Páginas

domingo, 1 de agosto de 2010

LA CARTA DEL DÍA: TENDENCIA GENERAL

Hoy voy a hablar de otra posibilidad para trabajar con la Carta del Día, que sería la tendencia del día. La carta que extraigamos nos va a indicar, en líneas generales, cómo va a transcurrir el día: será un día alegre y despreocupado, un día lleno de nubarrones y obstáculos, será un día que propicie la nostalgia y la melancolía o tal vez se sucedan la diversión y la fiesta. Esta carta no nos va a decir cómo nos vamos a sentir personalmente, sino que nos indicará en que frecuencia se van a mover nuestras “ondas”.

Del cómo nos enfrentemos a esa tendencia, dependerá que seamos capaces de soslayar conflictos o nos metamos de lleno en ellos. Todo está en función de la elección que hagamos. Puede que la carta extraída nos augure conflictos y situaciones tensas, bien, entonces ya estamos prevenidos, se trata de saber en qué ambiente nos vamos a mover hoy y luego elegir como afrontarlo.

Podemos elegir involucrarnos en la situación y sumergirnos de lleno en los conflictos, dejándonos llevar por la tensión, o por el contrario podemos optar por no permitir que el mal ambiente nos afecte, dejar que los demás se griten y peleen, mientras nos mantenemos al margen, armarnos de paciencia y no participar del malhumor generalizado.

También está el otro lado, esa carta que nos indica que todo nos va a ir rodado, que tenemos la suerte de nuestro lado, como se suele decir: “que estamos en racha”. Tanto en las situaciones conflictivas como en las positivas, podemos hacer uso de nuestro libre albedrío. Tan malo es dejarse llevar por el conflicto, como ver que el camino se allana y no aprovechar la oportunidad.

Como la inmensa mayoría de las cosas que nos suceden, todo es cuestión de la forma en la que nos lo tomamos. Suele pasar que no sabemos cómo se va a desarrollar el día, así que nos vemos envueltos en situaciones inesperadas, que nos sorprenden y ponen a prueba nuestra capacidad de reacción. Por desgracia, solemos reaccionar de forma abrupta, muy en sintonía con el ambiente circundante.

Esta tirada es muy valorada por muchas personas aficionadas al Tarot, que ven en ella una especie de luz que aclara el panorama. Como dije en la entrada anterior, yo no utilizo nunca este tipo de tiradas, pues siento que mediatizan mucho y que, en el fondo, me restan libertad al sentir que estoy condicionada. Pero sé que hay muchas personas que ven una guía en esa carta diaria, así que vamos a ver algún ejemplo, para todos aquellos amigos que sientan interés por utilizar esta tirada con el enfoque de la tendencia del día.

Para esta ocasión yo me decantaría por los Arcanos Mayores nada más, por supuesto no hay reglas escritas en el Tarot y nadie puede decir: “Esto es correcto y esto no”, pero a mí me parece que las fuerzas arquetípicas que encarnan los Arcanos Mayores son las más adecuadas para este tipo de pregunta. Como la práctica hace al maestro, animo a quien le interese esta tirada que practique un poco con ella y después decida. Yo siempre utilizo cartas derechas e invertidas, este también es punto de desacuerdo entre los amigos del Tarot, me reafirmo en lo dicho anteriormente, mejor probar y decidir lo que se amolda más al gusto de cada uno.

Empecemos imaginando una tirada. Nos relajamos y tratamos de armonizar mente y cuerpo. Tras barajar las cartas que utilizaremos, con la mente expectante sacaremos una carta. Es importante no tener una idea preconcebida en nuestro pensamiento, es una tirada general, no es específica para un tema concreto. En el caso de hoy NO vamos a preguntar: ¿Qué tal me va a ir hoy en el trabajo? O ¿Me hará caso hoy Fulanito? Se trata simplemente de saber que líneas de energía van a predominar en mi día, en general, no en un área determinada.

Bien, imaginemos que ya hemos elegido una carta. Es muy importante que el primer vistazo sea con la mente en blanco, dentro de nuestras posibilidades. Procurar crear un estado mental de total receptividad, de tal manera que estemos abiertos a cualquier fogonazo de intuición que pueda surgir con la visión del Arcano que haya aparecido. Esto cuesta mucho, lo sé, la intuición se tiene que trabajar, pero los resultados acaban apareciendo, lo que se necesita es constancia. Imaginemos que nuestra carta para hoy es la Emperatriz.



En primer lugar dejemos que hable la intuición, luego ya podemos analizar la carta y lo que nos puede querer transmitir. Es importante recalcar que se trata de una tirada que se basa en significados muy generales, es decir, en este caso no se trata de pensar en los posibles significados de la Emperatriz en temas laborales o de salud, no es para lo concreto, sino en los arquetipos que representa de forma global. Pensemos un poco en la figura de la Emperatriz ¿qué nos puede decir?

