Páginas

jueves, 9 de diciembre de 2010

EL LOCO. MEDITACIÓN.

Tarot Crowley
Todos los Arcanos tienen una doble vertiente: la superficial y la profunda. Hemos visto los significados del Loco a nivel superficial; son aquellos que utilizamos normalmente para la adivinación. Pero lo que hoy nos interesa es lo más oculto, lo que conecta con nuestro subconsciente, esas claves que reactivan en nosotros resortes cuya existencia ignoramos. Cuando se dice que todo está en nuestro interior, no es algo figurado, es literal. La función de las meditaciones con el Tarot es sacar al exterior lo que está oculto dentro. No se trata de adquirir algo nuevo, sino de sacar a la superficie lo que está escondido y olvidado.

Por eso, el simbolismo pictórico de cada carta está diseñado ingeniosamente para acceder a esos conocimientos. Son las llaves que permiten abrir distintos compartimentos especializados. No utilizamos el Loco para los mismos fines que el Carro o el Juicio. Cada uno de los Arcanos conecta con un área determinada; no hay Arcanos más o menos importantes, simplemente cumplen su función específica y entre todos forman un conjunto perfectamente armónico.

Hay una aclaración que debo hacer en cuanto el tema de correspondencias con otras disciplinas. Según las fuentes consultadas, hay datos que varían, por poner un ejemplo, el Loco en unos sitios se relaciona con la letra hebrea Aleph y en otros sitios se relaciona con la letra Shin. Es mejor tener un criterio de coherencia y seguir las fuentes que nos parezcan más serias o que nos convenzan más. Yo he estudiado Tarot con B.O.T.A. (Constructores del Adytum) durante bastante tiempo, así que me baso prácticamente en todas las correspondencias que de ellos he aprendido. Huelga decir que no poseen la verdad absoluta, es simplemente una de las muchas aproximaciones existentes que hay, así que os animo a que indaguéis en distintos textos y adoptéis aquellas asociaciones que os parezcan más pertinentes.

Para comenzar, conviene repasar el simbolismo de la carta del Loco, pues allí se nos dan las claves de sus significados más profundos. El Loco, ya lo vimos, comparte a partes iguales la locura y la sabiduría, pues se mueve con soltura a lo largo de esa delicada línea que separa la estupidez de la genialidad. Es sabido que la medición del cociente intelectual nos da un abanico de entre 90 y 109, generalmente, que señala la “normalidad”, todo lo que esté por debajo o por encima de esa horquilla, se considera “anormalidad”. No hace falta que recuerde el triste final que tuvieron muchas mentes eminentes, por el simple hecho de no ser comprendidas y destacar entre la mediocridad que las rodeaba.

El inmenso y radiante sol que se alza tras la imagen del Loco, es el origen de todo, es la Gran Mente, la Fuente de toda Vida, de ahí procedemos y, tras el recorrido necesario por las distintas experiencias vitales que tan oportunamente dramatiza el Tarot, ahí regresaremos. Tal vez por eso el Loco camina tan confiado, porque sabe de dónde viene y conoce el sendero que ha de recorrer. Al provenir de lo divino, lleva una simiente divina en su interior.

Tarot Cósmico
El Loco nos conecta con la verdadera esencia de lo que somos; el trabajo meditativo y constante con esta carta nos pondrá en contacto, de forma progresiva, con esa chispa divina que todos, al igual que el Loco, llevamos dentro. Por lo tanto, todos los ejercicios de meditación que realicemos con la carta del Loco, nos ayudarán a ir recuperando esa conexión con la divinidad. Es la carta que nos facilita el restablecimiento de un puente que nos une con el Todo.

En un sentido más práctico y cotidiano, la meditación con este Arcano es útil para desarrollar la jovialidad, la alegría, la despreocupación. En estados depresivos o cuando sentimos que el ánimo empieza a decaer, la contemplación de la imagen del Loco nos ayudará a recuperar el buen humor y el optimismo. También nos ayuda a encontrar mayor sabiduría y libertad.

Se pueden realizar múltiples trabajos de carácter meditativo con el Loco, ya hemos visto unos cuantos ejemplos en esta sección y veremos muchos más. Lo importante es trabajar con las cartas de forma constante y sabiendo para qué sirve cada una. Por supuesto, eso no quiere decir que no dejemos que sean los Arcanos quienes nos sorprendan en algunas ocasiones, pero es interesante saber en qué campos está “especializado” cada uno de ellos. La simple contemplación de las imágenes impregnadas de simbolismo de los Arcanos, ya provoca en nuestro subconsciente una serie de reacciones positivas.

Pido que no se me crea sin más. No hay mejor prueba empírica que la que se realiza sobre uno mismo. Quien quiera comprobar las capacidades del Loco para establecer estados de ánimo positivos, que haga la prueba, que trabaje con él en los momentos de desánimo.
Tarot Walker
 Puede resultar muy interesante establecer una serie de relaciones de este Arcano con distintos elementos: Piensa qué incienso relacionarías con él, qué color de velas te resulta más fácil de asociar con el Loco, qué piedra, planta, perfume, etc. En la medida de lo posible, trata de personalizar tu relación con el Loco, indaga en lo que para ti representa, toma las asociaciones que otros hacen como una simple indicación, pero establece tus propios códigos. Voy a apuntar algunas ideas pero, insisto, busca los elementos complementarios que más te gusten. Se trata de un trabajo creativo, no mecánico, no dejes que las ideas que otros dejaron te influyan al cien por cien, desarrolla las tuyas propias. Si consideras que al Loco le favorece el olor del tomillo, deja que sea así, hazlo a tu manera.

Se asocia con la letra hebrea Aleph, que significa buey. Para otros sería la letra Shin, diente, según en qué lugar se sitúe la carta.
En Alquimia se relaciona con el Alumbre (la sal-principio de todas las sales) y se representa por un círculo.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero comprendido entre Kether y Chokmah.
Relaciones astrológicas con el elemento Aire y con el signo de Urano.
Color: Amarillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario