Páginas

miércoles, 30 de marzo de 2011

EL EMPERADOR. MEDITACIÓN



Tarot Crowley
Orden y razón son dos características que definen a la perfección las fuerzas que representa este Arcano. Curiosamente, el hombre tiene dos tendencias contrapuestas para enfrentarse a las características antes nombradas. En primer lugar el orden, desde que el ser humano puebla la tierra, ha intentado ordenar y clasificar. Asignar un nombre a todo lo existente ya es un intento de clasificación, como cantaba Bob Dylan, “El hombre puso nombre a los animales”, todo lo etiquetamos y ordenamos por categorías, en un intento de que los objetos no escapen a nuestro control. En el otro extremo, está la tendencia, también natural del hombre, al caos, al desorden, a regular las vivencias con leyes y normas, para después saltárselas e incumplirlas.

La misma dicotomía se da en la razón, el ejemplo más representativo es el constante enfrentamiento entre ciencia y creencia, lógica y fe, casi se diría que no pueden existir la una sin la otra pues se necesitan ambas para después contraponerse, es muy difícil e infrecuente que ambos términos se armonicen y complementen (que sería lo deseable). Nos movemos constantemente entre los pares de opuestos, el Emperador no es una excepción.


También las fuerzas masculinas están representadas por este Arcano a la perfección; no se trata aquí de hombres o mujeres, sino fuerzas positivas-activas y fuerzas negativas-pasivas. El Emperador necesita la fertilidad de la Emperatriz para poder concretar en el mundo material. Son complementarios, no opuestos, se necesitan para manifestarse. En algunos escritos que profundizan en las correspondencias entre el Tarot y la Alquimia, se relaciona a la Emperatriz con la Sal y al Emperador con el Azufre, dos principios básicos creadores. No lo olvidemos, el Emperador es el agente activo, así que posee una fuerza realizadora.

El Emperador nos ayuda a establecer el orden en todos los planos, lo mismo en el físico nos impele a colocar nuestros armarios o el escritorio, y en el mental nuestras ideas, pensamientos, conceptos. Es conveniente tener siempre presente la máxima hermética que nos dice “Como es arriba es abajo”, el desorden en uno de los planos se ve reflejado en los demás. La persona que es incapaz de organizarse, que vive en un continuo alboroto de cosas y objetos, está simplemente reflejando en el plano físico el absoluto caos existente en el resto de los planos de su existencia.

La meditación sobre la figura del Emperador nos ayudará a ordenar nuestros pensamientos, para que seamos capaces de priorizar y discernir entre lo que es importante y lo que no. Muchas veces nos perdemos en una nube de pensamientos improductivos que escapan a nuestro control, y ese alboroto se hace extensible a todas las áreas de nuestra vida. Está bien meditar con este Arcano para intentar reconducir esa anarquía mental y espiritual, pero ¿qué tal si damos un empujoncito a la meditación poniendo algo de nuestra parte? Empecemos por establecer un cierto orden en nuestra cartera, o en el cajón de la mesilla, o en aquel armarito en el que guardamos nuestros papeles y que siempre nos proponemos colocar, aunque acabamos posponiéndolo sine die.

Ordenar no es sólo colocar, es también limpiar, deshacerse de lo que ya no sirve; el ser humano es un acumulador nato de objetos inservibles por si algún día los puede necesitar. Aquello que no se utiliza desde hace años, no tiene sentido guardarlo. No me refiero a tirar esas fotos antiguas, ni aquella carta que tiene gran valor sentimental; hablo de deshacernos definitivamente de las instrucciones de aquel aparato que hace tiempo tiramos a la basura y que aún seguimos guardando, o de aquellos tickets de compra que no sabemos ni de qué son, o la caja de cerillas rota de aquel bar en el que conocimos a ese chico tan maravilloso hace diez o doce años, del que, por cierto, no recodamos ni la cara… Hablo de esas cosas que ni sabemos que tenemos, si ignorábamos que estaban ahí, no tienen demasiado valor para nosotros ¿no?, así que no estaría de más tirarlas a la basura. Es bueno recordar siempre la Ley de Correspondencia, lo que se da en un plano, tiene su reflejo en los otros. Empecemos por el más accesible, el material.
Tarot Morgan Greer

También el orden se puede buscar en los niveles mentales. Para conseguir avanzar en el camino espiritual es necesario tener nuestras ideas y prioridades perfectamente estructuradas, una buena manera de hacer esto es confeccionar dos listas, en una se reflejarían aquellos objetivos y cualidades que creemos son importantes para nuestro desarrollo, tanto espiritual como el material; en la otra lista podríamos apuntar todas las situaciones y rasgos de nuestra personalidad que sentimos como limitantes para conseguir los objetivos marcados en la anterior lista.

Si, por ejemplo, en nuestra primera lista hemos anotado como cualidad deseable el optimismo, en la segunda lista podemos apuntar todas aquellas acciones y pensamientos que creemos nos impiden desarrollar esa característica, quizás la propensión a desanimarnos ante el primer contratiempo, la fijación en los pensamientos negativos, la costumbre de buscar en todo el defecto antes que la virtud, etc. Y ¿qué papel cumple aquí el Emperador? Pues, muy sencillo, meditar sobre él nos ayudará a tener las ideas más claras a la hora de confeccionar ambas listas.

Una de las más interesantes aportaciones del Emperador consiste en ayudarnos a asentar los pies en la tierra, nos recuerda que, si estamos en el plano material, es por alguna buena razón, por lo tanto no debemos descuidar los asuntos más terrenales. Aquellas personas que tienen tendencia al “escapismo” hacia otros planos y otras realidades, pueden servirse de la carta del Emperador para recordar que coexistimos en varios planos y lo deseable es armonizar la influencia de cada uno de ellos y no el refugiarnos en uno para huir de los otros.

La figura del Emperador nos retrotrae a personajes que luchaban para conquistar y proteger lo conquistado. En cierto modo, trabajar con esta carta nos puede ayudar también para afianzarnos en nuestras propias conquistas concretando en lo material, por decirlo de algún modo, nos ayuda a “mandar en lo nuestro”, cuando sintamos que nos invade la indecisión o la inseguridad, trabajemos con el Emperador para reafirmarnos en nuestro propio territorio.

Tarot Connolly


Sintetizando, el trabajo con la carta del Emperador nos va a ayudar en distintos ámbitos: primero para desarrollar la lógica y el razonamiento, así como la iniciativa y la resolución activa de los problemas. Además favorece el orden en todos los planos de nuestra existencia. Nos sirve para asentarnos cuando tenemos deseos de huir de la realidad.

El Emperador se relaciona con la letra hebrea Heh, cuyo significado es ventana. Para algunos la asociación es con la letra Daleth.
En Alquimia se relaciona con el azufre.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Chockmah y Tipheret
La relación astrológica es con el signo Aries.
Color: Rojo.

Leer más...

lunes, 28 de marzo de 2011

LA HOJA DE CARY





Universidad de Yale

Hoy quiero dar un salto en el tiempo para hablar de la famosa Hoja de Cary o Cary-Yale (Cary Sheet). Se trata de una hoja con varias cartas sin cortar que se halla en la universidad de Yale, en Connecticut (E.E.U.U.). El nombre viene del donante (no, no fue Cary Grant) que la llevó a dicha universidad a principios del siglo pasado y su importancia en la historia del Tarot es vital, puesto que para muchos estudiosos, es el eslabón más sólido para demostrar la relación existente entre los Tarots italianos del S. XV y los franceses de los s. XVI y XVII. Podría decirse que sería un puente entre las barajas italianas y las francesas.

Es una xilografía en la que podemos ver 6 cartas completas, la mitad superior de 3 y la inferior de otras 3, así como la mitad derecha de 2 y la mitad izquierda de otras 2, por último, en las 4 esquinas del conjunto, vemos una cuarta parte de 4 cartas. Realmente, se pueden hallar muchos paralelismos entre algunas de estas cartas con el Tarot de Marsella, en cambio, veremos que otras son bastantes distintas.

Analicemos por partes las cartas, teniendo en mente sus correspondencias con el Tarot de Marsella. Empezaré por las 6 centrales, ya que se ven enteras. La primera, comenzando por el ángulo superior izquierdo, es una versión muy interesante de la Papisa, puesto que aparece un segundo personaje en la imagen, algo insólito. La Papisa no sostiene el libro en sus manos, como es lo habitual, sino que utiliza para tal fin un atril, como acompañante, vemos arrodillada junto a ella, una figura tonsurada de menor tamaño que sonríe un tanto embelesada, tal vez escuchando como la Papisa lee en alta voz. En esta imagen, no hay velo tras la figura.

Después encontramos la carta del Emperador barbado, con su escudo de águila y su cetro, es una imagen bastante similar a la que conocemos; otro tanto ocurre con la Emperatriz, quién sentada en un trono, porta también el escudo con águila y el cetro con el orbe. En la fila inferior vemos en primer lugar la carta de la Luna. En apariencia es similar a la imagen del Tarot de Marsella, en primer término nos encontramos con un cangrejo, de generosas proporciones en la poza de agua, sobre él la Luna brilla mostrando… su fase llena, no la habitual que es la creciente, bajo ella vemos las dos torres pero se puede apreciar, aunque la imagen no tiene muy buena calidad, que no aparecen los dos perros y, ya que resaltamos las diferencias, tampoco aparecen las características gotas que caen de la Luna.

