Páginas

jueves, 30 de diciembre de 2010

¿SE DEBE DECIR TODO LO QUE SE VE?

Cuando decidimos que queremos leer la cartas a otras personas, iniciamos un proceso en el que vamos eligiendo el tipo de enfoque que daremos a nuestras lecturas: más predictivo o más orientativo, decidimos también las barajas que utilizaremos, si complementaremos las tiradas con otras disciplinas como la quiromancia, péndulo, lectura de aura, etc. Y es en ese momento cuando debemos decidir cuánto hablaremos y cuánto callaremos, para mí, uno de los puntos más importantes de una lectura y algo que no se debe tomar a la ligera, al contrario, se trata de una decisión trascendental a la hora de realizar una lectura.

Así es, uno de los mayores problemas que nos encontramos al interpretar una tirada es saber hasta cuándo se debe hablar y en qué momento es prudente callarse. No me refiero a tratar de decir al consultante lo que debe o no debe hacer ante determinada situación que plantea la consulta, volcando nuestra opinión personal en la lectura, independientemente de la interpretación de la misma, se trata de otro tema del que ya hablaré, pero en otro momento. Lo que ahora planteo es algo más concreto: si se deben decir las cosas negativas que se ven en una lectura. Y cuando digo cosas negativas me refiero a noticias desagradables: infidelidades, traiciones, separaciones, enfermedades, despidos, muertes, encarcelamientos, etc.

Es un debate en el que no existe unanimidad entre los lectores de Tarot. Hay quien piensa que hay que decir todo lo que las cartas nos están mostrando, sea positivo o negativo. Los defensores de esta postura argumentan que la persona que acepta de forma libre y voluntaria que le sean leídas las cartas, ha de asumir que la lectura puede no ser agradable y debe afrontar las consecuencias.

Por otro lado hay quien dice que hay que matizar las noticias malas que el Tarot pueda augurar, que hasta de una tirada con las peores cartas posibles, se puede extraer una enseñanza positiva. También se dice que, cuando se ven hechos desagradables, incluso trágicos, no se deben contar al consultante, para que no se autosugestione y se sienta mediatizado por la predicción.

Voy a basarme en un caso real para explicar esto: Un hombre, al que llamaremos Raúl, lleva bastantes años dedicándose al Tarot de forma completamente desinteresada y altruista. Un día la hermana de una amiga, a quien llamaremos Sandra, le pide como favor personal una lectura sobre un tema laboral, se trata de un proyecto en el que lleva trabajando bastante tiempo y que, de salir bien, podría significar un importante espaldarazo a su carrera. Simplemente busca un poco de orientación puesto que ha llegado a un punto en el que se siente atascada, debe elegir entre dos tipos de enfoque, de esta decisión dependerá el resto del proyecto.

Raúl recibe a Sandra en su casa y lleva a cabo una tirada bastante completa exclusivamente de carácter profesional. En el transcurso de la lectura, Raúl ve claramente que el proyecto no se terminará puesto que Sandra va desarrollar algún tipo de enfermedad de la que no se recuperará. Raúl no se atreve a decir nada por miedo a que todo sea una interpretación errónea y sale del apuro como puede, explicando a Sandra que se darán retrasos y problemas en el proyecto y aconsejándola que tenga paciencia y no se desanime.

Desgraciadamente, bastantes meses después, un derrame cerebral acaba de forma fulminante con la vida de Sandra. Raúl ha abandonado el Tarot impresionado por la experiencia. Siente que si hubiese dicho algo, Sandra tal vez habría podido evitar el derrame con un seguimiento médico exhaustivo… o tal vez no, este sería otro debate para otra ocasión: ¿podemos cambiar nuestro “supuesto” destino? Por otro lado, hay otra cuestión que nos podríamos plantear y sería como habría afectado a Sandra el anuncio de una inminente enfermedad mortal. Y aún más, ¿qué habría pasado si Raúl se hubiese confundido y no existiese tal enfermedad?, imaginemos la angustia de Sandra pensando que algo maligno acechaba su salud y preparándose constantemente para algo que no iba a llegar.

Y, tomando como base este hecho, podemos argumentar a favor de una postura o la otra. A favor de decir todo lo que vemos podríamos pensar que nadie tiene derecho a retener datos a la persona que consulta. El consultante debe tener la oportunidad de decidir, conociendo todos los elementos, que es lo que quiere hacer con su vida. Para los defensores de esta posición, el no decir todo lo que vemos, nos convierte en una especie de diosecillos que sustraen la información a la persona, dejándola en una posición de inferioridad; todos sabemos que la información es poder.

¿Quiénes somos nosotros para ocultar datos a una persona sobre su propia vida? ¿Quién nos ha otorgado el privilegio de decidir lo que debe o no debe saber esa persona? Si el consultante conoce una serie de hechos desagradables que se avecinan, tal vez pueda tener el tiempo y la capacidad de reacción para, si no evitarlos por completo, si estar preparado y afrontarlos con cierta seguridad. ¿Quiénes creemos ser para decidir lo que favorece o no favorece al consultante?

Si, por poner un ejemplo, en una lectura vemos que una persona va a ser despedida de su trabajo de aquí a seis meses, el saberlo, dará tiempo para buscar uno nuevo o para hacer algo al respecto; si no damos esa información al consultante para que no se preocupe y no influir de forma negativa, puede que llegue el día del despido y no tenga capacidad de reacción, puesto que no se lo esperaba. En este caso, es clara la diferencia que supone. El argumento de no dar malas noticias por si el tarotista se confunde es un tanto pueril, si no tienes confianza en tus lecturas, no te dediques a ello. Leer las cartas es un riesgo que se asume, si no se puede asumir, mejor dejarlo.

Ahora vamos a argumentar en el otro sentido, a favor de no dar toda la información. ¿Tenemos la obligación, por decirlo de algún modo, moral de proteger al consultante y en su beneficio retener información que podría hacerle daño? Mucha gente ve a quien lee el Tarot como una especie de consultor espiritual, deposita su confianza en con la convicción de que no será traicionada. Salvando las distancias, en muchas ocasiones, hay cierto paralelismo entre un tarotista y un sacerdote: se debe guardar confidencialidad sobre los secretos que desvelamos de la persona y también ésta busca asesoramiento espiritual. En este último caso, el tarotista debería saber hasta qué punto, la persona interesada está preparada para recibir determinada información.

Hay muchas personas que son tremendamente influenciables y el saber determinados sucesos que pueden ocurrir en el futuro, pueden condicionarlas de forma muy negativa. No todo el mundo tiene la madurez mental y/o moral para saber con anticipación que se avecinan malos tiempos para su vida. En ese caso, el lector de Tarot está protegiendo a la persona de sí misma y lo hace con todo el derecho ya que cuando alguien te pide una consulta, está otorgándote ciertas responsabilidades, pero también ciertos derechos y asume que el resultado de la lectura va a quedar a su criterio. Por decirlo de algún modo, se le presupone el uso correcto del conocimiento que da el Tarot y se da por sentado que con la información que obtenga de las cartas, hará el uso correcto.

Se puede argumentar a favor y en contra de ambas posturas, puesto que es un tema complejo y depende de la forma de ver las cosas que tenga cada persona. Pienso que ninguna de las dos opciones es la correcta y a la vez ambas lo son, es decir, no es blanco ni negro, hay matices. Y, como siempre, en un punto medio se puede hallar el equilibrio, al menos así yo lo veo.

En mi opinión una buena medida sería aclarar antes de realizar la lectura estos términos, así se sabría desde el principio qué se debe y qué no se debe hacer de mutuo acuerdo entre ambas partes. Se podría decir al consultante algo así: “En una lectura a veces se ven cosas desagradables, quiero que me digas si tengo tu permiso para decírtelas, o prefieres que me las guarde para mí”. De esta manera, será el consultante quien decida hacer uso de su libre albedrío, eximiendo al tarotista de tomar decisiones que son siempre difíciles puesto que afectan a otra persona.

Otra opción sería que el propio tarotista sea quien calibre si la persona que tiene delante está preparada para recibir según qué tipo de información y decida lo que dice y lo que no dice. Aquí entraría en juego la sensibilidad y la intuición por completo, puesto que el único criterio a seguir sería ese “algo” especial que se presupone a una persona que estudia el Tarot. Esta opción es más arriesgada, puesto que corres el riesgo de confundirte. Pero el Tarot no es una ciencia exacta: muchas veces nos confundimos al interpretar las cartas… también nos podemos equivocar al valorar al consultante. Tarot y riesgo tienen mucho en común.

Soy más partidaria de la otra opción, la de preguntar a la persona. Por supuesto, esto implica que si la persona no quiere saber nada malo, hay que guardárselo y poner buena cara, cosa que no siempre es fácil, pero cuando lees el Tarot, no todo es divertido y maravilloso, al fin y al cabo lo que hacemos es asomarnos al interior de las personas y todos tenemos luces, pero también sombras.

Leer más...

miércoles, 29 de diciembre de 2010

RITUAL PARA LIMPIEZA PERSONAL

Existen rituales y trabajos mágicos para todo tipo de situaciones; cualquier cosa que imaginemos y más aún. En mi opinión, el primer trabajo que ha de realizarse es el de la limpieza personal. Somos pura energía, y estamos en constante contacto con las energías de otros. Vamos a un sitio y absorbemos las energías que se han ido acumulando, hablamos con una persona y sus energías nos afectan, viajamos en el metro o en el tren y todos los pasajeros nos sometemos, de forma inconsciente, a un intercambio ininterrumpido de energías. El problema reside en que no tenemos un filtro que nos proteja de lo negativo, rechazándolo y absorba exclusivamente lo positivo. Por supuesto, se puede crear mentalmente ese filtro, eso lo saben muy bien los estudiantes de metafísica y los mentalistas.

