Páginas

domingo, 28 de noviembre de 2010

SIMBOLOGÍA: LA CRUZ II

Cruz Ansata
Siguiendo con el repaso por los distintos tipos de Cruces, hay que hacer especial mención a la llamada Cruz Ansata, Egipcia, Ankh o Llave de la Vida, como quiera llamarse. Estéticamente consta de dos partes: la superior que es un círculo y la inferior que es una Cruz de Tau. Por una lado, se dice que simboliza la fecundación de la tierra por el sol, es una representación por lo tanto de la Vida, la unión de los dos principios de la naturaleza: el activo, positivo y masculino; Yang o Lingam y el pasivo, negativo y femenino Yin o Yoni.

Además, también se cree que la Cruz Ansata era la representación gráfica de la llave que abría la puerta del reino de los muertos hacia la inmortalidad. El círculo superior sería símbolo de la conciencia superior del hombre, la parte más espiritual y cercana a lo eterno. La parte inferior, es decir, la cruz en forma de letra T mayúscula, representa la parte más terrenal y humana del hombre, que intenta reintegrarse al principio espiritual.

Esta cruz aparece en muchas representaciones de deidades egipcias, como es el caso de la guerrera diosa Sekhmet, la “diosa terrible”, símbolo de la fuerza en el panteón egipcio e hija del dios Ra, cuya imagen antropomorfa se compone del cuerpo de una mujer con la cabeza de una leona, en una de sus manos porta la Cruz Ansata. Los coptos adoptaron esta cruz como símbolo de la fuerza vivificadora de la resurrección de Cristo.

Una Cruz muy interesante y que despierta muchas suspicacias es la que se conoce como Esvástica o Cruz Gamada. Mucha gente todavía hoy cree que es un símbolo que se inventaron los dirigentes del Partido Nazi. Nada más lejos de la realidad, lo que hicieron fue adoptar un símbolo milenario tratando de hacerlo suyo (algún día hablaré de la obsesión del Tercer Reich por el ocultismo, que da mucho de sí el tema). Esta Cruz consta de los cuatro brazos del mismo tamaño, cuyos extremos se prolongan formando una ángulo recto con una línea recta o curva, según las versiones, de este modo se tiene la impresión óptica de un movimiento giratorio, pudiendo ser dicho movimiento en sentido de las agujas del reloj o en dirección contraria a las agujas del reloj.

Cruz Gamada
 Esta Cruz representa la felicidad, la suerte, el éxito. Se conocen Esvásticas que datan de la Edad de Bronce y se cree eran representación de la fuerza solar. Las primeras referencias escritas que se hacen a este tipo de Cruz aparecen en los Vedas (escrituras sagradas del hinduismo), pero también fue usada en varias religiones, tanto asiáticas como europeas a lo largo del tiempo. En el siglo XX se utilizaba en China como el símbolo equivalente a la cruz Roja hasta la llegada del régimen comunista. También durante la Primera Guerra Mundial, fue el símbolo de la 45º División del ejército Norteamericano. Del mismo modo, durante el gobierno socialdemócrata de Kerenski, tras el derrocamiento del zar, en Rusia, el billete de 250 rublos llevaba grabado una Esvástica sostenida por un águila bicéfala. Esto quiere decir que Hitler y compañía ya conocían la existencia de esta Cruz en el mundo occidental cuando decidieron adoptarla como símbolo iconográfico representativo.

Hay quien dice que según la orientación de los brazos, representa una cosa u otra. Cuando estos se orientan hacia la derecha, se trataría de la representación de la magia blanca, el poder de la energía de la creación, sería la fuerza solar. En cambio, cuando los brazos giran hacia la izquierda, representarían, todo lo contrario, es decir, la magia negra y el poder destructor.

La Cruz de San Andrés o Decussata es una variación de la Cruz Griega, es decir, los cuatro brazos tienen la misma longitud, la diferencia estriba en que en este caso, la cruz se representaría en forma de aspa, como una X. Según se nos cuenta, fue en una Cruz de estas características donde sufriría martirio el Apóstol San Andrés, en Patrás. Relatan las crónicas que estuvo amarrado a esta Cruz en aspa nada menos que tres días, y en ese tiempo, estuvo predicando la fe de Cristo a cualquiera que se acercase a su lugar de suplicio.

Simboliza la humildad y el sufrimiento. Para los Gnósticos, el martirio de San Andrés es la dramatización de la aniquilación del Ego de forma voluntaria y por medio del sufrimiento consciente. En quiromancia, se considera la aparición de este símbolo como indicador de una protección predestinada, significado que se refuerza cuando la Cruz aparece en la línea del Destino.

La Cruz de San Andrés se utiliza con mucha frecuencia tanto en heráldica como en vexicología (estudio de las banderas), por ejemplo se puede ver la bandera de Escocia (que se conoce también con el nombre de Saltire), cuyo patrón es además el Apóstol, y precisamente en estas fechas se celebra su festividad, concretamente el 30 de noviembre.

Hay algo muy gracioso en la historia de San Andrés y es que nunca estuvo en Escocia. Según una versión, un Ángel se apareció en sueños a un monje griego, San Rulo, para decirle que los huesos de San Andrés debían ser llevados a Constantinopla. San Rulo gestionó el traslado de los restos del Apóstol para cumplir la misión encomendada, pero la expedición se desvió del rumbo marcado (de una forma escandalosa) y acabó en las costas escocesas. Otra historia nos cuenta que fue un obispo inglés el que hizo lleva a Escocia los restos de San Andrés. No se sabe con exactitud cómo, cuándo y por qué se realizó el traslado, el caso es que, según parece, los restos del santo llegaron a Escocia y se convirtió en su patrón.

Se da una variante de la Cruz de San Andrés que es la denominada Cruz de Borgoña, que sería igual, salvo por los nudos que aparecen a lo largo de los brazos de la Cruz.

Cruces de San Andrés y Borgoña


Leer más...

domingo, 21 de noviembre de 2010

CUATRO DE COPAS

Después de tanto amor, tanta celebración y alegría, llega la consecuencia inevitable: el hartazgo. La rutina acaba cansando, incluso cuando se trata de la placidez más absoluta, se necesita una cierta tensión, algo que motive, que nos permita probarnos a nosotros mismos. Si nunca se nos presenta la oportunidad de hacer cosas, de elegir, entonces, el horizonte acaba resultando plano. Hasta el cielo más azul necesita, de vez en cuando, una nube, algo que rompa la uniformidad (como cantaba Rocío Jurado: “hasta la belleza cansa”).