La siguiente carta es la Estrella, vemos que es similar al modelo tradicional del Marsella, aunque la joven se arrodilla en dirección contraria y en el cielo podemos observar menos estrellas. La última figura completa es la del Mago, a simple vista podríamos decir que no hay grandes diferencias, vemos la figura tras la mesa con sus implementos mágicos, sosteniendo la varita con la mano izquierda pero… ¡oh sorpresa! ¡Está sentado! Este hecho es ampliamente llamativo. Quizás otra diferencia que ha llamado mi atención es el sombrero que lleva, evidentemente es representativo de la época, pero es curioso entonces como aparece posteriormente el signo del infinito.

Todo esto es en cuanto a las figuras que se ven completas, ahora, empezando por el ángulo superior izquierdo y siguiendo en la dirección de la agujas del reloj, vemos una imagen muy difícil de reconocer, aunque yo apuesto por el Colgado, principalmente basándome en el fino tronco que se puede apreciar. La siguiente carta, sin duda es la Rueda de la Fortuna, se ven claramente la base y la parte inferior de la rueda, así como el cuerpo entero completo y una cabeza de las que figuras que giran junto con la rueda.


La siguiente es el Carro, se ven perfectamente el cuerpo inferior del carro y los caballos que tiran de él. La siguiente carta puede crear más confusión aunque la inmensa mayoría de los estudiosos de la Hoja de Cary ven aquí el Arcano de los Enamorados, teoría a la que me adhiero, y si esta carta es confusa, más aún lo es la siguiente, se dice que es la Justicia, aquí sí que no tengo una opinión formada porque es muy poco lo que se ve aunque podría ser porque se adivina parte del trono, o al menos eso es lo que parece, incluso aventurando más, se podría ver el extremo de la empuñadura de la espada.

Siguiendo el recorrido hacia abajo, vemos de forma más clara la figura del Papa, se aprecia una columna, parte de la tiara papal y de la capa. La siguiente figura es la del Loco, se puede ver parte de su hatillo y de la vara que lo porta. No aparece animal alguno saltando por detrás del Loco, así que pueden pasar dos cosas: o bien el animal aparece por delante de él o bien no hay animal.

En la esquina inferior derecha, podríamos estar ante el Ocho o el Nueve de Bastos, muy difícil saberlo con exactitud; en la siguiente carta no hay problemas, vemos claramente el Siete de Bastos. Después una lamina sumamente llamativa. A simple vista podríamos pensar, al ver a una mujer con corona sentada en un trono y con una copa en la mano, que estamos ante la Reina de Copas, pero si nos fijamos la mujer, vierte el líquido de lo que podría ser una jarra en una copa, así que tal vez estemos ante la Templanza, en una versión entronizada.


El Mago un tanto "cansado"

La siguiente imagen es un terrible Diablo, que recuerda a un barrendero antiguo limpiando en un parque. Quienes hayan visto lo que digo, recordarán que los barrenderos iban con una vara pinchando las hojas y papeles que había en el suelo, y las iban depositando en una especie de canasta. Bueno, pues algo muy similar es lo que hace este Diablo, va “pinchando” personas y las deposita en un gran cesto que porta a su espalda. Sería una especie de recolector de almas, una carta escalofriante, desde luego.

Después vemos, en la esquina inferior izquierda, un fragmento de la Torre, aquí hay pocas dudas, es una imagen muy clara de parte de la Torre y las esferas que caen del cielo. Sobre ella vemos la carta del Sol, también muy clara y como en el Marsella, tenemos esas gotas de luz características, se puede apreciar además la parte trasera de una figura que podría llevar un tocado de plumas muy historiado, o al menos eso es lo que parece. La última carta, indudablemente es la Fuerza, vemos a la figura completamente desmelenada, dominando con uno de sus brazos a un león totalmente peludo.

Hasta aquí un breve repaso de la Hoja de Cary, es un enigma más dentro de los muchos que plantea el Tarot. Lo cierto es que se desconoce su origen exacto, solamente se puede especular. Verdaderamente son notables los paralelismos con algunas cartas del Marsella, así que os animo a un estudio detallado de las pocas cartas disponibles; seguro que vuestras conclusiones son tan válidas como las de cualquier estudioso.

Leer más...

miércoles, 23 de marzo de 2011

COMBINACIONES DEL TAROT. OPINIÓN.

Una de las discusiones recurrentes entre los “amigos” del Tarot es la conveniencia o no de utilizar combinaciones prefijadas. No es un tema en el que sea fácil llegar a un acuerdo puesto hay tantos partidarios como detractores. Debo hacer una aclaración, me estoy refiriendo a las combinaciones preestablecidas de los Arcanos, con significados fijos, independientemente del contexto de la tirada y la pregunta que se ha realizado.

Pululan por ahí muchas de estas combinaciones, algunas gozan de una gran tradición, otras son quizás más novedosas. Y lo más curioso es que hay personas que están absolutamente enganchadas a la recopilación de dichas combinaciones, es decir, que acumulan y acumulan cientos de significados de todas las combinaciones posibles. Hace tiempo, como labor investigadora más que nada, me propuse hacer acopio de las combinaciones más frecuentes que circulaban por internet. Mi intención era comprobar si los significados eran similares, consultando en distintas fuentes.


Mi sorpresa fue mayúscula al cotejar resultados y mis conclusiones fueron las siguientes: en primer lugar, en internet hay poca originalidad y funcionan en demasía los refritos, es decir: cortar y pegar, no ya sólo en este asunto, sino en muchos otros, se copian incluso los errores… pero ese es otro tema. Otra de las cosas que me resultó especialmente llamativa es que para la misma combinación de cartas, en no pocas ocasiones, los significados son absolutamente opuestos.

Para poner un ejemplo de lo que digo, estos son algunos de los significados que encontré para la combinación del Colgado y el Diablo:
Peligro de locura.
Una pareja termina rompiendo por el egoísmo y la inconsciencia de uno de los miembros.
Un amor que acaba derivando en amistad.

Bien, este es tan sólo uno de los muchos ejemplos que me he encontrado de significados dispares. Esto lleva a la confusión, más que a aclarar dudas. Me gustaría apuntar solamente unas cuantas combinaciones, algunas de ellas muy clásicas, que se pueden encontrar:

El Loco y el Colgado: Defender causas perdidas.
El Mago y la Torre (o el Diablo o la Muerte): Magia negra.
La Papisa y el Papa: Relaciones estables y duraderas.
La Emperatriz y la Luna: Embarazo.
El Emperador y el Ocho de Bastos: Flechazo.
El Papa y el Ermitaño: Aislamiento voluntario.
Los Enamorados y el Sol: Matrimonio.
El Carro y la Templanza: Viaje afortunado.
La Fuerza invertida y el Carro invertido: Accidente u operación quirúrgica.
El Ermitaño y el Loco: Secreto que sale a la luz.
La Rueda de la Fortuna y la Torre: Ruptura inesperada
La Justicia y el Mundo: Pleito que se gana.
El Colgado y la Muerte: Ideas suicidas.
La Muerte y la Rueda de la Fortuna: Herencia.
La Templanza y el Mago: Utilización de terapias alternativas.
El Diablo y el Papa: Falso gurú.
La Torre y el Loco: Demencia senil.
La Estrella y el Juicio: Popularidad.
La Luna y el Ermitaño: Difamación.
EL Sol y el Ermitaño: Se desenmascara a un impostor.
El Juicio y la Muerte: Pleito por una herencia.
El Mundo y los Enamorados: Relación que se hará pública.

Y este es simplemente un muestrario, porque también hay combinaciones de tres o más cartas, como por ejemplo la formada por la Estrella + la Luna + la Papisa que nos revelan que la persona a la que hacen referencia, tiene capacidades para la videncia. También, como ya he apuntado brevemente en el listado anterior, tenemos que añadir las múltiples combinaciones que nos proporcionan las cartas invertidas y, lógicamente, en el casi infinito mundo de las combinaciones entran los Arcanos Menores, por ejemplo hay una hermosa combinación Emperador + Mago + Dos de Copas: que nos anuncia un feliz matrimonio entre personas de dinero.

Pero aún hay más, puesto que también hay combinaciones que varían en los significados según el sexo del consultante, por ejemplo, tenemos esta fascinante combinación: Reina de Bastos + Mundo invertido + Cuatro de Espadas, para una mujer significaría que no tiene posibilidades ante una rival más joven y bella. En cambio, si el consultante es un hombre, se trataría de una mujer autoritaria que puede constituir una amenaza para él.

Por supuesto, cada persona es muy libre de entender y utilizar el Tarot como quiera, puesto que no hay una única forma de hacerlo, sino miles, millones… Eso es lo grande del Tarot, que no es un compendio de formulaciones matemáticas, sino un arte que cabalga entre lo intuitivo y lo concreto. Ahora me gustaría dar mi visión particular sobre el tema de las combinaciones, que no es ni buena ni mala, simplemente es la mía. Yo entiendo el Tarot como un conjunto de símbolos que de forma aislada o combinándose entre sí, representan todo lo existente, todas las infinitas posibilidades de la creación. De esta manera, al practicar cada tirada, de forma totalmente subconsciente, seleccionamos aquellas cartas que nos ofrecen la información que precisamente en ese momento necesitamos conocer.

