Páginas

jueves, 30 de septiembre de 2010

DEBATE LOCO - MAGO

Uno de los mayores problemas que nos encontramos a la hora de encarar el Tarot es aprender y sobre todo entender el significado de cada uno de los Arcanos. Es muy complicado hacer una lectura o un trabajo meditativo con el Tarot si no hemos incorporado convenientemente lo que cada carta nos dice y tenemos sus significados prendidos con alfileres. Es muy conveniente abordar cada una de las cartas desde diferentes ángulos, para luego ir uniendo las piezas con las distintas informaciones que hemos ido recopilando.

A través de distintos textos, procuraré acercar los Arcanos Mayores de tal forma que no sea tan imprescindible memorizar listas interminables de características de cada uno de ellos. El texto de hoy es una colaboración que realicé hace algo más de un año en un grupo de estudio de Tarot que actualmente está inactivo: Tarot-Torat. El texto se sitúa en un supuesto debate de carácter electoral entre dos Arcanos: El Loco y el Mago. La entrevistadora, que casualmente se llama como yo, pretende que los espectadores conozcan a los dos candidatos, no por su programa electoral, sino su personalidad y forma de ser, de tal modo que propone un tema y cada uno de ellos expresa su visión del mismo.

Tarot Conver


Cristina: Queridos amigos, como saben, en breve tendremos unas elecciones y queremos que conozcan a los candidatos. Este no va a ser un debate al uso, ya conocen de sobra los programas electorales, así que nuestra misión de hoy será acercarles a dos de los candidatos de una forma distinta. Queremos que conozcan como son en realidad, qué piensan, cómo ven las cosas, luego ustedes podrán juzgar según lo que hayan visto y oído.

A mi derecha está el Loco, a mi izquierda está el Mago. Buenas noches, caballeros, muchas gracias por venir, ¿qué les parece si para centrar el debate cada uno expone en primer lugar su visión de la vida? Luego podrán debatir sus diferentes puntos de vista. Si están de acuerdo podemos empezar por el Loco.

Loco: Buenas noches a todos. Mi visión sobre la vida es muy sencilla. Está para ser vivida, ni más ni menos. Para mí el mundo es una especie de selva virgen que está por explorar, todo está por conocer y se nos ofrece para que lo disfrutemos y descubramos sus secretos.

Mago: Buenas noches. Yo veo las cosas de una forma algo distinta. De acuerdo que hay que explorar, disfrutar, etc. Pero luego hay que hacer algo con ello ¿no? Pienso que la vida es un inmenso laboratorio en el cual experimentamos y desarrollamos lo que aprendemos, si no, ¿qué objeto tendría aprender algo sin posteriormente encontrarle una aplicación práctica.

Loco: ¡Qué tontería! ¿Qué más dará aplicar o no lo que descubrimos? La aventura está en descubrir, es lo que hace que la vida sea emocionante. La vida es vivir experiencias, disfrutarlas y a otra cosa.

Mago: ¿Y de qué sirve acumular experiencias sin más? Lo interesante es aprender de ellas y sacar una enseñanza práctica. Lo contrario sería como comprarse un lujoso Porsche para luego guardarlo en un garaje y no utilizarlo, porque una vez adquirido ya no tiene gracias. Si lo compras es para usarlo.

Loco: ¡Qué tendrá que ver! ¡Qué pedante y sabelotodo eres!

Mago: ¡Y tú eres un ingenuo y un cabeza loca! Así nunca llegarás a nada en la vida.

Cristina: Señores, por favor, compórtense y volvamos al debate. Para concretar un poco más, les propongo que me cuenten cada uno de ustedes qué es lo que harían si descubriesen, por ejemplo, un nuevo tipo de flor.

Loco: Mmmm, yo disfrutaría de su color, de su aroma y luego.... bueno, seguiría mi camino, intentando descubrir otra especie distinta.

Mago: Yo la admiraría, sí, pero también estudiaría sus posibilidades, tal vez tuviera propiedades curativas o bien con su jugo podría descubrir algún nuevo tipo de tinte para tela o quizás para el cabello...

Loco: ¡Qué práctico!

Mago: Pues sí, prefiero ser práctico a ser un irresponsable.

Loco: ¿Me llamas irresponsable? No me tires de la lengua porque podría contar muchas cosas de tí, de tu lado oscuro, por ejemplo podría hablar de esas personas a las que has engañado con tu palabrería falsa y tu falta de escrúpulos ¡Charlatán! ¡Estafador!

Mago: Con que esas tenemos, ¿eh? También yo podría hablar de todas esas mujeres a las que has ido engañando, haciéndoles falsas promesas que sabías desde el principio que nunca ibas a cumplir. Me reafirmo en lo dicho anteriormente, eres un irresponsable.

Cristina: ¡Por favor, caballeros! Aquí no vamos a debatir sus trapos sucios, ni sus actos en "posición invertida", eso no es lo que nos interesa. Hagamos un debate amable y constructivo. Bien, vamos a cambiar de tema: ¿Se verían montando juntos algún tipo de negocio? No se miren con esa cara, simplemente les pido que hagan un ejercicio de imaginación.

Loco: Bueeeeno... estoooo... La verdad es que yo no me veo de empresario, no va conmigo, demasiada responsabilidad.

Mago: A mí me encantaría, de hecho, tengo varios proyectos en mente. Me encanta organizar, planificar, dirigir... Sí, sería fantástico.

Loco: A lo mejor yo podría hacer algo creativo. Quizás expediciones al Himalaya, o trabajar en un circo, algo distinto cada día. Quizás pintor, sí, me encanta pintar y no lo hago nada mal.

Mago: Creo que yo montaría una asesoría o quizás un negocio de exportación o tal vez una fábrica de artesanía...

Cristina: Lo que yo les propongo sería hacer algo juntos. ¿No se les ocurre nada? Voy a proponer una actividad en la que podrían colaborar: El Loco sería un artista: es creativo y tiene habilidades, y el Mago sería su representante, es inteligente, audaz y organizado. ¿Qué les parece?

Loco: ¡Genial! Yo me dedicaría a crear y tú te ocuparías de vender mis obras.

Tarot Serravalle
Mago: Sí, podría funcionar. Tengo varios contactos con los que podría hablar para exponer en alguna feria artística, para empezar a darte a conocer, luego más adelante una exposición en una galería de cierto prestigio, conozco a un galerista que es experto en descubrir nuevos talentos...

Loco: ¡Vaya! Estoy deseando empezar ya mismo.

Cristina: Pero señores, no se vayan, el debate no ha terminado, tenemos todavía varios temas que tocar.

Mago: Lo siento señora, pero tenemos mucho trabajo por delante. Tengo que hacer unas cuantas llamadas y el Loco tiene que empezar a pintar, si no ¿qué vamos a exponer?.

Loco: Sí, tengo mil ideas. Haré unos cuantos paisajes de lugares que he visitado recientemente y, por supuesto, tengo que hacer un retrato de mi perro, él no me perdonaría que le dejara al margen.

Mago: Tengo algunos lienzos y pinturas que te pueden servir para empezar, luego ya veremos.

Loco: Ah, pues gracias porque por no tener no tengo ni pincel.

Mago: Espero que la inversión inicial merezca la pena, no me gusta hacer negocios a ciegas.

Loco: Confía en mí por una vez en tu vida, puedo ser un poco alocado, pero voy a darte a conocer al artista que llevo dentro de mí. Vámonos, no hay tiempo que perder.

Este debate puede alargarse hasta donde se quiera, estas han sido solamente unas líneas para dar una idea de la estructura de este tipo de ejercicio. Sería una idea estupenda que, aquellos que hayáis leído este texto, intentaseis prolongarlo más, o reescribirlo ¿qué habriáis escrito vosotros?. Incluso os animo a que imaginéis más debates entre distintas cartas y, dejando correr la imaginación, enfrentéis a los Arcanos entre ellos para ver que conclusiones pueden sacarse. Aprender Tarot no es aprender historia o matemáticas, no se trata de memorizar datos, se trata de incorporarlos a nuestro interior y hacerlos nuestros. Quien aborde el estudio del Tarot como si fuera una asignatura convencional, es que no ha entendido la esencia del Tarot. Así que, ¡ánimo! No dejéis de practicar y permitid que vuestra imaginación sea la que os guíe.

Leer más...

martes, 28 de septiembre de 2010

TUESDAY LOBSANG RAMPA

Hay personajes que me provocan respeto, otros admiración, los hay que me parecen un tanto distantes y otros de una extravagancia adorable. Creo que Tuesday Lobsang Rampa podría encajar en esta última categoría. Aunque han pasado casi treinta años de su desaparición, aún hoy se recuerda la tremenda polémica que envolvió su figura durante muchos años.

Según todos los indicios, su verdadero nombre era Cyril Henry Hoskin y nació en un lugar muy poco oriental, concretamente en Plympton, Inglaterra, el 8 de abril de 1910. Pero tal vez sería mejor empezar su biografía por su irrupción en el mundo de la literatura, puesto que fue polémica a la vez que exitosa.

En el año 1.956 se publica en Reino Unido un libro que lleva por título “El Tercer Ojo”, su autor es un, hasta entonces desconocido, lama tibetano de nombre Tuesday Lobsang Rampa. En el libro se relataba, de forma autobiográfica, como un niño tibetano, en apariencia normal y común, cambió drásticamente su vida por la predicción astrológica que decidía cual debía ser su camino en la vida, el mismo autor la resume de esta manera:

“Y de aquel prolijo discurso sobre el futuro en general y el de un chico de siete años en particular, se deducía en resumidas cuenta que yo debía entrar en una lamasería después de dar una clara prueba de resistencia y que luego me prepararían para la carrera de sacerdote –cirujano. Esto significaba sufrir grandes penalidades, abandonar la patria y vivir entre gente extranjera, perderlo todo, empezar de nuevo a cero y quizás triunfar a la larga”.

Así pues, se nos relataba en el libro el adiestramiento que recibió el autor en un monasterio tibetano, al que ingresó siendo un niño de tan solo siete años. De una forma muy amena, se iban desgranando las distintas técnicas que se aplicaron en su educación hasta llegar al que es sin duda el momento culminante de la obra y que es el que la da título: El Tercer Ojo.

Según nos relataba Lobsang Rampa, al cumplir los ocho años fue sometido a una operación, si es que puede recibir tal nombre, por la que se produjo la apertura física de su Tercer Ojo. Y digo bien física, puesto que según su relato, sufrió una suerte de trepanación o algo similar, gracias a la cual, a partir de ese momento pudo ver sin ningún problema el aura de las personas, entre otras cosas.

El libro fue un auténtico bombazo, como lo fueron, aunque en menor medida, los otros dos que le siguieron y que era una continuación de su peripecia vital. “El médico del Tibet” en el año 1.959 y “La historia de Rampa (El cordón de plata)” en 1.960. En ellos sigue el relato de su biografía. Es ordenado lama y más tarde Abad de su monasterio. Sus estudios de medicina con la especialidad de cirugía en universidades chinas y su participación en la Segunda Guerra Mundial donde ejerció como médico. Sería capturado por el ejército japonés y, según siempre sus propias palabras, logró huir durante el bombardeo de Hiroshima. Tras una serie de huidas, capturas y vuelta a huir, llegó a Europa.

Sus editores, antes de la publicación de su primer libro, intentaron averiguar si era un impostor o su historia era verdadera, puesto que algunos expertos en budismo y en el Tibet, a los que habían consultado, se inclinaron por la primera tesis. Aún así el libro se publicó e iniciaron una investigación en toda regla para saber si realmente Lobsang Rampa era quien decía ser. El resultado de las pesquisas fue sumamente interesante. Lobsang Rampa en realidad se llamaba Cyril Henry Hoskin había nacido en Reino Unido y al parecer era oficinista, aunque hay alguna versión que corre por ahí que dice que era fontanero, otros dicen que el fontanero era su padre, bueno, da igual, lo importante es que no era un lama ni nada parecido. En 1948 había cambiado su nombre legal, pasándose a llamar Carl Kuon Suo. No había estado nunca en el Tibet y mucho menos hablaba el tibetano. Así que, ¿qué explicación daba a todo lo contado en su primer libro “El Tercer Ojo”?

Desde luego, Lobsang Rampa siempre tenía respuesta para todo, así que reconoció su identidad de ciudadano europeo normal y corriente, pero explicó que, dentro de su cuerpo inglés, su espíritu era el de un monje tibetano 'transmigrado' a Occidente que tuvo que abandonar su primitivo cuerpo por estar muy dañado por la enfermedad y los malos tratos. En su tercer libro “La historia de Rampa (El cordón de plata)”, contaba que, estando en su casa en Surrey (Reino Unido), se había caído de un árbol en su jardín cuando trataba de fotografiar a un búho. Estando conmocionado en el suelo, vio como un monje budista caminaba hacia él. El monje le habló acerca de Rampa y pidió que le permitiese tomar posesión de su cuerpo y Hoskin aceptó, puesto que sentía que su vida en ese momento era un desastre.


Él y su mujer San Ra'ab se convirtieron en ciudadanos canadienses en 1973. Durante el resto de su vida, hasta 1.981 cuando falleció, no dejó de escribir y publicar. No volvió a repetir el tremendo éxito que supuso su obra clave, “El Tercer Ojo”, pero siguió hablándose de él, para bien y para mal. Uno de los libros más llamativos es “Vida con el Lama” (1.964) que, según sus propias palabras, había sido dictado telepáticamente por su gato siamés Mrs. Fifi Greywhiskers… ¿No es entrañable?
Aún viviendo Lobsang Rampa, se formaron dos fracciones en torno a su persona y su obra, que aún siguen vivas: seguidores y detractores. Los primeros defienden hasta la última coma todo lo que Lobsang Rampa contó sobre sus orígenes y su vida. Los segundos valoran sus libros como la obra de un completo charlatán. El Dalai Lama, cuando ha sido preguntado por él, se ha desentendido refiriéndose a él como un autor de “novelas imaginarias”.

Creo que no sería justo negar a Lobsang Rampa la importancia capital que tuvo su obra, especialmente “EL Tercer Ojo”, para la introducción del pensamiento oriental en el mundo occidental de esa época. Sus conceptos sobre la alimentación vegetariana, control mental, aura, etc. que ahora nos suenan muy familiares, no lo eran tanto en las décadas de los cincuenta y sesenta. Ahí hay que reconocerle un mérito e incluso una valentía absolutos. Luego está el tema de su pintoresca biografía… bueno, a mí me resulta tan entrañable e inofensivo, que se puede hacer la vista gorda sin mayores problemas.

Esta es la bibliografía de Lobsang Rampa:

El tercer ojo (1956)
El médico de Tibet (El médico de Lhasa) (1959)
Historia de Rampa (El cordón de plata) (1960)
La caverna de los antepasados (1963)
Viviendo con el lama (1964)
Tú para siempre (Usted y la eternidad) (1965)
La sabiduría de los antepasados (1965)
La túnica azafrán (El manto amarillo) (1966)
El camino de la vida (1967)
Más allá del décimo (1969)
Avivando la llama (1971)
El ermitaño (1971)
La decimotercera candela (1972)
Una luz en la oscuridad (1973)
Crepúsculo (1975)
Tal como fue (1976)
Yo creo (1977)
Tres vidas (Después del tiempo) (1977)
El sabio tibetano (1980)

Esta página es, evidentemente, de seguidores entusiastas, entre otras cosas, se pueden descargar sus libros:


Recomiendo visitar estas páginas, en la que además de poder descargarse los libros de Lobsang Rampa, también encontrareis información sobre él sumamente interesante, especialmente la primera:



Leer más...

lunes, 27 de septiembre de 2010

REINA DE OROS

La Reina es la mujer madura. Aparece sentada en un trono de piedra, rodeada de plantas por los cuatro costados. La naturaleza que comenzaba apenas a brotar en la Sota de Oros, en esta carta alcanza su punto culminante, es la explosión de vida que anuncia la época de la fecundidad. Es la misma pauta que podemos comprobar con las cartas del Caballo y el Rey de Oros, los comienzos y la eclosión de la vida que encarna la naturaleza.

Tras ella se ven las montañas, de un tono completamente azul, la elevación espiritual que está preparada para cuando la Reina quiera volverse hacia ella. Pero de momento vemos que está ocupada por otros menesteres: la contemplación de lo material. También vemos que un río fluye de forma abundante, regando la vegetación, que a su vez es nutrida por la tierra que la acoge. Es una imagen pletórica de vida, de riqueza y de abundancia.


Hay un detalle que pasa muchas veces desapercibido en esta carta, y no es de extrañar puesto que el camuflaje entre tanta vegetación es excelente, se trata de una pequeña liebre en posición de reposo que aparece en el ángulo inferior derecho de la carta. Los entusiastas de la Alquimia, reconocerán en ella el símbolo de la materia prima. La liebre es asociada con la Luna, es decir, con la fecundidad. Efectivamente, es un animal tremendamente fértil, además, por su gusto por agazaparse en los surcos de la tierra, es asociada con la Madre Tierra, representando la incansable renovación de la vida. Muchas personas dicen que es un conejo, realmente poco importa puesto que la simbología de ambos animales es muy parecida.

La Reina de Oros está sentada sobre un macizo trono de piedra, con un ornamento ciertamente recargado, tan florido y abundante como la naturaleza circundante, en los que destacan esa especie de angelotes, símbolo del amor cortés y la cabra del reposa brazos que nos recuerda que estamos ante la Reina del elemento Tierra. ¿No recuerda este paisaje al que enmarcaba la figura del Mago? ¿No recuerda el modelito que lleva la Reina al que lleva al Mago?

La protagonista de nuestra figura de hoy lleva una túnica roja sobre un traje blanco. La pureza interior está recubierta de la actividad y la fuerza, cualidades propias del planeta Marte. La Reina de Oros está tocada con una corona de oro como se supone a su dignidad, pero en este caso de dicha corona pende un velo verde que llega hasta el suelo, de nuevo un color que nos remite a la vegetación y la naturaleza y, cómo no, también a la belleza y la fertilidad de Venus, pues no olvidemos que el verde es su color.

Llama la atención la absoluta concentración con la que la Reina mira el pentáculo que sujeta con sus manos, sus facciones no están forzadas, sino que se vislumbra una atención total pero relajada. Nada en ella refleja alteración o nerviosismo, resulta tan sólida y estable como el trono sobre el que se sienta.

Significados generales: Físicamente se asocia con personas de ojos y cabello oscuros. Su carácter sería el que se relaciona con los signos de Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio. Es una mujer en edad fértil o bien en la madurez. Frecuentemente representa a una mujer que afecta profesional o económicamente al consultante: Una jefa, una profesora, una supervisora, etc.; pero también puede ser cónyuge, amiga, madre, suegra o incluso podría ser la consultora.
Carácter: Mujer independiente, segura de sí misma. Inteligente, valiente, práctica, sensata y sumamente trabajadora. Hábil para usar su posición social. Económicamente bien asentada, culta y de muy buenos modales. Le gusta vivir bien y el lujo, que no el despilfarro, aún así es generosa.
Solidez, éxito en lo que se hace. Facilita los contactos y las relaciones profesionales. Solidez financiera. Espíritu de superación. Capacidad para gestionar los asuntos tanto materiales como emocionales. Buen empleo. Protección. Vejez tranquila. Asuntos materiales de tipo familiar.
Matrimonio ventajoso, quizás un tanto interesado. Buena salud.

Invertida: Mujer caprichosa, un tanto voluble, muy calculadora e interesada. Con malas cartas puede ser corrupta y si es preciso servil. Podría representar a la prostituta de lujo. Puede ser una mujer que se aprovecha de las personas que tiene a su cargo, en el área que sea: familiar, laboral, etc.
Dificultades y obstáculos en los proyectos. Espera angustiosa. Situaciones embarazosas. Obtención de rentas de manera ilegal. Temor al fracaso que paraliza.
Puede representar a una mujer que se siente atrapada en un matrimonio desastroso y que no sabe como liberarse.

Leer más...

domingo, 26 de septiembre de 2010

¿QUÉ MENSAJE TIENES HOY PARA MÍ? III

Hasta ahora hemos visto ejemplos de imágenes con un objeto, pero no es infrecuente que recibamos mensajes más complejos. Por ejemplo, durante el ejercicio tal vez nos llegue una idea que puede tener que ver con algún asunto concreto que últimamente nos tiene especialmente absortos o puede que no tenga nada que ver, quizás hace referencia a nuestra vida en general, al modo que tenemos de afrontarla y de desenvolvernos en ella. Puede suceder que esa idea guarde estrecha relación con la carta con la que trabajamos o tal vez no tenga nada que ver.

No quiero que se den confusiones al respecto. Muchas personas pueden pensar que para recibir este tipo de mensajes, tienen que escuchar una voz atronadora que desde los alto diga una frase de gran sabiduría, con acompañamiento de rayos varios e incluso un vendaval que haga revolotear todo lo que hay a nuestro alrededor. Nada más lejos de la realidad; bueno puede que alguien tenga en alguna ocasión esa ruidosa experiencia, si es así, por favor que nos lo cuente, pero puedo asegurar que no es lo usual. Lo más probable es que surja en nuestra mente una idea que parezca propia, o tal vez se nos encontremos a nosotros mismos pensando en esa frase… pero desde luego es una vivencia mucho más suave y silenciosa.

Tarot Visconti


Veamos un ejemplo del primer caso; imaginemos que estamos trabajando con la carta de la Rueda de la Fortuna y de pronto en nuestra mente irrumpe un pensamiento: “Deja que las cosas sigan su curso”, aquí tenemos un mensaje que está claramente unido al significado de la carta. Esa frase nos quiere decir: “no luches contra la corriente sino a favor”. Bien, es el momento de repasar nuestros temas pendientes y ver si en alguno de ellos nos estamos obcecando y nos empeñamos en algo.

¿Quizás quieres forzar las cosas cuando el momento no es el adecuado? ¿La vida te lleva por un lado y tú tratas de avanzar a la contra? La Rueda de la Fortuna tiene un mensaje muy claro y rotundo, que consiste en los ciclos perpetuos de la vida, la frase parece una invitación a girar con esa Rueda y no empeñarte en girar contra la Rueda. No es una llamada a la inacción, ni mucho menos, por el contrario, es una invitación a cooperar con las corrientes para aprovechar el flujo oportuno. Como se suele decir, hay un tiempo para sembrar y un tiempo para cosechar lo sembrado. Simplemente se trata de sembrar cuando es la época óptima y cosechar cuando los frutos están maduros.

Cualquier persona que tenga plantas sabe que se puede empeñar todo lo que quiera en sembrar en cualquier época del año, pero los resultados se obtendrán cuando ha sembrado la semilla adecuada en la época adecuada. Si nos apetece mucho ir a una galería de arte en la que expone un artista que admiramos, es estupendo, pero si la galería cierra sus puertas a las diez de la noche, por más que nos empeñemos en que queremos ir a las once de la noche, no vamos a conseguir entrar; simplemente, la puerta está cerrada. Sería una tontería sentirnos frustrados y dolidos porque se nos ha antojado ir a las once aún sabiendo que a esa hora la galería ya ha cerrado, es decir, nos disgustamos porque queremos ir contra corriente. Lo lógico será informarnos del horario y hacer la visita a la exposición a una hora en la que la galería esté abierta, es decir, ir a favor de la corriente.

Este ejemplo parece una perogrullada, pero no lo es. Tal vez alguien piense: ¿A quién se le va a ocurrir ir a un sitio a una hora que sabe que está cerrado? Si, buena pregunta, pero en nuestra vida cotidiana nos empeñamos en hacer cosas cuando sabemos que no es el momento (en nuestro interior sabemos que no es el momento, nuestro exterior se hace el loco) pero insistimos e insistimos, porque lo queremos ya. Solo hay que pensar un poco, repasar nuestra historia, siendo sinceros con nosotros mismos, claro, y veremos que nos obcecamos en ir contra corriente con mucha frecuencia. Bien, ya tenemos una aplicación para el ejercicio con la Rueda de la Fortuna, hemos recibido un mensaje de nuestro subconsciente con referencia a algún aspecto sobre el que deberíamos trabajar.

Ahora vamos a imaginar, que hacemos el ejercicio con otra carta, por ejemplo la Templanza, y en esta ocasión recibimos un mensaje que nos desconcierta, puesto que no guarda, al menos en apariencia, ninguna relación con los significados tradicionales de la Templanza. Para nuestra sorpresa, y disgusto, recordamos de golpe a esa compañera de trabajo que no soportamos, vamos a llamarla Celia. Desconcertante, ¿verdad? Si realmente creemos en lo que estamos haciendo, sentimos que las cartas nos quieren ayudar y hemos realizado el trabajo meditativo con seriedad y concentración absolutas, eso quiere decir que el mensaje recibido tiene una importancia capital en este momento de nuestras vidas, el Tarot no pierde el tiempo con bobadas, si no tiene nada que decir, no dice nada, no habla por hablar.

Así que tenemos un trabajo importantísimo por delante, que es relacionar la carta de la Templanza con Celia. Siempre suele ser más fácil empezar por lo más terrenal, es decir, empecemos por Celia, reflexionemos sobre la relación que tenemos con ella y los sentimientos que provoca en nosotros. Para empezar es una persona que no nos cae bien, la convivencia con ella es difícil, puesto que siempre tiene una palabra de crítica para todo lo que hacemos o decimos, crea discordia entre los otros miembros del departamento y nunca sabemos a qué atenernos con ella, lo que hoy es blanco, mañana es negro. Los sentimientos que despierta en nosotros son de irritación y a la vez de impotencia, nos empezamos a preguntar si esto no se debe a que en una vida anterior hemos sido muy, pero que muy malos y Celia es una especie de castigo que nos ha tocado en suerte, o en desgracia para redimirnos. En resumen, en nuestras oraciones diarias pedimos con fruición que Celia reciba una oferta de trabajo maravillosa de otra empresa, a ser posible en otra ciudad, y desaparezca para siempre de nuestras vidas.

Ya tenemos encuadrado el personaje de Celia y lo que en nosotros provoca. Ahora llega el momento clave ¿qué tiene la Templanza que ver con todo esto? Es imposible que pueda representar a Celia, puesto que no pueden existir características más opuestas a las encarnadas por el Arcano; antes de precipitarnos y creer que el Tarot se ha equivocado y la meditación ha sido un fracaso, pensemos en qué sentido tiene aquí la Templanza. Bien, hemos estudiado a Celia y cómo la percibimos nosotros y también las emociones que nos inspira; pues ahora nos toca a nosotros. Empecemos a sincerarnos: ¿Estamos libres de pecado, podemos tirar la primera piedra? ¿Jamás hemos criticado a Celia? ¿Seguro, nunca? Repasemos uno por uno los defectos de Celia y, si logramos apartar por un momento la influencia del Ego que nos dice lo claramente perfectos que somos (si somos tan perfectos ¿qué hacemos reencarnados en la tierra?), tratemos de detectar en nosotros esos fallos que hemos detectado tan rápidamente en Celia.

Tomo sólo como ejemplo la crítica. Hemos reconocido en Celia a una persona criticona, para todo tiene comentarios destructivos. Muy bien vamos a ver si nosotros “jamás” criticamos a nadie. Primero a Celia. Cuando tomamos café con el grupito de compañeros habitual a media mañana, ¿podemos confesar con toda sinceridad que jamás hemos dicho una sola palabra crítica sobre Celia? ¿Nunca, pero nunca, ha salido de nuestros labios un comentario negativo sobre Celia?. Cuando salimos del trabajo, llegamos a casa y la persona que vive con nosotros: cónyuge, pareja, padres, hijos, compañeros de piso, gato, canario o quien sea, nos pregunta qué tal nos fue el día, ¿seguro, completamente seguro que no hemos dicho nunca, jamás, una sola palabra de crítica con referencia a Celia? ¿Seguro?... ¡Ah, ya me parecía a mí que eso no era posible!

Bien, avancemos un paso más. Olvidémonos de Celia por un momento. En el resto de nuestras relaciones, a lo largo de nuestra existencia ¿nunca, pero nunca hemos criticado a nadie? ¿Jamás? ¿Aunque se haya portado mal con nosotros, aunque nos haya hecho un daño terrible e irreparable? ¿Nunca, jamás? Pues ya lo tenemos. Podemos seguir con todos y cada unos de los defectos que hemos visto tan horribles en la persona de Celia. Los demás son espejos que nos devuelven nuestros reflejos, o bien de lo que hacemos a otros o bien de nuestros mayores miedos. Si llegados a este punto, consideramos que el defecto que tan claramente hemos detectado en la otra persona, nos es completamente ajeno, podemos tranquilamente abandonar este tipo de ejercicio con el Tarot, no tiene sentido, o bien porque nuestro nivel evolutivo es lo suficientemente elevado o bien porque nuestro nivel de Ego es más elevado todavía, y requiere un trabajo más específico.
Tarot Bodet
Si ese no es el caso, podemos seguir y el último paso es relacionar la carta, es decir, la Templanza, con el mensaje que hemos recibido. ¿Qué cualidades o virtudes encarna la Templanza? Diplomacia, paciencia, tacto en las relaciones, capacidad para enfrentarnos a los conflictos y no dejarnos avasallar por ellos, por decir unos cuantos significados. Creo que a esta altura del ejercicio ya se puede ver lo que nos está diciendo esta carta con relación al mensaje recibido.

La Templanza nos está ofreciendo las claves para abordar nuestra relación con Celia. Necesitamos tener paciencia con ella, ser diplomáticos en el trato y sobre todo no dejar que nos lleve a su terreno, ser moderados y conciliadores con ella. Puede que alguien se pregunte ¿por qué, si ella se porta fatal conmigo? La respuesta es muy sencilla: porque Celia está reflejando defectos que nosotros tenemos pero que, como somos incapaces de reconocer en nosotros, los reconocemos en ella. Desde esta perspectiva, no solo no deberíamos aborrecer a Celia, sino sentir gratitud puesto que nos está enseñando a ver desde fuera los comportamientos que nosotros tenemos con otras personas y de los que, en el 90% de las ocasiones no somos conscientes, puede que suene duro y terrible, pero es muy probable que otras personas nos vean y nos perciban exactamente igual que nosotros vemos y percibimos a Celia.

