Páginas

lunes, 11 de enero de 2010

LA PROFECÍA

Hay películas que por mucho que pasen los años, no se quedan anticuadas, como suele decirse: “envejecen bien”. En el cine de terror, donde es muy fácil que las películas resulten lamentables con el paso del tiempo, no hay duda alguna que este es un clásico entre los clásicos y, como el buen vino, con los años mejora.




Para mí es una de las mejores películas que se han hecho sobre el viejo e inagotable tema de la lucha del bien y del mal, de la existencia de un anticristo reencarnado en la tierra para dominar el mundo desde su maldad.
Tiene un buen guión, se crea una atmósfera de suspense sin necesidad de recurrir a la sangre y a las vísceras para impresionar, se insinúa, no se ve claramente; el diabólico niño tiene una cara que impresiona (por no hablar de la niñera que es un híbrido de psicópata con ser diabólico de lo más inquietante) y cuenta con un reparto de impresión.

Además el protagonista es Gregory Peck, con eso debería bastar.

El argumento es muy sencillo: El embajador estadounidense Robert Thorn (Gregory Peck) está destinado en Roma, su esposa, Katherine (Lee Remick) espera su primer hijo, a pesar de que ambos ya tienen una edad. El parto es complicado y el recién nacido muere… o al menos eso es lo que parece. Un misterioso sacerdote propone a Thorn, quien es incapaz de confesar la muerte de su hijo a Katherine, que lo sustituya por otro niño huérfano sin que su mujer se entere. Aunque desconoce los detalles del nacimiento del niño, Thorn decide que aceptará cualquier cosa antes de que su esposa sepa la verdad.

Poco después Thorn es destinado a Londres y el matrimonio se traslada con su pequeño. El niño, Damien, crece en una familia acomodada y feliz. Sin embargo el suicidio de su niñera en la fiesta de su quinto cumpleaños propicia la llegada de una sustituta, la señora Baylock, que aparece de la “nada” y que se hará con el control del niño y de la casa de una forma bastante sibilina. Desde la llegada de la nueva niñera se empiezan a suceder hechos extraños y muertes en circunstancias bastante sospechosas. Tras la muerte de un sacerdote que intenta convencer a Thorn de que su hijo es el Anticristo, el embajador empieza a investigar los orígenes del niño junto con el fotógrafo Keith Jennings (David Warner) que involuntariamente se ve involucrado en la historia. A medida que se van desarrollando los hechos, Thorn se va convenciendo que su dulce hijo, de dulce no tiene nada.

No se puede contar más por que, si es que existe alguien que no haya visto la película (o su pésimo remake que es un calco, pero en malo), debe sorprenderse con lo que va pasando.

Como he comentado antes, los actores principales son estupendos todos: Gregory Peck es incuestionable y sólo por verle a él ya merece la pena la película, inmenso como siempre (por cierto ¿he dicho ya que Gregory Peck es uno de mis actores favoritos?). Lee Remick, para lo inexpresiva que es sufre la mar de bien. David Warner, el fotógrafo, está genial, como siempre, es una pena que este actor no haya tenido más que papeles secundarios. El niño, Harvey Stephens, no se de donde lo sacaron, pero si por la noche te levantas a beber agua y te lo encuentras por el pasillo, como poco te corta la respiración. Y de la niñera, Billy Whitelaw, solamente se puede decir que puede provocar verdaderas pesadillas con solo mirar a la cámara durante una décima de segundo.

Los secundarios están todos bien y merece mención aparte la banda sonora de Jerry Goldsmith, es de lo mejor de la película.

“La Profecía” tuvo tanto éxito que al poco tiempo se rodó su secuela con William Holden como protagonista y que narra la adolescencia de Damien, es bastante digna así que algún día la comentaré. Hubo una tercera parte cuando Damien ya es adulto, interpretada por Sam Neill y que, si reúno fuerzas suficientes, tal vez en alguna ocasión comente. Y creo que se hizo una especie de cuarta entrega con una mujer como protagonista, pero esto ya es demasiado desvarío, incluso para mí.

Por último no puedo dejar de mencionar que es interesante investigar sobre las cosas que pasaron durante el rodaje de la película, puesto que se desencadenaron una serie de sucesos que han hecho que “La Profecía” entre dentro de la categoría de películas llamadas malditas. Aquí os dejo un enlace con información muy curiosa sobre varias de estas películas malditas:

http://www.taringa.net/posts/info/2934631/Peliculas-malditas.html

Si alguien tiene interés en verla online puede ir a este enlace:

2 comentarios:

  1. Cristilof!!!Feliz Cumpleee!!!!!(atrasado)pero vale!=)
    Que tengas un ciclo lleno de lo mejor!
    Yo tambien soy fan del cine de terror,y como vos,he visto cada bobada indescriptible,pero igual me gusta verlas.
    De este tipo,de las malas pelis de terror,te recomiendo "Grace",me mantuvo atrapada solo para criticarla pero que da,la vi de un tiron :D
    De las buenas y clasicas,como esta que colocas,la Profecia,es excelente tal como lo dices,y recuerdas "El exorcista"?(la uno,las demas ya no fueron tan buenas)esa es la mejor peli de terror!La vi mil veces y siempre me deja esa "cosita"..
    Otra que me erizo los vellos en su momento,es "El Ente",jaja,tambien es viejita,de esas pa recordar cuantos años ya lleva uno encima!XD
    Bueno,Cristina,te mando un abrazo enorme,lo mejor para vos y estamos en contacto!
    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Hola, guapa muchas gracias por tus buenos deseos.
    El Exorcista también es de las que más me gustan y por supuesto tengo que dedicarla un comentario a ella solita, eso sí a la original porque las cosas que vinieron después no tienen ni pies ni cabeza.
    La de Grace me suena vagamente: ¿es la de una mujer embarazada que aparentemente pierde a su bebé pero luego nace y es un auténtico monstruito? Si es esa es uno de esos horrores lamentables que me encantan.
    Muchos besos

    ResponderEliminar