La contemplación de las cartas elegidas para la tirada, hace que conectemos con la sabiduría que poseemos, aunque desconozcamos su existencia. Cuando comenzamos a estudiar los Arcanos, nos esmeramos por aprender bien los significados de cada uno de ellos, el estudio del simbolismo nos ayuda a no tener que memorizar aburridas y complejas listas de significados, sino que nos hacen comprender lo que nos quieren decir por el impacto visual que nos provoca cada imagen. Cuando llega el momento de aprender a interpretar tiradas, por muy sencillas que estas sean, nos encontramos totalmente perdidos puesto que es muy distinto interpretar las cartas de forma individual a hacerlo en conjunto. La forma de interrelacionar los significados de unas cartas con otras va a ser decisiva a la hora de dar a la lectura un sentido medianamente coherente.

Ese es uno de los mayores escollos que nos encontramos en el trabajo con el Tarot. Por eso, muchas personas se inclinan por aprender de memoria una ingente cantidad de información, ya que, no sólo se aprenden todos los significados de cada Arcano, con su correspondiente invertida, sino que también las múltiples combinaciones que se pueden dar. Yo prefiero un método menos costoso para mi discreta capacidad memorística y más coherente con mi forma de ver el Tarot y es practicar, practicar y practicar. Las primeras mil tiradas serán un auténtico desastre, de acuerdo, pero a partir de la mil uno, se empieza a mejorar y así, una tras otra, vas notando que las cartas empiezan a hablarte en su lenguaje peculiar. Es sólo eso… práctica.

Volviendo a los ejemplos que antes he mencionado, si yo pregunto en una tirada qué tal me va a ir el próximo mes en el ámbito laboral y me sale la combinación Torre + Loco, que recordemos significaba demencia senil, ¿quiere decir que mi trabajo me va a volver demente? ¿o será mi jefe el que acabe teniendo esa enfermedad? ¿o significa que voy a trabajar con personas que tienen dicho mal? Yo pienso que hay que interpretar las cartas según el contexto y la pregunta. Puede que las cartas me estén advirtiendo que puedo cometer algún error bastante grave a raíz de una negligencia, o tal vez que voy a cortar por lo sano y me voy a dedicar a otra cosa… puede significar muchas cosas, todo va a depender de cuál es mi situación actual, qué tirada estoy interpretando, qué otras cartas acompañan a las otras dos.

Colgado y Muerte de Mitelli. Inquietante combinación

Otro ejemplo más: si realizo una tirada para saber qué tal me va a ir en el examen de matemáticas y me aparecen el Colgado y la Muerte, ¿debo interpretar que al leer las preguntas del examen me querré suicidar? ¿o puede que mis ideas suicidas aparezcan al conocer mis notas? ¿o tal vez será que el que se va a querer suicidar es el profesor al leer mis respuestas? Como veréis, si reducimos la combinación de estas dos cartas a un único significado posible, la interpretación estará completamente limitada. A mí esta combinación me indicaría distintas cosas, en función de tirada, contexto y el resto de cartas, tal vez me voy a quedar completamente en blanco y no voy a ser capaz de contestar ni una sola pregunta, o puede que la actitud pasiva que he llevado hasta ahora no me conviene y el fracaso en este examen me ha servir para darme cuenta de que tengo que cambiar de actitud si quiero aprobar la asignatura… se pueden dar muchas interpretaciones según el caso.

Con todo esto no trato de burlarme de las personas que optan por utilizar combinaciones fijas, solo trato de explicar y argumentar mi forma de entender las combinaciones. Yo veo el Tarot de manera concreta y es la de la intuición por encima de la racionalización, al final todo se reduce a esto: el Tarot como ciencia exacta o el Tarot como ciencia intuitiva. Supongo que según nuestra forma de entenderlo, utilizaremos o no las combinaciones fijas. Mi verdadera motivación al hablar de este tema es contestar a algunas personas que me pedían que introdujera un apartado de combinaciones y también dar materia para pensar y reflexionar sobre el Tarot y los distintos enfoques que se pueden dar.

Si aún después de leer esto, sigues teniendo interés por las combinaciones, aquí hay un enlace que lleva a uno de los listados clásicos que se pueden encontrar en cien sitios distintos en internet:

Leer más...

domingo, 20 de marzo de 2011

LIMPIA DE JAKE T. SHINE

Hace tiempo cayó en mis manos el libro de un chamán americano, Jake T. Shine, titulado: “Invocaciones, limpias y rituales”, si bien no comparto su forma de entender determinados aspectos de la Magia, lo cierto es que explicaba su forma de realizar una “limpia” (limpieza) para las personas que me pareció fascinante, así que hoy, me gustaría dar a conocer este método tan curioso; en él se utilizan elementos muy sencillos, nada de complicados rituales.

Shine entiende una limpia como la muerte de lo negativo para provocar el renacimiento de lo positivo, es decir, entiende esta limpia exactamente con el sentido del Arcano XIII del Tarot, es decir, la Muerte, para que podamos renovarnos, tenemos que morir a lo antiguo, a lo dañino, al limpiar lo malo, hacemos espacio para que venga lo bueno. Este es uno de los aspectos que más me gustan de la limpieza y por eso es que la quiero compartir con vosotros, el sentido que tiene de renovación. Por esto es que el autor propone hacer esta limpia sólo una vez al año y concretamente entre los días 1 y 13 de noviembre (ambos inclusive). Según explica en su libro, esos días es cuando:

“Mejor se mata a la mala suerte, los malos designios, el mal de ojo, la envidia, la revancha, la codicia, los celos, la venganza, los vicios, las debilidades, los malos fantasmas, el llanto, las lágrimas, la pesadez del espíritu, las penas y, en suma, a todo aquello que se pone en nuestra espalda o en nuestra alma, y nos hace daño o nos pesa demasiado. Se matan y se limpian los pecados, se matan y se limpian las malas acciones, se matan y se limpian los demonios, se matan y se limpian los temores, se limpia y se mata la mala suerte. ”.

Conozcamos esta limpieza paso a paso en las palabras de su autor:

“Procuro “limpiarme” a mí mismo antes de iniciar el ritual, ir vestido de blanco o de negro, no llevar joyas ni reloj, sólo unas pulseras de hueso o de madera. Consigo cinco velas, sal marina, un vaso de agua, un jarro de agua “bendita”, incienso o mirra en piedra, un huevo, una escoba vieja, y un atado de ramas secas. Enciendo 4 velas, y pongo una al Norte, otra al Sur, otra al Este y la última al Oeste, punto cardinal por dónde viene y va la muerte.

Pongo a quemar el incienso o la mirra en un plato de arcilla, de bronce o sobre una piedra. Apago las luces y dejo encendida sólo una de color azul o lila, el color de la muerte. Hago pasar a la persona, la pongo de cara a la pared, que debe estar pintada de negro o de blanco, y le miro el aura, es decir, el resplandor o calor que desprende su cuerpo para ve los colores que me sugiere. Le pido que cierre los ojos y que respire siendo consciente de su respiración, y después de pido que respire en inspiraciones cortas como si quisiese llenarse de oxígeno el cerebro.

Le paso las manos por todo el cuerpo; primero por la espalda, luego por los hombros, la nuca, la coronilla. Entonces le pido que se vuelva y paso las manos por su frente, su cuello, su torso y así hasta los pies, siguiendo la línea del cuerpo. Después le paso la escoba, primero por los pies y después por todo el cuerpo. Le pido que abra los ojos, poco a poco y que se tienda en la camilla. Le vuelvo a pedir que cierre los ojos y que se relaje. Si tiene ganas de hablar, le dejo hablar un poco, para que se desahogue, y le digo, amablemente, que todo lo que me quiera decir que se lo diga a sí misma y que ella misma se cuestione, y que no se de la razón a sí misma fácilmente.

Entonces le pido que cierre los ojos, y que vuelva a respirar suave y profundamente, y cuando ya está relajada, le conduzco con mis palaras por los senderos de la muerte, para que vaya a dejar al otro lado sus dolores, pesares, mala suerte, etcétera. Mientras hablo, le unto agua, haciendo una cruz en las muñecas, en el cuello, en los ojos y en el entrecejo. Luego le tiro unas gotas de agua encima. Enciendo la quinta vela y paso la llama por encima de su cuerpo, para quemar las malas influencias. Veo si del pábilo de la vela emana un humo negro

Dejo la vela, echo sal al vaso de agua y se lo paso por encima del cuerpo, para ver, si rebosa la sal del agua, si hay algún fantasma pegado a su ser, a su lado o encima de ella. Dejo el vaso, y paso el huevo por su cuerpo, sobre todo por la boca, por las orejas, por el pecho, por la cabeza, por los hombros, por la cadera…, por donde quiera ir el huevo, para que se lleve consigo todo lo que haya de mal en su ser, en su alma, en su mente, en su cuerpo.