Tal vez alguien se defienda argumentando: “Sí pero el comportamiento de Celia lo sufre más gente, no sólo yo, así que no es algo subjetivo que solamente yo percibo”. La respuesta es muy simple: Tú no eres la única persona que necesita un espejo para esos defectos, Celia no está siendo un espejo sólo para ti y los demás se dedican a mirar (¡ay el Ego!), si un grupo de gente ha sido reunido en un lugar concreto, es porque tiene una serie de lecciones comunes que aprender, si todos estamos sufriendo los estragos que provoca el comportamiento de Celia es porque se nos está dando a todos nosotros la oportunidad de aprender una lección que todos nosotros tenemos pendiente (esto es siempre que se crea en la Ley de la Causa y Efecto, claro está). Unos aprovecharan la enseñanza y otros no.

Si reconocemos en nosotros esos defectos y trabajamos en las virtudes que representa la Templanza, podremos con toda seguridad, liberarnos de esa carga y, es casi seguro, que nuestra relación con Celia cambiará o bien empezaremos a tener una buena relación (esos “milagros” ocurren) o bien desaparecerá de nuestras vidas para siempre, puesto que ya se han cumplido los objetivos que nuestra relación tenía, desde el punto de vista espiritual.

Estos son sólo dos ejemplos de los muchos tipos de mensajes que podemos recibir del Tarot en este ejercicio. Pueden ser menos trascendentales que en estos casos, más cotidianos, por supuesto, ya que recibimos orientación sobre aquellos temas sobre los que estamos preparados en este momento. Habrá gente que no reciba casi comunicados, puede ser porque no esté concentrándose de la forma adecuada o porque en este preciso momento no los necesita. Yo aconsejaría insistir en ambos casos, en el primero para vencer esa resistencia y en el segundo porque más tarde o más pronto todos recibimos mensajes… ¡Nos queda tanto por aprender!

Leer más...

viernes, 24 de septiembre de 2010

TIRADAS SIN LA PRESENCIA FÍSICA DEL CONSULTANTE

Una de las cuestiones que crea más debate entre las personas que estudiamos y leemos el Tarot es la conveniencia o no de hacer lecturas a una persona que no está presente. Hay dos corrientes opuestas entre sí: a favor y en contra. Siempre se han hecho, de eso no hay duda. No me refiero a la persona que acude a que le lean las cartas y durante la consulta aprovecha para hacer alguna pregunta concreta del tipo: ¿qué tal le va a ir en el examen del miércoles a mi hijo? O ¿se va a casar mi amiga Rosalía con Pepe? Me refiero a hacer una lectura completa a una persona que no está presente de forma física.

Con las nuevas tecnologías, esta práctica ha crecido de una manera exponencial. Es muy frecuente realizar tiradas vía teléfono, por carta ordinaria (cada vez menos), por correo electrónico (cada vez más), Messenger, etc. En unos casos la tirada es en directo y, gracias a las webcams incluso se pueden ver las caras consultante y lector, aunque uno esté en Las Bahamas y el otro en Groenlandia. Pero también, y este es el meollo de la cuestión, se puede encargar una tirada y el tarotista la realiza cuando cree oportuno remitiendo sus resultados al consultante después por el medio que éste elija.


No me refiero solamente a las consultas de tipo profesional. Muchas personas participan en foros sobre Tarot en los que alguien plantea una tirada que ha hecho para que le ayuden a descifrarla, y otros miembros del foro opinan sobre ella. También está ese amigo o conocido que te pide que hagas una lectura “cuando puedas” sobre algún problema que tiene o un problema que tiene un amigo o un familiar. Evidentemente en estos casos pueden pasa días desde que se pregunta hasta que se contesta.

La eterna cuestión es si carecen de validez estas tiradas. ¿Debe estar irremediablemente la persona delante? ¿Da igual cuándo y dónde se haga la tirada. Voy a intentar exponer argumentos tanto en un sentido como en el otro y después de leerlos, que cada cual se forme su opinión.

Argumentos a favor de las tiradas sin el consultante presente:
Algunas ventajas son de un carácter bastante práctico: quienes leemos el Tarot no estamos al cien por cien de nuestras facultades las 24 horas del día. Es una ventaja poder realizar la lectura en un momento tranquilo y propicio, cuando sientes que la predisposición es total. Además, se evitan desplazamientos, tener que coordinar horarios. Hay consultantes que se sienten un tanto cohibidos y se muestran poco colaboradores; ese pudor es un inconveniente para la lectura, pues se puede crear una barrera energética de autodefensa que hace que la sesión se convierta en una auténtica odisea. Este elemento tan desagradable se amortigua en gran medida cuando lector y consultante no se ven las caras.

Otra cuestión es la presión que llegan a ejercer algunos consultantes, muchas veces sin malicia, pero puede llegar a desconcentrar a quien trata de interpretar las cartas. Hay personas que, a pesar de que desean que se haga una lectura, no pueden evitar mostrar su desacuerdo con todo lo que oyen, interrumpen constantemente con esa frase tan sumamente desagradable como frecuente: ¿Y eso dónde lo dice? Quieren que se les explique carta por carta el significado, ponen en tela de juicio cada frase que se dice. No se conforman con que digas: creo que vas a conseguir el crédito que has pedido, quieren saber exactamente qué cartas representan lo que acabas de decir, etc. No hablo de los escépticos que consultan con la idea de demostrar que el Tarot es una gran mentira, sino de aquellas personas que no dejan de interrumpir y molestar, sin ser conscientes de que interrumpen y molestan.

También se dice que si el consultante no toca las cartas, estas no se impregnan con su energía y por lo tanto no se puede realizar una buena lectura. Bueno, hay muchos, muchísimos tarotistas que no permiten que el consultante toque sus cartas y no por eso dejan de ser mejores que los otros. Además, en teoría, la energía no conoce términos tan humanos como el tiempo y el espacio. Por otro lado, cuando no está la persona delante, es más difícil hacer juicios de valor que pueden influir en la lectura. Es muy difícil evitar hacerse una idea de cómo es la persona por su ropa, su forma de hablar, de comportarse… su rostro cansado nos puede inducir a pensar que es una persona que se siente desgraciada, cuando en realidad, puede ser que anoche estuvo hasta las tantas de la madrugada de juerga y lo único que tiene es el sueño y cansancio lógicos, pero no se siente en absoluto desgraciada. Puede ocurrir, que la interpretación de la tirada tome un sesgo condicionado por esa idea preconcebida de una vida triste y llena de sufrimientos, lo cual será un tremendo error. Al no ver a la persona, ese tipo de errores (muy frecuentes) se pueden soslayar.

La ausencia del consultante da tiempo a que se lea y relea la lectura las veces que sean precisas, y el resultado se puede redactar de una forma coherente; cuando el consultante está delante todo es inmediato y lo dicho, dicho queda, no hay una oportunidad de repasar y mejorar la lectura; muchas veces sucede que en tú cabeza tienes claras las cosas que ves, pero te cuesta encontrar las palabras adecuadas para expresarte de tal modo que el consultante entienda perfectamente lo que quieres decirle. Si no tienes al consultante delante, puedes aplazar durante un tiempo la redacción de tu interpretación hasta que encuentras la inspiración para hacerlo.


Argumentos en contra de las tiradas sin el consultante presente:

Al tener al consultante delante, se capta mejor su energía, si logras abstraerte de crearte ideas por su aspecto físico, la ropa que lleva, etc., puedes llegar a sentir ese algo casi imperceptible que te inclina a elegir tal línea de interpretación en vez de otra. Si se sintoniza con el consultante a ese nivel, la lectura puede ser increíblemente enriquecedora para ambos. Otra ventaja clara es la facilidad para poder captar los mensajes que, de forma inconsciente, el consultante emite. Es el llamado lenguaje corporal, hay veces que un leve gesto, la forma de inclinar la cabeza al escuchar o de apartarse el pelo de la cara, dicen mucho más de la persona que un discurso de media hora. A medida que se va adquiriendo experiencia con el Tarot, se va desarrollando la capacidad de observación del lenguaje no verbal del otro. No digo que sea infalible, pero si es verdad que sirve de gran ayuda.

Hay muchos tarotistas que dejan que el consultante mezcle las cartas e incluso que extraiga las necesarias para la lectura, de esta manera, la energía del consultante impregna las cartas y el tarotista recoge esa energía a través de las cartas para después interpretarla. Claro que hay tarotistas que prefieren que nadie toque sus cartas (servidora, por ejemplo), pero la energía sigue estando ahí, en teoría para la emisión de energía, no es necesario el contacto físico. Si la energía no sale concretamente por las puntas de los dedos, puede salir por la intención sincera del consultante al querer que las cartas le ayuden. Claro que si no hay impedimentos físicos para la energía, se podría argumentar a favor de las tiradas no presenciales, que la energía llegará del mismo modo.

Por supuesto, otro argumento de peso es el diálogo entre el tarotista y el consultante. Es fundamental poder establecer un diálogo con el consultante, al estar presente, se puede preguntar lo que sea preciso para aclarar situaciones que no se ven claras en la lectura, muchas veces, un par de preguntas ayudan a encarrilar toda una interpretación (salvo aquellas personas que son poco colaboradoras y no sueltan prenda porque esperan que, puesto que tú eres quien va a “adivinar”, tienes que adivinarlo absolutamente todo). De este modo, la lectura es fluida y es más fácil entrar en detalles con la colaboración del consultante. Esa fluidez se pierde cuando la lectura se hace sin que el consultante esté presente, por supuesto siempre se puede hacer una llamada o enviar un correo para preguntar algunos detalles precisos, o incluso, si es posible, se puede chatear con tal fin, pero la espontaneidad se pierde al interrumpirse de ese modo el proceso.

Por último, quizás para mí el argumento de más peso. Pocas cosas hay comparables al hecho de percibir la satisfacción del consultante cuando la lectura le ha resultado satisfactoria y, sobre todo, ha comprendido lo que las cartas le han dicho y confirma que el mensaje tiene un significado para él. Creo que todas las personas que llevan un tiempo leyendo las cartas del Tarot, saben a lo que me refiero, no se puede explicar, pero es algo que se siente, que se aprecia en el rostro del consultante y la sensación es maravillosamente indescriptible. Esto es algo que se pierde en las tiradas no presenciales.