El número cuatro representa la estabilidad, la solidez; cada palo del Tarot enfoca esta estabilidad de una manera distinta. Si el Cuatro de Oros despertaba en nosotros el instinto de conservación, el querer aferrarse a lo conseguido por miedo a perderlo, el Cuatro de Copas, representa la insatisfacción que provoca el hastío, la previsibilidad, lo seguro, lo de siempre. En la imagen se nos presenta a un joven sentado con las piernas y brazos cruzados, al pie de un árbol. Una mano surge de una pequeña nube, ofreciendo al muchacho una copa, pero éste permanece ajeno a lo que sucede a su alrededor sus ojos cerrados sugieren una actitud meditativa.


El paisaje es natural, la escena se desarrolla en un entorno verde, parece una pradera fértil. El único personaje que aparece es un hombre joven sentado a la sombra de un árbol. En ocultismo, siempre se dice que la energía debe fluir libremente por nuestro cuerpo, solamente cuando se da una enfermedad o un estado de cansancio físico o psíquico, se recomienda cruzar brazos y piernas, para no desperdiciar ni una milésima de esa energía. Es lo que podríamos decir, una forma de acumular y conservar la energía.

El joven de la imagen parece estar en un reposo para conservar la energía, quiere conservar lo que ya tiene, pero no quiere que entre más. A sus pies vemos tres copas, tal vez ya ha tomado su contenido y por eso desprecia la cuarta que le es ofrecida, ha acumulado y ahora conserva, ya no hay en su cuerpo espacio para más. No la rechaza, no se niega a tomarla, simplemente la ignora. No quiere más, prefiere almacenar lo que ya ha tomado, tal vez está rechazando algo realmente bueno, pero no quiere más, se siente repleto con lo que ya ha consumido.

La mano, esa fuerza creadora universal que ya conocemos de los Ases, no deja de ofrecer oportunidades, en este caso representadas por las copas, pero nuestro protagonista está reconcentrado en sí mismo, por lo tanto no se entera o no se quiere enterar. Así nos pasa en muchas ocasiones, las oportunidades pasan ante nuestros ojos, pero estamos tan absortos en nosotros mismos que no somos capaces de verlas, por lo tanto no ejercemos nuestro libre albedrío: si no vemos lo que se nos ofrece no elegimos si lo queremos o no, simplemente, pasa de largo ante nuestra mirada ciega.

Apoyado en el árbol, el protagonista de la carta se siente seguro y protegido, lo previsible, lo conocido siempre nos da la seguridad no de lo mejor, sino de lo ya conocido y que creemos manejable (aunque no siempre lo es). El árbol tiene un simbolismo muy rico y variado. Se puede dividir su estructura en tres grandes partes: la raíz, que sería lo que nos enraíza con la tierra, con lo material nuestras cualidades más físicas y terrenales, en el otro extremo está la copa, que nos acerca a lo elevado, lo mental, la expansión que alcanzamos espiritualmente hablando, que se representa por las ramas que se despliegan extendiéndose y luego estaría el tronco, la parte que une un mundo con otro, y es esta parte la que aparece en el dibujo, la solidez del equilibrio entre ambas facetas que no son excluyentes entre sí, sino complementarias. El joven ha alcanzado un equilibrio… que no le satisface, pero que es equilibrio, al fin y al cabo.


Significados generales: Se podría resumir esta carta como la representación pictórica del hastío que produce la serenidad. La estabilidad puede llevar al tedio. Apatía, aburrimiento, tristeza, ausencia de motivación. Disgusto, debilidad. Cansancio de una situación o de una forma de vivir. Sentimientos afectivos, no pasionales. Estabilidad. Buena carta para los asuntos de la casa, el hogar, incluso para la compra de bienes inmuebles.
Proyectos a largo plazo. Nacimiento de un varón.

Invertidas: Estancamiento, bloqueo. Desilusiones, tristeza. Saciedad y exceso. Dudas, contratiempos, acuerdos difíciles. Crisis amorosa por monotonía, adulterio. Búsqueda de novedades por romper con lo cotidiano.
Esta carta en una posición favorable y/o acompañada por cartas más positivas mejora sus significados, representando una salida de la apatía. Novedades, nuevas relaciones, nuevo amor, nuevo trabajo, nuevos proyectos, nuevos comienzos, etc.

Leer más...

martes, 16 de noviembre de 2010

EL JARDIN DEL TAROT


La Templanza
 Hace poco tiempo, buscando imágenes de los Arcanos del Tarot por internet, me topé de forma “casual” con la obra de Niki de Saint Phalle. Reconozco que nunca había oído hablar de esta artista y la escultura que apareció ante mis ojos fue precisamente la de la Luna. No se trataba de una obra demasiado sofisticada. En un ambiente exterior, un gigantesco cangrejo se alzaba entre lo que parecían dos perros. Con sus pinzas sujetaba una Luna menguante de labios intensamente rojos.

La imagen me impresionó tanto que intenté encontrar más información. Lo primero que supe es que era parte de una obra tremendamente ambiciosa: Nada menos que representar los veintidós Arcanos Mayores en un entorno completamente natural. La visión de la artista es tan original que es casi imposible que no llame poderosamente la atención. Las desmesuradas proporciones una parte de las esculturas, chocan con la sencillez casi escueta de otras. Es una clara desproporción que hace más llamativo, si cabe, el Jardín del Tarot.

Pero veamos los orígenes de este monumental grupo escultórico. Catherine Marie-Agnes Fal de Saint Phalle, fue una polifacética artista francesa que nación Neuilly-sur-Seine (París) en el año 1.930. Siendo muy niña, la familia se instaló en Estados Unidos. Desde muy joven despertó en ella un inmenso interés por distintas expresiones artísticas. Trabajó como modelo, pintó y escribió, pero la mayor parte de sus creaciones se desarrollaron en el campo de la escultura.

Parece ser que fue una visita que Niki de Saint Phalle (nombre artístico que adoptó), hizo a mediados de los cincuenta, al Parque Güell de Barcelona, la que inspiró a la artista su magnífica creación. Según sus propias palabras: “En Gaudí conocí a mi maestro y, al mismo tiempo, mi destino. Mi mente y mi cuerpo se sacudían con escalofríos al contemplar su obra y tuve la certeza que un día yo también crearía algo tan fantástico". 


EL Loco
  Niki comenzó su obra el año 1.979 gracias al mecenazgo de la poderosa familia Agnelli, que no solo financiaría la obra, sino también ofreció una propiedad para ubicar el monumental grupo escultórico. Se trata de un inmenso jardín situado en Garvavicchio, en una colina al sur de la Toscana. Las esculturas son la representación en hormigón armado con revestimiento de mosaicos hechos de vidrio de vivos colores y cerámica, de los Arcanos Mayores del Tarot. Su pareja, el también escultor Jean Tinguely, se encargó de la parte técnica del conjunto.

