Páginas

jueves, 23 de septiembre de 2010

TAROT DE ETTEILLA


Las revolucionarias teorías de Court de Gébelin no dejaron indiferentes a los ocultistas europeos de su época. Si bien hubo una fracción de detractores, sus seguidores eran numerosos y verdaderamente entregados a sus ideas. Jean Baptiste Alliette, más conocido por el nombre de Etteilla (su apellido al revés), recogió el testigo de las ideas que sobre el Tarot tenía Gébelin.

Etteilla (1.738-1.791) se dedicó durante un tiempo a la venta de semillas, más tarde, parece ser, fue peluquero, aunque él se presentaba como profesor de álgebra. Sea como fuere, lo importante es que tenía una afición enorme por el ocultismo. En París se dedicó a leer las cartas de forma profesional y, de hecho, escribió un pequeño manual en el año 1.770 para aprender a leer las cartas con la baraja de piquet, un antiguo juego de cartas para dos jugadores, una baraja reducida que se usaba normalmente, además de una carta "Etteilla".


La vida de Etteilla es francamente entretenida e intensa, en su día dedicaré una entrada a su biografía, así que sin entrar en detalles al respecto, lo que hoy me interesa más es las aportaciones que al Tarot hizo. En primer lugar, Etteilla tiene la fama de ser el “comercializador” del Tarot puesto que fue el primero que se dedicó a la adivinación con las cartas con fines lucrativos, de ahí que algunos le consideraron poco menos que un charlatán; realmente hay que decir que se enriqueció gracias a las cartas. Pero hay que ser justos y reconocer el valor de su aportación a la historia del Tarot, puesto que, entre otras cosas, fue el "culpable" de su expansión, consiguiendo que fuera conocido y utilizado por personas de todas las extracciones sociales.

La filosofía del Tarot en la que se basa Etteilla es muy sencilla y es muy similar a la de Gébelin: el Tarot es el Libro de Thot. De este modo, él también sitúa el origen del Tarot en Egipto, pero va más allá aún y asegura que su creación se produjo en una reunión de magos presidida por el mismísimo Thot (Hermes Trimegistro) y que el Tarot sufrió varias mutaciones a lo largo del tiempo por las versiones que sobre él se fueron haciendo, que poco a poco hicieron degenerar las figuras hasta lo que en la época de Etteilla se conocía. Él culpaba de dicha degeneración, de forma muy especial, a los “grabadores medievales”.

Etteilla reinterpretó las cartas del Tarot, aduciendo que recuperaba la verdadera esencia de las figuras originales. La primera novedad llamativa es que se pueden leer las cartas tanto estando derechas como invertidas, eso es porque está escrita la leyenda de cada posición al pie y en la parte superior de la carta. A mi me parece un claro intento de popularizar el arte de la interpretación de las cartas por parte de Etteilla, puesto que simplemente con leer lo que significa cada carta, ya se podía averiguar lo que quería decir. Se dice, además, que gracias a esto, se empezó a dotar de significado a las cartas invertidas, cosa que, al parecer, antes no se hacía.


Si bien no introdujo grandes cambios en el dibujo los palos de los Arcanos Menores, sí que lo hizo en algún detalle de carácter estético y, en especial, en el cambio de nombres y numeración. En los Arcanos Mayores, si que cambian los dibujos, además del nombre, en algunos casos, y el número. Por ejemplo, el Diablo pasa a ser la carta número 14, la leyenda de esta carta sería Violencia en su forma derecha y Debilidad en su forma invertida. Pero todo esto obedece a una organización muy clara y es que las primeras ocho cartas se refieren a las fases de la creación, las siguientes cuatro cartas serían las virtudes que nos harán volver al creador y las diez siguientes serían los condicionamientos que ha de soportar el ser humano, las restantes serían las sentencias escritas por los mortales.

Interesante también es el hecho de asignar a la figura del consultante masculino la carta número uno y la de la consultante femenina la ocho. Esta es una costumbre muy extendida entre muchos lectores de cartas hoy en día, se suele asignar el Mago o el Emperador y la Sacerdotisa o la Emperatriz, según el sexo, la edad, la situación y el gusto del tarotista. Otros eligen otras cartas de los Arcanos Mayores o las figuras de la Corte de los Menores.

Tal vez no debería hablar de Arcanos Mayores y Menores en el caso concreto de Etteilla, puesto que él daba el mismo valor e importancia a todas las cartas. Es la fuerza de la costumbre.