Bien, he planteado solamente algunos argumentos que se pueden aplicar a las dos modalidades de tiradas. Hay defensores de cada uno de los tipos que a la vez son detractores del tipo contrario, luego estamos los pertenecientes al tipo mixto, es decir, que vemos ventajas tanto en una modalidad como en la otra y que tratamos de extraer lo bueno de ambas y soslayar lo menos bueno. Sería muy interesante reflexionar sobre ambas argumentaciones para tratar de entender las dos formas de lectura. Ambas tienen ventajas e inconvenientes, pero en mi opinión ninguna es mejor que la otra, son simplemente distintas formas de hacer lo mismo según la circunstancia.

Leer más...

jueves, 23 de septiembre de 2010

TAROT DE ETTEILLA


Las revolucionarias teorías de Court de Gébelin no dejaron indiferentes a los ocultistas europeos de su época. Si bien hubo una fracción de detractores, sus seguidores eran numerosos y verdaderamente entregados a sus ideas. Jean Baptiste Alliette, más conocido por el nombre de Etteilla (su apellido al revés), recogió el testigo de las ideas que sobre el Tarot tenía Gébelin.

Etteilla (1.738-1.791) se dedicó durante un tiempo a la venta de semillas, más tarde, parece ser, fue peluquero, aunque él se presentaba como profesor de álgebra. Sea como fuere, lo importante es que tenía una afición enorme por el ocultismo. En París se dedicó a leer las cartas de forma profesional y, de hecho, escribió un pequeño manual en el año 1.770 para aprender a leer las cartas con la baraja de piquet, un antiguo juego de cartas para dos jugadores, una baraja reducida que se usaba normalmente, además de una carta "Etteilla".


La vida de Etteilla es francamente entretenida e intensa, en su día dedicaré una entrada a su biografía, así que sin entrar en detalles al respecto, lo que hoy me interesa más es las aportaciones que al Tarot hizo. En primer lugar, Etteilla tiene la fama de ser el “comercializador” del Tarot puesto que fue el primero que se dedicó a la adivinación con las cartas con fines lucrativos, de ahí que algunos le consideraron poco menos que un charlatán; realmente hay que decir que se enriqueció gracias a las cartas. Pero hay que ser justos y reconocer el valor de su aportación a la historia del Tarot, puesto que, entre otras cosas, fue el "culpable" de su expansión, consiguiendo que fuera conocido y utilizado por personas de todas las extracciones sociales.

La filosofía del Tarot en la que se basa Etteilla es muy sencilla y es muy similar a la de Gébelin: el Tarot es el Libro de Thot. De este modo, él también sitúa el origen del Tarot en Egipto, pero va más allá aún y asegura que su creación se produjo en una reunión de magos presidida por el mismísimo Thot (Hermes Trimegistro) y que el Tarot sufrió varias mutaciones a lo largo del tiempo por las versiones que sobre él se fueron haciendo, que poco a poco hicieron degenerar las figuras hasta lo que en la época de Etteilla se conocía. Él culpaba de dicha degeneración, de forma muy especial, a los “grabadores medievales”.

Etteilla reinterpretó las cartas del Tarot, aduciendo que recuperaba la verdadera esencia de las figuras originales. La primera novedad llamativa es que se pueden leer las cartas tanto estando derechas como invertidas, eso es porque está escrita la leyenda de cada posición al pie y en la parte superior de la carta. A mi me parece un claro intento de popularizar el arte de la interpretación de las cartas por parte de Etteilla, puesto que simplemente con leer lo que significa cada carta, ya se podía averiguar lo que quería decir. Se dice, además, que gracias a esto, se empezó a dotar de significado a las cartas invertidas, cosa que, al parecer, antes no se hacía.


Si bien no introdujo grandes cambios en el dibujo los palos de los Arcanos Menores, sí que lo hizo en algún detalle de carácter estético y, en especial, en el cambio de nombres y numeración. En los Arcanos Mayores, si que cambian los dibujos, además del nombre, en algunos casos, y el número. Por ejemplo, el Diablo pasa a ser la carta número 14, la leyenda de esta carta sería Violencia en su forma derecha y Debilidad en su forma invertida. Pero todo esto obedece a una organización muy clara y es que las primeras ocho cartas se refieren a las fases de la creación, las siguientes cuatro cartas serían las virtudes que nos harán volver al creador y las diez siguientes serían los condicionamientos que ha de soportar el ser humano, las restantes serían las sentencias escritas por los mortales.

Interesante también es el hecho de asignar a la figura del consultante masculino la carta número uno y la de la consultante femenina la ocho. Esta es una costumbre muy extendida entre muchos lectores de cartas hoy en día, se suele asignar el Mago o el Emperador y la Sacerdotisa o la Emperatriz, según el sexo, la edad, la situación y el gusto del tarotista. Otros eligen otras cartas de los Arcanos Mayores o las figuras de la Corte de los Menores.

Tal vez no debería hablar de Arcanos Mayores y Menores en el caso concreto de Etteilla, puesto que él daba el mismo valor e importancia a todas las cartas. Es la fuerza de la costumbre.

Poco antes de su muerte en 1.790, Etteilla fundó la Sociedad Literaria de los Asociados Libres de los Intérpretes del Libro de Thot. En ella, sus miembros estudiaban con una baraja diseñada especialmente por Etteilla. Incomprensiblemente no ha llegado a nuestros días ningún ejemplar.

En resumen. Etteilla creó un juego de cartas, “El Gran Etteilla” en 1.875 y otro llamado “Le Petit Oracle des dames” o “Petit Etteilla”. Es más conocido el primero y hasta nosotros han llegado sus imágenes originales, pero sobre todo versiones posteriores.

No puedo evitar transcribir unas líneas de la referencia que sobre Etteilla hace Eliphas Leví en su obra “Dogma y Ritual de Alta Magia”, en la parte primera: Dogma, en el capítulo 21 Adivinación; evidentemente es una opinión totalmente subjetiva de Leví, pero me parece interesante conocer su punto de vista:

“Los escritos de Etteilla, ya muy raros, son fatigosos y obscuros. No todos ellos fueron impresos y los manuscritos de ese padre de los cartómagos modernos permanecen aún en manos de un librero de París que tuvo la bondad de enseñármelos. Lo más notable que en ello pudo verse, es la pertinencia, la incontestable buena fe del autor, que presintió durante toda su vida la grandeza de las ciencias ocultas y que hubo de morir a la puerta del santuario sin poder penetrar en él y sin lograr descorrer el velo. Apreciaba poco a Agrippa y hacía mucho caso de Juan Belot, y no conocía nada la filosofía oculta de Paracelso; pero, en cambio, poseía una intuición muy ejercitada, una voluntad muy perseverante y más ensueño que juicio. Todo esto le impedía ser mago, pero hacía de él un adivino vulgar muy hábil y, por consiguiente, muy acreditado”.

Esta primera página es muy interesante, en ella aparecen algunas imágenes del Etteilla y los significados que se asignan, merece la pena darse una vuelta por esta página:

http://www.solotarot.com/las-cartas-de-tarot-etteilla/

Aquí se puede ver una versión del Pequeño Etteilla, es realmente bonito:


Por último, una versión del Gran Etteilla que se hizo en 1.870 y que se ha hecho sumamente popular:

http://taroteca.multiply.com/photos/album/178/Esoteric_Ancient

Leer más...

domingo, 19 de septiembre de 2010

ARRÁSTRAME AL INFIERNO

Vuelvo hoy a un director del que ya he hablado hace no mucho, Sam Raimi. Una vez que se disfruta de sus comienzos con su “Posesión Infernal”, podemos pasar a una obra mucho más actual, año 2.009, con más medios y un guión, creó yo, un poco más estructurado. El tema, apasionante; las maldiciones

 



La protagonista es Christine Brown (Alison Lohman) es una joven criada en una granja que se tralsadó a la gran ciudad, buscando olvidar un pasado rural del que se avergüenza. Actualmente mantiene una relación estable con un profesor universitario, Clay Dalton (Justin Long). Christine trabaja como comercial de un banco de Los Ángeles. En los últimos tiempos ha quedado el puesto de subdirector vacante, y ella está dispuesta a conseguirlo, es ambiciosa y quiere demostrar que puede ganar la partida a su rival más directo, Stu (Reggie Lee), un auténtico trepa sin ningún tipo de escrúpulo.

Una mañana, una gitana ya anciana de aspecto francamente repulsivo, Silvia Ghanus (Lorna Raver), va a verla al banco para pedir un aplazamiento de su hipoteca. Sería la tercera vez que se le concede y Christine se debate entre lo que dice su corazón, apiadarse de la anciana y concedérselo, o escuchar a su cabeza y negárselo para dar la imagen de competente ante su jefe, el sr. Jacks (David Paymer) y ganar enteros de cara a su ascenso. Christine, que es ambiciosa, decide negar el aplazamiento, por lo que la Sra. Ghanus pierde su casa.

Pero la anciana decide vengarse y la ataca en un garaje. A partir de ese momento, su vida se convierte en un auténtico suplicio. Christine sabe que todo lo que la está pasando es por algo que ha hecho la Sra. Ghanus. Aunque nunca ha creído en estas cosas, está convencida de que lo que ocurre no tiene una explicación normal, así que acude a un vidente Ram Jhas (Dileep Rao) para que la ayude.

El tema de las maldiciones es apasionante y siempre se plantea el eterno dilema: ¿Son siempre eficaces o el resultado depende en exclusiva de que la víctima crea en su eficacia? Y, sobre todo, hay que preguntarse si merece la pena enviar a una persona una maldición, sabiendo que, por las Leyes de la Magia, el efecto boomerang va a ser brutal para quien maldice.
Siempre se ha dicho que para que se pueda maldecir a alguien basta con la intención de hacer daño, reforzada por el odio. No es lo mismo formular una maldición que realizar un trabajo de Magia Negra. La maldición es algo verbal, cargado de intención, pero solo verbal. En cambio, en la Magia más oscura, siempre se debe obtener algún objeto personal del desafortunado que va a sufrir el trabajo, y si consigue un recorte de uña o pelo de la víctima, entonces mejor que mejor, ya que se basa en la Magia simpática.

En la película, vemos que la anciana maldiciente tiene que conseguir un objeto de su víctima para que se cumpla la maldición, lo que parece contradecir la esencia misma de la maldición. Pero sólo hasta cierto punto, también conocemos objetos malditos que traen la desgracia a todos aquellos que los poseen y que sólo endosándoselo a otra persona, se libran de tanto horror. Realmente podríamos pensar que lo que hace la anciana es maldecir un objeto de la protagonista, no a la protagonista.