Se podría decir que el centro neurálgico de la obra es una fuente en cuyo perímetro se sitúan algunas de las figuras, mientras el resto se va diseminando por el jardín. La sencillez del Ermitaño o el Loco, contrastan de forma poderosa con la enorme Templanza o, más aún, la Emperatriz. Esta última es una gigantesca matrona, dentro de la cual, Niki construyó su casa, con todas las comodidades posibles, terraza incluida.

Las obras del Jardín del Tarot se prolongaron durante mucho tiempo, posiblemente más de lo pensado, aunque es lógico si se tiene en cuenta la tamaño y complejidad del proyecto. La inauguración no se produjo hasta el mes de mayo de 1.998, casi veinte años después del comienzo de los trabajos. Sin duda, mereció la pena el tiempo empleado. El Jardín es un centro turístico y su mantenimiento se toma muy en serio, ya que las visitas están muy racionadas y solamente abre sus puertas al público durante los meses de buen tiempo: de abril a octubre.

Afortunadamente Niki pudo completar su obra y disfrutarla durante cuatro años más, hasta su fallecimiento en el año 2.002. Habría sido muy interesante que nos hubiese contado qué sentía viviendo en las entrañas de su Emperatriz, ¡seguro que es una experiencia única!. Niki definió así su obra: «Este rincón del paraíso, dijo, se ha logrado a base de mucho amor, entusiasmo y una loca obsesión. Estaba entregada a él, sentía que mi destino era terminarlo y, a pesar de las enormes dificultades, lo hice».


Figuras en torno a la fuente

Os invito a que conozcáis algo más de esta maravilla a través de estas dos páginas:

http://www.nikidesaintphalle.com/

Leer más...

domingo, 14 de noviembre de 2010

EL RESPLANDOR

No podía faltar en esta sección una película que, para mí, es imprescindible dentro del género del cine de terror: “El Resplandor” (1.980). Los ingredientes son muy sencillos: gran idea y gran guión, pocos, pero muy buenos actores, ambiente claustrofóbico, mezcla de terror psicológico y sobrenatural, y ya tenemos un auténtico clásico. La película es redonda.



El guión está basado en la novela homónima de Stephen King que, si bien es muy criticado por su tendencia al autoplagio, no se le puede negar una imaginación casi ilimitada. La dirección es de Stanley Kubrick y esta película supuso para él un auténtico dolor de cabeza, ya que fue un fracaso comercial en su arranque y el rodaje había sido conflictivo y difícil.

La historia es la siguiente: El lujoso hotel Overlook, en Colorado, está siendo desalojado por todo el personal de servicio; siempre permanece cerrado en la temporada de invierno, y en esta ocasión se encargará de su mantenimiento y cuidado Jack Torrance (Jack Nicholson), que es un aspirante a escritor. Para Jack, es una oportunidad única, las labores de supervisión no le llevarán demasiado tiempo y así, con el hotel cerrado, rodeado de nieve y muy lejos de cualquier lugar habitado, podrá, dedicarse a escribir la novela que tiene en mente. Se ha trasladado con su mujer, Wendy (Shelley Duvall) y su hijo Danny (Danny Lloyd). Este último conoce al cocinero del hotel, Dick Halloran (Scatman Crothers) que está a punto de abandonar el lugar.

Halloran ha reconocido en Danny lo que él llama el resplandor, ese “algo” indefinido que le hace especialmente sensible a lo que no perciben los sentidos habituales. Viendo que es un niño especial, Halloran advierte a Danny sobre la habitación 237, no debe entrar en ella bajo ningún concepto. Comienza el mal tiempo y Jack empieza a sufrir un cambio de personalidad incomprensible, que le hace ser violento y desagradable con su familia, por su parte Danny ve personas y cosas que no deberían estar en el hotel y además, cuenta con el “asesoramiento” de su amigo invisible Tony.

Como más arriba comenté, esta película se basa en una novela de Stephen King, y eso es algo que se nota. Se trata de un escritor que despierta simpatías y antipatías por igual, a pocos deja indiferente. Curiosamente el título está inspirado en el estribillo “We all shine on” de la canción “Instant Karma”, de John Lennon y The Plastic Ono Band. Se cuenta que Stanley Kubrick estaba enfadado consigo mismo puesto que había rechazado dirigir “El Exorcista”, que supuso un gran éxito de taquilla. Así que se propuso dirigir una película de terror para desquitarse.

Por una serie de casualidades llegó a sus manos la novela de King, que había visto, a pesar de su juventud, algunas de sus novelas adaptadas al cine y televisión, como fue el caso de “Carrie” y de esa maravillosa joyita televisiva que es “Salem’s Lot”. Kubrick se entusiasmó con la idea de “El Resplandor” y pensó que el personaje protagonista era el idóneo para el actor que él tenía en mente desde un principio, mucho antes incluso de saber qué historia iba a rodar. No era otro que Jack Nicholson, al que había visto en “Alguien voló sobre el nido del cuco” y desde ese momento supo que tendría que protagonizar su próxima película. Por cierto, otro actor que había trabajado en la misma película, recomendado por Nicholson, fue Scatman Crothers.

El niño Danny Lloyd fue elegido entre 5.000 niños que se presentaron para el papel de Danny por su capacidad atención, teniendo en cuenta su corta edad. Según se dijo, no se le contó a Danny que estaba actuando en una película de terror para evitar posibles traumas psicológicos, hasta que no se terminó el rodaje. ¡Cómo que no se iba a dar cuenta! Después de esta película, Danny Lloyd intervino en alguna película de escasa repercusión, abandonando la interpretación definitivamente siendo todavía un niño. Terminó sus estudios y se ha dedicado a la docencia.


No me atrevo a comentar la película demasiado puesto que, para quien no la conozca, puedo desvelar parte de la trama y lo mejor es dejarse sorprender. Solo diré que durante la mayor parte de la película, el espectador se debate entre dos hipótesis: ¿estamos ante una historia de fantasmas o ante los efectos la enfermedad mental de uno de los protagonistas? ¿Es real lo que pasa o es paranoia? Quien tema que la película sea solamente Jack Nicholson en estado puro, encerrado entre montones de nieve haciendo de sí mismo durante hora y pico, puede tranquilizarse. Hay una historia y suceden cosas casi de forma constante.

Hay algunas imágenes que son antológicas y que lo han convertido en un clásico del cine de terror: cualquiera de las caras de Jack Nicholson son de por sí un género particular e inimitable (por más que alguno lo intente); la memez supina de Wendy te hace tener a lo largo de la película ideas inquietantes en contra de su integridad. El niño es absolutamente alucinante, sus carreras a triciclo abierto por los interminables pasillos son de lo mejor de la película, por no hablar de las dos gemelas de amplia frente y cabeza achatada que dan escalofríos.