Pero sin filtro o con él, seguimos expuestos a una tremenda avalancha de energías de todo tipo que nos rodean, y son tantas, que se necesita tener un nivel de control mental y espiritual inmenso para poder gestionarlas de forma beneficiosa para nosotros. Por eso, no está de más hacer algún trabajo de limpieza o, mejor dicho, de autolimpieza, cada cierto tiempo. La frecuencia dependerá de lo que considere cada persona. Una idea podría ser hacer una limpieza al mes como rutina, preferentemente aprovechando las Lunas más favorables, esto es Creciente o Llena. Esa frecuencia se podría incrementar siempre que se sienta que es necesario.

Los beneficios de hacer periódicamente algún trabajo de limpieza son innumerables: mejora nuestro humor, nos ayuda a dormir bien, a sentir la mente y el cuerpo relajados, los trabajos de carácter intelectual se ven favorecidos y por supuesto los meditativos, se potencian los rituales de todo tipo, etc. No puedo imaginar a una persona haciendo un ritual de protección de una casa, por poner un ejemplo, cuando ella misma está cargada de negatividad, ese ritual está abocado al fracaso.

Voy a dar unas indicaciones para que, quien quiera, pueda elaborar sus propios rituales de limpieza personal, de forma muy sencilla, en otra ocasión daré algunos rituales para limpiezas más específicas, cuando creamos que estamos siendo víctimas de algún ataque, vivamos en un lugar en el que hay impregnaciones, etc. Estos casos requieren unos trabajos más concretos y elaborados. Hay una advertencia que debo hacer. Mi intención con este blog, en todos sus apartados, es dar unas pautas básicas para que quien las lea sea capaz de hacer las cosas de forma autónoma. Por eso, salvo una serie de rituales y hechizos que se han ido trasmitiendo durante siglos y que son, podríamos decir, patrimonio de toda la humanidad, lo que pretendo es dar ideas y sugerencias para que cada persona tome lo que le interese e introduzca nuevos elementos, creando así sus propios rituales personalizados.

Así que empezaré por dar ideas para llevar a cabo un ritual muy efectivo y del que se pueden crear múltiples variables, según los gustos y sentimientos de la persona. Es el baño purificador, perfecto para limpiarse de esas energías negativas que vamos acumulando a lo largo de los días y que no precisa de objetos difíciles de encontrar, puesto que la sofisticación de este trabajo dependerá exclusivamente del gusto personal del oficiante.

Escogeremos un momento tranquilo en el que sepamos que no vamos a ser molestados y llenaremos una bañera con agua a la temperatura que nos resulte más agradable. Se trata de crear un ambiente acogedor, por lo que es recomendable preparar el lugar con elementos que sintamos que nos ayudarán a limpiarnos de todo lo negativo que cargamos sobre nuestras espaldas. Podemos encender unas velas, preferentemente blancas, mientras mentalmente pedimos iluminación en el ritual que vamos a realizar. Se podrían utilizar velas de otros colores o incluso con aromas, si eso nos hace sentir mejor, por ejemplo, la vela del color y/o aroma correspondiente a nuestro signo zodiacal. Lo importante de este ritual es que utilicemos elementos que nos gusten y seremos nosotros quienes dotaremos a dichos elementos de sus características mágicas.

Podemos también encender una varilla de incienso para que su perfume nos purifique. Se pueden colocar unas flores frescas, o bien una planta, cerca de la bañera. Hay personas que arrancan los pétalos de unas cuantas rosas para echarlos a la bañera. Si se prefiere, se puede añadir al agua unas gotas de algún aceite esencial que nos evoque la sensación de frescor y limpieza. Hay que tener presente el carácter del baño que queremos realizar, en otra ocasión veremos otros trabajos en los que se utiliza el baño para pedir, por ejemplo, amor o éxito en los negocios, para estos fines precisaremos elementos distintos. Si sentimos que el aroma de la lavanda es purificador, utilicémoslo, si no, mirra, bergamota, laurel, pino, rosas, azahar… hoy en día hay cientos de aromas a precios asequibles, así que tenemos una amplia gama dónde elegir.
Tal vez una música suave de fondo nos ayude a relajarnos (creo que no hace falta decir que el equipo de música ha de quedar lo más alejado posible del agua, evidentemente). Algunos objetos que para nosotros tienen un significado mágico personal, pueden situarse cerca de la bañera. Me refiero a cristales de cuarzo, campanas tibetanas, figuras de nuestra particular devoción, amuletos, pentagramas, etc. O si se prefiere, no utilizar ninguno de esos objetos, todo está en la mente, así que sólo deberían utilizarse herramientas que tengan sentido mágico para la persona que hace el ritual. Si no es así, mejor elegir la sencillez y la sobriedad.

Lo importante es que entendamos que el ritual en sí empieza en el momento en el que comenzamos con los preparativos del mismo. Según vayamos disponiendo los elementos ya podemos empezar a visualizar en nuestra mente la función purificadora que van a realizar para nosotros cada uno de dichos elementos. Vayamos encendiendo las velas pensando, y sintiendo, que nos van a proporcionar luz y que absorberán todo lo negativo. Prendamos las varillas del incienso visualizando como su humo va a impregnar todo nuestro cuerpo y mente de vibraciones de paz y armonía. Vayamos haciendo esto con cada uno de los elementos que compongan nuestro baño purificador.

Cuando sea el momento de introducirnos en la bañera, hagamos un esfuerzo por imaginar que al despojarnos de nuestros ropajes, dejamos atrás todas las limitaciones y todas las ideas de impedimento que podamos albergar. A mí me gusta siempre pedir la protección y ayuda de los seres espirituales a los que normalmente me encomiendo, sería bueno recitar una sencilla oración con tal fin. Puede tratarse de nuestro Ángel Guardián, un santo, un maestro espiritual, la energía cósmica, Dios o lo que queramos.

Acto seguido, según sumergimos nuestro cuerpo en el agua, intentemos solamente evocar pensamientos de relajación y bienestar, disfrutemos durante un tiempo de la agradable sensación que produce el agua rodeando nuestro cuerpo. Es importante tratar de centrarse en ideas tranquilizantes, si nos cuesta trabajo conseguirlo, podemos evocar momentos de nuestra vida en los que sentimos esas sensaciones. Tratemos de recordar cómo nos sentimos cuando estamos inmersos en alguna labor que nos resulta especialmente placentera, o en una interesante conversación, o cuando recibimos un masaje relajante, o la contemplación del cielo completamente estrellado, o la inmensa paz que sentimos al estar tumbados cómodamente haciendo absolutamente nada… Recurramos a esas sensaciones de calma que tenemos archivadas en nuestra memoria. Seguro que el agua agradable y el ambiente tranquilizador que hemos creado, nos facilitarán la labor relajadora.

Una vez que hemos disfrutado de esos momentos de relax, podemos proceder a una de las partes fundamentales del ritual, y es literalmente la limpieza. No necesitamos más que una esponja o un guante de crin, como se prefiera, y el jabón o gel de nuestra elección. Por supuesto, podemos haber cargado el jabón energéticamente antes si lo preferimos. Se puede utilizar un jabón con algún componente que nos parezca adecuado para la limpieza espiritual, por ejemplo un jabón con aceite de almendras o esencia de laurel o lo que sea, hoy en día es fácil encontrar casi cualquier cosa en materia de jabones. Pero no es obligatorio, puede tratarse de un jabón de glicerina o uno completamente neutro Lo realmente importante es que, de forma mental y totalmente consciente, decidamos que al tiempo que limpiamos nuestro cuerpo físico, vamos a limpiar también los otros cuerpos.

De ese modo, empezaremos a frotar todo nuestro cuerpo con la esponja enjabonada, visualizando como nos limpiamos de todo tipo de impurezas, las visibles y las no tan visibles. Para favorecer la visualización, podemos imaginar como a medida que vamos pasando la esponja por las distintas partes de nuestro cuerpo, se empiezan a desprender capas de costra negra que caen al agua y dejan al descubierto nuestra verdadera esencia que es luminosa, esta es solo una idea, podemos recrear en nuestra mente cualquier imagen que nos resulte evocadora y convincente, lo único importantes es llegar a sentir que realmente la limpieza se está produciendo.

El último paso sería aclarar los restos de jabón que han quedado adheridos a nuestro cuerpo. Si tenemos la bañera con ducha incorporada, mejor que mejor, simplemente quitamos el tapón de la bañera y dejamos que el agua se vaya, imaginando que por el desagüe se van, junto al agua, todas las negatividades de las que nos hemos desprendido. Cuando ya se haya vaciado prácticamente la bañera, dejaremos que corra el agua de la ducha sobre nuestro cuerpo para que arrastre definitivamente todos los residuos que hayan podido quedar adheridos y pensaremos que es agua limpia y purificadora que desprende lo negativo y desaparece para siempre.

Acto seguido, nos envolveremos en una toalla limpia, pensando que la limpieza ha sido un éxito; es un momento adecuado para agradecer a los seres espirituales a los que nos hayamos encomendado su asistencia y apoyo. A mí me gusta dejar que las velas y el incienso se consuman completamente. Si por los motivos que sean, eso no puede ser, apago todo y en otra ocasión más propicia, vuelvo a encender y dejo que se consuman, pero nunca reutilizo para otro ritual con distinto propósito.



Esta es, en líneas generales una idea para un ritual purificador, se puede variar según los gustos y sentimientos de la persona que va a realizar el ritual. Hay personas que no tienen bañera en su casa, o que sienten apuro por utilizar tanta agua, al llenar la bañera, por motivos económicos o de solidaridad con los que no tienen acceso al agua. Bueno, lo mismo se puede hacer con la ducha, el momento de relajación se puede hacer en “seco” y entrar en la ducha para la limpieza. Incluso, si se quiere, basta con llenar dos barreños de agua: uno para enjabonarse y otro para aclararse. Aquí lo realmente importante es el trabajo mental realizado. Nunca me cansaré de repetir que lo externo no son más que herramientas de apoyo que psicológicamente nos ayudan a concentrarnos, pero nada de eso sirve si no visualizamos y creemos en lo que hacemos.