Rompo el huevo, símbolo de la vida perfecta en embrión, y lo vierto en el vaso de agua con sal, para destruir el mal que pueda llevar dentro. Si sale negro, sabré que la persona está muy mal. Si sale gris, que está enferma. Si huele mal, que tiene infección. Si se rompe la yema, que algo o alguien le está obstruyendo el paso a la felicidad. Si sale normal, es la misma persona quien se está castigando. Si hace forma de embrión, que tendrá un buen renacer. Si hace forma de viejo, que sus problemas le sirven de muleta y que los prefiere a la soledad o a la indiferencia, y que aunque ahora mejore, no tardará en buscarse un nuevo mal.

Dejo el huevo y cojo el atado de ramas secas (el laurel, el espino o el romero van muy bien, pero con que sean ramas secas naturales, es suficiente). Llamo a la persona y le hablo de su ser interno, de su propio espíritu, y le digo lo grande y poderoso que es, lo elevado que está, y la exhorto a que se ponga de acuerdo con él.
Entonces le pido que busque a su tona, su espíritu guardián (hay 22 en el panteón mexicano) y si no lo ve por sí misma le ayudo a encontrarlo. Una vez que lo ha encontrado en su interior, le paso las ramas secas por encima para que se vaya lo malo y venga lo bueno, sacudiendo con firmeza en los puntos sensibles del cuerpo, para que encuentre el punto de encaje con su tona anual, y se haga fuerte con ella. Dejo las ramas, me empapo las manos con agua “bendita” y voy llamando a la persona a la realidad (en este momento le digo que se traiga del más allá su propia vida, su nacimiento, y si ve algo que le gusta, que también se lo traiga, pero que no olvide dejar en su lugar alguna pena o algún sufrimiento), al tiempo que le doy una pequeña friega de agua bendita en brazos, manos, frente y cuello.

Le pido que se ponga de pie, poco a poco, le doy un papel con el nombre de su tona escrito, y le digo que cada vez que se vea en un momento de necesidad, que abra el papel y que llame a su tona para que le ayude a solucionar el problema. Por último la despido, mientras mentalmente digo mis oraciones y pido compensación por lo que acabo de hacer”.


Esta es la limpia de Jake T. Shine tal y como aparece en su libro, sin quitar ni poner una coma. Mi intención al dar a conocer este y otros rituales es dar ideas y sugerencias, no creo que sea imprescindible seguir al pie de la letra lo que se dice, lo importante es entender la base, la esencia de cualquier ritual y luego adaptarlo a las necesidades y la forma de ser de cada uno. Por ejemplo, yo no utilizo Tonas, pero tengo mis seres espirituales equivalentes… Como siempre digo, para mí la Magia es un acto mental que se acompaña de una parafernalia externa, pero lo realmente importante son los procesos internos que se desencadenan.

La idea es tomar aquello que nos sirva de los rituales que vayamos conociendo y crear nuestro propio sistema mágico (aquí es muy útil crear nuestro propio Libro de Sombras). Por lo tanto me parece importante estudiar un ritual y luego reescribirlo adaptándolo a nosotros mismos. Os animo a que lo intentéis y nos contéis la experiencia. Para quien se sienta interesado por este libro, estos son los datos: “Invocaciones, limpias y rituales” Jake T. Shine ediciones Abraxas.

Leer más...

jueves, 17 de marzo de 2011

DIEZ DE COPAS

Esta carta es especialmente luminosa. Podríamos dividirla en dos mitades claramente diferenciadas: la superior es un radiante semicírculo, tal vez un arco iris, conformado por diez copas. La parte inferior es un paisaje terrenal idílico, una pareja con dos niños que juguetean, ante lo que bien podría ser una casita de campo, rodeada de árboles junto a un río.

Como suele decirse, tras la tempestad viene la calma; el arco iris aparece en el cielo después de la lluvia, cuando el cielo comienza abrirse y vuelve a brillar el sol. Como señaló Rachel Pollack, el arco iris representa la alianza de Dios con los hombres tras el diluvio universal, simbolizando su compromiso de no volver a castigar a la humanidad con otro diluvio.

De hecho el arco iris es una representación benéfica, siempre trae buenos augurios y se asocia con la benevolencia divina. En la mitología griega, la mensajera de Zeus y, sobre todo, de Hera, se llamaba Iris. Era hija de Taumante y Electra y se representaba por un arco iris. Sus alas eran de oro y portaba un caduceo. Aunque luego su papel de mensajera de los dioses pasó a ser de Hermes. En la Edad Media, las representaciones de Cristo sentado sobre un arco iris presidiendo el juicio final. En algunas culturas, se cuenta la hermosa leyenda de que hay un tesoro al final del arco iris.

Todo ello puede resumirse en dos significados básicos felicidad y bienestar. El arco que forman las diez copas parece una especia de cúpula que protege a los felices personajes de la parte inferior de la lámina. Hay un detalle que siempre es interesante resaltar de esta carta. Las copas, en la sucesión numeral, aparecen, a excepción del Siete de Copas, siempre sostenidas por unas manos o sobre alguna superficie, sin embargo, en esta carta vemos como se sustentan en el aire sin apoyo ninguno.

Y esto es porque la felicidad que representan no es tanto material como emocional. Recordemos, además, que el número diez nos habla de final de ciclo, aunque no olvidemos que siempre un ciclo se cierra para dar paso a otro nuevo; ya sabemos que el Universo nunca permanece estático, su forma de expresarse es el movimiento.

En la parte inferior podemos diferenciar tres partes. La primera la apreciamos en el fondo de la lámina en el que distinguimos el tejado de una casita campestre junto a un río, todo es verde, los árboles son frondosos, es una especie de representación naif de la estabilidad material sin grandes ambiciones ni lujos. Aquí no hay suntuosos palacios o elegantes castillos, es una casa en plena naturaleza, la simpleza puede darnos mucha más seguridad que la ostentación.

Las otras dos partes son dos grupos de figuras, a la derecha vemos dos niños pequeños que bailan, seguramente al ritmo de alguna canción infantil que ellos mismos están cantando. A la izquierda, una pareja de adultos, dándonos la espalda, parece celebrar el arco iris. Podríamos decir que las cuatro figuras componen la familia feliz que habita la casa.

Los adultos parecen una pareja de siameses unidos por la cadera, en realidad son la representación de la doble polaridad presente en toda la existencia. Ambos se complementan pues son las dos mitades que componen un todo, la idea de polaridad se refuerza por los colores dominantes de sus vestimentas: color rojo para el hombre, que es la parte masculina-activa y azul para la mujer que es la femenina-pasiva. Pero podemos apreciar que también poseen una parte del color contrario: el hombre el azul del pantalón y la mujer el rojo de los bajos de su falda, es una especie de símbolo de ying-yang.

En ese todo que ambos forman, vemos que la mujer levanta hacia el arco iris su brazo derecho y el hombre su brazo izquierdo, las palmas hacia arriba en actitud de recibir, ellos están expectantes y jubilosos ante la felicidad y la alegría que el arco iris pueda otorgarles. En cambio, los niños juegan ajenos a todo, ellos representan la felicidad que es consustancial a la infancia, puesto que forma parte de su naturaleza; cuando lleguen a la edad adulta, empezarán a buscar esa alegría “fuera” de ellos, de momento, la encuentran “dentro”. Inocencia y felicidad tienen muchos puntos en común; la pérdida de la primera, disminuye en gran medida la capacidad de experimentar espontáneamente la segunda.


Significados generales: Es una carta especialmente familiar. Sus significados son de éxito y felicidad de orden sobre todo emocional. Armonía familiar, amor (especialmente en el campo del hogar). Celebraciones en el ámbito familiar: bodas, bautizos, compra de una casa, un coche, etc. Estabilidad psíquica, tranquilidad, armonía. Generosidad. Ambiciones realizadas, fama, buena reputación. Éxito en los negocios. Recompensas, honores. Representa a la persona perfectamente integrada en su entorno más cercano: familia, vecinos, amigos…
Al ser una carta especialmente familiar puede hablarnos del pueblo o lugar de origen.

Invertida: Disputas familiares. Enfrentamientos y pleitos entre varios miembros de la familia. Puede representar una familia completamente desestructurada. Pérdida de una gran amistad. Fidelidad mal recompensada. Murmuración, mezquindad. Ira. Violencia incluso física.

Leer más...

martes, 15 de marzo de 2011

“COMPRAR, TIRAR, COMPRAR”. OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

¡Qué lejos quedan aquellos tiempos en que se decía que el amor era el motor del mundo! La realidad es mucho menos romántica, de hecho el consumo es el auténtico motor que mueve la sociedad actual y, lo más terrible de todo, es que es muy difícil cambiar ese estado de cosas, en primer lugar porque la mentalidad global no lo aceptaría fácilmente, han sido muchos años de insistente labor de concienciación, por otro lado, el sistema económico y social mundial se vendría abajo por completo.



En las últimas semanas me ha llegado, por distintas fuentes, un documental que algunas televisiones han emitido. Su título es “Comprar, tirar, comprar” y hacer referencia a un término que parece un trabalenguas y que resulta una de las cosas más escalofriantes que he visto en mucho tiempo, mucho más que esas películas que, como bien sabéis, tanto me gustan.

