Páginas

domingo, 2 de mayo de 2010

CUATRO DE OROS

Algunas cartas muestran unos dibujos tan sumamente explícitos, que casi no necesitan explicación. Es el caso del Arcano que analizaré hoy. Nos encontramos a un hombre con una corona, así que suponemos que es un rey, en épocas pasadas era lo más alto a lo que se podía aspirar. La realeza entroncaba directamente con la divinidad. Nuestro rey está sentado en un asiento cuadrado; hay quien ha visto en él la figura de un jorobado, podría ser, pues a su espalda se adivina un abultamiento sospechoso.

Estamos en el número cuatro y por lo tanto, no ha de sorprendernos la aparición de la piedra cúbica como trono. Lo que si nos sorprende es la forma en que aferra los cuatro pentáculos que se corresponden a esta carta. Parece indicarnos que toda su vida se centra en esas monedas.

Sobre su corona vemos el primer pentáculo, como si nos indicara que en su mente, lo material es la idea principal que domina en su mundo mental. Si seguimos el recorrido por su anatomía, vemos otro inmenso pentáculo frente a su tórax, abarcando el área del corazón y del plexo solar. Parece decirnos: “Mis emociones y mis sentimientos se rigen por lo material”.

Terminamos el recorrido visual comprobando como sus pies descansan firmemente asentados en dos pentáculos más, uno para cada pie. Nuestro contacto más directo con la tierra, con lo físico es, lógicamente, a través de los pies, pues bien, la figura con los pies posados sobre los pentáculos, no sobre la tierra, nos sugiere que también en el reino de lo físico, se sustenta sobre lo material.

La primera vez que vi esta imagen, inmediatamente la asocié con la avaricia. Pensé en el personaje de Moliere, o mejor aún, el avaro de Dickens por antonomasia: el sr. Scrooge, del “Cuento de Navidad”, quien no sólo era avaro con su dinero, sino también con su tiempo y sus sentimientos. Por lo tanto, establecí esa relación entre la avaricia en todos los campos y el Cuatro de Oros.

Aferrado a sus posesiones, da la espalda a la ciudad, es decir al resto, al colectivo. Cuando nos centramos exclusivamente en tener, en poseer, desatendemos otras áreas de nuestra vida que también requieren atención, por eso es vital el equilibrio. Sus manos están ocupadas, aferrando el pentáculo con fuerza, como si temiese que alguien pueda quitárselo. Pero esas manos no están libres, no pueden tenderse hacia el otro cuando necesite su ayuda. El miedo a perder lo inmediato, nos hace no ver todo lo demás existente en el mundo. Nuestro personaje no ve todo lo que se extiende a su espalda, una ciudad entera, está demasiado ocupado con sus apegos.

Significados generales: Es una carta de estabilidad material, de solidez económica. Gran inteligencia para organizar y realizar. Se cumplen las ambiciones profesionales. Ahorro, equilibrio en la economía. Carta que tiende a conservar por lo tanto puede hacer referencia a herencias, legados, donaciones. Se corre el riesgo de caer en el apego a lo material, incluso a la avidez.
En las relaciones se crean y/o mantiene vínculos estables, relaciones sólidas. Hay quien dice que esta carta anuncia el nacimiento de una niña.

Invertida: El aviso del peligro que corríamos de caer en la avidez, cuando la carta estaba en posición derecha, aquí se cumple con creces. En esta posición se cae en la avaricia, el apego a lo terrenal, el materialismo enfermizo, la codicia. Es la carta del tacaño, del que teme perder la seguridad y siempre sospecha de los demás. En algunas ocasiones, según el acompañamiento, podría caerse en el despilfarro, pero rara vez representa esta característica. La situación estable que veíamos anteriormente, se torna en un incesante cúmulo de obstáculos y trabas, retrasos en los pagos. No se emprende nada por miedo al fracaso; por eso la estabilidad se transforma en estancamiento.

2 comentarios:

  1. Dices que este arcano puede hablar de una relación amorosa estable.

    Y en esta combinación 4 oros + enamorados, podría referirse a una relación por interés?

    Gracias y muy interesante tu página.

    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marga

      Depende mucho del contexto, es decir, de lo que se ha preguntado, qué tirada se ha empleado, el conjunto de cartas que aparecen en la tirada, etc.
      El Cuatro de Oros busca la seguridad, sobre todo la material, por lo que si que podría representar un interés material en la relación, pero también podría indicar que se busca una seguridad de otro tipo en la pareja: sentir una compañía cerca, la seguridad de un hogar, la estabilidad que ofrece una pareja, alguien que nos acompañe en la vejez, etc.
      Cómo te decía al principio depende mucho de la pregunta que se haya hecho y del conjunto de las cartas que acompañen a esta combinación.

      Saludos y celebro que encuentres interesante la página, espero que te resulte de utilidad

      Eliminar