Una de las aportaciones que ofrece esta película a la vida cotidiana es que ya no se van a mirar los pasillos de la misma forma, hay un antes y un después en la relación con los pasillos cuando se ve “El Resplandor”. Antes el pasillo era algo que recorrías sin pensar, a partir de ahora será algo amenazante, nunca sabes qué o quién puede aparecer al doblar el recodo de un largo pasillo.

Ahora no me queda más remedio, después de recomendar la película encarecidamente, que hacer una crítica que, al menos los que hayan visto la versión doblada en España van a entender, y esa crítica está destinada ni más ni menos que al director Carlos Saura, que fue el encargado del doblaje. No se qué ensoñación (o pesadilla) tuvo, pero la elección de la pareja protagonista no pudo ser más desastrosa. Desconozco el nombre del actor que dobló a Jack Nicholson, pero no creo que reciba ningún premio a la expresividad, podría estar perfectamente leyendo la lista de la compra, para él no existen los términos: inflexión de la voz, entonación, etc. y en cuanto el doblaje de Shelley Duvall…, sinceramente Verónica Forqué es una actriz entrañable y con unas aptitudes innegables, pero no se destaca precisamente por su voz y dicción. Quien conozca la versión española, sabe de lo que estoy hablando.

Independientemente de estos detallitos, es un auténtico peliculón. Aquí podéis encontrarla:

Leer más...

viernes, 12 de noviembre de 2010

ANTOINE COURT DE GÉBELIN

En el apartado dedicado a la historia del Tarot ya hice una aproximación a su figura. No cabe duda de que nos encontramos ante uno de los personajes clave en la derivación ocultista del Tarot. Sus teorías sobre el origen egipcio del Tarot aún hoy tienen muchos seguidores. Independientemente de esto, hay que reconocer que la visión del actual del Tarot se debe en gran parte a él.

Antonie Court , que más tarde se añadiría el apellido de Gébelin, nació en Nimes (Francia) aproximadamente en 1719. No se sabe con seguridad la fecha exacta y también hay quien dice que nació en Ginebra (Suiza). Era hijo de un pastor protestante francés. Estudió Teología en Lausana y fue ordenado pastor de la Iglesia Reformada en 1.724.

Se instaló en París (Francia) en el año 1.762, donde fue combinando sus actividades propias como pastor, con la publicación de escritos de carácter religioso. Llegó incluso a ejercer de censor real. El año 1.771 fue muy importante en la vida de Antoine, puesto que fue iniciado en una logia masónica parisina, Los Amigos Reunidos, que al poco tiempo abandonaría para afiliarse a Las Nueve Hermanas.

En las Nueve Hermanas, Gébelin confraternizó con figuras de la importancia de Voltaire o Benjamin Franklin. En realidad, Court de Gébelin era un hombre intelectual y espiritualmente inquieto. Se implicaba por completo en todas las asociaciones en las que participó. No sólo ocupó altos cargos en su logia, también fue miembro de la Orden de los Philaletes y de la Orden de los Elegidos de Cohen de Martines de Pascualy. Se relacionó con muchos ocultistas de la época, como fue el caso de Louis-Claude de Saint-Martin, y también con muchos ilustres personajes de la época, de distintos campos profesionales, como fue el caso de Danton, La Fayete o Diderot.

Sus inquietudes intelectuales, llevaron a Gébelin a escribir su más ambiciosa obra literaria: “El mundo primitivo, analizado y comparado con el mundo moderno” (“Monde primitif, analysé et comparé avec le monde moderne”). Esta se presentaría como una enciclopedia dividida en varios volúmenes y que sería la recopilación de todo el saber y de todas las creencias de su autor. Su publicación se produjo entre los años 1.773 y 1.782 y constó de nueve volúmenes.

En esencia la enciclopedia se basaba en la teoría de Gébelin de la unicidad del origen de la civilización. Según dicha teoría, en el principio de la historia del mundo existió una sola sociedad culta e increíblemente evolucionada, tanto en lo material como en lo espiritual, que representó una era de oro para la humanidad. Con el paso del tiempo, esta gran civilización entró en un proceso degenerativo que concluyó con su destrucción, o mejor dicho, autodestrucción.

Las civilizaciones actuales eran solo pálidos reflejos de lo que fue la civilización primigenia y recogían apenas girones del conocimiento de la original. Gébelin recopiló mitos, leyendas, narraciones, símbolos, lenguas, etc. de las distintas civilizaciones clásicas, con la idea de demostrar las supuestas raíces comunes de todas ellas. Esta teoría estaba inspirada en el ideario masónico de la época, que ambicionaba reconstruir la primitiva civilización, que habían situado en el Egipto faraónico.

El volumen más importante de esta enciclopedia fue sin duda el octavo, puesto que en él Gébelin daba a conocer su teoría estrella, que relacionaba el mítico Libro de Thot con el Tarot. Argumentaba sus ideas comparando las figuras de los Arcanos Mayores con el panteón Egipcio. Este artículo se titulaba: “Sobre el juego de los Tarots”.

También teorizó sobre los cuatro palos de los Arcanos Menores, que simbolizaban, según él, los distintos grupos sociales: los comerciantes se representarían con los Oros, la clase religiosa con las Copas, los nobles y militares con las Espadas y los campesinos con los Bastos.


Para apuntalar su teoría del origen egipcio del Tarot, explicó que la palabra estaba compuesta por los términos egipcios: Tar (camino) y Ros (real), que se ha traducido como “Camino real de la Vida”. Todo ello fue aderezado además con las teorías en el terreno adivinatorio del conde de la Mellet, que firmó en su día con las siglas M. le C. de M. y que colaboró con Gébelin en esta parte del volumen.

El prestigio de Gébelin era notorio, eso y sus relaciones masónicas, hicieron que fuera nombrado Presidente del Museo de París. Se sabe muy poco de la vida personal de Gébelin; según cuentan algunas fuentes, vivió con su única hermana, viuda, y de la única hija de ésta que sufría parálisis histérica o al menos ese es el diagnóstico de la época. Otras fuentes aseguran que era hijo único.

En el año 1.783 Gébelin se afilió a la Sociedad de la Armonía Universal del Mesmer, el creador de la teoría del magnetismo animal. Se sentía fascinado por las implicaciones que esta disciplina podría tener en el terreno terapéutico. Tanto la enfermedad de su sobrina, como sus propios problemas de salud, hicieron que se pusiera en manos del terapeuta austriaco. El diagnóstico fue hidropesía (retención de líquidos en los tejidos).