Poco antes de su muerte en 1.790, Etteilla fundó la Sociedad Literaria de los Asociados Libres de los Intérpretes del Libro de Thot. En ella, sus miembros estudiaban con una baraja diseñada especialmente por Etteilla. Incomprensiblemente no ha llegado a nuestros días ningún ejemplar.

En resumen. Etteilla creó un juego de cartas, “El Gran Etteilla” en 1.875 y otro llamado “Le Petit Oracle des dames” o “Petit Etteilla”. Es más conocido el primero y hasta nosotros han llegado sus imágenes originales, pero sobre todo versiones posteriores.

No puedo evitar transcribir unas líneas de la referencia que sobre Etteilla hace Eliphas Leví en su obra “Dogma y Ritual de Alta Magia”, en la parte primera: Dogma, en el capítulo 21 Adivinación; evidentemente es una opinión totalmente subjetiva de Leví, pero me parece interesante conocer su punto de vista:

“Los escritos de Etteilla, ya muy raros, son fatigosos y obscuros. No todos ellos fueron impresos y los manuscritos de ese padre de los cartómagos modernos permanecen aún en manos de un librero de París que tuvo la bondad de enseñármelos. Lo más notable que en ello pudo verse, es la pertinencia, la incontestable buena fe del autor, que presintió durante toda su vida la grandeza de las ciencias ocultas y que hubo de morir a la puerta del santuario sin poder penetrar en él y sin lograr descorrer el velo. Apreciaba poco a Agrippa y hacía mucho caso de Juan Belot, y no conocía nada la filosofía oculta de Paracelso; pero, en cambio, poseía una intuición muy ejercitada, una voluntad muy perseverante y más ensueño que juicio. Todo esto le impedía ser mago, pero hacía de él un adivino vulgar muy hábil y, por consiguiente, muy acreditado”.

Esta primera página es muy interesante, en ella aparecen algunas imágenes del Etteilla y los significados que se asignan, merece la pena darse una vuelta por esta página:

http://www.solotarot.com/las-cartas-de-tarot-etteilla/

Aquí se puede ver una versión del Pequeño Etteilla, es realmente bonito:


Por último, una versión del Gran Etteilla que se hizo en 1.870 y que se ha hecho sumamente popular:

http://taroteca.multiply.com/photos/album/178/Esoteric_Ancient

6 comentarios:

  1. Hola Cristilof,
    Enhorabuena por tu blog y muchas gracias por permitir que dispongamos de tanta información.

    Quería preguntarte qué sabías sobre un tarot de Etteilla al que denominan Tarot Catalán. Tengo referencias por el libro "El supremo arte de echar las cartas" del Dr. Moorne.

    Un saludo y muchas gracias,
    Hecatere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hecatere

      Muchas gracias por tus palabras.
      No conozco demasiado el Tarot Catalán, tengo referencias por una obra que recomiendo con cierta frecuencia: "El arte del Tarot" de la editorial Orbis.
      La verdad es que en España no hubo una gran tradición de barajas de Tarot como sucedió en Francia o en Italia. Este Tarot fue editada a finales del siglo XIX por Guarro. Tomaron como referencia las imágenes del Tarot de Etteilla. La parte izquierda de cada carta de divide en tres zonas. En los Arcanos Mayores incluyen en la superior e inferior la letra hebrea correspondiente y en la central un dibujo alusivo al significado de la carta. En los Arcanos Menores mantienen el dibujo explicativo en el centro, sin embargo en las zonas superior e inferior reproducen la imagen del Arcano tal como aparece en una baraja de la misma editora en la parte superior y en la inferior toman la imagen de una baraja inglesa de la época.
      Si quieres te puedo enviar por correo la información que tengo, aunque no es demasiado extensa, pero es un poco larga para escribirla en un comentario.
      Mi correo es
      cristilofpuerta@gmail.com

      Un saludo

      Eliminar
    2. Hola Cristilof,

      Te estaría muy agradecida.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Hola Hecatere

      Te envío el correo con la información

      Saludos

      Eliminar
  2. No hay ninguna prueba de que Guarro fabricará este Tarot. El que en el Tarot aparezca una baraja española con los dibujos de Wenceslao Guarro, no por ello debe concluirse que el la fabricó. Pudiera ser Piguillem y Riera o cualquier otro naipero catalán de la época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo

      Como aclaro en el comentario, yo no tengo ninguna referencia directa de este Tarot, por eso remito a la obra: "El arte del Tarot" de la editorial Orbis, pues es de la que he obtenido esta información. No puedo dar mi opinión puesto que no tengo más información que la que aparece en dicha obra.

      Saludos

      Eliminar