Páginas

martes, 22 de febrero de 2011

SABBATS Y ESBATS I

En los tiempos en los que el paganismo era la creencia espiritual más habitual, a lo largo del año se daban una serie de fechas muy señaladas que representaban festividades estrechamente ligadas a las cosechas. Más adelante, las religiones institucionalizadas, tomaron “prestadas” estas fechas asimilándolas a sus propios sistemas de creencias. Los principales hitos del año eran los que se denominan Sabbats, ocho fechas que están repartidas de forma equitativa a lo largo de los doce meses.

Por otro lado están los llamados Esbats, Son celebraciones que se realizan cada Luna llena, por lo tanto se dan 13 a lo largo del año y cada una de ellas tiene una potencia especial. Hay que diferenciar, por tanto, los Sabbats de los Esbats.


Cuatro de los Sabbats celebran los cambios estacionales, por lo tanto se sitúan en los Equinoccios y Solsticios, algunos los denominan los Sabbats Menores. Los otro cuatro Sabbats, los Sabbats Mayores, se van intercalando entre los Menores. Se supone que estas ocho festividades, conmemoran momentos muy puntuales en las creencias paganas, así como también propician operaciones mágicas especiales, según sea el caso. A día de hoy, muchos practicantes de la Magia de todo tipo de tendencias, siguen rigiéndose por este particular calendario.

Hay que hacer una aclaración técnica sobre lo tocante a los Equinoccios y Solsticios, ya que estos no son fechas exactas, sino que de un año a otro se da una ligera variación, pero siempre se sitúan aproximadamente, cerca del día 21 de marzo y de septiembre para los Equinoccios y de junio y diciembre para los Solsticios. En cualquier almanaque o calendario oficial, podemos encontrar qué día del año se producen los cambios de estación.

Según he ido comprobando a lo largo del tiempo, hay distintos matices a la hora de celebrar estas festividades. Por poner un ejemplo, la festividad de la Candelaria o Imbolc hay quienes la celebran el día 1 de febrero y quienes lo hacen el día 2. En cuanto a los Equinoccios y Solsticios, hay personas que los conmemoran siempre el día 21, independientemente de cuándo se celebre oficialmente el cambio de estación.

Hay grupos wiccanos que en los Sabbats únicamente celebran las efemérides de los dioses paganos y no realizan rituales mágicos, puesto que se reservan los Esbats para tales fines. Otros no lo hacen así, depende de los gustos y las creencias de cada uno. No hay unas reglas fijas, por lo tanto, daré un breve listado de estas festividades según yo las conozco, es muy probable que haya personas que al leerlo vean datos que no se corresponden exactamente con lo que ellos conocen, es lógico, hay ciertas diferencias de matices según las zonas o las prácticas que se realicen.

Las antiguas religiones paganas basaban sus creencias en la existencia del doble aspecto de la divinidad: masculina y femenina, encarnados respectivamente en un dios y una diosa. El dios, que recibe distintos nombres según la zona geográfica, representa las energías masculinas simbolizadas por el Sol, la representación del dios cornudo, llamado Cernnunos, ha llevado a la confusión sobre el macho cabrío de la Magia negra que, por supuesto, nada tiene que ver con las creencias paganas.

Por otro lado tenemos a la diosa que es la representación de las energías femeninas, simbolizada por la Luna y por sus distintas fases con las que se establece un símil con las distintas etapas de la vida de la mujer: doncella, madre y sabia. Las distintas celebraciones del calendario “mágico” lo que hacen es conmemorar los distintos momentos de la relación entre la diosa y el dios, que son una metáfora del milagro de la vida sobre la tierra.


Para muchos el año realmente comienza con la festividad de Samhain, Halloween, o como quiera denominarse, se celebra el día 31 de octubre. Tradicionalmente esta es la época en que el la línea divisoria entre el mundo físico y el espiritual es tan tenue que el intercambio entre ambos mundos es mucho más fácil. Éste es el tiempo de recordar a nuestros antepasados y despedirnos de los que murieron durante el año que acaba.

En esta fecha, comienza en la tierra un periodo de oscuridad, absolutamente imprescindible para que más adelante, vuelva a renacer la luz. Los días se hacen más cortos y más oscuros y será así hasta que llegue el Solsticio de Invierno. Se abre un período de reflexión, de introspección.

Muchos celebran esta fiesta con una limpieza de su casa y su jardín (en caso de tenerlo) para preparar la llegada del invierno. Se hacen limpiezas de los instrumentos de adivinación: cartas, bola de cristal, péndulo, runas, etc. También se preparan hogueras y se realizan rituales para honrar a los que se han ido. Una curiosa práctica es la de preparar una comida especial, dejando lugares vacíos en la mesa para que sean ocupados por los antepasados que ya han pasado al otro lado.

En esta festividad se utilizan los siguientes elementos:

Colores: Negro y naranja.
Inciensos: Menta, nuez moscada.
Alimentos: Manzanas, nueces, calabazas, sidra.
Plantas: Crisantemos.
Elementos: Fotos de los seres queridos ya fallecidos, velas elementos de la naturaleza que recuerdan la estación: hojas secas, flores de otoño, etc.

La siguiente festividad es el Solsticio de Invierno, Yule o San Juan de Invierno, según el año, puede caer entre el 20 y el 23 de diciembre. Se trata del día más corto del año; de este modo, la oscuridad alcanza su punto máximo para luego, comenzar su viaje hacia el máximo de claridad que se producirá 6 meses después.

Para el paganismo se produce el renacimiento del dios (que simbólicamente sería representado por el Sol) por intermediación de la diosa. En esta festividad se encienden muchas velas, puesto que la intención es animar al Sol para que salga de la oscuridad. Ese puede decorar la casa con plantas para ofrecer a los espíritus de la naturaleza un refugio para el frío y oscuro invierno que comienza.

Colores: Rojo, verde, blanco, dorado.
Inciensos: Pino, cedro, romero, enebro.
Alimentos: Manzanas, naranjas, vino.
Plantas: Acebo, muérdago, romero, roble.
Elementos: Muérdago, guirnaldas de flores secas, plantas.

La fiesta de la Candelaria, o Imbolc, o Brigid o Santa Brígida, se celebra el 1 o 2 de febrero. En esta festividad se celebra la recuperación de la diosa después de alumbrar al dios. Es el tiempo del movimiento de La Gran Madre Tierra. Los rituales se celebran en honor a la triple Diosa Brigit. La primavera está cerca, y empezamos a purificarnos y renovarnos con ella. Por lo tanto se hacen rituales que propicien la limpieza, la purificación. Es un momento óptimo para reordenar nuestra vida, ideas, prioridades, para limpiar lo que ya no sirve y hacer sitio para lo nuevo.

Es una fecha de homenaje a la luz, por eso, muchos consagran en este día las velas que utilizarán los próximos meses.

Colores: Blanco.
Inciensos: Canela, mirra, romero.
Alimentos: Leche o cualquier alimento derivado de la leche, cebollas, vino, te.
Plantas: Laurel, brezo, las primeras flores del año.
Elementos: Escobas, velas blancas, .lámparas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario