Páginas

jueves, 6 de mayo de 2010

TIRADA DE PROS Y CONTRAS

Si hay algo que resulta más complicado aún que ser capaz de interpretar una tirada, es saber elegir la más adecuada a la cuestión que nos interesa. Por eso, se hace imprescindible tener nuestro arsenal de tiradas, perfectamente conocidas y trabajadas, de distinto tipo: más simples, más complejas, más específicas, más generales. De tal modo que, según el caso, podamos elegir la que nos resulte más conveniente para cada ocasión.

Cuando digo conocidas, me refiero a eso precisamente, a conocerlas, es decir, saber a la perfección el significado de cada posición, la estructura general e individual de las cartas en dicha tirada; y al decir trabajadas, me refiero a que se necesita haber practicado un cierto tiempo con cada tirada para conocerla a fondo, cada una de ellas posee su propia estructura, su correlación entre unas y otras posiciones, y la única forma de alcanzar soltura y destreza con las tiradas es practicar, no importa si con consultas inventadas o reales, lo importante es adquirir esa naturalidad y seguridad que únicamente otorga la práctica. Leer muchos libros al respecto, no nos da experiencia, solamente nos da más conocimientos, pero el conocimiento que no se utiliza, no sirve para nada. Equilibremos conocimiento y práctica.


Las tiradas son, por decirlo de algún modo, líneas de fuerza que trabajan en conjunto a la vez que de forma individual. Sobre todo en las tiradas más complejas, nos encontramos que las cartas enlazan unas con otras de forma concreta, de tal modo que no se pueden interpretar de forma aislada. Hay posiciones que se refuerzan entre sí, otras se matizan. Al ser una estructura un tanto compleja, es mejor empezar con tiradas sencillas que, una vez dominadas, nos servirán de trampolín para tiradas más elaboradas y barrocas.

Hoy propongo continuar con tiradas sencillas. Para la que vamos a ver, de nuevo se utilizan tres cartas. Es la tirada de los Pros y los Contras, o la tirada de A Favor y en Contra, como se prefiera. Se trata de una tirada sumamente simple y concreta. La podemos utilizar, sobre todo, para casos en los que necesitamos tomar una decisión. En esta tirada se estudian los factores a favor y en contra de una acción o resolución, y la consecuencia que la suma de ambos puede producir La estructura es la misma que vimos en la tirada de Pasado-Presente-Futuro, aunque el orden de colocación es distinto, son tres cartas alineadas de esta forma:


La posición 1 los Contras: es decir, lo que se nos opone, son los obstáculos, impedimentos, tanto los reales como los imaginarios, que nos está impidiendo lograr nuestro objetivo o qué peculiaridad negativa nos va a estorbar. Es lo negativo de la situación y por lo tanto es lo que debemos tener en cuenta.
 La posición 2 los Pros: lo que tenemos a favor, las ayudas con las que contamos, aquellos recursos que nos van a facilitar conseguir nuestros propósitos, recursos que pueden ser externos o internos. Las habilidades que poseemos y que podremos utilizar.

La posición 3 es el Resultado: teniendo en cuenta lo que tenemos a favor y en contra, nos da una aproximación de lo que es más que probable que suceda, pero, vuelvo a repetir, nunca está dicha la última palabra y esta posición es susceptible de cambio en la medida en que seamos capaces de tomar decisiones al respecto, sabiendo lo que opera a nuestro favor y los obstáculos que nos traban. Nunca me cansaré de repetir que el futuro está por escribir y que lo único que hay es el presente, que con rapidez se convierte en pasado. Por lo tanto, con respecto al futuro, la última palabra siempre está por ser dicha.

Veamos un ejemplo simple de cómo funciona esta tirada. Doy por sentado que ya hemos dado los pasos necesarios para relajarnos, concentrarnos, etc. siempre es imprescindible sintonizar nuestra mente con un estado de recepción óptimo, de lo contrario, la sesión de lectura no será tan fructífera como sería deseable. Ahora viene el paso más decisivo, la formulación de la consulta, y es que si este paso no se da bien, los demás irán mal encaminados. Ha de ser una pregunta que pueda ser contestada por este tipo concreto de tirada. No podemos preguntar como nos va a ir en nuestra vida en general en los próximos seis meses, se trata de una tirada específica para un problema muy concreto.