Las variantes son infinitas, lo dejo a la imaginación de cada cual. Sería una buena idea realizar este ritual para abandonar este año desprendiéndonos de impurezas y entrar en el próximo limpios y con sentimientos positivos. Reconozco que no soy muy dada a rituales de fin de año, puesto que cada vez me rijo más por Sabbats, Esbbats y, por supuesto, aniversarios de nacimiento para marcar los hitos del año, ya se ocupan los centros comerciales de vendernos todo tipo de artilugios y prendas de color rojo para “dar suerte”. Quizás una buena limpieza, a fondo, resulte más práctica y, si se quiere, se puede hacer una lista de deseos para el nuevo año, otra de cosas de las que nos queremos deshacer para siempre y quemarlas, dejo esta sugerencia de ritual a la imaginación de cada uno.

Leer más...

domingo, 26 de diciembre de 2010

SIMBOLOGÍA: LA CRUZ III


 

Cruz de San Pedro
Una Cruz que llama poderosamente la atención es la Cruz de San Pedro. La primera idea que viene a la cabeza al ver esta imagen es la de algo satánico, tal vez este sea el motivo por el que no se utiliza demasiado. En realidad no se trata más que de una Cruz Latina invertida. Su origen se cree que está en la crucifixión del apóstol. Según cuenta la tradición, no muy documentada que digamos, San Pedro fue crucificado en una Cruz invertida

No hay pruebas documentales de la época, tan sólo se pueden encontrar referencias en textos escritos con posterioridad a los hechos. Por ejemplo San Jerónimo escribió a finales del siglo IV d. C.: “De manos de Nerón, Pedro recibió la corona del martirio, siendo clavado a la cruz, con su cabeza hacia el suelo y sus pies hacia arriba, asegurando que él no era digno de ser crucificado del mismo modo que lo había sido su Señor."


Esta tradición, sea cierta o no, se ha recogido en el arte pictórico de carácter religioso a través de los tiempos y se encuentran varias representaciones de la crucifixión de San Pedro en una Cruz invertida. Como muestra se puede ver el cuadro de Zurbarán: “Aparición de San Pedro Apóstol crucificado a San Pedro Nolasco” o el de Caravaggio “La crucifixión de San Pedro”. Realmente, al hacer referencia al apóstol, es más frecuente la utilización de otros símbolos tales como las llaves, el gallo, las cadenas, o incluso una barca o un pez como una referencia a su trabajo como pescador, en cambio, rara vez se utiliza la Cruz invertida.

Como más arriba dije, me temo que la utilización de esta Cruz se ve muy limitada por la confusión que podría existir con respecto a los usos “satánicos” de la Cruz. Hubo cierta polémica cuando en el año 2.000 el Papa Juan Pablo II, celebró una misa en Galilea, precisamente muy cerca de Betsaida, el pueblo natal de San Pedro, y utilizó una sillón papal adornado con la Cruz invertida. Simplemente era un homenaje al que es teóricamente su predecesor, pero hubo quien lo vio como un hecho oculto y conspiratorio… sin comentarios.

La Cruz Celta o Céltica, como se prefiera, es una Cruz Latina combinada con un círculo que rodea la intersección de los dos brazos de la Cruz. No hay consenso en cuanto el significado del círculo. Las explicaciones de tendencia más cristiana asocian el círculo con el halo de Cristo, en cambio, la pagana dice que es un símbolo solar, que representaría al dios celta Bran. Incluso hay otra versión que nos dice que la unión de la Cruz con el círculo representaría la unión del hombre con la mujer.
 
Cruz en cementerio de Cashel (Irlanda)


Se desconoce el origen real de este tipo de Cruz, su autoría hay quien la reparte de forma más o menos equitativa entre Santa Columba y san Patricio, y esta unión de dos símbolos sería un intento de conciliación entre el paganismo de los druidas y el cristianismo. También se da una explicación más práctica y es que, debido al gran tamaño de muchas de estas Cruces que se pueden encontrar, se dice que podrían ser hitos gigantescos que avisaban a los marineros o caminantes, según el caso, de los lugares seguros.

Erróneamente, hay quien cree que solo se encuentran Cruces Celtas en Irlanda, no es así. La cultura celta, si bien es verdad que se concentró especialmente en ese lugar, se extendió por gran parte de Europa, las Islas británicas, el territorio que se extiende desde la desembocadura del Rin hasta los Pirineos y desde el Atlántico hasta Bohemia, con prolongaciones en el norte de Italia y Noroeste de España. Curiosamente, las primeras
Cruces Celtas datadas, se cree son obra de los pictos de Escocia.

Durante el siglo XX, del mismo modo que sucedió con la Cruz Gamada, la imagen de la Cruz Celta se asoció con ideales políticos de tendencia filonazi, que nada tenían que ver con su significado real. En todo caso, la Cruz Celta siempre se asocia con la protección; de hecho se hacen rituales para pedir el alejamiento de cualquier enemigo invocando el poder de esta Cruz.

Otra Cruz sumamente conocida es la Cruz de Malta o Cruz de San Juan. Es una Cruz de brazos iguales y en cuyos extremos se forma una especie de V. Fue utilizada por los Caballeros Hospitalarios Esta Orden tiene su origen en el siglo XI. Mercaderes de la antigua república de Amalfi obtuvieron del Califa de Egipto, Husyafer, el permiso para construir un hospital, una iglesia y un convento con el fin de asistir a cualquier peregrino a Tierra Santa que lo solicitase, sin distinciones de credo o raza. Se construyeron estas edificaciones junto al Santo Sepulcro bajo la advocación de San Juan Bautista. De ahí tomó el nombre de la Orden de San Juan de Jerusalén, la comunidad que se hizo cargo de la gestión del hospital. La Orden estaba formada por caballeros religiosos sometidos a los votos de pobreza, obediencia y castidad.

La constitución del reino de Jerusalén en el marco de las Cruzadas, obligó a la Orden a asumir la defensa militar de los enfermos, de los peregrinos y de los territorios conquistados por los cruzados a los musulmanes. A la misión hospitalaria de la Orden se sumó pues el deber de la defensa de la fe. Con el tiempo, la Orden adoptó la cruz octagonal blanca que sigue siendo hoy en día su símbolo.


Cruz de Malta
  Hay un tanto de confusión con el nombre de esta orden. Son muchos siglos de existencia. Hoy en día sigue vigente con el nombre legalmente registrado de: Orden de Malta es Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta. Pero han sido conocidos como Caballeros Hospitalarios, o simplemente Hospitalarios. También eran llamados Caballeros de San Juan, en referencia al Santo Patrón de la Orden, así como Giovannitio Gerosolimitani, en referencia a Jerusalén, donde se fundó la Orden.

Tras la conquista de la isla de Rodas en 1310, pasaron a ser llamados Caballeros de Rodas. En 1530, el emperador Carlos V cedió la isla de Malta a los Caballeros, y desde entonces los miembros de la Orden son habitualmente denominados Caballeros de Malta. Hay que destacar que hoy en día la biblioteca de la orden, en Roma, es una de las principales del mundo, tanto por el volumen, como por el incalculable valor histórico de los documentos que alberga.

Se cree que esta Cruz representa la regeneración y también recibe el nombre de la Cruz de las ocho Beatitudes o Bienaventuranzas, puesto que se dice que cada una de las ocho puntas que forma la Cruz representaría una de las Bienaventuranzas, para quien no las conozca y tenga interés, puede encontrarlas en El Sermón de la Montaña, S. Mateo (5-7), en el Nuevo Testamento.

Leer más...

jueves, 16 de diciembre de 2010

LA GARDUÑA

 


El animal que da nombre a la Garduña

 Los seres humanos tenemos una tendencia, supongo que innata, a juzgar los hechos históricos desde la perspectiva contemporánea, lo que, a mi entender es un gran error, puesto que el contexto sociocultural en el que se produce determinado suceso es determinante para el desarrollo del mismo. Es muy difícil entender lo que sucedió, por poner un ejemplo, en un momento determinado de la Edad Media con los valores, conocimientos y medios que tenemos hoy en día, puesto que son incompatibles, hay que tratar de entender la forma de ser y pensar de la época.

Hoy me gustaría hablar de una organización tan sórdida como fascinante, que se dio en llamar la Garduña y de la que no se conoce demasiado. Cuando en el párrafo anterior decía que se deben juzgar los hechos dentro del contexto que se dieron, era con la intención de que se vea la existencia de la Garduña en el marco de su época, no a través de los ojos de una persona del siglo XXI. Fue un grupo delictivo que en un principio se protegió y, una vez dejó de ser útil, pasó a ser perseguido. Aunque ellos se resistieron a desaparecer. Mero instinto de supervivencia.

Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XV, algunos los sitúan en Toledo. En realidad comenzó su andadura como una especie de hermandad que aglutinaba a delincuentes del más variado pelaje y con una estructura jerárquica totalmente definida. Hay que entender que en aquel entonces, España estaba inmersa en el proceso de la Reconquista y la Garduña se empleó en la “limpieza” de musulmanes y judíos con total entusiasmo. De hecho, al menos en apariencia, su leiv-motiv era la defensa a ultranza del la hegemonía católica en España. Pero era un grupo muy versátil, sus hazañas eran variadas: saqueaban, quemaban, robaban, mataban…

La Corona hizo la vista gorda a sus andanzas paralelas, ya que su entrega a la causa de la Reconquista era sumamente beneficiosa para sus intereses, del mismo modo, la Inquisición encontró en esta organización un aliado de primer orden. El problema se produjo una vez culminada la Reconquista. La Garduña pasó de ser un grupo eficaz e incluso necesario, a ser un verdadero engorro. Exigían pagos muy elevados y sus métodos de “trabajo” eran escandalosos, incluso para aquella violenta época.

Así que el rey Fernando el Católico decidió, haciendo bueno el refrán que dice “mal paga el diablo a quien bien le sirve”, deshacerse de la Garduña de forma expeditiva, es decir, por las armas. Pero no se trataba de un grupo de amiguetes que se reunían para pelear cuando no tenían nada mejor que hacer. Por el contrario, eran hombres escogidos selectivamente, adiestrados como militares de élite, que se movían en las sombras y cuya falta de escrúpulos era legendaria.

