Páginas

miércoles, 19 de enero de 2011

EGRÉGORA

Los términos Egrégor y Egrégora se utilizan con bastante frecuencia en ocultismo, ambas formas son válidas aunque yo prefiero utilizar la segunda ya que es la que a mí me han enseñado. La palabra Egrégora procede del término griego Egregoren que literalmente significa Velar. Por extensión, se utiliza esta palabra para definir la concentración de energías que anima a un grupo determinado de seres que se unen con un fin concreto y muy definido.

Se trataría de una fuerza, de carácter universal, que se alimenta de forma regular por medio de la unión de una serie de entidades que se reúnen por afinidad y con una serie de objetivos comunes. Sabemos que nuestros pensamientos así como nuestros sentimientos, generan energía, pues bien, imaginemos un grupo de gente cuyos pensamientos y sentimientos son similares y que, de forma periódica se reúnen, de tal forma que toda la energía que desprenden no se disipa tras su reunión, por el contrario, quedaría concentrada.

En el momento que el grupo se vuelve a reunir, la energía que vuelve a emitir, se suma a la energía que quedó concentrada anteriormente, haciendo que ésta se fortalezca y crezca; a su vez, los miembros del grupo reciben el beneficio de la energía concentrada anteriormente, así va sucediendo en cada una de sus reuniones, de tal manera que se va creando una corriente de alimentación ininterrumpida, que a la vez que impregna a aquellos que se conectan con ella, se ve fortalecida por la aportación del que accede a ella.

Evidentemente, la energía es simplemente energía, no es buena, no es mala, estos matices son los que provienen de las intenciones del ser humano al relacionarse con ella. Así pues, una Egrégora puede ser positiva o puede ser negativa, la cualidad se la otorgará la finalidad que la impulsó. La historia de la humanidad está llena de Egrégoras: religiones, órdenes esotéricas, partidos políticos, ideologías de todo pelaje y condición, agrupaciones de carácter terrorista o mafioso, equipos de fútbol… en definitiva no son más que la sumatoria de las energías físicas, emocionales y mentales de varios seres que crean una especie de conciencia grupal que se retroalimenta constantemente.

Son muchos los ocultistas, de ayer y de hoy, que consideran la Egrégora como una auténtica entidad viva que, una vez creada y mantenida por el grupo, cobra vida y autonomía propias. De hecho, algunos clarividentes afirman que se puede percibir la Egrégora de cualquier grupo y que su luminosidad y tono dependen del carácter positivo o negativo de la misma. Hay mucha literatura al respecto y animo a que se investigue un poco.

Para explicarlo, nada mejor que un ejemplo, totalmente inventado. Imaginemos que en el siglo XIV se crea un pequeño grupo de gente con la idea de meditar y orar para conseguir la perfecta salud, al que llamaremos Salud y Unión (si existe alguna organización que se llame así, que me disculpe, es el primer nombre que se me ha venido a la cabeza). Cada semana se reúnen y durante un par de horas meditan sobre la idea de salud, oran juntos y realizan una serie de cánticos y rituales, todo ello con el único fin de que la enfermedad desaparezca del mundo. En cada uno de sus encuentros, se crea una energía que está impregnada exclusivamente de la vibración salud; esa energía será la Egrégora de este grupo.


La Egrégora se va consolidando con cada reunión, de tal manera que, al congregarse con el fin de pedir salud, los miembros de Salud y Unión, se conectan con su Egrégora al sintonizar exactamente con el tipo de energía que la compone, y a su vez, con sus meditaciones, deseos de salud, etc., alimentan la Egrégora de su grupo, haciendo que esta sea más fuerte. Es decir, cada nuevo contacto con la Egrégora produce de forma automática ese intercambio de energías, y así indefinidamente durante años.

Ahora, siguiendo con el ejemplo, repito inventado, de Salud y Unión, vamos a situarnos en la época actual, imaginemos que esta sociedad ha seguido activa de forma ininterrumpida desde su creación; con el lógico relevo generacional, no ha dejado de estar activa desde su fundación. La fuerza que posee su Egrégora ha crecido de forma progresiva. Además, no solo los miembros de Salud y Unión se benefician de la energía de su Egrégora, sino que también las personas que simpatizan con ella y que realizan las prácticas externas de la sociedad (es decir, aquellas que se conocen públicamente y no se transmiten exclusivamente a los miembros iniciados) intercambian energías con la Egrégora, aunque no de forma tan intensa. Se puede decir que, a la vez que la Egrégora está ya más que consolidada, está en continuo movimiento.

Cada vez que una persona realiza una práctica de Salud y Unión, por ejemplo, una meditación, de forma automática, su vibración particular se sintoniza de forma armónica con la Egrégora de la sociedad, de tal manera que a la vez que siente todos los beneficios de los pensamientos y sentimientos de las miles de personas que antes lo hicieron, el trabajo que realiza, repercutirá positivamente en la Egrégora, haciendo que ésta siga creciendo.