El término obsolescencia programada, desconocido hasta hace poco para mí, define la práctica empresarial que desde hace varias décadas dirige nuestras vidas y que consiste en dotar a los objetos consumibles de una corta vida para que de ese modo se incrementen las ventas y que la cadena, tan perfectamente definida por el título del documental “Comprar, tirar, comprar”, no sea interrumpida. Lo terrible del caso es que ese acortamiento de la vida útil de esos objetos es absolutamente deliberado.

¿Nunca os habéis preguntado por qué, a medida que los avances tecnológicos se suceden de forma vertiginosa, los productos de consumo cotidiano duran cada vez menos, son más frágiles y de peor calidad? ¿No debería suceder exactamente lo contrario? ¿El progreso no debería ser sinónimo de calidad?

Según se nos cuenta en este documental, el origen de la obsolescencia programada lo tenemos que buscar en las bombillas. Como nos cuentan, Edison comercializó su primera bombilla en 1.881, cuya duración aproximada era de 1500 horas. En 1911 un anuncio en prensa española destacaba las bondades de una marca de bombillas con una duración certificada de 2500 horas. Esto quiere decir que a medida que avanzaba el tiempo, las técnicas se perfeccionaban y el objeto iba aumentado en la eficacia de sus prestaciones.


Brook Stevens, gurú de la obsolescencia

Pero, en 1924 un cártel que agrupaba a los principales fabricantes de Europa y Estados Unidos llegó a un pacto: limitar la vida útil de las bombillas eléctricas a 1000 horas. Este cártel se llamó Phoebus y oficialmente nunca existió pero en el documental nos muestran el manuscrito que supone el punto de partida de la obsolescencia programada. Desde entonces, lo que ya conocemos: da igual que sea una impresora o un libro, un vestido o unos zapatos, un teléfono móvil o una lavadora… Todo está medido y calculado para que ningún objeto dure demasiado, de tal modo que haya que comprar habitualmente.

Independientemente de la manipulación tan descarada que supone esta práctica, hay una terrible consecuencia en la que el documental incide y es la acumulación de todos esos objetos de pronta caducidad. ¿Qué hacen con ellos? Pues algo muy sencillo, se los endosan a países subdesarrollados por ridículas compensaciones económicas, convirtiéndolos en auténticos vertederos insalubres.

El documental, está dirigido por Cosima Dannoritzer y coproducido por Televisión Española. Lo más interesante no es sólo que nos abra los ojos ante un hecho que, quizás sospechamos, pero sobre el que preferimos no pensar, sino que aporta datos y documentos. No se trata de uno de esos delirios cospiranoides sin ninguna base ni fundamento que pululan constantemente por internet.

Realmente es un documental para hacernos pensar y replantearnos qué estamos haciendo con nuestra vida y si este es el mundo que queremos. Visto desde este modo, da la sensación de que realmente no somos ciudadanos, sino meros consumidores, programados para aceptar todo lo que nos den sin cuestionarnos nada, de tal modo que acabamos siendo un eslabón más en la cadena del consumo: nos preparan convenientemente a través de reclamos publicitarios desde la televisión, las revistas, internet, etc. creando en nosotros necesidades que no teníamos y moldeando nuestros gustos y opiniones a su antojo, de tal modo que daremos por bueno todo lo que se nos imponga por el simple hecho de que nos han hecho creer que lo necesitamos.

Otra de las estrategias destinadas a jubilar los objetos es el diseño y, cómo no, la moda, de forma bastante sibilina, consiguen que el cliente se sienta desfasado, marginado si no compra. El binomio diseño- marketing es infalible para hacernos creer que consumo es lo mismo que libertad. Veremos algún testimonio en el documental en el que, con bastante descaro, se dice que las personas son libres o no de consumir… todos sabemos cómo la sociedad margina al distinto y la maquinaria del marketing nos hace pensar lo que quieren, comprar lo que quieren y ser como ellos quieren que seamos.

  
Vertedero en Ghana: La consecuencia del consumismo

Cabe plantearse la eterna cuestión: “¿Piensas o te piensan?. ¿Realmente necesitamos tantas cosas o “nos preparan” mentalmente para necesitarlas? Uno de los “gurús” de la obsolescencia programada, el diseñador Brook Stevens, definió de forma lapidaria el concepto: “El antiguo enfoque europeo era crear el mejor producto y que durara para siempre. Te comprabas un buen traje para llevarlo desde tu boda hasta tu entierro sin poder renovarlo. El enfoque americano es crear un consumidor insatisfecho con el producto que ha disfrutado, que lo venda de segunda mano y que compre lo más nuevo con la imagen más nueva”.

El 15 de marzo de 1962 cuando el presidente de EEUU, John F. Kennedy, declaró ante el Congreso: «Todos nosotros somos consumidores», hizo la mayor definición de lo que es la sociedad actual. Afortunadamente, como se ve en el reportaje, hay personas que están reaccionando a esta situación, tal vez no son muchos ni tienen demasiada fuerza, pero al menos es un comienzo. Espero que este documental sirva para reflexionar y que se propague para que sea conocido por el mayor número de personas posible. Tal vez dejemos de ser consumidores y volvamos a ser personas.

http://www.youtube.com/watch?v=QosF0b0i2f0

http://www.rtve.es/noticias/20110104/productos-consumo-duran-cada-vez-menos/392498.shtml


Leer más...

domingo, 13 de marzo de 2011

SABBATS Y ESBATS II

Prosigo con los Sabbats. En breves fechas podremos celebrar el siguiente, que es el Equinoccio de primavera u Ostara, que este año 2.011 cae el 21 de marzo, aunque de un año a otro puede variar el día. Esta festividad marca el equilibrio entre la noche y el día, puesto que son igual de largos. La tierra comienza a despertar, tras el periodo invernal.

El dios ya es un joven que calienta la tierra y ésta se prepara para la nueva siembra por lo que es el tiempo correcto para los nuevos comienzos que se siguen a la purificación. Esta época del año se corresponde con el ciclo de fertilidad de muchos animales y plantas. Recordemos que Ostara es la diosa de la fertilidad y sus símbolos son el huevo y el conejo.


Ésta es la época de plantar las semillas de flores, hierbas y vegetales, y quizás, de comenzar un jardín espiritual. Se puede realizar algún tipo de ritual de ofenda para los elementales de la tierra. La tradición de pintar y esconder los huevos de pascua es muy antigua y tiene su origen en esta festividad.

Colores: Verde, amarillo.
Inciensos: Jazmín, rosa, todos los florales.
Alimentos: Huevos, vegetales, frutas, bizcochos.
Plantas: Madreselva, cualquier flor de la época.
Elementos: Huevos de colores, flores de la época, conejos.

La siguiente festividad es el 1 de mayo (o el 30 de abril), Beltane o Walpurgis. Este Sabbat celebra a la fertilidad y la unión de la diosa y el dios. De la unión de ambos nace la nueva vida, crece la tierra, se multiplican las cosechas y su amor lo inunda todo. En esta fecha, la vida está en plena renovación, los animales se están en la fase de apareamiento y todas las semillas están comenzando a brotar.

En estas fechas, en muchos lugares, se utiliza el llamado árbol de mayo o maypole, con una multitud de cintas de colores colgando de él. Se dice que el árbol es el símbolo de lo masculino, mientras que las cintas de colores representan lo femenino. La unión de ambos simboliza la unión de la Diosa y el Dios.

Es una celebración llena de música, baile y alegría. Se recomienda levantarse antes del amanecer para ver salir el sol sobre algún lugar en el que haya agua, podría ser un río, un lago o el mar. Después recoger un poco de agua en el lugar donde el sol, al salir, la haga brillar. Después, con ese agua, regaremos nuestro jardín o las plantas de la casa para asegurarnos de que la próxima estación será lluviosa (muy aconsejable en tiempos de sequía).

Colores: Rosa, rojo.
Incienso: Lila, rosa.
Alimentos: Galletas, ensaladas, fresas, cerezas, leche.
Plantas: Madreselva, flores.
Elementos: Cintas de colores, coronas de flores frescas.

La festividad del Solsticio de verano, Litha, San Juan de verano, suele caer sobre el 21 de junio, es el día más largo y la noche más corta del año. A partir de este momento, de manera muy lenta, la noche empezará a ganar terreno al día. En este momento el dios reina sobre la naturaleza, mientras el vientre de la diosa rebosa de vida. Es la celebración de la abundancia y la belleza de la tierra.

Es el momento en el que lo plantado está en plena floración. También se dice que es una fecha importante para las hadas, pues en este día durante el crepúsculo, las puertas entre los mundos se abren y las hadas pueden pasar a nuestro mundo. La tradición del fuego purificador ha llegado hasta nuestros días como las conocidísimas hogueras de San Juan en las que se quema lo viejo y se salta el fuego para purificarse personalmente.

Colores: Azul, verde, naranja, dorado.
Incienso: Limón, rosa, lavanda.
Alimentos: Frutas, vegetales.
Plantas: Lavanda, rosas, margaritas, artemisa.
Elementos: Frutas, discos solares, fogatas, velas.