Y llegamos a un punto que me parece muy llamativo de “Arrástrame al infierno”, que es el contenido de la maldición, nada menos que la invocación a una Lamia furiosa y carnicera que hará la vida imposible a su víctima durante unos cuantos días para luego llevársela con ella al infierno. Pero veamos qué es una Lamia.

La Lamia tiene su origen en la mitología griega. Era hija de Belos y Libia, su belleza hizo que Zeus se fijara en ella. Así que la celosa Hera decidió vengarse con un terrible castigo: la locura. Esa locura hizo que Lamia devorase a sus propios hijos (como nuestro amigo Cronos-Saturno). A partir de entonces, se convirtió en una terrible y sanguinaria bruja que secuestraba a las niñas y se alimentaba de ellas. Zeus, no se muy bien si no sería tratando de compensar las molestias ocasionadas, la concedió el don de la metamorfosis.

Los romanos transformaron a la Lamia en un grupo de seres maléficos que se dedicaban a comerse a los niños. La figura de la Lamia se mantuvo en los bestiarios medievales, representada como una criatura con el cuerpo cubierto de escamas, pechos femeninos, rostro de mujer y con cuatro patas, rematadas en forma de pezuñas las traseras, y de garras las delanteras.

En diversas partes de Europa mito se adaptó evolucionando hacia mejor o peor según el sitio, por ejemplo en el caso de algunas zonas de España, la Lamia es una bella criatura, con un carácter bastante más amable, mientras no se sienta provocada, que habita en los ríos y arroyos. Sin embargo en los países del este de Europa, de donde parece provenir la Sra. Ghanus, la Lamia es un ser monstruoso y sediento de sangre.

Evidentemente, esta última versión de la Lamia se puede asemejar más al espíritu maligno que atemoriza a la protagonista, siempre que se tenga mucha imaginación. La figura que se entrevé parece más bien la de un macho cabrío, pero bueno, el cine es así, qué más da, el caso es que es una película francamente entretenida.

Realmente hay buenos momentos en “Arrástrame al infiero”, se puede odiar abiertamente al trepa de Stu, la cara de la sra. Ghanus es un logrado horror y su dentadura sería el sueño dorado de Luís, mi dentista. Como última curiosidad, he sabido que en un principio, Raimi ofreció el papel protagonista a Ellen Page (la actriz de “Juno”), pero al final, Page se echó atrás y Raimi tuvo que buscar otra Christine. Buen tema para debate de fanáticos del cine. ¿Habría estado mejor Ellen Page en ese papel?

Leer más...

sábado, 18 de septiembre de 2010

EL ÚLTIMO PRESO DE SPANDAU

La Segunda Guerra Mundial ha sido uno de los episodios más lamentables de la historia de la humanidad, de eso no hay duda, pero también ha dejado un buen número de historias curiosas y misterios que, a día de hoy, siguen sin aclararse. Hoy quiero recordar una historia increíble, la protagonizada por Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler y que, todavía sigue sorprendiendo por lo rocambolesca e intrigante que resulta.

El día 10 de mayo de 1.941, Hess tomó en solitario un avión de las Fuerzas Aéreas y despegó del aeropuerto privado Messerschmitt (Ausburgo). Cruzó el Canal de la Mancha en dirección a Gran Bretaña. A las 22:08. Su avión había sido detectado por los observadores escoceses que informaron al mando de la RAF de que un extraño avión había penetrado en el cielo británico por la costa de Northumberland. Una escuadrilla de la RAF, comandada por el duque de Hamilton salió en búsqueda del aparato. Pero no lo encontró.



Precisamente el objetivo de Hess era llegar, al palacio de Hamilton. Cuando sobrevolaba la propiedad, se lanzó en paracaídas, dejando que el avión se estrellase, el aterrizaje se desvió unos 19 kilómetros y, en la caída, Hess se torció un tobillo. La casualidad quiso que su llegada fuera presenciada por un campesino, David MacLean al que se presentó como un oficial de vuelo llamado Alfred Horn y le aseguró que iba desarmado. MacLean llevó a su casa al alemán y le vendó el tobillo.

Poco tiempo después llegó a la casa del granjero un coche de la Home Guard, cuerpo militar creado durante la Segunda Guerra Mundial por Churchill, para llevarse detenido a Hess a la localidad de Busby. Al día siguiente, Hess consiguió entrevistarse con Hamilton. Se presentó a él con su verdadero nombre y le explicó el motivo de su aventura nocturna. Traía una serie de propuestas para firmar la paz con Gran Bretaña que, supuestamente, había redactado él con Hitler:

- El Reich tendría las manos libres en el Centro y el Este de Europa.
- El Reich garantizaba al Imperio británico a condición que se le devolvieran sus antiguas colonias.
- Se firmaría un tratado de paz con Italia, “cuyas peticiones no serían excesivas”.
- Gran Bretaña evacuaría Irak y el negociador por parte británica no sería, en manera alguna, Winston Churchill.

La propuesta era, en resumen, muy sencilla: Alemania protegería al Imperio Británico si éste no se oponía a la expansión de Alemania en el continente. El duque de Hamilton no perdió un minuto y se puso en contacto con Winston Churchill. Le contó cómo había llegado Hess, las propuestas que traía consigo y su impresión personal de que estaba completamente loco.

Pero, ¿qué sucedía mientras tanto en Alemania? Ese domingo, 11 de mayo, uno de los ayudantes de Hess le entregó a Hitler una carta que le había dado Hess poco antes de despegar para que se la entregara al Führer en esa fecha. Me imagino que a Hitler casi le dio un ataque cuando leyó el contenido. Hess explicaba en la carta un plan de paz entre Alemania e Inglaterra, comentando que si no estaba de acuerdo podía hacer que se le declarara loco.

En el comunicado alemán que se emitió a las 8 de la noche se hace referencia a la carta de Hess y se decía que éste había demostrado "en su confusión, desgraciadamente, las huellas de un trastorno mental" lo que inspiraba temores de que hubiese sido "víctima de alucinaciones". Por su parte, Goebbels escribió en su diario:"El Führer está completamente deshecho"."Que espectaculo para el mundo: la persona que ocupa el segundo puesto después del Führer víctima de un trastorno mental"."Es razonable preguntarse como un idiota semejante podía ser el segundo al mando después del Führer".

Restos del avión de Rudolf Hess

Rudolf Hess, a partir de ese momento fue considerado un criminal de guerra, así que se le retuvo en una casa situada en los alrededores de Londres. Se estudiaron sus capacidades mentales y fue sometido a continuos interrogatorios, manteniéndole totalmente incomunicado con el exterior y sin recibir periódicos ni escuchar la radio. Una vez que acabó la guerra, en el juicio de Nuremberg fue condenado a cadena perpetua. El 18 de julio de 1947 es transportado a la prisión militar aliada de Spandau (Berlín).

En el mes de octubre fueron liberados Baldur von Schirach y Albert Speer, sus compañeros de celda, de tal modo que Hess quedó completamente sólo. El 17 de Agosto de 1987, a los 93 años de edad, murió en el Hospital Militar Inglés en Berlín, a consecuencia, según parece de las heridas que se produjo al intentar ahorcarse con un cable eléctrico. Pero para algunos autores, las causas de su muerte siguen sin estar claras, se habla de una neumonía, complicada por la artritis, de un suicidio, y hasta de un asesinato.
Estos son los hechos que se conocen oficialmente. Sin embargo, la figura del único preso de Spandau, alimentó en su tiempo, y de hecho lo sigue haciendo, todo tipo de rumores conspiratorios y leyendas urbanas; al final se ha convertido en uno de los muchos enigmas que rodean la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Un escritor galés, Martin Allen, publicó un libro sobre este tema: "El enigma Hess". Es el resultado de una profunda investigación de la operación que urdieron los servicios secretos ingleses para engañar a Hitler y cuyo acto final fue la llegada de Hess a Escocia. Esta arriesgada conspiración contribuyó a hacer que Hitler creyera inminente la paz con Inglaterra y lanzara la invasión de la Unión Soviética que, finalmente, le haría perder la guerra. Allen otorga en esta supuesta trama a Hess el papel de conejillo de indias, sostiene que viajó a Escocia pensando que iba a firmar un acuerdo de paz con Gran Bretaña, pero Churchill se negó a firmar esas condiciones. Los alemanes se desentendieron del asunto y declararon a Hess "loco”, abandonándole a su suerte.

Los tres autores del libro "Double Standards. The Hess Cover Up", Lynn Picknett, Clive Prince y Stephen Prior, defienden una teoría tremendamente atractiva, según la cual Hess realmente voló a Gran Bretaña para negociar un acuerdo de paz pero, un año después de su llegada, habría muerto en un accidente aéreo en Gales, junto con el duque de Kent. Así que, el preso de Spandau, sería en realidad un doble que ocupó su lugar por encargo del servicio secreto británico. Ellos basan esta última idea en que en el cadáver del muerto en Spandau, habían desaparecido las cicatrices que Rudolf Hess tenía como consecuencia de su intervención en la Primera Guerra Mundial. También decían que el preso de Spandau bebía alcohol y comía carne, mientras que el verdadero Hess era antialcohólico y vegetariano, bueno, la gente cambia. Lo que no explican muy bien es cómo saben ellos que el cadáver no tenía cicatrices.

Siete meses después de la muerte de Hess, aparecieron testimonios bastante llamativos. Uno de ellos el de Abdallah Melaouhi, asistente médico de Rudolf Hess en Spandau desde el mes de agosto de 1982. El 28 de febrero de 1989 la BBC difundió una entrevista en la que Melaouhi confesó que nunca aceptó la tesis oficial del suicidio. Según sus propias palabras, el día de la muerte de Hess, su horario habitual de visita, que era a las 11:20, fue cambiado para hacer que llegase 40 minutos después de lo sucedido. Le llamó la atención el hecho de que la dependencia donde supuestamente se suicidó Hess fuese quemada a las 48 horas de producirse la muerte, eliminando las pruebas que hablaban de suicidio.

Un testimonio que dice más, es el informe del profesor el Dr. Wolfgang Spann, el experto médico empleado por la familia de Hess para realizar una segunda autopsia. El examen que Spann realizó del cuello de Hess no pudo corroborar la primera autopsia de J.M. Cameron, que hablaba de suicidio. Spann, según comprobó, defendió que Hess había muerto por estrangulación, no colgando.