Los resultados fueron tan satisfactorios, que Gébelin aparcó temporalmente la redacción del décimo volumen de su enciclopedia, para escribir “Carta del autor del Mundo Primitivo a los señores suscriptores sobre el magnetismo animal”, en julio de 1783, que sería una especie de diario en el que va relatando a sus lectores los avances de su tratamiento. El impacto que produce el magnetismo de Mesmer, hace que esta sea su nueva causa a defender.

Sin embargo, Court de Gebelin falleció el 12 de mayo de 1.784. Su cuerpo fue encontrado junto a la cubeta mesmérica. Rápidamente circularon rumores sobre la muerte. Muchos decían que el hecho de haber publicado en su enciclopedia la supuesta conexión del Tarot con el Libro de Thot, así como las teorías del origen egipcio de la civilización, había sido una traición a los secretos masónicos por parte de Gébelin. Por eso hubo gente que no se sorprendió de la muerte del autor, viendo en ella un ajuste de cuentas masónico.

Evidentemente hay teorías para todos los gustos. Es muy fácil teorizar e inventarse conspiraciones delirantes. Muchas veces la realidad es más simple. Gébelin había sido desahuciado por la medicina oficial, Mesmer hizo lo que pudo.

Aquí podéis encontrar en francés e inglés “Sobre el juego de los Tarots”:

http://www.donaldtyson.com/gebelin.html

http://www.tarock.info/gebelin.htm

Leer más...

jueves, 11 de noviembre de 2010

¿PARA QUÉ SIRVE CADA ARCANO? II




Tarot Metamorfosis
Siguiendo con el trabajo de investigación de cada Arcano, es importante tener en cuenta que existen múltiples perspectivas a la hora de hacer acopio de información al respecto. En primer lugar está el enfoque de tipo adivinatorio. Lógicamente este es el primer paso, saber qué significa en líneas generales la carta escogida. Siguiendo con el ejemplo del Loco, este Arcano está asociado a una serie de valores, tanto a nivel psicológico, físico, emocional, espiritual y material.

Representa la despreocupación, la ingenuidad, la falta de compromiso, etc. Además de estos significados, el Loco guarda un simbolismo pictórico muy rico. En este punto es fundamental decidir con qué baraja se va a trabajar. Es una buena idea, aunque quiero que esto se entienda solamente como sugerencia, destinar una baraja para adivinación y otra para trabajos meditativos, pero, no es imprescindible. Da igual que mazo destinemos a este tipo de trabajos, pero facilita mucho atenerse a un modelo por varias razones.

Cuando se trabaja a nivel meditación con el Tarot nos colocamos en un nivel de recepción mental en el que el lenguaje utilizado es el simbólico. Nos movemos entre imágenes e ideas, en un ejercicio meramente acumulativo. Por tanto, si para el mismo Arcano utilizamos en cada sesión un diseño completamente diferente, ese efecto de acumulación se pierde, puesto que en cada meditación sobre un mismo Arcano, se estaría trabajando con una simbología distinta, y tendríamos que, por decirlo de algún modo, volver a empezar desde cero en cada ejercicio. Si bien hay símbolos comunes en casi todas las barajas, muchos de ellos se pierden y atributos a los que se da importancia en unas en otras desaparecen, lo cual crea confusión.

Por ejemplo, estudiando la carta del Loco nos vamos a encontrar con mazos en los que aparece el perro, en otros veremos que es sustituido por un cocodrilo y en otros, no figura ningún animal acompañando al protagonista de la carta. Si cada día meditamos con una baraja distinta, sobre el mismo personaje, la confusión será tremenda. Merece la pena dedicar el tiempo que sea preciso para decidirnos por la baraja adecuada, aquella que nos llame la atención especialmente, por la que sintamos una afinidad especial. Hay tantísimos modelos que las posibilidades se multiplican, seguro que hay una baraja para cada persona.

Retomando el ejemplo del trabajo de investigación, una vez que ya conocemos los significados del Loco, podemos ampliar la visión del mismo desde todos los enfoques posibles, o al menos desde aquellos que nos interesen especialmente. El Tarot puede relacionarse con la Astrología. Si ésta última nos ayuda a conocer las influencias cósmicas que influyen en la vida de los seres humanos, el Tarot podría ser considerado como un reflejo de esas fuerzas interiorizadas en el individuo. De este modo, cada Arcano tiene una correspondencia astrológica que se verá reflejada gráficamente en la imagen de la carta.


También hay una relación psicológica, alquímica, cabalística, mágica y ritualística (se pueden realizar trabajos mágicos con el Tarot, así como rituales completos y complejos). Pero además se puede trabajar con el Tarot para la sanación, espiritual y física. Y mucho más… El Tarot es una especie de enciclopedia vital que abarca todos los ámbitos de la existencia humana, por eso todo el mundo puede trabajar con él, simplemente está en cada persona afrontar el trabajo meditativo desde aquel prisma por el que siente más afinidad. Si no sentimos demasiada simpatía por la Astrología, tal vez nos sintamos más cómodos con un enfoque cabalístico. No es mejor una forma de orientar el trabajo que otra, son perfectamente compatibles y su valor es el mismo.

De este modo, al investigar la carta de turno, en este caso el Loco, podemos indagar cuántos puntos de vista se nos ocurran y más. Investiguemos con qué planetas y/o signos zodiacales se relaciona. ¿Qué sendero ocupa en el Árbol de la Vida Cabalístico? Es interesante informarse sobre las plantas que se asocian al Loco, también los colores, inciensos, aceites. ¿Qué chacra se vincula con este Arcano? ¿Qué enfermedades se han relacionado tradicionalmente con el Loco? Estos son unos pocos ejemplos de lo que se puede encontrar.

Puede suceder que, sobre un mismo tema, encontremos distintas informaciones según las fuentes consultadas. Pasa con bastante frecuencia. Muchas personas se quedan trabadas ante tal escollo. Por ejemplo, al Loco se le relaciona con el planeta Urano en algunos escritos, pero en otros es con Neptuno. ¿Qué hacer ante esta encrucijada? ¿Cuál es la versión correcta? La respuesta es muy sencilla, las dos. Ante estos problemas que nos vamos a encontrar habitualmente, mi forma de actuar es la siguiente:

En primer lugar recopilo datos sobre todas las versiones que he encontrado del mismo caso, en el caso de la asociación astrológica del Loco, me informo sobre ambos planetas Urano y Neptuno, las características de cada uno de ellos, lo que representan y lo que significan. Después comparo los datos obtenidos con lo que significa el Loco. Por último, decido cuál de los dos planetas me parece que tiene más relación con el Arcano y ese será el que yo utilice, tal vez me confunda, pero es el planeta que yo siento que representa al Loco.

A veces sucede que los datos recopilados no son suficientes, puede ser que no me decida por un planeta u otro, ante la duda, nada como realizar una meditación, o las que sean necesarias, sobre el Arcano y la respuesta llega segura. Ya hemos visto algunos trabajos meditativos en los que podemos pedir información al Arcano correspondiente sobre sus símbolos, significados, etc. Pues bien, no hay problema, se visita al Loco y se pregunta directamente al Arcano por el planeta que tiene asociado, que sea él mismo quien nos lo diga.




En las siguientes entradas iré presentando, Arcano por Arcano, algunas de las asociaciones que se establecen normalmente en los distintos ámbitos, independientemente del adivinatorio. Se tratará solamente de una reseña, una base a partir de la cual, aquellas personas interesadas en las distintas dimensiones del Tarot, puedan construir sus propias listas de relaciones. De este modo, se podrán iniciar distintos tipos de trabajos con el Tarot según los gustos y necesidades.

Leer más...

domingo, 7 de noviembre de 2010

TAROT ALEMÁN DEL SIGLO XIX.

En Alemania el interés por el Tarot durante los siglos XVIII y XIX fue notable, con el añadido de una fértil imaginación que nos ha dejado algunas barajas realmente deliciosas. La temática era tremendamente variada; cualquier género podía utilizarse, los únicos límites los marcaba la imaginación del editor.

Uno de los temas que se utilizaron con mucha asiduidad fue lo que podríamos denominar los de tipo turístico, es decir, se trataba de una serie de barajas en las que se mostraban estampas de la vida cotidiana de distintas ciudades y/o muestras de su folclore, con especial hincapié en los trajes típicos de las distintas zonas.


Pero hay más. Se hicieron barajas con escenas chinas, uniformes turcos, animales, representaciones operísticas, temas literarios, oficios, momentos históricos, etc. Y estos son sólo algunos ejemplos. Lamentablemente han llegado hasta nuestros días muy pocos juegos completos.

Sería a finales del siglo XVIII cuando Johann Arnold, editó una baraja con los temas de animales tan del gusto alemán, pero introdujo una novedad que causó verdadero furor durante todo el siglo siguiente, y no es otra cosa que las barajas divididas en dos mitades presentando dos figuras, lo que se conoce como carta de dos cabezas. Recordemos que ya se había utilizado esta técnica anteriormente en otros países. Pero en esta ocasión los dibujos eran mitológicos.


Una de las barajas que se ha conservado razonablemente completa, es la reedición que el editor Theodor Otto Sutor realizó aproximadamente en 1.855 de un editor berlinés unos treinta años anterior, llamado Christian August Muller. El argumento central es el mundo animal y es una auténtica gozada ver como distintos animales llevan a cabo actividades humanas, con el traje y los complementos adecuados para llevar a cabo sus variadas tareas.

Por ejemplo nos vamos a encontrar en la carta III con un gato ataviado con levita y gafas tocando el violín ante una partitura. En la carta número X se retrata a un perro con delantal ajetreado entre pucheros. La ironía se hace presente cuando vemos en la carta XVI a un lobo como pastor de ovejas y en la XIX a la liebre, convertida en cazadora, acompañada de su lebrel y su escopeta. Merece la pena dedicar un tiempo a recrearse en cada una de las imágenes, es una increíble muestra de imaginación creativa. Más abajo podéis encontrar el enlace para ver varias cartas de este juego. Por desgracia es un mazo que está incompleto, faltan bastantes piezas, pero las que han llegado a nuestro tiempo nos dan una idea de cómo eran estas cartas.




Estas barajas se completan con las cartas numerales y de corte que son de doble cara y que utilizan los palos de la baraja francesa. Realmente estas cartas se utilizan para el juego que se llama Cego, lo realmente importante es que se vean los números que, como puede observarse, tienen un tamaño descomunal. Esto deja una libertad total para reflejar en la carta cualquier imagen, pues no interfiere en el juego ni la temática ni el colorido.

Otro enlace que incluyo es uno que reproduce motivos chinos. He tenido que tomar una edición de Viena de principios de siglo puesto que no he encontrado una alemana de la época, eran similares así que supongo que sirve para hacerse una idea de cómo eran.

En esta ocasión vemos una baraja de dos cabezas con una peculiaridad que se repite comúnmente y es que en cada una de las mitades de la carta, aparecen dos escenas que no guardan ninguna relación entre sí, salvo en la carta que hace la función del Jocker. En esta baraja también observamos que las cartas de corte son con los palos de la francesa y además vemos figuras occidentales que, al igual que el Jocker, sí se repiten en ambas mitades.

Este mazo es el de Theodor Otto Sutor:
http://a.trionfi.eu/WWPCM/decks02/d00554/d00554.htm

Este es el mazo del Cinneser-Tarocken, o Tarot de escenas chinas:

http://members.kabsi.at/alscher/chin.pdf

Leer más...

jueves, 4 de noviembre de 2010

TRES DE COPAS

Resulta casi inevitable, cuando se contempla esta imagen, evocar el cuadro de las Tres Gracias de Rubens. Evidentemente las tres jóvenes que aparecen en la carta son ligeramente más estilizadas y su vestuario es más recatado. Al igual que en la obra de Rubens, las tres forman con sus cuerpos un triángulo en el que una de ellas da la espalda al espectador y las otras dos están prácticamente de frente. Pero en este caso no entrelazan sus brazos en una apretada danza, sino que alzan tres copas como si estuviesen brindando. Y así es, pues el significado principal de esta carta es precisamente el de Celebración.

Según la mitología griega, las tres gracias o las Cárites son hijas de Zeus y de la ninfa Eurínomo. Eran diosas que encarnaban la Gracia, la Belleza y la Fertilidad. Son: Aglaya o Áglae (la brillante o el resplandor), Eufrósine (la alegría del corazón) y Talía (la que hace florecer las plantas). Aparecían en distintos cortejos acompañando a dioses como Hermes, Afrodita o Apolo. No había banquete o celebración en la que no estén presentes, ya que traían la alegría el sentido de la diversión tanto a dioses como a mortales. Waite, un hombre instruido, tal vez tuvo en cuenta el arquetipo mitológico a la hora de contemplar la simbología de este Arcano.

En la imagen, el cielo que vemos es limpio, de un azul claro. No hay nubes que nos puedan hacer temer la llegada de una tormenta; todo es claridad, nada amenaza con estropear un día de celebración. Las tres jóvenes celebran su alegría al aire libre y rodeadas de frutos, es una especie de canto a la generosidad de la Naturaleza. Podría parecer que están en una fiesta de la vendimia o similar, por la cantidad de racimos de uva. Simbólicamente representan la vida y la abundancia. Destaca también una calabaza, símbolo de la fertilidad por el gran número de semillas que contiene.

