Páginas

jueves, 4 de marzo de 2010

VISUALIZACION II

Para que consigamos resultados positivos se tienen que dar una serie de factores elementales, muy básicos, pero imprescindibles: Para empezar hay que creer que lo que hacemos tiene sentido; desechar cualquier pensamiento de duda o que sea contrario a lo que queremos, ya sabemos como hacer esto: un pensamiento negativo se anula contraponiendo su opuesto positivo. Paciencia: la impaciencia por obtener resultados instantáneos acaba siempre derivando en la duda y una vez que esta se ha instalado, es muy difícil arrancarla. Constancia: repetir la visualización cuantas veces creamos oportunas de modo que el modelo quede fijado sin lugar a dudas.

Por supuesto doy por sentado que esto se empleará de forma positiva, para conseguir cosas buenas en nuestras vidas no tenemos que perjudicar a otra persona. El Universo está lleno de abundancia, hay de todo para todos. No te empeñes en que quieres el coche que tiene tu vecino, si tanto te gusta, pide uno igual, pero no el de tu vecino. Del mismo modo que si te parece maravilloso el marido de tu amiga, pide que entre alguien en tu vida que tenga una personalidad similar, pero no pidas concretamente al marido de tu amiga. No olvidemos que la Ley de la Causa y Efecto opera en todo momento.

¿Qué podemos pedir? Lo que queramos, físico o no físico. Podemos pedir un coche, unas vacaciones, un vestido, un novio, una moto, un ordenador nuevo, ir a la final de la copa de cualquier deporte… pero también podemos pedir felicidad, bienestar, salud, belleza, alegría, claridad en la mente, paciencia, fe, autocontrol... Recuerda la cita bíblica: “Pedid y se os dará”.

Hay algo muy importante y que muy poca gente tiene en cuenta, y es que el Universo es muy listo, infinitamente más listo que nosotros y sabe mejor que nadie lo que necesitamos y lo que no, hay veces que pedimos cosas que pensamos que son lo mejor para nosotros y a la larga resulta que, lejos de ser lo mejor, resulta incluso perjudicial, para nosotros o para otras personas. El Universo puede que no nos de lo que queremos por que nos reserva algo mejor, más adecuado y que realmente sí necesitamos. Por eso los metafísicos siempre acaban sus visualizaciones diciendo: “Pido tal cosa en armonía con todo lo creado y de manera perfecta” y esto es un verdadero acto de fe, puesto que con esta frase está dando por sentado que el Universo les va a proporcionar lo mejor para ellos, de la manera que crea conveniente y sin que nadie pueda salir dañado.

Hay quien puede decir: Si todo es mente, ¿para qué tenemos que hacer algún esfuerzo? Bastaría con visualizar para crear mentalmente. La respuesta es muy sencilla: Probablemente una persona que tiene la mente altamente entrenada, que tiene una fe inquebrantable, una fuerza de voluntad a prueba de bombas y una paciencia infinita, con la simple visualización de deseos, materializaría estos de forma instantánea. Sí, de acuerdo, pero la persona que acabo de describir es un maestro ascendido.

Los simples mortales que intentamos mejorar día a día, estamos cargados de dudas, nuestra capacidad de concentración deja mucho que desear y estamos expuestos a cambios de humor constantes que nos llevan de la fe más absoluta al más completo descreimiento. Por lo tanto estamos sujetos a lo físico y debemos apoyarnos en lo físico, de este modo damos un empujón a nuestras creaciones mentales.

Si visualizo que apruebo todos los exámenes con nota pero nunca voy a clase, ni estudio, ni se nada de las asignaturas, no conseguiré aprobar por la simple visualización, he de poner algo de mi parte. Recordemos que hay una Ley de Generación que nos dice que hay una parte activa y una pasiva para crear un resultado. Si visualizo una salud excelente y no cuido mínimamente mi cuerpo estoy mandando un mensaje subliminal al Universo con una contradicción; quiero un cuerpo sano pero fumo, o no le doy el descanso necesario, o la alimentación que sigo es irregular y nada equilibrada… Es decir, envío una orden: Salud, pero acto seguido envío una contraorden: Falta de salud. El Universo entiende que anula la visualización.