La Garduña pasó a ser un grupo totalmente clandestino y adoptó las características propias de una sociedad secreta. Su sede principal se instaló en Sevilla y siguió gozando del favor del Santo Oficio (la Inquisición), del que, en muchos casos, fue brazo ejecutor; diciéndolo claramente: hacían todos los trabajos sucios que el Santo Oficio encomendase. La organización adquirió una estructura por grados y se subdividían en varios grupos, según el tipo de trabajo que realizaban. Curiosamente, en la Garduña participaban mujeres para las que se destinaban roles muy concretos. Conozcamos la distinción por labores:

Los Chivatos eran los recién llegados y a ellos se destinaban los trabajos más serviles. También eran espías y exploraban el terreno previo al ataque. Eran entrenados para imitar ruidos de distintos animales que luego utilizaban como lenguaje secreto entre los miembros de la orden. También estaban las Coberteras, que eran mujeres que realizaban las funciones de cebo para propiciar los ataques. Se acercaban a los viajeros que atravesaban los caminos, preferentemente en solitario, distraían a los incautos tonteando con ellos hasta que, una vez que habían bajado la guardia, eran atacados por el resto del grupo.

En un nivel algo más sofisticado estaban las llamadas Sirenas, que eran mujeres jóvenes y hermosas que se hacían pasar por amas de cría, para introducirse en las casas de familias importantes. Los Soplones eran hombres maduros, que se encargaban de las gestiones económicas, los sobornos, los tratos con la Inquisición, etc.

El grueso del grupo residía en los Floreadores, que eran hombres jóvenes y duramente preparados para la lucha, en su mayoría exconvictos. Podríamos decir que eran los soldados rasos de la organización. Los Punteadores eran hombres que destacaban por sus dotes como espadachines y estaban menos embrutecidos que los Floreadores, lo que les permitía relacionarse con prácticamente todos los estratos sociales. De este elitista grupo solían seleccionarse los Guapos, que eran los cabecillas de los distintos grupos de ataque, mientras que los Maestros eran los jefes de tipo más administrativos, podría decirse que eran los directivos de la hermandad.

Por último estaban los Capataces que eran los jefes regionales y que dependían directamente del Hermano Mayor, que sería el cabecilla de toda la organización. Como puede verse, no se trataba de una turba desordenada y violenta, sino de una máquina de precisión que trabajaba siguiendo un orden perfecto y nada se dejaba al azar. Y es que sus actividades eran muy variopintas. Sobornos a cargos públicos, chantaje, venta de falsos testimonios en los juicios, falsificación de documentos, extorsión, secuestro…
¿Es la Garduña el precedente de Capone?

Estas prácticas tan oscuras, han hecho que algunos autores hayan visto en la Garduña el precedente que luego daría lugar a la Camorra italiana. La verdad es que el entramado mafioso de esta oscura organización no tiene nada que envidiar a la mafia que durante el siglo XX azotó, y aún sigue azotando, a Italia y que fue exportada a los Estados Unidos.

La Garduña resistió durante siglos por su organización tan bien estructurada pero también por una excelente administración económica. Tenían unas tarifas muy elevadas y eran muy serios a la hora de llevar a cabo los trabajos encomendados. Para ellos la palabra era sagrada, nunca faltaban a sus compromisos, en ese aspecto eran tremendamente formales. Además eran limpios, no quedaba un papel, un documento, que pudiera relacionar a nadie con el “trabajito” del momento.

Los pagos por los servicios prestados se realizaban en dos mitades: la primera cuando se realizaba el encargo, la segunda una vez concluido el trabajo. El monto total se dividía en tres partes iguales: la primera para los miembros de la organización que habían realizado el trabajo encomendado, la segunda para los gastos generales de la orden y la última iba a los fondos generales, que no podía tocarse salvo caso excepcional. De este modo el poder económico de la Garduña era importante y en su nómina entraban jueces, gobernadores… todos los altos cargos imaginables. Eran prácticamente intocables.

Sin embargo, algo cambió con la entrada del siglo XIX. La Garduña empezó a ser investigada y acorralada. Los motivos exactos se desconocen, tal vez algunos personajes importantes se cansaron de pagar sus extorsiones o se sintieron amenazados… El caso es que en el año 1.822 se realizaron detenciones y registros. El más fructífero fue el que se hizo en la casa del Hermano Mayor de aquel momento, Francisco Cortina (algunos dicen que se llamaba Alfonso). A pesar de la asepsia de la que hacía gala la Garduña para tapar sus huellas, se encontró un libro en el que se relataban las actividades de la organización tiempo atrás.

Se supo así que desde 1.520 hasta 1.667, la Garduña había trabajado con el Santo Oficio, constatándose todo tipo de asuntos en común: desde asesinatos a falsos testimonios en los juicios contra herejes, las transacciones monetarias entre ambas organizaciones eran cuantiosas y frecuentes y quedaba constancia de algunas de ellas. Pero esto fue todo lo que se halló. Ningún documento que implicase a la organización en transacciones dudosas o hechos delictivos

En noviembre de ese mismo, Cortina y dieciséis miembros más de la orden, probablemente Capataces, fueron ejecutados públicamente, lo que teóricamente, acabó definitivamente con la siniestra orden.


Como despedida, me parece interesante anotar la leyenda sobre la que, supuestamente, se fundamentaba la fundación de la Garduña. Un ermitaño, de nombre Apolinario, que vivía en Sierra Morena, fue visitado por la Virgen, que tenía para él una revelación. Sobre España pendía la amenaza de un castigo divino terrible, la única forma de eludir tal amenaza, sería derrotar a los musulmanes.

Escudo de la Inquisición

La Virgen dio al ermitaño un botón que provenía de la túnica de Jesús. El botón salvaría a quien lo llevara de cualquier desgracia en la lucha. Apolinario decidió reclutar un ejército de hombres entregados a la causa en el nombre de la Virgen. La recompensa sería recibir los bienes de los musulmanes derrotados. Evidentemente, el grupo tenía carta abierta para hacer cualquier cosa, puesto que estaban encomendados al más alto poder, la Virgen. Así que esta es la historia que circulaba sobre sus orígenes y su falta de miramientos a la hora de perpetrar las mayores barbaridades. De hecho, se dice que antes de cualquier ataque se encomendaban a la Virgen.

A día de hoy la opinión sobre la Garduña está dividida en dos posturas casi opuestas: una de ellas duda de la existencia de esta organización, basándose en la ausencia de documentos que prueben fehacientemente que alguna vez hubo una Garduña. En el otro extremo, están los que dicen que, lejos de desaparecer con la muerte de Cortina, la Garduña renació en América del Sur a mediados del siglo XIX y aún hoy está activa. De hecho, se dice que habría dos ramas operando en España en la actualidad y que están irreconciliablemente enfrentadas entre sí.

Leer más...

miércoles, 15 de diciembre de 2010

CINCO DE COPAS

La imagen de este Arcano es un tanto sombría, casi diría que triste. Un espigado personaje, embutido en una capa negra parece observar tres copas caídas ante sus pies. Y digo “parece” porque no podemos ver con claridad su rostro. A su espalda vemos dos copas que aún no han caído. A lo lejos vemos un puente que cruza un río de aguas azules, y más allá se alza una construcción.

Si tenemos en cuenta ese cielo de un tono gris plomizo y vemos que ante él se alza la figura embozada de un negro que sugiere luto, esta carta nos puede parecer más que melancólica, depresiva. Curiosamente, esa figura permanece de pie, estática sobre un suelo árido, seco y marrón. Su actitud es tan estéril como la tierra que pisa, pero no es consciente de ello. Tal vez espera que, milagrosamente, las copas caídas se alcen recuperando el líquido vertido y todo vuelva a ser como era, pero eso no puede ser. Hay una alternativa, a su espalda dos copas siguen intactas, pero no las ha visto.

El agua es la vida y, aunque estemos estancados y nuestro estado de ánimo sea pésimo, la vida no deja de fluir. A veces el agua riega y bendice los campos, en otras ocasiones arrastra a su paso todo lo que encuentra, haciendo una labor de limpieza y renovación. Pero nuestro personaje permanece ajeno a todo ello. Un poco más allá, encontramos un puente que, tal vez, se podría atravesar para pasar al otro lado del río. Los puentes tienen un doble sentido simbólico, por un lado son agentes de unión y mediación entre dos elementos, por otro lado representan la superación, de una etapa, de un problema, etc.

Tal vez el triste personaje podría cruzar por el puente a la otra orilla del río, dejando atrás su dolor, su abatimiento. Pero está clavado en el suelo, no parece que vaya a moverse. Si tan solo quisiera alzar la vista para mirar más allá de su propio dolor, vería que al otro lado del río hay una construcción, que parece un castillo, rodeada de vegetación, es la seguridad, lo estable, lo sólido. Seguramente allí hay más gente que, como él, ha pasado momentos duros y podría escuchar sus problemas y proporcionar consuelo a su angustia.

No sabemos con exactitud quién es la persona que protagoniza este Arcano, hay quien dice que es una mujer y quien dice que es un hombre, por la figura tan recta y ausencia de curvas, yo me inclino más bien por la segunda opción, aunque este punto no creo que sea relevante. El negro de la capa nos habla de duelo. Hay muchos tipos de duelo, que no es otra cosa que la elaboración del dolor por una pérdida. Muchas personas asocian el duelo automáticamente con un fallecimiento, pero no tiene porqué ser así.

Se puede tratar del duelo por la ruptura con una pareja, una amistad, un familiar, la pérdida de un trabajo, el final de una etapa cualquiera de la vida, etc. Nuestro personaje hace exactamente lo contrario de lo que el sentido común, la psicología y las Leyes Herméticas recomiendan, y es centrarse en lo perdido, no en lo que aún queda. Su figura se clava estática ante tres copas que, caídas, han derramado el líquido que contenían y que se extiende por la tierra, lo que nos indica que ya no es recuperable.

