Páginas

domingo, 29 de mayo de 2011

EL OUROBOROS

El Ouroboros (o Uróboros) es un símbolo milenario al tiempo que universal. Su representación habitual es la imagen de una serpiente o, en algunas ocasiones, un dragón que, formando un círculo con el cuerpo, se muerde su propia cola. El nombre, tal como lo conocemos hoy en día, procede de la unión de dos palabras griegas: oyrá = cola y borá = alimento. El Ouroboros tiene varios significados, que vamos a ir conociendo.

Este símbolo presenta dos elementos claramente diferenciados: el círculo y la serpiente o el dragón. El círculo es la trayectoria infinita, no tiene comienzo, no tiene final, es por tanto el movimiento eterno; representa, más que el tiempo, es la ausencia del mismo. También tiene un componente espiritual, en muchas ocasiones se contrapone el círculo frente al cuadrado como la representación del cielo y la tierra, o lo espiritual y lo material.


Un interesante significado para el círculo sería el de protección, pensemos en los círculos mágicos que sirven para salvaguardar al oficiante de posibles intrusiones del bajo astral o de dimensiones desconocidas e inmanejables para el ser humano. Cualquier ritual que hace uso de invocaciones ha de iniciarse necesariamente con el trazado de un círculo protector, perfectamente cerrado.

Po otro lado, la serpiente tiene muchos significados. Especialmente representa la parte más oscura del hombre, tal vez se asocia esta idea por la imagen del animal que se arrastra por la tierra. En muchas ocasiones se piensa en ella como enemiga del hombre, recordemos el episodio bíblico de la serpiente tentando a Eva, pero no siempre tiene estos significados negativos. Su capacidad para mudar la piel ya nos indica uno de sus significados principales: la capacidad de renovarse, de regenerarse.

La serpiente Kundalini, es pura energía vital, es vida. Es más, recordemos la serpiente que trepa por el báculo de Esculapio, el dios de la Medicina, es símbolo de regeneración, de sanación, de curación. Son quizás estos significados los que se representan en el Ouroboros. Podría matizarse, cuando el animal utilizado es el dragón, el componente de sacrificio que este implica. Jung apuntaba con referencia al mito del caballero luchando contra el dragón, la lucha entre el yo y las fuerzas regresivas del inconsciente.

Teniendo presentes los significados del círculo por un lado y de la serpiente por otro, es fácil colegir lo que nos quiere decir este símbolo. Para empezar, podemos ver en esa especie de suicidio consciente de la serpiente que se devora a sí misma, la representación pictórica de la Ley de los Ciclos, presente en todo lo creado, en el microcosmos y en el macrocosmos. Es la ley inamovible que rige la sucesión del día y la noche, de las estaciones, de la rueda de reencarnaciones humana: nacemos, morimos, volvemos a nacer…, el nacimiento y muerte de los planetas, las estrellas, en definitiva, todos los cuerpos celestes. El Alfa y Omega.

En Alquimia, vemos en el Ouroboros la naturaleza circular de los trabajos que lleva a cabo el alquimista. No sólo se unen las dos polaridades: consciente e inconsciente, sino que también se nos remite a la representación de los ciclos de la vida y la muerte de purificación. También se dice que dentro de la Gran Obra la cabeza de la serpiente señala la parte fija, y su cola, la parte volátil del compuesto.

Para muchos, el Ouroboros no sólo se nutre a sí mismo, también se autofecunda, logrando con esto un equilibrio en la creación, de tal manera que la existencia se sucede de forma ordenada, no caótica, algo muere y al tiempo algo nace, se respeta así la armonía cósmica y la balanza queda igualada. Aunque no nos lo parezca, el Universo tiene un equilibrio perfecto, nada se deja al azar y todo lo que hay tiene un sentido, un propósito, cuando algo desaparece es para dar lugar a otra cosa.

En resumen, el Ouroboros abarca varios conceptos: el movimiento, la regeneración, la autofecundación, los ciclos eternos. En el Ouroboros se dan, por supuesto, diversas versiones, ya conocemos aquella en la que animal que se enlaza es un dragón, incluso existe algún dibujo que representa un ave. También se encuentra, en muchas ocasiones, la serpiente o el dragón con alas. Este último componente, las alas, nos añade un significado de espiritualidad, de sublimación de lo material.

La versión que enlaza una serpiente blanca con una negra o bien aparece una sola serpiente mitad blanca mitad negra, nos remite al principio de las polaridades, el ying y el yang.

No hay comentarios:

Publicar un comentario