Recurramos a un consultante imaginario, al que llamaremos Ismael. La cuestión que nos plantea es la siguiente: Desde hace muchos años trabaja en una empresa informática multinacional, tiene un puesto importante, buen sueldo, interesantes incentivos… aunque el trabajo le resulta cada vez más mecánico y falto de alicientes. Lleva un tiempo dando vueltas a la idea de instalarse por su cuenta, montando una pequeña empresa dedicada a servicios informáticos y piensa que este es el momento, tiene 45 años y posee un colchón económico importante, en caso de que las cosas no fueran tan bien como espera. No quiere emprender aventuras teniendo cierta edad, puesto que piensa que si espera más tiempo, puede pasar su momento y quiere saber si debe dar el paso ahora.

Bien, ya tenemos la pregunta formulada: ¿Es el momento adecuado para que Ismael inicie su negocio? No debemos nunca dejar de preguntar tanto como precisemos, hay veces que los consultantes dan tan pocos datos que la lectura resulta confusa, deben ayudar un poco más. En este ejemplo concreto, es bueno que Ismael nos cuente que está haciendo ahora, que es lo que le preocupa, etc. Cuando alguien consulta al Tarot es porque está indeciso, Ismael no tiene claras las cosas, puesto que nos está preguntando; así que tiene miedos, dudas, indecisiones… vamos a ver si las cartas nos pueden aconsejar.



1.- Contras: El Ermitaño. Si bien Ismael parecía tener recelos al tema de la edad, el Ermitaño delata que realmente lo que le da miedo es la soledad, es decir, en su trabajo actual tiene un respaldo sólido, toda una empresa internacional, cuenta con compañeros de trabajo, supervisores, las decisiones realmente importantes las toman otros, el se limita a seguir las directrices que otros le marcan, pero no recae sobre él el peso de toda la empresa. Si él se instala por su cuenta, lógicamente, los beneficios y laureles serán para él, pero también los quebraderos de cabeza, las decisiones, las responsabilidades, los riesgos… todo recaerá sobre sus hombros. Como en la película de Gary Cooper, estará “Sólo ante el peligro”.

También podríamos preguntarle: ¿quién te está aconsejando erróneamente? Y es que, en ocasiones, hay consejos muy bien intencionados, pero pésimos. Ahora se nos plantea la eterna cuestión: ¿qué significado es el correcto: miedo a la soledad, mal consejo o los dos? Mi respuesta es clara: Intuición, ella es la que hará que elijamos entre los posible significados. En el caso de Ismael, yo me decanto por lo primero, aunque es mejor, cuando tengamos alguna duda, siempre preguntar al interesado para dar un enfoque correcto.

2.-Pros: El Mundo: Ahora bien. No hay más que ver esta carta para entender que está perfectamente capacitado para asumir el riesgo: es un comunicador nato, así que va a vender estupendamente el producto, tiene contactos y sabe utilizarlos, tiene ambición, apoyos y ese pequeño toque de inspiración que facilita mucho todas las cosas y allana los caminos. Esta carta nos refuerza la idea de que lo del Ermitaño no es más que un miedo ficticio, inseguridad no justificada.

3.- Resultado: La Justicia. Es una buena predicción, y podemos analizar esta carta desde dos ángulos, que no son excluyentes, sino más bien complementarios. En primer lugar, Ismael recibirá la justa retribución a su esfuerzo, a más dedicación, más éxito. Esta carta no es una carta de suerte, no le van a regalar nada, todo su trabajo recibirá la compensación exacta. En términos más técnicos, es una carta de rellenar y firmar papeles, de burocracia, papeleo en general, legalizar asuntos… cuando en una pregunta referente a montar un negocio, sociedad, etc., aparece esta carta, nos indica que se ejecutan todos los trámites burocráticos para hacer realidad ese negocio. Como se ve, un significado no anula al otro, lo complementa.