En resumen, el caso Hess para mí presenta dos misterios: en primer lugar qué pasó realmente la noche del 10 de mayo de 1.941, nunca quedó claro del todo si realmente Hess actuó por su cuenta o lo hizo con la connivencia de Hitler, quien luego se desentendió. O tal vez fue todo una trama urdida por el gobierno británico. El segundo misterio es el encarcelamiento de Hess y su muerte. Si a alguien le interesaba que desapareciera, es absurdo esperar a que tuviera 93 años para asesinarlo. Pero, por otro lado, ¿qué objeto tenía conservar durante tantos años una cárcel con toda su infraestructura para solamente un preso?

Vista área de Spandau
De despedida, este último es un tema que se presta a la reflexión: los costes para mantener la prisión de Spandau, para un único preso, me imagino que serían cuantiosos. Rudolf Hess, se convertía indiscutiblemente en el reo más costoso del mundo. ¿Por qué este despropósito? Si se trataba de un encarcelamiento ejemplarizante, pienso yo, habría sido más lógico destinar una cárcel de semejantes dimensiones (podéis haceros una idea por la foto) a más presos, si no se quería que fueran nazis, por miedo a complots, presos comunes. ¿Por qué solamente se mantuvo en ese aislamiento a precio de oro a Hess? ¿Por qué los otros presos del ejército nazi no recibieron ese trato “especial”? Preguntas para las que no hay respuestas concretas, solamente hipótesis; yo ya tengo la mía… os animo a que, viendo todos los datos, penséis y desarrolléis la vuestra.

Leer más...

viernes, 17 de septiembre de 2010

CABALLO DE OROS

Los Caballos o Caballeros, representan la etapa que abarca la juventud y sobre todo la primera madurez masculina. La figura del Caballero sobre su montura se recorta contra un cielo amarillo que nos recuerda la actividad mental que se lleva a cabo para desenvolverse en el mundo material. Las figuras de Oros en general, no actúan sin pensar primero, no se dejan llevar por impulsos o emociones incontroladas, calculan los riesgos antes de emprender sus aventuras.

Al fondo, de forma muy lejana, se insinúan unas montañas que se ven empequeñecidas por la distancia; al igual que sucedía con la Sota de Oros, el Caballo no atiende a la montañas, no ha llegado su momento aún, desde su posición actual es muy difícil que acierte a verlas, tal vez intuya su presencia, pero poco más, dos solitarios árboles se elevan también en la lejanía, pero tampoco atrapan su atención. Para esta carta, no ha llegado aún el momento de preocuparse por los temas espirituales, está demasiado centrada en lo más terrenal y físico.

El paisaje ya nos evoca uno de los significados principales de la carta y es el trabajo. La tierra que vemos ha sido arada, sus surcos nos recuerdan que para cosechar, primero hay que preparar la tierra, luego plantar las semillas, después cuidar el crecimiento y por último recoger los frutos, para volver a repetir el ciclo. El Caballero ha realizado el trabajo duro, el arado y la siembra, y ahora parece que nos enseña la recompensa de su trabajo, alzando ese pentáculo que podría ser el salario percibido. Todos los Oros saben que en su esfera, la material, se recoge el fruto equivalente al trabajo realizado.

Su imagen es imponente, vemos a un jinete impecablemente enfundado en su armadura, la cabeza cubierta por un yelmo con un penacho y hasta sus guantes. Sentado sobre su caballo negro, parece que observa su trabajo, pero la actitud es más bien expectante, parece como si estuviera preparado para emprender la marcha ante cualquier orden. Algunas personas se sienten confundidas por la aparente pasividad del Caballo de Oros, máxime si se compara con los Caballos de los otros palos, pero es una quietud engañosa, solo aparente. El Caballo de Oros siempre se moverá por un objetivo claro y preciso, en ese caso es imparable y tenaz.

Es un luchador pero su estrategia se basa en el orden y la planificación, por eso vemos como cumple con todos los requisitos de la vestimenta del luchador de otras épocas, ni un detalle queda descuidado. Según se dice, el penacho de su yelmo, así como el adorno sobre la cabeza del caballo, serían hojas de roble, el Duir de los celtas, un árbol mágico que simboliza la fuerza y la longevidad. El caballo es negro, un color que se asocia a la tierra, su planta es sólida, es un caballo robusto, fuerte, desde luego no se trata de un caballo de paseo o de exhibición, es de una raza destinada al trabajo duro.

Hay un poco de confusión a la hora de nombrar esta carta, supongo que es más correcto decir Caballero que Caballo, puesto que hacemos referencia más bien a características del primero que del segundo; quizás debido a la influencia que en mí ha tenido el uso de la baraja española como entretenimiento, inconscientemente siempre utilizo el nombre del Caballo. Es un debate sumamente interesante y es imprescindible, creo yo, leer un genial artículo que sobre el tema hace Pablo Robledo en su muy recomendable blog:

http://eltarot78-elwalich.blogspot.com/2010/08/los-caballos.html


Significados generales: Físicamente se asocia con personas de ojos y cabello oscuros. Su carácter sería el representativo de los signos de Tierra: Tauro, Virgo y Capricornio. Es un hombre de edad comprendida entre la juventud (ya abandonada la adolescencia) y la primera madurez.
Carácter: Persona honesta, honrada, trabajadora. Responsable, sensato, metódico y totalmente precavido. Puede ser un recién llegado, un extraño. Muchas veces representa al hombre un tanto solitario.
Es una carta de realizaciones materiales y profesionales. Los negocios son sólidos; habilidad para ganar y conservar lo ganado. Se aceleran los proyectos y las empresas. Esta carta indica que se invierte toda la energía en asuntos profesionales, asuntos económicos o incluso en el ejercicio físico.
Es una carta de buena salud y en temas emocionales representa sentimientos profundos y progresivos.

Invertida: Persona avariciosa, muy materialista, codiciosa, rencorosa e incluso intolerante. En muchos casos puede ser indeciso, perezoso, complaciente, despilfarrador. En su peor versión puede ser un aventurero, cazadotes y jugador.
Pueden darse situaciones de estancamiento, de holgazanería e incluso indolencia. Mala administración. Recesión económica.
En lo sentimental es la persona que se centra en lo físico y no quiere comprometerse. Puede llegar a ser el hombre que ve a la mujer como una posesión.

Leer más...

jueves, 16 de septiembre de 2010

CUADERNOS MÁGICOS II

Otro Cuaderno Mágico de interesante uso es el que yo denomino Cuaderno de Ideas. Su función sería anotar, en cualquier momento y lugar que estemos, las ideas que nos vengan a la cabeza. Sucede con mucha frecuencia que he hecho una lectura o tal vez he tenido un sueño, o puede que haya realizado un ejercicio de meditación con el Tarot y que tenga algunos elementos que no sepa como encajar.

Si me obsesiono con ello se que no voy a conseguir nada en claro, así que me dedico a otras ocupaciones que no tienen nada que ver; hasta que, de forma repentina, una idea se abre paso en mi cabeza que me desvela la clave de lo que yo no acababa de entender. Puede que sea una imagen, una frase o una idea pura y dura, el caso es que, si no tomo nota rápidamente, se pasa el momento de inspiración y muchas veces he olvidado lo que se me había ocurrido. Es algo sencillamente frustrante.

En un principio, simplemente llevaba un papel doblado y luego traspasaba lo escrito al Cuaderno de Ideas, pero más de una vez me encontré con el problema de que una simple hoja de papel no era suficiente y mis escritos quedaban a medias. Así que, he decidido ser un poco menos cutre y siempre llevo conmigo un cuadernito estupendo por si la inspiración me quiere visitar en el sitio más inesperado. Muchas veces llegan las ideas caminando por la calle, tal vez el ejercicio físico ayude a que las ideas surjan, puede que a cada uno le lleguen de una manera distinta.

Pero yo estoy bastante acostumbrada a ir andando hacia un sitio determinado o estar en la cola del supermercado o del banco y de pronto me surge la idea genial, la pieza que me faltaba para completar la tirada que hice el otro día y que notaba incompleta, o simplemente esa inspiración genial que viene de no se sabe dónde, tal vez de mi subconsciente o, quién sabe si de algún ente distinto a mí, poco importa, el caso es que recibo algún tipo de dato o mensaje que luego he comprobado que es importante para mí. ¡Sería una pena que se perdiera en el olvido por no tener un sitio en el que apuntarlo!

Si no atrapas la idea en el momento oportuno, puede irse para no volver. Desatenderla porque estamos haciendo otra cosa, puede equivaler a decir al Universo: “Esto es secundario para mí”. Por supuesto, hay que ser sensatos, no está de más recordar que vivimos en el mundo físico, es en el que hoy en día nos debemos desenvolver, es importante aprender a combinar Magia con mundo físico, no es tan difícil. Si eres cirujano y estás en medio de una operación a vida o muerte, no parece muy lógico que detengas todo para anotar en tu cuadernito que el patito con el que soñaste anoche representa la nostalgia que sientes por tu niñez.

Lo sensato es, una vez terminada la operación, buscar un minuto para anotar esa idea que te surgió, no esperes a llegar a casa por la noche, diez horas después, para apuntarla, pues es muy probable que se te haya olvidado. Tampoco es muy adecuado, en el transcurso de una entrevista de trabajo, decir a la persona que te está entrevistando: “Disculpe un momento, que se me acaba de ocurrir lo que puede significar el sueño del patito, no sea que se me vaya a olvidar”. Probablemente la idea aclare tus dudas internas, pero no te sorprendas si el entrevistador te descarta como candidato, como mínimo por extravagante. Espera a que termine la reunión y, una vez que estés libre entonces sí que puedes sentarte en un parque o donde quieras y escribir todo lo que te parezca.

El hecho de que nos rijamos por la Magia no debe ser óbice para que no cumplamos nuestras obligaciones “terrenales”, insisto: si estamos en el mundo físico es por algo y, como también vivimos en el mundo espiritual a un mismo tiempo, tenemos que encontrar un equilibrio para lograr que ambos mundos puedan coexistir pacíficamente y que uno no salga beneficiado en detrimento del otro. Vamos a valernos de los elementos mágicos, como es el caso de los distintos tipos de Cuadernos Mágicos, para evolucionar favorablemente en todas las dimensiones de nuestra existencia.