La celebración de la Cosecha, Lammas o Lughnasadh (en honor al dios celta del sol, Lugh) se celebra el 1 de agosto. Esta es la celebración de la cosecha. Lugh es el Dios celta del sol que vive entre los campos y las cosechas. El dios comienza a debilitarse al comenzar a recogerse los primeros granos y frutos. En esta celebración se agradece a la tierra por su generosidad y belleza. Es una época de cosechar los sueños plantados durante el año.

En algunos lugares hay costumbre de hacer una muñeca con hojas que luego se guardan para decorar tu casa en la Candelaria. También existe una hermosa tradición que consiste en guardar unos cuantos tallos de trigo recién segados, para añadir al abono que utilizaremos para nuestras plantas la próxima primavera.

Colores: Amarillo, anaranjado, dorado, marrón.
Incienso: Sándalo, jengibre, aloe.
Alimentos: Pan, sidra, zarzamoras, pastel y jalea, arroz, te.
Plantas: Granos de todo tipo, uvas, brezo, zarzamoras, girasoles.
Elementos: Muñecos de paja, mazorcas, granos de cereales.

Llegamos así al Equinoccio de Otoño o Mabon, que se celebra en torno al 21 de septiembre. De nuevo encontramos un equilibrio, al igual que en el Equinoccio de Primavera, entre el día y la noche. El Equinoccio de Otoño divide el día y la noche igualmente, y todos tomamos un momento para reflexionar sobre la obscuridad inminente. También es un día para agradecer la abundancia que hemos recibido y recogemos las últimas cosechas del año.

En esta ocasión la diosa pasa de madre a anciana, y su consorte, el dios, se prepara para la muerte y, cómo no, para su renacer. En este Sabbat se llevan las ropas más caras y elegantes que tenemos, es una ocasión única para sacar la mejor vajilla, la cristalería más fina y la cubertería de plata. La cena abundante y apetitosa. Es una forma de proclamar nuestro deseo de abundancia, enviando al universo la idea de abundancia (recordemos que lo semejante atrae a lo semejante).
Es una época de concluir asuntos, pues nos preparamos para un período de descanso, relajación, y reflexión. Pronto, llegará Shamain y de nuevo el ciclo comenzará.

Colores: Rojo, marrón, granate.
Incienso: Mirra, pino.
Alimentos: Pan, patatas, maíz, frutos secos.
Plantas: Roble, pino, trigo.
Elementos: Hojas secas, imágenes del cuerno de la abundancia, cestas.

Esta página es muy útil para saber la fecha exacta de Equinoccios y Solsticios año por año, según el hemisferio:


Leer más...

viernes, 11 de marzo de 2011

FALLEN

El enfrentamiento entre las fuerzas del Bien y del Mal es un tema muy recurrente en el cine, ya que se puede enfocar desde cientos de ángulos, algunos francamente interesantes. A veces esa lucha se produce entre dos seres de capacidades similares, como pueden ser un Ángel y un Demonio, pero otras veces, las fuerzas están descompensadas y una de las dos, casi siempre la maligna, es muy superior a la benéfica, que suele estar representada por un simple mortal que, en la mayoría de los casos no entiende nada de lo que está pasando y sabe que la desigual contienda le queda grande, pero aún así, presenta batalla, más que por convicción, porque no le queda otra salida.



Este último caso es el que da argumento a la película que hoy quiero comentar. Se trata de “Fallen” dirigida por Gregory Hoblit en 1.998. Un hombre normal y común tiene que enfrentarse sólo a una fuerza maligna.

El peligroso asesino serie, Edgar Reese (Elias Koteas), ha sido detenido por el detective Jon Hobbes (Denzel Washington). El caso ha tenido gran repercusión en los medios, así que la alarma cunde de nuevo cuando, al poco tiempo, otro asesino en serie parece estar reproduciendo los crímenes de Reese. De nuevo Hobbes se hará cargo del caso junto con su compañero Jonsey (John Goodman). Sin embargo estos nuevos asesinatos se salen de lo normal.

De hecho, no hay un único asesino, sino distintas personas que van siendo poseídas por un demonio milenario llamado Azazel. Éste trató de poseer a Hobbes a través de Reese, pero no lo consiguió, así que ahora sus asesinatos tienen un objetivo primordial: que todos los indicios señalen como culpable al detective. Su superior, Stanton (Donald Sutherland) confía cada vez menos en él y Hobbes, intentando encontrar una explicación a lo que está pasando, tendrá que rescatar del olvido el misterioso suicido de un policía, Robert Milano, ocurrido 30 años atrás.

Será Gretta (Embeth Davidtz), única hija de Milano, quien le ponga sobre la pista de la verdadera causa de los asesinatos, conectándolos con los que en su día tuvo que investigar su padre y que le llevaron a su deshonrosa muerte.


Para quienes estamos acostumbrados a ver películas plagadas de escenas de carnicería y casquería, resulta sorprendente ver “Fallen”, no se recurre a efectos especiales, ni a la sangre corriendo a raudales. Tampoco se recrea en imágenes de posesiones tremebundas, como es el caso de “El Exorcista”; de hecho Azazel es un demonio “saltarín”, puesto que va dando saltitos de un cuerpo a otro a través del contacto físico.

La idea es un tanto escalofriante, pues realmente cualquier persona puede ser un asesino mientras albergue en su interior a Azazel. Como curiosidad, hay que reconocerle un excelente gusto musical, su canción característica es la versión que a mediados de los 60 los Rolling Stones hicieron del tema de Norman Meade, “Time is on my side”.

Otra de las cosas que me parece muy lograda es la recreación del ambiente; el modo en el que va cambiando al tiempo que evoluciona el estado anímico del protagonista, Hobbes; yendo de la claridad y los colores alegres, a lo sombrío y oscuro. Me parece que este y otros, son detalles inteligentes que, muy sutilmente, van condicionando el ánimo del espectador sin que éste se dé cuenta.

Si soy sincera, reconozco que si los actores no fueran los que son, mi crítica sería un poco menos benevolente. Diría, por ejemplo, que la forma de pasar el demonio de un cuerpo a otro es un tanto absurda, parece más bien el juego de “tú la llevas”. También podría decir que la película en algunos momentos se hace un tanto lenta, vamos, que habría dado más de un tijeretazo reduciendo tiempos y escenas que sobran.

Pero da la casualidad que está protagonizada por Denzel Washington, un actor que me gusta tanto que he llegado a tragarme auténticos tostones, al menos para mí, sólo por que aparecía él, léase, por ejemplo “El libro de Eli” o “La mujer del predicador” (versión libre de “La mujer del obispo” que interpretaran en su día Cary Grant, Loretta Young y David Niven, imposible resistir la comparación).



Después aparece John Goodman, un actor que me cae estupendamente bien y del que soy auténtica fan, nadie luce como él los michelines con tanta soltura, se agradece su intervención en cualquier película, puesto que demuestra que para ser buen actor no se necesita se eternamente joven ni tener perfectamente definidos los abdominales; una mueca de John Goodman (descriptivo apellido) vale más que la gesticulación espasmódica de algunos actores muy de moda, cuyos nombres me reservaré.

Y por último, el gran Donald Sutherland, un actor de rostro indescriptible que hace creíble cualquier película por absurda que pueda ser; como bueno es adorable, como malo es de lo peor, quien haya visto “El ojo de la aguja” sabrá lo que digo. Y cuando tiene que ser divertido lo es, y mucho, es memorable la escena de “Doce del patíbulo” en la que pasa revista a una tropa fingiendo ser un alto mando. Mi hermano Daniel siempre dice que John Wayne se bastaba él sólo para levantar una película (no hace falta que diga que es el fan numero uno de Wayne), bueno, pues lo mismo pienso yo de Sutherland, él hace creíble lo más inverosímil, divertido lo más aburrido y encantador el mayor de los horrores. Y espero que algún día explique el secreto de su impresionante cabellera, cada año que pasa se espesa más, curioso.




Y ahora, sepamos algo más de otro de los protagonistas: Azazel, ya que no es un demonio inventado ex profeso para la película, muy al contrario, tiene una biografía muy extensa y prolijamente documentada. En el “Diccionario Infernal” de Collin de Plancy, mi vademécum particular demonológico, se nos describe a Azazel de la siguiente forma:

“Demonio de segundo orden, guardia del macho cabrío. En la fiesta de la expiación que los judíos celebraban el décimo día de su séptimo mes, que corresponde a nuestro septiembre, se llevaban al gran sacerdote dos machos cabríos que se sacaban a la suerte; el uno para el Señor y el otro para Azazel. Aquel a quien tocaba la suerte de ser para el Señor, era inmolado, y su sangre servía para la expiación. El gran sacerdote ponía en seguida sus dos manos sobre la cabeza del otro, confesaba sus pecados y los del pueblo cargando con ellos el animal, a quien conducían entonces al desierto, poniéndolo en libertad. El pueblo después de haber dejado al macho cabrío de Azazel, llamado también el emisario, el cuidado y peso de sus iniquidades, se volvía con la conciencia limpia.
Según Milton, Azazel es el primer portaestandarte de los ejércitos infernales y también se llamaba así el demonio de quien se servía el hereje March para sus prestigios”.