Hay también un detalle importante que muchas veces hace que fracasen nuestras visualizaciones, y se trata de la manía que tenemos de decirle al Universo cómo tiene que trabajar. Cuando un paciente va a ser operado, no le dice al cirujano por dónde tiene que cortar ni lo que tiene que hacer, se supone que el médico tiene estudios y experiencia, es él quien sabe como llevar a cabo una operación, por lo tanto debemos confiar en él, ¿qué más da lo que haga? Lo importante es el resultado.

Pues con la visualización pasa igual, tú pides, confías y pones de tu parte, y el Universo se va a encargar de darte aquello que quieres de la forma que crea conveniente. Si tu pides un empleo, no hace falta que te pierdas en explicaciones sobre cómo tiene que producirse, lo que pides llegará de la forma más impredecible, lo importante es que llegue. Puede que tu vecino te comente que hay un puesto libre en su empresa, o que leas un anuncio en el periódico o que tomando un café escuches una conversación en la que se comenta que hay vacantes en tal sitio… las posibilidades son infinitas, no te empeñes en limitarlas a una sola.

Como en casi todo lo que atañe al ocultismo, no te limites a leer, ponlo en práctica. Solo hay una manera de comprobar si es una fantasía o es realidad y es experimentarlo. Durante siglos el hombre ha utilizado el poder de la visualización, muchas veces de forma inconsciente. Se le ha dado varios nombres, pero todo viene a ser lo mismo: el pensamiento crea, se trata de empezar a ser nosotros los que elegimos qué crear.

Aunque más adelante volveré a tratar el tema de la visualización, no quería terminar estos dos posts que he dedicado al tema, sin aportar un extracto de un escrito que me envió un buen amigo del blog, Mario, al que agradezco tanto el texto en sí, como el hecho de que lo comparta con todos nosotros:

“Concretiza objetivamente tus sueños, dales forma, conviértelos en realidades, ¡atrévete a crear!, en tu interior se encuentra la voluntad para que lo logres. Usa esa fuerza interna conjuntamente con la fe, con tu intuición, con firme convicción, para salir adelante por tus propios medios y al mismo tiempo, siempre que te sea posible, dentro de tus posibilidades, brinda tu mano a quién te lo pida, sin condicionamientos, sin esperar nada a cambio, altruistamente, teniendo presente que el valor de la empatía nos ayuda a recuperar el interés por las personas que nos rodean y a consolidar la relación que con cada una de ellas tenemos, ya que la empatía es el esfuerzo que realizamos para reconocer y comprender los sentimientos y actitudes de los demás, así como las circunstancias que los afectan en un momento determinado, la empatía es expresar amor a uno mismo y al prójimo, es ponerse los zapatos del otro. También busca incansablemente en tu interior lo que andas buscando en el exterior y algún día, cuando sea tu momento, tu tiempo, encontrarás tu propia verdad, lo que te otorgará paz y libertad.

Entonces, primero imagina detalladamente, logra una película mental con esas imágenes, luego usa tu voluntad, tu fe, tu pasión, tu coraje, tu intuición para que logres crear, para que logres manifestar tus sueños, ya que... ¡SE VALE SOÑAR DESPIERTO!”

4 comentarios:

  1. Me encantaron las entregas sobre la visualizacion,porque mucho se habla de lo que se puede conseguir pero nunca tan bien explicado al detalle porque fracasan y como pedirle al Universo.=)
    Un besote compañera,y gracias!

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que te haya gustado y sobre todo espero que te resulte práctico. Si que es verdad que siempre nos explican el qué pero nunca el cómo. Así que espero, siempre que pueda, en próximos post ir explicando más cómos de este estilo y luego solo queda el ponerlos en práctica.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Genial que sigan!,estoy apuntada al curso,jeje y no te olvides de la seccion "terror" buuuuu,como me gussssta!!:D

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja... ya irás viendo que de sorpresitas voy a ir colocando. Y por supuesto seguirá el terror. Tengo en mente tantas películas que no se cuál poner por que son todas geniales. Y por supuesto también libros y alguna que otra serie.

    Besos

    ResponderEliminar