En consecuencia, vemos a Ismael inscribiendo en el registro su negocio, eso sí, debemos recordarle que no le va a regalar nadie nada y tendrá que trabajar en serio. Tal vez convendría incitar a nuestro consultante a pensar si ese miedo a emprender el vuelo solo, representado por el Ermitaño, puede llegar a ser una traba real, o es simplemente un miedo sin importancia. El Ermitaño no es mala carta, y aunque está en la posición de los obstáculos, no parece un problema insuperable, otra cosa habría sido si, por ejemplo, nos hubiera salido invertida.

Evidentemente es una tirada sumamente amable, ya nos encontraremos suficientes ocasiones en las que las cartas son menos generosas y las perspectivas son complicadas. Haremos alguna práctica para contemplar esta posibilidad y ver como, hasta cierto punto, incluso las tiradas menos positivas, se pueden mejorar dando un enfoque de ayuda. Se trata de ser constructivos, realistas, pero también constructivos.


Con respecto a lo que he comentado brevemente sobre el Ermitaño en esta tirada, es la pregunta del millón: ¿Cómo se cuál es el significado correcto? Y yo insisto en la única respuesta que puedo dar: Intuición. ¿Cómo desarrollamos la Intuición? Muy sencillo, a base de trabajo y constancia. Por un lado, realizando ejercicios destinados a acrecentarla: meditaciones con los Arcanos o del tipo que cada uno prefiera. Por otro lado el trabajo puro y duro, realizar muchas tiradas y confundirse y rectificar. Es lo que llamamos prueba – error, es una pena, pero es así, aprendemos más de nuestros errores que de nuestros aciertos. Cuanto más practiquemos, más desarrollaremos la Intuición y menos fallos cometeremos.

Un atleta no bate marcas mundiales viendo en la televisión como corren otros en las olimpiadas o en cualquier campeonato, lo consigue entrenando a diario y superando sus limitaciones poco a poco. Con la lectura del Tarot sucede lo mismo, porque leas en un libro unas tiradas, recopiles cien significados de cada Arcano o veas como otra persona realiza lecturas, no quiere decir que aprendas, hasta que no “entrenes” del mismo modo que el atleta, no conseguirás absolutamente nada.

5 comentarios:

  1. Como me gusta lo que escribes. Como me gusta como lo ves y te entiendes con el Tarot. Me siento muy identificado con tu visión. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, amigo.
    Me agrada que te guste mi forma de entender el Tarot y que te identifiques con ella, porque eso quiere decir que tú también eres un "chiflado" del Tarot, como yo, e intuyes que hay en él mucho más de lo que la apariencia nos muestra.

    Como se suele decir, no es lo importante la meta (bueno, un poco sí) sino el viaje, y lo que en él vamos conociendo y experimentando.

    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por este blog que tan útil nos resulta a todos los principiantes.
    Te quería preguntar, si puede ser como se enfoca una carta en la posición a favor cuando está invertida o es negativa. En una pregunta de trabajo salió la Justicia invertida en los pros, no entiendo que es. ¿que ser injusta me favorece? Creo que eso no es bueno, pero sino es eso, no lo entiendo. Podrías explicarme?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola anónimo

    Me alegra mucho saber que te resulta útil este blog. Cuando en una posición favorable nos sale una carta que no es positiva, normalmente el significado se matiza bastante y, aunque nos parezca negativo, se tratará de algo que a la larga pueda resultarnos beneficioso. Como ignoro la pregunta que has hecho y las otras cartas que aparecieron en la tirada, te puedo decir que, la Justicia invertida en esa posición, en general, podría significar que el papeleo, las trabas burocráticas, o algún subterfugio legal, pueden favorecerte.

    En cambio, si esta misma carta hubiera salido en la posición en Contra, habría querido significar, justo lo contrario, es decir, que todas esas cosas irían en perjuicio tuyo.

    Espero haberte sacado de dudas, un saludo

    ResponderEliminar
  5. Mi interpretación al caso de Ismael. El Hermitaño anuncia que es pobre en capital. En lo económico el Hermitaño es pobreza o como mucho parquedad de recursos, sin más preámbulos. Pero el negocio va funcionar (el Mundo) pues el resultado son transacciones comerciales, esto es lo que equilibra su pobreza de recursos.

    ResponderEliminar