Justo a su espalda permanecen erguidas dos copas, por lo que intuimos que aún su contenido está intacto. Esta es la buena noticia, no todo está perdido, todavía quedan dos copas, pero estas no pueden hablar, así que no tienen capacidad para avisar al doliente personaje, tendrá que ser él quien reaccione, se sacuda su dolor y eche un vistazo a lo que hay a su alrededor. Sólo así será capaz de ver y entender que hay más cosas en la vida y que ésta no se para definitivamente tras una pérdida, por muy dolorosa que sea, hay cosas positivas que equilibran la balanza, pero tenemos que buscarlas.


Significados generales: El principal significado de esta carta es el siguiente: si nos fijamos en lo que hemos perdido, no veremos lo que aún tenemos. Tristeza, decepción, estados melancólicos. Aislamiento, rechazo de los demás. Lamentarse por el pasado. Pérdida de la esperanza. Empeñarse en ver lo malo. Herencias o transmisiones que quedan muy por debajo de las expectativas. Pérdidas que no son definitivas, aunque en un principio lo parezcan. Salud delicada.

Invertida: Separación, rupturas. Matrimonio sin amor. Alejamiento de la persona querida. Amistades que se pierden o que decepcionan. Duelos que no se superan, ciclos que no se logran cerrar. Depresión, apatía.
Acompañada de cartas positivas, puede significar alianzas, apoyos. Vuelta de alguien querido al que hace mucho que no se veía.

Leer más...

martes, 14 de diciembre de 2010

LA COLONIA PERDIDA

Siempre me ha parecido muy atrayente la idea de tomar un enigma de la historia aún por resolver y crear sobre él una historia, dando explicaciones alternativas al misterio. Se ha hecho de vez en cuando en el cine, con desiguales resultados. Por ejemplo, podemos encontrarnos decenas de películas y series tratando de explicar un caso tan escabroso como es el de Jack el Destripador. No hay una teoría buena ni una mala, cualquiera vale, puesto que a día de hoy se sabe tanto como entonces. De vez en cuando aparece una nueva explicación que pretende ser la definitiva, se publica un libro, se hace una película y… a esperar unos añitos a que aparezca una nueva hipótesis. El éxito está asegurado.



Sin ser tan mediático como el caso de Jack el Destripador, el misterio de los colonos ingleses que desaparecieron sin dejar rastro de la isla de Roanoke, es uno de esos enigmas de la historia que siguen sin encontrar explicación y deja amplio espacio para la imaginación. La película que quiero comentar hoy, toma como base este interesante caso y da una explicación, absolutamente fantástica, de lo que pudo suceder. Aquí se conoce como “La colonia perdida” y su título original es “Wraiths of Roanoke”, del año 2.007. Os dejo el enlace sobre la entrada que hice en su día del caso real, para refrescar la memoria:

http://lapuertadeltarot.blogspot.com/2010/08/los-indios-ojizarcos.html
Es interesante constatar que los personajes de la película fueron reales, es decir, se toman los nombres y apellidos de las personas que componían la expedición. Y uno de los personajes principales es una niña recién nacida llamada Virginia Dare que fue la primera persona, hija de padres ingleses, nacida en los Estados Unidos y era nieta del gobernador John White, el encargado de dirigir a los colonos.



Nos encontramos a finales del siglo XVI. Una expedición de aproximadamente cien colonos ingleses liderada por el gobernador John White (Alex McArthur) llega al asentamiento inglés de Raleigh en una pequeña isla llamada Roanoke (en la actual Virginia). Los soldados que tenían que vigilar la fortaleza han desaparecido, y el gobernador y sus hombres de confianza encuentran únicamente el cadáver de uno de ellos, en avanzado estado de descomposición, colgando de una viga de madera sobre la que han escrito en escandinavo antiguo:”Salva tu alma antes de que te la arrebaten”. En cualquier caso, están dispuestos a comenzar una nueva vida y deciden que el resto de los colonos no sepa nada.

Manteo (Michael Teh), jefe de una tribu india vecina con el que tiene muy buena relación, aconseja a Ananias que se marche de la isla. Si decide quedarse, al menos debe tener mucho cuidado con las noches de invierno y, sobre todo, que nadie se acerque al bosque que rodea la fortaleza Raleigh.

A pesar de no saber lo que ha ocurrido, Eleanor (Frida Farrell), la hija de White, quiere volverse a Inglaterra. Ha tenido terribles visiones en sus sueños sobre la isla y está convencida de que todos corren un gran peligro. Eleanor va a tener su primer hijo en pocos días y teme por su vida. Al poco tiempo, da a luz una niña, Virginia.

Los víveres son escasos y parece que la caza escasea en la isla, así que el gobernador White decide volver a Inglaterra para traer más provisiones y hombres, dejando al mando a su yerno Ananias Dare (Adrian Paul). En poco tiempo, empiezan a desaparecer personas, algunas son encontradas mutiladas de forma salvaje. Varios hombres creen que es obra de la tribu de Manteo y quieren vengarse.

La película es entretenida. No es una obra de arte y ensayo, pero tampoco esa es su pretensión. Sirve para pasar el rato, lo que no es poco. De los actores poco puedo decir porque no conozco a ninguno de los principales, quizás me resulta familiar alguno de ellos pero no logro ubicar sus caras en ninguna película concreta. Confundí al protagonista con Jim Caviezel, pero fue de lejos y cuestión de segundos.


En cuanto a la teoría sobre la que se sustenta la película, es tan peregrina como otra cualquiera. En realidad se basa en una hipótesis, llevada al extremo, que cuenta con muchos seguidores, incluso entre historiadores y estudiosos, y es la posibilidad de que alguien desde Europa, mucho antes que Cristóbal Colón, llegase al continente americano. Me estoy refiriendo al pueblo vikingo. No desvelo ningún secreto de la película al decir que el secreto de Roanoke, en la película, tiene su origen en un grupo de descontrolados vikingos que estuvo mucho tiempo atrás en la isla.

Evidentemente y por muy fantasioso que se sea (como es mi caso), la explicación que se da en “La colonia perdida” sobre la desaparición de los colonos es tan absurda que no se puede tomar en cuenta a la hora de barajar hipótesis sobre lo que ocurrió con los verdaderos colonos. Pero, el interrogante que representa lo sucedido en Roanoke da para mucho y siempre queda una puerta abierta para intentar encontrar respuestas. Incluso en mi serie favorita en la actualidad: Sobrenatural (Supernatural) basan un capítulo en el tema, en este caso es un virus que recibe el nombre de Croatoan y que hace desaparecer poblaciones enteras (para quien le interese: temporada 2 capítulo 9).

Aquí podeis encontrar el enlace de la película:

http://www.peliculasyonkis.com/pelicula/la-colonia-perdida-aka-fantasmas-de-roanoke-tv-2007-dvdrip/

Leer más...

lunes, 13 de diciembre de 2010

CHARLES WEBSTER LEADBEATER

En la historia del ocultismo se han alternado los períodos siniestros, oscuros, con otros totalmente fascinantes y luminosos. Para mí una de las épocas más apasionantes es la comprendida entre la última mitad del siglo XIX y los primeros años del XX. Entre las interesantes personalidades que se movían por el mundo esotérico de esa época, como Blavatsky, Waite, Wescott, Crowley, Beasant, etc., hay una que me entusiasma especialmente, es el anciano de sonrisa socarrona y divertida mirada que podéis ver en la imagen, Charles W. Leadbeater.

La primera controversia aparece con su fecha de nacimiento, que unas fuentes sitúan en el 16 de Febrero de 1854 y otros en el 17 de Febrero de 1847, como se puede ver, el salto temporal es considerable, según parece, la primera es más verosímil. En lo que sí parece haber acuerdo es en la ubicación geográfica, que sería Stockport, Cheshire (Inglaterra).

Su padre murió cuando era un niño, víctima de la tuberculosis. De esa etapa se sabe muy poco, se cree que era hijo único y que, por los problemas económicos de la familia, desde muy joven tuvo que trabajar para costearse sus estudios, realizados en Bramshott, un pueblo cercano a Hampshire.

Desde muy joven, demostró sus dotes de organización y sus tendencias espirituales, siendo miembro de la Iglesia de Inglaterra, trabajó de forma muy activa con los jóvenes de la Iglesia de Todos los Santos de Londres, creando distintos grupos que realizaban todo tipo de actividades: musicales, deportivas, de lectura, etc. Y lo más interesante es que realizaban investigaciones parapsíquicas.

Por la intermediación de su tío paterno, el Reverendo W. W. Capes, fue ordenado como diácono en 1.878, para luego pasar a ser ordenado sacerdote en 1.879. Entonces se instaló cerca de la villa de Liphook con su madre. La relación madre e hijo era muy estrecha y se veía enriquecida por intereses comunes, especialmente la afición por los temas ocultos, que por aquellos años estaban tan en boga. Pero el joven Leadbeater no se contentaba con algunas sesiones mediumnísticas, tan típicas de la época o reuniones en las que se charlaba y especulaba amigablemente sobre el más allá mientras se tomaba el té. Leadbeater quería algo más: saber, participar, implicarse totalmente.

Así que no tardó en entrar en contacto con el Vicepresidente de la Sociedad Teosófica, A.P. Sinnet, y en el año 1.883 entró a formar parte de dicha sociedad. Probablemente uno de los momentos más trascendentales de su vida se produjo en el año 1.884 cuando conoció a la Sra. Blavatsky. Ella le convenció para que la acompañara a la India, dejando toda su vida atrás. Solo una persona en el mundo hubiera retenido en Inglaterra a Leadbeater, su madre, pero, al haber muerto en 1.882, nada tenía ya suficiente ascendente sobre él. Así que, sin pensárselo dos veces, se lanzó a la aventura.

Una de las mayores lecciones que Leadbeater aprendió de la Sra. Blavatsky durante el largo viaje hacia la India, fue aprender a ignorar las críticas de los demás sobre sus ideas y su forma de vida; ¡cuántas personas abandonan el camino espiritual por no ser capaces de afrontar el “qué dirán”!. Ese aprendizaje le resultaría sumamente útil para sobrellevar los muchos ataques que tuvo que sufrir a lo largo de toda su existencia.