Otro Cuaderno Mágico interesante es el de las Mancias. Aunque no siempre se da el caso, es frecuente que los estudiantes de Magia trabajemos con algún tipo de mancia, en algunos casos más de una. En mi caso es el Tarot. Hay muchas clases de mancias: runas, quiromancia, ceromancia (adivinación a través de las velas), orinomancia (adivinación a través de los sueños), geomancia, etc. Sobre todo cuando se está empezando, llevar un Cuaderno sobre el arte adivinatorio que hemos elegido, sirve de gran ayuda.

En mi caso concreto, durante muchos años he llevado dos Cuadernos de Tarot. En uno de ellos voy anotando a lo largo de los años lo que he ido aprendiendo sobre las cartas individualmente y también como grupo. Es decir: significado adivinatorio de cada una de las cartas, significado de las cartas individualmente para meditación y trabajo interno, distintos tipos de tiradas aprendidas y creadas por mí. Es decir, en este primero cuaderno apunto todo lo que aprendo del Tarot, pero también lo que se me ocurre, por ejemplo, si veo que una carta en concreto me sugiere un significado determinado, a pesar de que no está dentro de sus significados tradicionales o si tal combinación de cartas me sugiere tal idea.

Son mis investigaciones y las conclusiones a las que voy llegando a través de años de práctica y de estudio. Y es que nunca se deja de estudiar y de aprender, así que ahí sigue aumentando de volumen mi cuaderno pues sigo escribiendo en él con cierta frecuencia. Mi otro Cuaderno de Tarot, aunque a día de hoy no lo utilizo, es el de la práctica, es decir, es un registro de las tiradas que he realizado y la lectura que hacía de ellas. Con el paso del tiempo, a medida que iba aprendiendo más, releía las lecturas antiguas y veía como mi forma de leer ha ido evolucionando, detectaba errores y pensaba: “ahora esto lo interpretaría de esta otra manera”. Es una forma fantástica de ir corrigiendo errores, de aprender de ellos y de afianzar conocimientos.

Como ya he dicho, este último tipo de Cuaderno de Tarot lo abandoné hace tiempo y es por una explicación muy sencilla. Llevo más de veinte años leyendo las cartas; son muchas tiradas, problemas que la gente me ha ido contando, cosas buenas y cosas no tan buenas. A medida que empiezas a hacer lecturas de forma continua, resulta difícil “desconectar” de ellas y llega un momento en el que sientes que las tiradas te van acompañando y, lógicamente, junto a ellas el problema que ha llevado a la persona a consultarte.

Al llevar el Cuaderno con las tiradas, empezó a sucederme que leía y releía las tiradas y de ese modo, revivía una y otra vez los problemas de otras personas, que se unían a los míos. Así que un día, hace ya unos años, decidí que, por higiene mental, no anotaría las tiradas, salvo algún caso excepcional, y una vez hecha la tirada e interpretada, me desentendería de ella. Sin duda, mi equilibrio mental está muy agradecido.
Por supuesto esta ha sido mi experiencia, estoy segura de que muchas personas tienen sus registros de tiradas (o de las lecturas que realicen según la mancia que utilizan) y les sirve de gran ayuda. A mí me sirvió, y mucho, durante años para afianzar la práctica, pero llegó un momento que dejó de serme útil y por eso dejé de usarlo. Eso no quiere decir que dentro de un tiempo decida volver a usarlo. Vamos evolucionando y atravesando etapas, cada una de ellas requiere unas herramientas y unos usos que quizás en la siguiente etapa ya no necesitemos.

Próximamente hablaré de algunos tipos de Cuadernos Mágicos más, como puede verse, es un tema que da mucho de sí. Espero que os sea de utilidad.

Leer más...

miércoles, 15 de septiembre de 2010

JAN AMOS KOMENSKI: COMENIUS

El nombre de Jan Amos Komenski a mucha gente no le dirá nada, pero una vez que se dice su nombre latinizado: Comenius, ya es otra cosa (bueno, habrá muchos que sigan sin saber quién es). En el mundo del ocultismo hay muchas personas que hicieron mucho pero, por distintos motivos, su nombre no ha trascendido y sólo unos pocos saben de su existencia.

Como he recibido una educación Rosacruz, he tenido la oportunidad de conocer la biografía de algunos personajes cuyo nombre y obra no tienen hoy por hoy demasiado reconocimiento; en muchos casos su trabajo fue transcendental para la Orden, pero también para el esoterismo en general. Así que dedicar, aunque solo sea unas líneas, al recuerdo de estos personajes, es mi particular homenaje tanto a ellos como a los instructores que me los dieron a conocer.

Comenius es uno de estos personajes. Nació en el año 1.592, se cree que en Moravia (la antigua Checoslovaquia, hoy república Checa). Siendo muy niño murieron sus padres. Estos habían pertenecido a la Iglesia de los Hermanos Moravos, una derivada protestante que quería recuperar la esencia de los primeros cristianos. Serían los miembros de dicha Iglesia los que se hicieron cargo de él. Con tan sólo 16 años ya despuntaba como buen estudiante, así que los Hermanos Moravos decidieron enviarle a la universidad para estudiar teología con la idea de que más tarde fuese ordenado pastor de su Iglesia.

Siguió sus estudios en Herborn y más tarde en Heildeberg, (ambas en Alemania ) sería durante su estancia en la última ciudad, donde se cree entró en contacto con la Orden Rosacruz. Una vez ordenado pastor, fue destinado a Prerau (República Checa), dónde trabajo como rector. Después fue enviado a Fulnek (República Checa), pero al poco de instalarse, estalló la Guerra de los Treinta Años. Al poco de iniciarse la contienda, su casa fue asaltada y su mujer e hijos asesinados.

Comenius, que siempre había defendido que en la educación residía la verdadera salvación del ser humano, lejos de hundirse en el dolor o en el odio por lo que había sucedido con su familia, se reafirmó en sus creencias. Achacaba las guerras a la falta de preparación de la gente, entendiendo que así eran fáciles de manipular y se aguijoneaba un odio que no era propio de alguien civilizado; creía que las gentes no mataban por interés propio, ni siquiera por cuestiones religiosas, sino por intereses mucho más oscuros de los grandes señores a quienes convenía la ignorancia del pueblo para obtener beneficio de ello. Como puede observarse, un análisis muy vigente en la actualidad.

Para él, la verdadera educación de las personas, haría que estas evolucionaran hasta conseguir constituir una unidad de naciones. En resumen fue un propulsor de la Comunidad Europea, organismo que le ha reconocido como uno de sus inspiradores. Tal ha sido la influencia en los ideales de unidad y fraternidad, que la UNESCO, en 1.958, patrocinó la publicación de las obras completas de Comenius.

Su gran labor de vida fue la lucha por mejorar la enseñanza y hacer que ésta llegara a todo el mundo. Para hacerse una idea de la forma de entender la educación de Comenius, nada mejor que leer un párrafo suyo, sin perder de vista la fecha en la que fue escrito: el siglo XVII:

“Toda la juventud de ambos sexos debe ser enviada a las escuelas públicas. No hay ninguna buena razón para privar al sexo débil del estudio de las ciencias. Las chicas están dotadas de una inteligencia igual a la de los chicos. Para ellas, lo mismo que para nosotros, está abierta la vía de los altos destinos”.

Comenius basa la esencia del ser humano en el principio de que Dios ha dejado en todas sus creaciones una parte de su esencia, y puesto que creó al hombre a su imagen y semejanza, en éste se encuentran manifestaciones de todas las dimensiones del Creador, si bien en una escala menor a la que se presentan ellas en Dios. La labor del hombre entonces consiste en conocer la naturaleza y conocerse a sí mismo, y a través de ello conocer a Dios.

Este es el resumen de su filosofía de vida: por un lado todos los seres humanos son creación de Dios, por lo tanto todos han de ser iguales y vivir en armonía, y por otro lado, para adquirir ese conocimiento que les lleve a Dios, deben recibir una educación, absolutamente todos. Estas ideas eran impensables en aquella época, reitero: siglo XVII.

Durante años, Comenius, se dedicó a viajar y a enseñar por toda Europa; tuvo también tiempo para mantener contactos con varios de los más ilustres personajes dentro del esoterismo de la época, especialmente con Juan Valentín Andreae, con quien tuvo sus más y sus menos. Y es que Andreae sostenía que el mundo no estaba preparado para dar a conocer las verdades esotéricas y estas debían permanecer reservadas a una pequeña élite.

En cambio, Comenius defendía la postura contraria y creía que se debía hablar de ocultismo y de la pertenencia a las Órdenes ocultistas de forma abierta. A pesar de estas discrepancias, tuvieron una buena relación y Andreae le ayudó a instalarse en Inglaterra. Allí Comenius sería una de las piezas fundamentales para evolución de la Masonería de una asociación de carácter esencialmente gremial, en la Sociedad filosófica que ha sido después, lo que se conoce como Masonería Especulativa.

A su salida de Inglaterra, fue nombrado obispo de los Hermanos Moravos y residió en Leszno (Polonia). Pero la Guerra de los Treinta Años seguía en plena efervescencia y las tropas suecas tomaron y saquearon la localidad. La casa de Comenius fue incendiada, con lo que todos sus escritos se perdieron irremediablemente. Pero lejos de desdecirse de sus ideas, Comenius siguió predicando la unidad de los hombres, negándose a perder la esperanza de ver algún día cumplido ese sueño.

Tuvo que seguir viajando. Suecia, Hungría y Holanda, fueron algunos de sus destinos, sería precisamente en Amsterdam (Holanda), donde moriría el año 1.670. Escribió muchas obras, pero sin duda, la fundamental es “Didáctica Magna” que es un auténtico compendio de cómo concebía él la educación, desde la pedagogía a la organización de los centros, todos los aspectos son contemplados desde su punto de vista particular. De hecho, muchos consideran a Comenius el padre de la pedagogía moderna.

A quien le interese su figura como innovador en la forma de entender la docencia, le animo a que indague porque hay mucha bibliografía sobre su influencia en la educación moderna. Creo que sólo por su labor pedagógica y su fe en la raza humana, merecía una entrada en este blog y, sobre todo, me interesaba matizar “el otro lado de Comenius” no tan conocido pero fundamental, pues es la fuente que inspiró sus ideas.

Leer más...