Efectivamente, Azazel es un demonio de origen hebreo, es el chivo expiatorio y la ceremonia que nos refiere Collin de Plancy, es la que aparece en el Levítico (capítulo 16). En el libro de Enoch (apócrifo), encontramos varios pasajes en los que aparece Azazel. Aquí es un Ángel que enseñó a los hombres la fabricación de las armas y a las mujeres la de los cosméticos:

“Y Azazel enseñó a los hombres a fabricar las espadas y los machetes, el escudo y la coraza del pecho, y él les mostró los metales, y el arte de trabajarlos, y los brazaletes y los aderezos y el arte de pintarse los ojos con antimonio y de embellecerse los párpados, y las más bellas y más preciosas piedras y todos los tintes de color, y la revolución del mundo.
Y la impiedad fue grande y general, ellos fornicaron, y ellos erraron, y todas sus voces fueron corrompidas”. (“Libro de Enoch”, capt. VIII).

Dios castigó a todos aquellos Ángeles que pervirtieron a los hombres con la condenación eterna, destacando especialmente a Azazel:

“El Señor dijo aún a Rafael: “Encadena a Azael, de pies y manos, y arrójalo en las tinieblas; y abre el desierto que está en Dudael, y lánzalo allí”.
“Lanza sobre él piedras ásperas y cortantes, cúbrelo de tinieblas, y que quede allí eternamente; cubre también su faz para que él no vea la luz.
Y en el gran día del juicio, que sea lanzado en el brasero. Después sana la tierra que los Ángeles han corrompido; y anuncia la curación de la tierra, a fin que ellos sanen su llaga, y que todos los hijos de los hombres no sean perdidos por todo el misterio que los guardianes han aprendido y enseñado a sus hijos.
Toda la tierra ha sido corrompida por la ciencia de la obra de Azazel; impútale, pues, todo pecado”. (“Libro de Enoch”, capt. X).

Podría seguir contando como los Ángeles caídos piden su intercesión a Enoch y lo que pasa después, pero sería muy largo, recomiendo la lectura del “Libro de Enoch”, corto, pero muy sustancioso.

Para ver la película:

Leer más...

miércoles, 9 de marzo de 2011

ATHANASIUS KIRCHER

De nuevo hoy voy a dedicar la biografía a un hombre de ciencia que no renunció a lo sobrenatural, muy al contrario, como ya hemos visto varios ejemplos, y más que veremos, en muchos casos, la ciencia no tiene que ser la negación de la creencia. Athanasuis Kircher fue un hombre altamente estudioso y erudito, y precisamente ese amor por la ciencia y el conocer, lo llevó a tener una mentalidad lo suficientemente abierta como para no cerrarse a otras realidades, de tal modo que combinó el estudio de las matemáticas con la criptología o la Alquimia y la Cábala con absoluta naturalidad.

Umberto Eco hizo una descripción interesante de su figura: "es el más contemporáneo de nuestros antecesores y el más trasnochado de nuestros contemporáneos", haciendo referencia a su ansia de conocimiento y su forma, un tanto anárquica y desordenada de adquirirlo.


Nació en Geisa (Alemania) el 2 de mayo de 1.602. Su padre, Johan Kircher era un teólogo sumamente culto y estudioso que daba clases a los monjes benedictinos de Heiligenstadt. La economía familiar no era muy boyante, así que los abundantes vástagos Kircher (se cree que unos nueve aproximadamente) fueron estratégicamente colocados en distintas órdenes religiosas, pues era la única salida que sus padres vieron para su manutención.

Athanasius Kircher, desde muy joven, dio muestras de, no solo poseer una inteligencia muy por encima de la media, sino también un contacto especial con todo lo espiritual. Se cree que estudió Cábala con un rabino desde niño. A los 16 años ingresó como novicio en el Colegio de Paderborn, de los Jesuitas. Pero al poco tiempo tuvo que huir puesto que la ciudad fue atacada por el duque de Brunswick.

De ahí, tras una serie de peripecias de las que siempre salió reforzado, fue acogido en el Colegio Jesuita de Neuss, para luego acabar en el de Heiligenstadt. Allí profundizó en sus estudios de las lenguas clásicas, así como humanidades, ciencias naturales y matemáticas. En 1623, Kircher fue destinado al Colegio de Coblenza donde impartió clases de griego. Después pasó a dar clases en el laboratorio de Física del Colegio Jesuita de Heiligenstadt.

Al mismo tiempo que ejerció su labor de profesor, Kircher siguió estudiando. Se puede decir que era un hombre renacentista, a su gran erudición se unían unas aptitudes excepcionales para una multitud de campos del saber que no pasaron desapercibidos para sus superiores. En la universidad de Maguncia estudió teología, recibiendo su doctorado en 1.628, año en el que, además, se ordenó sacerdote. Fue nombrado profesor de la universidad de Würzburgo de matemáticas, escolástica, hebreo y arameo.


Se sabe que, por encargo del arzobispo de Maguncia, levantó un mapa del principado en tres meses, lo que es un tiempo record si tenemos en cuenta las herramientas con que se contaba en aquella época, 1.631 aproximadamente. Precisamente por aquel entonces fue cuando publicó la que sería su primera obra de divulgación: “Ars Magnesia” (“El Arte del Magnetismo”). Por esta época es por la que se cree que se inició como Rosacruz.

Sus intereses se diversificaban constantemente. Se entusiasmo por la interpretación de los jeroglíficos egipcios tras leer un libro que trataba de los obeliscos conservados en la ciudad de Roma. Sus estudios sobre el tema le llevarían a escribir “Oedipys Aegypciacus” (“Edipo el Egipcio”). Otra temática que le apasionó fue la astronomía y, una vez que logró hacerse con un telescopio, se entregó con el entusiasmo con el que lo hacía todo al estudio astronómico que se tradujo en su obra “Ars Magna Lucis” (El Arte de la Gran Luz”).

En 1631, Kircher fue enviado al Colegio Jesuita en Aviñón (Francia), donde enseñó matemáticas y lenguas orientales, paralelamente, dedicó todo su tiempo libre disponible a , descifrar inscripciones egipcias y estudiar disciplinas como astronomía, planimetría y la agrimensura. También construyó una especie de planetario en el propio colegio.

En 1.633 fue enviado al Colegio Romano, como profesor y también como estudioso de los jeroglíficos egipcios. En 1.638 realizó un viaje de estudios a Sicilia, cuando se vio sorprendido por una erupción del Vesubio, lo que despertó en él un gran entusiasmo por el tema del vulcanismo. Como puede verse, Kircher era un hombre que adoraba el conocimiento y no discriminaba entre una u otras materias. De esta y otras experiencias e investigaciones, nacería una de sus obras más importantes: “Mundus
Subteraneus” (Mundo Subterráneo).

En 1651 fundó con el Colegio Romano, el denominado Museo Kircheriano, uno de los primeros museos dedicados por entero a la ciencia y con acceso al público. El museo estaba compuesto de artefactos, curiosidades naturales y aparatos científicos. Los más importantes investigadores de la época pasaron por allí, era visita obligada en la época.

Hasta su fallecimiento, a finales del mes de noviembre de 1.680, Kircher no dejó de enseñar, de estudiar y de publicar los resultados de sus investigaciones. También inventó diversos artilugios curiosos, como una serie de relojes solares o el pantógrafo, que permite reproducir a escala dibujos y mapas. Fue el creador de la linterna mágica, un aparato que fue el precursor del cinematógrafo y la cámara oscura.

Como anécdota curiosa, hay constancia documental de que Kircher fue uno de los muchos eruditos que intentó, sin éxito, descifrar el misterioso Manuscrito Voynich, al que dedicaré en su día una entrada, puesto que es un enigma apasionante aún por resolver.


Encontrar libros de Kircher para descargar por la red es casi misión imposible. Si alguien siente verdadero interés por la obra de Kircher, le animo a que indague un poco por internet, puede encontrar documentos interesantes, es cuestión de paciencia. Os dejo el único enlace que he encontrado con una obra de él:

También os invito a leer una entrada que dedican a algunas de sus teorías en la página web de la Sociedad de Espeleología de Málaga:

Leer más...

sábado, 5 de marzo de 2011

PAUL CHRISTIAN Y EL TAROT FALCONIER

Tal vez hoy en día está un tanto olvidado, pero Jean Baptiste Pitois, más conocido en el mundo del ocultismo como Paul Christian, tuvo una aportación decisiva en la historia del Tarot. Este francés nacido en 1.811, fue discípulo de Eliphas Leví. Su trayectoria vital, que en su día tendrá su apartado en la sección de Fuentes y Biografías, es de lo más pintoresca, evidentemente era un hombre de extremos: pasó del noviciado con los Trapenses, a formar parte de un club Jacobino, para luego convertirse en director de revistas católicas.

Su amor por el conocimiento oculto, comenzó cuando entró en contacto con la Astrología, aunque el auténtico hito en su vida sería el conocer a Eliphas Leví. En 1.863 publicó el libro “L'homme rouge des Toileries” (“El hombre rojo de las Tullerías”), obra por la que aún es recordado y en la que relaciona directamente las cartas del Tarot con la Astrología, así como situaba el origen de las cartas en el antiguo Egipto.

Esta novela cuenta la historia de un monje benedictino, Bonaventura Guyon, que entra en contacto con Napoleón y se convierte en su astrólogo. El monje había aprendido en un antiguo manuscrito de carácter hermético, la descripción de la baraja de Tarot Egipcio, así como un sofisticado método adivinatorio.

En 1.870, escribió “Histoire de la Magie” (“Historia de la Magia”) que tuvo un gran éxito. Se trataba de un compendio de distintos métodos de adivinación, tomados de distintas épocas y lugares. De nuevo en esta obra, Christian insistió en su tesis sobre el origen egipcio del Tarot, pero además, consideraba que los Arcanos, formaban parte de un sofisticado rito egipcio de iniciación.

Aunque con el tiempo se descubrió que las teorías de Christian eran simplemente producto de una imaginación altamente creativa, en su época sus ideas encontraron un enorme eco y el camino que él inició fue seguido después por muchos. Realmente sería muy largo hacer una descripción del rito al que Christian hacía referencia (en su libro lo describía con pelos y señales).


En resumen, se puede decir que cada uno de los Arcanos sería la representación pictórica de distintas energías, tanto espirituales como físicas, de tal modo que el conocimiento de estas asociaciones daría lugar a la creación de todo lo conocido. Esta relación entre los Arcanos y las distintas fuerzas energéticas, tomadas como el itinerario iniciático del neófito, marcó un antes y un después en la forma de acercarse al Tarot para muchos ocultistas. Si bien Christian no fue del todo original, puesto que desarrolló muchas de las ideas que Elihas Leví había apuntado con anterioridad, lo cierto es que creó escuela, puesto que sus tesis serían seguidas por autores como Papus o Wirth.

Pero Paul Christian no creó un Tarot en el que se vieran reflejadas sus teorías. Tuvieron que pasar 19 años de su muerte para que alguien se decidiera plasmar visualmente su Tarot, si bien no lo hizo de forma directa. En 1.896 René Falconier, entusiasta seguidor de Stanislas de Guaita y, en sus años jóvenes, actor de la Comédie Française, encargó a un artista de la época Maurice Otto Wegener las ilustraciones para su libro: “Las XXII láminas Herméticas del Tarot adivinatorio”.

Falconier siempre defendió que su libro era una obra original que trataba de reconstruir lo que supuestamente era el Tarot original (siempre bajo el supuesto de su origen egipcio) tomando como modelos los monumentos egipcios que en aquella época se conservaban en determinados museos europeos. En realidad, Falconier basó su libro y las descripciones de los Arcanos en los escritos de Christian, por eso mencioné anteriormente que fue quien plasmó visualmente su Tarot.


En honor a la verdad, hay que decir que Wegener no siempre siguió a rajatabla las directrices de Christian y, de vez en cuando, improvisó, aunque no demasiado. En cuanto al libro, cabe decir que venía dispuesto de tal modo que las 22 láminas podían recortarse para que el lector más osado se aventurara a realizar sus propias adivinaciones ya que en un apartado se daban las instrucciones correspondientes. Las 56 cartas restantes del juego no fueron incluidas en el libro.

He encontrado el libro de Falconier, en francés, claro está, pero con un poco de paciencia, puesto que es lento para cargarse, se pueden conocer las cartas diseñadas por Wegener basándose en los escritos de Christian.
http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k5525090q/f1.image.r=alliette.langFR

Leer más...

jueves, 3 de marzo de 2011

LA EMPERATRIZ. MEDITACION

Tarot Barbara Walker
 Resulta casi inevitable relacionar esta carta con su predecesora, la Papisa; en ambas encontramos la figura de dos mujeres sentadas en sendos tronos. Las dos reinan en sus respectivos mundos, la Papisa en el interior, el subconsciente, por eso la vemos representada en un recinto interno, en cambio la Emperatriz gobierna el exterior, es la exteriorización, por eso la encontramos en un jardín al aire libre, repleto de vida y abundancia.

Se asocia a la Emperatriz con lo femenino, del mismo modo que se asocia al Emperador con lo masculino, pero al trabajar con estos Arcanos en meditación, no debemos cometer el error de pensar que cada persona debe trabajar específicamente con la carta a su sexo. Si bien es cierto que, en adivinación, pueden representar, entre otras muchas cosas, a una mujer y un hombre, los significados de ambos a la hora de meditar, trascienden ese detalle. Ya hablaré del Emperador en una próxima entrega, ahora, voy a centrarme en la Emperatriz.

El triángulo de la creación está perfectamente representado por los Arcanos del 1 al 3, es decir, el Mago, que sería la parte activa, la Papisa, la pasiva y la Emperatriz, el resultado. De hecho, ese es el significado básico de la Emperatriz: la creación y la fertilidad. Quienes establecen asociaciones entre el Tarot y la Alquimia, relacionan a la Emperatriz con el Aqua Coelestis (Agua Celeste), en “El Arte del Tarot” (ed. Orbis) podemos leer lo siguiente:

“El Agua Celeste puede también ser designada como materialización de un deseo, ya que representa la procreación del los seres, la invención de las formas, el descubrimiento de los conceptos. ¿Cómo sucede este milagro? Esta pregunta no tiene respuesta, porque coincide con el misterio de la vida. Partiendo de un mismo nivel de ignorancia, sin embargo, la diferencia entre el individuo corriente y el alquimista está en la conciencia de las acciones que conducen al momento creativo”.

Fundamentalmente esta carta representa la actividad creadora de la mente. Basándonos en las Leyes Herméticas, toda creación se gesta previamente en una imagen mental. Aquello que se imprime en el plano mental, bajo determinadas condiciones, tendrá su correspondencia en el plano físico, es decir, su materialización. De forma resumida, podríamos definirlo de la siguiente forma: “Lo que piensas es lo que obtienes”.
Tarot Cósmico


En muchas barajas, vemos representada a la Emperatriz como una bella matrona embarazada, lo que nos recuerda la fertilidad en todos los aspectos. Pero aún más, la Emperatriz se encuentra en un jardín de frondosa vegetación. El jardín podría representar perfectamente la abundancia universal, que es inagotable. Muchas personas, cuando se acercan al concepto de creación mental, piensan que para conseguir yo una cosa, otra persona la tiene que perder. Pero eso no sería creación, sería un simple traslado. La energía universal es infinita, por lo tanto hay para todos, no debemos temer que se agoten los recursos que proporciona.

Pero también podemos designar un significado más a este jardín. Bien puede ser ese subconsciente universal que nos conecta a todos con todo. Toda operación, todo trabajo mental que se realiza en él, caerá en tierra fecunda, por lo tanto tiene altas posibilidades de florecer. Nosotros plantamos las semillas adecuadas, en el momento adecuado y en el sitio adecuado, no sabemos cómo se va a desarrollar la planta, lo que nos interesa son los resultados.

Las plantas tienen una interesante vida subterránea que va desde el momento en que se planta la semilla hasta que brota la planta o, en su caso, la flor, pero nosotros no intervenimos en esos procesos, confiamos en que, una vez que hemos hecho nuestra labor de jardineros, la Naturaleza se ocupa del resto. Con esto quiero decir que la creación mental tiene una sucesión de pasos o etapas, que ya vimos al hablar de la visualización, y si se siguen de forma correcta, pueden dar resultados, siempre que no nos empeñemos en decirle al Universo cómo deben hacerse las cosas, dejemos que la Naturaleza siga su curso.

Es muy importante tener estos datos en cuenta puesto que la meditación de la Emperatriz nos ayuda especialmente a trabajar con la imaginación creativa. La formación de imágenes mentales, imprescindible para la creación mágica, se ve favorecida por este Arcano. Del mismo modo, cualquier trabajo creativo se verá favorecido por la meditación con la Emperatriz, da lo mismo cuál sea su naturaleza: la escritura, la pintura, la preparación de una presentación de trabajo o estudios, la fotografía, el diseño de un vestido, la presentación de una mesa, la decoración de una casa, etc. Cuando nos encontremos faltos de ideas o recursos creativos, la meditación con la Emperatriz nos proporcionará fluidez.

Tarot Hanson-Roberts


Es un buen ejercicio imaginativo, establecer una relación entre los significados de la Emperatriz y sus usos meditativos. Por ejemplo es una carta que habla de atracción, así que sería una buena sugerencia utilizarla para sentir como aumenta nuestro atractivo, tanto físico como personal. También simboliza la abundancia, la fecundidad… trabajemos pues con ella para combatir la escasez. Propongo pensar sobre estos conceptos, para establecer más asociaciones. Siempre es bueno trabajar, indagar… no esperar que nos lo den todo hecho, analicemos en profundidad cada carta y extraigamos conclusiones de los datos que obtengamos.

La Emperatriz se asocia con la letra hebrea Daleth, cuyo significado es puerta. Para algunos la asociación es con la letra Gimmel.
En Alquimia se relaciona con el cobre.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero entre Chockmah y Binah
La relación astrológica es con el planeta Venus.
Color: Verde.

Leer más...