Ya a su llegada a Ceilán (Sri Lanka), el Sr. Leadbeater se sumergió por completo en el mundo oriental, recibió los cinco votos como budista, convencido de que, al hacerlo, no faltaba a sus ideales cristianos, sino todo lo contrario, estos se veían reforzados y enriquecidos. En la oficina central de la Sociedad Teosófica en Adyar, trabajó arduamente en cualquier tarea que fuera necesario realizar.

En 1.885 recibió instrucción por parte de su “Maestro Oculto” para desarrollar la clarividencia. Escribió muchos libros y artículos explicando la visión del mundo que esta apertura de la facultad psíquica le proporcionaba. Otra de las relaciones fructíferas que estableció en aquella época fue con Annie Besant.

Junto a ella, comenzó en 1.885 a examinar la estructura atómica de más de 60 elementos químicos. En 1.908, se informó en The Theosophist del descubrimiento de una variante del neón. La primera edición de Química Oculta, resumiendo sus indagaciones, se publicó en 1.908. En 1.954 se hizo pública una edición especial editada por C. Jinarâjadâsa y la Srta. E. W. Preston. En 1.978 el Dr. Stephen Phillips presentó un convincente alegato a favor de los descubrimientos hechos 69 años antes, apoyándolo en la referencia matemática de la conducta conocida de las partículas subatómicas.

Además, Leadbeater se convirtió en un comunicador excepcional, lo que le llevó a viajar por todo el mundo, ya que era requerido en los lugares más variopintos para dar charlas y conferencias. También fue un escritor prolífico, y publicó muchos artículos y libros, tanto de forma individual como en colaboración con Annie Besant.

Otro de los encuentros decisivos en su vida fue el que tuvo con un por entonces desconocido Krishnamurti. Leadbeater siempre se preocupó por la juventud, ya que estaba convencido del papel primordial que ocupaba la educación a la hora de introducir una visión más espiritual en el mundo. Sus facultades psíquicas le ayudaron a reconocer el potencial de cualquier persona joven que en muchas ocasiones ayudaron a la persona en cuestión a seguir una carrera excepcional en la edad adulta.

Fruto de esa observación interna fue, en1.908, el descubrimiento en Adyar del joven Krishnamurti. Leadbeater vio el enorme potencial del muchacho y, junto con su amiga Besant, le prepararó para su trabajo espiritual futuro. También, en esa época se implicó por completo en el desarrollo de la educación budista en Ceilán, donde fue nombrado primer Director de una escuela que más tarde se convirtió en el Ananda College.

Leadbeater se trasladó a Sydney, Australia en 1.914. Durante mucho tiempo, se dedicó a la observación clarividente de los efectos internos de los servicios de la iglesia y de otras ceremonias. Vio que los sacramentos y los ritos eucarísticos estaban diseñados para el descenso de fuerzas espirituales elevadoras. Se asoción en 1.915, con James I. Wedgwood, teósofo y buen ritualista, y fue iniciado en la rama de la Masonería llamada Comasonería, en la que se admitían hombres y mujeres por igual (algo casi impensable en aquel entonces.

Wedgwood fue consagrado obispo de la Antigua Iglesia Católica de Inglaterra en Febrero de 1.916, y en Julio consagró a Leadbeater. Los dos trabajaron en Sydney en la revisión de la liturgia de la Antigua Iglesia Católica basándose ambos en las investigaciones clarividentes de los efectos internos de los diversos servicios. El nombre de la Iglesia se cambió posteriormente para convertirse en Iglesia Católica Liberal (ICL) y se extendió por todo el mundo. Leadbeater continuó su trabajo en la ICL hasta el fin de su vida, aunque el movimiento se vio envuelto en múltiples polémicas pero, como aprendió de su amiga y maestra Blavatsky, lo que dijeran los demás no le importaba demasiado.

Leadbeater se instaló en Adyar en 1.930 y a principios de 1.934 volvió a Sydney. Durante el viaje se sintió enfermo, muriendo el día 1 de Marzo de 1.934 en Perth, Australia.

El único borrón que cada cierto tiempo ensombreció la vida de Leadbeater fue la sospecha sobre su relación con los jóvenes. Periódicamente era acusado de forma, más directa o más velada, de abuso a menores, aunque no se pudo probar nunca nada de forma fehaciente y, casualmente, siempre se producían cuando hacía o decía algo inconveniente, que era con cierta frecuencia. En cualquier caso, no cabe duda de que esas acusaciones hicieron mella en su honor personal. Afortunadamente, hoy quedan su obra y su aportación a la evolución del ocultismo, algo de lo que ahora muchos nos beneficiamos.

De despedida no está de más leer lo que el propio Leadbeater escribió en el prefacio de su libro “Los Chakras” sobre el desarrollo espiritual que, más tarde o más pronto, todos debemos acometer: “En el transcurso de la evolución y a su debido tiempo, todos ampliarán sus ordinarias facultades, pero hay quienes se han tomado el trabajo de agudizarlas antes que los demás, a costa de una labor mucho más ardua de la que la generalidad de las gentes querría emprender”.

Aquí podéis encontrar el grueso de su obra y aprovecho para agradecer la información sobre su biografía al grupo de la Sociedad Teosófica Rama Rackozy de Madrid.

Leer más...

jueves, 9 de diciembre de 2010

EL LOCO. MEDITACIÓN.

Tarot Crowley
Todos los Arcanos tienen una doble vertiente: la superficial y la profunda. Hemos visto los significados del Loco a nivel superficial; son aquellos que utilizamos normalmente para la adivinación. Pero lo que hoy nos interesa es lo más oculto, lo que conecta con nuestro subconsciente, esas claves que reactivan en nosotros resortes cuya existencia ignoramos. Cuando se dice que todo está en nuestro interior, no es algo figurado, es literal. La función de las meditaciones con el Tarot es sacar al exterior lo que está oculto dentro. No se trata de adquirir algo nuevo, sino de sacar a la superficie lo que está escondido y olvidado.

Por eso, el simbolismo pictórico de cada carta está diseñado ingeniosamente para acceder a esos conocimientos. Son las llaves que permiten abrir distintos compartimentos especializados. No utilizamos el Loco para los mismos fines que el Carro o el Juicio. Cada uno de los Arcanos conecta con un área determinada; no hay Arcanos más o menos importantes, simplemente cumplen su función específica y entre todos forman un conjunto perfectamente armónico.

Hay una aclaración que debo hacer en cuanto el tema de correspondencias con otras disciplinas. Según las fuentes consultadas, hay datos que varían, por poner un ejemplo, el Loco en unos sitios se relaciona con la letra hebrea Aleph y en otros sitios se relaciona con la letra Shin. Es mejor tener un criterio de coherencia y seguir las fuentes que nos parezcan más serias o que nos convenzan más. Yo he estudiado Tarot con B.O.T.A. (Constructores del Adytum) durante bastante tiempo, así que me baso prácticamente en todas las correspondencias que de ellos he aprendido. Huelga decir que no poseen la verdad absoluta, es simplemente una de las muchas aproximaciones existentes que hay, así que os animo a que indaguéis en distintos textos y adoptéis aquellas asociaciones que os parezcan más pertinentes.

Para comenzar, conviene repasar el simbolismo de la carta del Loco, pues allí se nos dan las claves de sus significados más profundos. El Loco, ya lo vimos, comparte a partes iguales la locura y la sabiduría, pues se mueve con soltura a lo largo de esa delicada línea que separa la estupidez de la genialidad. Es sabido que la medición del cociente intelectual nos da un abanico de entre 90 y 109, generalmente, que señala la “normalidad”, todo lo que esté por debajo o por encima de esa horquilla, se considera “anormalidad”. No hace falta que recuerde el triste final que tuvieron muchas mentes eminentes, por el simple hecho de no ser comprendidas y destacar entre la mediocridad que las rodeaba.

El inmenso y radiante sol que se alza tras la imagen del Loco, es el origen de todo, es la Gran Mente, la Fuente de toda Vida, de ahí procedemos y, tras el recorrido necesario por las distintas experiencias vitales que tan oportunamente dramatiza el Tarot, ahí regresaremos. Tal vez por eso el Loco camina tan confiado, porque sabe de dónde viene y conoce el sendero que ha de recorrer. Al provenir de lo divino, lleva una simiente divina en su interior.

Tarot Cósmico
El Loco nos conecta con la verdadera esencia de lo que somos; el trabajo meditativo y constante con esta carta nos pondrá en contacto, de forma progresiva, con esa chispa divina que todos, al igual que el Loco, llevamos dentro. Por lo tanto, todos los ejercicios de meditación que realicemos con la carta del Loco, nos ayudarán a ir recuperando esa conexión con la divinidad. Es la carta que nos facilita el restablecimiento de un puente que nos une con el Todo.

En un sentido más práctico y cotidiano, la meditación con este Arcano es útil para desarrollar la jovialidad, la alegría, la despreocupación. En estados depresivos o cuando sentimos que el ánimo empieza a decaer, la contemplación de la imagen del Loco nos ayudará a recuperar el buen humor y el optimismo. También nos ayuda a encontrar mayor sabiduría y libertad.

Se pueden realizar múltiples trabajos de carácter meditativo con el Loco, ya hemos visto unos cuantos ejemplos en esta sección y veremos muchos más. Lo importante es trabajar con las cartas de forma constante y sabiendo para qué sirve cada una. Por supuesto, eso no quiere decir que no dejemos que sean los Arcanos quienes nos sorprendan en algunas ocasiones, pero es interesante saber en qué campos está “especializado” cada uno de ellos. La simple contemplación de las imágenes impregnadas de simbolismo de los Arcanos, ya provoca en nuestro subconsciente una serie de reacciones positivas.