Las protagonistas de esta carta aparecen vestidas de distinta forma. La que aparece a la izquierda de la imagen, lleva un vestido blanco, que representa la pureza espiritual. La que está a la derecha se viste también con un vestido blanco sobre el que aparece una túnica de un tono entre amarillo y anaranjado, lo que nos podría llevar al terreno mental.

En primer término, de espaldas al espectador, vemos a la tercera joven que no nos muestra su rostro, cubre su cuerpo con una túnica roja, que nos remite al fuego vital que todo lo anima. Se pueden sacar muchas conclusiones por la observación de estas tres figuras, yo sólo he apuntado una de tantas.

Las tres jóvenes brindan para celebrar y agradecer los dones obtenidos; también la elevación de las copas hacia lo alto guarda la bella simbología de la actitud de recibir. Cuando te abres a lo alto y tu mentalidad es la de aceptar, recibes. Esto es algo que los metafísicos conocen bien. Por eso celebras, porque has recibido, y así se podría perpetuar el ciclo.


Significados generales: Fiesta, alegría, diversión, vitalidad. Banquetes, bailes, fiestas, reuniones. Celebración de un triunfo, un nacimiento, un bautizo, una boda. Matrimonio, embarazo. Es, sobre todo, festejar algo de carácter familiar y/o sentimental. Buena relación entre padres e hijos. Se realiza un proyecto valioso. Cartas, citas, encuentros. Ascenso en la carrera profesional. Buena carta para estudios, oposiciones, etc. Prestigio. Se superan las dificultades. Logros, éxitos, abundancia. Salud y vitalidad, curación.

Invertida: En este momento no hay nada que celebrar. Puede suceder que una celebración se desluce porque pasa algo inesperado: una boda que acaba en pelea, un banquete en el que hay una intoxicación, una celebración al exterior que se suspende por la tormenta, etc. Nos sentimos excluidos de una celebración del grupo. Problemas amorosos, infidelidades, falta de aprecio.
Embriaguez, los excesos que traen consigo las celebraciones. Persona dada a los placeres físicos. Autoindulgencia. Enfermedades que son consecuencia de los excesos: abuso de tabaco, alcohol, drogas, obesidad, etc.
Ingratitud. Se pierde prestigio. Problemas con los hijos.

Leer más...

lunes, 1 de noviembre de 2010

EL MÉTODO DE JOSEPHIN PÉLADAN

Seguramente algunos de vosotros os vais a reconocer en este párrafo. Al adquirir el primer Tarot, bien sea comprado, o regalado, especialmente los de la casa Fournier, con preferencia el Tarot de Marsella, nos encontramos dentro de la caja, junto con el mazo, un pequeño librillo en el que, de manera muy resumida, nos explican los principales significados de los 78 Arcanos. Además, se incluyen unas pocas tiradas como muestra de las distintas posibilidades que nos ofrece el Tarot.

Junto a las tiradas de Paul Marteau: el Método Geomántico y el Método Horoscópico; encontramos una sencilla pero muy sugerente tirada que no precisa tantas cartas como las anteriores y que recibe el nombre de Método de Josephin Péladan. Muchas personas nos hemos iniciado en el mundo del Tarot adivinatorio a través de esta tirada de cinco cartas, probablemente al leer estas líneas, algunos de vosotros reconocéis vuestros inicios con el Tarot. Así que hoy dedicaré esta entrada al método con el que muchos hicimos nuestros primeros pinitos en el mundo de la adivinación.


Para esta tirada se precisan cinco cartas, preferentemente Arcanos Mayores, aunque puede utilizarse sin ningún problema el mazo entero. Es una tirada muy concreta, para preguntas directas. Si habéis visto el esquema de la disposición de las cartas, reconoceréis en este dibujo lo que se denomina Cruz Simple. Bueno, realmente la Cruz Simple tiene muchas variantes, conozco varios tipos y yo suelo usar uno distinto al del Método de Josephin Péladan.

Péladan es un excéntrico ocultista francés del siglo XIX, amigo de fatigas nada menos que de Stanislas de Guaita, un día comentaré su biografía porque es un personaje francamente peculiar. A él debemos esta tirada de Tarot, que ha sido muy usada y versionada. Hay que aclarar que se trata sobre todo de una tirada idónea para preguntas muy concretas; es estupenda para aclarar ideas a la hora de tomar decisiones, puesto que contempla los factores a favor y en contra, con lo que podemos hacer valoraciones más claras del suceso por el que estamos preguntando.

Hay una forma de extraer las cartas del mazo de la que yo no soy demasiado partidaria y no la utilizo, pero la anoto aquí porque es probable que a mucha gente le interese. Se trata de barajar los 22 Arcanos Mayores. Una vez mezcladas las cartas se pide al Consultante que diga un número del 1 al 22, imaginemos que dice el número 9. Se irán contando las cartas del montón al llegar a la carta número 9 extraeremos dicha carta. Así haremos hasta haber sacado las primeras 4 cartas. Para la central, la número 5, se suman los números de las cuatro cartas que ya hemos sacado. Si este número es inferior a 22 se saca la carta que corresponda al número, por ejemplo si sale el número 18 será la Luna o el 20 será el Juicio, etc. Si sale un número superior a 22, se reducen los números hasta que quede un número igual o inferior a 22, por ejemplo imaginemos que el número que ha salido es el 73, la suma sería 7 + 3: 10, es decir, la Rueda de la Fortuna. Las cartas extraídas se colocan en este orden:


Los valores serán los siguientes:
1: La Afirmación: Son los factores a favor, con qué recursos, habilidades, amigos, etc. contamos. En resumen, todo lo favorable dentro del asunto a tratar.
2: La Negación: Representa lo contrario a la anterior. Es todo lo que nos frena, traba y obstaculiza, los enemigos, contratiempos, lo perjudicial y negativo.
3: La Discusión: Es la acción que se debe tomar, nos orienta sobre los pasos que deberían darse.
4: La Sentencia: Es la solución, es el más que posible resultado teniendo en cuenta todas las cartas anteriores.
5: Síntesis: Representa lo más importante del asunto que se pregunta, el significado resumido del conjunto de la tirada.

No hay nada mejor que poner ejemplos para que se entiendan bien las cosas. Hagamos una tirada utilizando este método de extracción numerológica para que se entienda mejor, aunque repito que yo no lo hago así, me consta que hay muchas personas que lo utilizan con frecuencia, así que está bien conocerlo. Vamos a recurrir a uno de nuestros consultantes imaginarios, al que llamaremos Iván. Le interesa saber qué tal vemos su relación con Pilar, su actual pareja, con la que lleva conviviendo un año, quiere saber lo que hay de bueno y lo que ha de potenciar a fin de mejorar la relación. Procedemos a barajar las cartas. Iván nos da el número 7. Las cartas extraídas por orden son las siguientes:

1 Emperatriz
2 Templanza
3. Juicio
4. Colgado
Una vez que tenemos las cuatro cartas, sumamos las cantidades: 3 + 14 + 20 + 12= 49. Como es un número superior a 22, volvemos a reducir el resultado: 4 + 9= 13. Sería la Muerte. Así quedaría la tirada:



Vamos a ver cómo podríamos interpretar esta tirada. En la posición 1, a favor, aparece la carta de la Emperatriz, un Arcano sumamente positivo en temas amorosos y más aún teniendo en cuenta que lo tenemos en una posición favorable. Se podría decir que la relación tiene a favor sentimientos profundos, existe entendimiento y creatividad, Iván y Pilar funcionan como una unidad familiar, no como dos individualidades que están juntas; esto es algo muy positivo cuando se trata de una relación. En la posición 2, la negativa, encontramos a la Templanza, a pesar de ser una carta muy positiva, aparecen como obstáculos, por lo tanto, podemos pensar que sus aspectos positivos van en contra de la relación, es decir, esa tolerancia tan representativa de la Templanza, en el caso de esta pareja puede resultar una traba, podría pensarse que hay demasiada condescendencia, demasiada manga ancha, tal vez por evitar conflictos y a favor de la concordia, se dejan temas pendientes de resolver, se suele ceder para no discutir.

En la posición 3 tenemos el Arcano del Juicio, aquí vamos a ver qué acciones son las más indicadas para la mejora de la relación. El Juicio es una carta bastante positiva, puesto que regenera, transforma y sana, nos sugiere por tanto que se precisa una transformación de la relación, un nuevo impulso. Hemos de tener en cuenta las cartas que nos han salido anteriormente, que son bastante positivas, no se trata de una pareja con graves problemas; los mayores obstáculos que se pueden encontrar son los que se refieren a esa tendencia a no enfrentar nunca las cuestiones de conflicto, así que es probable que el Juicio esté haciendo hincapié en ese aspecto de la relación: es deseable la confrontación de las diferencias.

En la posición de la Sentencia, la 4, nos encontramos al Colgado, según esto, es de temer que no se va a solucionar ese pequeño problema doméstico. Esta carta es bastante pasiva, a pesar del consejo que aporta el Juicio, es de temer que no se va a hacer nada al respecto y que la situación va a seguir igual. Pero la carta 5, la Síntesis es la carta de los cambios, la Muerte y en ella podemos ver un aviso: “Sí vosotros no cambiáis de forma voluntaria, llegará el momento en el que la vida os empujará al cambio, lo queráis o no”. Es fácil entender que esta Muerte no es una carta ni mucho menos negativa en este caso, simplemente está intentando abrir los ojos de Iván, nuestro consultante. Su relación es buena, pero hay un pequeño problema de voluntades, no es nada grave, no estamos ante una terrible renuncia ni nada parecido, viendo el conjunto de la tirada no parece que el Colgado represente el significado más radical de sacrificio, sino más bien en este caso es esa pasividad que a veces implica esta carta. La Muerte lo que hace es insistir en lo que ya nos decía el Juicio: “Cambia y la relación será casi perfecta”.

Para terminar me gustaría hacer unas cuantas puntualizaciones sobre la forma de extraer las cartas con la reducción numérica que hemos visto anteriormente. Yo no la uso nunca, por eso no creo que me vuelva a referir a ella, pero me gustaría apuntar, para todos aquellos que se sientan interesados por ella, algunas consideraciones ante preguntas que puedan surgir al utilizar este método de extraer cartas. La primera pregunta que puede aparecer es qué valor se da al Loco, pues es evidente que es bastante improbable que salga el número 0, por lo que se de gente que utiliza esta forma de sacar cartas, al Loco le dan el valor numérico 22, al ser una carta que en muchas ocasiones no se numera, en otras es el 0 y en otras el 22, se opta por dar un valor que sí puede aparecer en la reducción, algo que no pasaría con el 0.

Otra pregunta es ¿qué sucede con el Mago y la Papisa? Uno de los motivos por los que no me gusta este método es porque estas dos cartas no aparecerían prácticamente nunca ¿es correcto prescindir de dos Arcanos? A esta cuestión nadie me ha sabido responder. Otro tema es el de las cartas invertidas. Aquí cada persona hace uso de sus preferencias. Hay gente que las utiliza y gente que no, lo que me he encontrado en casi todos los casos es que en la carta que sale como consecuencia de la reducción numérica, nunca utilizan las invertidas. Si que es verdad que una persona daba valor invertido a la carta resultante, cuando más de la mitad de las primeras cuatro cartas estaban invertidas, es decir, tres o cuatro cartas.

En cuanto el tema de las cartas 8 y 11, creo que es más sencillo. Si se usa una baraja de Marsella, lo lógico es que si aparece en la reducción el número 11 sea la carta de la Fuerza la que se extraiga como número 5, puesto que esta carta es la que porta el número 11 en la baraja que se está usando. Del mismo modo, si se utiliza una baraja en la que el número 11 es la Justicia, como es el caso de la baraja Raider-Waite-Colman, pienso que lo lógico sea extraer la carta que se asigna a este número, que en este caso sería la Justicia.

Una última cuestión sería la posibilidad de que una carta se repita en la misma tirada. Puede ocurrir que aparezca una carta en las cuatro primeras, pongamos por caso la Torre en la posición 3, y luego al hacer la reducción numérica nos salga el número 16, por lo tanto se repetiría la Torre dos veces. No he encontrado unidad de criterios, hay gente que efectivamente utiliza la misma carta en las dos posiciones, hay quien se decanta por la carta inmediatamente anterior o posterior, es decir el Diablo (15) o la Estrella (17) y también hay quien, si la carta posee dos dígitos, como es el caso de la Torre, lo que hace es volver a reducir el número, es decir 1 + 6= 7, de tal manera que la carta resultante sería el Carro. Esta sería la única forma de obtener la carta del Mago o de la Papisa, si por ejemplo nos aparece la 10 para el primer caso, o la 11 ó la 20 en el segundo.

Por supuesto que estos datos que doy los baso en lo que personas que hacen uso de esta extracción numérica me han comentado. Seguro que hay muchas más formas de hacerlo. Si alguien conoce más, por favor que nos lo cuente.

Leer más...