lástima no utilizarlos. Pero siempre tenemos que tener en cuenta el principio fundamental: esos objetos materiales nos servirán de apoyo y ayuda para conseguir esos cambios, no proporcionarán por sí solos dichos cambios. Teniendo este punto muy claro, no esperaremos de los rituales cosas sorprendentes, simplemente podremos esperar que cumplan con su función, por decirlo de una forma más coloquial, que hagan su trabajo.

4 comentarios:

  1. "¿Entonces para qué tanta parafernalia? Y la contestación es muy sencilla: son apoyos psicológicos necesarios para que la mente entre en un nivel de funcionamiento determinado y realice una serie de operaciones muy concretas de cara a obtener resultados óptimos."

    Disculpa Cristilof pero en verdad no. Yo podría enseñar un ritual de limpieza de manera incorrecta y la persona quedaría embrujada, aunque no sepa que lo está haciendo mal y por más buenas intensiones que tenga.
    Voy a enseñar algo aquí, el Gordolovo atrae a los espíritus, entonces lo que menos se obtendrá con él es limpiar una casa, por lo contrario, se agitará considerablemente a los espíritus que de por si se encuentran en ella y se atraerá a otros más.
    La naturaleza tiene poder y cualidades definidas por Dios y enseñadas a los hombres por los espíritus. La magia verdadera no es una invensión humana para aplicar nuestra mente.
    Una de las razones por las cuales a algunas personas no le salen los rituales es porque son inventados. Yo siempre he aprendido magia de magos, en cadena ininterrumpida hasta los espíritus. La magia verdadera depende de reglas y conocimientos objetivos, no subjetivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Geomante
      De nuevo agradezco tus opiniones sobre el tema de la Magia, está bien conocer puntos de vista distintos y contrastar pareceres. Existen tradiciones mágicas muy distintas entre si, a mi entender todas perfectamente válidas, no creo que exista una verdad única, sino distintas formas de ver y entender y me gusta pensar que no son excluyentes. Es evidente que tú y yo hemos sido educados en tradiciones muy distintas, pero no creo que una sea mejor que la otra. Por eso respeto tu visión aunque no la comparta y me parece muy bien que la expongas.

      Lo que intento con este blog es dar a conocer lo que yo sé y he aprendido, sin dogmatismos ni exclusiones, con el propósito de despertar el interés y las ganas de conocer de las personas que leen estos escritos, para que busquen e indaguen por su cuenta y se formen su propio criterio. No hay cosa más terrible que una persona que está esperando que le digan lo que tiene que pensar y sentir, algo por desgracia cada vez más frecuente en esta sociedad, prefiero personas que se esfuerzan por aprender y formarse sus propias opiniones, me da igual que sean diametralmente opuestas a las mías, y la única manera de hacerlo es investigando distintas opciones y conociendo otras visiones.

      Recibe un saludo

      Eliminar
  2. Cuídate Cristilof, tú puedes pensar lo que quieras pero debes tener cuidado. La mayoría de la gente no corre demasiados peligros, por suerte, pero solo dame una posibilidad y frente a algo mágico considerado tradicionalmente peligroso no intentes usarlo con un fin opuesto, a menos que sirva también para eso, pues repito que no está todo en la mente.
    Lamentablemente estoy muy lejos para mostrarte, personalmente, resultados muy objetivos que la magia tradicional puede lograr.
    Como dijo Cliff Pollick, uno de los mentores de uno de mis maestros: "No hay hay nada comparable a ser mordido en el trasero por algo en lo que uno no cree del todo".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Geomante, ten por seguro que me cuidaré, en todos los aspectos.
      Gracias por tus comentarios.

      Saludos

      Eliminar