Desde el punto de vista del ocultismo, esta es la explicación de la fuerza que algunas sociedades secretas con muchos años de historia, siguen teniendo aún hoy en día. Estarían constantemente alimentadas por su propia Egrégora. Por supuesto, se trataría de un arma de doble filo, puesto que según sean los fines y prácticas de la sociedad, así será la cualidad de su Egrégora, si se trata de una agrupación que se mueve por objetivos oscuros, destructivos, fanáticos, etc., esas serán las energías que compongan su Egrégora.

Un ejemplo al que se suele recurrir para explicar qué es una Egrégora positiva sería el de una iglesia antigua. En este recinto, durante siglos se han reunido muchas personas de forma habitual para rezar, pedir y agradecer, en definitiva, para tratar de acercarse a Dios, lo que supone una gran cantidad de sentimientos y pensamientos positivos que han ido alimentando su Egrégora. Esta Egrégora es la que hace que una persona, a no ser que entre en esa iglesia con sentimientos de desagrado o escepticismo, se sentirá inmediatamente armonizada con la energía de la Egrégora.

Muchas personas, no necesariamente creyentes, sienten una gran paz interior al entrar en recintos de carácter religioso, independientemente de la religión a la que pertenezcan, simplemente porque contactan con la Egrégora que tantas almas han creado y mantenido a lo largo del tiempo. Evidentemente, no se necesita hacer un esfuerzo mental muy grande para imaginar ejemplos de carácter negativo.

A grandes rasgos, esta es la descripción de la Egrégora. Por supuesto, hay mucho más, como más arriba he sugerido, os animo a investigar sobre el tema si os interesa, pues es sumamente interesante, quien haya leído con atención, habrá entendido que, en cierto modo, se pueden crear Egrégoras de forma totalmente voluntaria y consciente, con todo lo que esto implica, pero eso ya lo dejo al trabajo individual de aquellos que se sientan interesados por esta cuestión.

6 comentarios:

  1. Soy lego en esta materia.
    La explicación del significado egrégora coceptualiza, para mi, estados sensibles
    que conozco.Gracias por la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Hola Juan

    Realmente el estudio del ocultismo lo que hace es poner nombre y tratar de explicar cosas que conocemos o al menos intuimos. Me alegra saber que hay gente que, a pesar de las prisas y del ruido del mundo moderno, es capaz de sentir y entender la Egrégora.

    Gracias a tí por visitar el blog y por aportar tus comentarios

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por su blog y por su forma de explicar los conceptos mágicos, aunque a veces siento que da demasiada información y no se si todo el mundo está preparado para ello. Si me lo permite, envío correo de forma privada.
    Creo reconocer a los iguales cuando leo lo que escriben asi que LUX
    Fr:. Joanes

    ResponderEliminar
  4. Efectivamente, amigo, creo que tienes muy buena vista, jeje.
    Verás, yo creo que en esto consiste el velo de Isis, la verdad está está resguardada tras un fino velo, pero hay que molestarse en descorrerlo para poder verla. Mucha gente pasa por el blog y lee sin leer, unos porque les parece un rollo lo que cuento, otros porque quieren que se lo des todo hecho y no se toman la molestia de hacer una segunda lectura y sobre todo, como has hecho tú, leer entre líneas. Así que la información está ahí para todos, pero sólo accederán realmente a ella los que tengan interés y se esfuercen, yo doy pistas, solamente, ya me entiendes.
    Encantada de que me visites, ya recibí tu correo y te respondo por gmail.
    LUX:. S:.E:.

    ResponderEliminar
  5. Felicitaciones por el blog. Muy interesante el articulo. Como lo expresas, solo quieres dar una aproximacion al tema. Pero me gustaria agregar que el egregor/a posee una funcion definida y, en el caso que sea un cuerpo espiritual creado consciente y voluntariamente (no un egregor/a espontaneo), si un miembro del grupo esta desarmonico o persigue fines distintos a los de la institucion que lo cobija, el mismo egregor se encargara de alejarlo de la institucion por medios sutiles y esa persona quedara con la sensacion que se fue del grupo por propia decision. Esto lo he visto varias veces.
    Por otro lado, como ejemplos de egregor/a tenemos le coq (el gallo) en Francia, la Estatua de la Libertad en USA, la piramide para ciertas sociedades secretas, etc

    Un T:.A:.F:.

    Jorge Martinez

    ResponderEliminar
  6. Hola Jorge. Muchas gracias por tu aportación, que me parece sumamente certera, siempre es un placer leer lo que nos cuentan otras personas, más aún cuando introducen interesantes matices sobre el tema, compartiendo lo que saben con los demás. Efectivamente, el asunto de la Egrégora da para mucho y mi intención es despertar la curiosidad de los lectores y que sientan la necesidad de indagar e investigar por su cuenta.
    Aunque “durmiente”, recibe el T:.A:.F:. y espero que nos sigas visitando.

    ResponderEliminar