Pido que no se me crea sin más. No hay mejor prueba empírica que la que se realiza sobre uno mismo. Quien quiera comprobar las capacidades del Loco para establecer estados de ánimo positivos, que haga la prueba, que trabaje con él en los momentos de desánimo.
Tarot Walker
 Puede resultar muy interesante establecer una serie de relaciones de este Arcano con distintos elementos: Piensa qué incienso relacionarías con él, qué color de velas te resulta más fácil de asociar con el Loco, qué piedra, planta, perfume, etc. En la medida de lo posible, trata de personalizar tu relación con el Loco, indaga en lo que para ti representa, toma las asociaciones que otros hacen como una simple indicación, pero establece tus propios códigos. Voy a apuntar algunas ideas pero, insisto, busca los elementos complementarios que más te gusten. Se trata de un trabajo creativo, no mecánico, no dejes que las ideas que otros dejaron te influyan al cien por cien, desarrolla las tuyas propias. Si consideras que al Loco le favorece el olor del tomillo, deja que sea así, hazlo a tu manera.

Se asocia con la letra hebrea Aleph, que significa buey. Para otros sería la letra Shin, diente, según en qué lugar se sitúe la carta.
En Alquimia se relaciona con el Alumbre (la sal-principio de todas las sales) y se representa por un círculo.
En el Árbol de la Vida se sitúa en el sendero comprendido entre Kether y Chokmah.
Relaciones astrológicas con el elemento Aire y con el signo de Urano.
Color: Amarillo.

Leer más...

lunes, 6 de diciembre de 2010

LOS ORÁCULOS DE MADEMOISELLE LENORMAND

Dentro del mundo de la cartomancia hay personajes que resultan francamente fascinantes, o bien por sus obras o bien por su personalidad e incluso, en ocasiones, por ambas cosas. En este último apartado hay que hacer mención de honor a Marie Anne Adelaide Lenormand, una emprendedora vidente francesa nacida aproximadamente en el año 1.768 (en algunas biografías figura el año 1.772) y que se autoproclamó a sí misma como La Sibylla des Salons (la Sibila de los Salones) y es que nuestra protagonista de la entrada de hoy se codeó con altas personalidades de la corte y la política francesa de la época.

No voy a entrar en demasiados detalles biográficos, puesto que lo interesante de esta sección es conocer diferentes tipos de barajas, pero su vida es apasionante. El mismo Napoleón contó en diversas ocasiones que una pitonisa, Lenormand le hizo esta predicción cuando no era más que un ambicioso militar de baja graduación: “Vos podréis ejercer un poder soberano en el ejército y quizá más allá en la sociedad”. Como puede verse, no estaba muy desencaminada.


Pero eso no es todo, ella misma relató que, por la lectura de las cenizas de una chimenea, pronosticó a un joven Napoleón la que sería su trayectoria vital de este modo: “El puesto que deseáis os será concedido por vuestro matrimonio con una hermosa mujer que ya tiene dos hijos. Haréis la guerra en Italia y obtendréis tal gloria que os convertiréis en el más ilustre de Francia. No puedo deciros más, sólo daros un consejo: desconfiad del orgullo. Si os puede llevar muy alto, os puede sobre todo hacer caer más bajo de lo que nunca estuvisteis”.

Esta y otras muchas anécdotas relacionadas con sus dotes adivinatorias y su relación con la familia Napoleón, fueron relatadas por la propia Lenormand en sus dos obras: “Les souvenirs prophétiques d’une sibylle” (1814) y “Mémoires historiques et secrets de l’Impératrice Joséphine” (1820). Por cierto que caería en desgracia ante los ojos de Napoleón cuando vaticinó su divorcio de Josefina.

Nos encontramos ante una mujer que trabajaba la videncia con distintos elementos, no solo con las cartas; era lo que hoy en día se llamaría multidisciplinar. Por supuesto, un personaje así no deja indiferente a nadie, así que al mismo tiempo que tuvo, y tiene, una legión de seguidores, también se granjeó muchas antipatías y la fama de impostora y timadora la acompañó a lo largo de su existencia.

El oráculo Lenormand es muy polémico, por la sencilla razón de que hay quien dice que es obra de Marie Lenormand y hay quien dice que no, que se creó después de fallecida y se utilizó su nombre para vender, ya que era un personaje enormemente popular. En este asunto yo no tengo ninguna opinión, ya que es un oráculo con el que nunca he trabajado y por el que no he sentido demasiado interés, así que no puedo decantarme por una teoría u otra.


A nuestros días han llegado dos clases de oráculos que reciben su nombre, por un lado tenemos Le Grand jeu de Mlle Lenormand que consta de 54 cartas y que, según parece, fue editado en el año 1.845, es decir, dos años después del fallecimiento de Lenormand, se vendía conjuntamente con cinco libros en los que se explicaban los significados de las cartas así como la forma de usar el oráculo, además de temas astrológicos y cabalísticos. Como curiosidad, en el mazo aparecen dos cartas específicas que representan a la persona consultante según su sexo.

Por otro lado está Le Petit Lenormand, cuya primera edición podría ser del año 1.850, y que es más reducido, puesto que consta de 36 cartas y realmente es el más popular, al menos a día de hoy.

Ahora bien, hay personas que sitúan la edición de estas cartas del año 1.824, Lenormand vivía en esa época, así que si podría haber sido ella la autora del oráculo; en cualquier caso, es muy difícil saber qué versión es la correcta ya que no existe documentación escrita que acredite que Lenormand utilizara estas cartas para sus sesiones adivinatorias. Por lo tanto, y mientras no se demuestre una de las dos teorías, cualquiera de ellas es válida.

Sobre las cartas en sí, hay que decir que existen muchas ediciones que difieren estéticamente entre sí; cada editor ha ido dejando su impronta. De hecho hay algunas versiones circulando que tienen incluidas una leyenda impresa en cada una de las cartas con lo que la lectura de las cartas se ve facilitada enormemente, ya que literalmente se lee el significado. También está la modalidad en la que figuran los palos de la baraja francesa.

Al no tratarse de Tarot, sino de oráculos, no me voy a parar a analizar las cartas. Pero me parecía imprescindible dedicar una entrada para hacer una mínima referencia a una baraja tan conocida y usada. Aquí encontrareis versiones de este oráculo, aviso que existen múltiples versiones, aunque la base sea la misma:

http://www.tarotistas.com/secciones/tarot/bar-Grand_Lenormand


Os dejo el enlace para una página estupendamente trabajada y sumamente interesante por sus contenidos, en la que podéis encontrar cada una de las cartas de Lenormand explicadas de forma exhaustiva:

http://magiadeltarot.blogspot.com/2008/01/oraculo-lenormand.html

También, para quien sienta fascinación por este oráculo, existe un foro en el que se estudian las cartas, sus posibles combinaciones, etc., seguro que va a resultar muy interesante e instructivo:

http://lascartaslenormand.foroactivo.com/forum.htm

Leer más...

sábado, 4 de diciembre de 2010

PRACTICANDO CON EL MÉTODO DE JOSEPHIN PÉLADAN

Nada como realizar distintas consultas con la misma tirada para afianzar el uso de la misma. En cierto modo, el Tarot tiene una pequeña parte completamente mecánica, esta no es otra que el significado según la posición dentro del esquema de la tirada. Por eso practicar mucho nos sirve para memorizar mejor los significados individuales de las distintas cartas y también para aprender el mecanismo de la tirada en concreto. Por eso propongo siempre practicar mucho, si se quiere con consultas reales, o si no con consultas ficticias, lo importante es practicar.

En el caso de esta tirada, y por los motivos que ya indiqué en la entrada anterior, en este ejemplo no voy a incluir la extracción numérica de la quinta carta. Por supuesto, animo a todas aquellas personas que sean partidarias de esa práctica a que la utilicen, aunque yo no sea nada partidaria, quiero que quede claro que el método original diseñado por Péladan sí utilizaba la extracción numérica.

Vamos a realizar una consulta con una consultante a la que llamaremos Nieves. Su consulta es de carácter laboral. Por reestructuración en su empresa, se trasladó a una sucursal de la misma situada en otro país. Ha pasado un año y empieza a pensar que aceptar el traslado no fue tan buena idea como creyó en un principio. No acaba de adaptarse del todo y siente que no está a la altura del puesto. Nieves empieza a pensar seriamente en regresar a su país, aunque eso suponga un retroceso en su progresión laboral y lo vea como una especie de fracaso personal. Nuestra consultante necesita aclarar las dudas. Evidentemente, está convencida de que la decisión que tome, en un sentido u otro, va a ser crucial en su carrera profesional.

Es importante recordar que el planteamiento adecuado de la pregunta es vital para obtener una respuesta clara y que no deje lugar a dudas. A preguntas vagas, respuestas vagas. Centrando la consulta de Nieves podríamos plantearla del siguiente modo: ¿debe seguir Nieves en su actual situación? Al plantear así la pregunta, podemos entender, según sea el carácter general de la tirada que, si esta es positiva, la respuesta es afirmativa, si en cambio las cartas no parecen demasiado favorables, tal vez Nieves deba cambiar su situación.

Barajamos las cartas y el resultado es el siguiente:


Un vistazo general nos muestra una tirada positiva. Tenemos una alta proporción de cartas derechas y no aparecen Arcanos conflictivos.

La carta de los Enamorados aparece en la situación a favor. Nada como esta carta en una posición de beneficio cuando se trata de tomar decisiones, puesto que nos quiere decir que la consultante tiene la capacidad de elegir y de decidir por sí misma. Esto es tremendamente positivo, puesto que hay ocasiones en las que no nos es permitido elegir lo que creemos mejor para nosotros. En cambio, Nieves tiene a su favor la posibilidad de hacer uso de su libre albedrío. Probablemente, sea cual sea su decisión, no traerá consecuencias conflictivas en su trabajo.

En la posición en contra aparece una Estrella invertida que, en una situación negativa, nos puede hablar de expectativas demasiado altas o irrealizables. Tal vez esperaba grandes cosas de esta nueva aventura y la realidad ha resultado ser más simple y menos colorista. Quizás Nieves había pensado que el trabajo y también su nueva vida, serían algo maravilloso, perfecto y una vez que no es así, se ha sentido descorazonada. La Estrella invertida advierte del desánimo y el pesimismo en el que ha caído.