Estamos ante una carta que simboliza la creatividad, la abundancia, la fertilidad… todos aquellos aspectos de la Madre Fértil. Bien, una vez ubicados los significados generales, podemos deducir que nuestro día de hoy va a ser creativo, las cosas van a salir bien. Es un día óptimo para emprender cosas, para hacer cosas, pues el viento sopla a favor. De nuevo insisto, se trata de tendencias generales, no de casos específicos. El día va a ser inspirado, ahora está en nosotros que lo aprovechemos o no.

La creatividad no tiene que significar exclusivamente que pintemos un cuadro o escribamos una novela; es encontrar respuestas a los problemas de una forma inspirada, no desde lo habitual y ya conocido. Puedes ser creativo cuando te enfrentas con un conflicto de disciplina de tu hijo y eres capaz de sentir respuestas alternativas al consabido: “Estás castigado”. O puedes encontrar una solución creativa para ese problema que ha surgido en el trabajo y que todos los compañeros tratan de resolver por los métodos tradicionales (y que ya sabes, por experiencia, que no suelen funcionar). Se puede ser creativo a la hora de preparar la comida o para tratar con ese vecino pesado que nos pide constantemente las herramientas y luego constituye un auténtico calvario recuperarlas.

La abundancia, la fertilidad, no necesariamente tiene que hacer referencia a una planta que se cuida y que crece muy frondosa. Se puede dar la abundancia en muchas cosas: ideas, sentimientos, dinero, trabajo… Hay días en los que tenemos la sensación de que la vida es un tanto rácana con nosotros, que no nos ocurre nada o que, para algo bueno que nos pasa, acto seguido nos suceden diez desgracias una detrás de otra, todas juntas. La Emperatriz nos anuncia que los dones de la vida están por todos lados y que vamos a estar mucho más receptivos para “toparnos” con ellos, eso es todo, no es que la vida sea más buena con nosotros (ella siempre lo es, pero nunca nos enteramos) es que nosotros vamos a estar más despiertos.

Vamos a otro ejemplo que ya no sea tan amable. No vamos a ponernos tremendos pensando en la Torre. Imaginemos que nos aparece la Templanza invertida. Como en el ejemplo anterior, vamos a tratar de sentir esa chispa de inspiración nada más ver la imagen; que nos hable antes de que nosotros empecemos a traducir sus significados. Tratemos de sentir si nos tiene reservado algún consejo interesante y personalizado.



Esta carta invertida, pierde su influjo moderador y calmante. Las corrientes del día, probablemente serán de irritación, nervios. Vamos a encontrarnos con ambientes muy susceptibles, gente de mal humor, con un aguante nulo. Muchos pensarán ¡vaya plan! Pero, no tiene que ser malo, por el contrario, ya estaremos sobre aviso, de tal modo, que podemos ponernos en guardia y mantenernos, dentro de lo posible, al margen de esa corriente negativa.

Cuando nos encontramos en un mismo día a varias personas de mal humor, que son desagradables con nosotros, es inevitable empezar a pensar que algo hemos hecho o algo hay en nosotros que hace que la gente nos trate de forma hostil. Si sabemos que simplemente son las energías que ese día están circundándonos, que no somos nosotros los causantes de esa antipatía, sino corrientes que escapan a nuestro entendimiento y, en cierto modo, a nuestro control, nos resultará mucho más fácil evitar caer en esas influencias y, con un ejercicio de voluntad, podemos polarizarnos en el opuesto de esas energías para evitarlas.

Esto sería lo ideal, el problema que yo veo a este tipo de tiradas es que, si por los motivos que sean, fallas en tu interpretación, pero tu alta fe en la tirada te lleva a creer a pies juntillas que se van a suceder tales o cuales energías, tus actos se verán mediatizados por una interpretación errónea, por lo tanto tu percepción de las cosas será falsa. Dejarás de hacer por cumplir con la expectativa que la carta te presentó y que tú no interpretaste bien, o al revés, te lanzarás a actos que, quizás en ese momento no son los más adecuados, pero que tú con tu convencimiento del pronóstico, consideras que debes realizar. Una de las personas que más me ha enseñado sobre el Tarot, Maruja, tenía una frase que con los años he hecho mía, pues me parece muy cierta: “El Tarot nunca se confunde, se equivoca el que lo lee”.

Sinceramente, las cartas aconsejan y avisan, pero no son oráculos inmutables e infalibles, por una simple razón: quien interpreta es altamente mutable y totalmente falible. En cualquier caso,
No quiero que mis palabras puedan disuadir a nadie de utilizar este tipo de tiradas. Os animo a todos a experimentar, sólo a base de poner en práctica distintas tiradas, podemos apreciar cuáles son las que nos gustan y nos hacen sentir cómodos y cuáles no. Así que, para elegir, mejor conocer primero y luego, con todos los datos, podréis decidir con seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario