Páginas

lunes, 28 de marzo de 2011

LA HOJA DE CARY





Universidad de Yale

Hoy quiero dar un salto en el tiempo para hablar de la famosa Hoja de Cary o Cary-Yale (Cary Sheet). Se trata de una hoja con varias cartas sin cortar que se halla en la universidad de Yale, en Connecticut (E.E.U.U.). El nombre viene del donante (no, no fue Cary Grant) que la llevó a dicha universidad a principios del siglo pasado y su importancia en la historia del Tarot es vital, puesto que para muchos estudiosos, es el eslabón más sólido para demostrar la relación existente entre los Tarots italianos del S. XV y los franceses de los s. XVI y XVII. Podría decirse que sería un puente entre las barajas italianas y las francesas.

Es una xilografía en la que podemos ver 6 cartas completas, la mitad superior de 3 y la inferior de otras 3, así como la mitad derecha de 2 y la mitad izquierda de otras 2, por último, en las 4 esquinas del conjunto, vemos una cuarta parte de 4 cartas. Realmente, se pueden hallar muchos paralelismos entre algunas de estas cartas con el Tarot de Marsella, en cambio, veremos que otras son bastantes distintas.

Analicemos por partes las cartas, teniendo en mente sus correspondencias con el Tarot de Marsella. Empezaré por las 6 centrales, ya que se ven enteras. La primera, comenzando por el ángulo superior izquierdo, es una versión muy interesante de la Papisa, puesto que aparece un segundo personaje en la imagen, algo insólito. La Papisa no sostiene el libro en sus manos, como es lo habitual, sino que utiliza para tal fin un atril, como acompañante, vemos arrodillada junto a ella, una figura tonsurada de menor tamaño que sonríe un tanto embelesada, tal vez escuchando como la Papisa lee en alta voz. En esta imagen, no hay velo tras la figura.

Después encontramos la carta del Emperador barbado, con su escudo de águila y su cetro, es una imagen bastante similar a la que conocemos; otro tanto ocurre con la Emperatriz, quién sentada en un trono, porta también el escudo con águila y el cetro con el orbe. En la fila inferior vemos en primer lugar la carta de la Luna. En apariencia es similar a la imagen del Tarot de Marsella, en primer término nos encontramos con un cangrejo, de generosas proporciones en la poza de agua, sobre él la Luna brilla mostrando… su fase llena, no la habitual que es la creciente, bajo ella vemos las dos torres pero se puede apreciar, aunque la imagen no tiene muy buena calidad, que no aparecen los dos perros y, ya que resaltamos las diferencias, tampoco aparecen las características gotas que caen de la Luna.

La siguiente carta es la Estrella, vemos que es similar al modelo tradicional del Marsella, aunque la joven se arrodilla en dirección contraria y en el cielo podemos observar menos estrellas. La última figura completa es la del Mago, a simple vista podríamos decir que no hay grandes diferencias, vemos la figura tras la mesa con sus implementos mágicos, sosteniendo la varita con la mano izquierda pero… ¡oh sorpresa! ¡Está sentado! Este hecho es ampliamente llamativo. Quizás otra diferencia que ha llamado mi atención es el sombrero que lleva, evidentemente es representativo de la época, pero es curioso entonces como aparece posteriormente el signo del infinito.

Todo esto es en cuanto a las figuras que se ven completas, ahora, empezando por el ángulo superior izquierdo y siguiendo en la dirección de la agujas del reloj, vemos una imagen muy difícil de reconocer, aunque yo apuesto por el Colgado, principalmente basándome en el fino tronco que se puede apreciar. La siguiente carta, sin duda es la Rueda de la Fortuna, se ven claramente la base y la parte inferior de la rueda, así como el cuerpo entero completo y una cabeza de las que figuras que giran junto con la rueda.


La siguiente es el Carro, se ven perfectamente el cuerpo inferior del carro y los caballos que tiran de él. La siguiente carta puede crear más confusión aunque la inmensa mayoría de los estudiosos de la Hoja de Cary ven aquí el Arcano de los Enamorados, teoría a la que me adhiero, y si esta carta es confusa, más aún lo es la siguiente, se dice que es la Justicia, aquí sí que no tengo una opinión formada porque es muy poco lo que se ve aunque podría ser porque se adivina parte del trono, o al menos eso es lo que parece, incluso aventurando más, se podría ver el extremo de la empuñadura de la espada.

Siguiendo el recorrido hacia abajo, vemos de forma más clara la figura del Papa, se aprecia una columna, parte de la tiara papal y de la capa. La siguiente figura es la del Loco, se puede ver parte de su hatillo y de la vara que lo porta. No aparece animal alguno saltando por detrás del Loco, así que pueden pasar dos cosas: o bien el animal aparece por delante de él o bien no hay animal.

En la esquina inferior derecha, podríamos estar ante el Ocho o el Nueve de Bastos, muy difícil saberlo con exactitud; en la siguiente carta no hay problemas, vemos claramente el Siete de Bastos. Después una lamina sumamente llamativa. A simple vista podríamos pensar, al ver a una mujer con corona sentada en un trono y con una copa en la mano, que estamos ante la Reina de Copas, pero si nos fijamos la mujer, vierte el líquido de lo que podría ser una jarra en una copa, así que tal vez estemos ante la Templanza, en una versión entronizada.


El Mago un tanto "cansado"

La siguiente imagen es un terrible Diablo, que recuerda a un barrendero antiguo limpiando en un parque. Quienes hayan visto lo que digo, recordarán que los barrenderos iban con una vara pinchando las hojas y papeles que había en el suelo, y las iban depositando en una especie de canasta. Bueno, pues algo muy similar es lo que hace este Diablo, va “pinchando” personas y las deposita en un gran cesto que porta a su espalda. Sería una especie de recolector de almas, una carta escalofriante, desde luego.

Después vemos, en la esquina inferior izquierda, un fragmento de la Torre, aquí hay pocas dudas, es una imagen muy clara de parte de la Torre y las esferas que caen del cielo. Sobre ella vemos la carta del Sol, también muy clara y como en el Marsella, tenemos esas gotas de luz características, se puede apreciar además la parte trasera de una figura que podría llevar un tocado de plumas muy historiado, o al menos eso es lo que parece. La última carta, indudablemente es la Fuerza, vemos a la figura completamente desmelenada, dominando con uno de sus brazos a un león totalmente peludo.

Hasta aquí un breve repaso de la Hoja de Cary, es un enigma más dentro de los muchos que plantea el Tarot. Lo cierto es que se desconoce su origen exacto, solamente se puede especular. Verdaderamente son notables los paralelismos con algunas cartas del Marsella, así que os animo a un estudio detallado de las pocas cartas disponibles; seguro que vuestras conclusiones son tan válidas como las de cualquier estudioso.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Hola, Dante

      Celebro que te haya interesado. Muchas gracias por tu comentario y te doy la bienvenida

      Saludos

      Eliminar