En la Discusión nos encontramos con el Sol. Esta carta, tan sumamente positiva, nos está indicando que se requiere una postura mucho más activa. En esta posición se nos sugieren posibles acciones para solucionar el problema por el que se pregunta; cuando aquí aparece el Sol, se está pidiendo una actitud más vitalista, parece decirnos: “No hay nada que no puedas enfrentar, cree en ti misma y en tus posibilidades”. Está animando a Nieves para que no se rinda y baje los brazos tan pronto. También hace hincapié en que se centre en los aspectos positivos de su experiencia actual, ya que la Estrella invertida ya nos ha advertido sobre la visión negativa en la que se está atrincherando.

Como Sentencia aparece la Rueda de la Fortuna. Evidentemente, si se aplican las enseñanzas que el Sol sugiere, el resultado final puede ser francamente positivo. La Rueda puede augurar un nuevo comienzo como consecuencia del cambio de enfoque que el Sol está proponiendo, ya que esta carta nos habla de un ciclo que se cierra para empezar otro nuevo.

Esta posición crea muchos problemas pues hay gente que toma su significado como un resultado inevitable. Quiero insistir en el verdadero sentido que tiene la Sentencia, es el posible resultado teniendo en cuenta los factores que aportan las cartas precedentes. Sería muy triste pensar que no podemos escapar al destino marcado por una carta, especialmente cuando esta no es precisamente agradable.

De modo que, repito, esta posición habla de un posible resultado que puede ser cambiado por las acciones que realice la persona interesada. En el caso que hoy planteo, Nieves puede decidir que no va a guiarse por las indicaciones de las cartas y tomar la decisión contraria a la que las cartas aconsejan, de tal modo, no cumpliría con la predicción de las cartas. Haría simplemente uso de su capacidad de elección. Es importante tener este concepto muy claro.

En último lugar, la Síntesis sería el Loco. Recordemos que esta posición es el resumen comprimido de la tirada, evidentemente, esta carta apela a la libertad, la desinhibición, la relajación. Resulta interesante pues viene a confirmar que Nieves tiene una libertad de acción total, como ya nos dijeron los Enamorados, el problema que es que no se atreve a decidir.

Podríamos incitar a nuestra consultante para que piense en sus expectativas, que aclare cuáles son sus objetivos reales. En el momento actual, las cartas indican que tiene dos posibilidades claras quedarse o volver a casa, ambas opciones son viables, puede elegir entre ambas y elija lo que elija, va a ser un notable cambio en su vida. Hay una sola objeción y es que las expectativas no cumplidas han hecho mella en su ánimo, el problema está en que el listón estaba colocado muy alto y eso ha generado en ella frustración.

La tirada en general me parece muy favorable para que se quede donde está, el Loco es un aventurero y el hecho de dejar tu país, tu familia, aquello que es conocido, es una auténtica aventura; puede que nuestra amiga no esté disfrutando de su aventura por los sentimientos de decepción que representa la Estrella invertida en su contra, pero hemos de remarcar la aparición del Sol que es muy positiva y que, si Nieves lo quiere, podría anular esa decepción infundada de la Estrella invertida.

Leer más...

jueves, 2 de diciembre de 2010

NOCIONES FUNDAMENTALES III

Hay infinitos tipos de rituales, incluso podemos elaborar aquellos de nuestra propia invención que se acomoden a nuestras necesidades. Simplemente se pueden seguir una serie de normas básicas que, a través de los tiempos, se han utilizado y, según parece, con óptimos resultados. Para hacer cualquier tipo de ritual se necesita en primer lugar tiempo, no se puede hacer en un minuto, deprisa y corriendo. Requiere una preparación, tanto psíquica como física. Es aconsejable, aunque no imprescindible, si se van a realizar rituales con cierta frecuencia, destinar un lugar de la casa para dicho fin. Puede ser un rinconcito en un dormitorio, o cualquier lugar que cumpla dos sencillos requisitos: que estemos cómodos y que podamos aislarnos del resto de la casa, asegurándonos no ser interrumpidos durante nuestros trabajos.

Puede ser el lugar destinado a las meditaciones, en caso de que se hagan. Por supuesto cualquier lugar es bueno para realizar los rituales, pero aconsejo utilizar siempre que se pueda el mismo por dos sencillas razones: una porque con el tiempo nuestro subconsciente asocia el lugar con los rituales y la predisposición mental es más favorable cada vez que se haga uno nuevo y la siguiente razón es que conforme vamos haciendo trabajos mágicos, el lugar se va impregnando de la Egrégora favorable que iremos creando, es decir, impregnamos ese sitio de buenas vibraciones, consiguiendo así un beneficio extra que se va incrementando con cada nuevo ritual.


Como cuestión práctica, es preferible que sea un sitio en el que podamos colocar distintos elementos sin problemas de espacio, y también conviene tener a mano todos los utensilios necesarios para realizar el ritual, no es muy serio que digamos, levantarse en medio de un ritual para ir a buscar las velas a otra habitación porque se nos han olvidado. Cuando decidimos hacer un ritual, una parte importante es la planificación, asegurarnos de que tenemos todo lo necesario y cuando llegue la hora del ritual ha de estar todo a nuestro alcance y bien visible para que no tengamos que interrumpir el proceso.

Si es importante el ritual en sí, también lo es preparación del mismo. De una forma breve haré una reseña de los preliminares, podrían ser los siguientes:

En primer lugar hemos de decidir qué queremos conseguir o pedir, es decir, definir claramente el objetivo.

En segundo lugar debemos escoger entre los rituales que conocemos, cuál es el más adecuado para dicho fin. Si no hay ninguno que nos satisfaga, habrá que buscarlo en otras fuentes.

En tercer lugar elegiremos el día y momento adecuados para realizarlo. Hay fechas que pueden resultar más propicias, se pueden tener en cuenta las fases lunares o determinados hitos astrológicos, también hay rituales que se deben realizar durante varios días, en algunos casos se aconseja una preparación los días previos al ritual… todos estos factores hay que tenerlos en cuenta.

En cuarto lugar debemos estudiar el ritual en sí para que llegado el momento de realizarlo, no tengamos que estar interrumpiéndonos constantemente para consultar cual es el siguiente paso. Sobre todo, hemos de hacer un inventario de los elementos necesarios, de esta manera, tendremos tiempo para conseguir aquello que nos hace falta y que no tenemos, si por ejemplo en el ritual se utilizan limones o velas de color verde o laurel, etc.

En quinto lugar, son fundamentales los preparativos cuando llega el momento. Asegurarse tiempo y silencio para el día y la hora escogidos es fundamental. Tener todo el material necesario preparado y dispuesto, incluyendo nuestro Libro de Sombras o el libro que vayamos a utilizar para guiarnos si no es un ritual que conocemos de memoria. Como preparación previa, lo ideal sería realizar un baño o ducha purificadores, si no puede ser, por lo menos lavarse las manos y la cara con agua fría, para hacer una recreación externa de la limpieza con la que vamos a realizar el ritual. Es muy importante que esa limpieza física vaya acompañada de la mental y espiritual. Si ese día no nos encontramos bien porque nos hemos disgustado con alguien, o porque tenemos un problema que nos preocupa, o estamos resfriados o nos duele la cabeza, etc. más vale posponer el ritual y hacerlo otro día; mejor aplazarlo si no estamos al cien por cien a todos los niveles.

En el último lugar estaría el ritual en sí. Si los pasos anteriores se han cumplido de forma adecuada, no tiene que existir ningún problema y todo sucederá con normalidad.

Aunque depende del tipo de ritual, suele ser conveniente tener una mesa que haga las veces de altar, si bien es verdad que hay gente que prefiere utilizar directamente el suelo. No es obligatorio ni mucho menos, simplemente quiero dar una serie de sugerencias, pero que cada cual decida lo que prefiere. Resulta muy positivo tener, independientemente de los materiales que se vayan a utilizar en el ritual, una representación de los cuatro elementos. Las velas pueden representar el elemento Fuego, el incienso el elemento Aire, una copa con agua el elemento Agua y el elemento tierra puede representarse por una planta, un plato con tierra o flores; hay quien otorga el poder de la Tierra a la Sal, yo no estoy de acuerdo con esto, pero a quien le parezca bien, por supuesto, puede utilizarla sin problemas con este fin.

Tal como me han enseñado a mí, así transmito algunos pequeños detalles comunes a todos los rituales. El altar debe estar orientado hacia el este. Las velas siempre las enciendo con cerillas de madera, si hay que apagar una vela, nunca soplarla, se puede utilizar un apagavelas o pellizcar con los dedos humedecidos el cabo, etc. No utilizar la misma cerilla para encender más de dos velas. Cuando se enciendan velas de distintos colores, siempre se debe seguir el orden de encendido según marque el ritual, pero siempre que utilicemos una vela de color blanco junto con otras de distinto color, la blanca será la primera en ser encendida.


Cuando se invoque a entidades espirituales, sea cual sea su jerarquía, para realizar el ritual siempre, al finalizar el mismo, se debe agradecer su asistencia y apoyo, pero sobre todo despedirlas. Y, por supuesto, siempre hay que cerrar un ritual, si por algún imprevisto debemos interrumpirlo a la mitad, unas palabras de cierre que aseguren que el trabajo que estábamos realizando ha quedado completamente sellado; no conviene dejar “puertas” abiertas. No se deben reutilizar elementos de un ritual para otro. No seamos tacaños. No me refiero a comprar una copa nueva para el agua o un cuchillo, en caso de utilizarlo, me refiero a velas, flores, frutas… Son unas sencillas normas que he aprendido y siempre utilizo, por supuesto, no son imprescindibles, solamente las comparto por si a alguien le pudiesen servir. A la hora de la verdad, lo único francamente importante es el ritual en sí.

Leer más...